SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 número1CONDEPA Y UCS: El declive del neopopulismo bolivianoDimensiones de la movilización en torno a conciencia de patria: Hacia un modelo explicativo de un caso de neopopulismo boliviano índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista de ciencia política (Santiago)

versión On-line ISSN 0718-090X

Rev. cienc. polít. (Santiago) v.23 n.1 Santiago  2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-090X2003000100007 

Revista de Ciencia Política / Volumen XXIII / Nº 3 / 2003 /  99-118

ARTÍCULOS

 

Neopopulismo y democracia

en Bolivia*

 

Fernando Mayorga

Universidad Mayor de San Simon, Cochabamba, Bolivia

Este trabajo aborda el impacto político del neopopulismo en la democracia boliviana, así como los rasgos de la dinámica organizativa y del accionar de sus dos expresiones partidistas -UCS y Condepa- que se constituyeron en fuerzas relevantes entre 1989 y 1999. En ese período, estos partidos rivales cautivaron alrededor de un tercio del electorado -en comicios presidenciales y municipales-, participaron en pactos gubernamentales y ejercieron la administración municipal en las principales ciudades. Su desempeño se caracterizó por el predominio de reglas informales en su dinámica interna, la articulación de elementos culturales y simbólicos, la interpelación de nuevos actores sociales y la vinculación carismática entre líderes y adherentes. A través de UCS y Condepa, el neopopulismo incidió en la consolidación del sistema de partidos mediante la ampliación de las bases sociales de la democracia representativa, así como en el despliegue de la reforma estatal a través de la inclusión de nuevas identidades y demandas en la discursividad política.

 

* Una versión de este ensayo fue publicada en El populismo de los antiguos y el populismo de los modernos, Prud‘homme, Jean François y Soledad Zoaeza, Colegio de México, México.

1 La delimitación de la noción de neopopulismo a un “estilo de acción” responde a los siguientes criterios: el neopopulismo no da cuenta de una nueva fase del proceso histórico, no es una reposición del estatismo como síntesis, ni se refiere a movimientos sociales basados en una matriz clasista y tampoco es una invocación del pueblo como antípoda de los grupos dominantes, aspectos que evocan el populismo clásico analizado por Germani, Cardozo, Faletto o Laclau (Cf. Mckinnon y Petrone 1998). A mi juicio, y para los fines de este trabajo, se trata de un estilo de acción perceptible por las formas que asume el discurso y la conducta política: predominio del carisma personal en la representación política, debilidad de los mecanismos institucionales formales, influencia de factores culturales en el intercambio político y precariedad de la ideología en la conformación de identidades políticas.

2 En 1998, Condepa fue marginada de la coalición gubernamental y se dividió su bancada parlamentaria, mientras que UCS se mantuvo en el oficialismo hasta la conclusión de la gestión gubernamental. Esa presencia coetánea en la primera etapa del gobierno de Banzer fue la única acción coincidente entre ambos partidos, puesto que antes y después actuaron como fuerzas en competencia, a pesar de –o debido a- la similitud en sus rasgos constitutivos. El general Banzer renunció, por enfermedad, a mediados de 2001 y, de acuerdo a la norma constitucional, el Vicepresidente Jorge Quiroga asumió el mando del gobierno hasta la finalización del mandato.

3 El Movimiento Nacionalista Revolucionario está vigente desde los años 40’ y fue el protagonista de la “revolución nacional” en 1952; el Movimiento de Izquierda Revolucionaria se fundó a principios de los 70’ como corriente de orientación socialista y jugó un papel importante en la transición democrática, y Acción Democrática Nacionalista es un partido de tinte conservador organizado en 1979 en torno a la figura del ex-dictador Banzer.

4 En 1985-1989, Víctor Paz (MNR) con apoyo parlamentario de ADN. En 1989-1993, Jaime Paz Zamora del MIR, en coalición con ADN y apoyo parlamentario de Condepa. En 1993-1997, Gonzalo Sánchez de Lozada del MNR, en coalición con el Movimiento Revolucionario Tupaj Katari (MRTKL), Movimiento Bolivia Libre (MBL) y UCS. En 1997-2002, Hugo Banzer de ADN, en coalición con MIR, UCS y Condepa (marginada en 1998). Finalmente, en 2002, Gonzalo Sánchez de Lozada del MNR en coalición con el MIR.

5 No obstante, paralelamente a la consolidación del sistema de partidos, sus unidades constitutivas y otras instituciones de la democracia, como el parlamento, tienen una pésima imagen ante la opinión pública, expresada en innumerables encuestas realizadas desde 1990.

6 Para valorar la importancia de esa cifra, es preciso mencionar que desde la transición democrática ningún partido o frente obtuvo una victoria con mayoría absoluta: 34% en 1980 (UDP), 28% en 1985 (ADN), 23% en 1989 (MNR), 34% en 1993 (MNR) y 22% en 1997 (ADN). Esta tendencia se repitió en 2002, porque el vencedor (MNR) obtuvo el 22%.

7 Ese vocablo designa a mujeres indígenas y mestizas que se distinguen por usar una vestimenta de la época colonial, por lo que también son llamadas mujeres de pollera con un aire despectivo que, cuando quiere ser atenuado, es sustituido con el diminutivo de cholita. En una sociedad racista, los usos lingüísticos son sutiles para dar cuenta de identidades segregadas que, en este caso, combinan discriminación étnica y de género (Villena 1998).

8 En la primera, por ejemplo, se reconoce a las organizaciones y autoridades originarias -con sus usos y costumbrescomo interlocutores de los gobiernos municipales; mediante la segunda, se introduce la educación intercultural y bilingüe en las escuelas públicas. Ambas disposiciones fueron promulgadas en 1994.

9 Un dirigente e intelectual aymara fue Vicepresidente de la República en la gestión 1993-1997 y una cuarta parte de los concejales municipales elegidos en 1995, después de la implementación de la Ley de Participación Popular, fueron indígenas y/o campesinos. Los resultados de los comicios generales de 2002 produjeron la presencia de una importante bancada parlamentaria de representantes campesinos/indígenas a través de sus propias organizaciones políticas, como MAS y MIP, o en las filas de otros partidos (52 de los 157, entre senadores y diputados, que conforman el Congreso Nacional).

10 Desde 1997, un tercio de las listas de candidatos a parlamentarios y concejales municipales, así como, desde 1999, un tercio de los cargos dirigenciales deben corresponder a mujeres. Por su parte, después de ser motivo de debate desde 1991, debido a problemas de transfugio de parlamentarios y denuncias de financiamiento de campañas electorales por el narcotráfico, la Ley de Partidos fue aprobada en 1999 aunque su plena implementación ha sido diferida en varias oportunidades. La presencia de los partidos neopopulistas fue, sin duda, una razón adicional que impulsó la necesidad de institucionalizar el funcionamiento de las organizaciones políticas.

11 En 1989, Condepa apoyó la elección congresal de Paz Zamora. Ese año, en las elecciones municipales, UCS y MNR suscribieron un acuerdo para controlar la mayoría de las alcaldías. Ese pacto fue reeditado en 1991 y se amplió en 1993, a la alianza congresal que eligió a Sánchez de Lozada como presidente. De manera análoga, aunque circunscrito al municipio de La Paz, el accionar de Condepa se articuló a la lógica de los pactos para administrar la alcaldía en 1993. En 1997, ambos partidos integraron la coalición parlamentaria que eligió como presidente a Bánzer. Ambos partidos participaron en las “cumbres” de jefes políticos que, en 1991 y 1992, aprobaron una agenda de reformas que incluyó la modificación de la ley electoral, la descentralización, la reforma educativa, la captura y enjuiciamiento del ex–dictador García Meza, y la reforma constitucional, entre los temas más relevantes.

12 Condepa en La Paz (1992-1993 y 1994-1995) y El Alto (de 1989 a 1999) y UCS en Cochabamba (1989-1991) y Santa Cruz (1996-1999 y 2000-2004).

13 Seis meses antes de la muerte de Palenque, Mónica Medina fue marginada por una reyerta en torno a la democratización interna de Condepa. Su alejamiento se consumó con una demanda de divorcio y su intento frustrado de organizar un nuevo partido. Por ello, la sucesión recayó en Remedios Loza. Ambas eran denominadas “símbolos” de Condepa, ocuparon cargos dirigentes y fueron candidatas a alcaldesa, en un caso, y a diputada y presidente, en otro. El vacío dejado por Medina fue ocupado por Verónica Palenque, hija de otro matrimonio del líder, en calidad de subjefa del partido.

14 Esta virgen, cuyo santuario está situado en la tierra natal de Max Fernández, es el ícono de una festividad religiosa que se caracteriza por su carácter comercial: los devotos sacan piedras que equivalen a préstamos monetarios concedidos por la virgen y compran bienes –lotes, casas, automóviles, etc.- en miniatura, que son regados con alcohol: la Paceña es la cerveza preferida para esos usos, por su pertinencia como amuleto.

15 El carisma primordial “es una fuerza negadora, emocionalmente intensa y arrolladora que ‘se opone en todas las rutinas institucionales, las de la tradición y las que están sujetas a una gestión racional’” (en Lindholm 1997:44). El carisma institucional “se puede heredar, transmitir mediante al acceso a una función o investir en una institución” (:44).

16 La suma de sus votaciones bordea el 50% de las preferencias electorales: MAS (20.94%), NFR (20.91%) y MIP (6.09%). Ver Cuadro 3.

17 Manfred Reyes Villa fue un alcalde reelecto por tres veces consecutivas con mayoría absoluta de votos y en torno a su imagen municipal se forjó NFR. Evo Morales del MAS es el principal dirigente de los campesinos productores de hoja de coca y fue diputado en la gestión congresal 1997-2002. Felipe Quispe del MIP, al mando de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), adquirió protagonismo después de los bloqueos de abril y septiembre de 2000 y fundó su partido en torno a un liderazgo incontrastable en las comunidades aymaras del altiplano paceño.

 

REFERENCIAS

 

Agamben, Giorgio . 1996. “El ‘pueblo’ y su doble”, en Revista Archipiélago, 24, Madrid: Siglo XXI.        [ Links ]

 

Archondo Rafael. 1991. Los compadres al micrófono. La resurrección metropolitana del ayllu, La Paz: Hisbol.        [ Links ]

 

Auyero Javier. 1997. ¿Favores por votos? Estudios sobre el clientelismo político contemporáneo, Buenos Aires: Losada.        [ Links ]

 

Burbano, Felipe. 1998. El fantasma del populismo. Aproximación a un tema (siempre) actual, Caracas: Nueva Sociedad.        [ Links ]

 

Calderón, Fernando y Lechner, Norbert. 1998. Más allá del Estado, más allá del mercado: la democracia, La Paz: Plural.        [ Links ]

 

Castells, Manuel. 1999. La era de la información. Economía, sociedad y cultura, Vol. II, México:Siglo XXI.        [ Links ]

 

Lagroye, Jacques. 1993. Sociología Política, México: Fondo de Cultura Económica.        [ Links ]

 

Lander, Luis y López, Margarita. 1999. “Venezuela. La victoria de Chávez. El Polo Patriótico en las elecciones de 1980”, en Revista Nueva Sociedad, 160, Caracas: Fundación Friedrich Ebert.        [ Links ]

 

Lemarchand René y Legg Jonathan. 1972. “Political Clientelism and Ethnicity in Africa Tropical: Competing Solidarities in Nation-Building”, en American Political Science Review, LXVI, (1.): 68-90.        [ Links ]

 

Lindholm, Charles. 1990. Carisma. Análisis del fenómeno carismático y su relación con la conducta humana y los cambios sociales, España: Gedisa.        [ Links ]

 

Lo Cascio Vincenzo. 1991, Gramática de la argumentación, Madrid: Alianza Editorial.        [ Links ]

 

Mackinnon, María y Petrone, Mario. 1998. Populismo y neopopulismo en América Latina. El problema de la Cenicienta, Buenos Aires: Eudeba.        [ Links ]

 

Mayorga, Fernando. 1991. La política del silencio, Cochabamba: Ildis-Umss.        [ Links ]

 

Mayorga, Fernando. 1997. coordinador, ¿Hejemonías? Democracia representativa y liderazgos locales, La Paz: PIEB.        [ Links ]

 

Mayorga, René. 1995, Antipolítica y neopopulismo, La Paz: Cebem.        [ Links ]

 

Pachano, Simón. 1996. Democracia sin sociedad, Quito: Ildis.        [ Links ]

 

Panebianco, Angelo. 1990. Modelos de partido, Madrid: Alianza Universidad.        [ Links ]

 

Roberts, Keneth. 1998. “El neoliberalismo y la transformación del populismo en América Latina. El caso peruano”, en Mackinnon y Petrone, compiladores.        [ Links ]

 

Sandoval, Godofredo y Saravia, Joaquín. 1991. Jacha Uru: ¿la esperanza de un pueblo?, La Paz: Ildis.        [ Links ]

 

San Martin, Hugo. 1991. El palenquismo. Movimiento social, populismo, informalidad política, La Paz: Los Amigos del Libro.        [ Links ]

 

Tucker, Robert. 1970. “La teoría del liderismo carismático”, en Rustow Dankwart, editor, Filósofos y Estadistas. Estudios sobre el liderismo, México: Fondo de Cultura Económica.        [ Links ]

 

Villena, Sergio. 1998. “La mirada colonial”, en Revista Decursos, Año III, Núm. 5, Cochabamba: Cesu-Umss.        [ Links ]

 

Wolff, Eric, et.al. 1966. Antropología social de las sociedades complejas, Madrid: Alianza.        [ Links ]

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons