SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número60Legalidades alternativas y tomas de tierras en una ciudad de la Patagonia ArgentinaJuan Javier Rivera Andía, La vaquerita y su canto: una antropología de las emociones: canciones rituales ganaderas en los Andes peruanos contemporáneos índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Estudios atacameños

versión On-line ISSN 0718-1043

Estud. atacam.  no.60 San Pedro de Atacama dic. 2018

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-10432018005001505 

ANTROPOLOGÍA

Estudio del cálculo dental en poblaciones arqueológicas del extremo norte de Chile

Study of dental calculus in archaeological populations from northern Chile

Bernardo Arriaza1 

Luis Huamán2 

Fiorella Villanueva3 

Roxana Tornero4 

Vivien Standen5 

Natalia Aravena6 

1 Instituto de Alta Investigación, Universidad de Tarapacá. Antofagasta 1520, Arica, CHILE. Email: barriazaarica@gmail.com

2 Laboratorio de Palinología y Paleobotánica de la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Av. Ho norio Delgado 430, Urbanización Ingeniería, S.M.P. Lima, PERÚ. Email: luis.huaman@upch.pe

3 Laboratorio de Palinología y Paleobotánica de la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Av. Honorio Delgado 430, Urbanización Ingeniería, S.M.P. Lima, PERÚ. Email: fiorella.villanueva.r@gmail.com

4 Laboratorio de Palinología y Paleobotánica de la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Av. Honorio Delgado 430, Urbanización Ingeniería, S.M.P. Lima, PERÚ. Email: r.tornero.a@gmail.com

5 Departamento de Antropología, Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas, Universidad de Tarapacá. 18 de Septiembre 2222, Arica, CHILE. Email: vivien.standen@gmail.com

6 Instituto de Alta Investigación, Universidad de Tarapacá. Antofagasta 1520, Arica, CHILE. Email: natalia.aravena.sanchez@gmail.com

Resumen:

Se estudiaron el cálculo y las patologías dentales de 40 individuos adultos de sitios arqueológicos de la costa y valle del extremo norte de Chile: MO 1/6, PLM-4, AZ-8 y CAM-9, analizándose 10 sujetos por cada sitio. En todos ellos se encontraron microrrestos de fitolitos y almidones, exceptuando el sitio Arcaico Tardío, MO 1/6, que aunque presentó fitolitos no presentó gránulos de almidón. Estos resultados concuerdan con lo observado macroscópicamente, en donde los individuos pertenecientes al sitio MO 1/6 carecen de caries y presentan en general una mejor salud oral que aquellos individuos del Intermedio Tardío y Tardío, tanto del valle como de la costa asociados a una dieta mixta. Además, se observó una buena concordancia entre las plantas ofrendadas y las variedades detectadas en el cálculo dental de los individuos de los sitios Intermedio Tardío y Tardío.

Palabras claves: cálculo dental; gránulos de almidón; fitolitos; caries

Abstract:

Dental calculus and dental pathologies of 40 adults from 4 archaeological sites from the coast and valley of northern Chile were studied: MO 1/6, PLM-4, AZ-8 and CAM-9, analyzing 10 individuals per site. In all of the dental calculus analyzed, phytolith and starches were found, except on the Late Archaic MO 1/6 site, which although did not present starch did present phytoliths. These results are consistent with the macroscopical observation, where individuals belonging to MO 1/6 site do not present dental cavities and generally have better dental health than those individuals from the Late Intermediate and Late Period, both valley and the coast associated with a mixed diet. Furthermore, a good concordance between grave goods plants and the identified varieties in the dental calculus was observed in individuals from Late Intermediate and Late period sites.

Keywords: dental calculus; starch; phytolith; cavities

Introducción

La salud oral de las antiguas poblaciones se ha corre lacionado con los diferentes tipos de productos que consumían, su manera de procesar estos alimentos y la higiene dental (White, 1997; Piperno y Dillehay, 2008; Watson, Arriaza, Standen y Muñoz, 2013; Dudgeon y Tromp, 2014). Se ha postulado que las poblaciones con agricultura presentan un deterioro de su salud oral con un incremento notable de ca ries y problemas periodontales, comparados con las poblaciones sin agricultura (Turner, 1979; Cohen y Armelagos, 1984; Tayles, Domett y Nelson, 2000; Alfonso, Standen y Castro, 2007; Watson y Arriaza, 2014; Pezo-Lanfranco y Eggers, 2016).

Figura 1 Cálculo dental del individuo perteneciente al sitio PLM-4 T155. 

Por otra parte, el consumo cotidiano de alimentos vegetales genera microrrestos como fitolitos y gránulos de almidón que se van acumulando en la denta dura producto de la falta de higiene dental, los cuales podemos observar en forma de sarro o cálculo den tal. Este elemento corresponde a placa dental mine ralizada formada en un 15-20% por un componente orgánico de microorganismos y residuos de la dieta, y un componente inorgánico de sales de fosfato de calcio y saliva. Esta placa se adhiere al esmalte de los dientes (Figura 1), y si no es removida mecáni camente a través de la higiene dental en un plazo cercano a los 10 días, se mineraliza y pasa a formar el cálculo dental (White, 1997; Poulson et al., 2013). La acumulación constante de este cálculo refleja los diversos productos consumidos a lo largo de la vida del individuo, lo que permite investigar la dieta y las patologías dentales de las antiguas poblaciones (Hill- son, 1979; Kay, 1985; Dobney y Brothwell, 1987; Alfonso, 1998; Lieverse, 1999; Henry y Piperno, 2008; Wesolowski, Mendonqa de Souza, Reinhard y Ceccantini, 2010; Henry, Brooks y Piperno, 2011; Poulson et al., 2013; Dudgeon y Tromp, 2014; Tao et al., 2015). Por ejemplo en el Viejo Mundo, Henry et al. (2011) examinaron el cálculo dental de indivi duos neandertales y descubrieron una gran variedad de semillas de algunas hierbas (en forma de fitolitos) y legumbres (como gránulos de almidón), demos trando que los neandertales utilizaron y consumie ron diversas plantas disponibles en su entorno local para su alimentación. Mientras que Tao et al. (2015) estudiaron muestras de cálculo dental del período neolítico de China (5000-3000 AC), observando restos de gránulos de almidón de cereales, tubércu los y raíces, los que evidenciaron una dieta a base de plantas procedentes del río Amarillo.

En Sudamérica, Wesolowski et al. (2010) evaluaron el nivel de contaminación y la cantidad de almido nes y fitolitos que se encontraban en el cálculo den tal de las poblaciones Sambaqui de Brasil, hallándo se gránulos de almidón de Ipomoea batatas (camote), Zea mays (maíz) y fragmentos de minerales y carbón asociados a contaminantes externos. En el norte de Chile, desde una perspectiva química, Poulson et al. (2013) analizaron los isótopos de carbono y nitró geno presentes en el cálculo dental de poblaciones desde el período Arcaico hasta Intermedio Tardío (2300 AC al 1476 DC), obteniendo como resultado altos niveles de nitrógeno. Los autores asocian estos valores al consumo de plantas fertilizadas con gua no, ya que este fertilizante por naturaleza contiene altos niveles de este elemento.

Según lo expuesto brevemente, estudios realizados por diversos investigadores han demostrado el gran potencial del cálculo dental para estudiar la dieta, la microflora y los elementos químicos a los que estu vieron expuestas las antiguas poblaciones. Aunque pocos son los estudios que han abordado simultá neamente el cálculo y la patología dental, ya que las investigaciones se enfocan en la relación existente entre el tipo de economía de las poblaciones estudia das y las patologías dentales observadas (Hubbe et al., 2012; Alfonso et al., 2007; Watson et al., 2013).

La excelente conservación de restos momificados en el norte de Chile producto del medio ambiente seco permite profundizar en la salud oral de las antiguas poblaciones y en la identificación de los microrrestos presentes en el cálculo dental. Por ello nos pregunta mos cómo es la concordancia entre los macrorrestos observados en los sitios arqueológicos, los residuos vegetales contenidos en el sarro y la patología oral. Esperamos poder contribuir pesquisando la presen cia de microrrestos vegetales en el cálculo dental de poblaciones arqueológicas del extremo norte de Chi le, correlacionando estos resultados con los macrorrestos observados en los sitios arqueológicos y la pa tología dental presente en los individuos estudiados.

Materiales

Se analizaron en total 40 individuos adultos con momificación natural, conservados en los depósitos del Museo San Miguel de Azapa, dependiente de la Universidad de Tarapacá, pertenecientes a los sitios arqueológicos: MO 1/6, PLM-4, AZ-8 y CAM-9. De estos sitios, MO 1/6 corresponde a grupos coste ros del Arcaico Tardío, el cual se utilizó como grupo control preagrícola. PLM-4 corresponde a grupos costeros tardíos, mientras que AZ-8 corresponde a grupos del Intermedio Tardío del valle y CAM-9 a grupos tardíos de la costa. Los sitios AZ-8, PLM-4 y CAM-9 corresponden a grupos agroalfareros con economía mixta. También se revisaron los antece dentes arqueológicos sobre estos sitios, en busca de registros de uso de vegetales que pudieron haber consumido como parte de la dieta. A continuación se presenta una breve caracterización de los sitios es tudiados:

MO 1/6. Sitio del período Arcaico Tardío ubica do en el faldeo norte del Morro de Arica, adscrito a la última fase de la tradición cultural Chincho rro, con una economía marítima de pesca, caza y recolección, complementada con recursos terrestres. Promediando los siete fechados presentados por Focacci y Chacón (1989), el sitio dataría hacia l933 AC. Estos autores describen 60 cuerpos, todos con momificación natural, principalmente de adultos y adolescentes, dispuestos en posición extendida decúbito dorsal y cubiertos con esteras y pieles de camélido o ave marina. Como parte de las ofrendas funerarias destacan faldellines de fibra vegetal y fibra de camélido, pendientes de cuentas líticas o conchas, cestería, calabazas, tejidos decorados, por mencionar algunos. Como ofrendas relacionadas a la pesca se observan arpones, anzuelos y chopes, en tre otros elementos (Focacci y Chacón, 1989). Lo anterior refleja una dieta principalmente marítima a base de lobos marinos, pescados y mariscos. No se observan productos agrícolas comestibles (Focacci y Chacón, 1989); sin embargo, el estudio de coproli- tos de esta población realizado por Reinhard, Leroy- Toren y Arriaza (2011) y Holden (1994) evidencia un importante consumo de plantas. Reportando elementos como rizomas finamente picados, restos de tallos de Ciperáceas (plantas acuáticas), restos de frutos y semillas de Solanáceas (consistentes pero no exclusivos del tomate silvestre) y un par de casos con posibles restos de almidón de Solanum tuberosum (papa) y semillas de Chenopodium quinoa (quinoa).

PLM-4. Sitio ubicado en la costa sur de Arica, fechado en el 1200 DC, asociado a los Desarrollos Regionales o Cultura Arica del período Intermedio Tardío (Erices, 1975; Muñoz, 2001). El patrón mor tuorio incluye fardos funerarios orientados hacia el mar, que contienen momias flexionadas y acuclilla das envueltas en camisas de lana que se amarran con cuerdas de totora posicionadas sobre una esterilla de junquillo. Entre las ofrendas asociadas a este sitio se han reportado: bolsitas de lana con hojas de sorona o maíz, calabazas, pesas líticas y anzuelos de cobre, arpones, balsitas de madera, pucos, queros de made ra con figuras zoomorfas o antropomorfas, cerámi cas y tejidos asociados a la Cultura Arica (Hidalgo y Focacci, 1986). Además según el trabajo de Erices (1975), en este sitio se encontraron restos de achira, calabaza, camote, maíz, molle y pacae. Basados en lo anterior, estas poblaciones tendrían una economía mixta con un fuerte componente costero.

AZ-8. Sitio localizado en el valle de Azapa (a 12 km aproximadamente al interior de la costa) fecha do entre el 1140-1670 DC, asociado a los Desarro llos Regionales o Cultura Arica (Núñez, 1976; Cor nejo y Fernández, 1984). En este sitio se excavaron 66 tumbas cuyos restos indican la presencia de una economía mixta de agricultura y pesca. Durante este período las poblaciones cultivaban vegetales como el maíz, la papa, el camote, el ají y la coca, y aunque los mariscos, pescados y algas formaban una parte esta ble en su dieta, también se dedicaban a la crianza de llamas y cuyes. Como ofrendas funerarias destacan la presencia de cerámica, cestería, calabazas y escasa textilería (Romero y Santos, 2003).

CAM-9. Sitio ubicado en la desembocadura del valle Camarones, a 100 km al sur de Arica asociado al período Inca debido al tipo de fardo, la presencia de escudillas y aríbalos. Fue fechado entre el 1420 1450 DC (Muñoz, 1989; Carmona, 2006). En este cementerio se registraron 87 tumbas (Horta, 2000), con cuerpos en posición fetal envueltos en man tas policromas que presentan como ajuar coberto res púbicos y brazaletes de lana, remos y balsas de tres palos, agujas de metal, prendedores de cobre, cerámica, arpones de madera, entre otros. Estas po blaciones tenían una economía mixta basada en la explotación de recursos marinos, la caza de aves, el intercambio de camélidos con grupos de los valles altos y la agricultura, observándose en este último punto restos de maíces y fragmentos de calabaza (Muñoz, 1989).

Metodología

Análisis de cálculo dental

Se seleccionaron 10 individuos adultos que conser varan el mayor número de piezas dentales, por cada uno de los cuatro sitios arqueológicos estudiados. Las muestras fueron seleccionadas de piezas dentales que presentaban una cantidad adecuada de cálculo den tal, utilizándose una cureta dental estéril para raspar las piezas y extraer la muestra, la cual fue depositada en tubos twistop de 2 ml. Para el procesamiento del cálculo dental se utilizó la metodología propuesta por Afonso (2007), método que consistió en agregar 1 ml de agua destilada al tubo con la muestra y so meterla a un baño ultrasónico por 10 minutos para descontaminarla, eliminando el sedimento arqueoló gico y contaminantes actuales. Luego el cálculo den tal fue disuelto agregando 1 ml de ácido clorhídrico (HCl) al 10% por 12 horas, se eliminó el sobrena dante y se realizaron tres lavados sucesivos con agua destilada, para posteriormente centrifugar a 2.500 rpm durante 5 minutos para eliminar el ácido. Cabe resaltar que al agregar HCl disminuyó la posibilidad de encontrar fitolitos de oxalato de calcio (Tresserras, 1997). Para eliminar la materia orgánica se añadió 1 ml de peróxido de hidrógeno (H2O2) al 33% por 24 horas, se eliminó el sobrenadante y se realizaron tres lavados sucesivos con agua destilada. Luego la mues tra se centrifugó a 2.500 rpm por 5 minutos con el fin de eliminar el H2O2.

La solución obtenida fue analizada en su totalidad, montándose en portaobjetos con una gota de glicerina, que luego fueron observados en un microscopio óptico Olympus modelo BX-41 con luz polarizada, a un aumento de 400x y con cámara incorporada Microimaging CCD de 5 megapixeles para la cap tura de las microfotografías.

Identificación de gránulos de almidón y fitolitos

Para la identificación de gránulos de almidón se uti lizó el manual elaborado por el Laboratorio de Palinología y Paleobótanica de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, y además se confeccionó un ca tálogo referencial de almidón de plantas comestibles actuales nativas de Chile, basado en los vegetales más comunes reportados para los cementerios en es tudio. Este catálogo considera las principales plantas comestibles que se sabe han sido utilizadas en nues tra región, como Cucúrbita sp. (calabaza), Phaseolus sp. (frijol), Zea mays, Ipomoea batatas, Arachis sp. (maní), Chenopodium quinoa y Solanum tuberosum (Pardo y Pizarro, 2013). Por último, para la identi ficación de los gránulos de almidón además se con sultó bibliografía especializada, revisándose las des cripciones realizadas por Reichert (1913); Chandler, Pearsall y Zeidler (2006); Afonso (2007); Piperno y Dillehay (2008); Henry et al. (2011); Musaubach (2012); Tromp y Dudgeon (2015), entre otros.

Para la identificación y caracterización de fitolitos se utilizó el Internacional Code for Phytolith Nomenclatu re -ICPN 1.0 (Madella, Alexandre y Ball, 2005) y las clasificaciones de Bertoldi de Pomar (1971), Zucol y Brea (2005), Piperno (2006) y Erra (2010), entre otros. Tanto la identificación de los almidones como de fitolitos fue realizada por los colaboradores exper tos de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

Análisis de la salud oral

Se estudiaron las patologías dentales de 10 indivi duos por sitio, siguiendo los protocolos establecidos por Buikstra y Ubelaker (1994). Para esto se confec cionó una ficha por cada individuo analizado y se re gistraron seis variables de forma visual para evaluar la salud oral, que incluyeron: número de piezas den tales presentes, número de piezas perdidas antemor tem (AM), presencia de caries, abscesos, desgaste y cálculo dental.

La pérdida de piezas antemortem total se reconoce fácilmente porque existe una reabsorción alveolar y cierre del alveolo donde se ubicaba la pieza dental, formándose una superficie ósea suave y homogénea. Esta variable se registró cuando se observó una reab sorción alveolar total.

La caries dental corresponde a una perforación del esmalte que se disemina en forma de triángulo in vertido debido a la producción de ácidos por acción bacteriana que en los casos más severos puede pro vocar la pérdida de la pieza dental y una infección (Portilla, Pinzón, Huerta y Obregón, 2010). Es la patología dental más frecuente de observar en el re gistro arqueológico, y aunque se puede clasificar de acuerdo a la superficie del diente afectada (Buikstra y Ubelaker, 1994), en este estudio fue analizada en términos de presencia y ausencia.

Los abscesos son infecciones purulentas delimitadas que provocan destrucción de las estructuras periodontales como huesos y ligamentos adyacentes a la lesión y que pueden provocar incluso la pérdida de la pieza dental (Benza y Pareja, 2009). Pueden ser ocasionadas por caries y desgaste dental excesivo, aunque fortuitamente también pueden generar se por un fenómeno idiopático o por un trauma luego de que éste provocara fractura de la dentina (Brothwell, 1987; Buikstra y Ubelaker, 1994). Esta variable se registró como presencia y ausencia.

El desgaste dental fue evaluado en los segundos mo lares, utilizando la escala de desgaste propuesta por Zoubov (1968; en Rodríguez, 2003), registrándose de la siguiente manera:

Grado 0.Grado 1.Grado 2.Grado 3.Grado 4.Grado 5.Grado 6.

Por último, el cálculo dental se registró como pre sencia o ausencia, porque en las muestras estudiadas una buena parte de éste ha sido extraído anterior mente por otros especialistas y no se contaba con muestras intactas. Aunque entendemos que su acu mulación es variable.

Para determinar las frecuencias de cada variable es tudiada, se utilizó el número de individuos afectados dividido por el número de individuos estudiados. Las frecuencias de caries fueron calculadas conside rando el número de dientes afectados dividido por el número de dientes presentes.

Resultados

Análisis de cálculo dental

Del análisis microscópico del cálculo dental, solo uno de los cuatro sitios estudiados (MO 1/6) resul tó negativo para la presencia de almidones, mientras que dos de estos sitios también resultaron negativos para la presencia de fitolitos (Tabla 1). Cabe des tacar que en los casos positivos se registró un alto porcentaje de presencia de almidones, donde apro ximadamente cada uno de los individuos con una economía mixta resultó positivo al análisis, obser vándose además gran variabilidad en la morfología de los gránulos de almidón, lo cual refleja un diverso número de especies consumidas (Tabla 2).

Tabla 1 Resultados del estudio microscópico de cálculo dental según sitio arqueológico 

Sitios analizados
Tipo de análisis MO 1/6 (N=10) PLM-4 (N=10) AZ-8 (N=10) CAM-9 (N=10)
Almidones - (0/10) 100% (10/10) 90% (9/10) 100% (10/10)
Fitolitos 50% (5/10) -(0/10) 60% (6/10) -(0/10)
Fibra vegetal - (0/10) 20% (2/10) 20% (2/10) 40% (4/10)

Tabla 2 Resultados del análisis de patología dental y cálculo dental según individuo 

Antecedentes Salud oral Presencia de microrrestos en cálculo dental
Referencia Sexo Edad Piezas presentes* Piezas perdidas AM N° de caries Grado de desgaste N° de abscesos Gránulos de almidón Fitolitos Otro
MO 1/6 T4N M 35-40 19 0 0 3 1 No Asteraceae No
MO 1/6 T6 C1 M 35-40 22 0 0 2 0 No No No
MO 1/6 T7 M 45-50 28 0 0 3 1 No No No
MO 1/6 T13 F 20-25 23 0 0 1 0 No No No
MO1/6 T22 M 40-45 18 14 0 1 0 No No No
MO1/6 T27 M 35-40 10 3 0 2 5 No Poaceae No
MO1/6 T32 F 35-40 13 1 0 4 0 No En tejido epidérmico No
MO1/6 T53 F 20-25 24 0 0 2 0 No No No
MO1/6 T63 M 40-45 21 0 0 3 1 No De células largas No
MO1/6 TU6 M 45-50 15 4 0 5 0 No Traqueidas No
PLM-4 T79b M 30-35 20 1 2 1 0 Cucúrbita sp., Zea maya Traqueidas Tejido vegetal
PLM-4 T99 F 30-35 10 4 3 3 2 Cucúrbita sp., Zea maya No No
PLM-4 T112 F 25-30 11 0 0 1 0 Manihot esculenta, Zea maya Traqueidas No
PLM-4 T119 M 30-35 11 0 2 2 0 Cucurbita sp., Phaseolus sp., Pouteria lúcuma, Solanum sp. No No
PLM-4 T123 F 25-30 26 6 2 2 0 Phaseolus lunatus, Phaseolus sp. No No
PLM-4 T155 F 40-45 4 0 1 2 1 Phaseolus sp. No No
PLM-4 T156 M 20-25 26 0 2 0 0 Cucúrbita sp., Phaseolus lunatus, Phaseolus vulgaris, Phaseolus sp., Pouteria lucuma, No Tejido vegetal
PLM-4 T180 F 30-35 4 4 1 1 4 Cucurbita sp., Zea mays No No
PLM-4 T196 M 25-30 6 0 1 1 0 Ipomoea sp. No No
PLM-4 S/N 1 M 25-30 20 1 3 2 1 Phaseolus sp., Pouteria lucuma, Zea mays No No
AZ-8 T7a M 18-20 19 0 1 0 0 Capsicum sp., Cucurbita sp., Phaseolus sp., Pouteria lucuma, Solanum sp., Zea mays Asteraceae, morfotipo trapezoidal No
AZ-8 T13 M 25-30 11 1 2 2 0 Cucurbita sp., Solanum sp., Zea mays, Phaseolus sp., Pouteria lucuma Morfotipos polihédrico, trapezoidal y elongado Tejido vegetal, tallo dicotiledónea
AZ-8 T15 F 30-35 22 0 4 2 0 Cucurbita sp., Solanum sp., Zea mays No Tejido vegetal
AZ-8 T18 M 30-40 18 4 2 3 2 No Morfotipo elongado No
AZ-8 T27 M 40-45 17 5 0 2 1 Capsicum sp., Cucurbita sp., Phaseolus sp., Solanum sp., Zea mays No No
AZ-8 T35 M 20-25 28 0 3 1 0 Phaseolus sp. Cyperaceae, morfotipos polihédrico, trapezoidal y rectangular No
AZ-8 T38 F 20-25 11 1 2 0 2 Cucurbita sp., Solanum sp., Zea mays, Phaseolus sp. No No
AZ-8 T40 F 30-35 18 0 3 1 1 Capsicum sp., Cucurbita sp., Phaseolus sp., Solanum sp., Zea mays Asteracea No
AZ-8 T42 M 20-25 23 0 5 2 0 Capsicum sp., Cucurbita sp., Manihot esculenta, Phaseolus sp., Phaseolus vulgaris, Pouteria lucuma, Solanum sp., Zea mays Morfotipo elongado Tejido vegetal, tallo dicotiledónea
AZ-8 T44 F 25-30 18 5 5 3 3 Cucurbita sp., Phaseolus sp., Solanum sp., Zea mays Asteracea Tejido vegetal
CAM-9 T1 M 35-40 24 5 4 3 2 Cucurbita sp., Phaseolus sp. No Tejido epidérmico
CAM-9 T2 F 25-30 29 0 0 0 0 No No Tejido vegetal
CAM-9 T8 M 40-45 12 0 0 3 0 Manihot esculenta, Pouteria lucuma, Solanum sp. No No
CAM-9 T12 F 40-45 30 0 0 3 1 Manihot esculenta, Phaseolus sp., Zea mays No No
CAM-9 T13 M 40-45 13 17 1 1 1 Cucurbita sp., Manihot esculenta, Phaseolus sp. No Tejido vegetal
CAM-9 T16 F 30-35 17 9 5 3 3 Ipomoea batatas, Manihot esculenta, Phaseolus sp. No No
CAM-9 T35 M 30-35 29 2 2 3 3 Cucurbita sp., Manihot esculenta, Phaseolus sp. No Tejido vegetal
CAM-9 T37 M 35-40 21 1 0 2 2 Manihot esculenta No No
CAM-9 T38 M 18-20 30 0 0 0 0 Cucurbita sp., Manihot esculenta, Inga sp., Phaseolus vulgaris No No
CAM-9 S/R 2 M 30-35 6 3 0 5 2 Manihot esculenta, Phaseolus sp., Ipomoea batatas No No

*Nota: Sólo se contabilizaron las piezas presentes observadas, no los alveolos vacíos que indican que hubo una pieza en vida que se desprendió post-excavación.

En lo que se refiere al análisis de almidones en el cálculo dental, los sitios PLM-4, AZ-8 y CAM-9 presentaron gránulos de diferentes géneros de plan tas, destacando en todos ellos la presencia de Zea mays, Phaseolus sp., Phaseolus vulgaris (frijol), Mani hot escalenta (yuca), Cucúrbita sp., Pouteria lucuma (lúcuma) y Solanum sp. (papa o tomate) (Tabla 3, Figura 2). Solo se observó Phaseolus lunatus (pallar) en el sitio PLM-4, Capsicum sp. (ají) en AZ-8 e Inga sp. (pacae) en el sitio CAM-9. Además, según lo es perado, el sitio control MO 1/6 presentó ausencia total de gránulos de almidón (Tabla 3).

Figura 2 Diferentes granulos de almidón hallados en el sarro dental, en campo claro (a) y luz polarizada (b) (la reglilla equivale a 10 pm). 1. Phaseolus vulgaris, hallado en PLM-4 T156; 2. Phaseolus sp., hallado en CAM-9 S/R 2; 3. Ipomoea sp., hallado en CAM-9 S/R 2; 4. Manihot esculenta, hallado en CAM-9 T13; 5. Pouteria lucuma, hallado en CAM-9 T8; 6. Solanum sp., hallado en PLM-4 T119. 

Tabla 3 Almidones observados según sitio arqueológico 

Tipos de gránulos de almidón presentes en el cálculo dental
Sitio arqueológico Zea mays Phaseolus sp. Phaseolus lunatus Phaseolus vulgaris Manihot escu- lenta Cucurbita sp. Ipomoea sp. Pouteria lucuma Solanum sp. Capsicum sp. Inga sp.
MO 1/6 - - - - - - - - - - -
PLM-4 x x x x x x x x x - -
AZ-8 x x - x x x - x x x -
CAM-9 x x - x x x x x x - x

Otro aspecto importante de señalar es la forma de preparación de los alimentos y en particular de los gránulos de almidón hallados, siendo éstos escasos en el sitio PLM-4, en donde se apreció solo un gránulo de Zea mays fermentado, mientras que en el sitio CAM-9 se encontraron gránulos de Zea mays tostado, un gránulo de almidón indeterminado tos tado y un gránulo de almidón de Phaseolus sp. tosta do y fermentado. Por último, el sitio AZ-8 presenta almidones en diferentes estados de manipulación, encontrándose gránulos de Zea mays posiblemente tostado (Figura 3), fermentado y triturado-tostado, asimismo Cucurbita sp. cocida y Solanum sp. posi blemente cocida.

Figura 3 Granulo de almidón posiblemente tostado de Zea mays hallado en la mues tra CAM-9 T12, imágenes en campo claro (izquierda) y luz polarizada (derecha). 

Respecto al hallazgo de fitolitos y fibras vegetales en cálculo dental, en el sitio MO 1/6 se observó pre sencia de Poaceae, Asteraceae y fitolitos indetermi nados, mientras que en el sitio PLM-4 se hallaron traqueidas, fitolitos indeterminados y fibras vegeta les. El sitio AZ-8 presentó gran variabilidad, encon trándose fitolitos de Cyperaceae, Asteraceae, fitolitos indeterminados, fibras vegetales y restos de tallos de Dicotiledóneas, mientras que en el sitio CAM-9 solo se observaron fibras vegetales (Tabla 2).

Análisis de salud oral

El estudio de salud oral se resume en la siguiente tabla:

Tabla 4 Resultados del análisis de salud oral según sitio arqueológico 

Sitio Piezas presentes Promedio de piezas perdidas A M D.E. Porcentaje de indi viduos con caries Promedio de caries por individuo D.E. Porcentaje de indi viduos con abscesos Promedio de indivi duos con abscesos D.E. Promedio del puntaje de desgaste dental D.E.
MO 1/6 193 2,6 (8/3) 1,5 0 (0/10) 0 (0/10) 0 40% (4/10) 2 (8/4) 1,5 2,6 1,3
PLM-4 138 3,2 (16/5) 2,2 90% (9/10) 1,9 (17/9) 1 40% (4/10) 2 (8/4) 1,3 1,5 0,9
AZ-8 185 3,2 (16/5) 2,2 90% (9/10) 3 (27/9) 1,6 50% (5/10) 1,8 (9/5) 1,1 1,6 1,1
CAM-9 211 6,1 (37/6) 5,5 40% (4/10) 3 (12/4) 1,9 70% (7/10) 2 (14/7) 1,2 2,3 1,6

De lo anterior podemos extraer que se contabilizaron en total 727 piezas dentales, obteniéndose un pro medio de 18,2 (727/40) piezas observadas por indi viduo. El número de dientes perdidos antemortem fueron en total 77, donde el promedio más elevado de esta variable (6,1) recayó sobre los individuos del sitio CAM-9, en el cual se observaron 37 piezas per didas en seis individuos afectados (Tabla 4).

Figura 4 Distribución de piezas perdidas antemortem, caries y abscesos según sitio arqueológico. 

En lo que respecta al número de caries, se contabi lizaron 56 piezas con esta patología, variable que no afectó a los individuos pertenecientes al sitio MO 1/6, pero que sí afectó al resto de los sitios estudia dos, donde los individuos tuvieron en promedio en tre dos y tres caries (Figura 4).

En relación a los abscesos, se encontraron en pro medio casi dos abscesos por individuo, en tanto el desgaste dental fue más elevado en los individuos del sitio MO 1/6 (Tabla 4).

Finalmente el 100% de la muestra, independiente del sitio arqueológico de origen, presentó evidencia de cálculo dental.

Discusión

Al relacionar los gránulos de almidón versus la ob servación de caries por individuo, destaca cómo la presencia de estos carbohidratos juega un papel fun damental en la salud oral, dato evidenciado en la ausencia de caries en el sitio MO 1/6, cementerio en donde no se encontraron evidencias de almidones. Inversamente, los sitios PLM-4, AZ-8 y CAM-9 presentaron un 90%, 90% y 40% de caries respec tivamente, valor que se correlaciona directamente con la presencia de distintas variedades de almido nes. Lo reportado anteriormente se justificaría en el hecho que los almidones sirven como sustrato para las bacterias bucales, las cuales cambian el pH oral generando ácido láctico, sustancia que actúa direc tamente sobre el esmalte dental produciendo caries (Núñez y García, 2010).

Respecto al análisis de cálculo dental y lo reportado por los diferentes autores para los sitios estudiados, consideramos que existe concordancia entre la evi dencia microscópica y la macroscópica; por ejemplo en el sitio MO 1/6 existe ausencia de caries, ausen cia de gránulos de almidón y mínima presencia de plantas comestibles y/o tubérculos. Según lo infor mado por Holden (1994) y Reinhard et al. (2011), en algunos coprolitos de este sitio se observaron posibles casos de almidón de papa y semillas de quínua, evidencia que sugiere una recolección y con sumo de plantas silvestres. Sin embargo, lo más co mún sería el consumo de rizomas, semillas y frutas provenientes de plantas silvestres como Ciperáceas y Solanáceas extraídas de los humedales para comple mentar la dieta (Reinhard et al., 2011). El hallazgo de estos residuos de vegetales en los coprolitos de los chinchorro es muy importante ya que su dieta ha sido tradicionalmente caracterizada como principal mente marítima, con mínimo consumo de recursos vegetales. No obstante, cabe señalar que las Ciperá ceas son abundantes en todo su espectro cultural: fa bricaciones de esteras, faldellines, lienzas y consumo de sus rizomas. Aunque también la dentadura puede ser utilizada como herramienta generando desgastes particulares y adherencias de fibra al cálculo dental. Sin embargo, considerando los hallazgos de residuos de vegetales en los coprolitos de los chinchorro y que nuestros estudios no revelan la presencia de gránulos de almidón pero sí de fragmentos de fitolitos, el consumo de plantas harinosas debió estar presente, pero de manera ocasional. En resumen, los chincho rro del sitio MO 1/6 presentarían una dieta vegetal rica en fibras y baja en carbohidratos y a pesar de que en los individuos de este sitio no se observaron caries, si tendrían en promedio 2,6 piezas perdidas antemortem y 2 abscesos por individuo afectado.

Para el caso de PLM-4 se observan en promedio 3,2 piezas perdidas antemortem, 2 caries y 2 abscesos por individuo afectado. Asimismo, la evidencia de microrrestos señala la presencia de ocho géneros di ferentes de gránulos de almidón (Tablas 2 y 3) y la evidencia asociada a los entierros y ofrendas señalan siete tipos de plantas, habiendo concordancia entre nuestro estudio y el registro arqueológico en tres es pecies vegetales (maíz, calabaza y camote).

En el sitio AZ-8 se aprecian en promedio 3,2 piezas perdidas antemortem, 3 caries y 1,8 abscesos por in dividuo afectado (Figuras 4 y 5a). Mientras que los resultados microscópicos indican la existencia de siete géneros diferentes de gránulos de almidón. Del mis mo modo, la evidencia arqueológica asociada a estos sitios señala la presencia de seis especies de plantas, habiendo concordancia entre micro y macrorrestos en cuatro de ellas (maíz, papa, ají y calabaza).

Por último, en el sitio CAM-9 en promedio se ob servan 6,1 piezas perdidas antemortem, 3 caries y 2 abscesos por individuo afectado. En referencia a la presencia de abscesos dentales, es importante desta car su homogeneidad en todos los sitios estudiados, obteniéndose como promedio 2 abscesos por indivi duo afectado. Esto podría deberse a fracturas o pro cesos cariogénicos que seguramente se encuentran asociados a la falta de higiene bucal. Además el por centaje de caries es menor que PLM-4 y AZ-8 (Tabla 4), pero esto puede ser producto del mayor número de piezas perdidas antemortem. Finalmente, la evi dencia de microrrestos vegetales en el cálculo dental señala en este sitio nueve géneros de plantas diferen tes, mientras los entierros reportan macrorrestos de maíces y calabazas, ambas especies detectadas en las muestras de cálculo dental analizadas.

Al analizar las variables de salud oral según el prin cipal medio ambiente y por tanto de recursos utili zados (costa versus valle), y temporalidad (Arcaico versus Intermedio Tardío/Tardío), se obtuvo que en la pérdida de piezas antemortem existieron di ferencias significativas entre los individuos según temporalidad. Es decir, hay una mayor pérdida de piezas en la población del Intermedio Tardío/Tar dío que en la población Arcaica (t=1,84, p=0,03), consideramos que esto se debe al hecho de que un individuo perteneciente al sitio CAM-9 T13 (Figura 5b) tuvo un alto número de piezas perdidas en vida, lo que inclina la balanza a favor de esta diferencia. Pero si no se considera este caso, la pérdida de piezas dentales se distribuiría de manera homogénea. Esta situación se repite al analizar la variable abscesos y cálculo dental, la cual se comporta de manera uni forme, independientemente del lugar de proceden cia o temporalidad de los individuos estudiados.

El desgaste dental y la mala salud oral de estos in dividuos coinciden con lo observado en la denta dura de otras poblaciones con una dieta basada en recursos vegetales, donde el consumo de una dieta rica en carbohidratos asociado a plantas, ocasiona un aumento de la tasa de caries.

En relación a las caries propiamente tales, es inte resante destacar que las poblaciones costeras tem pranas no presentan esta patología comparadas con las poblaciones costeras tardías con economía mixta, donde estas últimas tienen en promedio 2,45 caries por individuo positivo (PLM-4 y CAM-9), valor que se incrementa levemente en individuos del valle, con un promedio de tres caries por indi viduo afectado (AZ-8). Esta tendencia concuerda con los estudios de Turner (1979) sobre dentadura de poblaciones arqueológicas de Hawái, Taiwán y

Figura 5 a) Mandíbula del individuo AZ-8 T35 con un par de caries. b) Maxila del individuo CAM-9 T13 con pérdida de la dentadura. 

Japón, donde se observó un bajo porcentaje de ca ries en individuos cazadores recolectores (0-5,3%), un incremento en poblaciones con una economía mixta (0,4-10,3%) y un aumento en los agriculto res (2,3%-29%). De igual forma Watson y Arriaza (2014) reportan que la presencia de caries es menor en individuos de la costa (3,7%) que en poblaciones del valle (19,1%) durante el Formativo, y que las poblaciones del Formativo Temprano presentan me nos caries que las del Formativo Tardío (5,4% versus un 12,3%, respectivamente), situación corroborada por los estudios de Alfonso et al. (2007). Queda de mostrado de esta manera que la elevada presencia de caries es más frecuente en poblaciones tardías y con economía basada en la agricultura que en los grupos costeros, debido al acceso de los grupos tardíos al mayor consumo de productos con alto contenido en carbohidratos, los cuales generarían un ambiente propicio para el desarrollo de esta patología.

Incorporando los resultados de microrrestos vegeta les, se demuestra ausencia de gránulos de almidón en la dentadura de las poblaciones costeras tempranas, hecho que jugaría un papel fundamental en la man tención de una dentadura libre de caries en estos in dividuos; mientras que el desgaste dental es alto (2,6) y coincide con lo que se espera de una dieta marítima (Tabla 4), en tanto que la dentadura de muestras aso ciadas al valle muestran en el cálculo dental gran can tidad de gránulos de almidón como Cucúrbita sp., Capsicum sp., Zea mays, Solanum sp., Phaseolus sp. y Pouteria sp. en diferentes estados de preparación, sugiriendo un consumo de estas plantas.

Comentarios finales

Los modos de producción basados en dietas marinas y/o agrícolas impactaron la salud de los individuos de la prehistoria de manera diferenciada, situación que es reflejada en la salud oral. Tópicos alimenta rios como la desnutrición, la prevalencia de una die ta marina o alternativamente una base nutricional rica en carbohidratos (p.e. vegetales), o una econo mía mixta, influyen directamente en la salud oral de los individuos. Si bien es cierto que las poblaciones tardías del norte de Chile tuvieron una mayor diver sidad de plantas para complementar su subsistencia, paradójicamente su salud oral empeoró.

El consumo alto de carbohidratos conduce al au mento de la formación de caries con la consiguien te pérdida de piezas dentales y la falta de higiene dental produce acumulación de cálculo. En cambio una dieta con elementos abrasivos como la costera provoca desgaste de las piezas dentales. El análisis de la salud oral (patologías), junto con el análisis de los microrrestos presentes en el cálculo dental y los restos arqueobotánicos reportados en los sitios arqueológicos, permiten señalar que habría bastante concordancia en las interpretaciones y los hallazgos utilizando tres diferentes líneas de evidencia. Y uni das las tres líneas de investigación forman un sólido corpus de datos para debatir la salud y dieta de las antiguas poblaciones de Arica. Las plantas ofren dadas entonces son un buen reflejo de las plantas consumidas. Las plantas consumidas, por su parte, visualizadas en los gránulos de almidón, además de las prácticas culturales (falta de higiene bucal) gene raron efectos no deseados como caries y pérdida de piezas dentales en las poblaciones tardías.

Referencias citadas

Afonso, J. (2007). Silicofitolitos y gránulos de almidón en cálculos dentales de antiguas poblaciones de Tenerife: propuesta para la ampliación del estudio de la dieta y ali mentación históricas. Revista Tabona, 15, 143-162. [ Links ]

Alfonso, M. (1998). Adaptaciones costeras de las poblacio nes prehispánicas del extremo norte de Chile: ¿Opción cultural o marginalidad social? En Actas del III Congre so Chileno de Antropología, Colegio de Antropólogos de Chile A.G. Temuco, Chile. [ Links ]

Alfonso, M., Standen, V., y Castro, M. (2007). The adop tion of agriculture among northern Chile populations in the Azapa Valley 9,000-1,000 BP. En Cohen, M. y Crane-Kramer, G. (Eds.). Ancient health. Skeletal indicators of agricultural and economic intensification (pp. 113-129). Florida, Gainsville: University of Florida Press. [ Links ]

Benza, R., y Pareja, M. (2009). Abscesos periodontales. Una revisión actualizada. Revista Kiru, 6(2), 118-124. [ Links ]

Bertoldi De Pomar, H. (1971). Ensayo de clasificación mor fológica de los silicofitolitos. Ameghiniana, 7, 317-328. [ Links ]

Brothwell, D. (1987). Desenterrando huesos. La excavación, tratamiento y estudios de restos del esqueleto humano. Mé xico: Fondo de Cultura Económica. [ Links ]

Buikstra, J., y Ubelaker, D. (1994). Standards for data collec tion from human skeletal remains. Fayetteville: Arkansas Archeological Survey Research Series 44. [ Links ]

Carmona, G. (2006). Los nuevos patrones formales y de corativos en las bolsas chuspa del área de Arica, bajo el dominio del Tawantinsuyu: una aproximación inicial. En Actas del XVII Congreso de Arqueología (I tomo), Val divia, Chile. [ Links ]

Chandler, K., Pearsall, D., y Zeidler, J. (2006). Root and tuber phytoliths and starch grains document manioc (Manihot esculenta) arrowroot (Maranta arundinacea) and llerén (Calathea sp.) at the real alto site Ecuador. Eco nomic botany, 60(2), 103-120. [ Links ]

Cohen, M., y Armelagos, G. (1984). Paleopathology at the origins of agriculture. Orlando: Academic Press. [ Links ]

Cornejo, L., y Fernández, M. (1984). Diferenciación social en el cementerio AZ-8. En Actas del IX Congreso Nacional de Arqueología. Sociedad Chilena de Arqueología y Museo Arqueológico de La Serena. La Serena, Chile. 35-42 [ Links ]

Dobney, K., y Brothwell, D. (1987). A method for eva luating the amount of dental calculus on teeth from ar chaeological sites. Journal of Archaeological Science, 14, 343-351. [ Links ]

Dudgeon, J., y Tromp, M. (2014). Diet, geography and drinking water in Polynesia: Microfossil research from archaeological human dental calculus, Rapa Nui (Eas ter Island). International Journal of Osteoarchaeology, 24, 634-648. [ Links ]

Erices, S. (1975). Evidencias de vegetales en tres cemente rios prehispánicos, Arica - Chile. Chungara, 5, 65-71. [ Links ]

Erra, G. (2010). Asignación sistemática y paleocomunidades inferidas a partir del estudio fitolítico de sedimentos cuaternarios de Entre Ríos, Argentina. Boletín de la So ciedad Argentina de Botánica, 45(3-4), 309-319. [ Links ]

Focacci, G., y Chacón, S. (1989). Excavaciones arqueológi cas en los faldeos del Morro de Arica sitios MO 1/6 y MO 2/2. Chungara , 22, 15-62. [ Links ]

Henry, A., y Piperno, D. (2008). Using plant microfossils from dental calculus to recover human diet: a case study from Tell al-Raqa’i, Syria. Journal of Archaeological Scien ce, 35, 1943-1950. [ Links ]

Henry, A., Brooks, A., y Piperno, D. (2011). Microfossils in calculus demonstrate consumption of plants and cooked foods in Neanderthal diets (Shanidar III, Iraq; Spy I and II, Belgium). Proceedings of the National Academy of Sciences, 108(2), 486-491. [ Links ]

Hidalgo, J., y Focacci, G. (1986). Multietnicidad en Arica, S. XVI. Evidencias etnohistóricas y arqueológicas. Chun gara, 16-17, 137-147. [ Links ]

Hillson, S. (1979). Diet and dental disease. World Archaeo logy, 11(2), 147-162. [ Links ]

Holden, T. (1994). Dietary evidence from the intestinal con tents of ancient humans with particular reference to desic cated remains from northern Chile. En Hather, J. (Ed.). Tropical archaeobotany: Applications and new developments (pp. 65-85). London and New York: J. Routledge. [ Links ]

Horta, H. (2000). Diademas de plumas en entierros de la costa del norte de Chile: Evidencias de la vestimenta de una posible parcialidad pescadora? Chungara . Revista de Antropología Chilena, 32(2), 235-243. [ Links ]

Hubbe, M., Torres-Rouff, C., Alves, W., King, L., Da- Gloria, P., y Costa, M. (2012). Dental health in northern Chile’s Atacama oases: evaluating the Middle Horizon (AD 500-1000) impact on local diet. American Journal of Physical Anthropology, 148(1), 62-72. [ Links ]

Kay, R. (1985). Dental evidence for the diet of Australo pithecus. Annual Review of Anthropology, 14, 315-341. [ Links ]

Lieverse, A. (1999). Diet and aetiology of dental calculus. International Journal of Osteoarchaeology , 9, 219-232. [ Links ]

Madella, M., Alexandre, A., y Ball, T. (2005). International code for phytolith nomenclature 1.0. Annals of Botany, 96, 253-260. [ Links ]

Muñoz, I. (1989). Perfil de la organización económico- social en la desembocadura del río Camarones: Períodos Intermedio Tardío e Inca. Chungara , 22, 85-111. [ Links ]

Muñoz, I. (2001). Uso de plantas en rituales funerarios del Período Formativo en Arica. Chungara . Revista de Antro pología Chilena, 33(1), 155-160. [ Links ]

Musaubach, M. (2012). Potencialidad de estudios arqueo- botánicos sobre tártaro dental de cazadores recolectores de la provincia de la pampa, argentina. Revista argentina de antropología biológica, 14 (ne), 105-113. [ Links ]

Núñez, L. (1976). Registro regional de fechas radiocarbónicas de norte de Chile. Estudios Atacameños, 4, 69-111. [ Links ]

Núñez, D. y García, L. (2010). Bioquímica de la caries den tal. Revista Habanera de Ciencias Médicas, 9(2), 156-166. [ Links ]

Pardo, O. y Pizarro, J. (2013). Chile: Plantas alimentarias prehispánicas. Arica, Chile: Ediciones Parina. [ Links ]

Pezo-Lanfranco, L., y Eggers, S. (2016). Estatus social y pa trones de patología oral en pescadores-agricultores tardíos del cementerio Los Pinos (costa central del Perú). Chunga ra. Revista de Antropología Chilena, 48(2), 259-276. [ Links ]

Piperno, D. (2006). Phytoliths: A comprehensive guide for archaeologists and paleoecologist. Oxford: Ediciones Altamira. [ Links ]

Piperno, D. y Dillehay, T. (2008). Starch grains on hu man teeth reveal early broad crop diet in northern Peru. Proceedings of the National Academy of Sciences , 105(50), 19622-19627. [ Links ]

Portilla, J., Pinzón, M., Huerta, E. y Obregón, A. (2010). Conceptos actuales e investigaciones futuras en el trata miento de la caries dental y control de la placa bacteriana. Revista Odontológica Mexicana, 14(4), 218-225. [ Links ]

Poulson, S., Kuzminsky, S., Scott, G., Standen, V., Arriaza, B., Muñoz, I., y Dorio, L. (2013). Paleodiet in northern Chile through the Holocene: extremely heavy 015N va lues in dental calculus suggest a guano-derived signature? Journal of Archaeological Science , 40, 4576-4585. [ Links ]

Reichert, E. (1913). The differentiation and specificity of star ches in relation to genera, species, etc. Washington, D.C.: Carnegie Institution of Washington. [ Links ]

Reinhard, K., Leroy-Toren, S., y Arriaza, B. (2011). Whe re have all the plant foods gone? The search for refined dietary reconstruction from Chinchorro mummies. En Gill-Frerking, H., Rosendahl, W. y Zink, A. (Eds.). Year book of Mummy Studies 1 (pp. 139-151). München: Verlag Dr. Friedrich Pfeil. [ Links ]

Rodríguez, J. (2003). Cuenca. Dientes y diversidad humana: Avances de la antropología dental. Bogotá: Editora Gua dalupe, Ltda. [ Links ]

Romero, Á., y Santos, M. (2003). Iconos de Arica. Dise ño local prehispánico. Proyecto FONDART n° 59853. Arica, Chile. Recuperado de https://www.uta.cl/masma/iconos/iconosdearica.pdfLinks ]

Santoro, C., Romero, Á., y Standen, V. (2002). Interacción social en los períodos Intermedio Tardío y Tardío, valle de Lluta, norte de Chile. En Topic, J. (Ed.). La Arqueo logía y la Etnohistoria en los Andes (pp. 81-136). Lima: Instituto de Estudios Peruanos. [ Links ]

Tao, D., Zhang, J., Zheng, W., Cao, Y., Sun, K., y Jin, S. (2015). Starch grain analysis of human dental calculus to investigate Neolithic consumption of plants in the midd le Yellow River Valley, China: A case study on Gouwan site. Journal of Archaeological Science : Reports 2, 485-491. [ Links ]

Tayles, N., Domett, K., y Nelson, K. (2000). Agricultu re and dental caries? The case of rice in prehistoric Southeast Asia. World Archaeology, 32(1), 68-83. [ Links ]

Tresserras, J. (1997). Procesado y preparación de Alimentos vegetales para consumo humano. Aportaciones del estudio de fitolitos, almidones y lípidos en yacimientos arqueológicos prehistóricos y protohistóricos del cuadrante n.E. de la Pe nínsula Ibérica. Tesis doctoral (inédita), Facultad de Pre historia, Historia Antigua y Arqueología, Universidad de Barcelona, España. [ Links ]

Tromp, M., y Dudgeon, J. (2015). Differentiating dietary and non-dietary microfossils extracted from human den tal calculus: the importance of sweet potato to ancient diet on Rapa Nui. Journal of Archaeological Science , 54, 54-63. [ Links ]

Turner, C. (1979). Dental anthropological indications of agriculture among the Jomon people of central Japan. American Journal of Physical Anthropology , 51, 619-635. [ Links ]

Watson, J., Arriaza, B., Standen, V., y Muñoz, I. (2013). Tooth wear related to marine foraging, agro-pastoralism and the Formative transition on the Northern Chi lean coast. International Journal of Osteoarchaeology , 23, 287-302. [ Links ]

Watson, J., y Arriaza, B. (2014). La salud bucal y la tran sición hacia la agricultura en el norte de Chile. En Mu ñoz, I. y Fernández, M. (Eds.). Mil años de historia de los constructores de túmulos de los valles desérticos de Arica. Paisajes, monumentos y memoria (pp. 103-114). Arica: Ediciones Universidad de Tarapacá. [ Links ]

Wesolowski, V., Mendonça de Souza, S., Reinhard, K., y Ceccantini, G. (2010). Evaluating microfossil content of dental calculus from Brazilian sambaquis. Journal of Archaeological Science, (37), 1326-1338. [ Links ]

White, D. (1997). Dental calculus: recent insights into oc currence, formation, prevention, removal and oral health effects of supragingival and subgingival deposits. Euro pean Journal of Oral Science, 105, 508-522. [ Links ]

Zoubov, A. (1968). Odontología. Metódica de las investiga ciones antropológicas. Moscú: Nauka. [ Links ]

Zucol, A., y Brea, M. (2005). Sistemática de fitolitos, pau tas para un sistema clasificatorio. Un caso en estudio en la Formación Alvear (Pleistoceno inferior), Entre Ríos, Argentina. Ameghiniana , 42(4), 685-704 [ Links ]

Recibido: 13 de Diciembre de 2016; Aprobado: 13 de Abril de 2017

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons