SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.27 número2INMIGRACIÓN Y EL DERECHO DE GENTES DE JOHN RAWLS: ARGUMENTOS A FAVOR DE UN DERECHO A MOVIMIENTO SIN FRONTERAS índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista de ciencia política (Santiago)

versión On-line ISSN 0718-090X

Rev. cienc. polít. (Santiago) v.27 n.2 Santiago  2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-090X2007000300001 

 

Revista de ciencia política / volumen 27 / N° 2 / 2007 / 3-22

ARTÍCULOS

 

EXPLICAR LA CALIDAD DEMOCRÁTICA: ¿QUÉ TAN RELEVANTES SON LAS TRADICIONES AUTORITARIAS?*

Explaining Democratic Quality: How Relevant is the Authoritarian Legacy?

 

Leonardo Morlino
Istituto Italiano di Scienze Umane


Resumen

Esta es una versión revisada de la lectura abierta dada por el autor el año 2004, en la conferencia de la sociedad italiana de Ciencia política en Padua. En la primera sección se discute la principal definición de democracia y calidad democrática, como estado de derecho, accountability electoral, accountability interins titucional, responsiveness, libertad y equidad/solidaridad. En la segunda parte surge una pregunta clave: si nosotros quisiéramos explicar la calidad de la democracia, ¿cuán relevantes son las tradiciones políticas previas? también son sugeridos otros factores explicativos que complementan el rol de los legados autoritarios, proponiendo pequeñas hipótesis clave. En la última sección se analiza el impacto del legado autoritario sobre la calidad de las democracias contemporáneas en países del sur de Europa como Portugal, España e Italia y el Cono Sur de Latinoamérica tal como Chile, Argentina, Uruguay y Brasil.

Palabras clave: democracia, calidad, legado, autoritarismo, transición.

Abstract

This is the revised draft ofthe opening lecture given by the author atthe 2004 Conference of Italian Society of Political Science in Padua. in the first sectionthe main definitions of democracy and democratic qualities rule of law, electoral accountability, inter-ins titutional accountability, responsiveness, freedom and equality/solidarity are discussed. in the second a key ques tion is addressed: if we would liketo explain the qualities of a democracy how much arethe previous politicaltraditions ofthe country relevant? Other explanatory factors, which complementthe role of an authoritarian legacy, are also sugges ted and a few key hypotheses are proposed.the final section does not provide any comprehensive explanation, but analyses ofthe impact of authoritarian legacy in a few countries of Southern Europe, such as Portugal, Spain, and Italy (but not Greece where it is not relevant) and in the Southern Cone as Chile, Argentina, Uruguay, Brazil, wherethe quality of contemporary democracies is ques tioned.

Key words: democracy, quality, legacy, authoritarianism,transition.


I. INTRODUCCIÓN

Promover el análisis empírico de la calidad democrática en la ciencia política contemporánea responde por lo menos a dos tipos de exigencias, ambiciosas y difíciles de realizará. La primera deriva del desarrollo "natural"o, más bien dicho, obvio del sector de la política comparada que ha dado, al menos cuantitativamente, las mayores contribuciones a la disciplina en la súltimas dos décadas. Me refiero al sector que ha es tudiado las modalidades y las explicaciones de las democratizaciones de estos mismos años y de los años precedentes en dis tintas partes del mundo. Si ahora el régimen democrático es aceptado y en parte sos tenido en más de la mitad de los países del mundo (véase Puddington, 2007), el problema más serio e importante es qqué democracia está efectivamente vigente en ese centenar de países que hoy día se proclaman comotales, es decir, qqué "calidad democrática'se ha conseguido o sea posible conseguir en esos países. La segunda exigencia es igualmente importante. Hace muchos años (1957) Sartori ponía en evidencia cómo en el término "democracia"convivían, inevitablemente, referencias ideales y reales. Una dirección de investigación completamente empírica, por lo tanto, debería excluir cualquier referencia ideal y subrayar aquellas empíricas, y así efectivamente lo han hecho y lo hacen diferentes autores. Pero hay también otro camino que el mismo Sartori ha indicado en diferentes obras anteriores o publicadas en años sucesivos, la de valorizarálas referencias ideales buscando los cotejos empíricos através de un escrupuloso y cuidadoso análisis de qquétanto los ideales y normaséticas han logrado convertirse en una realidad efectiva.

Estudiar la calidad democrática significa conjugar las dos direcciones de inves tigación reccién mencionadas, pero jus tamente es necesario hacerlo partiendo de la definición ya conocida de democracia mínima, es decir, desde el umbral por sobre el cual se puede iniciar un análisis de la calidad en la medida que el país es tudiadotenga un régimen político que forme parte del genus democrático; de la definición de calidad democrática con sus dimensiones, también en contras te la una con lañotra: donde privilegiar una dimención o bien una calidad de la democracia puede significar poner en segundo plano otra calidad; para pasar de inmediato al otro aspecto, crucial en cualquiertipo de inves tigación comparada, la explicación: cómo explicar un cierto resultado democrático en un cierto país en cuanto a calidad.

Aquí se hablará rápidamente de estos primeros dos puntos, ya anticipados en obras anteriores (Morlino, 2003) y se profundizará en el análisis de la explicación de la calidad, detenciéndose sobretodo en la reflexción del peso del pasado y en qqué medida un análisis detipo "path dependence'sea útil aquí para las explicaciones que se buscan. Sin embargo, no se presentaráuna investigación completa, sino más bien un recorrido de inves tigación que aún se debe profundizará y desarrollar mucho más plenamente de lo que se ha hecho hasta aquí . En resumen, más bien setrata de indicaciones de inves tigación con algunas hipótesisteóricas y sus primeros resultados.

II. PUESTA A PUNTO DEFINITORIA

La definición mínima de democracia fija los umbrales bajo los cuales se entra en un genus diferente. Una democracia para ser definida comotaltiene quetener por lo menos: sufragio universal, masculino y femenino; elecciones libres, competitivas, recurrentes, correctas; más de un partido; diferentes y alternativas fuentes de información. En el ámbito de las democracias que están por sobre ese umbral mínimo, será necesario ver empíricamente qquétanto del recorrido se ha cumplido o pueda cumplirse para la realización más plena de los dos objetivos centrales de una democracia ideal: libertad e igualdad (Morlino, 2003, Cap. 2). Entonces, el punto es fijar las dimensiones que es tructuran el espacio anaítico que lleva hacia una democracia ideal, dando por sentado los aspectos empíricos solicitados por la definición mínima antes citada. En es te sentido, un análisis de la calidad democrática debe dejar de lado las "democracias electorales"(Diamond, 1999) que configuran regímenes híbridos (Morlino, 2003, Cap. 2) en cuanto a los umbrales mínimos no son superados a causa de una fallida garantía real mínima de los derechos civiles, o bien las "democracias defectuosas", de acuerdo con la expreción propuesta por Merkel (véase en Merkel y
Croissant, 2000), caracterizadas por una garantía limitada de los derechos políticos (democracia excluyente), por la presencia de grupos de poder que pueden condicionar y limitar la autonomía de los líderes electos (democracia dominada), o todavía marcadas por una garantía sólo parcial de los derechos civiles (democracia iliberal).

En relación a la noción de "calidad", si se recons truye el uso que de la expreción se hace en otros ámbitos, surgen con claridad tres modos con los que se puede relacionar: 1) la calidad es definida por los aspectos del procedimiento fijados cuidadosamente por cada uno de los productos, es decir, estáen el seguir procedimientos cons tructivos precisos y controlados en los tiempos y en los métodos; el cuidado estáen los procedimientos; 2) la calidad consiste en eltener un producto quetenga ciertas caracterís ticas cons tructivas, está hecho con ciertos materiales,tenga formas y funcionamiento definidos, junto añotros aspectos del producto precisados en detalle: se pone, entonces, atención en el contenido; 3) la calidad del producto o del servicio deriva indirectamente de la satisfacción expresada por el consumidor, también en el volver a solicitar el producto o el servicio, independientemente de cuáles sean los procedimientos y sin necesidad de considerar directa y explícitamente los contenidos del producto o servicio o los procedimientos usados paratener ese producto o servicio, sino confiando simplemente en el resultado. Por lo tanto, las tres diferentes nociones de calidad se formulan en relación a los procedimientos, al contenido y al resultado. De acuerdo con la noción de calidad que se asume, setienen las consiguientes indicaciones en relación al análisis empírico a llevar a cabo. No obs tante contodas las adaptaciones hechas necesarias por la complejidad del objeto en examen, la democracia, es necesariotener en cuenta estas indicaciones al elaborar definiciones y modelos de calidad democrática.

Una democracia de calidad es una "buena"democracia. Aquí se sugiere considerar una -buena- democracia o bien una democracia de calidad, esa ordenación institucional estable que através de ins tituciones y mecanismos que funcionan correctamente, realiza la libertad y la igualdad de los ciudadanos. Entonces, una buena democracia es, antes quetodo, un régimen ampliamente legitimado y, por lo tanto, estable, del cual los ciudadanos están plenamente satisfechos (se da una calidad con respecto al resultado): sólo para un conjunto de ins tituciones que gozan del pleno apoyo de la sociedad civil de referencia es posible hacer una hipótesis de un ulterior avance en la realización de valores propios del régimen. Si, en cambio, las ins tituciones están aún enfrentadas, cuidados, energías y objetivos serán absorbidos por las necesidades de su consolidación o mantenimiento y ya superar el umbral mínimo se convierte en un resultado apreciable. Además, sus ciudadanos y laño las asociaciones y comunidades que forman parte gozan en medida superior a los mínimos de libertad e igualdad (se da una calidad con respecto al contenido). Tercero, por las características que les son propias, los ciudadanos de una buena democracia deben poder controlar y evaluar si y cómo esos dos valores se realizan através del pleno respeto de las normas vigentes, el llamado rule of law, su eficiente aplicación, la eficacia en latoma de las decisiones junto a la responsabilidad política por las elecciones tomadas por el personal elegido también en relación a las preguntas expresadas por la sociedad civil (se da una calidad respecto al procedimiento). Obviamente que nos podemos encontrar frente a diversos grados de calidad y no sólo a diversas formas. En ambas hipótesis es solamente la inves tigación empírica la que permite indicar formas y grados prevalecientes.

Sobre la base de esta definición, una buena democracia tiene por lo menos seis dimensiones de variación quetienen que colocarse en el centro del análisis empírico y que pueden ser consideradas como sus "calidades". En es te sentido se pasa de la calidad democrática más en general, como ha sido antes definida, a las calidades democráticas más específicas como ahora se pueden precisar. Las primeras tres son dimensiones de carácter procedimental, visto que atañen fundamentalmente a las reglas y sólo indirectamente a los contenidos, aun siendo muy relevantes también paraés tos. Ellas son las siguientes seis:

El rule of law o bien el respeto a la ley y la garantía real de la vigencia de un sistema legal con caracterís ticas de no retroactividad, publicidad, generalidad, estabilidad, junto al control civil de los militares e independencia del poder judicial. El rule of law relevante para el análisis de la -buena- democracia debe ser, en cambio, ulteriormente caracterizado por: la aplicación ergañomnes de un sistema legal, también supranacional, que garantiza derechos e igualdades de los ciudadanos; la consecuente ausencia, incluyendo el nivel local, de áreas dominadas por organizaciones criminales; la ausencia de corrupción en los aparatos políticos, adminis trativos, judiciales; la existencia de una burocracia civil, central y local, competente, eficiente y universalis tañen la aplicación de las leyes y responsable en caso de error; la existencia de fuerzas de policía eficientes y respetuosas de los derechos y de las libertades existentes y efectivamente garantizadas; el igual y fácil acceso de los ciudadanos a la jus ticia en caso de contencioso entre privados o bien entre privados e ins tituciones públicas; la razonable duración del proceso penal y del contencioso civil o adminis trativo; la completa independencia del juez o del jurado de cualquier influencia del poder político.

La accountability electoral o bien responsabilidad electoral es la llamada a responder por una decición,tomada por un líder político electo por los ciudadanos-electores o por otros organismos cons titucionales antepuestos aés te. La accountability tienetres aspectos centrales: información, jus tificación, sanción o recompensa (Schedler, 1999, 17). El primer aspecto, la información sobre el acto o bien sobre el conjunto de la actividad de un político o incluso detodo un organismo político (el gobierno, el parlamento, etc.), es la premisa indispensable para evaluar la eventual responsabilidad; el segundo se refiere a las razones otorgadas por el gobernante por su comportamiento y por lo tanto por su/s decisione/s; eltercero es la consecuencia que saca el elector o quien está© designado para hacer esa evaluación, cuando reflexiona sobre las informaciones quetiene, en las jus tificaciones y en sus expectativas e intereses. En estos tres aspectos es esencial la existencia de una dimención pública con caracterís ticas de pluralismo e independencia y con la concreta participación de diferentes actores individuales y colectivos. La accountability electoral es la que puede hacer valer el elector frente al electo, el gobernado en relación al gobernante a propósito de los actos cumplidos por él. Este primer tipo de accountability se caracteriza por ser periódico y dependiente de los diferentes plazos electorales, nacionales, locales y, si existen, supranacionales: el elector juzga y ejercita un poder de recompensa en el volver a dar el voto al mismo candidato o a la misma lis ta, o bien de sanción, que consiste en votar por un candidato diferente o también en abs tenerse o incluso en anular el voto.

La accountability inter-institucional o bien responsabilidad interins titucional, es decir, la responsabilidad que hacen valer frente a los gobernantes otras ins tituciones o actores colectivos quetienen conocimientos y poder para evaluar el comportamiento de los gobernantes. Se caracteriza por su continuidad, por ser formal o sus tancialmente establecida y porque configura una relación entre iguales. En concreto, nos referimos a la actividad de control del gobierno que desarrolla la oposición en el parlamento, a las diversas actividades de evaluación y control llevadas a cabo por la magis tratura, si es activada, por los tribunales cons titucionales, por la contraloría, por el banco central y por los otros organismos existentes en una democracia parA este fin. Nos podemos referir también a la actividad desarrollada fuera del parlamento por los partidos, por los medios de comunicación y por otras diversas asociaciones intermedias (sindicatos, asociaciones empresariales, asociaciones de diferentes tipos) (véase O"Donnell, 1999 y Schmitter, 1999).

La responsiveness o bien reciprocidad no es una dimención procedimental como las anteriores, sino una dimención quetiene que ver con el resultado en el sentido de la capacidad de respuesta que encuentra la satisfacción de los ciudadanos y de la sociedad civil, más en general. La responsiveness puede ser vis ta através de cuatro componentes principales en relación a las políticas en el centro de la atención pública, a los servicios para asegurar a los individuos y grupos que se representan, a la dis tribución de beneficios materiales a los propios representados através de la adminis tración públicaño, de otro modo, a la donación de bienes simbólicos que crean, refuerzan o reproducen un sentido de confianza y apoyo de los representantes hacia los representados (Eulau y Karps, 1977). El problema empírico de la inves tigación de la responsiveness puede superarse sólo recuperando la legitimidad gozada por las ins tituciones democráticas de un determinado país en un determinado momento. Es decir, sólo analizando através de sondeos la difución de actitudes favorables a las ins tituciones democráticas vigentes y de los relativos, consiguientes comportamientos que mues tran la satisfacción e indirectamente una cierta cercanía y percepción de responsiveness por parte de la sociedad civil.

La libertad es la primera de las dos dimensiones sus tantivas y se refiere -simplemente- al respeto de un conjunto de derechos políticos y civiles que pueden ampliarse con una profundización de los mismos al realizarálas diversas libertades.

La igualdad o solidaridad debe entenderse como la realización de una mayor igualdad política, social, económicaño bien respeto y garantía de los derechos sociales, también és tos ampliables y susceptibles de profundización incluso sólo con el objetivo, más realista, de disminución de las desigualdades exi tentes o bien de eliminación de los obstáculos económicos y sociales para acercarse a ese resultado.

Tomando en consideración algunos análisis de otros autores (por ejemplo, de Altman y Pérez-Linan, 2001 o de Lijphart, 1999), se podrá­an agregar la participación y la competencia como dos ulteriores dimensiones propias de la calidad democrática, ambas detipo procedimental. La posición que sos tengo aquí es que estas dos dimensiones, a pesar de ser muy importantes sobretodo en una concepción liberal de la democracia, pueden ser condiciones importantes para el rule of law, la accountability, sobretodo la electoral, pero también para la reciprocidad y el respeto pleno por lo menos de los derechos de libertad. Es decir, setrata de aspectos que no conciernen directamente a la calidad democrática, pero sí a las condiciones deés ta.

El ordenamiento democrático del que se considera la calidad concierne principalmente a las ins tituciones y a los mecanismos representativos. Elementos de democracia directañen tran en la evaluación de la calidad más alta de una democracia. Pero hacer de la democracia directa la expreción más alta de la calidad democrática e ignorar la experiencia centenaria de la democracia representativa y las posibilidades concretas de mejoramiento presentes en sus ins tituciones harían de un análisis de es tetipo algo abstracto y ajeno a la intención, perseguida aquí , detener en consideración justamente de cómo es posible, por lo menos en el papel, mejorar la realidad existente caracterizada por la mayoría de las democracias representativas cualitativamente diversas. Si así es, la accountability, que se refiere a la experiencia de la representación democrática, setransforma en una dimención realmente central en la medida que permite un control efectivo de las ins tituciones políticas por parte del ciudadano o bien de la sociedad civil, en sentido amplio y, por lo tanto, permite atenuar los problemas que objetivamente se crean cuando de una democracia directa se pasa a una democracia representativa. La accountability, luego, se basa implícitamente en dos supuestos propios de latradición liberal que ponen en evidencia el entrelazamiento entretodas las dimensiones antes explicadas. Primer supues to: si se pone concretamente en grado de hacer valer la responsabilidad de los gobernantes respecto a la satisfacción de las propias necesidades-demandas, los individuos-ciudadanos están en grado de hacerlo logrando, antes quetodo,tener una percepción relativamente precisa de esas necesidades. Segundo supues to: cada uno solo o en grupo es juez de sus propias necesidades, no puede haber unatercera persona que decida por él cuáles necesidades esas sean. No explicitar estos dos supuestos es una equivocación: por el contrario, es necesariotenerlos bien presentes. Considerarlos sólo una elección ideológica es igualmente una equivocación: independientemente de cuál sea la propia elección ideológica , setrata detomar acto concretamente que la experiencia de las democracias occidentales ha seguido un recorrido liberal-democrático y, por lo tanto, cada perspectiva concreta de análisis de la calidad democrática debetener en consideración la realidad existente y moverse desdeés ta hacia una dirección marcada por una elección no liberal, pero igualitaria.

Entonces, libertad e igualdad, entendidas de cualquier manera, están necesariamente vinculadas con la responsabilidad y con la responsiveness. esta es más bien la manera concreta de hacer más probable una mejor materialización de la libertad e igualdad desde el punto de vis ta del ciudadano y de las asociaciones, en el ámbito de mecanismos representativos. Sin embargo, es indispensable para la buena democracia también un eficiente respeto de la ley. El rule of law estáentrelazado con la libertad con respecto al respeto detodas aquellas leyes que directamente o indirectamente sancionan los derechos y su concreta ejecución. Ninguna libertad o igualdad o incluso responsabilidad, finalmente, son posibles si el respeto de la ley notiene carácter de eficiencia y también de eficacia resolutiva en las ins tituciones de gobierno y de la adminis tración. más allá de los problemas de elecciones ins titucionales, decidir y llevar a cabo políticas de calidad democráticatiene como supues to ineludible jus tamente esta dimención cuya ausencia volvería veleidosotodo el resto.

Los sujetos principales de una democracia de es tetipo son los individuos-ciudadanos, las comunidades territoriales y las diversas asociaciones de base, quetienen en común valores y tradiciones u objetivos. En es te sentido, una buena democracia se puede realizaráya seateniendo como puntos de referencia un cierto territorio y una cierta población controlados por ins tituciones estatales y de gobierno democrático, o sea, ampliando la referencia a entidades más amplias. El punto esencial es que los sujetos antes mencionados están al centro de una buena democracia en la cual los procesos que van desde abajo hacia arriba son los de mayor relevancia y no al revés. De esta manera el pasaje de las dimensiones indicadas desde el nivel nacional al supranacional, aun cuando sea difícil y complejo, es posible manteniendo firmes los mismos elementos que caracterizan cada dimención.

La articulación de la calidad democrática através de las diversas dimensiones antes indicadas nace de la necesidad de comprender la complejidad del fenómeno que se estáanalizando. esta articulación implica dos aspectos. En primer lugar, cada dimención puede presentarse en formas y grados diversos. Es to comporta la puesta a punto de indicadores, eventuales medidas para saber cómo y en qqué medida estápresente cada dimención en los diferentes países, pero luego, también de modelos de buena democracia. estos indicadores empíricos deberían también permitir el control del eventual crecimiento de la calidad democrática, por lo menos entiempos medios. No esés te el lugar para especificar los indicadores y las medidas años para lañobtención de información más correcta de las seis dimensiones antes definidas y, por lo tanto, me limito a enviar añotros lugares donde es to se ha hecho o se estáhaciendo (véase Morlino, 2003 y 2005). El cuadro uno mues tra la lis ta de las dimensiones antes definidas, años para realizaráel paso siguiente de es te análisis. En una inves tigación sucesiva con Diamond (véase Diamond y Morlino, 2005) otras dos dimensiones son consideradas, participación y competición, que al fin desarrollan un papel teórico diferente y tienen que sertomadas en cuenta. aquí vamos a considerar sólo las dimensiones subrayadas en el cuadro 1.


III. A LA BÚSQUEDA DE EXPLICACIONES

Acerca de las dimensiones más apropiadas para analizarála calidad democrática se podrá­a estar discutiendo por muchotiempo, así como acerca de los indicadores, acerca de las relaciones entre las diferentes dimensiones, o bien acerca de las modalidades mayormente usadas para subvertir esas dimensiones (véase también Diamond y Morlino, 2005). El paso que aquí se quiere hacer es, en cambio, el de suscitar la discución y dar una primera respuesta parcial a la interrogante central detoda inves tigación que se precie comotal: ¿cómo explicar la calidad democrática y por lo tanto cada una de las dimensiones antes definidas? Un primer intento de respuestatiene que dis tinguir entre razones y explicaciones "primarias"o bien más inmediatas de cada dimención y explicaciones 'secundarias"o, mejor, más de fondo de las mismas.

El cuadro 2 propone una primera lis ta de las respuestas posibles que sobretodo la experiencia de inves tigación sobre el sur de Europa, Europa del Es te y América Latina sugiere. El cuadro requiere algunas aclaraciones en relación a la modalidad de su lectura: cada una de las dimensiones puedetener diferentes explicaciones inmediatas mencionadas y diversas de las secundarias citadas. Las explicaciones correctas, en cada caso, serán el resultado de la inves tigación empírica realizada para el caso que nos interesa. En es te sentido el cuadro presenta más un framework teórico que una propuesta de explicación verdadera. En otras palabras, la sugerencia es la siguiente: que si quieren explicarániveles y caracterís ticas efectivas del rule of law o bien de la accountability electoral o de otra de las dimensiones citadas es necesario iniciar la inves tigación empírica de los factores explicativos primarios y de los secundarios partiendo de los citados respectivamente en la segunda y en latercera columna del cuadro. Si otros factores fueran necesarios para una explicación más exhaus tiva,és tos surgirán en el curso de la inves tigación empírica relativa a los factores explícitamente citados.


Para quetenga un sentido de ejemplo el ejercicio explicativo que aquí se propone es necesario hacer un paso sucesivo en el recorrido de focalización gradual que se estácumpliendo. ParA este fin podemos preguntarnos en qqué medida contribuyen las tradiciones autoritarias a la calidad democrática. Defino como tradiciones autoritarias aquellos modelos de comportamiento, reglas, relaciones, situaciones sociales y políticas, pero también normas, procedimientos e ins tituciones que han sido introducidas o fuertemente y de manera patente reforzadas por el régimen autoritario inmediatamente anterior a la transición democrática. Las herencias autoritarias influencian a un amplio espectro de ins tituciones políticas, económicas y sociales; surgen a menudo con evidencia en el funcionamiento y en el comportamiento de los aparatos de seguridad (Agüero, 2004; Pereira y Ungar, 2004); pueden encontrar apoyo en específicos actores, intereses, identidades; incluyen modelos de dominio social, y una fuerte desigualdad de acceso a las ins tituciones legales y políticas; pueden asumir la forma de recuerdos del pasado represivo y estos recuerdos permanecen en estado latente, pero en momentos particulares pueden ser activados y manipulados por actores sociales y políticos.

Los aspectos que pueden observarse en las herencias autoritarias son diversos. En primer lugar, una herencia autoritaria tiene en su interior tres elementos vinculados entre sí, pero que pueden estar también sólo parcialmente presentes en el nuevo ordenamiento democrático. estos son: a) un conjunto de creencias, valores y actitudes; b) unaño más ins tituciones públicas, entes o simples organizaciones; c) los comportamientos que derivan de las relaciones entre las primeras dos dimensiones. En los procesos de cambio político, estos elementos pueden producir escenarios diversos: las creencias, los valores y las actitudes pueden atenuarse o desaparecer durante el régimen democrático, mientras persisten las ins tituciones o las organizaciones portadoras de intereses específicos; o bien, las creencias pueden persis tir a pesar del cambio de régimen, mientras desaparecen las ins tituciones; un comportamiento puede persis tir a causa de la inercia, cuando las creencias o las ins tituciones -o bien ambas- han desaparecido. Ciertamente, más alto es el número de dimensiones que persisten, más fuertes serán las herencias y más lenta y más difícil su gradual desaparición.

En segundo lugar, como lo sugiere la misma definición, hay dos tipos fundamentales de herencia: a) las relativas a los valores, a las ins tituciones y al comportamiento introducidos por el régimen autoritario; b) las que refuerzan o consolidan valores precedentes e ins tituciones existentes, introduciendo nuevas ins tituciones, entes u organizaciones, y creando o reproduciendo consiguientes cos tumbres de comportamiento. El segundo tipo de herencia está profundamente arraigado en la cultura política y es por lo general más fuerte y más persistente. Pues to que los regímenes autoritarios son a menudotransposiciones ins titucionales de coaliciones conservadoras, es te segundotipo de herencia es el más frecuente. Hay también regímenes más innovadores en términos ins titucionales. Por lo general setrata de regímenes con características totalitarias, como el fascismo italiano o el régimen militar chileno. Desde un punto de vis ta empírico, para poder considerarla autoritaria, el segundotipo de herencia, dotada de raíces históricas más profundas,tiene que haber sido sos tenida de manera clara, por decisiones y políticas del régimen autoritario inmediatamente anterior. Como es resumido en el cuadro 3, existen por lo tanto dos perspectivas cuando se analizan las tradiciones o bien las herencias autoritarias. Pero esta dis tinción resulta difícil de volver a proponer con sólidos apoyos empíricos y entonces se mantiene en es te plano teórico.


Entercer lugar, una herencia implica siempre continuidad con un fenómeno preexistente, pero en términos más generales una herencia podrá ser también considerada una reacción al fenómeno que la ha precedido. Por ejemplo, los artífices de la democratización perciben claramente la necesidad de diferenciar el nuevo régimen del anterior. esta específica reacción, que lleva a una cierta discontinuidad, es también ella una forma de herencia. Un buen ejemplo en es te sentido está representado por la Cons titución italiana. Como se infiere de los debates dentro de la comición que ha elaborado la Cons titución, muchas propuestas y decisiones representan intenciones de dar forma a ins tituciones de gobierno diametralmente opuestas respecto al régimen fascista. El resultado de es to ha sido el enorme rol atribuido al parlamento respecto al gobierno, cuyo resultado final ha sido la ineficacia resolutiva, una vez que el rol dominante de la Democracia Cris tiana faltó en la mitad de los años cincuenta. Como sugieren Bermeo (1992) y, luego, Pridham (2000), es tetipo de reacción puede ser etiquetado más apropiadamente como political learning o bien aprendizaje político. aquí se deja de lado el aprendizaje y se prefiere un significado más es tricto del término herencia. Es to significa que las herencias a considerar son aquellas que implican una continuidad con respecto al pasado, aunque sea a menudo difícil separar analíticamente los procesos de aprendizaje político de las herencias en sí mismas.

Algunas observaciones relevantes para entender mejor el fenómeno. Los regímenes autoritarios han controlado, en diversa medida, la rees tructuración de las relaciones estado-trabajo y estado-capital-trabajo, y la rees tructuración de la representación política de los trabajadores. En Italia y en Portugal, los regímenes autoritarios introdujeron ordenamientos corporativos; en el Cono Sur, en cambio, los regímenes militares debilitaron la protección social propia de las democracias. En Argentina, Chile y Uruguay, durante el período autoritario hubo una "desmovilización"de los trabajadores y de los grupos representativos de las clases más bajas. En estos países, las organizaciones de los trabajadores son mucho más débiles con respecto al período preautoritario, aunque recientemente ha habido un cierto despertar de su actividad. Por el contrario, los trabajadores brasileños han experimentado un período de intensa movilización durante la lenta y gradual transición. En el conjunto, la reestructuración de los grupos de interés en el Cono Sur ha significado el debilitamiento de las organizaciones de los trabajadores y el reforzamiento de la representación política y social de los grandes intereses económicos, nacionales e internacionales.

Incluso si las herencias autoritarias como 'silenciadoras"de la protesta y de la participación son difíciles de operacionalizará, ellas ofrecen espacio a una violencia es tructural que pesa de manera considerable (aunque no uniforme) en la política y en la sociedad (Habermas, 1981). Las preferencias por la estabilidad y el orden, antes que por el debate y el disenso, reflejan un fuertetemor en relación a la polarización experimentada bajo los regímenes democráticos anteriores y de la brutal respuesta del estado al conflicto. Además, como Maravall sugirió para el caso español (1981), para los ciudadanos del Cono Sur es bastante racional un alejamiento de la política: desde los períodos caóticos y conflictivos de los años sesenta y setenta, a los aterrorizantes abusos de poder experimentados bajo las dictaduras, ellos fueron víctimas de la política.

Como indica el cuadro 4, A este punto se pueden identificartres factores, propios de la fase autoritaria, que pesan en la calidad de la democracia: 1) la duración del régimen autoritario anterior; 2) la innovación producida por ese régimen; 3) la modalidad detransición desde el autoritarismo. Con innovación producida por el régimen autoritario, hay que entender el grado detransformación y de ins titucionalización de las reglas, de los modelos, de las relaciones y de las normas, a menudo simbolizadas por una nueva cons titución, por la creación de nuevas ins tituciones, pero también por el grado de reforzamiento o debilitamiento de específicos intereses organizados o identidades (Hagopian, 1995). Con modalidad detransición, nos referimos a los modos en que la transición de un gobierno autoritario haya privilegiado actores al poder y/o retadores; haya alterado (o mantenido intactas) reglas y procedimientos ins titucionales autoritarios; haya influenciado los llamados de las elites políticas a su electorado (Munck y Skalnik, 1997; Linz y s tepan, 1996; Karl y Schmitter, 1991); y/o haya sido caracterizada por un cierto grado de violencia que haya hecho más probable la discontinuidad. La duración es el arcotemporal durante el cual el régimen autoritario ha estado vigente. Si un régimen es innovador, entonces el arcotemporal es menos relevante. Si, en cambio, el régimen no es innovador, entoncesés te debe quedarse en el poder por al menos quince o veinte años "o bien, por al menos una generación"para cons tituir una dimención relevante.


existen, además, importantes conexiones entre la innovación y la modalidad detransición. Si la transición es discontinua, la innovación ins titucional puede ser menos relevante, porque la nueva clase políticatransforma las ins tituciones autoritarias. Si la transición es continua, la innovación producida por el régimen autoritario es más importante, porque es esencialmente establecida manteniendo una fuerte influencia de las ins tituciones y políticas precedentes sobre las sucesivas. A este punto, es necesario relacionar las variables claves de la innovación del régimen, de la duración y de la modalidad de la transición, con la calidad de la democracia en el período sucesivo a la transición.

El cuadro 5 presenta las principales herencias que los regímenes autoritarios transmiten a las democracias, cuando se focaliza la atención en la calidad de los nuevos regímenes. Se ha introducido una primera dis tinción entre ins tituciones y reglas del régimen, actores de elite, grupos sociales, cultura política y nivel de masa. Para cada uno de los sectores se indican algunas herencias que limitan el logro de una "buena"democracia. Entonces, por ejemplo, unatradición autoritaria estatis ta estáampliamente presente en las nuevas democracias del Sur de Europa (Morlino, 1998), pero no en el Cono Sur de América Latina y tiene como resultado un bajo nivel de interés por la política y de participación política. Además, un escaso o nulo respeto del rule of law es notoriamente parte de la his toria de los países con regímenes autoritarios.




El cuadro 6 lleva a cabo elúltimo paso teórico. Enuncia las hipótesis consecuentes a la presencia de específicas herencias esperadas con un clásico -si...entonces...-.todas las hipótesis son intuitivas y pueden articularse y especificarse con un análisis empírico más detallado. Puede notarse como dimensiones no mencionadas y, por lo tanto, no influenciadas, sino más bien de manera indirecta por las herencias autoritarias son la accountability interins titucional, resultado mucho más a menudo de decisiones de elites y otros factores y la igualdad-solidaridad, que podría a ser llamada en causa cuando nos referimos a herencias más antiguas, incluso si no democráticas, relacionadas con la ayuda a los pobres y a los enfermos.


IV. EJEMPLOS DE ANÁLISIS EMPÍRICO

Has ta aquí hetratado de identificar las herencias autoritarias que han obs taculizado la calidad democrática, más en general. Si ahora nos concentramos en los países dondetenemos un conocimiento más profundo y en los que hetenido una directa experiencia de inves tigación (Italia, España, Portugal, Chile, Argentina, Uruguay y Brasil (Morlino, 1998 y Hite y Morlino, 2004)), es necesario ver de inmediato las dimensiones del contexto que influencian y condicionan las herencias autoritarias en cada uno de esos países. El cuadro 7 presenta la presencia y la prominencia de estas dimensiones. Una X mayúscula insertañen el cuadro significa que la dimencióntiene mayor prominencia; una x minúscula cuando la prominencia es menor, pero igualmente presente; una casilla vacía indica la falta de prominencia de la dimención.


La dimención de la "duración"es especialmente relevante para Portugal, Chile, España y Brasil y es más relevante cuando estáacompañada de la innovación institucional, como en el caso de Portugal y de Chile. Para Uruguay, la casilla relativa a la duración está vacía. De hecho, a pesar de que el paréntesis autoritario con una duración de veinte años notenía precedentes en un país con unatradición democráticatan larga, setrata sin embargo de un período breve en términos comparativos, que no permitió la activación de instituciones autoritarias de socialización.

Con relación a la innovación institucional -el principal aspecto de la innovación que aquí estomado en consideración- también en este caso Portugal y Chile se caracterizan como regímenes altamente innovadores. Curiosamente, en ambos casos hubo una reiterada referencia al fascismo italiano, o bien altercer caso en que se produce una fuerte innovación. también en España y en Brasil se instauran regímenes muy innovadores, a pesar de que en términos comparativos el grado de innovación sea, en estos casos, menor. En ambos casos, una vez más, hallamos que la duración produce un reforzamiento de la innovación introducida por ellos. Uruguay y Argentina fueron regímenes innovadores en una acepción negativa: los dos regímenes, de hecho, reestructuraron los aparatos de seguridad a cargo de la repreción y estuvieron comprometidos en abusos sin precedentes en la historia de esos dos países.

En fin, para España y para tres de los cuatro países latinoamericanos, las modalidades detransición son continuas. y también en este caso, como era lícito esperar, la continuidad ha constituido una dimención importante para los fines de la explicación de la presencia de herencias autoritarias. En el conjunto, sobre la base de estas dimensiones, debería haber herencias más fuertes y relevantes, en primer lugar, en Chile, pero también en España y en Brasil; Portugal e Italia se colocan en el segundo lugar; en eltercero, con una considerable distancia de los otros países, se encuentran Uruguay y Argentina.

En relación a las especificaciones, expectativas de herencias autoritarias en sí, se pueden identificar herenciastanto en las reglas formales de gobierno como en las explícitas aserciones de actores inequívocamente autoritarios. Pero las herencias son aún menos fáciles de identificar -y aún más difíciles de medir- en los modelos políticos y en la praxis política cotidiana, que condicionan la representación y la participación democráticas. A pesar de las dificultades, es necesariotratar de identificarlas: particulares herencias autoritarias setransforman en graves obstáculos para las democracias, cuando los actores políticos les dan expreción, visibilidad o poderáno contrastados. Con el fin de una mayor claridad, se propone el análisis en el cuadro 8.


Como se puede ver comparando los cuadros 5 y 8, en esteúltimo cuadro la dimención que se refiere a la gleichschaltung, es decir la políticatotalitaria, realizada por el régimen nazista alemán y consistente en la extrema nivelación detodas las diferencias culturales, sociales e incluso económicas, no estápresente. Esto depende del hecho de que en ninguno de los casos considerados, este fenómeno -propio de un régimentotalitario- era empíricamente evidente. Por muchos años el régimen de Francotrató de suprimir las diferencias étnicas, lingüísticas y culturales, en particular en Cataluña y en los Países Vascos. El único resultado concreto fue el de alimentar y de radicalizaráa los grupos extremistas dentro de las reivindicaciones de independencia de los nacionalistas vascos (véase también Aguilar, 2001). En Chile, si bien sin éxito, el régimen de Pinochet de manera análoga trató de suprimir o de anular las fuerzas políticas de izquierda también en este caso, eso provocó una respuesta organizada de tipo violento por parte de la extrema izquierda.

En relación a las instituciones y a las normas del régimen, Italia, Brasil y Chile son países en los que algunas normas autoritarias mantienen su vigencia incluso en el período postá-autoritario. La Constitución chilena de 1980 ofrece un claro ejemplo. En el caso de Brasil y de Argentina, el análisis de O"Donnell (1999) sobre el escaso respeto del estado de derecho encuentra confirmación en términos de herencia, aunque sea necesario distinguir entre los dos países respecto al grado de falta de respeto del estado de derecho. Un poder judicial escasamente independiente constituye una herencia entres de los cuatro países de América Latina considerados. En el caso de Chile, un poder judicial más independiente estácomenzando a surgir y ha representado el centro de la reforma emprendida por las administraciones democráticas que han estado en el poder. En Brasil, en Italia y en Portugal, encontramos la herencia de un amplio sector económico público. Durante la transición portuguesa, en el período 1974-1982, hubo una intensa nacionalización de la economía, que fue transformada de manera radical por Cavaco Silva a fines de los años ochenta. Italia y Brasil tenían un amplio sector público, que sólo recientemente ha sido reducido parcialmente.

Sin lugar a dudas, la falta de un pleno control de las fuerzas armadas por parte de los civiles durante un considerable lapso detiempo constituye una de las herencias más importantes. Este fue el caso de Portugal por casi una década, despqués de la caída del régimen autoritario y la instauración de un régimen diverso; de Uruguay, dada la modalidad concordada de la transición a la democracia; de Brasil, considerado el rol de las fuerzas armadas en el Estado brasileño, corroborado por la modalidad continua de la transición; y de Chile, donde el rol político de las fuerzas armadas fue incluso más duradero y más profundo (véase Agüero, 2002). también la poca eficiencia de la policía, tan relevante para la garantía de los derechos civiles, surge como una importante herencia. A pesar de que esta ineficiencia haya sido una constante entoda la América Latina moderna, los regímenes militares acentuaron este aspecto. Para Argentina, los llamados carapintadas fueron extremadamente activos durante la transición y algunos líderes al interior de este movimiento continuaron esas actividades también posteriormente (Payne, 2000).

Si consideramos la accountability de la elite simplemente en términos de posibilidad de alternancia y de permanencia en el gobierno, entonces podemos decir que, si bien de diferente manera, Italia, España y Portugal han manifestado una ausenciaño una escasa presencia de accountability. En Italia, no hubo una real posibilidad de alternancia hasta el inicio de los años noventa, cuando el partido de mayoría relativa, la Democracia Cristiana, se dividía en por lo menos cinco alas/formaciones diferentes. La ausencia de alternancia encontraba explicación en una izquierda y una derecha por años no integradas plenamente en el régimen democrático (véase Morlino, 2003, Cap. 6). En España hubo un largo período de dominio socialista, debido en parte a la presencia de una derecha comprometida con el pasado régimen franquista y, por lo tanto, no perfectamente "presentable"por varios años. En Portugal, el periodo de falta de alternancia duró aún más, hasta la mitad de los años noventa, y las explicaciones son sustancialmente similares, una izquierda radical marginada y una extrema derecha igualmente marginal (véase Morlino, 2003, Cap. 6).

Eltercer grupo de herencias se refiere al nivel cultural. Estas herencias son más profundas y más penetrantes. Se refieren a los problemas esenciales de las modalidades de incorporación, o a las modalidades con las que los ciudadanos han sido interesados y socializados en la política. Con el término estatismo entendemos, por una parte, la constante referencia a las instituciones públicas, por lañotra, las expectativas que la gente depositañen el Estado como artífice y responsable de cada aspecto de su vida. En el Sur de Europa y en Brasil, el estatismo estáestrechamente vinculado con las largas experiencias autoritarias. Pasividad, conformismo y cinismo representan en sí mismo el grupo de actitudes frente a la política mayormente difundido en los siete países objeto de análisis. Estos dos aspectos juntos "estatismo, por una parte, y pasividad, por lañotra"hacen que la accountability sea mucho más difícil de lograr. La accountability considera, de hecho, la existencia de una sociedad civil activa. Ciertamente, estos dos aspectos estaban bien arraigados también en las culturas políticas preautoritarias detodos estos países. Sin embargo, las experiencias autoritarias enfatizaron estas dimensiones. Además, en los países de América Latina analizados la política ha estado también caracterizada por el miedo y la alienación. y también esto estásin duda vinculado con la componente represiva de los cuatro regímenes militares.

Las actitudes no democráticas o bien de no aceptación parcial o más amplia de las instituciones y de las reglas democráticas son otro elemento característico, difundido en lostres países del Sur de Europa, en Chile y en Brasil. En cada uno de los casos observados estas actitudes surgen de acuerdo a diferentes modalidades y con diferente intensidad. En Italia, por ejemplo, estas actitudes han estado presentes por años, y las volvemos a encontrar marginalmente aún en los años noventa. En Brasil, a pesar de la enorme diferencia entre los estados al interior del país, actitudes no democráticas están bastante difundidas. En Uruguay, la ausencia de actitudes no democráticas era en buena medida coherente con una pasada experiencia democrática muy positiva. En Argentina, por el contrario, hay una incoherencia que es necesario poner en evidencia: la falta de actitudes no democráticas en el nuevo régimen democrático es incongruente con las experiencias negativas maduradas durante las precedentes democracias, caracterizadas por un alto grado de polarización, conflicto, corrupción y por el frecuente retorno a los cuarteles. La alta aprobación de la democracia que se verifica en Argentina demuestra, por lo tanto, la potencial prominencia de la herencia, pero entendida como una reacción al pasado autoritario del país.

V. CONCLUSIONES

En esta presentación no existirán verdaderas conclusiones, sino solamente un paso sucesivo que permite entender en qqué países debemos esperar un nivel más bajo y modalidades parciales de ejecución de algunas calidades democráticas a causa de lastradiciones autoritarias. De esta manera, las hipótesis propuestas en el cuadro 6 y los resultados empíricos resumidos en el cuadro 8 nos llevan a sostener que las herencias autoritarias, en parte, pueden explicar un menor respeto de la ley en Brasil, en primer lugar, pero también en Chile, Italia, Uruguay y Argentina, en menor medida, y aún menos en Portugal. Las tradiciones autoritarias inciden también en la accountability electoral y en la participación, como elemento condicionante de la accountability. En parte se explica así la baja participación y la relativa accountability en Italia, pero también en España, Portugal, Brasil y, en menor medida, en Chile, Uruguay y Brasil. Con respecto a esta segunda relación entre accountability y cultura política es oportuno recordar que el nivel en el que nos movemos es el de la cultura política, donde las dos herencias autoritarias (véase cuadro 3) se funden y se confunden.

Otras dos hipótesis pueden ser objeto de algunas consideraciones adicionales. La existencia de un amplio sector público de la economía por muchos años en Italia, hasta la segunda mitad de los años ochenta en Portugal y también en años sucesivos en Brasil,tuvieron un impacto positivo en términos de satisfacción de grupos de ciudadanos y, en este sentido, de responsiveness. En realidad, se puede sostener con el apoyo de datos e investigación empírica que esa situación de control indirecto de un notable monto de recursos, ha permitido clientelismo y formas de caciquismo durante muchotiempo en esos tres países. Pero en estos mismos países ha habido, aun cuando en diversa medida, un proceso de privatizaciones que ha puesto en crisis ese sistema, basado también en aspectostradicionales de la cultura política de esos países. Ha fallado así una fuente bastante paradojal e incoherente con las otras dimensiones o calidad de mejoramiento de la responsiveness.

Estas primeras conclusiones sobre el análisis a aquí realizado llevan a algunas consideraciones con las que concluyo mi presentación. Antes de todo, es evidente que hay problemas muy serios de límites de la investigación empírica que llevan a proponer las hipótesis antes indicadas sin que puedan señalarse como empíricamente bien sostenidas. El problema, además de la incidencia de la herencia autoritaria con respecto a la de otros factores, queda deltodo abierto, no resuelto y sin que se pueda resolver con facilidad incluso con investigaciones mucho más profundas.tercero, la gradual desaparición de las herencias cambiaría las conclusiones reccién formuladas, y también éste es un problema que queda abierto. Esa desaparición no puede darse por descontada. Actitudes y creencias a nivel de masa que han sido señaladas en el cuadro 8 siguen existiendo, aun cuando el tiempo transcurrido haría pensar en su desaparición. Pero quizás el punto es que estas actitudes y creencias siguen existiendo no a causa del fascismo, del salazarismo, del franquismo y de las diferentes experiencias militares, sino más bien a causa de nuevos aspectos propios de la modernidad. Pasividad, conformismo, cinismo y alienación son características que se vuelven a proponer en las democracias contemporáneas y el pasado autoritario parece sólo evitar soluciones de continuidad y reforzaráesos aspectos. Como confirmación de esto, piénsese en el estatismo, que era una característica de algunos regímenes autoritarios y que no es reproducida por los actuales paradigmas culturales y económicos dominantes y que, por lo tanto, tiende a desaparecer.

Porúltimo, no se puede estar seguros que la desaparición de las herencias de las que hemos anteriormente discutido sea siempre positivo. No puede darse por descontado que la moderación y el bajo radicalismo que han representado componentes fundamentales de la consolidación democrática española y chilena, no están inextricablemente vinculados a la indiferencia y a la pasividad, que han sidotendencias constantes al interior de estas culturas políticas complejas. El que falten esta súltimastendencias podrá­a significar la desaparición de las primeras. Sin embargo, es bien sabido que quienes notienen memoria histá³rica pierden su identidad y están condenados a repetir los mismos errores (véase, entre otros, Bendix, 1984). Por lo tanto, a pesar de que algunas herencias puedan representar obstáculos para la realización de una buena democracia, han sido años para los objetivos de la consolidación democrática, es lícito concluir que es más sabio mantener con vida esas herencias o -aún mejor- la memoria histórica de ellas.

 

REFERENCIAS

Agüero, Felipe. 2004. "Authoritarian Legacies:the Military's Role". En Authoritarian Legacies and Democracy in Latin America and Southern Europe, editado por K. Hite y P. Cesarini. Notre Dame: University of Notre Dame Press, 233-262.         [ Links ]

Aguilar, Paloma. 2001. "Justice, Politics and Memory in the Spanish transition". En The Politics of Memory.transitional Justice in Democratizing Societies, editado por A. Barahona De Brito, C.G. Enríquez y P. Aguilar. Oxford: Oxford University Press, 92-119.         [ Links ]

Altman, David y Aníbal Pérez-Liñán. 2001. "Assessingthe Quality of Democracy: Freedom, Competitiveness and Participation in 18 Latin American Countries", Democratization 9(2): 85-100.        [ Links ]

Bendix, Reinhard. 1984. Force, Fate and Freedom: an Historical Sociology. Berkeley: University of California.        [ Links ]

Bermeo, Nancy. 1992. "Democracy and the Lessons of Dictatorship". Comparative Politics 24(3): 273-291.        [ Links ]

Diamond, Larry. 1999. Developing democracy:toward consolidation. Baltimore: Johns Hopkins University Press.        [ Links ]

Diamond, Larry y Leonardo Morlino (comp). 2005. Assessingthe Quality of Democracy. Baltimore: Johns Hopkins University Press.        [ Links ]

Eulau, Heinz y Paul Karps. 1977. "The Puzzle of Representation: Specifying Components of responsiveness". Legislative Studies Quarterly 2 (3): 233-254.        [ Links ]

Habermas, Jurgen. 1981.Theorie des Kommunikativen Handels, Bd. 1, Handlungsrationalität und Gesellschaftliche Rationalisierung. Frankfurt am Main: Suhrkamp.         [ Links ]

Hagopian, Frances. 1995. "After Regime Change: Authoritarian Legacies, Political Representation and the Democratic Future of South America". World Politics 45 (April): 464-500.        [ Links ]

Hite, Katherine y Leonardo Morlino. 2004. "Problematizingthe Links between Authoritarian Legacies and "Good" Democracy". En Authoritarian Legacies and Democracy in Latin America and Southern Europe, editado por K. Hite e P. Cesarini. Notre Dame: University of Notre Dame Press, 25-84.         [ Links ]

Karatnycky, Adrian. 2004. "The 2003 Freedom House Survey". Journal of Democracry 15(1): 82-93.        [ Links ]

Karl, T. y Ph. C. Schmitter. 1991. "Modes oftransition in Latin America, Southern Europe and Eastern Europe". International Social Science Journal. 128 (May): 269-284.         [ Links ]

Lijphart, Arend. 1999. Patterns of Democracy. Government Forms and Performance in thirty-six Countries. New Haven: Yale University Press.         [ Links ]

Linz, Juan y Alfred Stepan. 1996. Problems of Democratic transition and Consolidation. Southern Europe, South America, and Postá-Communist Europe. Baltimore: Johns Hopkins University Press.        [ Links ]

Maravall, José María. 1981. La política de la transición 1975-80. Madrid: Taurus.        [ Links ]

Merkel, Wolfgang y Aurel Croissant. 2000. "Formal Institutions and Informal Rules of Defective Democracies". Central European Political Science Review 1(2): 31-47.        [ Links ]

Morlino, Leonardo. 1998. Democracy Between Consolidation and Crisis. Parties, Groups and Citizens in Southern Europe. Oxford: Oxford University Press.        [ Links ]

Morlino, Leonardo. 2003. Democrazie e democratizzazioni. Bologna: Il Mulino.        [ Links ]

Morlino, Leonardo. 2005. "Le qualità  democratiche: indicatori e misure". No publicado.        [ Links ]

Munck, Gerardo y Carol Skalnik. 1997. "Modes oftransition and Democratization: South America and Eastern Europe in Comparative Perspective". Comparative Politics 29(3): 343-362.        [ Links ]

O'Donnell, Guillermo. 1999. Counter point: Selected Essays on Authoritarianism and Democratization. Notre Dame: University of Notre Dame Press.        [ Links ]

Pereira Anthony y Mark Ungar. 2004. "The Persistence ofthe Mano Dura: Authoritarian Legacies and Policing in Brazil and Southern Cone". En Authoritarian legacies and democracy in Latin America and Southern Europe, editado por K. Hite e P. Cesarini. Notre Dame: University of Notre Dame Press, 263-304.        [ Links ]

Payne, Leigh. 2000. Un civil Movements: the Armed Right Wing and Democracy in Latin America. Baltimore: Johns Hopkins University Press.         [ Links ]

Pridham, Geoffrey. 2000. The Dynamics of Democratization: a Comparative Approach. London, New York: Continuum.         [ Links ]

Puddington, Arch. 2007. "The 2006 Freedom House Survey". Journal of Democracy 18(2): 125-137.        [ Links ]

Sartori, Giovanni. 1957. Democrazie e Definizioni. Bologna: Il Mulino.        [ Links ]

Schedler, Andreas. 1999. "Conceptualizing accountability". En The Self-restraining State: Power and accountability in New Democracies, editado por A. Schedler, L.J. Diamond y M. Plattner. Boulder: Lynne Rienner, 14-17.        [ Links ]

Schmitter, Philippe. 1999. "The Limits of horizontal accountability". En The Self-restraining State: Power and accountability in New Democracies, editado por A. Schedler, L.J. Diamond y M. Plattner. Boulder: Lynne Rienner, 59-62.        [ Links ]

 

* A aquí se reproduce eltexto revisado de la conferencia de apertura realizada en Padua el 15 de septiembre del 2004 en ocación del Congreso anual de la Asociación Italiana de Ciencia política. Distintas ideas aquí propuestas se retoman en las "Conclusiones"de mi obra "Democracias y democratizaciones"(Il Mulino, 2003). Aprovecho la ocación para agradecer atodos aquellos que han intervenido en el debate luego de la conferencia por la contribución dada para la profundización deltemañobjeto de la conferencia. El trabajo detraducción fue elaborado por Paz Luzzi.

 

Leonardo Morlino es profesor de Ciencia política en la Universidad de Florencia, Italia.tiene más de cien artículos en revistas especializadas, especialmente entemas relacionados con el autoritarismo y la democracia. (E-mail: morlino@sumitalia.it)

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons