SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.24FACTORES ASOCIADOS A LA CALIDAD DE VIDA DE CUIDADORES FAMILIARES DE ANCIANOS índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Ciencia y enfermería

versión On-line ISSN 0717-9553

Cienc. enferm. vol.24  Concepción  2018  Epub 21-Ene-2019

http://dx.doi.org/10.4067/s0717-95532018000100218 

INVESTIGACIÓN

CONOCIMIENTOS Y PRÁCTICAS ASOCIADAS A TRANSMISIÓN DE TRIQUINELOSIS, HANTA Y EQUINOCOCOSIS QUÍSTICA1

KNOWLEDGE AND PRACTICES ASSOCIATED WITH TRANSMISSION OF TRICHINELLOSIS, HANTA AND CYSTIC EQUINOCOCCOSIS

María Alvear Almendras 1  

Claudia Troncoso Muñoz 2  

Florencia Lastarria Cuevas 3  

Félix Aliaga Russel 4  

Juan Pablo Concha Rosales 5  

Luis Henríquez Alvear 6  

Catalina Rivera Gutiérrez 7  

1Enfermera, Universidad de La Frontera, Temuco, Chile. Email: maria.alvear@ufrontera.cl. Autor de correspondencia.

2, Universidad Autónoma de Chile, Temuco, Chile. Email troncosomunozc@gmail.com

3Enfermera, Universidad de La Frontera, Temuco, Chile. Email: florencia.lastarria@ufrontera.cl

4, Universidad de La Frontera, Temuco, Chile. Email: felix.aliaga@ufrontera.cl

5Estadístico, Universidad Austral, Temuco, Chile. Email: juanpabloconcha@gmail.com

6Profesor de Educación Física, Universidad de La Frontera, Temuco, Chile. Email: luis.henriquez@ufrontera.cl

7Profesora de Educación Física, Universidad Católica de Temuco, Temuco, Chile. Email: catar_g@hotmail.com

RESUMEN

Objetivo: Asociar el nivel de conocimiento y prácticas (hábitos y costumbres) responsables de la transmisión de Triquinelosis, Síndrome Cardiopulmonar por Hantavirus y Equinococosis quística (Hidatidosis), en habitantes de los sectores rurales. Material y método: Estudio descriptivo correlacional de corte transversal en el que se aplicó una encuesta a 149 habitantes residentes en el área rural de las localidades de Curacautín, Lonquimay y Melipeuco, a través de muestreo no probabilístico por conveniencia, durante los meses de diciembre 2013 a enero 2014. Resultados: La población posee mejores conocimientos de Triquinelosis y Hanta que Hidatidosis, 64,9, 72,8 y 39,3%, respectivamente; los hábitos y costumbres para Hanta e Hidatidosis alcanzan mejores prácticas (84% cada una) que para Triquinelosis (69,5%); la población reconoce correctamente reservorio, fuente de infección y mecanismos de transmisión en Triquinelosis y Hanta, pero en menor grado Hidatidosis; respecto de los hábitos y costumbres, aun desconociendo los fundamentos teóricos, reportan buenas prácticas, aunque mantienen algunas que favorecen la transmisión de infecciones predominantemente en Triquinelosis. Conclusión: El nivel de conocimiento no asegura buenas prácticas, además los conocimientos y prácticas siguen un patrón empírico más que cognitivo, respaldados por aspectos culturales y del entorno. Esto sugiere mayor participación de los equipos interdisciplinarios en comunidades aisladas para fortalecer la promoción, educación y refuerzo de las buenas prácticas de acuerdo con sus condiciones sociales e incentivar la adherencia a conductas que reduzcan el riesgo de la transmisión de zoonosis.

Palabras clave: Zoonosis; Conocimientos, Actitudes y Prácticas en salud; Triquinelosis; Infecciones por Hantavirus; Equinococosis; Enfermería Rural

ABSTRACT

Objective: To associate the level of knowledge and practices (habits and customs) responsible for the transmission of trichinellosis, Hanta and cystic echinococcosis (hydatidosis), among rural population. Material and method: Cross-sectional correlational descriptive study in which 149 residents of the rural areas of Curacautín, Lonquimay and Melipeuco were surveyed, using non-probability convenience sampling from December 2013 to January 2014. Results: The population has better knowledge of trichinellosis and Hanta than hydatidosis, 64.9%, 72.8 and 39.3% respectively; they also have better practices regarding Hanta and hydatidosis (84% each) than regarding trichinellosis (69.5%). The population recognizes correctly the reservoir, source of infection and transmission mechanisms of trichinellosis and Hanta, and to a lesser degree hydatidosis; they report good practices regarding habits and customs, even ignoring theoretical foundations, but maintain some practices that favor the transmission of infections related to trichinellosis. Conclusion: The level of knowledge does not ensure good practices. Additionally, knowledge and practices follow an empirical rather than cognitive pattern, rooted on cultural and environmental aspects. This suggests greater participation of interdisciplinary teams in isolated communities to strengthen the promotion, education and reinforcement of good practices in accordance with their social conditions and to encourage adherence to behaviors that reduce the risk of the transmission of zoonoses.

Key words: Zoonoses, Health Knowledge, Attitudes, Practice; Trichinellosis; Hantavirus Infections; Echinococ-cosis; Rural Nursing

INTRODUCCIÓN

Los seres humanos a nivel mundial sufren de variadas enfermedades zoonóticas, algunas de las cuales pueden ser mortales1. La Triquinelosis, denominada también como triquinosis, presenta una ocurrencia mundial de 10.000 casos anuales2. En Vietnam, año 2017, se reportaron 114 personas afectadas con 8 muertes3. Esta infección ha sido reportada en 55 países alrededor del mundo, alcanzando 65.818 casos entre el periodo 1986 a 2009 4. En Chile entre 2005 y 2015 se reportaron 258 personas principalmente en la Región Metropolitana entre 30 y 49 años5.

La Equinococosis quística, que provoca hidatidosis, es considerada una enfermedad emergente a nivel mundial, prevalente en Eurasia, Norte y Este de África, Australia y Sudamérica6. En Asia Central se le considera una de las zoonosis caninas más prevalentes7 y un problema de salud pública grave en China8. En Rusia se estima una tasa anual de 5 casos/100.000 habitantes, con un 30-50% de las ovejas infectadas y el 5% de perros portadores9. En Chile, en el periodo 1999-2009, la incidencia de cirugías por Equinococosis quística humana alcanzó un rango entre 3,6 a 8,4 casos10 y actualmente se reporta una tasa de incidencia, a nivel nacional, de 1,48 casos por cada 100.000 habitantes, incluso se estima mayor debido a la subnotificación de casos11.

Respecto al Hanta virus, especie viral perteneciente a la familia Bunyaviridae, es endémica de Argentina y Chile12 y se manifiesta con Síndrome Cardiopulmonar por Hantavirus (SCPH), asociado a Virus Andes13. Específicamente en Chile, ha evolucionado como un problema emergente de salud pública, provocado por factores medioambientales responsables de su evolución epidemiológica14.

Las causas de transmisión de estas zoonosis son diversas15. En la Triquinelosis, se trata de una infección parasitaria provocada por diferentes especies pertenecientes al género Trichinella, asociada al consumo de carne mal cocida de porcinos domésticos16 y silvestres en menor grado. Reportes en Rumania indican que, en un periodo de 25 años, el 65% de los individuos con antecedentes de consumo de carnes riesgosas estaban infectados, afectando mayoritariamente a zonas rurales, en invierno y primavera, por el incremento del consumo de carnes de cerdo y derivados17. En Argentina se han desarrollado modelos predictivos de contraer Triquinelosis, dependiendo de las condiciones de procesamiento y consumo de carnes de cerdos, que señalan un riesgo de enfermar de 4,88 x 10-6, equivalente a 109 casos anuales16. Entre los factores de riesgo comunes que exhiben las personas infectadas están: pertenecer a poblaciones que no aplican revisión veterinaria de los alimentos cárneos, analfabetismo, desempleo, pobreza, que viven en condiciones insalubres y crían cerdos de traspatio sin cumplimiento de normas de higiene18.

El Echinococcus granulosus es el principal responsable de la hidatidosis en humanos, en su forma de Equinococosis quística (EQ) y afecta al 95% de los 2-3 millones de personas que se estima padecen la enfermedad6. Entre los factores de riesgo de enfermar están: bajo nivel socioeconómico, escasa educación sanitaria, consumo de alimentos de procedencia animal, vivir en áreas rurales y convivir con perros que están en contacto con ganado o despojos de animales8,9,15. El parásito tiene como reservorio a caninos domésticos (E. granulosus) y salvajes (E. multilocularis), que albergan un parásito adulto que elimina huevos a través de sus fecas, que son ingeridos accidentalmente por otros animales que desarrollarán la forma quística en hígado y pulmón, conocido como EQ19. Los ovinos son los más afectados y el ser humano se infecta accidentalmente a través de manos, alimentos o agua contaminada20. El problema se presenta especialmente en las comunidades rurales donde están presentes los factores de riesgo, porque se encuentran las poblaciones de más bajos ingresos y menor educación, sumado a una tenencia de perros sin control de helmintiasis, características todas que sustentan la transmisión activa del parásito6,20.

El Hantavirus, o Virus Andes (ANDV) es endémico en Chile, Argentina y Brasil, único documentado de transmisión persona a persona y nosocomial21. El riesgo de transmisión se asocia a presencia de roedores silvestres, Oligorzomys longicaudatus (ratón colilargo), único reservorio del virus ANDV22. La transmisión ocurre por inhalación de partículas víricas que han quedado expuestas a partir de orina, fecas y saliva de roedores reservorios23. Las zonas agrícolas, rurales y de deforestación son las de mayor riesgo de ex-posición24. La alteración del entorno y densa vegetación o ingreso a viviendas y galpones en mal estado favorecen el contagio y los grupos más expuestos son los trabajadores agrícolas25. En Chile la incidencia de Hantavirosis se presenta en la zona centro-sur del país, difiere según localización, pero es superior en el extremo sur, debido a la mayor densidad de población rural21.

Respecto al nivel de conocimientos y grupos de riesgo de estas enfermedades zoonóticas, en Argentina se reporta que trabajadores rurales reconocen la vía de transmisión de la Triquinelosis en comparación con la EQ, atribuido, entre otros aspectos, a que esta última es una enfermedad de lenta progresión y de ciclo complejo26. En Colombia se ha evidenciado que la Triquinelosis es considerada una infección de menor importancia respecto del Hanta u otras zoonosis y los grupos de mayor riesgo son las personas no profesionales y quienes desconocen factores de riesgos27. Por su parte, en Nigeria, en general, son los cazadores de un sector rural los que tienen mayor riesgo de contagio de enfermedades zoonóticas en comparación a los comerciantes de zonas urbanas28 y en Brasil el riesgo de adquirir zoonosis asociado a hábitos de la población, se enfoca a otras infecciones zoonóticas como la toxoplasmosis y leptospirosis 29.

En Chile, el Ministerio de Salud considera a estas tres infecciones en el grupo de zoonosis de notificación obligatoria11 y a pesar de su gravedad a nivel país son escasos los estudios que re lacionan el nivel de conocimientos con hábitos y costumbres asociadas a la transmisión de estas zoonosis30.

La Región de la Araucanía, constituida por las provincias de Malleco y Cautín, está considerada entre las regiones más pobres de nuestro país31. En ella se encuentran localidades cordilleranas que reportan exposición a ganado bovino, caprino, ovino y en menor grado a cerdos. Curacautín distante a 86 km al noreste de la capital regional Temuco, Melipeuco a 95 km en dirección sureste y Lonquimay a 156 km al noreste, reúnen condiciones favorables para la transmisión de zoonosis32-35 (Tabla 1), por su alto nivel de pobreza, baja escolaridad, con una población, particularmente en la ciudad de Angol, que tiene un promedio de años de estudio inferior al promedio de la región y el país.

Tabla 1 Características sociodemográficas generales de la población Región de la Araucanía. 

Durante el periodo 2000-2010 no se reportaron casos de Triquinelosis en estas comunas y las tasas de incidencia en este periodo (casos/10.000 habitantes) de EQ fue de 1,84 en Melipeuco; 1,32 en Curacautín y entre 1,73-7,79 en Lonquimay. Los casos de Hanta en el periodo alcanzaron has ta 1,84 en Melipeuco; 1,32 en Curacautín y 0,86 en Lonquimay 36.

De manera de entender de mejor forma los patrones conductuales que predisponen a las patologías a explorar en este estudio es que se ha considerado atingente incluir el modelo de promoción de la Salud (MPS) de Pender como una referencia teórica, ya que éste permite identificar aquellos factores cognitivos-preceptuales que dependen de las características del ambiente en el que se insertan y existen, favoreciendo así las posible intervenciones preventivas específicas, en tanto conocimientos y prácticas; así como el fomento de la promoción de comportamientos saludables coherentes con el entorno en el que se desenvuelven los individuos37.

Considerando estos antecedentes, este trabajo tuvo como objetivo asociar el nivel de co nocimiento y prácticas (hábitos y costumbres) responsables de la transmisión de Triquinelosis, Síndrome Cardiopulmonar por Hantavirus y Equinococosis quística (Hidatidosis), en habi tantes de los sectores rurales de Curacautín, Lon-quimay y Melipeuco.

MATERIAL Y MÉTODO

Tipo de estudio: Estudio descriptivo correlacional de corte transversal.

Unidad de análisis: adultos de ambos sexos, pertenecientes a comunidades rurales cordilleranas de 3 zonas de la Región de la Araucanía, inscritos y validados en las postas de salud locales de Icalma (Lonquimay), Santa Julia (Curacautín) y Santa María de Llaima (Melipeuco).

Muestra: La población de estudio se distribuyó, en una primera instancia a propósito de las unidades operativas comunales que participan del Programa de Desarrollo Local (PRODESAL), facilitando el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP) Araucanía el acceso a estos grupos y la cifra de individuos con los que trabajan: Melipeuco, 5.823 individuos; Lonquimay 1.214 y Curacautín 2.350. Como referencia, el total de usuarios de 15 y más años en las tres postas rurales fue de 2.051 personas. Considerando la dificultad para acceder a los individuos en el contexto de la atención rural se propuso una muestra aleatoria simple para cada una de las localidades con 50 casos en cada una de ellas. La muestra a nivel general se definió en 150 casos, con un margen de error muestral máximo de 2,7%. Para las 3 submuestras se definió un error máximo de ± 4,7%, con nivel de confianza del 95%, estimando la proporción de la muestra en 3,0%. En consecuencia, se logró aplicar el instrumento a un total de 149 personas, quienes eran los usuarios presentes en las postas durante las visitas del equipo, que consintieron informadamente a participar en dos ocasiones durante los meses de diciembre de 2013 y enero de 2014. Los criterios de inclusión fueron: mayores de 15 años, de ambos sexos, alfabetos y residentes en las áreas mencionadas. A través del Comité Ético Científico de la Universidad de La Frontera se consideró, además, una relación favorable de riesgo-beneficio y el respeto a los sujetos inscritos. Por tratarse de un estudio enfocado a pesquisar prácticas de fomento a la salud, se excluyeron individuos diagnosticados o que estuvieran cursando una de estas enfermedades o hayan tenido familiar cercano diagnosticado, en tratamiento, recuperado o fallecido por causa de alguna de estas zoonosis.

Recolección de datos: En una primera etapa se levantó información a través de Focal Group con líderes de la comunidad. A partir de esos resultados se diseñó una encuesta (Anexo), que fue validada por el ex director del laboratorio de inmunoparasitología molecular de la Universidad de La Frontera, el Dr. Carlos Oberg Aravena, quien sugirió modificaciones en cuanto a la pertinencia de contenidos del área de la parasitología. La encuesta final fue construida con 2 dimensiones, uno que mide conocimiento y otros hábitos/costumbres (práctica) para cada una de las tres zoonosis. Cada ítem tiene una escala dicotómica que asigna la valoración 1 para la respuesta correcta y 0 para la respuesta incorrecta o sin responder. Por tratarse de población con bajo nivel de comprensión lectora se aplicó la encuesta a cada participante por encuestadores previamente capacitados, utilizando lenguaje coloquial para lograr una mejor comprensión de las preguntas, en una sala facilitada en las mismas postas de salud rural. Los resultados se expresaron en promedios de los porcentajes según las respuestas para cada dimensión.

La variable conocimiento se definió como el nivel de información que tiene la población sobre las características biológicas de las zoonosis (Triquinelosis, Hantavirus y Equinococosis quística), su transmisión, factores de riesgo y medidas de prevención demostrables. En la variable prácticas se consideraron conductas que tiene la población sobre hábitos y costumbres adquiridos según su cultura y su entorno, que podrían facilitar la transmisión de estas zoonosis.

Análisis de datos: El análisis de los datos se realizó en software R versión 3.0.2 FrisbeeSailing Copyright © 2013. Se usaron pruebas bivariadas paramétricas según r de Pearson y Chi cuadrado para medir la validez estadística de las preguntas aplicadas en el instrumento. Se aplicó un intervalo de confianza de 95%.

RESULTADOS

Características sociodemográficas de los participantes: El grupo alcanzó un rango de edad de 15-80 años, Curacautín con rango de 15 a 80 años, Lonquimay 17 a 71 años y Melipeuco 15-79 años. De estos el 57,1% eran mujeres y 42,9% varones, Curacautín y Melipeuco predominantemente femenina (23,5% cada una) en comparación a Lonquimay, en donde el predominio fue masculino (22,8%) (Tabla 2).

Nivel de conocimientos y prácticas para cada una de las zoonosis por comuna (Tabla 3): De las 27 preguntas analizadas 25 resultaron estadísticamente significativas (p<0,05). La población total reporta un 65% de conocimiento correcto en Triquinelosis, 73% en Hanta y 39% en Equinococosis Quística (EQ). Respecto al conocimiento específico del reservorio de estas infecciones, los participantes reconocen correctamente el reservorio para Hanta y Triquinelosis, no así para EQ. Respecto a la transmisión de la enfermedad, solo el 9% de las respuestas fue correcta, el 38% atribuyó la transmisión de EQ a los perros y una gran mayoría a la inhalación de pelos de gato. En relación al riesgo de enfermar, el 88% de la población reconoció correctamente que el riesgo de contagio de Hanta se presenta al ingresar a construcciones cerradas sin ventilar y el 71% a la exposición a fluidos de los roedores. En Triquinelosis, el 64% de la población atribuye que el riesgo de enfermar es por el consumo de carne de cerdo cruda y el 76% reconoce que la no realización del examen veterinario es una omisión que favorece la transmisión. Destaca que el 42% valida al jugo de limón como un líquido capaz de cocer la carne. En EQ el 60% de los participantes reconoce que la falta de desparasitación de los perros favorece la transmisión y el 71% reconoce dar vísceras a los perros aun cuando éstas estén infectadas con la forma quística del parásito. Un resultado de conocimiento que no fue estadísticamente significativo fue el que un 50% de los encuestados reconoce necesaria la desparasitación del perro para evitar EQ.

Tabla 2 Características sociodemográficas de los participantes. 

Prácticas: El 70% reporta prácticas correctas para Triquinelosis, el 96% afirma consumir la carne de cerdo bien cocida, el 85% señala realizar el examen veterinario de las carnes y el 86% considera necesario mantener limpio el lugar donde se crían los cerdos. Aun así, el 33% valida al jugo de limón como elemento útil para detectar la presencia de larvas en la carne de consumo. Respecto al Hanta, el 84% reporta correctas prácticas, de ellos, el 89% reconoce ventilar los lugares cerrados y el 64% protege la vía aérea para el ingreso a estos lugares. Tan solo el 37% considera posibilidades de contagio aun cuando no ven roedores en su entorno y el 66% reconoce que al vivir en una zona rural se expone a la transmisión. El 84% de la población reconoce que las lechuzas y culebras son depredadores del roedor y el 99% señala mantener limpio y desmalezado el entorno de sus hogares. Acerca de EQ, el 84% reporta prácticas correctas, representado por un 74% que afirma dejar lejos del alcance de los perros los restos de animales faenados, un 84% que reconoce desparasitar a los perros al menos 1 vez al año y un 94% que señala lavarse las manos después del contacto con perros. Un resultado de prácticas que no fue estadísticamente significativo fue que un 48% reconoce al lechón como animal sin riesgo de contagiar Triquinelosis.

Tabla 3 Nivel de conocimientos (C) y prácticas (P) asociadas a zoonosis (Respuestas correctas de los participantes). 

Asociación entre conocimiento y prácticas (Figura 1): Al relacionar estas dimensiones se evidencian buenas prácticas para las tres zoonosis (Figura 1a), aun cuando el conocimiento es inferior, principalmente en EQ y sin asociación entre ambas dimensiones (r2 = 0,117). En la Figura 1b se observa asociación proporcional entre ambas dimensiones para Triquinelosis, con tendencia lineal positiva (r2= 0,78) y es manifiesto que las correctas prácticas son frecuentes. En Lonquimay se aprecia la menor relación entre conocimiento y práctica y en Curacautín mejor relación entre ellas. En el Hanta, la asociación entre las dimensiones (Figura 1c) muestra que el nivel de conocimiento es proporcional con adecuadas prácticas. Como dato atípico se observa a la localidad de Melipeuco con las mejores prácticas, aun cuando los participantes de esta localidad muestran un nivel de conocimiento intermedio. En Lonquimay se aprecia relación proporcional entre conocimiento y prácticas, aun cuando presenta los valores más bajos (r2=0,50). La relación entre conocimiento y prácticas en EQ (Figura 1d) es proporcional entre ambas dimensiones (r2= 0,70) y destaca como la zoonosis de la que se tiene menor conocimiento. Se observa un importante nivel de desinformación pues ninguna de las 3 localidades logra valores superiores al 50%. Curacautín es la localidad en donde se reporta el menor valor en ambas dimensiones, Melipeuco con las mejores prácticas y nivel de conocimiento medio y Lonquimay con mejor nivel de conocimiento, a pesar de presentar prácticas medias.

Figura 1 Relación de conocimiento y prácticas asociado a transmisión de zoonosis. 

DISCUSIÓN

Respecto a Triquinelosis, se aprecian resultados similares en ambas dimensiones, sin embargo, hay mejores prácticas que conocimiento. Aunque se ha reportado incremento de casos de Triquinelosis en la población mundial38, esto no se refleja a nivel local, lo que podría atribuirse al bajo número de porcinos que se crían en estas localidades, según reportes estadísticos comunales34-36. Al revisar el conocimiento reportado de Triquinosis, éste alcanza un nivel aceptable y se le ubica en el segundo lugar, similar a otros estudios26 que indican más conocimiento sobre el agente y transmisión en Triquinelosis y menos respecto a EQ. De prácticas de Triquinelosis, la población reconoce que consumir la carne de cerdo cocida y mantener adecuada crianza de los cerdos es un buen hábito preventivo. Si bien la población manifiesta no conocer con claridad qué enfermedad se evita al realizar el examen del cerdo, sí considera necesario realizarlo para evitar enfermar. Destaca que las personas aún validan al jugo de limón como una sustancia capaz de cocer la carne y de detectar las larvas presentes en la carne infectada, explicable, tal vez, por las características sociodemográficas de la población establecidas por Singh et al.39 , cuando señala que estas malas prácticas se pueden atribuir a diversas causas, tales como las condiciones de vida, el difícil acceso a centros veterinarios, el costo del examen que encarece el sistema de vida, etc., todas situaciones que obligan a las personas a recurrir a otros procedimientos para detectar carnes infectadas. Estas condiciones, según Franssen40 aumentan el riesgo de transmisión que, además, se ampara en la falta de inspección veterinaria de las carnes de cerdo y todas estas malas prácticas también se asocian al bajo nivel educacional y económico de la población. Contrario a lo que señala la literatura30 en donde se indica que las malas prácticas de crianza de cerdos están presentes en poblaciones rurales, se destaca en este estudio el hallazgo de la crianza de cerdos en lugares limpios. Aun cuando en la última década no se reportan casos de Triquinelosis en estas localidades, se requiere estar siempre alerta a los posibles brotes debido a los malos hábitos y costumbres que aún permanecen en la población17. Se debe seguir fomentando una crianza de cerdos en lugares seguros y un consumo de carne adecuadamente cocida1.

Respecto del Hanta, es la zoonosis más conocida entre la población rural, al igual que en los estudios de Cediel et al.27. Se evidencia buen nivel de conocimientos y prácticas, la gran mayoría reconoce al roedor como agente responsable de la transmisión, identifican mayor riesgo de contagio al ingresar a lugares cerrados y deshabitados. Es importante considerar que ellos reconocen menor riesgo de contagio si no ven roedores y subestiman la transmisión por contacto con fluidos del reservorio, aun cuando éstos son fuente de transmisión del virus41. La población valora más ventilar los lugares que han estado deshabitados que el cubrir la vía aérea, quedando igualmente expuestos al ingreso del virus por esta vía. Destaca que la población subestima el riesgo de contagio por ser residentes de zonas rurales, contrario a los reportes de Pinto et al.24, en donde la población percibía que vivir en el área rural era un factor de riesgo de contagio. Si hay factores protectores como reconocer a los depredadores y mantener el entorno limpio y desmalezado, se favorece el control del reservorio.

Se puede precisar que la población está mejor preparada para evitar el contagio de Hanta que para las otras zoonosis, aunque se mantienen algunas prácticas que exponen a la transmisión14. Esto explicaría la permanencia de casos presentes en estas localidades. Aunque actualmente la autoridad sanitaria desarrolla campañas dirigidas a educar a la comunidad, que podría explicar el adecuado nivel de conocimiento encontrado en este estudio, estas medidas no alcanzan a provocar cambios en los hábitos o costumbres y las medidas de control no se aplican en su totalidad, sumado a que también hay factores sociodemográficos asociados25.

Respecto a Equinococosis quística, es preocupante el nivel de desinformación en la población, condición favorable para la permanencia de la parasitosis8,15. Esto podría explicarse por lo complejo del ciclo vital del parásito, la lenta evolución clínica de la enfermedad y su difícil nombre científico, que en suma dificultan el conocimiento21. Se destaca que el entorno donde vive la población asociado a la crianza de ganado bovino, ovino y caprino, facilita la transmisión hacia los perros9. Respecto a la valoración de la desparasitación de los perros, se corroboran los reportes de Cediel et al27, que reconocen a esta práctica como un elemento protector, aun cuando no reconocen al perro como hospedero responsable de la transmisión. A pesar de validar la desparasitación, la frecuencia del tratamiento es insuficiente para mantener controlado al parásito, y esa situación aumenta el riesgo de contagio42. La transmisión también se ve favorecida por la falta de conocimiento del mecanismo de transmisión del parásito, asociando la inhalación de pelos de gato y en menor grado la presencia de huevos del parásito eliminados en las fecas de los perros11. Un importante grupo de la población reconoce que no se deben dar desperdicios de animales faenados a los perros, pero esto se contradice con la práctica de dar las vísceras infectadas a los perros pues con ello se facilita la continuidad del desarrollo del ciclo parasitario20. Estos factores, sumado a la falta de desparasitación de los perros, contamina el ambiente con los huevos del parásito y deja expuesta a la población y al ganado, al contagio y desarrollo de las formas larvales7,43. Lo anterior se refleja en la alta incidencia de EQ en estas zonas geográficas. Sorprende que la población señala buena adherencia al lavado de manos después del contacto con perros, contrario a los reportes de Venegas et al.11. En tanto a los resultados de EQ y Triquinelosis que no resultaron estadísticamente significativos es posible argüir que son probablemente azarosos y de repetir su aplicación se sugiere hacerlo con una muestra más grande.

CONCLUSIONES

Según los antecedentes, es posible señalar que la población total posee más conocimientos de Hanta y Triquinelosis que de EQ. De las prácticas, se reportan hábitos y costumbres más favorables para Hanta y EQ que para Triquinelosis. Del conocimiento y prácticas específicas, se aprecia que la mayoría de la población reconoce al reservorio de Triquinella spiralis y Hantavirus, siendo mejor reconocido para este último y no así para Echinococcus granulosus.

Es posible confirmar que las condiciones de vida de estos grupos poblacionales; ruralidad, difícil acceso a centros urbanos, tenencia de perros y crianza de ganado, bajo nivel económico y de educación, entre otros, dificultan el conocimiento más que las buenas prácticas aplicadas a nivel local. Lo anterior condicionó las limitantes del estudio, entre las que destaca el difícil acceso a estos sectores, lo que de alguna forma circunscribe el tamaño de la muestra y condiciona la recolección de datos, además de los posibles sesgos propios del uso de datos autoinformados.

Muchas de las buenas prácticas ocurren por conductas adquiridas, sin embargo, el descono cimiento de bases teóricas sólidas expone a la población, por lo cual se sugiere que expertos en el tema, veterinarios, trabajadores de salud, técnicos agrícolas y otros involucrados sociales, coordinen y desarrollen intervenciones dirigidas a los grupos más vulnerables, en forma sistemática e interdisciplinaria, considerando condiciones específicas de la población para reforzar las buenas prácticas y evitar conductas riesgosas.

Es necesario destacar que Curacautín es la localidad con menor conocimientos y prácticas de EQ, sin embargo, presenta inferior reporte de casos. A su vez, Lonquimay es la localidad más alejada de centros urbanos, con mayor prevalencia de EQ, aun cuando el conocimiento y prácticas alcanza valores bajos, ésta es la localidad mejor evaluada de las tres. Atendiendo a estos antecedentes, es necesario centrar las medidas de control de EQ en el manejo responsable de los perros, alimentación y desparasitación periódica, sin subestimar el Hanta y la Triquinelosis.

Considerando los resultados desde la perspectiva del Modelo de Promoción de la Salud de Pender, es posible entender el que mayor conocimiento no sea necesariamente el origen de mejores prácticas o que las prácticas saludables no estén irremediablemente condicionadas por el nivel de conocimientos de los individuos. Teniendo en cuenta lo anterior es posible utilizar el MPS para valorar la pertinencia de las intervenciones de Enfermería, siendo un importante marco referencial para comprender y promover las actitudes, motivaciones y acciones de las personas desde la orientación de la promoción de la salud como elemento fundamental del cuidado de Enfermería.

Agradecimientos

:

REFERENCIAS

1. Murrell KD. Zoonotic foodborne parasites and their surveillance. Rev Sci Tech. 2013; 32(2): 559-569. [ Links ]

2. CDC: Centers for Disease Control and Prevention. [Internet]. Atlanta: CDC; 2012 [cited 5 Apr 2016]. Available from: Available from: https://www.cdc.gov/parasites/trichinellosis/epi.htmlLinks ]

3. Ng-Nguyen D, Stevenson MA, Traub RJ. A systematic review of taeniasis, cisticercosis and trichinellosis in Vietnam. Parasit Vectors [Internet]. 2017 Mar [cited 2018 Oct 25]; 10(1): 150. Available from: Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28320455Links ]

4. Van De N, Thi Nga V, Dorny P, Vu Trung N, Ngoc Minh P, Trung Dung D et al. Trichinellosis in Vietnam. Am J Trop Med Hyg [Internet]. 2015 Jun [cited 2018 Dec 3]; 92(6):1275-70. Available from: Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25846295Links ]

5. Instituto de Salud Pública de Chile. Resultados de diagnóstico y confirmación de laboratorio Triquinosis. Chile, 2005-2015 [Internet]. Vol. 6. Santiago, Chile: ISP; 2016. [citado 25 Oct 2018]. 9 p. Disponible en: Disponible en: http://www.ispch.cl/content/23173Links ]

6. Armiñanzas C, Gutiérrez M, Fariñas C. Hidatidosis: aspectos epidemiológicos, clínicos, diagnósticos y terapéuticos. Rev Esp Quimioter [Internet]. 2015 Jun [citado 25 Oct 2018]; 28(3): 116-124. Disponible en: Disponible en: http://seq.es/seq/0214-3429/28/3/farinas.pdfLinks ]

7. Afonso E, Knapp J, Tête N, Umhang G, Rieffel D, Van Kesteren F et al. Echinococcus multilocularis in Kyrgyzstan: similarity in the Asian EmsB genotypic profiles from village populations of Eastern mole voles (Ellobius tancrei) and dogs in the Alay valley. J Helminthol [Internet]. 2015 Nov [cited 2018 Oct 25]; 89(06): 664-670. Available from: Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26137938Links ]

8. Liu C-N, Xu Y-Y, Cadavid-Restrepo AM, Lou Z-Z, Yan H-B, Bao-Quan Fu L et al. Estimating the prevalence of Echinococcus in domestic dogs in highly endemic for echinococcosis. Infect Dis Poverty [Internet]. 2018 Dec [cited 2018 Oct 25]; 7:77. Available from: Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6083587/Links ]

9. Abdybekova A, Sultanov A, Karatayev B, Zhumabayeva A, Shapiyeva Z, Yeshmuratov T., et al. Epidemiology of echinococcosis in Kazakhstan: an update. J Helminthol [Internet]. 2015 Nov [cited 2018 Oct 25]; 89(6): 647-650. Available from: Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26160276Links ]

10. Acosta-Jamett G, Vargas R, Ernst S. Caracterización epidemiológica de hidatidosis humana y animal en la Región de Los Ríos, 1999-2009. Rev Chilena Infectol [Internet]. 2016 Ago [citado 25 Oct 2018]; 33(4): 419-427. Disponible en: Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/pdf/rci/v33n4/art06.pdfLinks ]

11. Venegas J, Espinoza S, Sánchez G. Estimación del impacto económico de la equinococosis quística en Chile y análisis de las posibles causas que han dificultado su erradicación. Rev Med Chil [Internet]. 2014 Ago [citado 25 Oct 2018]; 142(8): 1023-1033. Disponible en: Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25424675Links ]

12. Vial C, Martínez-Valdebenito C, Ríos S, Martínez J, Vial PA, Ferres M., et al. Molecular method for the detection of Andes Hantavirus infection: validation for clinical diagnostics. Diagn Microbiol Infect Dis [Internet]. 2016 Jan [cited 2018 Oct 25]; 84(1): 36-39. Available from: Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26508102Links ]

13. Juan EE, Provensal MC, Steinmann AR. Space Use and Social Mating System of the Hantavirus Host, Oligoryzomys longicaudatus. Ecohealth [Internet]. 2018 Mar [cited 2018 Oct 25]; 15(1): 96-108. Available from: Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29196828Links ]

14. Vallejos-Espíndola JA, Troncoso-González MA. Impacto medioambiental en la incidencia del Síndrome Cardiopulmonar por Hantavirus en Chile. Rev Med Chile. [Internet]. 2014 Abr [citado 25 Oct 2018]; 142(4): 538-539. Disponible en: Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98872014000400021Links ]

15. Barnes AN, Davaasuren A, Baasandagva U, Gray GC. A systematic review of zoonotic enteric parasitic diseases among nomadic and pastoral people. PLoS One [Internet]. 2017 Nov. [cited 2018 Oct 25]; 12(11): e0188809. Available from: Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29190664Links ]

16. Sequeira GJ, Zbrun MV, Soto LP, Astesana DM, Blajman JE, Rosmini MR., et al. Quantitative Risk Assessment of Human Trichinellosis Caused by Consumption of Pork Meat Sausages in Argentina. Zoonoses Public Health [Internet]. 2016 Mar [cited 2018 Oct 25]; 63(2): 167-176. Available from: Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26227185Links ]

17. Dobrescu C, Hriscu H, Emandi M, Zamfir C, Nemet C. Consumption of untested pork-contributed to over two-thousand clinical cases of human trichinellosis in Romania. Folia Parasitol (Praha) [Internet]. 2014 Dec [cited 2018 Oct 25]; 61(6): 558-560. Available from: Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25651698Links ]

18. Rostami A, Gamble HR, Dupouy-Camet J, Khazan H, Bruschi F. Meat sources of infection for outbreaks of human trichinellosis. Food Microbiol [Internet]. 2017 Jun. [cited 2018 Oct 25]; 64: 65-71. Available from: Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28213036Links ]

19. Çiçekli Õ, Akgül T. An unusual cause of mass localized on vastus lateralis muscle in childhood: Hydatid cyst. Int J Surg Case Rep [Internet]. 2015 [cited 2018 Oct 25]; 6: 179-181. Available from: Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25544487Links ]

20. Pakala T, Molina M, Wu GY. Hepatic Echinococcal Cysts: A Review. J Clin Transl Hepatol. 2016; 4(1): 39-46. [ Links ]

21. Martínez-Valdebenito C, Calvo M, Vial C, Mansilla R, Marco C, Palma RE et al. Person-to-person household and nosocomial transmission of Andes Hantavirus, Southern Chile, 2011. Emerg Infect Dis [Internet]. 2014 Oct [cited 2018 Oct 25]; 20(10): 1637- 1644. Available from: Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25272189Links ]

22. Muñoz-Pedreros A, Gil C, Yáñez J, Rau JR, Mõller P. Trophic ecology of two raptors, Barn Owl (Tyto alba) and White-tailed Kite (Elanus leucurus), and possible implications for biological control of Hantavirus reservoir in Chile. Wilson J Ornithol [Internet]. 2016 Jun [cited 2018 Oct 25]; 128(2): 391-403. Available from: Available from: http://www.bioone.org/doi/10.1676/wils-128-02-391-403.1Links ]

23. Ermonval M, Baychelier F, Tordo N. What Do We Know about How Hantaviruses Interact with Their Different Hosts? Viruses [Internet]. 2016 Aug [cited 2018 Oct 25]; 8(8). Available from: Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27529272Links ]

24. Pinto Junior VL, Hamidad AM, Albuquerque Filho D de O, Dos Santos VM. Twenty years of Hantavirus pulmonary syndrome in Brazil: a review of epidemiological and clinical aspects. J Infect Dev Ctries [Internet] 2014 Feb [cited 2018 Oct 25]; 8(2): 137-142. Available from: Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24518622Links ]

25. Talmon G, Herrero E, Arezo M, Cantoni G, Larrieu E. Condiciones para la transmisión de Hantavirus en Zona Andina de Río Negro, Argentina. Medicina (B Aires) [Internet]. 2014 Ago [citado 25 Oct 2018]; 74(5): 378 -384. Disponible en: Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25347899Links ]

26. Molineri AI, Signorini ML, Tarabla HD. Conocimiento de las vías de transmisión de las-zoonosis y de las especies afectadas entre los trabajadores rurales. Rev Argent Microbiol [Internet]. 2014 Mar [citado 25 Oct 2018]; 46(1): 7-13. Disponible en: Disponible en: http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0325-75412014000100003Links ]

27. Cediel N, Villamil LC, Romero J, Rentería L, De Meneghi D. Setting priorities for surveillance, prevention, and control of zoonoses in Bogotá, Colombia. Rev Panam Salud Publica [Internet]. 2013 May [cited 2018 Oct 25]; 33(5): 316-324. Available from: Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23764662Links ]

28. Ozioko KU, Okoye CI, Obiezue RN, Agbu RA. Knowledge, attitudes, and behavioural risk factors regarding zoonotic infections among bushmeat hunters and traders in Nsukka, southeast Nigeria. Epidemiol Health [Internet]. 2018 Jun [cited 2018 Oct 25]; 40: e2018025. Available from: Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29909609Links ]

29. Fonseca TC, Sousa FF, Carballo FP, Fonseca AR, da Silva Rabelo DMR. Fatores associados às enteroparasitoses em crianças usuárias de creches comunitárias. Ciência & Saúde [Internet]. 2017 Out [citado 2018 Out 26]; 11(1): 33-40. Disponível em: Disponível em: http://revista-seletronicas.pucrs.br/ojs/index.php/faenfi/article/view/27909Links ]

30. Lisboa-Navarro R, González J, Junod T, Melín-Coloma M, Landaeta-Aqueveque C. Conocimientos y prácticas sobre hidatidosis y triquinosis en usuarios y acompañantes del Hospital Comunitario Salud Familiar El Carmen, Región del Biobío, Chile. Rev Chilena Infectol. [Internet] 2016 Ago [citado 25 Oct 2018]; 33(4): 474-476. Disponible en: Disponible en: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_art-text&pid=S0716-10182016000400016Links ]

31. Ministerio de Desarrollo Social. Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (CASEN). Indicadores de Pobreza. Santiago, Chile: Ministerio de Desarrollo Social; 2017. [ Links ]

32. Biblioteca del Congreso Nacional de Chile/ BCN. Reportes Estadísticos Comunales 2015 Lonquimay [Internet]. Valparaíso: BCN; 2015 [citado 3 Dic 2018]. [aprox. 36 pantallas]. Disponible en: Disponible en: https://reportescomunales.bcn.cl/2015/index.php/Lonquimay#N. C3.BAmero_de_cabezas_de_ganado_por_ especie_2007Links ]

33. Biblioteca del Congreso Nacional de Chile/ BCN. Reportes Estadísticos Comunales 2015 Melipeuco [Internet]. Valparaíso: BCN; 2015 [citad 3 Dic 2018]. [aprox. 36 pantallas]. Disponible en: Disponible en: https://reportescomunales.bcn.cl/2015/index.php/Melipeuco#N.C3.BAmero_de_cabezas_de_ganado_por_especie_2007Links ]

34. Biblioteca del Congreso Nacional de Chile/ BCN. Reportes Estadísticos Comunales 2015 Curacautín [Internet]. Valparaíso: BCN; 2015 [citado 3 Dic 2018]. [apróx. 36 pantallas]. Disponible en: Disponible en: http://reportescomunales.bcn.cl/2015/index.php/Curacaut%C3%AD-n#N.C3.BAmero_de_cabezas_de_ganado_ por_especie_2007Links ]

35. Instituto Nacional de Estadísticas Chile. Censo de población y vivienda 2002 [Internet].Santiago, Chile: INE; 2002 [citado 3 Dic 2018]. [aprox. 3 pantallas]. Disponible en: Disponible en: http://www.ine.cl/estadisticas/censos/censos-de-poblacion-y-viviendaLinks ]

36. Departamento de Estadísticas e Información de Salud (DEIS). Enfermedades de Notificación Obligatoria (ENO). Santiago, Chile: Ministerio de Salud; 2014. [ Links ]

37. Heydari A, Khorashadizadeh F. Pender's health promotion model in medical research. JPMA The Journal of the Pakistan Medical Association. 2014; 64(9): 1067-74. [ Links ]

38. Ojodale PI, Umoh VJ, Abdullahi IO. Detection of Trichinella Antibodies in Slaughtered Pigs and Risk Factors Associated with Trichinellosis in Pig Farms in Kaduna Metropolis, Nigeria. Int J Life Sci Med Res [Internet]. 2015 Feb. [cited 2018 Oct 25]; 5(1): 1-6. Available from: Available from: http://www.academicpub.org/DownLoadPaper.aspx?paperid=16574Links ]

39. Singh BB, Kaur R, Gill G, Gill JPS, Soni RK, Aulakh RS. Knowledge, attitude and practic es relating to zoonotic diseases among livestock farmers in Punjab, India: Acta Trop [Internet]. 2019 Jan [cited 2018 Dec 3]; 189: 15-21. Available from: doi: 10.1016/j.acta-tropica.2018.09.021. Epub 2018 Sep 27. [ Links ]

40. Franssen F, Swart A, van der Giessen J, Havelaar A, Takumi K. Parasite to patient: A quantitative risk model for Trichinella spp. in pork and wild boar meat. Int J Food Microbiol. 2017; 241: 262-75. [ Links ]

41. Ayral F, Artois J, Zilber AL, Widén F, Pounder KC, Aubert D et al. The relationship between socioeconomic indices and potentially zoonotic pathogens carried by wild Norway rats: a survey in Rhône, France (2010-2012). Epidemiol Infect [Internet]. 2015 Feb [cited 2018 Oct 26]; 143: 586-599. Available from: Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4411646/Links ]

42. Piarroux M, Piarroux R, Knapp J, Bardonnet K, Dumortier J, Watelet J et al. Populations at Risk for Alveolar Echinococcosis, France. Emerg Infect Dis [Internet]. 2013 May [cited 2018 Oct 25]; 19(5): 721-728. Available from: Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3647496/Links ]

43. Traub RJ, Pednekar RP, Cuttell L, Porter RB, Abd Megat Rani PA, Gatne ML. The prevalence and distribution of gastrointestinal parasites of stray and refuge dogs in four locations in India. Vet Parasitol [Internet]. 2014 Sept [cited 2018 Oct 25]; 205(1-2): 233-238. Available from: Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25139393Links ]

Financiado por Universidad de La Frontera. Proyecto DIUFRO N° D12-0020

ANEXO

Anexo

.

Encuesta Conocimiento y Práctica en Triquinosis, Hanta y Equinococosis Quística

.

Recibido: 20 de Diciembre de 2017; Aprobado: 26 de Octubre de 2018

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons