SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.47 número3Prevalencia de trastornos psiquiátricos en adolescentes infractores de ley: Estudio caso-controlNeuritis óptica en niños: Experiencia clínica en 13 años índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Revista chilena de neuro-psiquiatría

versão On-line ISSN 0717-9227

Rev. chil. neuro-psiquiatr. v.47 n.3 Santiago  2009

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-92272009000300004 

REV CHIL NEURO-PSIQUIAT 2009;47(3):201-208

ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN

 

Desarrollo de la orientación sexual en adolescentes de 16 a 18 años de ambos sexos de Santiago de Chile. Estudio Exploratorio

Sexual orientation development in adolescent of 16 to 18 years old of Santiago of Chile. Exploratory Study

 

Jennifer Conejero S.1 y Carlos Almonte V.2

1     Psicóloga. Magíster en Psicología Infante Juvenil. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Chile.
2     Miembro de la Unidad de Pediatría y Psiquiatría. Facultad de Medicina. Universidad de Chile.

Dirección para correspondencia


The purpose of this study is explore and describe the expression of the sexual orientation in 232 Chilean adolescent (16 to 18 years old), resident of Santiago City and they were studying in high-school of middle socioeconomic level, these high-school are sex differentiated. Student responded a self-administrate Sexual Orientation Questionnaire created by Drs. Almonte - Herskovic. In this study were chosen variables associated to sexual orientation by many authors, these were: sexual identification, sexual attraction, sexual fantasies, feeling and romantics emotions and sexual behavior. The results indicated that 96,96% of males and 90,91% of females opted by heterosexual self identification, heterosexual was a mostly important tendency in all variables in both groups. Although, men and women were statically heterogeneous in the way that they expressed their sexual orientation, women presented more different options than men. Females responded non-heterosexuals options with major frequency than males. This paper postulated that could exist sexual dimorphism in the way that they express their sexual orientation and this dimorphism must be considerate in educative and clinical practice.

Key words: Sexual orientation, sexual behavior, adolescence.


Resumen

El propósito de este estudio es explorar y describir la expresión de la orientación sexual en 232 adolescentes chilenos (16 a 18 años), residentes en la ciudad de Santiago de Chile, que estén estudiando en la enseñanza media en liceos diferenciados por sexo y, sean de nivel socioeconómico medio. Los estudiantes respondieron un cuestionario de Orientación Sexual creado por los Drs. Almonte y Herskovic. En este estudio fueron escogidas las variables relacionadas con la orientación sexual por diversos autores, estas son: identificación sexual, atracción sexual, fantasías sexuales, emociones y sentimientos románticos y conductas sexuales. Los resultados indican que el 96,96% de los hombres y el 90,91% de las mujeres escogieron la identificación sexual heterosexual, siendo ésta la tendencia dominante para todas las variables. Sin embargo, hombres y mujeres dieron cuenta de ser estadísticamente heterogéneos en el modo de expresar su orientación sexual, siendo las mujeres las que presentaron mayor variabilidad en las tendencias. Las mujeres optaron por las respuestas no-heterosexuales con mayor frecuencia que los varones. Esta investigación postula que existiría dimorfismo sexual en la expresión de la orientación sexual y, que este dimorfismo debe ser considerado en las prácticas educativas y clínicas.

Palabras clave: Orientación sexual, conducta sexual, adolescencia.


Introducción               

El objetivo de este estudio es explorar y describir la manifestación de la orientación sexual en un grupo de 232 adolescentes mujeres y hombres de la ciudad de Santiago de Chile. La orientación sexual es un tema relevante en salud sexual y reproductiva1. En la población general es una temática que ha sido escasamente estudiada en el mundo, incluyendo América Latina y Chile, la mayoría de las investigaciones aborda las conductas sexuales o, se han centrado en grupos no-heterosexuales1. Las investigaciones realizadas en Estados Unidos2,3 y, en Suiza3, parecen ser las más relevantes como marco de referencia, en ambos estudios alrededor del 90% de los adolescentes se declararon como predominantemente heterosexuales, en torno al 2% se declararon bisexuales u homosexuales y, el resto manifestó estar inseguro con respecto a su orientación sexual. La Organización Panamericana de la Salud1, señala que entre el 6% y el 8% de los adolescentes se declararan como bisexuales u homosexuales al finalizar la adolescencia, para los estudios al respecto recomienda enfocarlos desde una perspectiva de desarrollo humano.

La orientación sexual se enmarca dentro de la identidad sexual definida por Valenzuela5 como la "autoasignación, aceptación o adjudicación consciente, subconsciente o inconsciente (explícita o implícita a la percepción de un yo) de la pertenencia a un estado de psiquismo sexual", implica que el sujeto asume una denominación reconocida socialmente, que incluye sentimientos, atracciones y conductas sexuales6 y, es el resultado de la interacción de aspectos biológicos, familiares, sociales7, históricos y culturales8, los cuales hacen que la identidad sexual se plantee como un estado que puede cambiar1,9. La identidad sexual comprende la identidad genérica nuclear10, el rol de género8; y la orientación sexual, definida como la organización específica del erotismo, apego emocional1, o consistente activación sexual hacia las personas del sexo opuesto, del mismo sexo o de ambos sexos, se manifiesta a través de la fantasía sexual, atracción consciente8, sentimientos y emociones románticas, conductas sexuales1113, o en una combinación de estos factores13, además de la presencia de factores neuro-vegetativos12.

Diseño del Estudio

El estudio fue exploratorio y descriptivo, con una muestra no probabilística. La población correspondió a adolescentes hombres y mujeres entre 16 años y 18 años 11 meses 29 días de estrato medio en sus tres niveles clasificados según la Encuesta de Nivel Socioeconómico ESOMAR14, que cursen 3o año medio y 4o año medio en liceos municipalizados diferenciados por sexo de la ciudad de Santiago, donde los directores aceptaran la aplicación del cuestionario, se le distribuyó a los adolescentes un consentimiento informado, donde se ofreció consejería en caso que alguna de las preguntas les resultaran perturbadoras. La muestra obtenida finalmente correspondió a 253 casos, divididos en 121 mujeres y 132 hombres.

No se pidió consentimiento informado a los padres, porque en Chile "para los adolescentes, se reconoce que gozan de la madurez suficiente para tomar decisiones en la esfera de los derechos subjetivos y personales como el ejercicio de su sexualidad"15.

Se tuvieron en consideración los aspectos éticos planteados por otros autores4, en los cuales se sugiere hacer este tipo de investigación con adolescentes de 16 años en adelante, además de la instrucción de la APA16 de elegir a la muestra con el menor riesgo posible de ser dañado en una investigación.

Como instrumento se utilizó una selección de preguntas del Cuestionario de Orientación Sexual Almonte-Herskovic, realizado en el año 2006, a partir de la revisión bibliográfica y, la experiencia clínica con población consultantes con dificultades en la consolidación de la identidad sexual. Se realizó la validación de contenido según estándares metodológicos actuales17.

Se procedió al análisis estadístico no para-métrico, el cual incluye moda (frecuencia) y %2, en los casos en que no se contaba con la muestra necesaria para estimar %2, se utilizó la Prueba de Exactitud de Fisher. Por esta misma razón, fue necesario agrupar categorías de las variables en heterosexuales y no-heterosexuales, tal como lo hiciera Narring, Stronski Huwiler & Michaud4 Considerando que es una muestra con un N bajo, se escogió p = 0,05 de referencia17.

Resultados

El promedio de la edad de las mujeres es de 16,7 años y el de hombres 16,9 años y todos pertenecían al NSE medio en sus tres niveles.

Para la variable identificación sexual, hombres y mujeres registran los porcentajes más altos en las opciones correspondientes a la heterosexualidad (96,97% vs 90,91%), seguidas por la bisexualidad y homosexualidad, sin embargo los grupos respondieron de manera heterogénea (%2 = 4,3, p = 0,037, Gil), es decir, las mujeres presentan mayor variabilidad en las respuestas, mientras que los hombres sólo optaron por las opciones asociadas a la heterosexualidad y bisexualidad (Tabla 1).

De manera similar ocurrió en la variable autorreporte de atracción sexual, las primeras preferencias de ambos grupos fueron las correspondientes a la heterosexualidad (97,73% vs, 89,25%), seguidas por la bisexualidad y homosexualidad y, ambos grupos respondieron de manera heterogénea (%2 = 5,4, p = 0,21, Gil), es decir, las mujeres presentan mayor variabilidad en las respuestas, mientras que los hombres sólo optaron por las opciones asociadas a la heterosexualidad, bisexualidad y sólo 1 caso en la inseguridad (Tabla 2).


Tabla 1. Identificación sexual en adolescentes


Identificación Sexual

Mujeres

Hombres

 
n
%
n
%

1) Heterosexual

101

83,47

124

93,94

2) Predominantemente heterosexual

9

7,44

4

3,03

3) Bisexual

4

3,31

3

2,27

4) Predominantemente homosexual

2

1,65

0

0

5) Homosexual

2

1,65

0

0

6) No estoy seguro/a

3

2,48

0

0

7) Otro

0

0

1

0,76

Total

121

100

132

100



Tabla 2. Autorreporte atracción sexual en adolescentes


Atracción Sexual
Mujeres
Hombres
 
n
%
%

1)  Te sientes sólo atraído por personas del sexo opuesto y sólo tendrás experiencias
sexuales con personas del sexo opuesto

84

69,42

96

72,73

2)  Te sientes fuertemente atraído por personas del sexo opuesto y la mayoría de tus
experiencias sexuales serán con personas del sexo opuesto

24

19,83

33

25,00

3)  Te sientes atraído igualmente por hombres y mujeres y quieres tener experiencias
sexuales con ambos

4

3,31

2

1,52

4)  Te sientes fuertemente atraído por personas de tu mismo sexo y la mayoría de tus
experiencias sexuales serán con personas de tu mismo sexo

2

1,65

0

0

5)  Te sientes sólo atraído por personas de tu mismo sexo y sólo con ellas tendrás
experiencias sexuales

1

0,83

0

0

6)  Te sientes inseguro respecto a quién te atrae sexualmente y con quién tendrás
experiencias sexuales

5

4,13

1

0,76

7)  No te sientes atraído por nadie

1

0,83

0

0

8)  Otro

0

0

0

0

Total

121

100

132

100


 

En cuanto al factor primera Atracción Sexual, los hombres señalaron haber sentido atracción sexual en un porcentaje mayor a las mujeres (95,45% vs 85,95%), y respondieron heterogéneamente hacia la heterosexualidad, sin embargo en un nivel en el límite estadístico de significación, las mujeres señalaron en mayor cantidad haberse sentido atraídas por hombres, mujeres o ambos.

Respecto a la variable fantasías sexuales, los hombres declaran tener fantasías sexuales en mayor proporción que las mujeres (92,42% vs 60,33%), siendo estadísticamente heterogéneos en sus respuestas. En cuanto a las imágenes de quienes tienen fantasías sexuales, las mujeres reportaron una mayor variabilidad, optando por imágenes del sexo opuesto (75,34%), del mismo sexo (10,96) y de ambos sexos (10,96%), mientras que los hombres mostraron una tendencia importante (97,54%) hacia la heterosexualidad (ver Tabla 3), dando cuenta de la heterogeneidad de las muestras (%2 = 20,5; p = 5,7 * 10-6 , gil).

En el factor enamoramiento, se pudo apreciar que los hombres declararon haberse sentido enamorados en mayor proporción que las mujeres (81,81% vs 70,24%), respondiendo de manera heterogénea al límite de la significación (%2 = 4,1; p = 0,04, gil). Respecto al sexo de las personas que se han enamorado, para aplicar el estadístico %2, se mantuvo la categoría heterosexual y, se agruparon las categorías de bisexualidad y homosexualidad, en este aspecto, ambos grupos respondieron de manera homogénea (%2 = 10,1; p = 0,0014, gil), siendo las mujeres las que manifestaron haberse enamorado únicamente de personas del mismo sexo (Tabla 4).

En cuanto a la conducta sexual: el ver pornografía, los hombres verían más pornografía que las mujeres (98,48% vs 53,72%), siendo heterogéneos en esta conducta sexual (%2 = 69,1; p = 0, gil), en la elección del tipo de pornografía preferida, hombres y mujeres responden de manera


Tabla 3. Fantasías sexuales en adolescentes


Tener fantasías sexuales

Mujeres

Hombres

    n % n %

No

48

39,67

10

7,58

Sí con imágenes masculinas
Sí con imágenes femeninas
Sí con imágenes de ambos sexos
Sí con otro tipo de imágenes
NC tipo de fantasía

55
8
8
1
1

75,34
10,96
10,96
1,37
1,37

0
119
2
0
1

0
97,54
1,64
0
0,82

Total

121

100

132

100


Tabla 4. Enamoramiento en adolescentes


Haberse enamorado

Mujeres

Hombres

 
n
%
n
%

No
 
36
29,76
24
18,18
Sexo opuesto
72
84,71
106
96,36
Mismo sexo

7

8,24

1

0,91

Ambos

6

7,06

1

0,91

Total

21

100

132

100



Tabla 5. Uso de Pornografía en adolescentes


Ver pornografía

Mujeres
Hombres

n

%

n

%


No

56

46,28

2

1,52

Ninguna

26

40,00

1

0,77

Centrada en la mujer

3

4,62

127

97,69

Centrada en el hombre

28

43,08

0

0

Centrada en hombres y mujeres

8

12,31

2

1,54

Total

121

100

132

100


heterogénea (%2 = 26,1; p = 0, gil), siendo las mujeres las con mayor diversidad, oscilan entre no sentir preferencia por la pornografía o preferirla centrada en el hombre, en la mujer o en ambos, mientras los hombres presentan una fuerte tendencia hacia la heterosexualidad (Tabla 5). Conducta masturbatoria, los hombres practicarían la masturbación en un porcentaje mucho mayor que las mujeres (97,73% vs 33,06%), respondiendo de forma estadísticamente heterogénea (%2 = 116,1; p = 0, gil), al preguntar por las fantasías durante la masturbación, el N del grupo de mujeres disminuyó por debajo de la significación estadística (sólo 21 mujeres declararon tener fantasías sexuales durante la masturbación), sin embargo, parece relevante mencionar que propor-cionalmente el grupo de mujeres tiene una gama más amplia de fantasías que los hombres, mientras se masturba. Respecto a las relaciones románticas (pobleos), el 86,36% de los hombres declararon haber tenido parejas versus el 76,03% de las mujeres, nuevamente los grupos se comportan de manera diferente frente a esta variable (%2 = 3,8; p = 0,05, gil), en cuanto al sexo de las parejas, ambos grupos mostraron un fuerte tendencia a la heterosexualidad (99,12% vs 90,22%), sin embargo respondieron de forma heterogénea (Fisher Exact Test = 5,891 * 10-4, también agrupadas en heterosexuales y "bisexuales + homosexuales"), las mujeres presentaron mayor diversidad en sus respuestas. Finalmente, en cuanto al tener relaciones sexuales, los hombres declararon en un 43,94% haber tenido relaciones sexuales vs el 31,4% de las mujeres, demostrando ser grupos heterogéneos frente a la variable (%2 = 3,9; p = 0,047, gil); si bien por el número de casos que contestaron afirmativamente, las mujeres quedaron en el límite del N significativo (sólo 38 casos), en cuanto al sexo de parejas con que han tenido relaciones sexuales, también son poblaciones heterogéneas (Test de Exactitud de Fisher = 2,977-3, se agruparon las alternativas heterosexual y predominantemente heterosexual para un grupo y, bisexual, predominantemente homosexual y homosexual para el otro), siendo las mujeres las que han tenido una actividad sexual más diversa.

Discusión

La población estudiada se identificó en un 94% como heterosexual y predominantemente heterosexual, dejando un 6% para la identificación bisexual, homosexual y la población que se siente insegura al respecto. Esto estaría acorde con la proyección de la OPS1, que señala que entre el 6 y el 8% de los adolescentes se definirán en la línea de la homosexualidad. Las mujeres se identifican en mayor cantidad como bisexuales, predominantemente homosexuales y homosexuales que los varones. Es de considerar que estos resultados podrían deberse a que las muestras fueron tomadas de liceos diferenciados por sexos y, por tanto sería recomendable aplicar el instrumento a adolescentes que estén en colegios mixtos y que pertenecen al grupo mayoritario de los establecimientos educacionales en Chile, teniendo en cuenta las sugerencias de valorar las características socioculturales de los grupos investigados18 SAEWYC), estos resultados también podrían estar dando cuenta de un cambio en la sexualidad femenina y adolescente, sin embargo, para afirmar esto, resulta necesario estudiar el tema en mayor profundidad y, en forma longitudinal3 para conocer su evolución, probablemente con el aporte de metodologías cualitativas. Por otra parte, habría que sopesar la tolerancia hacia las diferencias sexuales, las opciones de bisexualidad y homosexualidad parecerían ser más aceptadas en medios femeninos y más sancionadas socialmente entre los hombres, lo cual podría dar cuenta de: a) la facilidad de las mujeres para expresar en el cuestionario sus preferencias sexuales y en la misma línea; b) las dificultades de los varones frente a este tema en una escuela diferenciada por sexo, este aspecto ha sido estimado por otros autores como relevante para que un adolescente decida si hará pública su opción sexual19.

En todas las variables estudiadas se aprecia la tendencia hacia la heterosexualidad, sin embargo las mujeres brindaron una gama más amplia de respuestas, incluyendo opciones de bisexualidad, homosexualidad y la posibilidad de sentirse inseguras frente temas como la atracción sexual, dando cuenta de dimorfismo en la expresión de la orientación sexual en este grupo de adolescentes, en este aspecto sería recomendable poder replicar el cuestionario a la misma población en tres años más, siendo ya adultos, para evaluar la permanencia en las elecciones realizadas en la adolescencia.

La orientación sexual estaría compuesta por un entramado complejo20 que incluye las variables presentadas, donde la conducta sexual no sería indicador definitivo de ésta1,4,19,20, en esta muestra un grupo considerable de los adolescentes no ha tenido prácticas sexuales, siendo acorde con lo presentado por otros autores19,20, por tanto, la exploración de otras variables aporta información sobre las preferencias de los adolescentes, así las fantasías sexuales, permiten el acceso al objeto de deseo sin conducta sexual, permitiendo la experimentación libre de culpa21 y los sentimientos románticos permitirían indagar en la proyección de los adolescentes19.

En estudios nacionales12,22, la experiencia de haber sentido atracción sexual aparece como más frecuente en los varones, así como el haberse enamorado, haber tenido o tener pareja, el ver pornografía, las conductas masturbatorias y las relaciones sexuales, en resumen pareciera ser que los hombres vivencian en más áreas de la orientación sexual que las mujeres, dando cuenta de un primer aspecto del dimorfismo sexual que permite hipotetizar si es esta mayor experimentación de la sexualidad tanto en lo intrapsíquico como en lo conductual, está relacionado con el inicio más temprano en la sexualidad de los varones12,22,23. Un segundo aspecto que apuntaría a un dimorfismo en la expresión de la orientación sexual sería que cuando las mujeres manifiestan actitudes o experiencias acerca de la sexualidad, estas expresiones se vuelven más heterogéneas que las de los hombres, por ejemplo en el grupo de mujeres que señala haber sentido atracción sexual, haberse enamorado, haber tenido parejas, ver pornografía, masturbarse, haber tenido relaciones sexuales, aparece en la minoría que no se define como heterosexual, una mayor diversidad de elecciones sexuales. Sumado a esto y, en una proporción no estadísticamente significativa, en las mujeres que se definieron como heterosexuales, aparecerían algunas manifestaciones homo-eróticas que, por sí solas, no darían cuenta de la orientación sexual, lo cual estaría acorde con lo planteado por Traeen y su equipo respecto a la diversidad de la sexualidad en las mujeres. Y, si bien no se encontraron referencias a las causas de esta característica, sí se puede considerar como otro hallazgo que apunta al dimorfismo sexual en cuanto a la expresión de la orientación sexual, ya que hay otras investigaciones que apuntarían al dimorfismo sexual en conductas de riesgo20, consumo de tabaco24 y de alcohol3, entre hombres y mujeres y, entre heterosexuales, homosexuales y bisexuales.

Finalmente, se plantea la necesidad de considerar el dimorfismo sexual en la planificación de modelos educativos y, en la práctica clínica, acorde con lo propuesto por la OPS1 y otros autores19.

 

Referencias                                                 

1.       Shutt-Aine J, Maddaleno M. Salud sexual y desarrollo de adolescentes y jóvenes en las Americas: Implicaciones en programas y políticas. OPS, Washington, DC. 2003.        [ Links ]

2.       Remafedi G, Resnik M, Blum R, Harris L. Demography of sexual orientation in adolescent. Pediatrics 1992; 89:714-21.        [ Links ]

3.       Corliss H, Rosario M, Wypij D, Fisher L, Austin B. Sexual orientation disparities in longitudinal alcohol use patterns among. Arch Pediatr Adolesc Med 2008; 162:1071-8.        [ Links ]

4.       Narring F, Stronski Huwiler MD, Michaud P-A. Prevalence and dimensions of sexual orientation in Swiss adolescents: a cross-sectional survey of 16 to 20 years old students. Acta Paediatr 2003; 92: 233-9.        [ Links ]

5.       Valenzuela C. Fenotipos sexuales psicosociales. Una proposición y su ontogenia. Rev Méd Chile 1993; 121:693-8.        [ Links ]

6.       Savin-williams R. Cohen K. Homoerotic development during childhood and adolescence. Child Adolesc Psychiatr Clin N Am 2004; 13: 529 -49.         [ Links ]

7.       Almonte C. Trastornos del desarrollo psicosexual. En: Almonte C. Montt ME. Correa A. Psicopatología infantil y de la adolescencia 2006; p. 306-22.         [ Links ]

8.       Zucker K. Biological influences on psychosexual differentiation. In: Unger, R. Handbook of the psychology of women and gender. 2004. p. 101-15.         [ Links ]

9.       Almonte C. Desarrollo homosexual en el adolescente. En: Zegers B. Larraín, ME. Sobre la homosexualidad. Santiago: Mediterráneo; 2007. p. 229-54.         [ Links ]

10.     Zegers B, Larraín ME. Desarrollo de la identidad psicosexual. En: Zegers B. Larraín, ME. Sobre la homosexualidad. Santiago: Mediterráneo; 2007. p. 71-98.        [ Links ]

11.     Remafedi G. Adolescent homosexuality. Issues for pediatricians. Clin Pediatr (Phila). 1985; 24:481-5.         [ Links ]

12.     Bardi L. Desarrollo psicológico e identidad sexual. En: Molina R, Sandoval J, González E. Salud sexual y reproductiva en la adolecencia. Santiago: Mediterráneo. 2003. p. 62-76.
        [ Links ]

13.     Organización Panamericana de la Salud (OPS). Campañas contra la homofobia en Argentina, Brasil, Colombia y México. Washington DC: OPS. 2006.         [ Links ]

14.     Adimark. El nivel socioeconómico ESOMAR. Manual de aplicación [serial on line] 2000 [date cited]. Disponible en URL: www.microweb.cl/idm/documentos/ESOMAR.pdf

15.     Borquez G, Rainieri G, Bravo M. La evaluación de la capacidad de la persona: en la practica actual y en el contexto del consentimiento informado. Rev Méd Chile 2004; 132:1234-48.         [ Links ]

16.     
American Psychology Association (APA). Provisions in the APA Ethics Codes That Address Conflicts Between Ethics and Law: A History. 1981. [serial on line]. Disponible en URL: www.apa.org/ethics/standard-102/provisions-codes.html         [ Links ]

17.     Hernández R, Fernández C, Baptista P. Metodología de la investigación. México DF: McGraw-Hill. 2006.        [ Links ]

18.     Saewyc E, et al. Measuring Sexual Orientation en Adolescent Health Surveys: Evaluation of Eight School-based Surveys. J Adolesc Health 2004; 35(4).        [ Links ]

19.     Frankowsky B. Sexual Orientation and Adolescent. Pediatrics 2004; 113:1827-32.        [ Links ]

20.     Garofalo R, Wolf C, Kessel S, Palfrey J, Durant R. The association between health risk behaviors and sexual orientation among a school-based sample of adolescent. Pediatrics 1998:101:895-902.        [ Links ]

21.     Barra E. Psicología de la sexualidad. Talcahuano: Editorial Universidad de Concepción. 2002.        [ Links ]

22.     Instituto Nacional de la Juventud-INJUV. 5a Encuesta Nacional de Juventud [serial on line]. 2006 [date cited] Disponible en URL: www.injuv.gob.cl.

23.     Traeen B, Stigum H, Sorensen D. Sexual Diversity in Urban Norwegians. J Sex Res 2002; 39: 249-58.        [ Links ]

24.     Austin, et al. Sexual orientation and tobacco use in a cohort study of US adolescent girls and boys. Arch Pediatr Adolesc 2004; 158: 317-22.        [ Links ]

 

Correspondencia:
Jennifer Conejero S.
Zañartu 1085
Echaurren 162
Fono: 697 00 29
E-mail: jennifer.conejero@gmail.com

Recibido: 10 de agosto de 2009 Aceptado: 12 de septiembre de 2009

Para este estudio no se recibió ayuda financiera.

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons