SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.34 número3Estrategias distributivas presidenciales en contextos cambiantes de centralización fiscal y nacionalización partidaria: Transferencias discrecionales en Argentina durante presidenciales peronistasMinorías étnico-culturales y derechos de las mujeres índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista de ciencia política (Santiago)

versión On-line ISSN 0718-090X

Rev. cienc. polít. (Santiago) vol.34 no.3 Santiago  2014

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-090X2014000300004 

Artículos

 

Despejando mitos sobre el voto indígena en Chile. Preferencias ideológicas y adhesión étnica en el electorado Mapuche*

Indigenous Voting in Chile: Ideological Preference and Ethnic Support in the Mapuche Electorate

 

SERGIO TORO MAUREIRA

Universidad Católica de Temuco

NATHALIE JARAMILLO-BRUN

Universidad Católica de Temuco

* El y la autora agradecen los comentarios y sugerencias a versiones preliminares de este artículo a Mathias Jaramillo Brun, Pedro Marimán, Necul Painemal, María José Espinoza, Vanessa Maldonado, Juan Pablo Luna, Roberto Mardones, Luis Valenzuela, Juan Carlos Arellano y los réferis anónimos de RCP. Este trabajo se enmarca en el proyecto "Tipologías de relaciones clientelares en los gobiernos locales en la IX Región" de la Dirección de Investigación de la Universidad Católica de Temuco.
Todos los errores y omisiones son de exclusiva responsabilidad de los autores. Para comunicación y base de datos escribir a storo@uct.cl


RESUMEN

El presente artículo busca avanzar en el estudio referente a las preferencias políticas de los grupos indígenas en Chile. En específico, pretende romper con el pensamiento convencional respecto de las tendencias electorales de los mapuches, a partir del análisis de los resultados por mesa de las elecciones presidenciales y parlamentarias en la región de La Araucanía en el 2009. Se argumenta que no existe una relación significativa entre las mesas con mayor cantidad de inscritos de origen Mapuche y el voto por la derecha. Por el contrario, se observa una relación positiva y significativa del voto Mapuche y candidatos de la propia etnia.

Palabras clave: Mapuche, Araucanía, Coalición por el Cambio, Elecciones 2009.


ABSTRACT

This article seeks to explore the political preferences of indigenous peoples in Chile. Specifically, it attempts to challenge conventional wisdom, which holds that the Mapuche are largely right-wing oriented, and that they also bear a low adherence level to their own ethnicity. In light of the results of2950 polls in presidential and parliamentary elections in La Araucanía we argue that there is no significant correlation between Mapuche and right-wing voting. In contrast, there is a positive and significant correlation between Indigenous votes and Indigenous candidates.

Key words: Mapuche, Araucanía, Coalición por el Cambio, 2009 Elections.


 

I. INTRODUCCIÓN

El 2004, en uno de los periódicos indígenas más importantes del país (Azkintuwe), John Durston (2004) ensayó una de las pocas explicaciones que se conocen sobre la tendencia electoral mapuche. Mediante conversaciones realizadas en dos comunidades entre el periodo 1999 y 2002, el autor indagó sobre los factores que conducían al apoyo mayoritario a candidatos de derecha, en comunas con altos índices de población indígena en La Araucanía. Ante esto, su constatación se alejó de las explicaciones clásicas de preferencias ideológicas, relevando la práctica clientelar y de patronazgo como principal elemento movilizador de estos sectores.

Lo anterior no es pregunta nueva en los contextos de alta población indígena en Chile. Debido a la victoria electoral de la derecha en La Araucanía y a que en esta Región se encuentra la mayor proporción de población mapuche del país, es que se ha establecido un pensamiento convencional sobre preferencias inclinadas hacia este sector político. Si bien se han presentado algunas respuestas sobre esta vinculación, los análisis no han sido del todo consistentes en la Ciencia Política, principalmente porque sus inferencias han sido sesgadas por la utilización de datos agregados a nivel distrital y comunal. Por esta razón, aún no hay claridad referente a qué tan ciertas son estas afirmaciones y cuáles serían las verdaderas preferencias de este grupo étnico.

La presente investigación busca responder estas preguntas mediante el contraste de una base de datos original construida con los resultados de las elecciones presidenciales y parlamentarias del 2009, obtenidos a nivel de mesas electorales en la Región de La Araucanía. Se ha seleccionado esta zona geográfica pues, según datos censales y encuestas de hogares, es el espacio territorial donde se encuentra la mayor proporción de habitantes indígenas mapuche del país. Las hipótesis que se buscan testear son tres: a) que las mesas constituidas con una mayor proporción de indígenas tienen menor probabilidad de resultados a favor de la derecha (H1) b) que las mesas constituidas con una mayor porcentaje de indígenas tienen mayor probabilidad de votar por candidatos de su propia etnia (H2) y c) que no existe diferencia significativa de la votación mapuche entre las dos tendencias políticas principales en la política chilena (Alianza-Concertación) (H3).

El artículo consta de cuatro partes. La primera contextualiza los planteamientos teóricos acerca del comportamiento electoral de los indígenas en América Latina y La Araucanía. La segunda caracteriza la votación de la derecha en la Región de La Araucanía, además de algunos factores socioeconómicos de la población mapuche. En la tercera parte se lleva a cabo un análisis descriptivo de los mapuche inscritos, para luego realizar un análisis multinivel en cuanto a la correlación entre ser mapuche y votar por la derecha, el voto de esta etnia por sus pares y el sufragio de este grupo hacia las otras listas en competencia. El trabajo finaliza con la exposición de las principales conclusiones obtenidas.

II. APROXIMACIONES DESDE LOS POSTULADOS DEL VOTO INDÍGENA

El voto indígena en Latinoamérica

A diferencia de otros continentes, América Latina no se ha caracterizado mayormente por la irrupción de partidos étnicos (Birnir y Van Cott, 2007). En la teoría, esta situación se ha atribuido tanto a las barreras políticas y de recursos económicos que han enfrentado las iniciativas políticas indígenas (Madrid, 2005b) como a los obstáculos de las estructuras de organización de los sistemas partidarios, basados fundamentalmente en fisuras de clase (Rice y Van Cott, 2007).

Quienes estudian en profundidad este fenómeno sostienen que los indígenas latinoamericanos han votado históricamente por tres tipos de partidos: los clientelares, los populistas y los de izquierda. Los primeros fueron atractivos especialmente para las poblaciones con niveles socioeconómicos precarios (Birnir y Van Cott, 2007), observándose una relación de patrón-cliente con los partidos hegemónicos, como el caso del partido Acción Democrática en Venezuela. Los partidos populistas, en cambio, lograron conquistar una gran cantidad de votos indígenas mediante ofertas relacionadas con un mejoramiento del nivel socioeconómico y ataque a la elite dominante (Van Cott y Rice, 2006) . Si bien estos partidos dominaron la escena durante un buen tiempo, la habilidad para captar el voto indígena se redujo principalmente por los cambios en la economía que hicieron posible la migración de las comunidades a la ciudad (Birnir y Van Cott, 2007) y a la presencia de una mayor competitividad electoral y menores recursos para el clientelismo (Van Cott y Rice, 2006). Esta situación derivó en que muchos de los votantes indígenas se aliaran con un tercer tipo de partidos, los de izquierda, quienes fueron los primeros en dirigirse directamente al electorado indígena, debido a su condición de clase desfavorecida, y a que pudieron acoger de mejor manera sus demandas (Birnir y Van Cott, 2007).

Atendiendo lo anterior, la mayoría de los partidos políticos en el continente ha ignorado por mucho tiempo la condición indígena como variable diferenciadora, basando su acción política en relaciones mayoritariamente clientelares. Además, históricamente, los países no les han dado espacio para la representación en puestos de alta jerarquía y de manera excepcional han sido nominados para postular a cargos de elección popular. Generalmente ocurre que estos grupos apoyan a los partidos tradicionales que incorporan temas relacionados dentro de la parrilla programática. En las últimas elecciones de Perú, por ejemplo, buena parte de los candidatos tomaron elementos indígenas para acercarse a este electorado (Madrid, 2011), captando este voto tanto para los partidos tradicionales como para pequeños partidos de izquierda que coadyuvaron al aumento de la fragmentación del sistema. Ante esto, los esfuerzos por incorporar a los indígenas han sido sobre la base de la apelación de la conciencia de clase, que se ve reforzado por la baja representatividad de los partidos tradicionales (Madrid, 2005b).

Obviamente esta tónica de indiferencia, instrumentalización y cooptación histórica de los sectores indígenas en los partidos latinoamericanos tiene sus excepciones. En algunos países como Bolivia o Ecuador se han dado las condiciones para que surjan los partidos indígenas o indigenistas de distinto tipo (Madrid, 2005a). Es más, se ha demostrado que en aquellos lugares en los que los partidos étnicos compiten, los electores indígenas votan solidariamente (Birnir, 2007), pues existiría la asociación del votante con ideologías, competencias y preferencias políticas más cercanas (McDermott, 1998; Hansen, 2009).

La observación sobre preferencias electorales en Latinoamérica también es extrapolable a Chile. Específicamente, las preguntas sobre las tendencias de los indígenas se han focalizado en la relación de los mapuche con la política y el clientelismo. Esto es precisamente lo que se verá en el siguiente punto.

Visiones del voto mapuche en La Araucanía

A pesar que se ha establecido la creencia convencional que los mapuche tienen mayor preferencia electoral por los sectores de derecha, su explicación encuentra complejidades en el ámbito académico. Cayuqueo (2006), por ejemplo, adhiere este pensamiento al señalar que el fenómeno proviene de una serie de alianzas entre organizaciones mapuche y partidos conservadores a lo largo de los años. Este planteamiento se complementa con aquellos que sostienen que los mapuche no presentan un voto politizado, sino un voto legitimista y útil (Marimán, 1990). Legitimista, pues los integrantes de esta etnia son gente que vota por partidos establecidos capaces de controlar e influir en el Estado; y útil, pues sus preferencias se orientan a opciones reales de ganar. Ambos tipos de votos se reforzarían por prácticas clientelares heredadas de los vínculos mapuche con sujetos de mayor poder (lógica patrón-inquilino), que se manifestaron luego de la ampliación del voto y la incorporación de una nueva masa de votantes (Gundermann, 2007).

Esta lógica clientelar se relaciona con la existencia de vínculos personales y de reciprocidad. Los mapuche votan por quien creen puede solucionar sus problemas (Durston, 2004), afirmándose que si bien hay vínculos frágiles con los partidos políticos, las familias tienden a establecer relaciones personales con grupos económicos o de poder local, generalmente asociados a la derecha (Gundermann, 2007). Durston (2004) señala: "Los indígenas del país y el campesinado pobre en general, tienden a vincularse políticamente con quienes consideran que mejor pueden contribuir a resolver sus problemas" (p. 12). Esto se refuerza por un elemento cultural del pueblo mapuche, el principio de reciprocidad frente a quienes los ayudan y a la existencia de relaciones personales que no hacen diferencia entre sectores políticos, sino que más bien en un reconocimiento de autoridad y beneficio de la relación instaurada (Marimán, 1990).

De igual manera, las investigaciones recientes han señalado que los mapuche no tendrían un voto diferenciado, sino que seguirían los patrones electorales de las regiones en las que viven. Si bien Morales y González (2011) afirman una causalidad entre votar por la derecha y la presencia de una concentración de indígenas, plantean que para el caso de los mapuche de La Araucanía esta relación es débil, ya que comunas con distinta densidad étnica votan de manera similar hacia estos partidos. En otras palabras, establecen que el voto por la derecha es propiamente de los habitantes de La Araucanía, sin importar la pertenencia étnica. Esto es corroborado por Foerster y Lavanchy (1999): "Si hay un voto de derecha a mí me parece que es un voto regional -señala José Marimán-(....) el voto mapuche, hasta hoy no me convenzo de lo contrario, no es un voto étnico. En otras palabras no es un voto en bloque de una comunidad diferenciada para favorecer a un candidato determinado. los "latinos" votan a diestra y a siniestra. Creo que el voto mapuche se parece más a estos últimos" (p. 95, nota N0 69).

El voto mapuche tampoco es uniforme si se analiza por sexo y ruralidad. Respecto de la primera variable, Marimán (1990) sostiene que las mujeres mapuche tendrían un comportamiento electoral más conservador por su acción limitada al ámbito doméstico que impide su politización. Este conservadurismo se manifestaría igualmente en las zonas rurales (Morales y González, 2011), especialmente al observar la identificación por sectores más conservadores que aumenta sostenidamente en espacios rurales (Valdés, 2006).

Por otro lado, debido a la inexistencia de un partido indígena consolidado, es que poco a poco los candidatos mapuche han establecido alianzas con los partidos que ya se encuentran establecidos (Marimán J., 1993), generalmente como independientes asociados a estas listas (Cayuqueo, 2006). Para algunos autores, esta fórmula no es del todo exitosa y que la identificación mapuche de un candidato no implica éxito ni voto solidario. Esto lo señala Jouannet (2011) al hacer un análisis de las elecciones de 2009 en La Araucanía: "...aun llevando más candidatos de origen mapuche en las últimas elecciones a concejales, el electorado votó en menor proporción por los candidatos mapuche" (p.136). Este efecto es explicado por la incapacidad de los partidos tradicionales para apoyar estos liderazgos, a lo que se agregan los altos costos que implica participar en el sistema electoral, la inexistencia de liderazgos sólidos y el clientelismo existente por parte de otros candidatos (Jouannet, 2011). Este último punto es apoyado por Durston (2004), quien expresa que las redes clientelares son uno de los principales obstáculos para los candidatos mapuche.

III. EL COMPORTAMIENTO ELECTORAL EN LA ARAUCANÍA

Sin duda La Araucanía es un caso relevante para el estudio de tipo de fenómenos, pues se cruza la composición étnica como variable explicativa. Los datos de la encuesta Casen 2009 ponen de manifiesto que el 31,9% de la población del territorio se autoidentifica como indígena, proporción muy superior a las demás zonas del país. Gran parte de esta se distribuye en las comunas de Cholchol, Galvarino, Saavedra y Freire, con más de 60% de sus habitantes autodefinidos como pertenecientes a este pueblo originario. A esto se agrega que los integrantes de esta etnia se han establecido principalmente en el campo, habitando 67,28% en las zonas rurales.

De igual manera, la sobremuestra del reciente estudio del Barómetro de las Américas LAPOP sobre igualdad de oportunidades en Chile (Luna, Toro, Salas y Jaramillo-Brun, 2012) demostró que la cultura política de la región depende del cruce entre la pertenencia étnica y la zona (rural/urbana) en que el individuo reside. Así, esta investigación planteó que los individuos no mapuche de zonas rurales eran significativamente más de derecha que los mapuche urbanos y rurales y que, por el contrario, los mapuche urbanos tenían un posicionamiento de izquierda más marcado que el resto de los conglomerados. Si bien los autores no se involucraron en falsar el pensamiento convencional, este hallazgo ayudó a desmitificar la extrapolación errónea producida por los resultados electorales en La Araucanía.

¿De dónde proviene el pensamiento convencional en discusión? Básicamente su raíz se encuentra en los resultados electorales de La Araucanía y la extrapolación no sistemática de estos resultados a la etnia mapuche. Esto, pues la derecha en la región ha sido una de las que ha tenido proporcionalmente mayor votación que el promedio del país, particularmente en las elecciones presidenciales. Como lo demuestra el Gráfico 1, todas las elecciones presidenciales y parlamentarias desde 1993 en adelante han superado el promedio nacional en cuanto al voto por este sector político.

 

Gráfico 1. Comparación nacional y regional del porcentaje de votación por la derecha.

Fuente: Elaboración propia con datos de www.elecciones.gob.cl

 

Las elecciones del 2009 no fueron la excepción. Observando los resultados electorales por distrito hacia la Coalición por el Cambio en cada una de las elecciones presentes en ese año (Gráfico 2), se constata que 50% de los electores votaron por esta coalición en las presidenciales, salvo el distrito 51 en que la proporción de la votación fue menor que el umbral antes señalado. Lo interesante es que precisamente en este distrito es donde está la mayor cantidad de inscritos mapuche, tal como se pasará a revisar más adelante. Para cada una de las elecciones los candidatos vencedores se repartieron en partes iguales entre la Concertación y la Coalición por el Cambio, mientras que para las presidenciales tuvo mayor votación el candidato por este sector, el candidato y posterior presidente Sebastián Piñera.

 

Gráfico 2. Voto por la Coalición por el Cambio a nivel distrital.

Fuente: Elaboración propia con datos de www.tricel.cl

 

Son estos resultados los que conducen a realizar un análisis más exhaustivo a nivel desagregado. Para ello se procedió a cruzar datos de inscritos con resultados por mesa. Esto es lo que se analizará a continuación.

IV. METODOLOGÍA

Esta investigación se basa en los datos proporcionados por Servicio Electoral (Servel) con referencia a la totalidad de mesas y de inscritos en la Región de La Araucanía hasta el 2009, a los que se les agregó los resultados electorales para las elecciones del año de estudio desde las actas digitalizadas obtenidas del Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel) y datos de índole socioeconómica presentes en la Encuesta Casen 2009.

Para la construcción de la base de datos se generó el siguiente procedimiento.

1. Gracias a los resultados publicados en Tricel se agruparon los resultados por mesa de las elecciones de diputados, senadores y presidente. Estos datos fueron los únicos publicados por la institución al momento del desarrollo de esta investigación, por lo que no hizo posible tomar elecciones anteriores. El total de mesas correspondientes a La Araucanía fueron 2094.

2. Con los antecedentes de inscritos proporcionados por el Servel se empalmaron características de las mesas de la región sobre la base de los 457.562 electores. Esto con el fin de realizar un análisis más desagregado acerca de los resultados. En este punto se obtuvieron características como sexo en las mesas, promedio de edad y proporción étnica.

3. Para operacionalizar la proporción étnica se procedió a comparar los apellidos de los inscritos con la lista oficial de apellidos mapuche entregada por la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi). De esta forma se seleccionó como mapuche solo a aquellos que presentaran los dos apellidos oficiales. Si bien los procedimientos de identificación han sido altamente debatidos y cuestionados, esta fórmula permite reducir riesgos de sobreestimación y tener certezas en la calificación étnica. En efecto, un análisis paralelo de los autores utilizando datos del Barómetro de las Américas en La Araucanía, demostró que los dos apellidos mapuche es condición suficiente para la identificación con la etnia, es decir, casi la totalidad de las personas con dos apellidos mapuche en la Región se autoidentifican como parte de esta etnia. Esta constatación no ocurre con solo un apellido (pueden identificarse con la etnia o no) o sin apellidos (que de igual manera pueden identificarse con la etnia o no).1

4. Para obtener características sociodemográficas a nivel de comunas se obtuvo los datos de Casen 2009. De aquí se agruparon características de ruralidad y pobreza de las 32 comunas de la región.2

V. ANÁLISIS DEL COMPORTAMIENTO ELECTORAL MAPUCHE: DERRIBANDO MITOS

Distribución de las mesas mapuche

Con los filtros antes señalados fue posible constatar que la composición étnica de las mesas de La Araucanía el 2009 bordeó el 11,2% en promedio. La mayor cantidad de electores de origen mapuche estuvo en el distrito 51 y particularmente en las comunas de Cholchol compuesta con cerca de 40% promedio de personas con dos apellidos mapuche inscritos por mesas. A esta comuna le siguieron Saavedra, Galvarino y Nueva Imperial, mientras que las comunas con menor proporción de inscritos mapuche, en orden descendente, fueron Curacautín, Angol y Renaico, con menos de 2% (Figura 1).

 

Figura 1. Promedio de inscritos de origen mapuche por comuna.

Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos proporcionados por Servel.

 

El mayor porcentaje de personas con dos apellidos mapuche por mesa se distribuyó principalmente en las comunas que tienen un porcentaje de ruralidad superior al promedio regional. Lo mismo ocurrió en las comunas con un promedio de pobreza (Gráfico 3). La composición de inscritos está acorde con las características sociodemográficas de la región entregada por la encuesta de hogares Casen 2009. Esto permite hacer aún más robusta la forma de selección de individuos para imputar su pertenencia étnica.

 

Gráfico 3. Promedio de inscritos de origen mapuche por comunas rurales/urbanas y
promedio de pobreza regional

Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos proporcionados por Servel y Casen 2009.

 

VI. ANÁLISIS INFERENCIALES

Comprobación Hipótesis 1: El voto mapuche por la Coalición por el Cambio

Para comprobar la hipótesis 1, sobre la incidencia de las mesas con mayor composición étnica mapuche en el voto por la derecha, se procederá a revisar los resultados obtenidos en las elecciones parlamentarias y presidenciales del 2009. Como se observa en la Tabla de Gráficos 1, a medida que aumenta la proporción de electores mapuche en cada una de las mesas, disminuye el porcentaje de votación por la derecha (Coalición por el Cambio), siendo esta tendencia más pronunciada en el caso de las elecciones de diputados y senadores que en las presidenciales. En específico, los gráficos de diputados y senadores muestran una relación negativa y significativa del porcentaje de votación por la derecha a medida que aumenta la composición mapuche en las mesas. Paralelamente, se demuestra que la adhesión al candidato Sebastián Piñera tiene una tendencia significativa, pero menos marcada a medida que aumenta la composición mapuche de las mesas.

 

Tabla de Gráficos 1. Votación mapuche por la Coalición por el Cambio en
elecciones parlamentarias y presidenciales, 2009 y 2010.

Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos proporcionados por Servel y www.tricel.cl.

 

Este punto se ve corroborado en una regresión en dos niveles (mesas y comunas) en que, además del porcentaje de electores mapuche inscritos por mesa, se agregaron variables de control como promedio de edad, tipo de mesa, pobreza y ruralidad (Tabla 1). Para todas las elecciones del 2009 existe una relación significativa e inversa entre la proporción de electores mapuche y el voto por la Coalición por el Cambio. A nivel del electorado las variables que explican de manera positiva el voto hacia la derecha son las mesas de mujeres, el promedio de edad y, solo para el caso de las presidenciales, que la mesa pertenezca a comunas con menor proporción de pobreza.

 

Tabla 1. Votación mapuche por la derecha en las elecciones de 2009 y 2010. Regresión multinivel

* p < 0,05, ** p < 0,01, *** p < 0,001.
Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos del Servel, www.tricel.cl y Casen 2009.

 

Si bien la lista de derecha tiene menos apoyo entre los mapuche, para el caso de las parlamentarias cabe preguntarse si esta relación es similar para cada uno de los partidos que la conforman: Renovación Nacional (RN) y Unión Demócrata Independiente (UDI). Para esto nuevamente se realizó un análisis multinivel usando las mismas variables independientes (Tabla 2). Igual que en el caso de las listas, las variables que explican el voto por estos partidos son el tipo de mesa, promedio de edad y el porcentaje de inscritos mapuche. Este último nuevamente tiene una relación significativa y negativa tanto por RN y UDI como por los candidatos independientes que se presentaron por la lista. El promedio de edad tiene un comportamiento distinto en cada uno, puesto que para RN la variable influye positivamente en la adhesión, mientras que en la UDI ocurre lo contrario. La mesa de mujeres, en tanto, presenta una relación significativa y positiva para UDI y RN en las elecciones de diputados y senadores, respectivamente.

 

Tabla 2. Votación mapuche por RN, UDI e ILB en las elecciones parlamentarias 2009.
Regresión multinivel

* p < 0,05, ** p < 0,01, *** p < 0,001.
Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos del Servel, www.tricel.cl y Casen 2009.

 

Es interesante observar si existen divergencias internas en las preferencias de las mesas con componente indígena y comprobar la tesis de Marimán (1990) relativo a las preferencias más conservadoras de las mujeres mapuche. Para llevar a cabo lo anterior se creó una nueva variable dependiente respecto del promedio de votación por Sebastián Piñera en la 1a y 2a vuelta. Luego se corrió un nuevo modelo de regresión multinivel agregando el resultado de la interacción entre porcentaje de inscritos mapuche y mesa de mujeres. Como se observa en la Tabla 3, si bien las mesas de mujeres muestran una relación significativa y positiva con el voto por la derecha en las presidenciales, esto no ocurre con la interacción mujer y promedio de mapuche inscritos, hallazgo opuesto a quienes observaban la tendencia conservadora de las mujeres mapuche.

 

Tabla 3. Modelos de regresión multinivel. La variable dependiente es el porcentaje
promedio por Piñera, 1a y 2a Vuelta

* p < 0,05, ** p < 0,01, *** p < 0,001.
Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos proporcionados por Servel.

 

De la misma manera se pueden particionar las preferencias sobre la derecha para observar separadamente el comportamiento de comunas bajo la línea de la pobreza y de condición u rbana/rural (Gráfico 4). Para el primer caso se aprecia que las mesas de comunas más pobres presentan un comportamiento negativo y significativo a medida que aumenta el número de inscritos de origen mapuche. Esta situación no ocurre en las mesas de comunas sobre el promedio regional de pobreza. Por otro lado, la división por ruralidad (bajo o sobre el promedio de ruralidad regional) demuestra que las mesas mapuche de las comunas rurales tienden a ver disminuido el voto por la derecha, situación opuesta a lo que pasa en mesas de comunas urbanas.

 

Gráfico 4. Votación Mapuche por la derecha para la elección presidencial,
diferenciada por comunas por sobre o bajo promedio de pobreza regional y
comunas rurales o urbanas.

Fuente: Elaboración propia con datos del Servel.

 

En síntesis, los resultados observados para cada una de las elecciones del año de estudio son concluyentes: mesas de mayor composición étnica tienen una relación negativa y significativa con las preferencias conservadoras del espectro político. No obstante lo anterior, un análisis diferenciado por subgrupos en cuanto a mesas de comunas urbanas y rurales, pobres y no pobres, mostró como resultado que habría una mayor tendencia a votar por la derecha en las presidenciales, en los mapuche pertenecientes a las mesas que están bajo el promedio de pobreza regional y las que se encuentran en las comunas urbanas. Esta situación pone en entredicho las ideas que plantean que los mapuche más pobres y que viven en el campo votarían más por la derecha y las teorías que explican la existencia de clientelismo como principal causa del voto mapuche.

Si bien aún queda mucho por investigar en esta materia, es posible plantear conclusiones preliminares respecto de los resultados obtenidos. En primer lugar, estos resultados se explican porque las posturas conservadoras de las zonas rurales en La Araucanía están mayormente presentes en personas que no pertenecen a la etnia mapuche. Esto se corrobora con el análisis realizado en el estudio LAPOP (Luna, Toro, Salas y Jaramillo-Brun, 2012), que afirma que mientras los mapuche no tienen una marcada preferencia ideológica por una u otra posición del eje izquierda-derecha, los no mapuche de zonas rurales se identifican decididamente con la derecha. Esto, sumado a las conclusiones obtenidas de los análisis, permite rechazar las ideas convencionales asociadas a un voto conservador de los mapuche.

Comprobación Hipótesis 2: ¿Votan los mapuche por los candidatos de su misma etnia? Estudio del Distrito 48, 49 y 51

Para comprobar la hipótesis de solidaridad étnica en las elecciones se identificaron candidatos a diputados mapuche para la elección de 2009. Igual que para seleccionar a los inscritos de origen mapuche, esta identificación se realizó considerando aquellos candidatos que tuvieran ambos apellidos oficiales pertenecientes a esta etnia. En esta operación se logró identificar tres distritos con candidatos de pertenencia étnica, los distritos 48, 49 y 51. De estos candidatos, dos se presentaron por la lista Nueva Mayoría para Chile, uno apoyado por el PH (candidato distrito 49, Ricardo Millapán Pichún) y el otro como Independiente (candidato distrito 51, Adolfo Millabur Ñancuil), mientras que solo uno fue parte de la lista Concertación y Juntos Podemos Más, por el PS (candidato distrito 48, Rubén Quilapi Cabrapán), quien además obtuvo el mayor porcentaje de votos, con 16,55%, frente a 2,18% de Millapán y 5,96% de Millabur. Como se ve en Gráfico 5, a medida que aumenta la proporción de electores mapuche por mesa, aumenta el voto por los candidatos que representan a su etnia.

 

Gráfico 5. Votación mapuche por sus pares

Fuente: Elaboración propia con datos del Servel y www.tricel.cl

 

La Tabla 4 corrobora lo anterior, poniendo de manifiesto además que la mesa de mujeres tiene una relación inversamente significativa con el voto hacia candidatos mapuche, especialmente en el distrito 51, lo mismo que el promedio de edad.

 

Tabla 4. Votación mapuche por sus pares. Regresión multinivel

* p < 0,05, ** p < 0,01, *** p < 0,001.
Fuente: Elaboración propia sobre la base de datos proporcionados por Servel, www.tricel.cl
y
Casen 2009.

 

No obstante, la mayor probabilidad de voto hacia un candidato mapuche a medida que crece el porcentaje de inscritos de esta etnia en las mesas, no explica de ninguna manera un voto étnico solidario. Más bien, solo es posible concluir que los candidatos mapuche tienen mayor probabilidad de ser votados por integrantes de su propia etnia que por las personas que no tienen esta pertenencia. Con todo, todavía es necesario observar qué sucede con el comportamiento electoral de esta etnia hacia las otras listas y candidatos. Tal como ocurre a nivel latinoamericano se supondría que en ausencia de un partido indígena los mapuche dividirían sus votos en pequeños partidos de izquierda, no votando por los partidos tradicionales. Esto es lo que se pasará a revisar a continuación.

Comprobación Hipótesis 3: Voto mapuche por otras listas y candidatos presidenciales

Si la discusión sobre las preferencias del voto a mapuche a los sectores conservadores fue falsada en los análisis anteriores y, además, se suscribió la solidaridad étnica en aquellos distritos donde se presentaron candidatos mapuche, resta conocer si existe algún tipo de preferencia hacia los otros sectores políticos como la Concertación y listas alternativas.

En este punto es posible observar que a nivel de las elecciones parlamentarias, particularmente de diputados, se constata que el aumento del porcentaje de mapuche no está significativamente vinculado con el voto por la Concertación. Además, al quitar el porcentaje de votos obtenidos por los candidatos mapuche en los distritos 48, 49 y 51, la Concertación ahora presenta un porcentaje de votos significativo pero negativo, mientras que la lista alternativa Nueva Mayoría para Chile mantiene una relación significativa y positiva respecto de las mesas mapuche.

A nivel de partidos se aprecia que la mayoría de los partidos de la Concertación tiene una vinculación negativa con el porcentaje de votantes mapuche, con excepción del PPD y la DC, donde no se presenta una relación significativa, mientras que para el caso del PS esta situación es opuesta. La correlación positiva y significativa entre electores mapuche y PH solo se da cuando este partido lleva un candidato perteneciente a esta etnia, mientras que para los independientes esta relación es siempre positiva y significativa. En síntesis, se aprecia una relación directa entre el porcentaje de inscritos de origen mapuche y los partidos extraparlamentarios, lo que pone de manifiesto que los mapuche votarían por distintos partidos y de distintas listas, no pertenecientes a los partidos tradicionales.

Finalmente, se comprueba que en las elecciones de senadores los mapuche apoyan a las listas y partidos más tradicionales, como la DC, mientras que en las presidenciales la relación entre los electores mapuche inscritos por mesa y el voto por el candidato de la concertación (Frei) y los alternativos (Marco Enríquez-Ominami (MEO) y Jorge Arrate) es positiva y significativa. La mesa de mujeres explica positivamente el voto por MEO, mientras que las mesas con menor promedio de edad votarían por Arrate y MEO. Para el caso del candidato de derecha pasaría lo contrario.

Estas comprobaciones se pueden observar en Tablas 5, 6, 7 y 8.

 

Tabla 5. Votación mapuche por listas en elecciones parlamentarias. Regresión multinivel

Nota. a y b Sin considerar votación por candidatos mapuche.
* p<0.05, ** p<0.01, *** p<0.001.
Fuente: Elaboración propia con datos del Servel,
www.tricel.cl y Casen 2009.

 

Tabla 6. Votación mapuche por otros partidos, elección de diputados. Regresión multinivel

Nota: a y b Sin considerar votación por candidatos mapuche.
* p < 0,05, ** p < 0,01, *** p < 0,001.
Fuente: Elaboración propia con datos del Servel,
www.tricel.cl y Casen 2009.

 

Tabla 7. Votación mapuche por partidos, elección de senadores. Regresión multinivel

* p < 0,05, ** p < 0,01, *** p < 0,001.
Fuente: Elaboración propia con datos del Servel, www.tricel.cl y Casen 2009.

 

Tabla 8. Votación mapuche por candidatos presidenciales. Regresión multinivel

* p < 0,05, ** p < 0,01, *** p < 0,001.
Fuente: Elaboración propia con datos del Servel, www.tricel.cl y Casen 2009.

 

VII. CONCLUSIONES

Este artículo buscó ser un aporte en el debate acerca de las preferencias electorales de los indígenas en América Latina mediante una investigación sistemática del voto mapuche en Chile. Si bien se trata de un análisis acotado a una determinada zona del país (La Araucanía), sus resultados tienen un alcance teórico importante, pues observa la relación entre los partidos políticos y la población indígena en un contexto en el que las condiciones de nacionalización e institucionalización partidaria son distintas a las de muchos países del continente. Como se observó en las páginas anteriores, las teorías sobre voto indígena señalan que la relación entre los partidos y la población indígena se han basado frecuentemente en vínculos clientelares, populistas o ideológicos de izquierda. A pesar de que el pensamiento convencional chileno intenta quebrar estas visiones al indicar que los partidos de derecha son los que han mantenido la adhesión de estos votantes, el presente artículo ayudó a delimitar las diferencias y similitudes entre América Latina y este caso particular.

En efecto, el trabajo con mesas e inscritos en La Araucanía permitió testear una serie de hipótesis relativas al voto mapuche. La primera observa la inclinación de este grupo por los sectores identificados con la derecha en Chile. Los análisis y test aplicados demuestran que esa aseveración no es robusta, al menos en las elecciones del 2009 en La Araucanía. Lo contrario parece ser más cierto. Los análisis multinivel por comuna y mesa arrojaron que la relación entre mesas con mayor composición étnica y las preferencias por candidatos de derecha fue negativa y significativa. Se indagó además, mediante el análisis de mesas femeninas, la tesis sobre la inclinación ideológica de las mujeres indígenas, constatando una relación no significativa en este punto. De igual manera, las encuestas desarrolladas en la región demuestran que la población mapuche rural se ubica ideológicamente menos a la derecha que la no mapuche. Esto bajo ninguna circunstancia significa que los indígenas tengan mayor tendencia a votar por la Concertación. Los análisis desarrollados en este aspecto muestran una correlación no significativa entre la composición étnica de las mesas y las probabilidades de votar por candidatos de esa tendencia.

En seguida, el análisis se concentró en la hipótesis sobre solidaridad étnica. En este punto es posible sostener que los candidatos mapuche tienen mayor probabilidad de ser votados por gente de su propia etnia, obteniendo un mayor porcentaje de votos aquel representado por un partido tradicional. Empero, en ausencia de este tipo de candidatos para las elecciones de diputados, ninguno de los partidos tradicionales tendrían capacidad para movilizar significativamente el voto mapuche. En las presidenciales, en cambio, se encuentra una mayor probabilidad de un voto mapuche hacia el candidato de la Concertación tanto en primera como segunda vuelta.

En conclusión, esta investigación rompe con la idea teórica y convencional del voto indígena en La Araucanía y entrega mayores herramientas para los siguientes pasos de análisis electoral. Para adelante se hace necesario seguir investigando las especificidades de los territorios y la heterogeneidad de su composición en un país que se asume homogéneo. Esto, sin duda, ayudará a seguir avanzando en nuevos enfoques de la ciencia política en Chile.

NOTAS

1 La encuesta Barómetro de la Américas 2012, especialmente la sobremuestra de La Araucanía, tiene la virtud de contener una batería de preguntas sobre identificación indígena que permiten realizar contrastes interesantes respecto de la pertenencia. El hecho de elegir dos apellidos mapuche es una opción operativa, ya que el 95,95% de las personas encuestadas que cumplieran con esta condición dijeron sentirse parte del pueblo mapuche.

2 El coeficiente de correlación entre estas variables es de 0,1476.

3 De aquí en adelante los partidos políticos que participaron en las elecciones del 2009 serán denominados por sus acrónimos: RN: Renovación Nacional; UDI: Unión Demócrata Independiente; PS: Partido Socialista; PH: Partido Humanista; DC: Democracia Cristiana; PPD: Partido por la Democracia; PRSD: Partido Radical Social Demócrata; PRI: Partido Regionalista de los Independientes; ILA: Independientes Lista A, Concertación y Juntos Podemos por más Democracia; ILB: Independientes Lista B, Coalición por el Cambio; ILC: Independientes Lista C, Nueva Mayoría para Chile; ILD: Independientes Lista D, Chile Limpio, Vote Feliz; IND: Independientes (Fuera de Pacto).

 

REFERENCIAS

Birnir, J. K. 2007. Ethnicity and Electoral Politics. New York: Cambridge University Press.         [ Links ]

Birnir, J & Van Cott, D. 2007. "Party System Fragmentation and the Dynamic Effect of Ethnic Heterogeneity on Latin American Legislatures". Latin American Research Review 42(1): 99-125.         [ Links ]

Cayuqueo, P. 2006. "Participación y voto mapuche en las Municipales. Relaciones Internacionales". Trabajo expuesto en el III Taller de Formación Política de Wallmapuwen, Padre Las Casas, Chile (Abril). Recuperado el 9 de abril desde: http://www.azkintuwe.org/mapuches_municipales.pdf         [ Links ]

Durston, J. 2004. "Clientelismo político y comunidades mapuches ¿Hacia dónde van los votos mapuches?" Periódico Askintawe. Recuperado el 16 de abril de 2012 desde http://www.mapuche.info/azkin/azkintuwe_10.pdf        [ Links ]

Foerster, R., & Lavanchy, J. 1999. "La Problemática Mapuche". Análisis del año 1999, sociedad, política y economía. Departamento de Sociología, Universidad de Chile, pp.65-102. Recuperado el 8 de abril de 2012 desde: http://www.facso.uchile.cl/publicaciones/sociologia/analisis/ANALISIS%201999.pdf        [ Links ]

Gundermann, H. 2007. "Municipios y Pueblos Indígenas en Chile". En Movimientos Indígenas y Gobiernos Locales en América Latina (1era ed.), editado por W. Assies & H. Gundermann, 161-198. Santiago de Chile: Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo IIAM. Universidad Católica del Norte.         [ Links ]

Hansen, H. 2009. "Ethnic Voting and Representation: Minority Russians in Post-Soviet States". Disertación, University of Iowa, Iowa. Recuperado el 8 de abril desde: http://ir.uiowa.edu/etd/375.         [ Links ]

Jouannet, A. 2011. "Participación Política Indígena en Chile: El Caso Mapuche". En Participación Política Indígena y Políticas Públicas para Pueblos Indígenas en América Latina (1era ed.), editado por JB Cajías, 93-140. La Paz, Bolivia: Konrad Adenahuer Stiftung.         [ Links ]

Luna, J.P., Toro, S., Salas, V., & Jaramillo-Brun, N. 2012. Cultura Política De La Democracia En Chile y En Las Américas, 2012: Hacia La Igualdad De Oportunidades. Informe del Barómetro de las Américas, LAPOP. Santiago: Pontificia Universidad Católica de Chile y Universidad Católica de Temuco.         [ Links ]

Madrid, R. 2005a. "Indigenous Party and Democracy in Latin America". Latin American Politics and Society 47(4): 161-179.         [ Links ]

Madrid, R. 2005b. "Indigenous voters and party system fragmentation in Latin America". Electoral Studies 24 (4): 689-707.         [ Links ]

Madrid, R. 2011. "Ethnic Cleavages Have Become Increasingly Important in Peruvian Electoral Politics". Latin American Studies 43(2): 267-297.         [ Links ]

McDermott, M. 1998. "Race and Gender Cues in Low-Information Elections". Political Research Quarterly 51: 895-918.         [ Links ]

Morales, M., & González, J. 2011. "Tendencias electorales de los grupos indígenas en Chile". Eure 37: 133-157.         [ Links ]

Rice, R., & Van Cott, D. 2006. "The Emergence and Performance of Indigenous Peoples ' Parties in South America A Subnational Statistical Analysis". Comparative Political Studies 39 (6): 709-732.         [ Links ]

Valdés, M., & González, J. 2006. "El comportamiento político mapuche". Recuperado el 9 de abril de 2012 desde: http://www.mapunet.org/documentos/mapuches/compor_politico_expan_VF.pdf         [ Links ]

Van Cott, D. 2000. "Party System Development and Indigenous Populations in Latin America". Party Politics 6 (2): 155-174.         [ Links ]

 


Sergio Toro Maureira es Doctor en Ciencia Política de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Es profesor asistente del Departamento de Sociología y Ciencia Política de la Universidad Católica de Temuco. Sus artículos han sido publicados en revistas como Electoral Studies, World Political Science Review, Política y Gobierno, Revista de Ciencia Política, entre otras. E-mail: storo@uct.cl

Nathalie Jaramillo-Brun es Cientista Política de la Universidad Católica de Temuco. Ha trabajado en investigaciones relacionadas con análisis electoral y opinión pública. Fue investigadora de la encuesta LAPOP-CHILE. E-mail: nathaliejaramillobrun@gmail.com

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons