SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.39 número61La divulgación de la ciencia y la técnica: ¿Nuevos modelos para nuevos objetos de estudio?Importancia de los datos cuantitativos en el estudio de las expresiones de futuro índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista signos

versión On-line ISSN 0718-0934

Rev. signos v.39 n.61 Valparaíso  2006

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-09342006000200006 

 

Revista Signos 2006, 39(61) 259-282

ARTÍCULOS

Relaciones gramaticalizadas entre eventos: MedioE1

Gramatically encoded event relations: MeansE

 

Luis París

CONICET*

Incihusa-Cricyt

Argentina

Dirección para correspondencia


RESUMEN

Del conjunto de relaciones entre eventos lógicamente posibles, las gramáticas de las lenguas naturales solo codifican un subconjunto de ellas, bien al interior del léxico o bien en construcciones. Una de ellas es MedioE, largamente considerada parte del inventario de relaciones semánticas necesarias para la descripción de las lenguas naturales, pero nunca definida hasta ahora. En este trabajo se define a MedioE y se describe su impacto gramatical en la construcción SGCC-MEDIO del castellano. En particular, MedioE es caracterizada como una categoría semántica consistente en una relación entre dos argumentos eventivos que: I) guardan una relación de parte propia; II) están en el mismo ‘curso de eventos’ (categoría que se introduce y caracteriza aquí) y III) satisfacen las condiciones f, esto es, (a) comparten participantes y, al menos, una relación entre ellos, y (b) progresan interdependientemente (‘incrementalidad’). Además de estas propiedades referenciales MedioE consta también de una asimetría informacional tal que la descripción eventiva más específica debe denotar el segundo argumento de la relación mientras que aquella queda subespecificada al primer argumento.

Palabras Clave: Evento, relaciones eventivas, medio, mereología, gerundios.


ABSTRACT

Natural language grammars encode only a subset of event relations among the ones that are logically possible either in the lexicon or in grammatical constructions. One of these relations is MeansE, which has remained undefined even if it has been considered for long to be a member of the set of semantic categories necessary to describe world languages. In this paper, I define MeansE and describe its grammatical import on the Spanish construction SGCC-MEANS. In particular, MeansE is characterized as a semantic category that consists of a relation between two arguments such that I) they are in a proper-part relation; II) they are in the same ‘course of events’ (category that is introduced and characterized in this paper); and III) they satisfy ‘conditions f’, which means that (a) they share participants and at least a relation between them, and (b) they unfold correlatively (‘incrementality’). Beside these referential properties, MeansE comprise an informational asymmetry such that the more specific event description is associated with the second argument of the relation whereas the underspecified one is linked to the first argument.

Key words: Event, event relations, means, mereology, gerunds.





INTRODUCCIÓN

En este trabajo presento una definición de la categoría semántica Medio entre eventos o MedioE y analizo su codificación en el subtipo ‘Medio’ de la construcción de complemento gerundio en castellano (SGCC-MEDIO). La noción de Medio ha sido sobreentendida en la literatura semántica como con un miembro indispensable del inventario mínimo de categorías con que la Semántica debe contar para describir el significado codificado en las lenguas naturales, junto a otras categorías del tipo Causa, Movimiento, Cambio de estado, etc. Existe un amplio consenso sobre la incidencia de Medio, en cuanto subtipo de la categoría Manera, tanto en la organización del léxico como en la caracterización de la estructura interna de conceptos léxicos y construcciones. Lamentablemente, los distintos análisis que han hecho uso de esta categoría han asumido una comprensión más o menos intuitiva de ella, sin ofrecer una caracterización explícita ni una discusión comprensiva en torno a su definición (Goldberg, 1995; Jackendoff, 1990; Croft, 1991). En consecuencia, el conjunto de categorías para describir el significado léxico de los distintos sistemas lingüísticos está incompleto. Este escrito pretende precisamente remediar esta carencia.

El estudio de eventos –y, en general, de todos aquellos conceptos básicos integrados a un sistema lingüístico– es un campo con cierta tradición, pero al mismo tiempo vigorosamente activo. Se intenta no solo determinar y definir el conjunto de conceptos gramaticalizados, sino de hacerlo en términos de propiedades semánticas con un efecto visible en la estructura de las lenguas. En consonancia, mi presupuesto fundamental es que las categorías de la semántica lingüística describen representaciones mentales a las que son sensibles las formas. Una categoría es, entonces, parte de la Semántica solo si está codificada en una lengua y no debido meramente a una necesidad lógica o conceptual. En otras palabras, una categoría semántica es también necesariamente una categoría ‘gramatical’. En este sentido, mi definición de MedioE es semántica en cuanto constituida por categorías referenciales, pero es lingüística en cuanto cada categoría aducida en su definición tiene un impacto visible en el componente estructural del castellano. El análisis de SGCC-MEDIO que presento no es, entonces, meramente ilustrativo sino que hace a la justificación misma de MedioE como una categoría gramatical.

El presupuesto arriba aludido se articula en una teoría que concibe la gramática de una lengua cualquiera por un sistema con componentes básicamente independientes, pero altamente integrados2. En lo que nos concierne, esto significa que las categorías del componente semántico son definibles en términos puramente semánticos –denotan una propiedad o una asociación de propiedades del mundo externo tal cual nos lo representamos–, pero con una alta exposición a la morfosintaxis. Si bien esta investigación pretende ofrecer una descripción insensible a las especificidades de un modelo gramatical particular, el tipo de teoría presupuesto implica una visión un tanto tradicional de la interfaz sintaxis-semántica. De manera saliente, ciertas propuestas con vasta aceptación dentro del Minimismo (Hale & Keyser, 1993, 2000) defienden representaciones gramaticales donde las categorías sintácticas y semánticas están básicamente integradas. En contraste, se asume aquí que un rico sistema de reglas de interfaz relaciona categorías en sí mismo independientes. Entiendo, sin embargo, que mi definición de MedioE es reformulable en términos válidos para cualquier modelo, incluido el Minimismo.

Defino MedioE como una relación semántica que toma dos eventos como argumentos ‘Medio (eM, eG)’ tal que:

I) eG es una parte propia de eM (y, en consecuencia, se sigue que eM y eG son eventos distintos
(eM eG)).

II) eM y eG están en un mismo curso de eventos KE.

III) eM y eG satisfacen las ‘condiciones f’, esto es, (a) ambos comparten participantes y una relación entre ellos durante un segmento tempo-espacial, (b) el progreso de ambos es mutuamente interdependiente (incrementalidad).

IV) MedioE es una relación asimétrica, tal que determina que la descripción eventiva d(eG) asociada a eG es más específica que d(eG) con relación al subevento que ambos comparten.

Las secciones siguientes retoman y desglosan distintos aspectos de esta definición. En la sección 1 repaso, brevemente, teorías sobre la identidad de eventos presupuestas en la descripción semántica de construcciones gramaticales comparables a SGCC en otros idiomas para luego criticarlas y hacer explícita la teoría sobre la referencia supuesta en mi definición de MedioE. En la sección 2, propongo un conjunto de propiedades – ‘condiciones f’– que pueden ser consideradas inherentes a una relación ‘parte-todo’ entre eventos. La sección 3 introduce la noción ‘curso de eventos’, la que es definida y propuesta como una restricción intrínseca a MedioE, tanto como la restricción ‘dinamismo’ analizada en la sección 4. Por último, la sección 5 capta la asimetría al interior de MedioE y la asigna a una restricción intensional sobre las descripciones eventivas de cada uno de los dos eventos relacionados.

1. Identidad de eventos y teoría de la referencia

Formalmente, la construcción sobre la que se centra este trabajo –esto es, SGCC-MEDIO– contiene un verbo flexionado en la cláusula principal a la que se subordina una Frase de Gerundio (FG), tal como se ilustra en itálica en la oración (1).

(1) ‘...Y si tú tienes una llamada explosiva, en el sentido de fortísima. Entro aquí corriendo. Entras aquí corriendo. Lo hablamos tú y yo y nuestros invitados...’ (Corpus Oral de la Real Academia (OCRA) ‘Hola Raffaella’, 1.28.93, TVE).

El conocimiento que los hablantes usan para poder interpretar (1) presupone la resolución de un número interesante de problemas. El primero, y más obvio de todos, es determinar la relación entre ‘entrar’ y ‘correr’. Asumo, como es norma desde la irrupción de las propuestas neo-davisoneanas, que cada entrada verbal conlleva una variable de evento. Esta es ligada existencialmente –típicamente por el marcador de tiempo en la inflexión verbal– y una función interpretativa g le asigna una interpretación en un modelo M. La comprensión de (1) requiere interpretar las variables asociadas a ‘entrar’ y a ‘correr’. Este nudo gorgeano de la semántica
de SGCC-MEDIO no ha recibido hasta hoy un análisis semántico; no obstante, sí ha habido propuestas para construcciones comparables en otras lenguas3. Por ejemplo, Rappaport y Levin (2001) proponen que hay una relación de ‘co-identidad de eventos’ entre las variables asociadas a dance, ‘bailar’, y a (abstractamente) go-out, ‘salir’, en la siguiente oración y, en general, en la construcción resultativa del inglés (ERC) con verbos intransitivos ergativos (ERCI-ERG)4.

(2) John danced out of the room.

Intuitivamente, ERC y SGCC-MEDIO se asemejan en que la interpretación de ambas construcciones implica –mutatis mutandi– la determinación de la relación entre dos subeventos asociados respectivamente a dos formas predicativas. En la teoría de Rappaport y Levin (2001), la identidad entre dichos eventos se funda en la satisfacción de una condición que las autoras denominan ‘dependencia temporal’, tal que –interpreto– los segmentos temporales asociados a cada evento –tM y tG, respectivamente– son, al menos, contiguos (‘’); esto es, no hay ningún segmento temporal entre tM y tG que no sea parte del uno o el otro (el símbolo ‘ P’ representa la relación ‘parte impropia’ mientras que ‘ ’ expresa ‘solapamiento’ (overlap)).

(3) tM, tG, tZ UA [(tM A tG) (tG P tZ) (tM A tZ) V (tM tZ)]

La condición ‘dependencia temporal’ es satisfecha en (1) en cuanto tM (asociado al evento eM [[entrar]]) y tG (asociado al evento eG [[correr]])5, están mínimamente en una relación de simultaneidad. Más formalmente, tM y tG en (1) se solapan:

(4) tM, tG UP [tM P tG tZ UP [(tZ P tM) (tZ P tG)]

Hay un sentido intuitivo en el que adoptar la solución de ‘co-identidad de eventos’ en Rappaport y Levin (2001) –de aquí en más R&L– para describir SGCC-MEDIO resultaría forzado. Concluir que la cláusula principal y la FG de (1) denotan el mismo evento, contraría nuestra intuición de hablantes en la que ‘entrar’ se relaciona con entidades en el mundo –específicamente, eventos– distintos de aquellos relacionados con ‘correr’; en otras palabras, las entidades seleccionadas por el predicado ‘entrar’ difieren de aquellas seleccionadas por ‘correr’ tal que hay eventos descriptos por este que no son describibles por aquél y viceversa. Esta intuición coincide con un análisis más técnico. En primer lugar, los predicados ‘entrar’ y ‘correr’ se asocian a distintos entrañamientos, listados grosso modo en (5) y (6), respectivamente.

(5) a) Hay dos subeventos eB y eC de [[entrar]] a intervalos tB y tC, respectivamente, tal que tB precede a tC (tB < tC) y son contiguos (tB <> tC).

b) En eB un Tema se mueve a lo largo de un Recorrido.

c) tal que hay un cambio locativo –evento eC– en el que el Tema se localiza en una Meta que delimita el Recorrido.

d) La Meta es un tipo de espacio cerrado.

(6) a) En el evento eG, un Tema se mueve a lo largo de un Recorrido.

b) El Tema es un objeto animado con extremidades.

c) El movimiento es iterativo y consiste en el caso de humanos en levantar un pie y moverlo hacia delante, mientras el otro no toca el piso.

Es posible que R&L replicasen que este reparo solo indica que los predicados en cuestión tienen distintas ‘intensiones’, mientras que su propuesta solo alude a que dos predicados con distintas intensiones pueden denotar un mismo evento. Existe un evento en el mundo M –el mundo externo de la situación relevante en (1)– que es denotado por las descripciones eventivas d(eM) y d(eM), constituidas respectivamente a partir de ‘entrar’ y ‘correr’. Tanto como en el campo nominal de las descripciones definidas, dos diferentes descripciones de eventos –en este caso, d(eM) y d(eg)– pueden referirse a la misma entidad.

Rechazo también este razonamiento en cuanto presupone que la referencia es un acto arbi
trario. Por el contrario, la referencia, la bisagra entre lenguaje y mundo, está necesariamente regida por reglas. Una expresión determinada puede rotular un objeto en el mundo solo bajo ciertas condiciones. Permítaseme entonces introducir la distinción entre ‘referencia semántica’ y ‘referencia extendida’6. La ‘referencia semántica’ determina que una expresión ‘p’ denota un objeto en el mundo –por ejemplo, el evento [[e]]– si este satisface la intensión asociada a ‘p’. Asumamos que la intensión de ‘p’ es un conjunto de entrañamientos7. La referencia semántica es, entonces, la denotación estrictamente troquelada por una intensión; en el caso de ‘entrar’ aquella recortará necesariamente un evento [[entrar]] con mayor volumen –más grande– que un evento recortado por ‘correr’ en cuanto una parte de [[entrar]] satisface la condición (5d), ausente en (6) y por lo tanto en [[correr]]. Ciertamente, es posible que ‘entrar’ seleccione eventos que satisfagan las condiciones en (5) –esto es, eventos que también involucren [[correr]]–, pero esa porción será en todo caso un subevento de [[entrar]]. Del mismo modo, ‘correr’ puede seleccionar eventos que eventualmente puedan convertirse en subeventos de [[entrar]], pero estrictamente nunca selecciona a este evento mayor.

‘Referencia extendida’ es un caso de ‘referencia pragmática’ en el que se respetan las condiciones de la ‘referencia semántica’, pero en las que estas pueden aparecer o bien limitadas o, como en el caso que nos ocupa, extendidas. Las reglas de extensión y sus condiciones de aplicación son empíricas; esto es, necesitan establecerse en un estudio casuístico que no es el objetivo de este trabajo. De cualquier modo, para mi propósito aquí basta con señalar una de dichas reglas. Si se enuncia (7), el predicado ‘correr’ puede introducir una descripción eventiva que denote pragmáticamente [[entrar]].

(7) Pedro corrió hasta su casa.

Estrictamente, el enunciado (7) es verdadero incluso si Pedro no entró a su casa (se puede haber quedado en la vereda de la misma); sin embargo, si el hablante no dice nada que lo contradiga, entendemos que Pedro efectivamente entró. Esta denotación es, no obstante, el resultado de un ‘enriquecimiento pragmático’ a través de Reglas Conversacionales y conocimiento del mundo (París, 2006). El conocimiento del mundo compartido por los hablantes, establece que típicamente una persona que se dirige a su propia casa, entra a la misma. Por el principio conversacional Q2 inferimos de (7) que Pedro entró. El punto es que solo enriquecido pragmáticamente ‘correr’ puede denotar el evento [[entrar]]. Sin este enriquecimiento, necesariamente sensible al contexto, la denotación de ‘entrar’ y ‘correr’ es distinta. Sin embargo, la tesis de la co-identidad de eventos no pretende ser pragmática –esto es, sensible al contexto– sino solo dependiente del contenido codificado en la forma. Si esto es así, es evidente entonces que la propuesta de R&L es insostenible.

Una tesis fundamental de mi análisis es, entonces, que –contrariamente a la teoría de R&L– eM y eG en
SGCC-MEDIO son dos eventos distintos. No obstante, es necesario reconocer que el análisis
de R&L capta una intuición fundamental de los hablantes. Esto implica que, en cierto sentido [[entrar corriendo]] es en (1) un solo evento. Esta percepción de que el Sujeto/Actor de (1) realizó una sola acción es además consistente con las propiedades formales de SGCC-MEDIO. Si bien FG expresa información no léxicamente seleccionada –esto es, información ‘adjunta’– no se comporta como una frase o cláusula adjunta. Existe sólida evidencia sintáctica que sitúa a FG dentro del dominio sintáctico léxico del verbo principal (París, 2003; París & Koenig, 2003; Borgonovo & Needleman, 2000). En otras palabras, FG funciona de algún modo como un complemento del verbo principal (de ahí el rótulo ‘Complemento’ de SGCC-MEDIO). De hecho, no es posible expresar la semántica codificada en (1) en otro tipo de sintaxis, como lo muestran los siguientes ejemplos.

(8) El hablante corrió. Entró a la sala.

(9) ??El niño entró a la sala mientras corría.

Del enunciado (8) no podemos saber si el movimiento con el que el hablante entró a la sala fue correr; en todo caso, no es la única posibilidad, según (8) podría haber corrido y luego entrado caminando o gateando, por ejemplo. En todo caso, los eventos son presentados como dos entidades diferentes (el hablante hizo dos cosas) y cualquier otra interpretación posible queda a la elaboración del receptor, pero no está codificada en la forma. En el caso de (9) parece todavía más claro que el uso de dicha forma (subordinadas adverbiales ‘cuando’ de tiempo o ATCmientras) pretende acentuar la presencia de dos eventos independientes que ocasionalmente son ejecutados simultáneamente por un actor. No obstante, si lo que se pretende expresar es que ‘el niño entró corriendo’, (9) es semánticamente anómala.

En París (2003) y París y Koenig (2003) se propone una correlación sistemática al nivel de la interfaz sintaxis-semántica tal que oraciones con un solo dominio léxico y dos expresiones predicativas –tal como SGCC-MEDIO– expresan un único evento. Esta restricción no se aplica a las estructuras biclausales típicas del tipo ATCmientras (en las que cada verbo tiene su propio dominio sintáctico). La estructura sintáctica de SGCC-MEDIO es, pues, consistente con la presencia de un único evento. ¿Cómo capta mi análisis dicha propiedad? De aquí en más, mi propósito será mostrar que eM y eG están conectados por la relación MedioE, cuya propiedad esencial exige a eG ser parte de eM y solo en este sentido puede decirse que constituyen un único evento. Esto es, MedioE es una relación entre dos eventos mereológicamente relacionados: MedioE (eM, eG).

Talmy (2000) ofrece –en el marco de un vasto estudio sobre tipologías de lexicalización– una descripción parcial del tipo aquí denominado SGCC-MEDIO en términos de una Semántica Cognitiva. Se propone a ‘Manera’ como la relación subyacente a dicha construcción, a la que se caracteriza solo intuitivamente. La base de la descripción de Talmy (2000) es una Imagen Esquemática (Image Schema) que representa la conceptualización subyacente a las represen
taciones de los eventos de Movimiento de todo sujeto cognoscente. Esta contiene un ‘evento enmarcador’ (framing event) y un ‘co-evento’ conectados por una ‘relación-soporte’ (support relation), partes que en conjunto constituyen un Macroevento (Macroevent). ‘Manera’ (Manner) es una de las posibles ‘relaciones soporte’ a la que se define como ‘el modo como se realiza una acción’. ¿Cómo es que un evento puede ser ‘el modo en el que se realiza el otro’? ¿Cómo es que una descripción de un evento puede representar la manera en la que se realiza otro evento distinto de aquél? ¿Pueden dos eventos cualesquiera ser conectados por Manera? Los siguientes párrafos debieran contestar estas preguntas.

2. Las condiciones f

El hecho de que en MedioE (eM, eG) los argumentos estén mereológicamente relacionados implica que en la oración (1) [[correr]] y [[entrar]] constituyen un único evento en el preciso sentido de que [[correr]] es un subevento de [[entrar]]. ¿Cuál es la evidencia que fundamenta la existencia de una relación parte-todo entre dichos eventos y, en general, entre dos eventos cualesquiera? Digamos que esta pregunta excede nuestros objetivos. Aquí solo podemos señalar que las siguientes propiedades, a las que denomino ‘condiciones f’, representan propiedades asociadas con la relación ‘parte-todo’ tal como se instancia en la relación MedioE codificada en SGCC-MEDIO.

(10) a. Los dos eventos comparten algún(os) participante(s).

b. Estos participantes son compartidos en relación a marcos espacio-temporales que, mínimamente, se solapan.

c. Una relación entre dichos participantes también es compartida por los eventos.

d. Incrementalidad: el desarrollo en el tiempo de un evento involucra necesariamente el progreso del otro.

Un evento es una entidad individual consistente en –mínimamente– una relación entre participantes (entidades en el mundo) que se mantiene o desarrolla en el tiempo. Dado nuestro conocimiento del significado de ‘entrar’, sabemos que el evento eM [[entrar]] denotado en (1) contiene una entidad ‘x’ que cambia de lugar (Tema), un trayecto ‘y’ (Trayecto) y un lugar ‘z’ (Meta) que sirve de culminación al trayecto y donde se localiza el Tema ‘x’ al término del lapso temporal tM asociado a eM (‘tM(eM)’). La relación entre los participantes ‘x’ e ‘y’ es la de Movimiento; la relación entre ‘x’ y ‘z’ la de Localización. Esto significa que ‘entrar’ es una relación compleja desglosable en Movimiento y Localización8. Por otro lado, el evento eG [[correr]] contiene un participante Tema ‘x’ que recorre un Trayecto ‘y’ –no necesariamente delimitado en forma intrínseca– durante el lapso tG y que la relación entre ‘x’ e ‘y’ es Movimiento. El significado expresado en (1) determina que el Tema, el Trayecto y la relación de Movimiento en ambos eventos son idénticos (durante un período de tiempo en el que tM y tG se solapan)9. En el ejemplo, el hablante –primera persona singular– es la entidad que corre y entra, y esto con relación al mismo lapso de tiempo. Entonces, las condiciones (10a, b y c) son satisfechas. La condición (10d) es igualmente satisfecha, en cuanto (1) entraña que el progreso intrínseco de eG [[correr]], necesariamente, implicó el progreso intrínseco de eM [[entrar]] y viceversa. En otros términos, mientras más se desarrollaba eG más cerca se estaba de completar eM y la aproximación a la completitud de eM implicaba el progreso en el desarrollo de eG10.

Es claro, entonces, que (1) satisface las condiciones f y, propongo, que toda instancia de SGCC-MEDIO lo hace en cuanto dichas condiciones no son más que propiedades de la relación MedioE. ¿Debemos concluir que si dos eventos satisfacen f, necesariamente están en una relación parte-todo? Por cierto, no es el caso que necesariamente toda relación parte-todo implique la satisfacción de f. Por ejemplo, puede haber un estado complejo que tenga a otro como parte y, por definición, estos no satisfarían (10d). En particular, ‘incrementalidad’ es una condición demasiado fuerte en cuanto solo puede ser satisfecha por eventos ‘dinámicos’ (Smith, 1997). En cambio, es inimaginable una situación en la que dos eventos satisfagan f y no estén en una relación parte-todo.

¿Qué tipo de relación parte-todo es intrínseca a MedioE? Ciertamente, ‘solapamiento’ es uno de los tipos que amerita evaluarse. Se la define en (11).

(11) x,y UP [x P y z UP [z P x z P y] Krifka (1998)

Esta definición no es, por supuesto, específica para eventos sino apropiada a cualquier clase de entidades. En lo que nos concierne, establece que dos eventos eM y eG se solapan si existe un evento eZ que es a la vez parte (im)propia de eM y eG. Este subevento eZ sería el segmento de realidad que satisface las condiciones . Nótese que eG [[correr]] en (1) puede continuar incluso luego de completado el evento eM [[entrar]]; esto es, el hablante puede haber continuado corriendo incluso luego de haber entrado al ‘aquí’. Por ejemplo, supongamos un mundo en el que el ‘aquí’ en (1) haya sido un estudio de televisión; supongamos además que el hablante siguió corriendo dentro del estudio e incluso salió de él corriendo sin interrupciones. Este mundo sería perfectamente compatible con la verdad de (1). Tenemos entonces un evento [[correr]] que duró considerablemente más que el evento [[entrar]] y en consecuencia no puede ser parte propia de este. Sería igualmente inapropiado pensar que en tales condiciones [[entrar]] sea parte propia de [[correr]] en cuanto, como ya se mostró, el primero incluye una entidad –la que limita del trayecto en un espacio determinado (el ‘aquí’)– que no es parte de [[correr]].

Propongo, contra lo dicho anteriormente, que la correcta caracterización de la semántica de (1) implica que el evento eG [[correr]] está propiamente incluido en eM [[entrar]]. Esto es, la relación mereológica intrínseca a MedioE es ‘parte propia’, como se la define en (12) (donde ‘<’ representa ‘parte propia’).

(12) x,y UP [ x <P y x P y x y]

Mi argumento es el siguiente. La afirmación (assertion) del hablante en (1) es que el participante en movimiento –en este caso el mismo hablante– corrió mientras duró el proceso previo al completamiento del evento [[entrar]]. El hablante no se compromete a que dicha entidad dejó o siguió corriendo más allá del lapso de tiempo tM asociado a eM. En otras palabras, el único segmento del mundo relevante es el que se corresponde con la duración de tM y en él [[correr]] es parte propia de [[entrar]]. Es por esta restricción impuesta por la forma –y solo satisfecha por el mundo– que la caracterización apropiada de MedioE contiene la relación de parte propia.

3. La noción de curso de eventos KE

Parece intuitivo pensar que una propiedad esencial del significado de (1) envuelve cierta especie de relación causal; esta ha sido justamente la propuesta para estructuras similares en diferentes análisis semánticos (Croft, 1991; van Valin, 1993). Sin embargo, entiendo que no se trata de la causalidad típica representada por el primitivo CAUSE en la tradición semántica descomposicional. Este primitivo conlleva eventos organizados en una secuencia temporal, tal que el evento causante precede al efecto. En contraste, los eventos eM y eG en SGCC-MEDIO son simultáneos. El primitivo CAUSE especifica que un evento causa otro sub-siguiente; en cambio, la relación que estamos tratando de captar no establece que, por ejemplo, en el evento [[caminar]] uno de sus subeventos –digamos, cada paso– ‘cause’ al otro, sino que cada paso fue necesario para otro dado un determinado Trayecto11.

Propongo captar esta relación que une cada subevento de un evento con la noción ‘curso de subeventos’. Por ejemplo, el evento [[entrar]] contiene una secuencia de subeventos que conducen a un cambio locativo. Intuitivamente, cada subevento es necesario para sostener el desarrollo del evento; no puede haber vacíos intermedios. Al interior de [[entrar]], entonces, reconocemos un curso de subeventos que contienen el movimiento de un participante y que desembocan en el final de un trayecto. En [[correr]] reconocemos un curso de eventos compuesto por una serie de movimientos ejecutados por el participante. Entonces podemos definir aquí operativamente ‘curso de eventos’ como una secuencia de subeventos ‘contiguos’ y ‘de modalidad idéntica’, donde el acaecimiento de cada unidad identificable de la secuencia depende del acaecimiento de la anterior12. Necesitamos la restricción ‘modalidad idéntica’ para captar la intuición de que, por ejemplo, solo subeventos asociados al movimiento son parte del curso de eventos de [[correr]] y no, por caso, el subevento que corresponde a las respiraciones del participante en movimiento en (1) durante el evento [[correr]]13.

El evento eG en SGCC-MEDIO se identifica con un subevento eZ de eM (esto es, eG es parte propia de eM), tal que eZ es parte del curso de eventos al interior de eM. Esto es precisamente lo que sucede en (1) donde [[correr]] es parte del curso de eventos en [[entrar]]; en términos intuitivos, los hablantes saben que ‘correr’ especifica una forma de ejecutar un movimiento y que este movimiento es necesario para recorrer el trayecto que forma parte del evento denotado por ‘entrar’. Puesto que hemos mostrado que las categorías ‘curso de eventos’ y ‘parte-todo’ caracterizan a la relación entre eventos codificada en SGCC-MEDIO, se hace necesario especificar si estas son independientes o se superponen tal que podemos prescindir de alguna de ellas. Habría redundancia si necesariamente un evento que es parte de otro es también parte del curso de eventos del último.

En relación con el lenguaje, Talmy (2000) propone que los eventos son recortes de la realidad. Me animo a añadir que estos recortes son parcialmente motivados –por oposición a arbitrarios– en el sentido de que el agrupamiento de partes en que consiste un evento –participantes y relaciones– se realiza de acuerdo a un set finito –y determinable– de criterios describible en términos de propiedades que los eventos deben instanciar. ¿Cuáles son estos criterios? La respuesta es necesariamente empírica; esto es, demandaría un estudio tipológico de casos importante. Se ha propuesto que el criterio fundamental es el de ‘cadena causal’ (Croft, 1991; Goldberg, 1995) que yo he reformulado drásticamente como ‘curso de eventos’, y que puede –y en algunos casos efectivamente lo hace– realizarse en términos de una relación ‘causal’. De ser correcto, este criterio solo sería aplicable a todo evento léxicamente codificado. Sin embargo, la descripción de un evento léxico puede enriquecerse sintácticamente con objetos y relaciones que claramente no tienen relación con el curso de los eventos. Ejemplos obvios de este enriquecimiento lo constituyen las construcciones de predicado secundario ‘pictóricas’ ilustradas en (13) o el subtipo Incidental de la construcción de gerundio (SGCC-INC) en (14). Se trata de un enriquecimiento semántico de un evento con subeventualidades que no forman parte del curso de eventos del evento (véase París, 2003, en relación a SGCC-INC).

(13) Pedro trajo la cerveza helada.

(14) María manejó a su casa escuchando radio.

El estado-faceta (stage-state) en (13) [[cerveza helada]] es interpretado, por un lado, como parte del evento denotado por [[traer]] y, por otro, no forma parte del curso de eventos de este; esto es, no es un subevento necesario para la culminación de dicho evento. El mismo razonamiento es válido para el ejemplo (14), en cuanto el evento [[escuchar radio]] no tiene necesariamente incidencia en el desarrollo del evento [[manejar a su casa]]. Podemos agregar además una larga lista de los así llamados modificadores circunstanciales a los elementos que pueden añadir subeventos ausentes del curso de eventos14. En resumen, la identidad en el curso de eventos entre e1 y e2 no implica una relación mereológica toda vez que e1 puede ser causa (in)mediata de e2. Por último, la semántica de SGCC-INC indica que no puede inferirse tampoco de una relación parte-todo la identidad en el curso de eventos puesto que, por ejemplo, [[escuchar radio]] es parte de [[manejar a casa]] aún estando en un curso de eventos distinto. Concluyo, entonces, que las nociones de ‘identidad en el curso de eventos’ y de ‘parte-todo’ son parcialmente independientes, esto es, no son mutuamente redundantes.

4. El dinamismo de MedioE

Mi tesis central es que la conexión entre los eventos eM y eG en SGCC-MEDIO, es la relación MedioE, la cual tiene dos eventos como argumentos –MedioE (eM, eG)– y cuyas propiedades elementales son I) eG es una parte propia de eM , y II) eM y eG son parte del mismo curso de eventos III) eG y eM satisfacen . A pesar de la conciencia que se tenía en la literatura semántica de que las gramáticas de las lenguas son sensibles a MedioE y Medio en general, no se contaba hasta ahora con una caracterización explícita y consensuada de esta. La definición de las nociones de ‘curso de evento’, ‘parte propia’ y las ‘condiciones ’ son, espero, un paso seguro para incorporar definitivamente a MedioE dentro del inventario de categorías semánticas necesarias para la descripción del lenguaje natural15.

Una propiedad de MedioE que todavía no hemos explorado es que solo puede ser una relación entre eventos ‘dinámicos’. Digamos con Smith (1997) y van Valin y LaPolla (1997) que la dinamicidad de un evento –o eventualidad– caracteriza a las actividades, logros y realizaciones por oposición a los estados. Entonces, los argumentos de MedioE no pueden ser estados, deben ser eventualidades dinámicas. La forma SGCC-MEDIO evidencia esta restricción en cuanto es –tanto como las construcciones de predicado secundario en castellano y otras lenguas– sensible a dinamicidad. La anomalía de los siguientes ejemplos se explica, entonces, por la restricción sobre dinamicidad que nos previene de usar estados como argumentos de MedioE.

(15) #Mi tío odia el Otoño barriendo las hojas.

(16) #Pedro estudió medicina siendo inteligente.

Además, esta restricción motiva también la imposibilidad de expresar por intermedio de SGCC-MEDIO una relación como la instanciada en (17) en la que e G se solapa al estado final de eM. Se intenta expresar en (17) que el evento [[llegar]] se solapa al estado final del evento télico [[duplicarse]], relación que no puede materializarse como MedioE16.

(17) [...] Este texto también advierte contra el crecimiento demográfico de los palestinos, cuya población, de acuerdo con los autores, *se duplicará en 20 años llegando a los 9 millones en Cisjordania [...].

A pesar de la restricción sobre dinamicidad, no se puede excluir a todo estado. En particular, los así llamados ‘estados-faceta’ (stage-state predicates) (Kratzer, 1995) pueden ser términos de la relación codificada en dicha construcción. Esto es cierto también de SGCC como se ejemplifica en (18); sin embargo, tomo a estos ejemplos como instancias de SGCC-INC y no SGCC-MEDIO(París, 2003; París & Koenig, 2003). SGCC-INC codifica la relación semántica Incidental, cuya principal diferencia con MedioE es que en aquella los eventos no están en un mismo curso de eventos. Así captamos la clara intuición de que eG no puede ser un medio de eM en casos como (18) puesto que no es una relación dinámica17.

(18) Pedro firmó ese cheque estando ebrio/en Cafayate.

5. Una asimetría entre las descripciones eventivas

Las propiedades de MedioE analizadas hasta aquí –esto es, parte propia, identidad de curso de eventos, incrementalidad, dinamicidad- son claramente referenciales o denotativas en el sentido intuitivo de ser categorías asociadas a propiedades de individuos (eventos) en el mundo. La propiedad que introduzco ahora, en cambio, es atribuible a la arquitectura de las representaciones semánticas asociadas a los verbos del castellano. En particular, la relación MedioE es asimétrica, como se expresa en (19)18.

(19) MedioE (eM, eG) MedioE (eG, eM)

La forma SGCC-MEDIO es sensible a esta asimetría. Interpreto la anomalía semántica de la expresión inversa del significado de (1) en (20) como un indicador de dicha sensibilidad.

(20) # Corro aquí entrando.

No es posible acudir a una motivación sintáctica que explique esta anomalía pues, como veremos luego también, verbos morfosintácticamente equivalentes no resisten la expresión inversa en esta construcción. Es decir, la relación MedioE entre verbos morfosintácticamente equivalentes produce la misma asimetría. La motivación es, a mi juicio, de interfaz y, originalmente, semántica. En términos pedestres, si [[correr]] es un medio para [[entrar]], [[entrar]] no puede ser un medio para [[correr]]. Podría pensarse, entonces, que el origen de la disparidad está en el carácter télico de [[entrar]] y el atélico de [[correr]], de modo tal que la relación medio determina que el evento télico sea primer argumento mientras el atélico sea segundo. Sin embargo, hay numerosos casos de relaciones MedioE en las que ambos argumentos son télicos o bien atélicos y donde la asimetría persiste. Por ejemplo, la oración (21) contiene dos actividades –[[cantar]] y [[rezar]]– expresadas por dos verbos morfosintácticamente equivalentes –en principio, intransitivos ambos, pero transitivizables– y que pertenecen en cierto nivel a la misma clase semántica (verbos de locución verbal).

(21) Y en vez de dedicarse a rezar, rezaban cantando, y ellos, fue tanta la emoción que se encontraron allí dentro, y vieron que no era pintura, que era así toda la fue a verlo (OCRA).

A pesar de todas las propiedades simétricas que comparten estos dos eventos y sus respectivos correlatos lingüísticos, la relación MedioE no permite la expresión inversa.

(22) Y en vez de dedicarse a rezar, # cantaban rezando.

Los eventos [[cantar]] y [[rezar]] pueden funcionar como primer y segundo argumento de la relación MedioE, sin embargo, como se ve en (22), el evento [[rezar]] no puede interpretarse como un medio de [[cantar]]. Dada la relación MedioE como se la ha definido hasta aquí, ¿cuáles son las distintas instanciaciones que pueden satisfacer dicha relación? Analicemos la estructura interna de aquellos eventos. En principio, ambos comparten un subevento de producción verbal; digamos, un mismo participante emite sonidos articulados que pertenecen a una lengua (esto implica un número significativo de otras entidades que también son compartidas, como partes de la boca, lengua, etc. en relación al mismo lapso espacio-temporal). Ahora bien, en toda instancia de ‘le.cantar’(e)’, esos sonidos se emiten en términos de una melodía, lo cual no es necesariamente el caso para cada instancia del evento tipo ‘le.rezar’(e)’. Por otro lado, todo evento que instancie ‘le.rezar’(e)’ conlleva un participante que es un creyente comunicándose con un interlocutor divino. Ciertamente, esta parte comunicativa de los eventos que instancian ‘le.rezar’(e)’ no es parte necesaria de [[cantar]]. Concluimos, entonces, que los eventos [[rezar]] y [[cantar]] pueden ser argumentos de la relación MedioE con respecto al subevento [[producción de locución]] que ambos comparten, subevento que solo incorpora al emisor –pero no al receptor– de la situación comunicativa denotada por ‘rezar’. ¿Cuál es la diferencia entre [[rezar]] y [[cantar]] en relación a ese subevento que facilita la relación MedioE entre ellos? Ciertamente, no se trata de una relación ‘causal’ –disiento con Talmy (2000) en este respecto– en cuanto es impensable que [[cantar]] cause [[rezar]] o viceversa. Ambos eventos están en el mismo curso de eventos en cuanto hay una única producción locutiva por un mismo participante que es parte –y parte necesaria– de ambos eventos. Mi propuesta es que la descripción eventiva d(eG) asociada a la FG encabezada por ‘cantar’ “describe con mayor especificidad” ese subevento nuclear compartido –la producción locutiva (o subevento eZ)– en cuanto determina que sigue una melodía. En contraste, la descripción eventiva d(eM) asociada a ‘rezar’, no describe ninguna propiedad de la manera en la que se produce la producción locutiva; esto es, cualquier tipo de producción locutiva puede instanciar a este subevento de [[rezar]].

Entiendo, entonces, que la asimetría de la relación MedioE se funda en la proporción asimétrica de información aportada por d(eG) y d(eM) a la descripción del subevento compartido que
ambas describen. Expreso esta intuición en términos de una restricción asociada a MedioE que exige a d(eG) ser más informativa en relación a eZ que d(eM).

(23) ‘d(eG)’ >(especificidad) ‘d(eM)’ en relación a eZ.

De manera similar, la relación MedioE es expresada en la oración (24) por una instancia de SGCC-MEDIO que conlleva los eventos eM [[dormir]] y eG [[soñar]]. La expresión inversa de (24) en (25) es semánticamente anómala. La asimetría descriptiva que he propuesto deriva esta anomalía del hecho que d(eM) –asociada al predicado ‘dormir’– y d(eG) –asociada al predicado ‘soñar’– describen la misma actividad de idéntico participante el que, a instancias de d(eG), desarrolla la actividad mental inconsciente intrínseca al soñar.

(24) [...] iluminadas por una canfinera que ella le había puesto al pie de la cama para observar a su marido que dormía con la boca abierta soñando que se le había caído el pelo del cuerpo simultáneamente al increíble descubrimiento de que su piel era una superficie calcárea [...] (OCRA).

(25) # Su marido soñaba durmiendo con la boca abierta.

La asimetría descriptiva puede ‘medirse’ en términos del número de entrañamientos asociados a cada predicado y, en consecuencia, a sus respectivas descripciones eventivas19. Esto es, la descripción más específica es la que contiene los mismos entrañamientos que la menos especifica en relación al subevento que ambas describen y, al menos, uno más. El predicado ‘soñar’ contiene todos los entrañamientos asociados a ‘dormir’ más uno (esto es, la actividad mental inconsciente arriba mencionada).

La oración relevante en (26) contiene dos predicados típicamente clasificados como ‘manera de movimiento’ (manner of motion), ‘correr’ y ‘cojear’, cuyos eventos correspondientes están relacionados por MedioE. Esta relación no puede ser expresada inversamente como lo muestra la anomalía de (27).

(26) Muy claramente estoy viendo a Ramiro Tarragó, con su carilla chinesca y sonriente, los pequeños ojos alertas, corriendo como un coyote a pesar del pie defectuoso. Su zapato, y casi diría que el derecho, parecía quebrado hacia arriba. Corría cojeando con tanto ímpetu que nadie era más ágil en nuestros juegos.

(27) # Cojeó corriendo.

En este ejemplo –tanto como en los casos anteriores– la oración inversa puede ser aceptable bajo cierta interpretación; en particular, la oración (27) puede expresar en cierto contexto que ‘el participante cojeó en ocasión de correr/al momento de correr’, interpretación que denomino ‘Temporal’ y que es aceptada por los hablantes si bien no es la preferida y es, además, denostada por algunas gramáticas prescriptivistas. La paráfrasis Manera es inaplicable a (27) bajo la interpretación Temporal; esto es, (27) no puede implicar ‘cojear corriendo es una manera de cojear’ (París, 2003). No es esa la interpretación relevante para nosotros, solo nos preocupamos de aquella que contiene a la relación MedioE. En cambio, sí se puede inferir que ‘correr cojeando es una manera de correr’ a partir de (26)20. En este caso la asimetría descriptiva se efectiviza porque la descripción eventiva d(eM) asociada a ‘correr’ en esta oración denota un evento en el que un participante se mueve a lo largo de un recorrido en una manera particular –que por tratarse de un humano, conlleva (aproximadamente) el movimiento hacia delante de una pierna mientras el pie de la otra no toca el piso–. Ciertamente, ‘cojear’ no presupone que el participante corría, más bien, presupone algún tipo de movimiento en el que se usen las extremidades (correr, caminar o trotar). Entonces, este predicado no especifíca en sí el movimiento del participante, pero sí lo restringe a un número finito –es más, extremadamente reducido– de opciones. En este sentido –que podríamos denominar ‘suave’– d(eG) de ‘cojear’ es más específica en cuanto incluye la descripción en d(eM) de ‘correr’ y determina además cierta ejecución no típica de dicho movimiento.

Se diría que la asimetría informativa es, en última instancia, léxica en cuanto fuertemente condicionada por la información codificada en los predicados verbales télicos en SGCC-MEDIO –y que denotan los eventos relacionados por MedioE. El inventario de patrones de codificación léxica del castellano cuenta con uno que es particularmente asimétrico con relación a la descripción del evento denotado. Talmy (1985, 2000) fue pionero al notar que las descripciones léxicas de eventos télicos en castellano tienden mayoritariamente a no ser específicas con relación al modo en cómo la acción se llevó a cabo; se centran, en cambio, en precisar su resultado (París, 2004, 2006). Es decir, hay una asimetría informativa en cuanto los verbos télicos tienden a lexicalizar información relativa al final de un evento mientras que describen más escuetamente su parte inicial y media. La arquitectura de las representaciones semánticas decomposicionales refleja claramente esta asimetría, como lo ilustran tanto las representaciones semánticas de las entradas léxicas de ‘entrar’ en (28) y (29). La primera es construida según las reglas de la Semántica Conceptual (Jackendoff 1990) mientras que la segunda refleja la clasificación de eventos de tradición vendleriana (Dowty, 1979; van Valin & LaPolla, 1997)21. En ambos casos, estas representan parte del significado de ‘entrar’ contribuyendo al ejemplo que estamos analizando.

(28) [EventGO ( [Thing ], [PathTO ([PlaceIN ([Thing ])])]

(29) BECOME [be-at’ (y, x)]

En la estructura conceptual (28), el predicado primitvo IN describe exclusivamente la parte final del Trayecto (Path), mientras que no se especifica su parte inicial. Similarmente, en la estructura eventiva (29) el significado de ‘entrar’ es representado como una ‘realización’ (achievement) descripta como un cambio de estado del cual solo el estado final es especificado. Diríamos de ambas estructuras semánticas que, en nuestra terminología, especifican más propiedades de la parte final del evento mientras dejan altamente subespecificada la parte inicial. Este desequilibrio descriptivo al interior del léxico es remedado precisamente en SGCC-MEDIO; específicamente, la información aportada por descripción eventiva d(eG) asociada a FG especifica la parte no-final del evento.

Los verbos ‘causativos’ son particularmente asimétricos en la distribución de información. Estos verbos denotan un evento compuesto de un subevento causante e1 y un cambio de estado e2 (subevento que determina el carácter télico de estos verbos). Típicamente, el evento e1 no es especificado, como lo ejemplifica la representación semántica asignada a ‘romper’, tanto en la Semántica Conceptual en (30) como en la estructura eventiva en (31).

(30) [Event CAUSE ([Thing x ], [State BE ([y], [Property AT (broken’)]

(31) do’(x,f) CAUSE [BECOME broken’(y)]

Ambas representaciones sitúan la carga informativa del predicado en la descripción del estado final del evento. En (30), el primer argumento del primitivo CAUSE –el Agente– provoca un estado en otro participante –el Paciente–. Esta estructura es común a un número significativo de verbos en los que la información que distingue a este de todo otro predicado de la misma clase semántica está encapsulada en la descripción del estado final del Paciente por el primitivo broken’. Del mismo modo la representación (31) distingue a un Actor –primer argumento de do’– que realiza una acción inespecífica ‘f’ causante de un cambio de estado en un Paciente. Esta caracterización es común al significado de una rica variedad de verbos de los que ‘romper’ se distingue por la información que describe el estado final del evento. En conclusión, estas dos estructuras semánticas coinciden en mostrar que el evento causante es altamente subespecificado por el verbo: puede ser un evento de cualquier tipo. Si un verbo causativo se realiza en la cláusula principal de SGCC-MEDIO, la descripción eventiva d(eG) de FG describe el evento causante e1 de e, como lo muestra el siguiente ejemplo.

(32) El comando ruso en Chechenia acusó el martes a los independentistas de haber roto 6 semanas de tregua lanzando una ofensiva contra las posiciones rusas cerca de la aldea de Geji, a unos 30 km al sudoeste de Grozny, la capital de Chechenia.

El evento eG [[los-independentistas-lanzaron-ofensiva]] se identifica con la variable que representa al evento causante e1 del evento eM [[los-independentistas-rompieron-tregua]] en la descripción d(eM). La asimetría inherente a SGCC-MEDIO predice que la inversa de (31) en (32) no puede expresar la misma semántica; esto es, (33) requiere una pausa –o coma– entre la cláusula principal y FG para no ser anómala, en cuyo caso sería, no obstante, una instancia de SGCA –y no de SGCC– que expresaría la relación ‘consecuencia’ entre eventos.

(33) El comando ruso en Chechenia acusó el martes a los independentistas de # lanzar una ofensiva rompiendo 6 semanas de tregua contra las posiciones rusas.

Una descripción en términos similares se aplica a los siguientes ejemplos, todos con un verbo causativo en la cláusula principal cuyo evento causante es especificado por la descripción eventiva asociada a FG.

(34) [...] En 1992, Ross Perot sedujo a una parte importante del electorado propugnando un conservadurismo fiscal con objeto de equilibrar el presupuesto [...] (APC).

(35) [...] Las finales de escopeta se consiguen sumando 25 blancos para skeet y fosa y pares de blancos (20 en mujeres) para torneos de doble fosa (APC).

(36) [...] La fábrica que fuera la primera constructora de misiles de la Unión Soviética, Iujmach con sede en Dnepropetrovsk (sur de Ucrania), intenta reconvertirse recuperando el oro y otro metales de los cohetes [...] (APC).

En (34) el evento eG [[Perot-propugnó-un-conservadurismo-fiscal]] es el causante del cambio de estado en eM [[Perot-sedujo-a-una-parte-del-electorado]] y, por tanto, es el valor de la variable e1 de eM en d(eG). El verbo ‘seducir’ es un verbo causativo y, por lo tanto, télico que denota un cambio de estado mental en un Paciente; el evento causante de dicho cambio no es especificado. La expresión inversa de (34) en (37) es semánticamente anómala, corregible solo a través de la introducción de una pausa entre las cláusulas y de este modo constituyendo otro tipo de construcción.

(37) En 1992, Ross Perot #propugnó un conservadurismo fiscal seduciendo a una parte importante del electorado

La anomalía de las oraciones (38) y (39), las inversas de (35) y (36) respectivamente, se derivan también de la asimetría intrínseca de SGCC-MEDIO.

(38) #Se suman 25 blancos consiguiendo los finales de escopeta.

(39) #Iujmach recuperó el oro y otros metales reconvirtiéndose.

La oración (38) es anómala en un sentido particular, lo es en cuanto no puede expresar el contenido de su inversa (35). Es decir, (38) establecería que ‘conseguir las finales de escopeta es el evento que lleva a sumar 25 blancos’, lo que, de haber algún mundo donde fuese posible, es completamente diferente al contenido de (35). Una interpretación forzada, pero posible de la oración (39) podría ser ‘reconvertirse fue el método o estrategia que usa Iumach para recuperar el oro y los metales’. Aceptamos a (39) bajo esta interpretación, pero es claro que difiere entonces del significado comunicado en (36), donde se dice que ‘recuperar el oro y los metales de los cohetes fue el medio –o uno de ellos– que Iumach está utilizando o intentando utilizar para reconvertirse’. En cualquier caso debe quedar claro que la anomalía de (38) o (39) es, entonces, relativa a la expresión del significado codificado en (35) y (36), respectivamente.

De mi análisis se deduce que dado un conjunto de pares de eventos, solo algunos de ellos pueden ser relacionados por MedioE. Por ejemplo, se diría impensable una situación en la que los eventos ‘escribir’ y ‘nadar’ sean argumentos de MedioE. Por otro lado, un subconjunto de este conjunto es relacionable solo unidireccionalmente; esto es, MedioE (e1, e2) es miembro del conjunto, pero MedioE(e2, e1) no lo es. Por ejemplo, los pares ‘cantar-gritar’ y ‘correr-cojear’ son solo unidireccionalmente relacionables en el sentido de que ‘correr cojeando es un modo de correr’, pero es semánticamente anómalo decir ‘cojear corriendo es un modo de cojear’. De igual modo, ‘cantar gritando es un modo de cantar’, pero no es posible concebir ‘gritar cantando es un modo de gritar’. Por último, hay un relativamente pequeño subconjunto de pares que puede ser relacionado por MedioE en ambas direcciones, claro que el significado es en ambos casos distintos (esto es, el evento complejo que se constituye es diferente). Este subconjunto es mayoritariamente compuesto por verbos causativos, como el par ‘reconvertirse-recuperar’ en (36) y (39). Es posible concebir un mundo que instancie MedioE en relación tanto a ‘reconvertirse recuperando (oro)’ como a ‘recuperar oro reconvirtiéndose’. Por cierto, esta última versión tiene baja aceptación entre los hablantes; expresa una situación en la que, por ejemplo, una empresa hidroeléctrica necesitó reconvertirse en minera para obtener oro. Claramente no todo par causativo –quizás muy pocos– admite esta doble direccionalidad; en el caso del par ‘seducir-propugnar’ en (34) MedioE solo puede relacionar ‘seducir propugnando’, pero no hay un mundo para una interpretación literal de ‘propugnar seduciendo’.

El hecho de que haya pares de eventos que son solo unidireccionalmente relacionables –como el par ‘cantar’ y ‘gritar’– se explica en última instancia por la asimetría descriptiva entre sus respectivas descripciones eventivas relativas a eZ, el evento que ambas describen. Es cierto que si el par contiene un evento télico y otro atélico, la descripción será necesariamente unidireccional teniendo al evento atélico como segundo argumento y al evento télico como primero. Pero si solo apeláramos a esta distinción no daríamos cuenta de los casos unidireccionales que envuelven descripciones eventivas del mismo tipo. Finalmente, la bidireccionalidad respecto de eventos causativos, si bien muy restringida, debiera explicarse por la vaguedad con la que estos verbos describen el subevento causante. Este puede ser instanciado prácticamente por cualquier evento que el emisor considere tiene poder causal para provocar el efecto codificado por el verbo.

Es claro que en cualquier caso –esto es, incluso en los pares que pueden ser relacionados por MedioE bidireccionalmente– la descripción eventiva más específica con respecto al subevento compartido eZ es siempre d(eG). Asimismo, la expresión de la relación MedioE (eM, eG) en una forma SGCC-MEDIO es constante; esto es, la descripción eventiva d(eM) se expresa en la cláusula principal y d(eG) en FG.

CONCLUSIONES

Del conjunto de relaciones lógicamente posibles entre eventos, las gramáticas de las lenguas naturales solo seleccionan algunas para codificarlas al interior de léxicos o de construcciones sintácticas. Este trabajo se centra en MedioE, una de aquellas relaciones, a la que se define y describe su impacto gramatical en la construcción SGCC-MEDIO del castellano. En particular, MedioE ha sido definida aquí en cuanto categoría semántica como una relación entre dos argumentos eventivos que I) guardan una relación de parte propia; II) están en el mismo ‘curso de eventos’, y III) satisfacen las propiedades f, esto es, (a) comparten participantes y, al menos, una relación entre ellos, y (b) progresan interdependientemente (incrementalidad). El desarrollo de esta definición requirió la introducción de nuevas categorías como ‘referencia semántica’ y ‘referencia extendida’ y la noción misma de ‘curso de eventos’, todas oportunamente caracterizadas.

A las propiedades referenciales de MedioE ya mencionadas, se asocia una asimetría informacional que completa la caracterización de dicha relación. MedioE requiere que la descripción eventiva más específica denote el segundo argumento de la relación mientras que aquella subespecificada debe denotar el primer argumento. Todas estas propiedades constituyen la categoría MedioE tal cual es codificada en una lengua natural. Como tal, cada una de ellas ha mostrado tener un impacto en el comportamiento de la construcción SGCC-MEDIO en castellano.

 

NOTAS

*Consejo de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICET). Instituto de Ciencias Humanas y Ambientales (Incihusa). Consejo Regional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Cricyt).

1 Parte de este trabajo fue presentado en la reunion ‘It’s about time’, LSA Summer Institute 2003, Michigan State University. Agradezco los comentarios y sugerencias de la audiencia, especialmente a Mark Steedman, A. Di Sciullo y Alan Munn. Muchas de las ideas aquí presentadas se han beneficiado del rigor y la intensa profesionalidad de Jean-Pierre Koenig en largas discusiones con el autor. Mi gratitud a Len Talmy por su labor inspirativa. Cualquier debilidad en este trabajo es de mi entera responsabilidad. La ayuda financiera de la Fundación Antorchas ha permitido parte de esta investigación.

2 No adhiero a un modelo ‘modular’ fodoreano de la gramática, aunque los supuestos mencionados suenen bastante parecido. En particular, no admito el conjunto de hipótesis que acompaña a dicho modelo y que, en contra del propósito de este trabajo, promovía el estudio de los componentes gramaticales aisladamente. En todo caso a la inversa, se presupone aquí que el núcleo de la gramática es el sistema que correlaciona subsistemas, cada uno de los cuales responde a necesidades diversas.

3 Fernández (1999) presenta una taxonomía de las construcciones con gerundio en castellano. En dicho trabajo la autora se limita a expresar la intuición de que (la construcción que yo llamo) SGCC-MEDIO denota un único evento. Discuto en los siguientes párrafos contra esta posición.

4 Se asume que el movimiento –cambio locativo– es introducido por el satélite out ya que dance es simplemente un verbo de postura (Goldberg, 1995; Talmy, 2000; Rappaport & Levin, 2001).

5 Adopto la convención de marcar a un evento entre corchetes dobles; esto es, [[entrar]] representa al evento en el mundo denotado por una expresión lingüística.

6 Esta distinción sigue en paralelo aquella inicialmente propuesta en Kripke (1977) –aunque con un propósito algo diferente– entre ‘referencia semántica’ y ‘referencia del hablante’.

7 En este punto sería igualmente inofensivo mantener un supuesto más fuerte y representar dicho contenido semántico en términos de una estructura semántica con un vocabulario constituido por primitivos semánticos en términos neo-davidsoneanos (por ejemplo, Krifka, 1998) o cualquier otro sistema (Jackendoff, 1990; van Valin & LaPolla, 1997).

8 Esto es afirmar de manera mínimamente distinta aquello que es convencional en la literatura descomposicional, esto es, que dicho predicado envuelve un primitivo GO y otro BECOME (Jackendoff, 1990). La posición descomposicional es, sin embargo, más fuerte que mi descripción en cuanto descompone la relación ‘entrar’ en predicados que forman parte de un conjunto finito de universales semánticos.

9 Ciertos aspectos de dicha interpretación son corroborados formalmente. Por ejemplo, SGCC es
una estructura de control obligatorio; entonces, incluso formalmente los hablantes están obligados a identificar los argumentos expresables como Sujetos de ambos verbos.

10 La condición (10d) está íntimamente ligada a la definición de Tema Incremental en Dowty (1991) o measuring-out object en Tenny (1989). Puesto que ‘correr’ es un predicado atélico sería inconsistente hablar de ‘total afectación’ en relación a un objeto, noción definitoria de dichas categorías. Sin embargo, no es problemático pensar en un progreso en la afectación de un objeto (en este caso, el trayecto) y en relación a este concepto definimos la relación de proporcionalidad aquí.

11 Como es usual, entiendo que un ‘vacío pragmático’ es irrelevante. Por ejemplo, si afirmo ‘Pedro corrió en el parque durante una hora’, mi aseveración es verdadera incluso si se detuvo eventualmente a atarse los cordones y, por ende, no corrió cada lapso de tiempo especificado en ‘una hora’.

12 El concepto de modalidad es el usual, esto es, dos eventos tienen la misma modalidad si pertenecen a un mismo dominio donde las causalidades y los efectos son de la misma índole. Por ejemplo, el dominio de los eventos que consisten en Movimiento tienen la misma modalidad.

13 En este sentido podemos reformular el principio de lexicalización postulado en Croft (1991) por el cual, parafraseando al autor, solo subeventos que son parte de la cadena causal de e pueden ser lexicalizados. Este principio presupone que las estructuras de los eventos contienen una cadena causal y que esta es su espina dorsal. Creo que Croft (1991) intenta captar con la categoría ‘cadena causal’ lo que aquí subsumo bajo la categoría ‘curso de eventos’. Por las razones arriba mencionadas, considero que el concepto de causalidad no es aquí pertinente.

14 Debemos también considerar que, de acuerdo a lo que hoy es un axioma en Semántica, las representaciones léxicas son subespecificadas. Esto significa, entre otras cosas, que la realidad es más rica que la información asociada a la forma que la representa. Podemos, entonces, referirnos a un evento complejo con una expresión que lo representa abstrayendo muchas de dichas propiedades.

15 De las condiciones f solo considero a (10c, d) en cuanto (10a, b) se aplican, pero son predecibles de la relación parte-todo; si un evento e1 es parte de otro e2, mínimamente, estos comparten algún(os) participante(s) en relación al mismo segmento espacio-temporal. Podríamos pensar que la relación parte-todo implica también que los eventos comparten una relación y tienen un progreso mutuamente dependiente. Parecería que este no es el caso si aceptamos un análisis de la construcción SGCC-INC y, en general, de las construcciones predicativas secundarias en general –ilustradas respectivamente en ‘i’ y ‘ii’– en las que ambas denotan un único evento
‘i’ Pedro llegó a casa sonriendo
‘ii’ María trajo la cerveza helada
El evento [[Pedro sonreír]] es tomado en este análisis como parte del evento [[Pedro llegar a casa]]; el estado [[cerveza helada]] es interpretado como parte del evento [[Pedro trajo la cerveza]]. Si
esto es así, la relación ‘parte-todo’ en relación a eventos no implica que éstos comparten una relación, ni que mantienen un progreso mutuamente dependiente. Al adoptar aquí este análisis debo mantener a (10c, d) como propiedades que presuponen la noción de parte-todo pero que caracterizan una relación más fuerte: MedioE.

16 La relación que se intenta expresar en (17) es codificada por el otro subtipo mayor de la construcción de gerundio en castellano, esto es, la de gerundio como Adjunto o SGCA. SGCA expresa un conjunto de relaciones semánticas entre eventos, entre ellas las de ‘consecuencia’ (la que corresponde en este caso), conjunto del que se excluye Medio. SGCA se diferencia formalmente de SGCC, entre otros factores, en que conlleva una pausa entre la cláusula principal y la frase pospuesta de gerundio (París, 2003).

17 La propiedad de dinamicidad está implícita en (10d) –‘incrementalidad’– en cuanto la noción misma de ‘progreso’ intrínseca a ‘progreso mutuamente dependiente’ implica eventos dinámicos. Un estado (por ejemplo, amar o ser inteligente) no ‘progresa’ sino simplemente ‘dura’.

18 Esta característica es en la mayoría de los casos consistente con la particular estrategia de codificación de nuestra lengua y que, en este caso específico, se distingue del inglés y las germanas en general (Talmy, 2000; París, 2003). Esto es, el castellano tiende a no codificar información sobre Medio en los verbos télicos; cuyas representaciones semánticas están –si se me permite la metáfora– más cargadas de información sobre el final del evento que sobre sus estados medios. Estas son, entonces, claramente desequilibradas. En SGCC-MEDIO la FG viene a nivelar este desequilibrio aportando ella misma solo información que no describe el final del evento.

19 Uso ‘entrañamiento’ para caracterizar la semántica lexical de un verbo en el sentido de Dowty (1991).

20 En relación a (1), sí se infiere que ‘entrar corriendo es una manera de entrar’, pero no ‘correr entrando es una manera de correr’.

21 Es importante notar que la relación parte-propia es en sí asimétrica y, por lo tanto, cabe la pregunta de por qué no derivar la asimetría de SGCC-MEDIO de ella en vez de postular una propiedad de otro dominio como es el informacional. Mi motivación para optar por la segunda estrategia es la siguiente. Si aceptásemos que la asimetría de MedioE se origina en parte-propia, ¿cuál es el criterio que decide que un evento, por ejemplo en la oración (21), [[rezar]] tenga que ser el primer argumento y [[cantar]] el segundo en vez de el otro orden? Me parece que no hay otra razón que no sea informacional que motive la necesidad de expresar ‘rezar’ en la cláusula principal y a ‘cantar’ en FG.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Borgonovo, C. & Neeleman, A. (2000). Transparent adjuncts. Canadian Journal of Linguistics, 45(3/4), 199-224.         [ Links ]

Croft, W. (1991). Syntactic categories and grammatical relations. Chicago: University of Chicago Press.         [ Links ]

Dowty, D. (1979). Word meaning and montague grammar. Dordrecht: Reidel.         [ Links ]

Fernández, M. (1999). Las construcciones de gerundio. En I. Bosque & V. Demonte (Dirs.), Gramática descriptiva de la lengua española (pp. 3443-3503). Madrid: Espasa-Calpe.         [ Links ]

Goldberg, A. (1995). Constructions: A construction grammar approach to argument structure. Chicago, IL: University of Chicago Press.         [ Links ]

Hale, K. & Keyser, S. (1993). On the argument structure and the lexical expression of syntactic relations. En K. Hale & S. Keyser (Eds.), The view from building 20th (pp. 53-109). Cambridge, MA: MIT Press.         [ Links ]

Hale, K. & Keyser, S. (2000). Prolegomenon to a theory of argument structure. Cambridge, MA: MIT Press.         [ Links ]

Jackendoff, R. (1990). Semantic structures. Cambridge, MA: MIT Press.         [ Links ]

Kratzer, A. (1995). Stage-level and individual-level predicates. En G. Carson & F. Pelletier (Eds.), The generic book (pp. 121-175). Chicago: UCP.         [ Links ]

Krifka, M. (1998). The origins of telicity. En S. Rothstein (Ed.), Events and grammar (pp. 197-235). London: Kluwer.         [ Links ]

Kripke, S. (1977). Speaker’s reference and semantic reference. En P. French, T. Uehling & H. Wettstein (Eds.), Contemporary perspective in the philosophy of language. Minneapolis: University of Minnesota Press.         [ Links ]

París, L. (2003). The grammatical encoding of event relations: Gerund phrases in Spanish. Tesis doctoral, State University of New York at Buffalo, U.S.A.         [ Links ]

París, L. & Koenig, J (2003). What does it mean to be a dependent? Ponencia presentada en el 10th International Conference on Head Driven Phrase Structure Grammar. Stanford: CSLI.         [ Links ]

París, L. (2004). On expanditures. Ponencia presentada en 40th Regional Meeting of the Chicago Linguistic Society. Chicago: CLS. (en prensa).         [ Links ]

París, L. (2006). Implicating and focusing on underspecified lexical information. En K. von Heusinger & K. Turner (Eds.), Where semantics meets pragmatics (pp. 421-441 ). Oxford: Elsevier.         [ Links ]

Rappaport-Hovav, M. & Levin, B. (2001). An event structure account of English resultatives. Language, 77(4), 766-797.         [ Links ]

Smith, C. (1997). The parameter of aspect. Amsterdam: Kluwer University Press.         [ Links ]

Talmy, L. (1985). Lexicalization patterns: Semantic structures in lexical forms. En T. Shopen (Ed.), Language typology and syntactic description (pp. 57-138). Cambridge: Cambridge University Press.         [ Links ]

Talmy, L. (2000). Toward a cognitive semantics. Cambridge, MA: MIT Press.         [ Links ]

Tenny, C. (1989). The aspectual interface hypothesis.Lexicon Project Working Papers, 31. Cambridge, MA: Center for Cognitive Science at MIT.         [ Links ]

van Valin, R. (1993). A synopsis of role and reference grammar. En R. van Valin (Ed.), Advances in role and reference grammar(pp. 1-164). Amsterdam: Benjamins.         [ Links ]

van Valin, R. & LaPolla, R. (1997). Syntax: Structure, meaning and function. London: Cambridge University Press.
        [ Links ]


Dirección para correspondencia: Luis París (paris@lab.cricyt.edu.ar). Tel.: (54-261) 4288797. Incihusa–CONICET, Argentina Cricyt-Me. Av. Dr. Ruiz Leal s/n Parque Gral. San Martín, Casilla Correo 131 CP 5500. Mendoza, Argentina.

Recibido: 19-X-2005 Aceptado: 5-I-2006
 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons