SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.13 número3UTILIDAD DEL PET-FDG EN PATOLOGÍA NEUROPEDIATRICA índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de radiología

versión On-line ISSN 0717-9308

Rev. chil. radiol. v.13 n.3 Santiago  2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-93082007000300011 

Revista Chilena de Radiología. Vol. 13 N° 3, año 2007, págs: 178-179

CARTAS AL EDITOR

 

Estimada Editora:

En relación con el artículo sobre cánceres mamarios no detectables en mamografía, quiero expresar mis felicitaciones a la autora, Dra. Horvath y sus colaboradoras(1).

Dado que la sugerencia de completar estudio de mamas densas con eco es considerado un "exceso de prudencia" por algunos ginecólogos y cirujanos, sugiero que se envíe este artículo a las respectivas Sociedades, para su divulgación.

Saluda y agradece,

 

Dr. José Araya Fuentes
Unidad de Radiología Hospital Dr. G. Fricke. Viña del Mar.

 

Referencia

1. Horvath E, Galleguillos MC, Schonstedt V. ¿Existen canceres no detectables en mamografía? Rev Chil Radiol 2007; 2: 84-89.         [ Links ]


 

Sra. Editora:

El artículo escrito por los Doctores Vergara y Osses en el último número de la Revista Chilena de Radiología(1) ha vuelto a poner sobre la mesa la crítica situación de la radiología chilena en cuanto a la falencia de especialistas.

Desde hace años, esta escasez de radiólogos se ha ido acentuando, especialmente en regiones y en todos los hospitales del sistema público.

Hasta hace cinco años atrás, las causales para el abandono de los hospitales públicos eran principalmente dos: bajos salarios, y falta de equipamiento. Afortunadamente, el segundo aspecto del problema se ha ido resolviendo, gracias a la compra de gran cantidad de equipos radiológicos por parte del MINSAL que incluye desde ecografos hasta resonadores magnéticos pasando por sistemas PACS-RIS, entre otros. El aspecto de los salarios no parece tener una solución a corto ni a mediano plazo, pese a que ha habido esfuerzos aislados de mejora de sueldos en algunas especialidades en falencia, entre ellas la nuestra. Esto no ha pasado de ser una iniciativa local de algunos hospitales más que una política nacional estructurada. Sin embargo, aquellos hospitales que han implementado estas prácticas han logrado tener mejores servicios de radiología con especialistas de buen nivel, lo que demuestra que es una vía que debiera institucionalizarse.

No obstante, aún preocupa el pequeño número de especialistas que se forman cada año.

En total, poco más o poco menos, están egresando unos 30 radiólogos por año. Necesitaríamos al menos doblar esta cifra para llegar a alcanzar en una década el número ideal de radiólogos por habitantes de acuerdo a las recomendaciones internacionales, suponiendo que la población del país no creciera y el acceso a la salud se mantuviera estable (lo que no va a ocurrir).

No parece probable que las universidades tradicionales puedan, en el mediano plazo, aumentar sus cupos. Algunas universidades nuevas (privadas) están intentando desarrollar programas de formación con mayor o menos éxito, tratando de vencer numerosos obstáculos, entre ellos, el financiamiento y la acreditación, hoy en manos de las universidades tradicionales (ASOFAMECH-CONACEM), quienes no han demostrado, precisamente, un interés perceptible en corregir la situación.

¿Puede la Sociedad Chilena de Radiología hacer algo al respecto?

Desde luego que sí. La confección e implementación de un examen nacional es un buen mecanismo alternativo de validación de especialistas, y debiera comenzar a funcionar pronto. También la Sociedad debería, como lo han hecho algunas universidades no tradicionales, explorar instancias de acreditación médica alternativas a la ASOFAMECH y CONACEM, y fomentarlas. El propio MINSAL ha recurrido en su oportunidad a la contraloría, por ejemplo, para acreditar especialistas dadas las trabas impuestas por las instituciones tradicionales. Más aun, creo que la SOCHRADI debiera plantear seriamente su preocupación frente a ASOFAMECH por esta situación y buscar soluciones en forma conjunta. Es comprensible el celo por proteger el estándar de la especialidad, pero sin caer en el obstruccionismo. Hay que adaptarse a los nuevos tiempos y abrirse a otras formas de educación de postgrado, fomentando nuevas instancias de acreditación basadas en modelos internacionales.

Me parece necesario, hoy más que nunca, formar un grupo de trabajo que analice el tema y pueda sugerir soluciones a corto plazo. De lo contrario, toda la especialidad se debilitará. La tan temida invasión por médicos no radiólogos de nuestro campo será inevitable, particularmente en áreas débiles como la ecografía, ya que la tendencia natural de los radiólogos jóvenes es migrar hacia técnicas más sofisticadas y atractivas desde el punto de vista económico. Otro tema muy polémico pero que es analizable es el de entregar mayor participación en el proceso radiológico a profesiones afines como la tecnología médica, modelo aplicado en los EE.UU., con gran éxito (no sólo en ultrasonido).

Por otro lado, la falencia de especialistas tiene connotaciones éticas. La escasez de especialistas fomenta el encarecimiento exagerado de la medicina y aumenta la brecha de ingresos entre las personas, incluyendo los médicos. El trabajo en los hospitales se convierte, advertida o inadvertidamente en un "hobby" o en simple caridad, dañando la calidad y su sentido social profundo.

La imagen pública de nuestra especialidad tiene menos posibilidades de ser conocida por las personas y puede desprestigiarse. Finalmente, la cadena del conocimiento y la docencia se daña irremediablemente, al no tener contacto los alumnos de medicina con radiólogos de calidad en los hospitales.

Tal como señalan los Drs. González y Barber, del grupo de investigación en economía y salud de la Universidad de las Palmas de Gran Canaria, "tanto los excesos como los déficits de médicos se pagan", y ese costo lo pagamos todos(2).

Felicito a los Doctores Vergara y Osses por su artículo, que nos ha hecho abrir los ojos frente a un problema que como Sociedad no podemos ignorar.

 

Dr. Pablo Soffia Sánchez
Departamento de Imágenes
Facultad de Medicina
Clínica Alemana- Universidad del Desarrollo
Santiago - Chile

 

Referencias

1.    Vergara, Mária Loreto, Osses, Eduardo. Mapa de los radiólogos de Chile. Rev Chil Radiol 2007; 13:70-74.         [ Links ]

2.    González Beatriz, Barber Patricia. Oferta y necesidad de médicos especialistas en España, www.msc.es.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons