SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.13 número4ENCUESTA RADIOLÓGICACARTAS AL EDITOR índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de radiología

versión On-line ISSN 0717-9308

Rev. chil. radiol. v.13 n.4 Santiago  2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-93082007000400009 

Revista Chilena de Radiología. Vol. 13 N2 4, año 2007; 184, 221-223.

CASO RADIOLÓGICO PARA DIAGNOSTICO

 

RESULTADO CASO CLÍNICO RADIOLÓGICO PARA DIAGNOSTICO

 

Drs. Alejandra Inderkum N, Jorge Boschi O.

Departamento de Tomografía Computada del Hospital Italiano. Montevideo, Uruguay.

 

Viene de la página 184. (art02)

 

Diagnóstico:
Neumonía lipoidea exógena

La radiografía de tórax (Figura 1) evidencia un foco de condensación sobreproyectado al hilio pulmonar derecho y otro retrocardíaco izquierdo.


En la TC se visualizan focos de condensación con broncograma aéreo a nivel parahiliar, en el segmento apical del lóbulo inferior derecho y basal paravertebral en el lóbulo inferior izquierdo, presentando valores densitométricos negativos, similares a la grasa (Figuras 2, 3, 4). No hay derrame pleural, adenopatías hiliares ni mediastínicas.




El antecedente de inhalación crónica de gotas nasales y solución de aceite con vaselina líquida sumado a los hallazgos tomográficos, plantean el diagnóstico de neumonía lipoidea exógena.

Se realizó control tomográfico seis meses después de suspendida la inhalación de gotas nasales, observándose la persistencia de las lesiones sin cambios significativos.

Discusión

La neumonía lipoidea exógena (NLE) es una patología poco frecuente, producida por la aspiración o inhalación repetida de material graso, que puede ser de origen animal, vegetal o mineral(1).

Fue descrita por primera vez por Laughlen en 1925, como causa frecuente de infiltrados pulmonares en pacientes que utilizaban gotas nasales basadas en aceites(2). Se asocia a la ingestión crónica de laxantes compuestos por aceites minerales, uso de pulverizadores nasales o por la exposición laboral a compuestos oleosos, siendo los dos primeros los más frecuentes(2). El tiempo medio de exposición para causar la enfermedad es de 9,5 años(1).

Existe otra forma de neumonía lipoidea denominada endógena que resulta de la acumulación de macrófagos llenos de lípidos, distal a una obstrucción

bronquial, generalmente debida a carcinoma bronco-pulmonar aunque también se ha descrito asociada a condiciones inflamatorias(3,4).

La mayoría de los casos de NLE resultan de la administración de aceite mineral debido a propósitos médicos, comúnmente utilizado en los pulverizadores nasales(5). Los aceites minerales inhiben el reflejo tusígeno y el clearence mucociliar, lo que favorece su llegada a los espacios aéreos distales.

Cuando el aceite mineral alcanza el alvéolo, es fagocitado por macrófagos que distienden las paredes alveolares causando inflamación aguda y crónica. Inhalaciones repetidas desencadenan una reacción de cuerpo extraño que puede resultar en fibrosis; si progresa, el aceite puede dar una apariencia seudo-tumoral llamada parafinoma(3,5,6,7).

Los aceites animales causan una intensa inflamación y necrosis tisular con fibrosis residual, mientras que los aceites de origen vegetal no desencadenan reacción inflamatoria, siendo fácilmente expectorados(3,4,6).

Factores predisponentes como edad avanzada, reflujo gastroesofágico, trastornos neurológicos y de la deglución, y enfermedades psiquiátricas son los más comúnmente observados, si bien Gondouin(8) observó que en un 25% de los casos se presentaban en individuos adultos normales, sin factores predisponentes.

Clínicamente suele ser inespecífica, puede ser asintomática (50%) o presentarse con signos respiratorios: fiebre, disnea y tos no productiva; la hemoptisis es rara(9).

En pediatría la constipación crónica es un síntoma común y es frecuente usar aceite mineral por vía oral para tratarla. Como no tiene sabor, los niños lo ingieren vigorosamente favoreciendo su aspiración(5).

En cuanto a los hallazgos imaginológicos, en la Rx de tórax se puede observar consolidación del espacio aéreo, frecuentemente bilateral, afectando las zonas más declives como las regiones posteriores de los lóbulos inferiores; si es unilateral, es más frecuente en el pulmón derecho. En ocasiones se puede observar un patrón retículo-nodular y lesiones nodulares mal definidas.

La TC es el estudio de elección, ya que puede detectar la presencia de masas o consolidaciones alveolares con baja densidad (-30 a -150 UH) que es altamente sugestiva de la presencia de grasa intrapulmonar(8,10,11).

Menos frecuentemente se puede observar una opacidad en vidrio esmerilado o un patrón en empedrado (crazypaving), que consiste en el engrasamiento septal e intersticial superpuesto a una atenuación en vidrio esmerilado. Esto representa numerosos ma-crófagos cargados de lípidos que llenan y distienden las paredes alveolares y el intersticio, asociados con acumulación de material lipídico, infiltración celular inflamatoria y cantidad variable de fibrosis.

Otro hallazgo en la TC es el signo del angiograma, que permite la visualización de vasos en un área de consolidación en las imágenes post contraste. Requiere de dos factores: que la consolidación sea de baja densidad y que la vasculatura no se encuentre distorsionada por el proceso patológico(12). Bronquiec-tasias por tracción y espacios quísticos se pueden encontrar en etapas tardías por fibrosis.

Gondouin(8) observó que el 21% de los pacientes desarrollaron complicaciones como infecciones reiteradas en territorio de neumonía lipoidea, fibrosis, infección y cavitación por aspergillus(5). Se observa mayor riesgo de sobreinfección por micobacterias no tuberculosas, ya que los lípidos aumentan el crecimiento de éstos organismos e impiden la fagocitosis. En raras ocasiones se ha visto hemoptisis.

El diagnóstico se basa en la historia de exposición al aceite, clínica sugerente, hallazgos radiológicos y citología del esputo.

El diagnóstico de certeza requiere de la demostración de macrófagos cargados de lípidos en el esputo, lavado bronco alveolar (LBA), punción-aspiración transtorácica con aguja fina , biopsia transbronquial o biopsia pulmonar.

El tratamiento de elección es la discontinuación de la exposición al aceite. Los corticoesteroides y el LBA no mostraron ser realmente efectivos en todos los casos. Rara vez se requiere de cirugía.

 

Bibliografía

1. Abad Fernández A, de Miguel Diez J, Lópea Vime R, Gómez Santos D, Nájera Botello L y Jara Chinarro B. Neumonía lipoidea en relación con exposición laboral a pinturas. Arch Bronconeumol 2003; 39(3): 133-5.         [ Links ]

2. Soloaga E, Beltramo M, Veltri M, Ubaldini J y Chertcoff F. Insuficiencia respiratoria aguda por neumonía lipoidea. Medicina 2000; 60: 602-4.         [ Links ]

3. Adkins D and Bensadoun E. An 85-year-old man with a lung mass. Chest 2004; 125: 1121-23.         [ Links ]

4. Gaerte S, Meyer C, Winermuram H, Tarver R, Conces D. Fat containing lesions of the chest. Radiographics 2002;22s61-s78.         [ Links ]

5. Hari PR, Scott H. Davis, Nancy Eddy Hopkins. Lipoid Pneumonia: a silent complication of mineral oil aspiration. Pediatrics 1999; 103(2): 19.         [ Links ]

6. Pérez Paya A, Martínez Serrano C, López Andreu J, Cortell Aznar I y Roques Serradilla J. Neumonía de evolución tórpida. An Pediatr 2003; 58(6): 619-20.         [ Links ]

7. Barta Z, Szabo G, Bruckner G, Szegedi G. Endogenous lipoid pneumonia associated with undifferentiated connective tissue disease (UCTD). Med Sci Monit 2001; 7(1): 134-136.         [ Links ]

8. Gondouin A, Manzoni Ph, Ranfaing E, Brun J, Cadranel J, Sadoun D et al. Exogenous lipid pneumonia: a retrospective multicentre study of 44 cases in France. Eur Respir J 1996; 9: 1463-1469.         [ Links ]

9. Haro M, Murcia I, Núñez A, Julia E, Valer J. Massive haemoptysis complicating exogenous lipid pneumonia. Eur Respir J 1998; 11: 507-508.         [ Links ]

10. Glazer H, Wick M, Anderson D, Semenkovich J, Molina P, Siegel M et al. CT of fatty thoracic masses. AJR 1992; 159: 1181-1187.         [ Links ]

11. Franquet T, Giménez A, Bordes R, Rodriguez Arias JM, Castella J. The crazy-paving pattern in exogenous lipoid pneumonia: CT-pathologic correlation. AJR 1998; 170:315-317.         [ Links ]

12. Shah R, Friedman A. CT angiogram sign: incidence and significance in lobar consolidations evaluated by contrast-enhanced CT. AJR 1998; 170: 719-721.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons