SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.47 número4La Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía que nos legaronDiagnóstico Psicodinámico Operacionalizado (OPD- 2): Evaluación preliminar de la validez y confiabilidad inter-evaluador índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Revista chilena de neuro-psiquiatría

versão On-line ISSN 0717-9227

Rev. chil. neuro-psiquiatr. v.47 n.4 Santiago dez. 2009

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-92272009000400002 

REV CHIL NEURO-PSIQUIAT 2009; 47 (4): 259-270

ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN

 

Sobre el déficit pragmático en la utilización de pares adyacentes, por pacientes esquizofrénicos crónicos, y de primer brote

On pragmatic deficits in the use of adjacent pairs by chronic schizophrenic patients, and first outbreak

 

Eduardo Durán L.1 y Alicia Figueroa B.2

1 Médico psiquiatra, Académico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.
2 Doctora en Lingüística Universidad de Valladolid.

Dirección para correspondencia


This study aims to demonstrate through a qualitative assessment of the linguistic problems in the primary communication of schizophrenic subjects. We refer to the pragmatic deficit presenting his speech. The methodology of the study consists of 40 speech samples of subjects diagnosed with schizophrenia according to DSM-IV and ICD-10, which was obtained from clinical interviews with informed consent in the health network in Santiago, Chile. Of these samples, 12 patients are first outbreak and 28 to chronic whose ages vary between 17 and 50 years. The results point to verify the existence of a further deterioration of the pragmatic functions in chronic patients than in patients with first episode. These deficiencies are clearly visible in the use of communicative strategies such as pair's adjacent initials, which only meet the communicative purpose in the first turns of speech. Based on the behavior and cognitive pragma-linguitic subjects intend releasing results that point to search for evidence of an early diagnosis, the chronic course of schizophrenia gives less chance of recovery and integration of patients. The results point to verify the existence of a further deterioration of the pragmatic functions in chronic patients than in patients with first episode. These deficiencies are clearly visible in the use of communicative strategies such as pair's adjacent initials, which only meet the communicative purpose in the first turns of speech. These segments are usually started with some strategies. Based on the behavior and cognitive pragma-linguitic subjects intend releasing results that point to search for evidence of an early diagnosis, the chronic course of schizophrenia gives less chance of recovery and integration of patients.

Key words: Pragmatic deficit, schizophrenia, speech, communicative strategies, pairs adjacent.


Resumen

El presente estudio tiene por objetivo evidenciar por medio de la evaluación lingüística cualitativa uno de los problemas primarios en la comunicación de sujetos esquizofrénicos. Nos referimos al déficit pragmático que presenta su discurso. La metodología del estudio comprende 40 muestras de habla de sujetos diagnosticados de esquizofrenia, según criterios del DSM-IVy CIÉ-10, las que fueron obtenidas de entrevistas clínicas con consentimiento informado en la red de salud de Santiago de Chile. De dichas muestras, 12 corresponden a pacientes con un primer brote y 28 pacientes a enfermos crónicos, cuyas edades varían entre los 17y 50 años. Los resultados apuntan a la comprobación de la existencia de un mayor deterioro de las funciones pragmáticas en los pacientes crónicos que en los pacientes de primer brote. Estas deficiencias son claramente apreciables en la utilización de estrategias comunicativas tales como los pares adyacentes iniciales, que únicamente cumplen el propósito comunicativo en los primeros turnos de habla. Basados en el comportamiento pragmalingüístico y cognitivo de los sujetos pretendemos relevar resultados que apunten a la búsqueda de evidencias para un diagnóstico precoz, ya que el curso crónico de la esquizofrenia arroja menos posibilidades de recuperación e integración de los pacientes.

Palabras clave: Déficit pragmático, esquizofrenia, discurso, estrategias comunicativas, pares adyacentes.


Introducción

Este trabajo se propone evidenciar uno de los problemas primarios en la comunicación de sujetos esquizofrénicos. Nos referimos al déficit pragmático que presenta su discurso. Muchos autores señalan que con frecuencia los estudios de lenguaje y la esquizofrenia se han centrado casi únicamente en los aspectos morfosintácticos del habla. También se tiende a pensar que el hallazgo de patologías lingüísticas es lo que debe relevarse como factor preponderante. Estas son razones por las que, en la actualidad se hace necesaria una perspectiva que incluya el contexto comunicativo de las intervenciones discursivas de los pacientes, ya que solo así puede analizarse debidamente el desempeño lingüístico de los sujetos.

En efecto, esta es la dimensión que aborda la pragmática del discurso. Como sabemos, la pragmática es la disciplina que estudia el lenguaje en situación. Junto al plano semántico, es de los componentes centrales del habla. Si uno de ellos presenta un déficit, se verá comprometida la eficacia discursiva del hablante.

Para la psiquiatría el lenguaje es un elemento cardinal como herramienta diagnóstica, el contacto entre el médico y el paciente proporciona información de gran trascendencia acerca del sujeto y su padecimiento, suministra significativos hallazgos acerca de la evolución de su cuadro patológico, dando la posibilidad de otorgar un rápido tratamiento terapéutico y farmacológico.

Una de las dimensiones discursivas en la observación del déficit pragmático esquizofrénico, es la falta de eficiencia comunicativa de los pacientes, sumado al progresivo deterioro de la unidad interna de las actividades de la neurocognición y de la vida afectiva, configurando los mayores problemas que genera este padecimiento en sus diversas etapas.

Dado que la organización del discurso oral no es lineal, sino que por el contrario, se trata de una estructuración jerárquica, que posee múltiples estructuras subyacentes e interdependientes y se presenta en niveles de coherencia cada vez más complejos conforme se intercambia información, cabe suponer que en el manejo de la lengua, más eficaz o con menor competencia, revelará inconfundiblemente el déficit pragmalin-güístico presente en el discurso oral de sujetos esquizofrénicos.

Es importante recordar que en la situación oral de enunciación se da una participación simultánea de los interlocutores, quienes además de compartir un tiempo y un espacio, inician una activación de referentes, de negociación y construcción del significado que se da en tiempo real. A este proceso contribuyen las características psicosociales que poseen los hablantes, tales como la jerarquía, el estatus, los roles, o la imagen social.

En el presente estudio abordaremos desde un análisis pragmático los pares adyacentes que se producen en las estrategias de inicio y cierre de una conversación, además de aquellos que se generan al responder preguntas en el marco de la entrevista clínica.

Sacks, Shegloff y Jefferson en 1974, señalan que los pares adyacentes consisten en una estructura formada por dos turnos conversacionales consecutivos, se caracterizan por que la presencia del primer turno conversacional motiva la aparición del segundo turno, por ejemplo frente a un saludo: [hola, ¿Qué tal?], se anticipa una segunda parte como [bien, ¿y tú?]. En síntesis, constituyen pares mínimos de interacción comunicativa.

Diversos autores como Van Dijk, Calsamiglia y Tusón, entre otros, proponen una tipología de pares adyacentes en función del acto de habla que se lleva a cabo con ellos. Pares adyacentes típicos pueden ser representados por los ejemplos siguientes:

· saludo-saludo: A: [Buenos días] B: [Buenos].
· pregunta-respuesta: A: [¿tienes hambre?]; B: [sí, mucha].
· ofrecimiento-aceptación/rechazo: A: [¿quieres una pizza?]; B: [Sí, me encantan].
· agradecimiento-minimización: A: [Gracias por acompañarme]; B: [No fue nada, descuida].
· cumplido-aceptación/rechazo: A: [¡Qué bien te quedó el corte de pelo!]; B: [Pero a mí no me gustó nada] (Tusón 1997: 58-59).

Por otra parte, también señalan que ocasionalmente algunos pares adyacentes se insertan en otros, lo que obliga de cierta forma a relativizar el concepto de adyacencia, que en este caso se daría semánticamente y no en forma lineal, este es el ejemplo que ella presenta:

    A: [¿Vamos?].
    
B:[¿Ya es la hora?].
    
C:[casi].
    
D:[sí, vamos].

En este ejemplo puede apreciarse que en vez de una respuesta de aceptación/rechazo, se inserta otra pregunta, sin embargo, ello no afecta la interacción entre los interlocutores A y B. Con esto podemos comprender que las estructuras de interacción se organizan en un nivel superior en lo semántico. En el caso de la narración de historias, el interlocutor deberá proveer de algunas pistas de orientación introductoria al receptor, ya que los cambios de tema de forma brusca y sin justificación afectan la imagen social de quien pasa por alto estos requisitos comunicativos, impidiéndole a su interlocutor negociar el significado.

Como acto ilocutivo*, el turno de habla permite anticipar el segundo par comunicativo, por ejemplo, pregunta = respuesta; petición = aceptación o rechazo; etc. Sin embargo, como vimos en el ejemplo propuesto por Tusón, los pares adyacentes pueden componer más de un acto de habla.

En el desarrollo de una conversación de cualquier índole entran en juego algunos elementos universales, los que sumados, presuponen un conocimiento compartido entre los hablantes, quienes con frecuencia comparten rasgos sociocul-turales similares, por tanto, la mayor parte de las veces logran comunicarse con fluidez. Como señala Tusón (1997: 60), toda interacción comunicativa posee la siguiente estructura:

    1. Bloque inicial o apertura.
    2. Bloque central o cuerpo de la interacción.
    3. Bloque final o cierre.

La interacción es la unidad mayor y queda delimitada por los rituales de apertura y cierre, en los que se insertan los pares adyacentes.

La correcta discriminación de lo adecuado en determinados contextos de habla, se basa exclusivamente en nuestro proceso vivencial de aculturación. Las facultades lingüisticas-comunicativas no son otra cosa que el resultado de la interacción entre factores biológicos y culturales, cuya estrecha relación nos otorga una imagen social que vamos construyendo en nuestro interactuar con otros. Geertz, (1973) señala que: "El sistema nervioso de la especie humana no solo le capacita para adquirir cultura sino que exige su adquisición para poder funcionar" (Geertz, 1973: 679).

A través de la comunicación establecemos relaciones con los demás y las mantenemos. Por tanto, los hablantes que se ven afectados por alguna patología en la que no pueden negociar el significado o adecuarse apropiadamente a los contextos comunicativos ven deteriorada e incluso ausente esta imagen social.

Las características comunicativas que hemos descrito con anterioridad comportan formas específicas de interacción entre los hablantes. En el caso de sujetos con esquizofrenia nos encontramos en presencia del incumplimiento, distorsión o ausencia de estas formas de interacción específica. Las causas de esta subversión de las estructuras discursivas obedecen a diversas causas. Autores como Ruiz-Vargas (1993) señalan que la escasa fluencia del lenguaje está relacionada con síntomas del síndrome negativo, especialmente con la falta de espontaneidad y con la relación deficiente con el interlocutor.

Método

La metodología del estudio comprende 40 muestras de habla de sujetos diagnosticados de esquizofrenia, según criterios del DSM-IV y CIE-10, las que frieron obtenidas de entrevistas clínicas con consentimiento informado en la red de salud de Santiago de Chile. De dichas muestras, 12 corresponden a pacientes de primer brote y 28 a crónicos, cuyas edades varían entre los 17 y 50 años. Los sujetos seleccionados representan un amplio espectro de estadios de la enfermedad y síndromes, por lo tanto, son considerados representativos de la patología. Cabe destacar que en este estudio se pretende comparar las estrategias comunicativas de pacientes de primer brote ver-sus pacientes crónicos en la misma situación comunicativa.

A continuación señalamos los criterios de inclusión y exclusión del corpus:

Criterios de inclusión:

1. Diagnóstico de esquizofrenia según los criterios del DSM-IV y CIE-10.
2. Edad comprendida entre 17 y 50 años.
3. Asistencia regular a controles psiquiátricos, terapias y tratamiento farmacológico.
4. Haber aceptado libremente la participación en la entrevista, con consentimiento informado.

Criterios de exclusión:

1. Enfermedades mentales concomitantes.
2. Abuso de sustancias tóxicas.
3. No haber firmado el consentimiento informado para la entrevista (Tablas 1 y 2).


 

Hemos tomado en cuenta los pares adyacentes que corresponden a elocuciones sucesivas tales como:

· Estrategias del inicio de la interacción: saludo, invitación a tomar asiento, preguntas sobre datos personales.
· Estrategias de cierre: agradecimiento por la entrevista, despedida

Resultados

El análisis del corpus comprendió la totalidad de los turnos de habla de los sujetos entrevistados. Fueron contabilizadas todas las intervenciones realizadas por los pacientes y se aislaron de las correspondientes a los psiquiatras que realizaron las entrevistas. Dado que, en promedio, una entrevista clínica supera los 30 minutos, obtuvimos similares cantidades de intervenciones discursivas entre las entrevistas registradas, aproximadamente 35 horas de video grabación y grabación digital transcritas con exactitud.

En nuestro análisis pudimos comprobar la existencia de un mayor deterioro de las funciones pragmáticas en los pacientes crónicos que en los pacientes de primer brote. Estas deficiencias son claramente apreciables en la utilización de los pares adyacentes que únicamente cumplen el propósito comunicativo en los primeros turnos de habla. Estos segmentos casi siempre corresponden a algunas estrategias de inicio. Presentamos los siguientes ejemplos (Tablas 3 y 4).






En el caso de los pacientes de primer brote, nos parece que tanto el macroprocesamiento de la información, que incluye el conocimiento del mundo, como el microprocesamiento, que contiene el conocimiento lingüístico del individuo, aún se mantienen vinculados, correspondiéndose.

Sin embargo, el discurso se encuentra empobrecido, carente de recursos estilísticos, sin espontaneidad, propendiendo a la utilización de estructuras sintácticas en extremo escuetas. Las oraciones son simples, desprovistas de elementos que podrían enriquecer sus expresiones acercándolas a una situación comunicativa corriente.

En el caso de los pacientes crónicos, la situación se complejiza, puesto que la mayor parte de las intervenciones comunicativas es muy difícil descubrir la vinculación que mantienen con los referentes que utilizan. Estos pacientes se comunican con fluidez solo en tareas verbales muy simples que no requieren un esfuerzo atencional excesivo, como responder a un saludo, decir el nombre, edad, etc. Sin embargo, apenas se les pide algún tipo de tarea que requiera recursos de mayor complejidad, como explicar o iniciar una narración contextualizándola, se presentan problemas tanto en la estructura sintáctica como semántica del discurso. En consecuencia, podemos inferir que su capacidad atencional es muy breve y se limita probablemente a segmentos informativos específicos, siendo una de las evidencias del deterioro pragmático. Claramente a mayor demanda atencional, menor desempeño pragmático.

Como es de suponer, la primera parte de la interacción entre médico y paciente está dominada por actos de habla directivos, por parte del psiquiatra; casi no existe negociación del significado por parte de los sujetos entrevistados, quienes más bien inician sus intervenciones respondiendo a las preguntas. Al comprender esta situación, los entrevistadores recurren a menudo a fórmulas corteses al inicio de la entrevista, a fin de generar confianza en el paciente para que se desenvuelva de forma natural, por ejemplo: destacando la importancia que reviste la conversación para ellos como profesionales de la salud, la confidencialidad de la información, el interés que tienen en su caso, etc.

Es por todos sabido, que en una circunstancia comunicativa correspondiente a una entrevista clínica, predomina una estructura de pregunta-respuesta. Cabe entonces la reflexión de proveerles a los sujetos otro contexto comunicativo, que permita evitar por su naturalidad esta clase de inconvenientes.

En la actuación lingüística de un esquizofrénico, el diseño semántico y pragmático del discurso se ve afectado en casi todos sus planos. A fin de sistematizar nuestro análisis, utilizamos como punto de referencia el protocolo de Prutting y Kichnner, dicho instrumento, sin ser considerado un test, orienta la observación de diferentes dominios pragmáticos del discurso de los sujetos estudiados.

Como sabemos, los test utilizan una estructura de entrevista y desarrollo de funciones comunicativas específicas que a menudo condicionan las emisiones del sujeto, en consecuencia, se obtienen intervenciones que presentan actos de habla de orientación reactiva.

Esta es la razón por la que fue de interés para la descripción de las conductas discursivas de los sujetos en términos de uso apropiado versus inapro-piado, considerando que las entrevistas clínicas con frecuencia abordan los mismos temas, y contienen preguntas acerca de los datos personales, edad, nombre, tiempo de hospitalización, noción o conciencia de enfermedad, fecha, estudios, situación económica, estado civil, hijos, de los pacientes entrevistados. La mayor parte de estas preguntas refieren acciones discursivas de carácter directivo. En el corpus analizado para este estudio pudimos apreciar que la gran mayoría de los pacientes consiguen responder a las preguntas iniciales que son catalogadas como pares adyacentes. Por el hecho de tratarse de actos de habla directivos y por ser una estructura de pregunta y respuesta, nos parece que la mayor parte de los pacientes se encuentran orientados al menos al inicio de la entrevista. Por lo tanto pensamos que en un futuro trabajo la observación del discurso de los pacientes debería realizarse a partir del protocolo de Prutting y no solo como un referente de los dominios discursivos a tener en cuenta.

A continuación, presentamos dos tablas comparativas del comportamiento pragmático-lingüístico de ambos grupos de pacientes (Tablas 4 y 5).


Como puede apreciarse en las tablas de criterios anteriores, el interlocutor de un sujeto esquizofrénico, debe realizar un gran esfuerzo por reconstruir el significado de las intervenciones que éste produce. De una manera u otra, en esta situación comunicativa es el receptor el que orienta al hablante en la selección de los referentes, a fin de obtener información significativa.


En el siguiente gráfico se ilustra la competencia comunicativa de los pacientes de primer brote versus crónicos. Como fueron contabilizados los turnos de habla de los entrevistados, fue posible cuantificar los resultados en una estadística (Figura 1).


Conclusiones

Es posible resumir nuestros hallazgos como sigue:

1. En los pacientes esquizofrénicos se produce un déficit de la competencia pragmática del lenguaje, posiblemente debida al déficit en el procesamiento controlado de la información.
2. Los esquizofrénicos crónicos y de primer brote pueden utilizar pares adyacentes de forma adecuada, pero no logran comunicarse de un modo efectivo debido a que no tienen en cuenta a sus interlocutores y las necesidades informativas de éstos.
3. Los esquizofrénicos de primer brote tienen un mejor desempeño comunicativo que los sujetos esquizofrénicos crónicos, no obstante, su discurso se encuentra empobrecido, carente de recursos estilísticos, sin espontaneidad, propendiendo a la utilización de estructuras sintácticas en extremo escuetas.
4. La utilización adecuada de los pares adyacentes en las secuencias de inicio, tanto en sujetos esquizofrénicos crónicos y de primer brote, se debe a que son fórmulas o estrategias comunicativas recurrentes en la conversación y que tienen un carácter ritual. Además de esto, los pares adyacentes son estructuras simples desde el punto de vista gramatical.
5. Se cree que los esquizofrénicos crónicos presentan mayores problemas pragmáticos en aquellas tareas comunicativas que revisten mayor atención. La utilización de estructuras gramaticales de mayor complejidad impide que ellos centren su atención en las necesidades informativas del interlocutor, y no consideren el contexto.
6. La actuación del paciente esquizofrénico crónico o de primer brote, se vuelve ineficaz, cuando el número de elementos verbales aumenta.

Para finalizar, nos gustaría señalar la enorme importancia del diagnóstico precoz en la esquizofrenia. El diagnóstico, en nuestro medio, se realiza cuando el paciente es evaluado por primera vez por el psiquiatra. Debido a que el tiempo transcurrido desde del inicio de la enfermedad hasta las primeras pesquisas, supera los 18 meses, nos parece urgente disminuirlo. Pensamos que el diagnóstico temprano es también sinónimo de un tratamiento temprano para evitar el progresivo deterioro de la unidad interna del individuo, evitando así algunos de los problemas cotidianos que los esquizofrénicos crónicos tienen al ser incapaces de expresar sus sentimientos, intereses y deseos a sus interlocutores.

 

Notas

*    Austin (1982). Dimensiones del acto de habla: locutiva (la actividad de decir algo, plano fónico); ilocutiva (la actividad que realizamos al decir algo, esto es, prometer, pedir, ordenar, etc); perlocutiva (las consecuencias que se alcanzan por haber dicho algo, en el interlocutor).

 

Referencias

1. Andreasen N., Thought, language and communication disorders: I. Clinical assessment, definition of terms and evaluation of their reliability. Archives of general Psychiatry 1979; 36: 1315-21.        [ Links ]

2. Andreasen N., Thought, language and communication disorders: II. Diagnostic significance. Archives of general Psychiatry 1979; 36:1325-30.        [ Links ]

3. Andreasen N., Grove W M. a. Evaluation of positive and negative symptoms in schizophrenia. Psychiatrie et Psychobiologie 1986; 1:108-21.        [ Links ]

4. Austin J. Cómo hacer cosas con palabras. Paidós. Barcelona. 1982.        [ Links ]

5. Barrera A, Mc Kenna P, Berríos G. Formal thought disorder in schizophrenia: an executive or a semantic déficit? Psycological Medicine, in press. 2004.        [ Links ]

6. Belinchón M. Aspectos cognitivos en la esquizofrenia. Trotta. Madrid. 2003.        [ Links ]

7. Berríos G. Delirio. Madrid. Trotta. 1996.        [ Links ]

8. Brain R, et al. Lenguaje y psiquiatría. Fundamentos. Madrid. 1982.        [ Links ]

9. Calsamiglia H, Tusón A. Las cosas del decir. Manual de análisis del discurso. Barcelona: Ariel. 1999.        [ Links ]

10. Chaika E. A linguist looks at 'schizophrenic' language. Brain and Language 1974; 1: 257-76.        [ Links ]

11. Duran E, Figueroa A. Análisis del nivel pragma-lingüístico del discurso de un sujeto esquizofrénico. Gaceta de Psiquiatría Universitaria 2009; Año 5, v. 5, n°2: 204-11.        [ Links ]

12. Escandell Vidal V. Introducción a la Pragmática. Barcelona. Ariel. 1996.        [ Links ]

13. Fuentes C. Lingüística pragmática y Análisis del discurso. Arco Libros. Madrid. 2000.        [ Links ]

14. Kerns J, Berenbaum H. Journal of Abnormal Psychology. Diario de Psicología anormal 2002; 111 (2): 211-24.        [ Links ]

15. López García A, Paniagua B, Gallardo B. Conocimiento y lenguaje. Universitat de Valencia. Barcelona. 2005.        [ Links ]

16. Mc Kenna P, Oh T. Schizophrenic speech. Cambridge University Press. United Kingdom. 2005.        [ Links ]

17. Piro S. El lenguaje esquizofrénico. Fondo de Cultura Económica. México. 1987.        [ Links ]

18. Prutting C, Kirchner D. A clinical appraisal of the pragmatic aspects of language Journal of Speech and Hearing Disorders 1987; 52:105-19.         [ Links ]

19. RAE. Esbozo de una nueva gramática de la lengua española. Espasa. Madrid. 2004.         [ Links ]

20. Roa A. Problemas psicológicos y clínicos de enfermedades mentales. Ediciones de la Universidad Católica de Chile. Santiago. 1973.        [ Links ]

21. Roa A. Formas del pensar psiquiátrico. Editorial Universitaria. Santiago. 1971.         [ Links ]

22. Rochester S, Martín J. Crazy talk: A study of the discourse of schizophrenic speakers. Plenum. New York. 1979.        [ Links ]

23. Sapir E. El Lenguaje. Fondo de Cultura Económica. México. 1992.        [ Links ]

24. Saussure F. Curso de lingüística general. Losada. Buenos Aires. 1968.        [ Links ]

25. Saville-Troike M. Etnografía de la comunicación. Prometeo. Buenos Aires. 2006.         [ Links ]

26. Tusón A. Análisis de la conversación. Ariel. Barcelona. 1997.        [ Links ]

 

Recibido: 20/08/2009 Aceptado: 10/12/2009

Correspondencia: Alicia Figueroa B. E-mail: alfigeba@gmail.com

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons