SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.35 número51-52El pensamiento religioso de Galdós a través de la serie de Torquemada índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista signos

versión On-line ISSN 0718-0934

Rev. signos v.35 n.51-52 Valparaíso  2002

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-09342002005100001 

Revista Signos 2002, 35(51-52), 3-20

LITERATURA

Mutación discursiva en las Ciencias Sociales chilenas.

Lecturas de un texto de Francisco Gallardo

 

Dr. Miguel Alvarado Borgoño*

Universidad Católica de Valparaíso

Chile


RESUMEN

En este artículo daremos cuenta del surgimiento en los últimos 25 años en Chile de un tipo textual original bastante desconocido para los circuitos académicos que representa un desafío desde el punto de vista de su clasificación y análisis; denominamos al conjunto de estos textos como «antropología poética». Nuestro intento de ubicar nuestra interrogante tipológica en el tema puntual del «género» en el cual sería posible ubicar a estas obras. La hipótesis del presente artículo consistirá en afirmar que el conjunto de obras compuesto por la «antropología poética chilena» consiste básicamente en un tipo distinto de producción textual, iniciadora de un nuevo género discursivo. Con este fin se analiza una obra representativa de esta corriente, el libro del chileno Francisco Gallardo "Antropología. Cruzando a través de", obra que expresa de manera especialmente nítida la originalidad de la Antropología Poética Chilena.


ABSTRACT

In this article we will inform about the sprouting in the last 25 years in Chile of an original textual type rather unknown for the academic circuits which represents a challenge from the point of view of its classification and analysis, we call this set of texts poetical anthropology. Our attempt to locate our tipological question in the precise subject of the genre, in which it would be possible to locate to these works, the hypothesis of the this article will consist in affirming that the work assembly made up of Chilean poetical anthropology consists basically in a different type of textual production, introducer of a new text genre. It is for that reason that we will analyze the book of the Francisco Gallado titled "Antropología. Cruzando a través" like example of this new hybrid genre.


INTRODUCCION

Durante las últimas dos décadas hemos visto aparecer en nuestro país textos originales, disímiles y en algunos casos desconcertantes, surgidos desde campos como el científico y el literario. Poseen ellos caracteres heterogéneos y son sus contextos de formación espacios culturales, como el periodismo, la etnoliteratura, la literatura etnocultural, la poesía experimental, etc. En este artículo daremos cuenta del surgimiento de un tipo textual original bastante desconocido para los circuitos académico - literarios y que representan un desafío desde el punto de vista de su clasificación y análisis, lo cual nos permite pensar en el desarrollo de una mutación discursiva en un sector específico de la ciencia social chilena, esto es, el de la antropología experimental de orientación más postmodernista.

Ello será realizado desde la aplicación de un modelo de lectura a un texto puntual; el libro Antropología. Cruzando a través, del chileno Francisco Gallardo (1995), tanto por su representatividad, como también en tanto manera de ensayar un modelo de análisis para el conjunto de obras que le son similares dentro del corpus del tipo específico del que aquí daremos cuenta, esto es, la "Antropología Poética Chilena" (en adelante APCH), según denominación de la propia metalengua presente en estos textos.

El plano fundamental de análisis en que nos ubicaremos para dar cuenta de esta textualidad "antropológico poética" es el del plano tipológico, ello en tanto el desafío de estos textos está justamente en su clasificación, ya que desde una primera lectura resultan ambiguos, si intentamos clasificarlos en términos de lo que Bajtín entendía como "género discursivo" (Bajtín, 1998). Son todos ellos escritos por profesionales del área de la antropología y la arqueología, y recurren a procedimientos textuales muy próximos a los usados por la literatura. Ello en tanto en esta APCH se reúnen obras donde las textualidades científica y literaria creativamente se ven unidas. Así, la APCH, representada por la obra de antropólogos chilenos como Juan Carlos Olivares, Pedro Mege, Yuri Jeria, Francisco Gallardo, Claudio Mercado, Daniel Quiroz, Andrés Recasens, Sonia Montecino, Carlos Piña, Ivonne Valenzuela, Alfredo Gaona, entre otros, se nos presenta como un territorio lleno de posibilidades e interrogantes para el estudio interdisciplinario de textos.

Nuestro modelo de análisis se centrará en cinco categorías conceptuales proveniente del aporte de distintas fuentes teóricas, ellas son:

i. Interpretante en tanto código de lectura (Eco, 1995) entendido éste como el modelo mental desde el cual definiremos nuestro análisis.

ii. Expresiones metalingüísticas asumidas como el conjunto de valores desde el cual el autor va definiendo texto (Mignolo, 1978).

iii. Intertextualidad (Genette, 1972) asumida ésta como la presencia de un texto en otro texto.

iv. Campo literario como ámbito social de producción de un tipo textual específico (Bourdieu, 1998).

v. Autor y lector modelo asumidos como estrategias narrativas, las cuales se define en el texto (Eco, 1995).

vi. Niveles macroestructural y superestructural (van Dijk, 1989) como distinción entre las temáticas presentes en los enunciados que constituyen el texto y los tipos de enunciados presentes.

La autorreferencialidad como clave para la descripción

El texto de Gallardo posee cuatro capítulos y cada uno tiene una identidad autónoma, aunque vemos de todas formas que una cierta lógica los une, esta lógica interna es la de la autorreferencia como eje de la reflexión respecto de las ciencias sociales y de la sociedad, permitiéndonos también este eje organizar la descripción panorámica del libro, considerando que autor textual autor empírico y narrador se funden en la figura de Francisco Gallardo.

El primer capítulo se titula "Hacer Antropología", es aquí donde está la fuerza teórica del texto y por lo mismo, donde sus expresiones metalingüísticas se hacen más evidentes. Resulta un capítulo difícil de entender para un no iniciado (en la antropología como disciplina científica) y se trata de un diálogo quebrado y altisonante con el pensamiento postmoderno, desde una denuncia respecto de la inhumanidad de la muerte del sujeto y por ello de la muerte del autor, por tanto es una reivindicación potente del sujeto desde la propia autoafirmación en su condición de voz y de autor esencial de su texto".

...la empresa postmoderna en antropología desea emancipar al texto del poder, limpiar la culpa de una disciplina que ha usurpado la voz del otro. Crear obras polifónicas, multivocales, dialógicas. Poner atención al testimonio del otro e involucrar su voz en el negocio de la traductibilidad. Tomarlo como interlocutor y "democratizar" el texto etnográfico en un intento por disolver al autor al punto de hacerlo irreconocible" (Gallardo, 1995: 35).

El autor parte desde una "auto-confesión", se trata de una definición del trabajo antropológico y por ende de la antropología. "Egocéntricos, ventrílocuos y confesos", es la manera como Gallardo define a la práctica antropológica y en mucha medida a su propio actuar en el oficio, en este sentido el autor presta atención y pone en evidencia la constante sensación de transgresión en el espacio ajeno que le embarga, la constante sensación de ser ajeno al lugar y al contexto, por su propia voluntad o deseo, pero ajeno e invasivo. Desde este capítulo inicial es el autor del texto como personaje quien domina la escena, y este personaje se identifica con el autor empírico, Fancisco Gallardo, es la subjetividad del "yo" en el texto la que constantemente asoma su cabeza entre las líneas del relato antropológico. Se trata de un "ventrílocuo" porque, como el mismo texto confiesa, por medio del trabajo etnográfico se toma la voz de los otros pero reproducida siempre desde sí mismo, el autor textual antropológico se apropia del discurso ajeno para hacerlo propio y Francisco Gallardo no se autoengaña sobre estas características inalienables del trabajo científico, la confesión de Gallardo lleva implícita la idea de pecado, de transgresión, de intromisión, el lector del capítulo operará como una fuerza redentora de la esclavitud de su pecado, un confesor benigno que perdona frente al arrepentimiento sincero.

El segundo capítulo se titula "Diarios de Campo", desde la apelación metalingüística a Keruac2 el texto se concentra en la descripción etnográfica particularmente de la diversidad étnica y de opción sexual en el contexto mexicano. Los diarios de campo han sido siempre parte de la tradición textual de la ciencia antropológica, Malinowski, el maestro de la práctica en terreno, ha dado un ejemplo póstumo de cómo implícito en el diario antropológico científico, se encuentra una "Confesión de ignorancia y fracaso3" donde el paralelismo y la contradicción entre el texto científico de corte positivista y el discurso íntimo de un hombre en "tierra extraña" dejen en evidencia el principio de objetividad básico para el trabajo de campo clásico.

El tercer capítulo titulado "Apuntes y Borradores" es el más experimental en el plano textual propiamente tal, pasa desde los poemas de Metro /sueño, hacia la descripción de la prostitución en Santiago hasta llegar a una invocación a la figura del escritor peruano José María Arguedas. Se trata de textos por momentos confusos, pero en su metalengua se anuncia este carácter experimental, que se nos plantea como una demostración de los derroteros de este "creacionismo antropológico" parafraseando a Huidobro, indicando caminos, no recorriéndolos hasta el final, pero sí señalando posibilidades expresivas y por ello abriéndoce a distintos tipos de experimentos en su texto etnográfico. La aventura se expresa en este plano directamente en un tipo de experimento textual, lírico y caótico, que asumimos como texto de vertiente antropológica nada más que por un asunto de pragmática textual. La riqueza creativa del texto queda de manifiesto en este capítulo. Toma la fuerza de la metáfora en la poesía para crear ciencia antropológica.

Por último encontramos un capítulo titulado "Monografías", no son conclusiones en sí mismas, sino más bien la evocación de dos fenómenos culturales: las letras de Jorge González del grupo Los Prisioneros y la obra del documentalista John Downey, no obstante, ambas son formas de aquello que podríamos denominar como "etnografía del texto", análisis etnográfico de textos escritos y cantados en el caso de la poesía rockera de González y texto audiovisual en el caso de Downey, donde nuestro antropólogo convierte al texto escrito y cantado en su "campo" de trabajo.

Como podemos ver, la primera impresión que genera este libro es el de la radicalización de la autorreferencia, no obstante, este texto no se agota allí. Las categorías conceptuales antes detalladas al aplicarse, nos dicen mucho más respecto del texto mismo y de su contexto. Así, una dimensión llamativa de este texto es su fuerte analogización de carácter estético, asociada a espacios nuevos como el del ámbito audiovisual. Más que interdisciplina, nos vemos situados frente a un nuevo modo de asumir la posibilidad de un acceso antropológico literario al tema de la diversidad, las secuencias fílmicas se nos proponen como caminos de interpretación, asumiendo a la cinta como el vínculo entre el antropólogo y la alteridad. En este contexto el cineasta Juan Downey se nos muestra como una suerte de chaman que orienta el camino trazado por Keruac, particularmente en una mirada iniciática desde la confianza en la posibilidad del encuentro intercultural, el héroe es iniciado por Downey en un tipo de experiencia de desarraigo, para lo cual todo su valor es necesario.

Resalta de esta parte final de su texto la confesión de la eterna presencia del guía; del inspirador; del compañero de viaje: Gallardo encontró en Downey al compañero de viaje por medio del trabajo visual y artístico, en él encuentra la humildad de la que, asegura Gallardo, carecen muchas veces los científicos y académicos, asumiendo la posibilidad del conocimiento como algo que no se encuentra necesariamente en él, sino que pertenece al "otro". "... El no se ha excluido del evento de conocimiento y, por tanto, no se eleva a portavoz de una cultura que no es la suya" (Gallardo: 1994, 103). Y es a esta idea a la que quiere apelar Gallardo, generar un registro antropológico tiene que ver con la posibilidad de generar algo que permita "...no extraviarse completamente, como la libreta de apuntes que acompaña al etnógrafo en sus desplazamientos lejos en la cultura" (Gallardo, 1995: 104).

Desde lo ya expuesto, podemos apreciar en el texto un tono intimista literario, que va hacia la realidad sociocultural de manera autorreferida, no obstante, sigue siendo un texto antropológico visto de una manera panorámica, es en el plano de sus estrategias textuales donde los matices y su propia hibridez son identificables. El libro sin duda, en una dimensión a lo menos, es un texto antropológico, si asumimos que la antropología puede definirse en términos mismos como la expresión del contacto entre el "yo" y los otros, y pasa, para ser realmente antropología, por este nivel etnográfico empírico y abstracto al mimo tiempo, donde se relata la experiencia directa e isomórfica con la diversidad. Las macroestructuras tradicionales son respetadas, es decir, los grandes temas científico antropológicos quedan intactos, son sus tipos textuales los que innovan.

Es así como en este libro se pueden encontrar diversos tipos de discursos como recursos estructurales que permiten el logro de los objetivos del autor modelo, esto es, demostrar una posición o metalengua respecto del texto antropológico e ilustrar esta posición por medio de antecedentes etnográficos, que van desde registros de campo ordenados como estrofas, que adquieren la forma de poemas con una temática antropológica escritos respecto del Metro de Santiago, como también experiencias de etnografías del texto respecto de una cancion de un grupo musical chileno "Los Prisioneros", la observación semi participativa de la diversidad sexual en un pueblo mexicano o la actividad de la guerrillera zapatista. Estas formas superestructurales (van Dijk, 1989) identificables nítidamente en el libro son básicamente cinco:

- La data etnográfica obtenida de primera fuente en una observación semi participativa, resalta un tipo de textualidad claramente identificable y que se reitera en los capítulos "Diarios de campo" y "Apuntes y borradores".

...Los niños son llevados adelante y uno a uno son entregados al apóstol guerrero que espera en su caballo con la espada afilada, sobre el piso de piedras volcánicas fueron aplastados suavemente con las andas del santo. Juro que vi sus pequeños perderse en la obscuridad (Gallardo, 1995: 43-44).

Pero, como vemos, este texto tiene fuertes reminiscencias respecto del cuento "La noche boca arriba" de Julio Cortázar, con lo cual el relato de la experiencia etnográfica no es en lo más mínimo la introducción de "verdad" en una textualidad que tenga un propósito descriptivo, por el contario, en cada uno de estos textos etnográficos vemos claramente la aparición de la narración literaria, bajo una forma intertextual, pero que no obstante, lo inunda todo. "...Entre cruces desvencijadas a contraluz" (Gallardo, 1995: 54).

Se trata justamente no de relatar la realidad como evidencia irrevatible, sino de seducir por la metáfora y la ficción, traslocando la realidad, subvirtiéndola y desde esa subversión esencial hacérnosla creíble. "...Regresar al origen. Aunque no para reproducirlo sino más bien para reinventarlo" (Gallardo: 1995, 51), con un recurso a herramientas literarias como la personificación. "...La simiente indígena contiene la simiente del holocausto. El desierto no puede ser esclavizado. Ya estuvo antes. Primero fue el oro blanco y luego el rojo con su historia de desolación" (Gallardo, 1995: 54).

Este tipo de narración, entre onírica y fantástica, se realiza paralelamente con la entrega de datos concretos, datos que podrían hacernos cometer la ingenuidad de creer que estamos frente a un texto objetivo. "...Nos enteramos de que el ejército mexicano fue detenido en este lugar" (Gallardo, 1995: 65). Mas, es justamente esta ruptura esencial de los límites entre realidad y ficción un recurso que, más que apoyar el argumento teórico, resulta en una suerte de ironía respecto de la suposición de objetividad en el relato etnográfico, una descripción que pudiese tomar la forma de un relato medianamente realista, rápidamente es descubierta en su irrealidad, más como una catarsis onírica que como un relato de algo "realmente sucedido..."

Sus fluidos volvieron a transpirar entre mis dedos. Por unos instantes sentí la humedad de su cuerpo confundida con la mía y la esparcí sobre estas palabras, para dejar en estas páginas algo de su ser. Como una flor aplastada entre las hojas de un libro. Así quedo ella, esperando el sueño del día anterior entre dos luces y remolinos cruzando la carretera. (Gallardo: 1995, 55).

Con esto, el texto rompe con la lógica emanada de la ciencia tradicional de que a la elucubración teórica se debe paralelamente anteponer el antecedente empírico, ojalá obtenido de primera mano, desde el "estar allí" malinowskiano4. Es la experiencia vital la que se transforma en etnografía, más que dedicarse la vida a la labor etnográfica, un viaje al poblado nortino de Toconce expresamente planteado para hacer trabajo de campo, pero también un viaje en el Metro de Santiago o el escuchar un canción, son antecedentes empíricos, que poseen un orden propio, no son realidad externa al autor, son vivencias que ocurren en su interior y que se reordenan según una suceción cuya lógica es autónoma, es la lógica de la propia antropología poética...

La causalidad me empujó entonces a internarme en la imagen de la selva y el Alto Amazonas. Buscaba una respuesta que también era una esperanza. Fue en la humedad del barro ­donde los caimanes guardan el fuego entre sus fauces­ que encontré alivio para mi insospechada angustia. Volví al origen con sólo mirar el horizonte" (Gallardo, 1995: 104).

La experiencia vital es expresada desde una tremenda angustia existencial y ella tenciona el relato, dando pie a la expectación del lector, que a las alturas de algunas páginas ya no espera un relato lineal, ni en lo semántico, ni en lo propiamente narrativo. El autor nos muestra por una parte su experiencia desde el momento en que surge la angustia previa al contacto, hasta la experiencia misma del contacto, el viaje, etc. En este sentido su experiencia en Toconce, con la cual parte su relato, da pie para una reflexión previa en torno a lo que él mismo superpone a la experiencia del contacto en Colon. Su viaje y su experiencia es procesada acudiendo a múltiples recursos literarios. "...Me refiero a un tipo muy particular de experiencia antropológica que convoca el goce de la aventura dionisíaca y que se resuelve/multiplica en un doble placer: el hacer y el representar" (Gallardo, 1995: 105).

- Como segundo tipo de superestructura textual presente en este libro constatamos la experiencia de un tipo de análisis antropológico de textos que toma a nuestros ojos la forma de una etnografía del texto, donde lo escrito o visto toma el lugar que la observación empírica tendría en la etnografía tradicional.

El caso más sintomático de este tipo textual es el análisis de canciones de Jorge González, vocalista y letrista del grupo Los Prisioneros, así, opina de una canción de álbum Corazones Rotos "...El sentimiento se torna sentido, se condena al silencio y la inexistencia" (Gallardo, 1995: 93). No obstante, ella no es la única expresión de análisis textual, Gallardo intenta someter a este análisis a textos de autores como Bronislaw Malinowski o Margaret Mead, en tanto. "...Los diarios son ahora mi fascinación porque su construcción es el resultado de una fuerza incontrolable, compulsiva e inexplicable. Nunca podemos estar seguros de cuál será su destino" (Gallardo, 1995: 105), e incluso utiliza un esquema similar en el análisis, comentario de videos de John Downey..."

En sus creaciones electrónicas Downey se sometió a la dura experiencia cognitiva del desarraigo, del desplazamiento cultural. Empujó sus creencias hasta las fronteras de la certidumbre para estimular al espectador a caer dentro de sí mismo, para incitarlo al re-conocimiento y la introspección" (Gallardo:1995, 100).

- Un tercer tipo de recurso superestructural lo constituye la toma de lugar respecto de la voz de los actores, ello es un recurso que resulta novedoso, ya que no se trata mayormente como en otras obras de la APCH del rescate de etnocategorías y de discursos de los actores que se intertextualizan, cosa que sí ocurre como es el caso de los travesti mexicanos y los guerrilleros zapatista. "...Lucharemos hasta la muerte" (Gallardo, 1995: 65), en esos contextos su voz es apenas un susurro, donde toma un carácter verdaderamente totalizante es en aquellos momentos de la narración donde la voz del narrador es reemplazada por la voz de actores, más bien prototípicos, que representan personajes, de cuya voz se apropia Gallardo para convertirse en su ventrílocuo, así como un pequeño ejemplo, se nos presenta esta voz de mujer, con letras cursivas, interrumpiendo el relato del narrador en el sub- capítulo "Ellas lo hacen mejor de madrugada... Aún ni es de noche, debo seguir oculta, bajo el sol no tengo oportunidades. Soy víctima de una conspiración. me miro en el espejo roto y veo mi rostro trizado" (Gallardo: 1995, 71). Este recurso, más que corresponder a un camino narrativo se nos presenta como un tipo textual cuyo objetivo es dar fuerza al argumento, reforzar la metalengua y de esta manera dar un "cable a tierra" a lo afirmado, sobre todo respecto de la fragmentación, pero la radical diferencia es que se proprciona un cable a tierra desde un recurso narrativo que raya en el género fantástico, con lo cual el argumento más que operar desde lo racional intenta afianzarse en el plano de la seducción del texto.

Como cuarto tipo superestructural presente en el libro, podemos mencionar a la reflexión teórica, el argumento teórico resulta un tipo textual por sí mismo, ya que, de los libros publicados por el Fondo Matta, vemos a este texto como aquel que hace una reflexión teórica más de peso, más substancial, pero no debemos confundirnos, no estamos frente a un texto de teoría antropológica. Quizás, la esencia del tipo de discurso presente en el libro, cuyo objetivo es convencer y seducir respecto de la propuesta metalingüística planteada, sea todo aquello plantedo respecto del "espíritu de lo dionisiaco" con fuertes reminiscencias intertextuales tanto de Nietszche como de Ruth Benedict5, en lo que respecta a lo dionisiaco como estadio cultural más cercano al ser que al sentido, ello expresado siempre con un tipo de argumentación cargada de analogías estético literarias. "...Artaud describió las rocas de México como rostros invocando el gesto" (Gallardo, 1995: 49).

Lo dionisiaco, a nivel del tipo textual teórico, es el modelo ordenador, no sólo del argumento, sino del tipo discursivo con el cual desde la urgencia y la fuerza expresiva se avasalla con la propuesta, y ello interviene en el texto entrando y saliendo cada vez que la exposición lo requiera, sobre todo a nivel teórico. "...me refiero a un tipo muy particular de experiencia antropológica que convoca el goce de la aventura dionisíaca y que se resuelve/multiplica en un doble placer: el hacer y el representar" (Gallardo, 1995: 105).

- Como quinto y último tipo textual que podemos reconocer nos referiremos a la autorreferencia, ella ronda a cada uno de los tipos textuales anteriores, justamente respecto de ello mismo, casi cómica nos parece la frase. "...Tanta educación se transformó en locura" (Gallardo, 1995: 48), pero ella es fundamental como expresión de un tipo textual presente en este libro de manera preponderante, ello es la profunda autorrefrencia que cada párrafo posee, un egocentrismo sin egolatría, el "yo rotundo" se ve reafirmado, la educación que se "vuelve locura", como temibles libros de caballería, es la adquisición de categorías que más que acumular verdades hicieron cuestionar las que se pudiera haber traído, por ello este texto es parte de esa locura, como expresión de un tipo de cuestionamiento donde el autor modelo autorrefiere los avatares de la sociedad occidental y los desarrollos de la antropología a nivel nacional e internacional.

Lo anterior define la mirada antropológico poética, que pasa a ser una mirada situada, pero no desde un contexto, sino una lectura egocéntrica que se sitúa desde el yo para mirar antropológicamente, como lo indica el curioso y demostrativo subtítulo de un capítulo del libro. "...Nos es para seguir de cerca de ciertas obsesiones mías vistas en las cintas de Juan Downey" (Gallardo, 1995: 101).

Es por este egocentrismo que la reivindicación del autor se nos transforma, cuando desarrollamos una lectura detallada, en un tipo textual recurrente, donde la presencia del yo es la reivindicación del autor, señalándose implícitamente una identidad esencial entre autor empírico y autor textual, ello se nos presenta, como decimos, no solamente como un argumento sino como un tipo textual.

"...Existe un imperativo cultural que nos empuja a "introducir a los otros en nuestras obras", que nos conmina a crear superficies de contacto. Y esto ocurre porque la modernidad y postmodernidad se han empeñado (ayer y hoy) en acortar brutalmente las distancias que nos separaban" (Gallardo, 1995: 39)

Destacados ya los elementos superestructurales, que, desde una profunda autorreferencialidad, le dan un sello extra antropológico al texto, podemos describir brevemente su perfil metalingüístico, como modo de presentarlo no solamente en su identidad antropológica o literaria, sino en este plano donde su hibridez se nos presenta más clara.

Este texto de Francisco Gallardo, posee la metalengua más potente de la APCH, aunque contradictorio en ocasiones, renuncia a la etnoficción6 para adentrarse por los caminos de la autocontemplación, con toda la honestidad que, suponemos, le permite su formación arqueológica, he aquí un intento serio de situarse desde una crítica de la postmodernidad y al mismo tiempo de asumir los elementos de la condición postmoderna, tales como la fragmentación, vista como irrenunciable, en una búsqueda que justifica la autorreferencia desde una búsqueda del ser, una búsqueda que va al mundo para internalizarlo y sólo lo convierte en texto antropológico cuando lo considera verdaderamente mascullado, de forma que en este texto toda voz es una voz interna y todo diálogo es la polifonía de una melodía interior, por momentos amarga, en otros irónica, pero siempre interna al hablante.

Teniendo ya una visión de conjunto respecto de los capítulos dispares que lo componen, vemos cómo fuentes distintas se acrisolan en la ruta común: el viaje como estrategia y como tema, la experiencia de la diversidad, una fuerte crítica a la etnografía tradicional, una crítica ambigua respecto del postmodernismo, como intentando aislar la mirada una especie de "encausamiento de lobo estepario" donde el nihilismo es criticado y simultáneamente predicado, para nosotros todo ello no es más que el experimento de un nuevo tipo de ensayo antropológico con un tremendo nivel de autonomía respecto de la tradición el modo de mostrar y demostrar sus argumentos, al cual la APCH da cabida.

Cuesta encontrar un texto en la APCH donde la intertextualidad tenga tan poca importancia, es esta autonomía concentrada en el autor lo que hace que todas la fuentes interetextuales sean situadas en un mismo plano, el de materias primas que serán luego procesadas y ordenadas aleatoriamente por el autor.

En párrafos anteriores detallabamos los recursos superestructurales de esta obra, ellos corresponden en mucha medida a la forma en que distintas experiencias, escuchar un canción, visitar un país, hacer etnografía, soñar, sentir placer o desagrado frente a un paisaje dado, se transforman para el autor en un afuente que se reordena: Aparecen sistemáticamente de manera intertextual las voces de actores y la del propio antropólogo, se cita a clásicos de la diciplina como Morgan, Tylor, Malinowski o Mead, a pensadores como Boudillard Fukuyama, Foucault, Barthes y a especialistas en literatura como Alegría, etc. pero estas citas eruditas son puestas en un mismo nivel que las fuentes de la experiencia primaria, y ello por que se nos aclara desde la metalengua que al fin y al cabo todas son realidades con el mismo status epistémico para Gallardo, son fuentes experienciales, a nivel sensible, intelectual, racional o emotivo, que como retazos luego son juntadas, y es en esta mezcla de las fuentes intertextuales donde está la originalidad del texto y la puesta en práctica de la metalengua, el "yo radical" que radicaliza la autoría se nos sitúa como el supremo hacedor, que hace del acto de combinar textos un acto de creación bello, desde un criterio de belleza cuya armonía intenta superar los valores de la estética occidental, y para ello no le queda más que profundizar este yo en la escritura. Pero justamente aquí vemos una contradicción, acaso el uso del recurso intertextual reordenado desde un yo profundo no reafirma y evidencia las claves del horizonte cultural del autor ¿y con ello más que renunciar a su cultura el autor se sumerge en ella? Supongamos que lo que se intenta es una hermenéutica cultural que se sumerge en el self para dar paso al intento de comprención de la alteridad, supongamos esto de otra forma la pregunta anterior no tiene respuesta, y nos asalta la pregunta ¿cómo se escribe desde un yo transcultural?

La heroicidad como código de lectura

Asumida la autorreferencia del discurso y sus límites, donde personaje principal, autor empírico y autor modelo se funden, proponemos como clave para leer e interpretar más profundamente este texto la visión de Susan Sontag del "...antropólogo como héroe" (Sontag: 1996, 159) categoría que nos ubica en un aspecto fundamental de los textos de la antropología chilena de los últimos años; con ello podremos responder a las preguntas que suscitan en cualquier observador medianamente externo este nuevo modo de asumir la antropología como un "modo de vida". Así, Sontag nos aporta un modelo mental para la lectura que nos es de utilidad. Asumido desde el uso instrumental de este modelo, podemos ver cómo el libro trata de sumarse a un tipo específico de textos de la reciente producción antropológica chilena no solamente como expresión de una manera particular de asumir la praxis científica, sino como manera de interpretar un conjunto de experiencias vitales que exceden el plano de la etnografía o del ejercicio más o menos intenso de una profesión, se trata de un conjunto de textos para los cuales la labor etnográfica se convierte en la experiencia vital cotidiana.

El hilo que separaba sigilosamente la labor científica de la vida se destruye y la "heroicidad" supera la esfera de las búsquedas de construcción y concreción de una utopía, por ello se despega de la pregunta por el sentido, para convertirse como plantea Sontag en una experiencia de "autosalvación" (Sontag, 1996), un modo de salvar la propia vida espiritual desde la conexión con las más exóticas espiritualidades, se busca desde un poner en paréntesis los valores, desde un "yo" que no estaría capturado en el sentido. "...Hablo de conmoción, de "catarsis intelectual", de rodar cuesta abajo, de apreciar las inseguridades y relativizar convicciones" (Gallardo, 1995: 38).

Como hemos dicho, este antropólogo héroe será asumido por nosotros como código de lectura y por ello como el eje que confiere identidad a los textos, por ello se nos presenta como una imagen común, la de un autor modelo preocupado de salvar su alma en la experiencia de campo trastocada en experiencia vital, en este proceso de transformar lo cotidiano y vital en experiencia etnográfica. Gallardo nos pone frente a las expresiones metalingüísticas de la APCH, expresiones que se definen desde un código de lectura el cual es ante todo un estereotipo cultural, un modo de asumir la tarea antropológica y simultáneamente la vida misma, se camina desde la apelación de la antropología comprometida a asumir la labor profesional y científica como una forma de vida, hasta llegar a reconocer al antropólogo como un estereotipo cultural digno de imitar, un sujeto abstracto y sensible capas de juntar la vida "más" vida y la escritura "más" escritura. El código de lectura por nosotros asumido es a la vez la estrategia narrativa básica del texto de Gallardo, se debe a ello la densidad conceptual del texto, donde el interrogante se nos presenta como la figura del antropólogo héroe, a la manera de los "poetas héroes", código de lectura ­estereotipo cultural­ que supera la esfera de la ideología de clase, un sujeto cultural en el límite entre el escritor y el antropólogo, definido substancialmente desde el autor modelo, cuya meta no se queda ni en la ciencia ni en la literatura, su norte es más amplio, quiere "salvar su alma".

El código de lectura se transforma, por tanto, en aquello que Eco ha denominado como una "unidad cultural" (Eco, 1995). Por efecto de una semiosis ilimitada en la acepción que Pierce (1995) le da a este concepto del antropólogo héroe que Sontag anunciaba desde su lectura de Claude Levi-Strauss y Michel Leiris, el antropólogo poeta se nos hace posible en el plano textual, ya que el código de lectura desde el cual se edifica nos lleva reminiscencias y equivalencias también ilimitadas desde el mago, científico innovador, interdisciplinario y extremadamente culto, hasta el marginal, el insolvente, el inútil, el paria, todo ello en una equivalencia, donde la ambigüedad y la polisemia permite dar vida desde el código de lectura hacia la metalengua, en una propuesta que es textualidad y es también estilo cultural, estilo propio de una elite específica.

Surge una evocación emotiva desde donde el código de lectura va variando y con ello dando una imagen social a esta APCH, imagen ambigua, pero no por eso incoherente, una idea que pragmáticamente va subsistiendo en cada contexto de recepción que nos permiten dar cuenta del tipo específico de heroicidad que el libro enarbola. Así, lecturas superficiales hacen identificar un autor modelo transformador social, comprometido con el sentido, pero una lectura más profunda de este libro de Gallardo dejan el sesgo nihilista claramente perfilado, así podríamos pensar que las problemáticas e injusticias sociales presentadas son parte del circuito problemático del autor empírico y del autor modelo, pero rápidamente percibimos la disociación, el lector, quien no sabe a qué atenerse le pierde la pista al héroe del sentido de los valores propios del compromiso histórico y del cambio social, para luego llevarnos a la incertidumbre, generando ésta la riqueza misma del texto, en la constatación de un tipo particular de heroicidad, una que no quiere quemar la sociedad para fundar una nueva.

Según Roland Barthes debe superarse aquella visión mecánica de la obra literaria para pasar una noción de texto, la cual se sale de los límites de lo exclusivamente literaria y fundamenta su carácter en el proceso de recepción, su significado por lo tanto no es único y en él opera de manera fundamental el concepto psicoanalítico de placer (Barthes, 1996), que Barthes asume como la identificación radical con la textualidad. Lo fundamental de esta postura se da en la polisemia del texto, la pluralidad de significados, el campo del texto no se reduce a un significado único, sino más bien a la experiencia de la recepción lectora. Evidentemente en Gallardo estamos frente a textos y no obras literarias o científicas, textos cuyas estrategias textuales se definen justamente en este plano de la recepción lectora, el texto se produce en su lectura y justamente en el código de lectura que vamos asumiendo en cada parte de este libro, el texto nos va confiriendo posibilidades que, al tomarlas nos convierte en cooperantes del texto y por ello en participantes en el proceso de surgimiento de esta APCH como género híbrido.

El héroe asume el sinsentido desde un "yo radical"

Nuestro autor nos dice claramente, en un párrafo substancial de su metalengua "...Mi elección es pues ­si se me permite una segunda ingenuidad­ recuperar al sujeto" (Gallardo, 1995: 40). Así, al iniciar la lectura de este libro, resulta difícil no sentirse interpelado, particularmente por que su primer capítulo, el cual es esencialmente donde se expone una metalengua que rechaza las concepciones propias de las ciencias humanas que trabajan sobre la base de la muerte del sujeto, "...Como Roland Barthes dijo alguna vez, para que la obra nazca el autor debe sucumbir" (Gallardo, 1995, 107). Pero no todo es tan terrible, una lectura más exhaustiva nos hace encontrarnos con un texto el cual más que rechazar será analizado por sí mismo, con cierta prescindencia de las opiniones y biografía de su autor empírico, es más bien una gran arenga hacia aquello que nosotros denominaremos como la "ética del autorrespeto", pues se trata de un discurso respecto de la recuperación del sujeto pero particularmente de un sujeto, el yo, el self, que prescinde del compromiso ideológico en su sentido tradicional, es decir, político para el contexto latinoamericano, para de esa manera pasar a definirse desde una suerte de compromiso egocéntrico, de un claro nihilismo. La recuperación del sujeto no saca a Gallardo de la óptica egocéntrica del héroe postmoderno

Es justamente desde esta apelación egocéntrica donde colindamos con el texto, nos encontramos con ese "yo" rotundo del autor textual que define la semántica de sus enunciaciones. Existe una clave para comprender los supuestos subyacentes a esta escritura, y ello se lograría desde un confiar en la posibilidad de crear una textualidad híbrida entre antropología y literatura, en base a la asunción del "yo" como modo de acceso hacia el mundo retratado y vivido por el autor, ese mundo evidentemente es múltiple, variado, o como le gusta decir a Gallardo "fragmentado" (Gallardo, 1995: 45) ello expresado en cada texto en particular en el modo en que cada "yo" se ubica frente a la experiencia, con lo cual cada escenario es múltiple por que múltiples son los observadores y múltiples los modos en que esos observadores pueden ubicarse en él, lo cual no impide una fuerte toma de partido ética, con afirmaciones categóricas. "... Sólo la autogestión política, económica y cultural puede crear interlocutores capaces de mostrarse a sí mismos, de no temerle a la desnudez de reconocerse" (Gallardo, 1995, 39).

Vemos en el texto un tipo de contradicción, pero, nos obstante, ésta permite amplitud en la postura y por tanto diálogo, al inicio del mismo hay una suerte de crítica radical al postmodernismo definido desde la muerte del sujeto.

"...El tránsito del monólogo al diálogo en la práctica antropológica sienta un beneficioso precedente en el plano de la convivencia intercultural. Sin embargo, la crítica a la autoridad del autor no cesa de producirme cierta desazón. Si la posibilidad hizo lo posible por disimular al autor, la postmodernidad ha llegado para desintegrarlo. Ambas lo agreden y lo martirizan, pero olvidan que a pesar de todo sigue allí, viviendo una pesadilla que lo atormenta más y más" (Gallardo: 1994,36).

Categoría que coincide con la de autores como Raúl Zurita (Piña, 1997) y Manfred Engelbert (1996), en lo que respecta a la coincidencia entre la muerte del sujeto como abstracción epistemológica y ontológica, y la muerte física y espiritual en el contexto del tercer mundo, de grandes grupos humanos (violaciones a los derechos humanos, marginación económica y social, etnocidio, etc.).

Luego de esto en el último capítulo Gallardo rasga vestiduras y acepta la fragmentación como dato irrebatible, no obstante, ello adquiere coherencia y la contradicción no es tal, la crítica a la muerte del sujeto como negación del "yo" no es contradictoria. A nuestro entender, con una apelación a la multidiversidad de formas de asumir el mundo, desde la infinita variedad de vivencias posibles, con lo cual la fragmentación pasa a reafirmar al sujeto, lo que, teniendo una base axiológica, no deja de ser una idea muy postmoderna.

Más bien se trata de que Gallardo realiza una lectura foucoultena donde la supuesta crisis de sentido es más bien la crisis de la racionalidad occidental en su intento etnocéntrico y totalizador

"...el "otro" en su radical lejanía y distinción suele abrir un hueco en la mente como una superficie llana similar a una tela recién dispuesta sobre un bastidor. Esta apertura promueve en el extranjero un momento pleno de meditación acerca de su propia diferencia. Si aceptamos que nuestras sombras no revelan lo que somos en esencia, en la floresta amazónica las sombras son facetas del espíritu, desdoblamiento del ser" (Gallardo: 1994, 103).

Agregaríamos nosotros, es la crisis de la racionalidad del capitalismo avanzado en su lógica autorrefrente vinculada a la autosustentación material y valórica del mercado, esta fragmentación, según la interpretación que hacemos de lo planteado por Gallardo, supone más que una suerte de "limbo angustiante", simplemente la captación de las limitantes de la propia racionalidad occidental, para dar paso a las otras formas de mirar, que en muchos casos se salen del sentido y se adentran en el tema del ser como inversión de la racionalidad, con lo cual la fragmentación no sería más que la captación de las limitaciones del sentido en la sociedad occidental. Como en el inicio de "Las palabras y las cosas" de Michel Foucault (1966), donde se pone en tela de juicio la clasificación de Linneo y se implanta una clasificación fantástica se subvierte el sentido, desde la "risa a mandíbula batiente" que la lectura de Borges provoca a Foucault. No se trata necesariamente de que se reemplace un sentido por otro o un valor por otro, sino de intentar según Gallardo emulando a Foucault, de rastrear racionalidades más próximas al ser, donde actos como la contemplación tienen su propio norte y el costo social de los valores adquiere otra significación, donde el sacrificio no es negado y el dolor se asume de otra manera, social y personalmente.

Asociado a lo anterior se nos presentan las macroestructuras textuales asumidas como temas que el libro de Gallardo aborda; en este libro se puede encontrar básicamente tres tipos de discursos como recursos estructurales que permiten el logro de los objetivos del autor modelo, esto es, demostrar una posición o metalengua respecto del texto antropológico e ilustrar esta posición por medio de antecedentes etnográficos:

1. Se nos presentan registros de campo, ordenados principalmente como estrofas, que adquieren la forma de poemas con una temática antropológica, por ejemplo los escritos presentes respecto del Metro de Santiago. Estos registros toman distancia respecto de lo observado e intentan demostrar un carácter fidedigno y coherente respecto de lo descrito por un observador no participativo.

2. Vemos también experiencias de "etnografías del texto" respecto de textos escritos, orales o audiovisuales, por ejemplo, de una canción de un grupo musical chileno "Los Prisioneros", como relatos etnográficos de la experiencia receptora del oyente de estas canciones.

3. Por otra parte identificamos la observación participativa, respecto de fenómenos como la diversidad sexual en un pueblo mexicano o la actividad de la guerrilla zapatista como un tipo de tema fundamental del libro.

Todos estos temas se mueven en el plano de la contradicción aparente antes mostrada, por su parte no existe un compromiso abierto con la superación de la marginación y el sufrimiento, mas ello no involucra un condolerse de este dolor, un condolerse íntimo, nihilista en tanto no surge del valor sino de la empatía, donde el "yo" es interpelado por la conciencia de ese dolor que no es del todo ajeno.

Autor modelo y lector modelo. La autorreferencialidad nihilista como estrategia narrativa

Nuestro autor modelo reflexiona sobre sí mismo, particularmente sobre sus carencias y necesidades, solamente desde allí se abre al mundo, y esta apertura tiene como motivo la posibilidad de crear un mundo interior que relatarnos, el autor modelo "pequeño Dios" opera, invitando a emularlo, como si el lector pudiese luego del proceso mimético continuar su texto particularmente en los relatos de corte etnográfico. El receptor ideal, por su parte, es un semejante (respecto del autor modelo), agobiado por las mismas incertidumbres, puesto frente a la computadora y a la libreta de campo con los agobios de dar cuenta antropológicamente de algunos tipos de fenómenos concretos, y este agobiado personaje en el libro encuentra una salida, o más bien algunas pistas para ella en el nihilismo mezclado con chispazos de compromiso ético. De ninguna manera podría interesar al grueso público un texto con esta densidad conceptual, y no es ese el autor modelo que evidencia en este experimentalismo textual, ello parece tampoco ser importante para el autor empírico, más bien el lector modelo es alguien que dialoga con Gallardo, alguien acosado por sus mismas preguntas, que encuentra en el texto el placer de la identificación, mas nuestro lector modelo es bastante libre, libre para realizar la mimesis, y tan libre que podrá realizar la lectura de todos los textos, especialmente los de carácter más etnográfico, ellos tienen a nuestro entender un carácter inconcluso, muchos de ellos son borradores como el mismo autor lo señala, y la libertad de incluirlos en el libro es también una invitación a continuarlos.

Lo anterior debe ser asumido, en un contexto donde la posibilidad de entender el texto y de continuar ese discurso interminable, es también como diría Bourdieu (1995) "la elección de los elegidos", un acto que sólo la clase media intelectual puede hacer, sobre la base de un contexto de producción que es el mismo de recepción, la incertidumbre postmoderna, expresada en la fragmentación irremediable, que acosa el espíritu del antropólogo chileno y que Francisco Gallardo comprende y ayuda a dilucidar.

CONCLUSION: Autorreferencia y "heroísmo" como pilares del texto

Vemos en este texto una metalengua ambigua al servicio del código de lectura. En el proceso de cooperación narrativa el interpretante nos va suscitando un estereotipo cultural, el cual va requiriendo de un sentido y por ello de un sistema de valores que lo afiance en nuestra mente, por ello el héroe estereotipado requiere de una metalengua ambigua que juega con ser texto antropológico y dejar de serlo. De esta manera la lectura se hace desde un sujeto innovador cultural y textualmente hablando, de forma tal que la metalengua recubre de sentido a un interpretante que define al texto desde las primeras páginas.

En el caso de este texto se nos presenta ya como un tipo de ensayística antropológico poética, lo cual le da una identidad particular, ya que como en ningún otro texto de la APCH, existe aquí un desarrollo conceptual articulado. Pero no responde este texto únicamente a la lógica del ensayo, básicamente por que no vemos desarrollarse una hipótesis en el sentido tradicional del concepto, siendo ello substituido por un difuso, aunque no por ello menos auténtico intento de acceder al ser de la cultura. Ello por medio de chispazos donde la reflexión se une a las obsesiones del autor.

Si usamos la metáfora de raigambre cinematográfica, que tanto gusta a Gallardo, podríamos decir que el autor modelo es un espectador anónimo en una sala oscura, el cual sólo existe en tanto extrae lo único auténtico en su ser, su existencia, esto es, el otro, este enraizamiento en el otro es aquello que confiere sentido al texto. Pero este "otro" está capturado en las redes de la percepción del autor-espectador, por ello la metáfora cinematográfica no nos puede hacer pensar en un espectador pasivo, quien ve para luego echar manos a la obra y construir el relato, es una entidad activa cuyo procesamiento de la percepción tiene el poder del "pequeño Dios" que ordena y reordena el mundo desde "su" plan infinito definido esencialmente por su omnipotente voluntad.

Desde la sobre explotada aparición de Tristes Trópicos de Claude Lévi-Strauss, considerada una de las grandes "novelas" francesas del siglo pasado, la apertura de los antropólogos al hecho necesario de que el contacto con el "otro" desnudaba nuestros propios conflictos internos sobre lo que somos, nuestra precariedad existencial, ha generado una profunda reflexión entorno a la posibilidad de generar un discurso/literatura. Francisco Gallardo pasa esa línea ilusoria entre texto científico antropológico y texto literario antropológico con plena soltura y conciencia. La experiencia antropológica siempre ha sido una experiencia que ha involucrado los resortes más íntimos del yo, al exponerlo a situaciones en que la propia emotividad del sujeto se ve expuesta a lo extremo, es decir, aquello que le es totalmente ajeno pero por otro lado extrañamente familiar y cotidiano. Gallardo define la experiencia antropológica como una experiencia de la búsqueda de la experiencia dionísiaca, la exaltación de los sentidos, la búsqueda de la experiencia absoluta.

El modo en que Francisco Gallardo enfrenta la construcción de su textualidad viene dado por la superposición de géneros unidos entre sí por el deseo de dar cuenta del "otro" desde el yo. La experiencia antropológica no puede ser restringida al relato de la forma en que vemos a "otro" sino como el "otro" se construye desde la subjetividad de uno y se forma en un texto. El héroe intenta comprender y de esa forma salva su alma, sin renunciar a la autocontemplación, lo que es su estrategia fundamental.

 

NOTAS

2 Asumimos en este capítulo una alegoría permanente respecto de la obra de Keruac, particularmente respecto de "On the Road", en lo que respecta especialmente a la idea de movimiento y viaje que subyace a estos diarios de campo.

3 Este es el nombre con el cual se publicó por primera vez los diarios íntimos de Malinowski en las Islas Trobriand, publicados por su esposa póstumamente y que ha sido asumido como un ejemplo de la ambivalencia que subsiste entre la pretensión de objetividad en la etnografía y la experiencia íntima de encuentro con la diversidad cultural.

4 La idea del "estar allí" corresponde a la propuesta de Bronislaw Malinowski en el sentido de desarrollar una descripción etnográfica que estuviese sostenida sobre la base de la concepción isomórfica respecto de la relación entre lenguaje, pensamiento y realidad, lo cual responde a la epistemología surgida en el ambiente británico en las primeras décadas del siglo XX como las de Bertrand Russell y su "Atomismo Lógico".

Véase: Russell, B. 1965. Atomismo Lógico, en: A. J. Ayer, El positivismo lógico. México: FCE.

Malinowski, B. 1975. "Confesiones de ignorancia y fracaso", a Llobera, J.R., La antropología como ciencia. Barcelona, Anagrama, pp. 129-139.

5 La obra donde se una conexión entre estas categorías de Nietszche y el análisis cultural es Ruth Benedict, Patterns of Culture, de 1935.

6 Utilizamos aquí el concepto de etnoficción partiendo de la definición de ésta como recreación arbitraria de un contexto étnico, generada por un autor occidental, presente en la propuesta de Martín Lienhard en su libro La voz y su huella. Escritura y conflicto étnico social en América Latina 1492-1988. 1991. Hanover: Editorial del Norte.

 

REFERENCIAS

Fuentes primarias de la antropología poética chilena

Actas Primer Encuentro Nacional de Antropología Poética. Antropología, Representación, Poética. Encuentro, diálogo, exhibición. 1998. Ancud: s.e.         [ Links ]

Gallardo, Francisco.1995. Antropología . Cruzando a través (desde el otro lado). Santiago. Fondo Matta.         [ Links ]

Gallardo, Francisco. 2000. Arqueopoesía. Santiago. Museo de Arte Precolombino.         [ Links ]

Olivares Toledo, Juan Carlos. 1999. La etnografía lárica de Jorge Teillier. Revista Soñando el Sur, Número 2:4-9.         [ Links ]

Olivares, Juan Carlos. 1995. El Umbral Roto. Escritos en antropología poética. Santiago: Fondo Matta.         [ Links ]

Piña, Carlos.1986. "Crónicas de la otra ciudad". Santiago: Editorial FLACSO.         [ Links ]

Recasens, Andrés. 1998. ¿Antropología poética o poesía antropológica? Santiago. Ediciones Departamento de antropología Universidad de Chile.         [ Links ]

Fuentes secundarias

Alvarado, Miguel. 2000. Los últimos poetas de la aldea. El surgimiento de la antropología poética como posibilidad hermenéutica. Revista Austral de Ciencias Sociales. 4: 78-89.         [ Links ]

Alvarado, Miguel. 2001.La antropología poética chilena como textualidad híbrida. Tesis para optar al grado de doctor en ciencias humanas, mención en literatura y lingüística, Universidad Austral de Chile. Valdivia.         [ Links ]

Bajtín, Mijail. 1998. Estética de la creación verbal. México: Ed. Siglo XXI.         [ Links ]

Barthes, Roland. 1996. El Placer del Texto. México: Editorial Siglo XXI.         [ Links ]

Boon, James. 1982. Other Tribes, Other Scribes. Symbolic Anthropology in Comparative Study of Cultures, Histories, Religions, and Texts. Nueva York: Cambridge University Press.         [ Links ]

Bourdieu, Pierre.1995. Cosas Dichas. Barcelona: Editorial Gedisa.         [ Links ]

Calsamiglia y Tuson. 1999. Introducción al Análisis del Discurso. España: Ariel.         [ Links ]

Carrasco, Iván. 2001. Antropología Poética: ¿Literatura, Estilo o Tipo de Discurso? Actas Cuarto Congreso Chileno de Antropología.         [ Links ]

Carrasco, Iván. 2001. Interdisciplinariedad, interculturalidad y canon en la poesía chilena e hispanoamericana actual. Proyecto aprobado Concurso regular del Fondo Nacional de Ciencia y Tecnología. Número 1010747.         [ Links ]

Ciapuscio, Guiomar. 1994. Tipos textuales. Argentina: Editorial Universidad de Buenos Aires.         [ Links ]

Clifford, James. 1995. Dilemas de la cultura, antropología literatura y arte en la perspectiva postmoderna, España: Editorial Gedisa.         [ Links ]

Eco, Humberto. 1981. Lector in fabula. La cooperación interpretativa en el texto narrativo. Barcelona: Editorial Lumen.         [ Links ]

Engelbert, Manfred. 1996. Julien Sorel, Martín Rivas und anderen, En: Graeber, Wihelm/Steland, Dieter/ Floeck, Wilfried (eds): Romanistik als vergeichende Litera-turwissenschaft- Festschrift fur Jurgen von Stackelbereg. Frankfurt: Peter Lang, pp. 23-34.         [ Links ]

Foucault, Michel.1966. Las palabras y las cosas. México: Siglo XXI.         [ Links ]

García Canclini, Néstor. 1995. Los estudios culturales de los 80 a los 90: Perspectivas antropológicas y sociológicas en América Latina. En: Postmodernidad en la periferia. Enfoques latinoamericanos de la nueva teoría cultural. Hermas Heringhaus Editor. Berlín: Editorial Largen Verlag.         [ Links ]

Geertz, Clifford. 1989. El Antropólogo como autor. Buenos Aires: Editorial Paidos.         [ Links ]

Geertz, Clifford. 1988. Works and Lives: The Anthropologist as Author, Cambridge: Polity press.         [ Links ]

Geertz, Clifford. 1999. After the Fact: Two Countries, Four Decades, One Anthropologist. Massachusetts: Harvard University Press.         [ Links ]

Genette, Gerard. 1989. Palimpsestos. La literatura de segundo orden. Editorial Taurus, Madrid.         [ Links ]

Klinger, Cornelia. 1994. Fulscht ­ Trost ­ Revolste. Die moderne und ihre asthetischen Gegenwelten. Munchen/Weimar: Metzler.         [ Links ]

Marcus, G. E. y M. M. Fischer. 1986. Anthropology as a cultural critique: an experimental moment in the human Science. Chicago: University of Chicago Press.         [ Links ]

Mignolo, Walter. 1978. Elementos para una teoría del texto literario. Barcelona: Editorial Crítica.         [ Links ]

Mignolo, Walter. 1988. Los cánones y (más allá de) las fronteras culturales (o de quién es el cánon del que hablamos? En: El canon Literario. Madrid: Editorial Arco.         [ Links ]

Neira, Hernán. 2000. Anestética de Metales Pesados, de Yanko González Cangas. Estud. filol., no. 35.         [ Links ]

Pierce, Charles S. 1995. Semiótica, México: Editorial Perspectiva.         [ Links ]

Piña, Juan Andrés. 1997. Conversaciones con la poesía chilena. Santiago: Pehuén.         [ Links ]

Reynoso, Carlos. 2000. Apogeo y decadencia de los estudios culturales. Barcelona: Editorial Gedisa.         [ Links ]

Sontag, Susan. 1996. Contra la interpretación. Buenos Aires: Alfaguara.         [ Links ]

Tyler, Stephen. 1988. In Other Words. The Other as inventio, Allegory, and Symbol". Massachusetts: Harvard University Press.         [ Links ]

Tyler, Stephen. 1990. The Poetic Turn in Postmodern Anthropology: The Poetry of Paul Friedrich. American Anthropologist 86:328-335.         [ Links ]

Van Dijk, Teun. 1989. La ciencia del texto. Un enfoque Interdisciplinario. Argentina: Editorial Paidos.         [ Links ]

Vattimo, Gianni. 1997. El fin de la modernidad. Nihilismo y hermenéutica en la cultura postmoderna. Barcelona: Editorial Gedisa, Barcelona.         [ Links ]

 

*Antropólogo Social, Magíster en Sociología, Doctor en Ciencias Humanas mención Literatura y Lingüística. Académico Instituto de Literatura y Ciencias del Lenguaje Universidad Católica de Valparaíso. Este artículo ha sido redactado en el contexto de la investigación: "Interculturalidad, interdisciplinariedad y canon en la poesía chilena e hispanoamericana". Fondecyt. Proyecto 1010747 y representa además un segmento de la tesis doctoral del autor.

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons