SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.36 número54La huella de Tirso en Don Juan de Gonzalo Torrente BallesterLa textura picaresca y meta-picaresca en Moll Flanders de Daniel Defoe índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista signos

versión On-line ISSN 0718-0934

Rev. signos v.36 n.54 Valparaíso  2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-09342003005400003 

Revista Signos 2003, 36(54), 169-176

LITERATURA

Doncellas medievales en la poesía de Lord Alfred Tennyson:
retratos del pasado como espejos del presente

Medieval maidens in the poetry of Lord Alfred Tennyson:portraits of the past as mirrors of the past


Marysa Demoor

Universidad de Gent
Bélgica

Dirección para Correspondencia


RESUMEN

En este ensayo la autora quiere examinar la poesía temprana de Lord Alfred Tennyson y, en particular, poemas suyos muy celebrados como "The Lady of Shalott" y "The Princess", los que por una parte presentan hermosas doncellas medievales y, por otra, problematizaban el género sexual. La autora quiere investigar en los elementos que alimentaron la vena medievalista en la poesía de Tennyson y en las causas que lo llevaron a optar por estas atractivas damas medievales como sus 'personae' narrativas. Este análisis debería ayudar a aclarar la visión de Tennyson sobre la función de la poesía en una sociedad como la victoriana.

Palabras Clave: medievalismo, poesía victoriana, género, Tennyson, identidad autorial.


ABSTRACT

In this essay the author wants to examine the early poetry of Lord Alfred Tennyson, and especially celebrated poems such as "The Lady of Shalott" and "The Princess" which, on the one hand, feature beautiful medieval maidens but, on the other hand, problematised gender. The author wants to find out what fed the medievalist strain in Tennyson's poetry, and why he seemed to opt for these attractive medieval maidens as narrative personae. Eventually, the analysis should elucidate Tennyson's views on the function of poetry in a Victorian society.

Keywords: medievalism, Victorian poetry, gender, Tennyson, authorial identity.


 

Al término del siglo XVIII emergió en Gran Bretaña un movimiento que comenzó a evocar con cierta nostalgia la cultura y el modo de vida de la Edad Media. La aparición de este medievalismo es un proceso bastante complejo que debe ser visto en el contexto de una pujante historiografía y el creciente interés por lo antiguo en el siglo XVIII. El crítico de arte Jan Marsh (1987) agrega que ésta fue la reacción de los victorianos en contra de 'los barcos a vapor y los ferrocarriles, en contra de las fábricas textiles y las fundiciones de hierro, en contra de la pérdida de la religión revelada y la pérdida de la ciencia' (Marsh, 1987:93). Los victorianos recrearon, pues, la Edad Media ­su percepción romántica de la Edad Media­ en sus obras de arte, en sus casas y edificios y en su comportamiento real. En este ensayo, sin embargo, quiero examinar la poesía temprana de Lord Alfred Tennyson y especialmente los poemas en que figuran misteriosas doncellas medievales. Quiero indagar aquí qué nutrió esta veta medieval en su obra y por qué el género de sus personae llegó a concebirse de esta manera. Me centraré en poemas como La Dama de Shalott (The Lady of Shalott) y La Princesa (The Princess) e intentaré situar la poesía de Tennyson en una larga tradición de poemas inspirados en la Edad Media. Espero demostrar así que reflejaba su propia época en poemas que aparentemente representan un pasado lejano.

Además de recoger su información acerca de la Edad Media en una serie de textos ­en el sentido estricto de la palabra­, tanto ficticios (ficción gótica) como no ficticios (historia), los victorianos fueron significativamente inspirados por otros signos de la época, como la arquitectura y la pintura medievales. Muchos jóvenes victorianos viajaban al continente para sumergirse en esta gloria pasada. Como sabemos, desde el Siglo XVII, los hombres ingleses, una vez concluidos sus estudios, solían emprender su grand tour2. En este grand tour, entonces, se esperaba que los jóvenes ingleses adquirieran un gusto por el arte, por la cultura, pero por cierto 'adquirían' muchas otras cosas fuera de eso. A menudo les tomaba meses, a veces años, visitar todas las ciudades culturalmente importantes. Su viaje los conducía casi siempre a los Países Bajos, y también a París y a los centros culturales en Italia.

También el joven Alfred Tennyson partió en un grand tour al terminar sus estudios. Como era introvertido y bastante tímido, pidió a su mejor amigo, Arthur Henry Hallam, que le acompañase. Tanto Tennyson como Hallam tenían un amplio conocimiento de la Edad Media. El padre de Hallam, un historiador,había escrito sobre la época, mientras que Tennyson había siempre estado fascinado por textos de inspiración medieval. De niño fue introducido a las obras de pintores italianos y flamencos, leía novelas góticas y adoraba la poesía de John Keats y Sir Walter Scott, quienes se inspiraron muy significativamente en la Edad Media para sus temas y sus escenarios.

Ahora bien, la época en que estos dos amigos emprendieron su visita a los Países Bajos fue memorable. Dos años después de la independencia de Bélgica, la región aún se estaba recuperando del violento golpe de la separación. Ninguno de los dos ingleses disfrutó demasiado el viaje, como nos lo relatan sus cartas. Tenían que pasar a través de Holanda, pero fueron puestos en cuarentena durante una semana en circunstancias bastante negativas. Luego, ya en Bélgica, su carruaje se dio vuelta y tuvieron que ser arrastrados de regreso al camino. Fue un viaje colmado de aventuras (Lang & Sjannon, 1982).

Finalmente llegaron a Colonia y luego a Bonn. Como una nota interesante, su hotel en Bonn había sido un convento de monjas benedictinas ubicado en medio del río. En una carta de 1832 Hallam comentaba:

"Podrá imaginarse el tamaño de la isla, si le cuento que es bastante más grande, según Alfred, que la de la Dama de Shalott, y el río es más rápido que nuestro antiguo conocido que atravesaba Camelot" 3 (Kolb, 1981:613-614).

Los dos amigos también visitaron una galería de pinturas ­'muy en consonancia con mis propias inclinaciones, exquisitas y gloriosas pinturas alemanas antiguas' Hallam las llamó­ que Jack Kolb, el especialista en Tennyson, ha identificado como una colección de obras de Dürer, Cranach, Van Dyck, y Rubens. (Kolb,1981:614).

Pienso, por lo tanto, que es razonable decir que el viaje avivó la imaginación de Tennyson, a pesar de los problemas sufridos por ambos jóvenes. Otro amigo suyo, James Spedding, parece llegar a una conclusión similar cuando escribe:

"Alfred no estaba en absoluto satisfecho con el Rhin ­porque el clima no era lo suficientemente cálido­ y Hallam piensa que no ha obtenido demasiada inspiración de esta incursión. Pero estimo que algunos Tizianos y Van Dyck y, especialmente, en alguna parte, una gran ventana pintada con Madonas, etc. han pasado a integrar el bagaje de sus visiones."

"Madonas", Tiziano y Van Dyck. Tennyson lo absorbió todo. Pero obviamente tenía el espíritu receptivo para ello. 1832 fue también el año en que publicó el primer poema en que indaga profundamente en el mito artúrico. La Dama de Shalott (mencionada en la carta de Hallam arriba citada) está ambientado en Camelot, en un contexto vagamente medieval. En realidad, Tennyson escribió un buen número de poemas sobre mujeres en los primeros años de la década de 1830, pero La Dama sin duda es el más exitoso, quizá también por la musicalidad del verso y el trágico desenlace del poema.

1. La Dama de Shalott

El poema cuenta la historia de una misteriosa dama, oculta en una torre gris, tejiendo un tapiz en el cual representa al mundo tal como ella lo observa, a través de un espejo. Ella parece estar bajo una maldición, puesto que sabe que le está prohibido mirar hacia afuera por la ventana. La Dama de Shalott presenta una interesante mezcla de rasgos. De inmediato, es definida como una artista: canta y teje. También está aislada del mundo, una situación que podría igualmente asociarse a la del artista que rechaza un compromiso social con el objeto de preservar la integridad artística.

28 Only reapers, reaping early

29 In among the bearded barley,

30 Hear a song that echoes cheerly

31 From the river winding clearly,

32 Down to tower'd Camelot:

33 And by the moon the reaper weary,

34 Piling sheaves in uplands airy,

35 Listening, whispers " 'Tis the fairy

36 Lady of Shalott."

PART II

37 There she weaves by night and day

38 A magic web with colours gay.

............

[28 Sólo los segadores que siegan temprano

29 Entre la cebada de largas barbas

30 Escuchan un cantar alegre que resuena claramente

31 Desde el río

32 Y desciende hacia las torres de Camelot

33 Y bajo la luna, el segador cansado,

34 Apilando las gavillas en las frescas tierras altas,

35 Al escuchar el canto, murmura "Es la hermosa

36 Dama de Shalott"

PARTE II

37 Allí ella teje día y noche

38 Una mágica red de vivos colores].

Por supuesto, esto trae inmediatamente a la memoria del lector los principios que Platón presenta en su mito de la cueva, en particular sus opiniones algo denigrantes acerca de los poetas. Al igual que el poeta de Platón, la dama no capta ­no puede captar­ la realidad puesto que está separada de ella, y sólo puede ver reflejos en el espejo.

46 And moving thro' a mirror clear

47 That hangs before her all the year,

48 Shadows of the world appear.

49 There she sees the highway near

50 Winding down to Camelot:

51 There the river eddy whirls,

52 And there the surly village-churls,

53 And the red cloaks of market girls,

54 Pass onward from Shalott. (Tennyson,1911:28)

............

[46 Y moviéndose por un claro espejo

47 Que cuelga frente a ella todo el año

48 Las sombras del mundo allí aparecen.

49 Allí ve ella el camino cercano

50 Espejeando hacia Camelot.

51 Allí las aguas del río se arremolinan veloces

52 Y allí los ásperos aldeanos,

53 Y los mantos rojos de las muchachas del mercado,

54 Pasan de largo frente a Shalott].

Por consiguiente, hay sólidos argumentos que apoyan una interpretación que identifica a 'la Dama' con el poeta. Paul Turner (1976) señala que este poema expresa tres cosas: El sentimiento de Tennyson de que es moralmente erróneo centrarse en sí mismo; su convicción que como poeta debería buscar temas que estén fuera de su propia mente, y tratar de alcanzar un público más amplio; su temor que esto pudiera destruir su magia especial y arruinar su reputación: la Dama no influencia, sino que meramente desconcierta a sus lectores carentes de imaginación.

En uno de los niveles interpretativos de este poema, entonces, Tennyson examina los dilemas del poeta victoriano que se ve obligado a elegir entre escribir con un propósito específico, con el objeto de cambiar la sociedad, o bien escribir con el propósito de obtener una obra estética y artísticamente grata ­ en la tradición del arte por el arte.

No sorprende el que Tennyson opte por la figura de una mujer para expresar este dilema, y más aún la de una mujer claramente ubicada en la Edad Media. Por de pronto, como ya hemos mencionado, Tennyson estaba fascinado por el mito artúrico y las mujeres en esos relatos le eran especialmente atractivas. Les dedicaría numerosos poemas. Pero, notablemente, aquí y en algunos otros poemas escritos antes de su matrimonio hay una curiosa fluidez de género.

127 And down the river's dim expanse

128 Like some bold seër in a trance,

129 Seeing all his own mischance

130 With a glassy countenance

131 Did she look to Camelot.

............

[127 Y por la oscura extensión del río

128 Tal como un atrevido visionario en trance

129 Viendo en ello su propia desgracia

130 Allí ella, con mirada vidriosa,

131 Miró hacia Camelot].

La Dama es explícitamente comparada con un vidente, con un profeta, una de las más ambiciosas tareas atribuidas entonces al poeta. Uno de sus últimos actos antes de abandonar el mundo es escribir su nombre (o tal vez la canción que está cantando) en el bote que debe conducir su cadáver a Camelot y de ese modo ella, final y definitivamente, se inscribe como poeta.

123 Down she came and found a boat

124 Beneath a willow left afloat,

125 And round about the prow she wrote

126 The Lady of Shalott.

............

[123 Allí bajó y encontró una barca

124 Flotando bajo un sauce,

125 Y alrededor de la proa de la barca ella escribió

126 La Dama de Shalott].

En La Dama de Shalott, Tennyson retrata una fuerte personalidad que pone en escena su propia muerte, porque finalmente "parece" decidir que vivir para un personaje como Lancelot no vale la pena. En el poema, Lancelot es una apariencia brillante y banal cuyas únicas palabras no son más que clichés. Si se transfiere esto a la interpretación de la Dama como imagen del poeta, el afán de la Dama por aproximarse al mundo real y su apreciación de los demás son abortados al percatarse que las apariencias engañan.

La importante conclusión a obtener en este punto es que Tennyson eligió a una dama medieval para personificar el (o su) dilema poético: comprometerse con la sociedad, o medrar en un aislamiento artístico. El problema del poeta victoriano se transpone a la Edad Media, pero el poema también retrata otra situación victoriana, inmediatamente reconocible: la de la mujer soltera que espera a su amante. La Dama de Shalott arriesga todo, incluso su vida, por el amor.

Además de La Dama de Shalott, Tennyson escribió numerosos poemas dedicados a mujeres, vagamente ambientados en un pasado lejano, en el cual las mujeres están cercadas, aisladas del mundo, enfrentando interminable frustración (como en Mariana) o una muerte solitaria (como en La Dama de Shalott). Para el espectador neófito, sus vidas hacen recordar las de monjas o beguinas medievales. Se ha observado en otro lugar que este tema, el de la posición de la mujer en el mundo, era en realidad característico de algunas de las poetisas contemporáneas con el debut de Tennyson. Así, parece que éste se apropió tanto de los temas de esas colegas femeninas como de la persona femenina y, más específicamente, de la persona de la mujer artista medieval.

De hecho, en Lancelot y Elaine4 la joven y hermosa Elaine también muestra talentos artísticos en el bordado de un cobertor para el escudo de Lancelot. Al comienzo, también se la ubica en su cámara en lo alto de una torre y, finalmente, al igual que la Dama de Shalott, pone en escena su propia muerte cuando se vuelve aparente que Lancelot no abandonará o traicionará a Ginebra por ella. Ella va aún un poco más lejos que la Dama cuando dicta una larga carta dirigida a Lancelot, una carta que llega a él y a Ginebra cuando éstos encuentran su hermoso cuerpo inerte. Así, Elaine en realidad convierte la pluma en un arma más poderosa que la espada.

And Lancelot later came and mused at her,

And last the queen herself, and pitied her:

But Arthur spied the letter in her hand,

Stoopt, took, brake seal, and read it; this was all:5

[Y Lancelot luego vino y meditó sobre ella,

Y al final la misma reina vino y se compadeció de ella:

Pero Arturo vio la carta en su mano

Se inclinó, rompió el sello, y la leyó; eso fue todo].

Elaine es enterrada como una reina. El escudo de Lancelot es esculpido en su tumba y su historia es relatada en letras de oro y azur. Es su muerte la que hace que Lancelot se dé cuenta que su amor por Ginebra es pecaminoso. Elaine ha vencido en la muerte.

Por estos motivos quisiera discrepar de la crítica feminista que considera a mujeres como la Dama de Shalott y Elaine (otra doncella medieval bastante similar) sólo como víctimas de una sociedad patriarcal (cfr. Mancoff,1990). Pero sí estoy de acuerdo con el comentario de Leonée Ormond (1993) en su biografía de Tennyson, cuando escribe que 'el canto, la manifestación poética', en estos poemas 'se convierte en un acto suicida' (Ormond,1993:25). Por cierto, en muchos de sus poemas de la época, Tennyson asociaba la creatividad con la extinción. Notablemente, Tennyson eligió a mujeres letradas medievales tales como la Dama y Elaine como personajes, como las personae con las cuales articular esta paradójica ecuación. Otra vez, y de un modo más inmediatamente reconocible, se sobrepone a esta interpretación la moral convencional victoriana según la que el adulterio es erróneo. Un amor como el que siente Lancelot por Ginebra no podía ser tolerado.

Queda por contestar la pregunta del porqué. ¿Por qué Tennyson elegía a hermosas mujeres medievales como portavoces? Existen varias explicaciones posibles. Me permito sugerir tres razones. La primera es que, durante la era victoriana, una joven mujer hermosa y muerta era un objeto estético (cfr. Bronfen,1992)6 La segunda es que se consideraba que una musa 'poética' era generalmente femenina. Podría decirse que la 'Dama' personificaba esa musa. La tercera es que elegir una mujer medieval como la propia imagen era la mejor manera o la más fácil de objetivar su propia posición como poeta. Situar tópicos contemporáneos en pasado lejano permite ejercer algún control y ver soluciones. A esto debe agregarse el muy especial atractivo de la Edad Media como una era artística. La comparación implícita de la posición del poeta con la de la mujer no casada, no es exactamente evidente, teniendo en cuenta las ideas victorianas sobre las mujeres solteras. Pero Tennyson, en un cierto momento de su vida, estaba fascinado por la llamada 'cuestión femenina' casi tanto como le preocupaba el papel del poeta. Lo atestigua su largo poema sobre la educación de las mujeres, que me gustaría tratar a continuación.

Tennyson y la Universidad de las Mujeres

El siguiente poema de Tennyson que es relevante para nuestro tema es La Princesa, (The Princess). Escrito en 1847, es a menudo considerado como el regalo de matrimonio de Tennyson para su mujer, pues fue el año en que renovó su compromiso con Emily Sellwood, con quien se habría de casar en 1850. También constituye su comentario, no enteramente serio, sobre la candente cuestión de la mujer. Fue en el año 1847 cuando se publicaron Jane Eyre de Charlotte Brontë y Vanity Fair de W.M. Thackeray, con fuertes personajes femeninos en ambas obras.

La Princesa también está situada en un pasado medieval. El relato hace recordar significativamente la Ciudad de las damas de Christine de Pisan y en un comienzo fue conocido como 'La Universidad de las Damas'. Demuestra que Tennyson, con razón, puede ser considerado como un erudito en la Edad Media (cfr. Harrison, 1988), aunque aquí claramente 'victorianiza' el tema, utilizándolo para moralizar sobre su propio tiempo. El poema muestra su pericia acerca de la Edad Media, cuando hace que la princesa, todavía una niña, se case por poder con el príncipe, poniendo entre sus sábanas la pata desnuda de un ternero (Stone, 1987).

Es interesante señalar que el poema también se ocupa del tema de la fluidez del género, con príncipes y caballeros que se visten de mujer para lograr ser admitidos en esta universidad para mujeres. Y la princesa, además de aspirar a la creación de su propia academia, es una poetisa.

......

"then, Sir, awful odes she wrote,

Too awful, sure, for what they treated of,

But all she is and does is awful; odes

About this losing of the child; and rhymes

And dismal lyrics, prophesying change

Beyond all reason: these the women sang;

And they that know such thingsI sought but peace;

No critic - Iwould call them masterpieces:

They mastered ~me~. At last she begged a boon,

A certain summer-palace which I have

Hard by your father's frontier: I said no,

Yet being an easy man, gave it: and there,

All wild to found an University

For maidens, on the spur she fled;7

............

[Entonces, señor, ella escribió odas atroces,

Demasiado atroces, sin duda, como para ser consideradas,

Pero todo lo que ella es y hace es atroz; odas

Sobre la pérdida de un niño, y rimas

Y tristes poemas que profetizan un cambio

Más allá de toda razón: esto es lo que cantaban las mujeres;

Y aquellos que saben de estas cosas Yo buscaba sólo la paz;

No siendo yo un crítico las llamaría obras de arte:

Me dominaron a mí. Al final ella rogó obtener un regalo,

Un cierto palacio de verano que yo poseo

Justo en el límite con la propiedad de tu padre: me negué,

Pero siendo un hombre dócil, luego se lo concedí: entonces,

Loca por fundar una Universidad

Para doncellas, huyó de inmediato].

Ella era, lo podemos leer entre líneas, una buena poetisa. Es, entonces, una mujer letrada que junto con otras mujeres se aparta voluntariamente de la sociedad, algo parecido a las beguinas, para la edificación de sí mismas y de los demás.

El poema contiene varios pasajes en que se advierte que las jóvenes damas letradas, de querer casarse, podrían desanimar a los varones.

.....

"others lay about the lawns,

Of the older sort, and murmured that their May

Was passing: what was learning unto them?

They wished to marry; they could rule a house;

Men hated learned women:"8

.....

[otras recostábanse por los prados,

No tan jóvenes ya, murmurando que su Tiempo

Pasando estaba: ¿de qué les servía tanta erudición?

Ellas casarse querían, ellas podían gobernar un hogar,

Los Hombres aborrecen a las mujeres letradas].

El final del poema, quizá, es previsible. El príncipe y la princesa (con quien él estaba comprometido desde una tierna edad) al fin y al cabo se casarán pero él la respetará, la tratará como una igual:

.....

"'Dear, but let us type them now

In our own lives, and this proud watchword rest

Of equal; seeing either sex alone

Is half itself, and in true marriage lies

Nor equal, nor unequal: each fulfils

Defect in each, and always thought in thought,

Purpose in purpose, will in will, they grow,

The single pure and perfect animal,

The two-celled heart beating, with one full stroke,

Life.'"

Indeed I love thee: come,

Yield thyself up: my hopes and thine are one:

Accomplish thou my manhood and thyself;

Lay thy sweet hands in mine and trust to me'.9

.....

["Querida, grabémoslo ahora

En nuestras propias vidas y que este orgulloso lema permanezca

De iguales; observando que cada sexo por separado

Es sólo la mitad y que en el verdadero matrimonio descansa

No igual, no desigual: cada uno salva

El defecto del otro y siempre pensando al unísono,

Con idénticos afanes, voluntades unidas, ellos crecen,

El animal único, puro y perfecto,

El corazón compartido latiendo, en un solo latido,

Vida.'

En verdad te amo: ven,

Ríndete: mis esperanzas y las tuyas son una sola:

Alcanza mi hombría y tu propio ser;

Pon tus dulces manos en las mías y confía en mí"].

Es obvio que hay varias interpretaciones para este poema. Tenemos la interpretación moral victoriana, advirtiendo a las mujeres que su principal propósito en la vida es la de ser esposa y madre. Y tenemos la que examina la narrativa feminista del poema. Pero por debajo de ellas se encuentra la interesante exploración de la fluidez de los géneros, a lo mejor de su propio género. Tenemos a este príncipe muy femenino (que tiene mucho de antihéroe) y una poetisa-princesa masculina, ambos necesitándose el uno al otro para llegar a ser seres humanos plenos.

Mi lectura de poemas como La Dama de Shalott y La Princesa, sin embargo, me hizo llegar a otra conclusión. Como hemos demostrado, se puede considerar a la Dama como la personae medieval femenina del poeta enfrentada con el dilema de escribir al servicio de la sociedad o de crear arte por el arte mismo. Está claro que el poeta Tennyson, cuando empezó a escribir La Princesa, decidió tratar de seguir el primer camino. Intentó influir en la opinión pública con respecto a la cuestión de la mujer. Sin embargo, el hecho de que tratara de alcanzar o de influir en la sociedad, llevó a la muerte de la Dama de Shalott. Así, de hecho, él mismo había predicho el resultado de tal camino en su poema anterior. Y, por cierto, el poema La Princesa fue despedazado por los críticos. Afortunadamente no condujo a la muerte de Tennyson.

Después de la debacle de La Princesa, sin embargo, me parece que Tennyson se interesó menos en melancólicos personajes femeninos medievales y ciertamente dejó de emplearlos como personae del artista. Probablemente, esto guarda relación con un cambio considerable en las circustancias de su vida y de su carrera: se casó en 1850 y en ese mismo año fue designado como poeta de la corte. Estos sucesos asimismo influyen en los temas de su poesía. Como he apuntado en otro lugar, su posición pecuniaria más estable y su feliz vida familiar pueden explicar el hecho de que dejara de usar personae poéticas melancólicas, o aun deprimidas, reflejando su propia disposición mental (Demoor, 2002)

CONCLUSION

En el análisis final, parece justo concluir que las artistas y mujeres medievales en la obra temprana de Tennyson reciben la tarea bastante excepcional de expresar los pensamientos y dilemas del joven poeta victoriano, una tarea que, como lo dije anteriormente, puede explicarse de varias maneras, de las cuales la menos importante no es la identificación de Tennyson con este tipo de mujer y su anhelo por la Edad Media como un tiempo mejor. Y si los tres poemas mencionados, The Princess, La Dama de Shalott, Lancelot y Elaine parecen ser, casi a modo de un palimpsesto,

elaboraciones de un mismo tema, los poemas tempranos de Tennyson también permiten ser intepretados en distintos niveles. Existe, siempre, un tópico contemporáneo: la soledad de la mujer victoriana, la vocación del poeta victoriano, la moralidad del amor extramatrimonial. Cada uno de estos tópicos está encajado ­y hasta cierto punto ocultado­ en un pasado remoto cuyos principales personajes son unas jóvenes doncellas.

 

NOTAS

1 Traducido del inglés por Beatriz Meli Berti, Departamento de Ciencias Históricas, Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad de Chile y Dagmar Vandebosch, Departamento de Lenguas Románicas, Facultad de Letras y Filosofía, Universidad de Gante.

2 El término 'grand tour' fue acuñado en 1670 por Richard Lassels en su Viaje a Italia.

3 Carta a Emily Tennyson.

4 Lancelot y Elaine se publicó en Idylls of the King (1852).

5 'Lancelot and Elaine', Poetical Works, 416.

6 Uno de los libros más inspiradores sobre el tema es el de Elisabeth Bronfen (1992)

7 The Princess, Poetical Works, 171.

8 The Princess, Poetical Works, 180.

9 The Princess, Poetical Works, 215.

 

REFERENCIAS

Bronfen, E. (1992). Over her Dead Body. Death, femininity and the aesthetic. Manchester: Manchester UP.         [ Links ]

Demoor, M. (2002). 'His way is thro' Caos and the Bottomless and Pathless': The Gender of Madness in Alfred Tennysons Poetry. Neophilologus, 86(2), 325-335.         [ Links ]

Harrison, A. (1988). Swinburne's Medievalism. A Study in Victorian Love Poetry. Baton Rouge and London: Louisiana State University Press.         [ Links ]

Kolb, J. (Ed.). (1981). The Letters of Arthur Henry Hallam. Columbus: Ohio State UP.         [ Links ]

Lang, C., & Shannon, E. (Eds.). (1982). The Letters of Alfred Lord Tennyson (Vol. I 1821-1850). Oxford: Clarendon press.         [ Links ]

Mancoff, D. (Ed.). (1990). The Arthurian Revival in Victorian Art. New York: Garland.         [ Links ]

Marsh, J. (1987). Pre-Raphaelite Women. Images of Femininity in Pre-Raphaelite Art. London: Weidenfeld and Nicolson.         [ Links ]

Ormond, L. (1993). Alfred Tennyson. A Literary Life. Basingstoke: Macmillan.         [ Links ]

Stone, M. (1987). Genre Subversion and Gender Inversion: the Princess and Aurora Leigh. Victorian Poetry, 25(2), 101-127.         [ Links ]

Tennyson, A. (1911). The Lady of Shalott, Poetical Works of Alfred Tennyson. London: Macmillan.         [ Links ]

Turner, P. (1976). Tennyson. London: Routledge.         [ Links ]

 

Correspondencia: Marisa Demoor (marisademoor@UGent.be). Tel: (32-9) 2643698. Fax: (32-9) 2644184. Rozier 44, 900 Gent, Bélgica.

Recibido: 15 de agosto de 2003 Aceptado: 6 de octubre de 2003

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons