SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 issue63Modern temples and sacred spaces: Entangled hydrosocial territories in Cuchoquesra, Peru(Re)territorialization in times of ‘citizen revolution’: petroleum, mining and Rights of Nature in Ecuador author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Estudios atacameños

On-line version ISSN 0718-1043

Estud. atacam.  no.63 San Pedro de Atacama Dec. 2019

http://dx.doi.org/10.22199/issn.0718-1043-2019-0031 

Dossier Nuevos Capitalismos

Minería a gran escala, pluralismo territorial y contención: un mapeo de encuentros y desencuentros en la Amazonia ecuatoriana

Large-scale mining, territorial pluralism and contention: mapping encounters and divergences in the Ecuadorian Amazon

Karolien van Teijlingen1  2 
http://orcid.org/0000-0001-7984-4254

1 Amsterdam Institute for Social Science Research, Universidad de Amsterdam, Amsterdam, PAÍSES BAJOS. Email: karolienvt@gmail.com

2 Centro de Estudios y Documentación Latinoamericanos, Universidad de Amsterdam, Amsterdam, PAÍSES BAJOS. Email: karolienvt@gmail.com

Resumen:

Durante la última década, Ecuador se convirtió en una nueva frontera de expansión de la minería a gran escala. Este artículo tiene como objetivo mostrar que el concepto de territorio nos ayuda a interpretar las transformaciones que encadena esta nueva actividad capitalista, los conflictos mineros y los movimientos de resistencia. Se presenta un estudio de caso del primer proyecto de minería a gran escala a desarrollarse en Ecuador, el proyecto cuprífero Mirador en la Cordillera del Cóndor de la región amazónica. Usando entradas analíticas del debate en torno al territorio, específicamente el concepto relativamente nuevo de “pluralismo territorial”, se muestran los múltiples procesos históricos y contingentes de territorialización en la Cordillera del Cóndor y se analiza la disruptiva reconfiguración que introduce el proyecto minero. Se examinan además las visiones y estrategias de grupos locales de resistencia frente a estos cambios. El artículo concluye que este abordaje al territorio contribuye a entender los conflictos mineros al revelar las distintas formas de comprender y relacionarse con el espacio y la naturaleza, y las relaciones de poder que lo constituyen. Además argumenta que el pluralismo territorial ayuda a explicar los repertorios de acción y las alternativas que puedan surgir de estas luchas.

Palabras claves: minería a gran escala; conflicto; territorio; contienda política; Ecuador

Abstract:

Over the last decade, Ecuador has become a new frontier for large-scale mining expansion and this article aims to analyze the territorial transformations and contentious politics that are induced by this new capitalist activity. It therefore presents a case-study of Ecuador’s first large-scale mining project, the Mirador copper mine in the Cordillera del Cóndor in the Amazon region. Using analytical insights from the current debates on territory, specifically the recently coined concept of “territorial pluralism”, the article shows the multiple historical territorialization processes that shaped the Cordillera del Cóndor and describes the interruptive reconfiguration introduced by the mining project. It furthermore examines the visions and strategies of local resistance group. Based on this analysis, I conclude that this particular approach to territory contributes to our comprehension of mining conflicts by revealing the distinct forms of understanding and relating to space and nature, and the power relations that constitute them. I moreover argue that territorial pluralism helps to explain how the repertoires of contention and alternatives that surge from these struggles are structured.

Keywords: large-scale mining; conflict; territory; contentious politics; Ecuador

Introducción

En 1995, la Cordillera del Cóndor formó la línea de fuego de la última y más prolongada querella fron teriza del continente sudamericano: la disputa entre Ecuador y Perú. Durante los 30 días que duró el último de una serie de enfrentamientos armados, la Cordillera temblaba y con ella su población: “En la noche bombardeaban, clarito se veía... ”, recuerda uno de los primeros colonos del Pangui, un pueblito del lado ecuatoriano de la Cordillera. Si bien la artillería y el espíritu de guerra se retiraron de la zona al ser firmada la paz y colocarse el último hito limítrofe, los conflictos y la violencia nunca desaparecieron de esta parte de la Amazonía ecuatoriana. En el 2006, por ejemplo, se volvieron a escuchar los ecos de disparos en las laderas de la Cordillera. Esta vez no fueron dirigidos al este, hacia Perú, pero al oes te, al interior del país. Los cañones apuntaban a un grupo de manifestantes locales que reclamaban so bre los impactos de un proyecto minero. Se trataba del proyecto cuprífero Mirador, cuya llegada poco después del fin de la guerra destinó la Cordillera a seguir como una zona de conflictos. En la década siguiente, las protestas y pugnas acerca del proyecto minero aumentaron para culminar con la muerte de un líder indígena en el 2014 y el desalojo forzado de familias campesinas en el 2015.

El ocurrido alrededor del proyecto Mirador es uno de los muchos conflictos mineros que brotaron en Latinoamérica durante las últimas dos décadas. Si bien la extracción de recursos ha sido una fuente de conflicto de larga data en el continente (Galeano, 1973), durante las últimas décadas se ha experimen tado una intensificación y un cambio en la temá tica de la conflictividad (Bebbington, Humphreys Bebbington, Hinojosa, Burneo y Bury, 2013; Con de, 2017; Haslam y Ary Tanimoune, 2016). Esta tendencia tiene sus raíces en el auge de los precios de minerales y la inversión en el sector minero que comenzó a finales del siglo pasado (Bury y Bebbington, 2013; Hogenboom, 2012). A pesar de que este auge se atenuó a partir del 2011, facilitó la expan sión de la minería a gran escala -especialmente la minería a cielo abierto- hacia muchas áreas remotas antes no consideradas por las empresas mineras de gran capital. Estos espacios, como es el caso de la Amazonía ecuatoriana, no son ‘tierras vacías’, sino territorios complejos tejidos por varios actores y grupos a través de los años y siglos. En tales con textos, la minería a gran escala -una territorialidad desconocida, impactante y además muy poderosa- sigue desencadenando transformaciones territoriales profundas y disputas.

Este aumento de la actividad minera se inició en la época de reformas neoliberales, las cuales facilitaron la entrada de empresas transnacionales de explora ción. No obstante, se mantuvo e incluso se agudizó dentro de un contexto de cambio político regional generado por la llegada de gobiernos progresistas con discursos antineoliberales acerca de la soberanía nacional, los derechos de los ciudadanos, la partici pación social y modelos alternativos de desarrollo (Goodale y Postero, 2013). Muchos de estos gobier nos buscaron y alentaron el crecimiento del sector minero, ya que encontraron en ello una fuente de financiamiento para sus ambiciosas agendas de in versión social y modernización. Simultáneamente, promulgaron políticas para extender el control esta tal sobre la extracción e incrementar los réditos para las arcas del Estado, sea esto a través del fortaleci miento de empresas estatales o reformas tributarias para empresas privadas. Para caracterizar este nuevo modus operandi latinoamericano en el ámbito de la extracción, se ideó el concepto ‘neoextractivismo’ (Gudynas, 2009). Según varios autores, el neoex- tractivismo se distingue de formas posteriores por el (re)nacimiento del Estado como promotor y regula dor de la actividad extractivista y por haberse con vertido en el modelo de desarrollo en muchos paí ses (Burchardt y Dietz, 2014; Hogenboom, 2012). Desde entonces, varios trabajos se han enfocado en las diferentes reformas institucionales y legislativas, los resultados económicos, los impactos ecológicos y las transformaciones de las relaciones de poder que la consolidación del modelo neoextractivista en Latinoamérica implica (Arsel, Hogenboom y Pelle grini, 2016; Brand, Dietz y Lang, 2016; Burchardt, 2016; Veltmeyer y Petras, 2014).

La expansión minera bajo el neoextractivismo y el aumento de conflictos mineros han generado un animado debate académico sobre las causas, diná micas y posibles salidas de estos conflictos (cf. Bebbington et al., 2013; Deonandan y Dougherty, 2016; Dietz y Engels, 2017b). Mucho de este debate se ha enfocado en las respuestas antagónicas de las comu nidades afectadas y actores locales a los nuevos megaproyectos mineros, es decir, en las luchas locales y los movimientos antiminería Con raíces teóricas en los estudios de movimientos sociales y la contienda política, se han examinado los diversos motivos de estos actores, así como los distintos discursos, estra tegias y repertorios de acción que usan para resistir la expansión minera. Asimismo, se ha analizado la construcción de alianzas y redes multiescalares, el surgimiento de consultas populares y otras inno vadoras formas de participación democrática y los proyectos de vida alternativos que germinan dentro de los movimientos (cf. Bebbington et al., 2008; Composto y Navarro, 2014; Conde, 2017; Latorre, 2012; Middeldorp, Morales y Van der Haar, 2016; Urkidi y Walter, 2011; Walter y Urkidi, 2017). El enfoque en el ‘territorio’ como una herramien ta analítica para entender los conflictos mineros y movimientos sociales en contra de la minería ha sido relativamente marginal, pero prometedor. Se ha aplicado el concepto, por ejemplo, analizando los conflictos mineros en relación al despojo de los bienes comunes (Composto y Navarro, 2014), los territorios colectivos indígenas (Paz, 2014; Romero Toledo, Videla, y Gutiérrez, 2017) o las políticas de identidad (Mahler y Pierskalla, 2015). Algunos autores han usado el análisis de dinámicas territo riales para explicar la emergencia (o ausencia) de movilización colectiva (Avci y Fernández-Salvador, 2016; Conde y Le Billon, 2017) así como las terri torialidades que han surgido de estos procesos de resistencia (Escobar, 2016; Warnaars, 2012). Parece entonces, como Dietz y Engels (2017a) han sugeri do recién, que los conceptos espaciales como el lu gar, territorio y la escala ofrecen un lente fructífero para estudiar las políticas contenciosas alrededor de la minería en América Latina contemporánea.

En este artículo propongo desarrollar y ampliar esta última perspectiva, al mostrar cómo el con cepto de territorio ayuda a entender de forma más matizada i) las transformaciones socioambientales derivadas de la minería, ii) los conflictos mineros y iii) los cursos tomados por los procesos de resis tencia. Con este fin, primero discutiré los últimos avances del debate teórico sobre el territorio -que enfatizan su carácter relacional y su producción policéntrica- para posteriormente examinar la utili dad del concepto en un caso específico. En concreto, usaré el concepto relativamente nuevo de “pluralis mo territorial” (Hoogesteger, Boelens y Baud, 2016, p. 93) para analizar las transformaciones territoriales y la contienda política alrededor del proyecto cu prífero Mirador en la Amazonía ecuatoriana. Este estudio de caso comienza con una reseña histórica, para después presentar cómo el proyecto minero ha introducido nuevos significados y reconfiguraciones territoriales, y la manera en que esto ha llevado a varios conflictos.1 Antes de llegar a la conclusión, examino las visiones y estrategias de grupos locales frente a estos cambios y discutiré cómo el contexto local de pluralismo territorial afecta sus repertorios de acción. A partir de este análisis, concluyo que la perspectiva de pluralismo territorial resulta útil para desvelar las causas de los conflictos dentro de su contexto histórico contingente, y así contribuir a explicar las oportunidades y limitaciones de los pro cesos de resistencia y las alternativas que surgen de los territorios en disputa.

El caso de Mirador fue elegido porque representa las antedichas tendencias regionales en varios sentidos. Primero, en el Ecuador, a pesar de que el país ha sido exportador de petróleo desde los años setenta y conoce la minería artesanal y a pequeña escala, no se ha explayado la minería a gran escala. Esta mi nería (y aún más la de cielo abierto) constituye en tonces una nueva actividad capitalista para el país, y como primer proyecto de minería a gran escala del Ecuador, el Mirador se encuentra en plena ‘frontera de expansión minera’. Segundo, el proyecto Mira dor arrancó bajo el gobierno del presidente Rafael Correa, cuyas nuevas políticas extractivas han sido reconocidas como ejemplares del neoextractivismo (Burchardt, Domínguez, Larrea y Peters, 2016). Este proyecto encarna entonces una prueba de fuego tanto para esta nueva política minera neoextractivista como para los actores que la cuestionan y resisten desde las comunidades y los movimientos sociales. En fin, el contexto local en que se despliegue el pro yecto se compara en muchas formas con otros con textos latinoamericanos de expansión minera por su marginalización, su historia de despojo y pluralidad étnica. Entonces a partir de este caso emblemático busco contribuir no tan solo al debate en torno al conflicto y los procesos de resistencia en Mirador o en Ecuador, sino proporcionar un marco analítico que pueda resultar útil para estudiar otros conflictos mineros en Latinoamérica.

Territorio, pluralismo territorial y la contienda política

El concepto de territorio tiene una larga tradición en la geografía (política) y las ciencias políticas, y ha sido desarrollado por Lefebvre (1991), Walker (1993) Agnew (1994), Foucault (2007) y Elden (2013). Estos autores han conceptualizado el terri torio de una u otra forma como el espacio delineado y producido por el Estado-nación y sus subdivisio nes, que se forma en relación a su población, los recursos, los procesos de producción (capitalista) y otros Estados (Painter, 2010). Sin embargo, durante las últimas décadas observamos un avivamiento del debate teórico sobre el territorio en que varios auto res parten de esta noción dominante. Inspirados por geógrafos críticos como Sack (1986), Cox (1991) y Raffestin (1993), cuestionan la asociación del con cepto de territorio con el Estado-nación soberano, y extienden su definición de lo jurídico-político hacia las expresiones espaciales de actores no-estatales y sus prácticas y relaciones sociales, culturales, sen timentales y de poder (Brighenti, 2010; Delaney, 2009; Giménez, 2005; Raffestin y Butler, 2012). Esta extensión de la definición de territorio abrió una gama de posibilidades para su aplicación a fe nómenos sociales que desbordan el Estado-nación, como las redes transnacionales de producción, las diásporas, movimientos populares en búsqueda de autonomía o fracciones internas. Además permitió que el debate sea alimentado por nociones más afi nes a la antropología y la ecología cultural, como el ‘lugar’ y la identidad (Escobar, 2001; Massey, 2004).

En este artículo me acojo de estos avances en el de bate teórico y propongo una definición del territorio más allá del Estado-nación soberano, como “cual quier espacio geográfico socialmente construido” (Agnew y Oslender, 2013, p. 123). Los procesos de construcción social del espacio -o procesos de territorialización- por actores o grupos sociales in cluyen la delimitación, significación, apropiación, comunicación y el control del espacio tanto de for ma material como simbólica.2 Este proceso se des pliega según una lógica territorial, o territorialidad. Con territorialidad me refiero al conjunto de sub jetividades, imaginarios, conocimientos, relaciones y prácticas que un grupo social o actor desarrolla (consciente o inconscientemente)3 al configurar un cierto espacio geográfico con fines (re)productivos, sociales, políticos, culturales o afectivos (Giménez, 2005; Little, 2001; Raffestin y Butler, 2012). Esto significa que el territorio es inherentemente relacional y dinámico, ya que se produce o defiende un territorio en una interacción continua con otros ac tores y sus territorialidades (Brighenti, 2010).

Por ese carácter relacional -y por tanto potencial mente contestado- el territorio resulta además “indi sociable de las relaciones de poder” (Giménez, 2005, p. 9), y el análisis de dinámicas territoriales se vuelve necesariamente un análisis de las “relaciones de poder inscritas en el espacio” (Peluso y Lund, 2011, p. 673). Aunque no lo abordo en profundidad en este artícu lo, es importante resaltar que mi comprensión del poder no está limitada únicamente al poder visible o soberano, sino que también incluye sus formas más capilares y sutiles. Me refiero al poder gubernamental a través del cual un actor intenta hegemonizar deter minados discursos y verdades con el fin de formar su jetos y dirigir su agencia (Foucault, 1982; Li, 2007). Con respecto al territorio, esto implica que no solo debemos fijarnos en aquel poder que permite a un actor definir límites y alcanzar un nivel de dominio sobre el espacio mediante acciones coercitivas, sino que es crucial entender cómo se construyen ciertos significados, categorías y conocimientos que presen tan las configuraciones territoriales como si fuesen ‘naturales’ o ‘normales’, para convertirlas en cambios aceptados (Boelens, Hoogesteger, Swyngedouw, Vos y Wester, 2016).

La definición de territorio que abogo es además fuertemente influenciada por los aportes desde América Latina y algunas otras partes del Sur.4 Estas contribuciones surgen de contextos marcados por el colonialismo y la instauración de Estados poscolo niales dentro de sociedades sumamente diversas en culturas, etnias y socionaturalezas; así como las con siguientes luchas de los ‘subalternos’ por el recono cimiento, la autonomía y la reapropiación de las cul turas y espacios. Por ende, resaltan la necesidad de explicitar diversidad y superposición, y la produc ción policéntrica de territorios (Agnew y Oslender, 2013; Baletti, 2012; Haesbaert, 2010; Little, 2001; Porto-Gonqalves, 2001). Para incorporar y acentuar la multiplicidad de actores y poderes, propongo el concepto de ‘pluralismo territorial’, que señala “la coexistencia de múltiples nociones territoriales y procesos de construcción en pugna” dentro de un mismo espacio geográfico (Hoogesteger et al., 2016, p. 93). Este concepto es congruente con los antes mencionados, pero tiene la ventaja que presta aten ción no solo a la superposición espacial pero tam bién dirige la mirada a los “diferentes contenidos materiales, sociales y simbólicos” y las interacciones y conflictos que se generan a base de esas diferencias (Boelens et al., 2016, p. 8).

Como mostraré en este artículo, este abordaje al territorio puede dar nuevas luces sobre las trans formaciones, los conflictos y la contienda política generados por la minería a gran escala. Con con tienda política me refiero a la organización y acción colectiva de grupos de la sociedad para articular reivindicaciones y su confrontación con intereses de otros actores como Estado, el sector privado u otro grupo de la sociedad (Tarrow y Tilly, 2009). Para estudiarla, se enfoca en las ‘estructuras de opor tunidades políticas’, con lo que se refiere a las instituciones y relaciones de poder que dan apertura o cierre a ciertas formas de movilización; así como los ‘repertorios de contención’, siendo estos las es trategias, tácticas, identidades y alianzas que actores colectivos usan para movilizarse y hacer escuchar sus reclamos (Tarrow, 2011). Varios autores que se en focan en la contienda alrededor del actual auge mi nero señalan que el rechazo a la minería y la acción colectiva generalmente emergen de la defensa de un lugar o territorio, ya que perciben la territorialidad que promueve la minería inconmensurable con los procesos locales de construcción de territorio mine ro (Conde y Le Billon, 2017; Dietz y Engels, 2017a; Escobar, 2016). Las identidades, símbolos y los re pertorios que son articulados en las movilizaciones están entonces enraizados en la territorialidad local, mientras estas luchas también puedan conllevar a la construcción de nuevas territorialidades (Tilly, 2000; Warnaars, 2012).

Existen, por lo tanto, varias conexiones explicati vas entre el territorio y la contienda política alre dedor de la minería, donde el concepto de plura lismo territorial nos puede ayudar a entender el fenómeno de mejor manera. Primero, el concepto dirige nuestra atención a la sedimentación históri ca de significados, símbolos, sentimientos, disputas y transformaciones que se han acumulado en un espacio geográfico y que fuertemente informan la emergencia de resistencia local (Avci y Fernández- Salvador, 2016). Tal enraizamiento histórico del conflicto permite además visibilizar los desencuen tros de valores y epistemologías que surgen cuando un proyecto minero introduce nuevos significados, relaciones de poder y reconfiguraciones territoria les dentro del mismo espacio geográfico. En otra palabras, ilumina de forma minuciosa el porqué algunos grupos resisten a la minería y por qué se conciben como puntos gatillo dentro del conflicto basado en su historia territorial local. Segundo, nos puede ayudar a comprender cómo los grupos anti mineros usan esa historia, estructura social e iden tidad local para forjar estrategias de movilización y navegar la estructura de oportunidades dada por políticas de Estado y redes de activismo nacional y transnacional, entre otros. Es decir, qué tipos de alianzas multiescalares pueden formar, qué narra tivas pueden articular, qué memorias colectivas pueden movilizar y qué tipo de acciones pueden aplicar. Tercero, el pluralismo territorial no tan solo sujeta nuestra atención en los desencuentros entre grupos locales y la territorialidad minera promovida por la minera y el Estado, sino que también ayuda a ver el pluralismo y desencuentro de valores y con tenidos dentro de lo local. Esto es crucial porque si los movimientos de resistencia están arraigados en los territorios e identidades locales, es probable que estos movimientos incorporen también las diver gencias, fisuras y desigualdades que se han formado históricamente en el escenario local. Así, el análisis de pluralismo territorial facilita la identificación de las fortalezas y debilidades de estos movimientos, los posibles riesgos que sus repertorios de contención puedan contener y la probabilidad de que estos mo vimientos conducirán a alternativas más inclusivas y emancipadoras.

Forjando pluralismo territorial en la Cordillera del Cóndor

La Cordillera del Cóndor es una cadena montañosa paralela a los Andes en la Amazonía ecuatoriana y peruana, con elevaciones entre 300 y 2900 msnm. Por su variedad de hábitats naturales, es conocida por una gran biodiversidad de flora y fauna que se sigue expandiendo con el descubrimiento continuo de nuevas especies (Neill, 2007). Este artículo se en foca en el cantón El Pangui, y más específicamente en la parroquia Tundayme, donde se ubica el pro yecto Mirador. El Pangui, como toda la cordillera, es un área fronteriza de múltiples sentidos marcada por una historia de reconfiguraciones y choques territo riales. Como reseñaré a continuación, El Pangui vi vió varias ‘olas’ de territorialización por la llegada de grupos y actores con diferentes visiones y prácticas.

La primera ola sustancial se da con la llegada de los misioneros y los colonos a partir de los años 1950. Hasta ese entonces, el pueblo indígena shuar pobla ba la zona por varios siglos, sin haber sido afectado por la colonización española. Los shuar vivían en familias ampliadas de forma dispersa a lo largo de las orillas de los ríos. Su forma de subsistencia se basaba en la caza, la pesca, la recolección y el cultivo de hortalizas para la subsistencia en pequeñas cha cras. Su modo de usar el espacio era seminómada, ocupando un lugar fijo por unos pocos años hasta que la caza y la pesca menguaban. Lo que enfatiza ron los entrevistados shuar, es que no se percibían límites territoriales sino los naturales que imponían ríos y montañas y que solían recorrer libremente largas distancias para la caza, fiestas, expediciones de guerra o intercambios ceremoniales.5 También en los primeros relatos sobre los shuar (aunque algo esencializantes), se resalta esta movilidad y su “amor a la independencia y la libertad” (Bottasso, 1987, p. 9; Harner, 1984).

Los límites territoriales de caza y pesca no estaban definidos, ya que sus movimientos eran sujetos al cambio constante dependiente de relaciones con otras familias shuar y “con los verdaderos dueños de la selva, esto es, con las madres de la caza” (Busta mante, 1988, p. 137; Rubenstein, 2001). Tampoco tenían nociones de propiedad privada sobre la tie rra y la posesión de otros elementos de la naturale za solo se establecía a través del usufructo directo: la vivienda era de quien la construía, la cosecha de quien sembró. A más de esta relación de usufructo, los shuar mantenían una relación espiritual con su entorno. La selva formaba el hogar de Arutam como deidad y fuente de energía, inteligencia y visiones. Se acercaban a Arutam en expediciones por la sel va, rituales de ayuno y purificaciones en las cascadas (Bustamante, 1988; Rubenstein, 2007). Su parti cipación en el comercio fue muy moderada por el difícil acceso y la forma dispersa de usar el espacio. Solo algunas fuentes registran la participación de algunos shuar en la comercialización ocasional de cascarilla, caucho, cacao y tzantsas a comerciantes mestizos antes de la colonización interna.6 El mapa en la Figura 1 da una impresión de la ocupación en Tundayme en los años 1930-40, a partir del mapeo participativo con habitantes shuar.

Figura 1 Territorialidad shuar en lo que ahora se conoce como Tundayme, ca. 1940. 

En la década del treinta del siglo pasado, el gobier no nacional encomendó a las misiones salesianas y franciscanas la “meta de la civilización” de la Ama zonia ecuatoriana (Restrepo Guzmán, 1992, p. 46). La construcción de escuelas, dispensarios médicos, iglesias y casas misionales que se extendió sobre la Amazonía sur alcanzó Tundayme en 1957 y El Pan- gui en los sesenta. Los misioneros, sin embargo, no llegaron solos. Una prolongada sequía en los Andes y la apertura de vías causaron un flujo creciente de colonos desde esa parte del país. Los mestizos e indí genas serranos, entre los cuales algunos habían vivido bajo condiciones deplorables de huasipungo, fueron guiados por el sueño de tener una finca propia y “ha cerse la vida y producir”.7 Amparados por las leyes de colonización8 que garantizaban la titulación de la

tierra posesionada y trabajada, los colonos -organi zados en cooperativas o de forma individual- fueron ocupando las tierras inhabitadas por los shuar para convertirlas en pastizales. Este proceso de apropia ción produjo la superposición de territorialidades y el profundo desencuentro entre sus ‘contenidos’ plurales, es decir, entre las formas muy distintas de apropiación y control territorial de shuar y colonos. Si bien los shuar solían establecer el control y los lí mites territoriales a través de la caza y el usufructo temporal, los colonos introdujeron un estilo de vida sedentario con títulos de propiedad privada autoriza dos por el Estado. Las territorialidades representaban además diferencias en subsistencia y vínculo con la naturaleza, con una relación basada en el usufructo, la movilidad e interacciones espirituales, por un lado, y una visión de la tierra y naturaleza como capital natural para la producción mercantil, por el otro.

Figura 2 La colonización y formación de los pueblos de colonos, alrededor de 1980. 

En vista de este choque de territorialidades, muchos shuar huyeron hacia otras tierras. Algunas familias shuar, sin embargo, se resistieron violentamente y se organizaron en comunidades para iniciar proce sos de adjudicación de títulos colectivos (Bottasso, 1987). Apoyados por los mismos misioneros, algu nas comunidades lograron establecer reservas indíge nas. Estas servían hasta cierto punto para defenderse del despojo de tierras, pero abarcaron solamente una fracción de su territorio original y se encontraban bajo una constante presión por invasiones de co lonos y conflictos internos. Imponían además una reorganización del uso del espacio de los shuar, de la movilidad y dispersión a una forma de vida más sedentaria y centralizada (Rubenstein, 2005). Con todo, estos procesos de evangelización y coloniza ción implicaban una transformación radical de la territorialidad y la identidad de los shuar. Sus acti vidades de caza y pesca disminuyeron, tal como los rituales en cascadas (Bustamante, 1988). Adaptaron además nuevas prácticas religiosas, familiares, agro pecuarias y mercantiles, lo que cambió radicalmente su uso del espacio y los recursos (Rubenstein, 2001; Rudel, Bates y Machinguiashi, 2002). El mapa en la Figura 2 refleja esta transformación en Tundayme, al mostrar las fincas de propiedad privada, las casas de los colonos y la reserva shuar Churuwia alrededor de 1980.

Mientras para los colonos este proceso de apropia ción estuvo lleno de esperanzas, sueños y sacrificios en un ambiente inhóspito, en la memoria de los shuar fue un proceso invasivo y violento que poco a poco les dejaba sin sustento de vida. Como recuerda un anciano shuar: “No nos respetaban. Era a la fuer za, ellos a veces mataban, mataban. Invadían”.9 Esta violencia fue legitimada por imaginarios territoria les como los de las ‘tierras vacías’ del Oriente,10 que pintó a la Amazonia como un espacio sin humanos. Esta visión negaba la existencia de los shuar y las formas en que ellos ejercían poder sobre el espacio. En algunos casos esa negación fue literal (“aquí en El Pangui no había ningún shuar”11), pero por lo ge neral implicaba una exclusión a un nivel más episte mológico. Es decir, las prácticas de territorialización de los shuar no fueron reconocidas por parte de los colonos. Según ellos y las leyes estatales que los am paraban, toda tierra no delimitada y no trabajada era ‘ociosa’ y por ende podría ser colonizada por una familia mestiza esperanzada en comenzar una nueva vida en el Oriente. Un anciano shuar relata esta paulatina apropiación:12“Ellos [los colonos] han trabajado, metiendo ganado, y cuando [los shuar] se dieron cuenta decían ‘esta es mi tierra. Yo trabajé tierra baldía, vos no sabes trabajar, ocioso’. Asi ocupaban.

Dichas visiones fueron empoderadas por el aparataje de instituciones y jurisdicciones estatales (gobiernos provinciales, cantonales y parroquiales) que se ex pandió junto a la colonización y que fue gobernado exclusivamente por colonos. Además se apoyaba en narrativas poderosas promulgadas por el Estado y los misioneros en las cuales los colonos aparecían como los civilizados y cultos promotores del progreso y del “engrandecimiento de la Patria”. A los shuar, en cambio, se les asignaba una posición inferior como “tribus salvajes” que precisaban la evangelización y la “incorporación a la vida nacional”.13 Estas leyes y narrativas estatales legitimaban y autorizaban las ac ciones de los colonos -mientras marginalizaban a los shuar- y formaban una fuente de poder importan te en el proceso de apropiación territorial. Aunque se podría decir que el Estado se territorializó asi de forma imaginaria, su presencia material en la zona permanecía muy limitada. El Instituto Ecuatoriano de Reforma Agraria y Colonización (IERAC), por ejemplo, no tuvo la capacidad de dar seguimiento a la colonización masiva y la prestación de servicios públicos como escuelas, centros médicos y la reso lución de conflictos locales fueron encargados a los misioneros (Rubenstein, 2001).

La única injerencia material del Estado en la Cordi llera del Cóndor fue a través de la presencia militar a causa del conflicto limítrofe entre Ecuador y Perú. En Tundayme, se formó un destacamento militar en 1958, que fue complementado con otro destaca mento, vías y túneles pocos años antes del segundo enfrentamiento bélico en 1981 (ver Figura 2). En un inicio, la presencia militar estimuló el proceso de colonización, por lo que los militares se adueñaron violentamente de las tierras de los shuar para ven derlas a colonos. Después, la creación de ‘fronteras vivas’, es decir la formación de pueblitos con ciuda danos ecuatorianos a lo largo de la frontera (como Tundayme y San Marcos en 1980), se convirtió en una estrategia de defensa nacional. Esta estrategia dio sus frutos, ya que en el último enfrentamiento en 1995, cuando la parroquia de Tundayme literal mente fue la línea de fuego, se apeló a la población colona y shuar a ayudar activamente a las fuerzas armadas con el emblemático credo “Ni un paso atrás”.14 Sobre todo los shuar, quienes transitaban el área en disputa con Perú por la caza o visitas a familiares, conocían la zona y así tuvieron un papel clave en el conflicto bélico.

Es importante destacar que para las personas en Tundayme esta guerra les trajo mucho más que solo carreteras e hitos de frontera. Se cultivó la autoimagen de defensores de la patria con quienes todo el país está en deuda, lo que contribuyó a un es pecial sentimiento de pertenencia a la Cordillera del Cóndor. En declaraciones y entrevistas, tanto los shuar como colonos recuerdan los meses del en frentamiento bélico, cuando la población colona y shuar ayudó a los militares a defender la frontera internacional e “hizo patria”.15 A la luz de esta me moria colectiva, los actuales enfrentamientos con la empresa y el discurso estatal sobre patriotismo producen resentimiento. Otro efecto colateral de la paz sellada en el año 1998 fue el establecimiento de áreas protegidas. Bajo los paradigmas de conserva ción y de desarrollo sustentable que medraron en los años noventa, se dibujaron ‘parques por la paz’ a ambos lados de la frontera. En Tundayme se creó el Bosque Protector Cordillera del Cóndor con una extensión de 2459 ha (St. John, 1998). En esta área una coalición de ONG conservacionistas interna cionales y luego el Ministerio de Ambiente han sido relativamente exitosos en restringir el acceso e impo ner prácticas de conservación.

El resultado de esta historia de pluralismo territorial es un paisaje constituido por una multiplicidad de territorialidades, significados, relaciones sociales y conflictos. He destacado sobre todo las pugnas his tóricas sobre territorio y poder entre los shuar y los colonos, que llevó a la relativa marginalización de los shuar que persiste hasta el día de hoy. Enfaticé además la guerra fronteriza como momento de arti culación de nuevos significados y subjetividades lo cales para los dos grupos. Esta historia cobra impor tancia dentro de la contienda política alrededor del proyecto minero, puesto que la distribución actual de la tierra, los agravios y reivindicaciones territo riales, y consecuentes posiciones frente a la minería tienen origen en ese pasado. En este contexto imbri cado y conflictivo se despliega el proyecto minero Mirador y, como veremos adelante, lo vuelve aún más complejo.

La expansión minera en medio de pluralismo y contención

La empresa Billiton Ecuador B.V. llegó a las estri baciones de la Cordillera del Cóndor a finales de la década del noventa. Cuando sus técnicos de pros pección determinaron posibles depósitos minerales, la empresa solicitó concesiones mineras al Estado. Enseguida comenzó a comprar las fincas de los co lonos que poblaron el área donde se encontraban las reservas. Conforme la exploración minera avanzaba y se afirmaba la presencia de vastos depósitos de co bre y oro, el proyecto pasó a manos de la empresa canadiense ECSA que expandió el área concesiona- da a 9928 ha (Terrambiente S.A., 2006). Además se inició un estudio de impacto ambiental (EIA), en el que ingenieros, geólogos y biólogos volvían la cordillera y sus ecosistemas ‘legibles’ y la dotaron de nuevos significados. En los mapas, como herramien tas fundamentales de la territorialización minera, se dibujaron el tajo, escombreras, piscinas de relave, plantas de trituración y campamentos sobre los ríos, esteros, bosques y fincas.

Eran tiempos difíciles en la zona. Las negociacio nes de la paz causaban mucha incertidumbre sobre el futuro de la zona fronteriza, y la crisis financiera nacional de 1999 había obligado a varias familias a endeudarse y migrar. Aprovechando esta coyuntura, la empresa logró comprar varias fincas tanto a colo nos como a algunos shuar. La aprobación del primer EIA a mediados del 2006 y la subida de precios del cobre intensificaron la persuasión legal y económica a los colonos para vaciar las áreas requeridas. Por el método de negociación individual de tierras que usó la empresa, el proceso de compraventa pasó relativa mente inadvertido. Como una finquera recuerda:16“Ellos ingresaron diciendo que va a dar trabajo. Nunca ellos avisaron que van haber desalojos. Nunca dijeron que la gente tiene que salir de aquí, nunca dijeron ‘No sotros vamos a necesitar más terreno’ [...]. La estrate gia de la empresa es bloquecito por bloquecito, grupito por grupito fue cogiendo”.

Entrevistados cuentan además que los abogados y los guardias de seguridad de la compañía les pre sionaban para vender sus tierras asegurándoles que “después vendrá el Estado y le quitará todo” u ofre ciéndoles reubicación, puestos de trabajo y becas para sus hijos.17 Algunos colonos lograron negociar buenos precios pero para otros, muchos de ellos analfabetos y sin asistencia legal, el poder legal y financiero de la empresa fue abrumador. Su vulne rable posición en estas negociaciones se debilitaba aún más por la falta de títulos legales. Las posesio nes informales o acuerdos de palabra que tenían fueron raramente aceptados como legítimos por los abogados de la empresa.18 Con una estrategia

Figura 3 Mapa de la expansión territorial de ECSA en la parroquia de Tundayme, período 2000-2016. 

legal caracterizada por irregularidades y (ab)usos, la empresa entonces logró asegurar para sí (enclose) grandes superficies de tierra y convertirse en el prin cipal terrateniente en la parroquia de Tundayme. La empresa demarcó su territorio botando ranchitos, colocando letreros con el texto “propiedad privada” y alzando cercas de alambre de púas, todo esto bajo la vigilancia continua de una empresa de seguridad privada. A más de su control territorial, el hecho de que la empresa llegó a ser el principal empleador y fuente de recursos económicos en la parroquia la convirtió en un actor poderoso sin igual. El mapa en la Figura 3 muestra las infraestructuras mineras actualmente en construcción y el proceso de compra de tierra, basada en mapas de la misma empresa mi nera (Cardno Entrix, 2014) y el mapeo participativo con los colonos.

El papel del Estado en esta expansión minera ha sido mixto. Al inicio, durante las exploraciones en la década de los noventa e inicios de los 2000, el Estado tuvo un rol marginal en la expansión inicial del proyecto Mirador y el sector minero en general. A pesar de los intentos de los gobiernos neoliberales de los años noventa y del Banco Mundial por for talecer el marco legal y apoyar a la minería a gran escala, el Estado carecía de capacidad y estabilidad para avanzar al sector. Para ECSA esto implicó que pudo conseguir fácilmente sus permisos y operar sin mucha interferencia de las autoridades, pero al mis mo tiempo significaba que carecía de seguridad de inversión. El papel del Estado cambió radicalmen te, sin embargo, cuando Rafael Correa fue elegido presidente en 2006 y se anunció un cambio en las reglas del juego para las industrias extractivas en Ecuador. Tras años de crisis, el gobierno de la ‘Revo lución Ciudadana’ asumió el poder con la promesa de generar cambios estructurales en la agenda del desarrollo y la economía. La aspiración de restaurar el Estado como máxima autoridad sobre el subsuelo resultó en la denominación de la minería a gran es cala como ‘sector estratégico’ de ‘prioridad nacional’ (Senplades, 2009). Se introdujo entonces un cuerpo creciente de leyes, reglamentos y políticas, lo cual fue empoderado por un fuerte discurso nacionalista y desarrollista. Este discurso todavía ampliamente utilizado promociona al Ecuador como ‘país mine ro’ y pinta el sector minero como imprescindible para el desarrollo nacional (Arsel et al., 2016; Van Teijlingen, 2016). Según el expresidente Correa, “el país necesita esos recursos naturales para desarro llarse y así lo haremos” y los que se oponían a esto se veían señalados como “charlatanes”, “antipatrias” que “condenan a la miseria”.19

Al mismo tiempo, el gobierno de Rafael Correa introdujo varios discursos y políticas progresistas que promovían la celebración de la diversidad, una nueva conceptualización del desarrollo y una ma yor armonía con la naturaleza. Tras años de presión por parte de los movimientos sociales e indígenas, la Constitución de 2008 adoptó principios novedosos como el Buen Vivir y los derechos de la naturale za y dio amplia garantía a los derechos indígenas. Ecuador fue denominado un Estado plurinacional y el gobierno promulgó algunas políticas para la emancipación de los pueblos indígenas, entre ellas el reconocimiento de lenguas indígenas como len guas del Estado, la aplicación de la consulta previa y la campaña “Plan Tierra” para impulsar la titulación de pueblos indígenas. Estos discursos y políticas progresistas son en muchos niveles incompatibles con la política minera y, como veremos más ade lante, han sido utilizados por los movimientos para criticarla (Van Teijlingen y Hogenboom, 2016). El papel del Estado es entonces ambiguo y caracteriza do por inconsistencias y conflictos entre y dentro de instituciones del mismo Estado.20

Sin embargo, a pesar de las críticas e inconsisten cias, especialmente el segundo gobierno de Correa se ha mostrado efectivo en fortalecer sus políticas extractivistas, atraer nuevas inversiones y expandir la frontera minera. Para el caso del Mirador, con cretamente, esto significó que desde el 2009 el Es tado nacional se ha manifestado mayormente como aliado de la empresa y facilitador de la expansión territorial del proyecto. Lo ha denominado “proyec to emblemático”,21 por ser el primero a gran escala en el país, y aprobó sin mayor problema sus planes y estudios. El 2012 esta colaboración culminó en el contrato de explotación entre el gobierno nacional y la empresa, que fue celebrado como el arranque oficial de la minería a gran escala en el país. Como parte de los procesos de licenciamiento ambiental y contratación minera -en que se establecen legal mente los contornos del proyecto-, el Ministerio del Ambiente (MAE) y el Ministerio de Recursos Natu rales No Renovables (MRNNR) redibujan el terri torio del Pangui en función de la expansión minera. Desde los escritorios del ministerio, los técnicos tra zan líneas que cruzan ríos, montañas, ecosistemas y pueblos y les asignan nuevos significados y normas. El mapa en la Figura 4 muestra el conjunto de delineaciones y significados que el gobierno nacional ha dibujado en Tundayme y El Pangui, incluyendo al Bosque Protector Cordillera del Cóndor. Este mapa se basa en documentos y licencias emitidas por ins tituciones del gobierno.

Aunque parezcan delineaciones abstractas y mera mente burocráticas, estas han tenido efectos con cretos dentro de diferentes arenas e interacciones legales y materiales. Por ejemplo, los mapas le sir vieron al MAE para defender la territorialidad del proyecto minero ante el juzgado, ante las alegacio nes de la propia Controlaría del Estado y ante posi bles reclamos basados en la Ley Minera.22 De forma más local y material, estas líneas y sus significados

Figura 4 Las delincaciones territoriales del gobierno nacional alrededor del proyecto Mirador. 

le permitieron a la empresa pedir la expropiación de los finqueros que se encuentran dentro de ellas, a más de la protección con la fuerza pública.23 Es tos nuevos delineamientos territoriales incorporan entonces el poder estatal para la apropiación del espacio y la alteración de las territorialidades ya exis tentes. Es más, los mapas posibilitaron borrarlas a través de expropiaciones forzadas que se efectuaron en los años 2014-2016.

Conforme la territorialidad minera se materializa en Tundayme, entra en interacción con el paisaje im bricado analizado en la sección 3 de este artículo. Un ejemplo de cómo se observa tal ‘encuentro’ de territorialidades es el caso del barrio San Marcos. Este barrio estaba ubicado a menos de un kilóme tro del campamento de la empresa minera ECSA. Se creó en 1980 cuando una familia colona dona 4 ha de su finca para la construcción de casas y ser vicios públicos como la escuela e iglesia. Según los entrevistados, en sus tiempos era un pueblo anima do donde los campesinos de las fincas de las zonas aledañas se encontraban y se organizaban. Recuer dan además el sentimiento de solidaridad, las fiestas patronales, las mingas y la abundante producción agropecuaria.24 A pesar de que la donación del te rreno nunca fue formalizada en papel, el barrio y la infraestructura comunitaria fueron considerados como bienes comunes por los acuerdos verbales y el sacrificio que les costó su construcción:25

Él entregó las 4 hectáreas y desde ese entonces prácticamente queda eso como un territorio en manos de la comunidad para concentraciones de la comunidad en ese entonces, y se constru yó la capilla, y también la escuelita mediante mingas, con los propios moradores y nunca se hizo escrituras... Esos eran bienes patrimonia les de la comunidad.

Sin embargo, en los planes de la empresa el barrio aparece como piscina de relaves y que “por razones de seguridad y de diseño, la población de San Mar cos será reubicada” (Terrambiente S.A., 2006, p. ix). En el mismo año, la empresa procede a comprar la finca de la familia colona antes mencionada, cuya escritura aún incluye las 4 ha del barrio de San Mar cos. A pesar de los acuerdos verbales con la familia de no incluirlo en el acta de venta, la empresa se de clara dueña del barrio26 y considera a sus habitantes como posesionarios en propiedad de la empresa.27 Por consiguiente, pone en marcha un proceso de ne gociación para concretar su desalojo. ECSA ofrece compensaciones financieras y promete la construc ción de un Nuevo San Marcos al lado de la cabece ra parroquial de Tundayme. Con esta promesa, los moradores salen poco a poco de San Marcos hasta el punto que en un estudio del 2011 se declara extin to (Walsh Environmental Scientists and Engineers, 2010, p. 438): “El centro poblado de San Marcos actualmente ya no existe, la infraestructura social de servicios (escuela, colegio, vías) está deteriorada, el 95% de las familias se ha trasladado a vivir en Tun dayme o fuera del área de impacto directo”.

No obstante, esta imagen de una reubicación apa rentemente exitosa enmascara el descontento y los reclamos de los finqueros y los moradores de San Marcos. Contrario a lo afirmado por ECSA, ellos alegan que el Nuevo San Marcos nunca fue imple- mentado, las casas no fueron construidas en el nú mero ofrecido y muchos pagos quedaron a medias. Además enmascara el hecho de que la escuela seguía en funciones hasta el año 2013 y que algunas fa milias del barrio se negaban a salir de sus casas por el incumplimiento de los acuerdos. Los intentos de un grupo organizado de finqueros y moradores de San Marcos de dialogar y negociar con la empresa o denunciar este y otros conflictos a las autorida des fueron infructuosos. En cambio, el grupo se ve enfrentado con denuncias e intimidaciones desde la empresa,28 mientras el gobierno los marginaliza y los tilda como obstáculos para el desarrollo del país. En el año 2013 la empresa decide comenzar un pro ceso de servidumbre que permite la expropiación forzada de los finqueros que se resistieron a vender sus fincas.29 A pesar de mucho retraso en el proceso, en mayo de 2014 la empresa procede a desmantelar la infraestructura comunitaria de San Marcos. Con resguardo policial, las áreas comunales son cercadas y las retroexcavadoras de la empresa demuelen la capilla y la escuela y destruyen la cancha comunal. Este y otros desencuentros y conflictos territoriales impulsaron varias reivindicaciones y procesos de re sistencia por parte de grupos shuar y colonos.

Procesos de resistencia y la defensa de territorialidades alternativas

Durante su expansión territorial, el proyecto Mirador ha generado contención y resistencia por parte de va rios grupos locales. Un primer proceso de resistencia comienza en el 2006, cuando ambientalistas, campe sinos y líderes shuar alarmados por los planes de la empresa se organizan en el Comité de Defensa de Na turaleza, Salud y Vida del Pangui para frenar el pro yecto. En la coyuntura del cambio político causado por la elección de Rafael Correa en el 2006 y la aper tura del debate sobre el desarrollo y la extracción que este generó posteriormente, este grupo articuló sus demandas en concordancia con discursos que domi naban a nivel nacional e internacional. Estos incluían un fuerte énfasis en modelos de desarrollo alternati vos a la minería capitalista como el Buen Vivir, en que se combinaban la soberanía local, formas de vida basadas en la agricultura y el respeto a la naturaleza. Su discurso además tuvo un elemento fuertemente local, alimentado por el agravio compartido fruto de la guerra. El Comité de Defensa logró entonces crear una alianza de diversos actores locales -entre ellos shuar, pequeños mineros, finqueros, mujeres, y jóvenes-, quienes participaban en foros y marchas regionales y nacionales, enviaron propuestas a la Asamblea Constituyente y, en fin, forzaron la sus pensión temporal del proyecto entre 2007 y 2009 (Warnaars, 2013). A pesar de su fuerza y los éxitos, la organización tenía también algunas debilidades y fragmentaciones. Por ejemplo, su mayor apoyo se concentraba en la cabecera del cantón El Pangui y contaba con una baja participación de los habitantes de Tundayme. Su composición mixta y la presencia de una gama de intereses hicieron que la reproduc ción de la minería como amenaza en común fuera laboriosa y el riesgo de subdivisiones estuvo siempre presente. Finalmente, estas debilidades y la presión que ejercía el gobierno de Rafael Correo a través de la criminalización y difamación de sus líderes provo caron que la organización se disolviera.

Un segundo episodio de conflicto y contienda polí tica comienza en el 2012, cuando la empresa firma el contrato de explotación con el Estado e intensifica su trabajo en la zona. En esta época, la resistencia surge desde la parroquia de Tundayme, donde los impactos ambientales del proyecto, las transforma ciones territoriales y el empuje estatal hacia la mi nería se vuelven más presentes. Aquí se encontraba además el grupo que se veía directamente afectado en su interés y su vida diaria a causa de las expro piaciones y recompensas insatisfactorias. Esta fase de conflictividad coincidió con el tiempo de inves tigación, por lo que a continuación relataré con más detalle dos procesos de resistencia y defensa de una territorialidad alternativa a la minería en la parro quia de Tundayme: uno liderado por un grupo de colonos y otro, por algunas comunidades shuar.

El primer proceso es el de Cascomi. El año 2013 se inicia un proceso de organización social a partir de las expropiaciones antes mencionadas en el barrio San Marcos y sus alrededores. Si bien esta organi zación se inicia con el propósito de mejorar las con diciones de las expropiaciones, pronto se convierte en un espacio de resistencia al proyecto minero. En las entrevistas con los colonos que forman este gru po se plasma el arraigo social y sentimental que han establecido con esta parte de la Cordillera del Cón dor, a pesar de haber migrado desde otros lugares del país. Destacan todos los sacrificios realizados para atravesar el monte y convertir las tierras ‘ociosas’ del Oriente en fincas productivas y autosustentables. Cuentan cómo hicieron mingas y construyeron las vías, las escuelas, el sistema de agua entubada y las capillas con sus propias manos, sin mayor apoyo del Estado. Su trabajo colectivo ha resultado en la cons trucción de una comunidad -tanto en el sentido fí sico como social- que para los colonos reafirma su pertenencia legítima al lugar.30 Por tanto denuncian las técnicas de incursión y conmensuración de la empresa, que según los miembros de esta organiza ción equivocadamente piensa que todo se compra con dinero. Reclaman que su dignidad, su sacrificio y sus memorias no tienen precio, o como una de ellas lo pone, “tal vez puedan recompensar por mi tierra, pero no se recompensan 40 años de vida”.

Este sentimiento de arraigo y pertinencia es articu lado con más fuerza cuando la empresa destruye la infraestructura comunitaria de San Marcos en 2014. Sobre todo la demolición de la capilla, el hogar del santo patrono San Marcos cuyas bendiciones se honraba cada año en las fiestas patronales, se con sidera un fuerte agravio.31 Los moradores declaran que ellos son los legítimos dueños, ya que fueron ellos que la construyeron a través de mingas. Ade más persiste la memoria de la guerra:32“Esto es un patrimonio de la comunidad. Aquí habían escenas de lucha con nuestro vecino Perú. Imagínese, eso volverlo a perder... para mí es lamentable”.

La pequeña capilla -en sí un sedimento material de la historia de evangelización y colonización- se convirtió entonces en un símbolo de un nuevo desencuentro entre diferentes contenidos y lógicas territoriales. Sin embrago, en un giro irónico de la historia, son ahora los colonos quienes se encuen tran sujetos a la exclusión epistemológica que años atrás habían ejercido sobre los shuar. Sus prácticas territoriales y fuentes de legitimización de control no son reconocidos por la empresa que, amparada por las políticas promineras del gobierno y visiones excluyentes de lo que es el desarrollo, puede apro piarse del espacio. Como repetición de la historia, pero invertidos los papeles, los colonos se quedan marginalizados ante el poder de la alianza Estado- empresa.

En vista de esta “apropiación ilegítima” de lo que fuera percibido como común,33 el grupo comienza a denunciar los impactos generados por el proyec to, poniendo énfasis en sus derechos colectivos. En búsqueda de consolidarse y fortalecer su lucha por la tierra, se registra como comunidad indígena shuar bajo el nombre Comunidad Amazónica de Acción Social Cordillera del Cóndor Mirador. Integrado mayoritariamente por miembros colonos, la comu nidad basa su identificación como comunidad indí gena en su pertenencia colectiva y su arraigo en la Cordillera del Cóndor. Los líderes se apoyan además en la Constitución recientemente promulgada, que promueve principios de plurinacionalidad y el de recho a la construcción de una identidad cultural:34

Estamos reconocidos como comunidad shuar con territorito ancestralporque la misma Cons titución reconoce que este territorio es shuar ancestral y nosotros estamos viviendo aquí ya hace muchos años... más de 50 o 60 años que nuestros mayores entraron acá, yo nací acá; en tonces desde ese punto de vista nosotros hemos decidido defender este territorio, de ahí es que nace esta figura.

En su naciente discurso como comunidad indígena, Cascomi incorpora algunas prácticas y símbolos de los shuar. El logo de la organización cambia al in cluir una imagen de dos hombres shuar con lanzas y varios de sus miembros comienzan a señalar la “cara del indio” en las rocas de la cordillera arriba de San Marcos. También elaboran un mapa de la zona con todos los nombres shuar de los ríos y comienzan a usarlos sistemáticamente en sus declaraciones y en trevistas. Su discurso hace asimismo cada vez más referencia a su relación con la naturaleza, perfilando así a Cascomi como guardianes de la naturaleza:35“Nosotros, como indígenas que vivimos históricamente en la zona, vivimos de la tierra, vivimos protegiendo el agua, la montaña, la biodiversidad para garanti zar un aire puro, garantizar que haya productos para consumir en las ciudades, para garantizar que en las ciudades se tome un vaso de agua con seguridad”.

La autodeterminación les ha abierto nuevas posibi lidades para defender su lugar de arraigo y sus for mas de vida. Una de estas posibilidades es acceder a derechos colectivos a la tierra que protegen a los miembros individuales de ser expropiados. Después de unos meses de su identificación como indígena, Cascomi compra un terreno de varias hectáreas de forma colectiva para comenzar la construcción de su propio Nuevo San Marcos.36 Aquí, los miembros de Cascomi trabajan en mingas para dar lotes a las familias que se encuentran sin casa, para construir una huerta comunitaria y, lo más importante, para reconstruir la capilla de su patrono San Marcos. Para sus miembros, la reconstrucción del centro poblado se articula como una resistencia en contra de la ex pansión territorial de la empresa y como construc ción de una territorialidad alternativa. Según ellos, las plantas de la huerta servirían para reforestar las áreas deforestadas por la empresa minera, y las casas servirían para proveer la reubicación que la empresa nunca realizó.37 Esperanzados por esta recuperación, los miembros de Cascomi planifican incluir todas sus fincas bajo un solo título colectivo de territorio ancestral (Figura 5). Curiosamente, las fincas que en tiempos de colonización fueron apropiadas y defen didas como propiedad privada, a veces enfrentándose con los mismos shuar, ahora son pensadas en térmi nos colectivos y como ‘derechos ancestrales’.

Otra estrategia que se abrió al identificarse como indígena es la construcción de nuevas alianzas con las organizaciones indígenas regionales y nacionales, como la Confenaie y la Conaie. Asimismo, permitió colaborar con gobiernos y ONG que tienen interés en defender derechos colectivos. A través de estos lazos multiescalaraes, Cascomi gestiona proyectos comunitarios y campañas de defensa. El gobier no provincial de Zamora Chinchipe, por ejemplo, cuyo prefecto, Salvador Quishpe -del partido in dígena Pachakutik-, se ha mostrado crítico al pro yecto Mirador desde el inicio, emprende proyectos agrícolas en El Nuevo San Marcos. Los lazos con las organizaciones indígenas y ONG ambientalistas operando desde Quito claramente dan frutos en el empoderamiento de su discurso alrededor del Buen Vivir, la defensa del territorio y su ‘indigenismo’. Su identificación como indígena también se considera un escalón para formar redes multiescalares y ape lar al interés de organizaciones internacionales de derechos humanos, una posibilidad que durante el tiempo de esta investigación todavía no había sido explotada.

La reacción de la empresa y el gobierno (particu larmente Arcom) ante este proceso de resistencia es la negación categórica de esta territorialidad al ternativa a la del proyecto minero. Califican como invasores a los moradores del Nuevo San Marcos y proceden a la expropiación. En septiembre y di ciembre del 2015, la fuerza pública y trabajadores de la empresa desalojan violentamente Nuevo San Marcos y a otros miembros de Cascomi cuyas tierras fueron demandadas por servidumbre. Los lazos de Cascomi con las organizaciones de Quito facilitan que las imágenes de los desalojos se divulguen en los medios nacionales y que se organice una campaña nacional #Resiste Tundayme y #NoMasDesalojosForzados. Hasta la fecha, tanto las campañas como las numerosas acciones jurídicas de Cascomi no han te nido el éxito esperado.

Un segundo proceso de defensa territorial que qui siera realzar aquí es dirigido por los líderes de al gunas comunidades shuar. Antes de relatar este proceso, cabe resaltar que a pesar de que en los medios y campañas a menudo son retratados como categóricamente antimineros, los shuar forman un grupo sumamente heterogéneo y fragmentado. Por más de medio siglo han vivido varias transforma ciones territoriales, cambios culturales, migraciones, reorganizaciones políticas y conflictos internos, lo que ha engendrado diversas posiciones, respuestas y discursos con respecto a la minería a gran escala (Avci y Fernández-Salvador, 2016). Con la llegada del proyecto, algunos de ellos han decidido coope rar o negociar beneficios y empleo, mientras otros en cambio argumentan que deben resistirse a nuevas transformaciones (Van Teijlingen, 2016).

Tal posición crítica al proyecto fue adoptada por las comunidades San Carlos Numpaim, Churuwia y Yanua, que se encuentran cercanas del proyecto.38 Tras experiencias negativas con la empresa y crecien tes impactos ambientales negativos, estas comunida des han articulado posiciones en contra del proyecto y establecido la asociación Kakarám. El discurso antiminero de estos actores se basa en la noción de ancestralidad y la relación específica que mantienen con los ríos, cascadas y las plantas medicinales de la Cordillera del Cóndor. Reclaman ser los dueños legítimos de la zona por su presencia milenaria y porque hicieron el favor de defender y proteger la patria con sus vidas durante la última guerra con Perú. Comparten el resentimiento de que les “quita ron todo” en el proceso de colonización, que “están marginados” de forma material y social, y que “ya no hay donde” continuar con su forma de vida.39 Este sentimiento se profundiza al ver cómo la em presa acapara cada vez más de lo que consideran su territorio y afectan los ríos. Consideran además que los colonos que se quedaron con su tierra la venden fácil a la empresa, ya que no comparten una visión integral del concepto de territorio.

La expansión minera constituye entonces una nueva amenaza y estos líderes argumentan que como shuar deberían recuperar las tierras perdidas en vez de de jar que la compañía se apropie de ellas. Repudian la noción de propiedad privada y el valor monetario que la empresa propugna:40

Nos vienen a comercializar, a comprar a nues tra tierra con indio y todo incluido. Luchemos contra ese cáncer! La vida y la dignidad no tienen precio [...]. Nunca lo van a entender, los gringos y chinos tendrían que hacerse shuar para entender. Ellos compran tierra, pero no pueden comprar el territorio. Con que estamos vivos los shuar, no habrá venta de esto.

En conversaciones sobre el futuro de sus comunida des, descartan además la visión del desarrollo y las relaciones sociedad-naturaleza que están implicadas en los proyectos de compensación de la empresa y el gobierno. El Buen Vivir que el Estado les ofre ce -refiriéndose a las obras que construye bajo ese lema- para ellos no son Buen Vivir sino solo “mo numentos de piedra” que “no dan de comer”.41 Su visión del Penker Pujustin -shuar para Buen Vivir- consiste en tener un territorio que les permita ser li bres y tomar decisiones autónomas sin que la “gente de afuera” intervenga en ello.42

Sus discursos han ido acompañados por varias prác ticas de contraterritorialización. En el 2013 y 2014 varios líderes comenzaron a articular reivindicacio nes para reclamar títulos colectivos de los terrenos alrededor de San Carlos Numpaim y Yanua. Ade más planificaron establecer una nueva comunidad, Ijisam, en las tierras del abuelo de varios de los líde res, que según ellos ha sido despojado ilegítimamen te y en la actualidad es parte propiedad de ECSA. Para fundamentar sus reivindicaciones usaron los le gados de las reservas medidas por los misioneros en la década de 1950 (en forma de mapas y documen tación) y refirieron a la nueva Constitución que, según ellos, les garantiza la recuperación de su te rritorio. Para mayor visibilidad de sus reclamos han buscado ayuda en la Federación shuar de Zamora Chinchipe y algunas organizaciones ambientales de Quito, pero sus articulaciones son débiles y general mente infructuosas. En el 2013 y 2014 fueron más allá de reivindicaciones y se apropiaron físicamente de los terrenos en disputa con la empresa, para recu perar su territorio y construir viviendas. Todos sus intentos fueron anulados por la fuerza pública por tratarse de ‘invasiones’. Las autoridades competen tes, a pesar de su política dirigida a la titulación de territorios indígenas, no han tramitado las peticio nes de estos grupos shuar. En noviembre del 2014 el portavoz más fuerte de este grupo shuar, José Tendetza, fue asesinado por agresores desconocidos. Su trágica muerte hizo que la presión tras estas reivindi caciones bajara, pero no logró disiparla.

La Figura 5 presenta un mapa con las reivindicacio nes territoriales formuladas por estas comunidades shuar, basado en dibujos de varios de sus líderes. Muestra también las tierras expropiadas reclamadas por Cascomi y la infraestructura planificada por la empresa minera. Lo que llama la atención en este mapa es que las reivindicaciones de Cascomi y las de los shuar coinciden espacialmente. Sin embargo, sus luchas territoriales han convergido solo esporádica mente. Es más, esta superposición en el espacio pare ce encadenar el reavivamiento de las tensiones entre los shuar y los colonos, provenientes de la coloniza ción y conflictos del pasado. El 2013, por ejemplo, varios colonos y actualmente miembros de Cascomi denunciaron a líderes shuar por “realizar la apertura de trochas en nuestras parcelas ” -actividades que eran necesarias para tramitar su petición de tierras ances tral. Según la denuncia, los colonos buscan prevenir que estos líderes tramiten títulos “por ser nativos de ese lugar”. Por su lado, líderes rechazan la referencia a “la cara del indio” por parte de miembros de Cas- comi por su carácter despectivo, y señalan que para ellos es “la cara del Mashendo”.43 Otros líderes shuar expresan sus dudas y críticas a Cascomi por utilizar la identidad shuar como estrategia política.

Figura 5 Pluralismo territorial: reivindicaciones de comunidades shuar, Cascomi y la empresa minera. 

Este análisis nos da entonces algunas pautas sobre cómo se estructuran los conflictos mineros y los pro cesos de contienda política en relación al pluralismo territorial. Primero, se hace evidente un fuerte ‘des encuentro’ de lógicas territoriales, esta vez del tipo que describe Escobar (2001). Tanto los shuar como los colonos, pese a las diferencias entre estos actores, valoran y delinean el territorio por lo general sobre la base de relaciones y prácticas sociales relacionadas con los medios de vida y de (re)producción. Sin caer en romanticismos, para muchos de ellos el territo rio conlleva un significado afectivo que incluye ar ticulaciones de arraigo, luchas históricas, memorias, espíritus, dignidad e identidad que dan sentido a la vida. Por la expansión minera, esta noción de terri torio basada en las memorias colectivas, el trabajo, las “ocupaciones de hecho” y las relaciones sociales (Bustamante 1988, pp. 147-148) choca con una ba sada en la explotación capitalista para un mercado internacional y procesos administrativos de expro piación legitimados por el marco legal nacional. En esta territorialidad minera hay poco espacio para estos valores y formas de vida; por lo que son en tonces transformados, conmensurados, borrados del mapa o marginalizados a través de discursos podero sos. Este desencuentro y la transformación forzada se encuentran en la base del conflicto y los grupos de resistencia que han surgido. Este choque además da forma al repertorio de contención basado en la contraterritorialización: su presencia física, su vida cotidiana y su colectividad contrastan las técnicas político-jurídicas de la empresa y marcan entonces efectivamente su diferencia.

Segundo, se muestra que los repertorios de conten ción de Cascomi y las comunidades shuar se han des envuelto en articulación con las aperturas y oportu nidades que ofrecen los nuevos discursos y políticas progresistas del gobierno de Correa. El Buen Vivir, los derechos de la naturaleza y la atención para la titu lación de territorios indígenas forman ejes de apalancamiento para formular reivindicaciones y captar el interés y el apoyo de organizaciones en otras escalas. Sin embargo, es crucial resaltar que esta articulación no hubiera sido posible sino por las características y estructuras únicas del lugar, tales como la presencia ancestral de los shuar, la forma en que los colonos se identifican con la tierra, la institución local de la minga como forma de trabajo colectivo, el legado de la guerra fronteriza. Asimismo, las particularidades bióticas, influencian: la biodiversidad y el estatus de la Cordillera del Cóndor como Bosque Protector - reconocido por el mismo Estado- son argumentos empleados para amplificar sus reclamos. Esto indica que el Estado y las organizaciones operando a nivel nacional son factores estructurantes de la contienda política, que estos interactúan con la identidad del lugar para dar forma a los repertorios de contención.

Tercero, es notorio que en la segunda fase del con flicto no se haya logrado forjar una alianza entre los colonos y los shuar en su lucha en contra de la mi nería. A pesar de que los contenidos territoriales de ambos grupos muestran convergencias ante la lógica extractivista en el sentido que se basan en experien cias vividas, el arraigo y “ontologías relacionales” (Escobar, 2016, p. 18), y a pesar de que sus reivin dicaciones territoriales coinciden espacialmente, sus luchas se mantienen separadas. Sus repertorios de contención más bien agudizan las grietas interétni cas, lo cual se explica por la historia de pluralismo territorial. Esto sugiere que las divisiones y patrones de marginalización de los shuar del pasado se per petúan dentro de los movimientos actuales. Estas estrategias de lucha pueden entonces perjudicar una cooperación cercana entre estos dos grupos en el fu turo y pone en duda el potencial de las alternativas en términos de una convivencia pacífica que pueda surgir de estas luchas.

Discusión y conclusión

Este análisis del caso Mirador muestra cómo la ex pansión de nueva actividad capitalista -la minería a gran escala promovida por discursos desarrollistas y nacionalistas que no se conocían en Ecuador- in troduce reconfiguraciones territoriales sustanciales. En los planes de la empresa y el Estado diseñados desde Quito, Toronto y Beijing, Tundayme pasó de ser una parroquia común y corriente a un ya cimiento minero económicamente viable, y así sus valles, montañas y ríos fueron destinados a conver tirse en piscinas de relaves, tajos de mina y fuentes de energía eléctrica. La subsecuente apropiación y control territorial fueron legitimados a través de mapas abstractos, procesos administrativos y lega les, y materializados con el uso de la fuerza pública. Esta expansión capitalista no se realizó en ‘tierras vacías’, sino en áreas habitadas y apropiadas por co munidades campesinas e indígenas que han tejido complejas territorialidades a través del tiempo. En vista de esta superposición de territorialidades y la transformación tangible e intangible de sus terri torios, varios grupos shuar y colonos han invocado reivindicaciones y emprendido diferentes estrategias de contraterritorialización.

El concepto de pluralismo territorial contribuye al análisis de este tipo de conflictos mineros, de los movimientos que generan y los matices de estos pro cesos. En primer lugar, el concepto de pluralismo territorial ayuda a entender los conflictos mineros como choques entre territorialidades plurales e in conmensurables. Es decir, son desencuentros entre formas profundamente distintas de comprender y relacionarse con la tierra y la naturaleza, de diferen tes modos de usarlas y transformarlas materialmente como consecuencia de dichas relaciones (Hoogesteger et al., 2016). Por la presencia de estos “dife rentes contenidos materiales, sociales y simbólicos” (Boelens et al., 2016, p. 8), los conflictos muchas veces nacen a la vista de esta inconmensurabilidad, así como de las técnicas de conmensuración que resultan insatisfactorias, incompletas o injustas. Lo que además resalta a través del análisis de pluralismo territorial, son las relaciones de poder que están in trínsecamente conectadas con las transformaciones y conflictos territoriales. Se transparentan las estruc turas sociales, los mecanismos, los discursos y las fuentes de legitimización que permiten que un actor imponga su territorialidad sobre otras. El caso estu diado aquí evidencia que particularmente el Estado tuvo un papel importante en remodelar el campo gravitacional de poder y engendrar ciertos procesos de revaloración y resignificación. Tanto en el pasa do como en el actual conflicto, el Estado ha sido un actor crucial en la facilitación de la expansión de actividades capitalistas. Sin embargo, su papel como facilitador del capital es ambiguo, ya que en el contexto neoextractivista también ofrece apertu ras para reivindicaciones acerca del desarrollo, los derechos colectivos y participación. Como muestra este caso, estas reivindicaciones conducen a nuevos procesos de contraterritorialización antiminero.

En segundo lugar, poner énfasis en el pluralismo territorial ayuda a interpretar la contienda política, los procesos de movilización antiminera y la formu lación de alternativas que surgen de estos conflictos. Como se muestra en este artículo, los procesos de resistencia en la Cordillera del Cóndor se ven nu tridos y fortalecidos por los sentimientos de perte nencia y la identidad del ‘lugar’ que estos grupos han desarrollado a través de sus interacciones histó ricas y experiencias vividas (Escobar, 2001; Massey, 2004). La articulación de la identidad del lugar y el sentido de un agravio compartido permite que los shuar y los colonos desarrollen narrativas anti mineras y proyectos de contraterritorialización que tengan cierto eco en la población local. En una fase temprana del conflicto minero, esto favorece inclu so la formación de una alianza local en contra del proyecto minero que une actores con identidades diferenciadas, como shuar, pequeños mineros, co lonos, mujeres, y jóvenes (Warnaars, 2013). En esta y otras fases consecutivas, estas narrativas y prácti cas basadas en la identidad del ‘lugar’ (place-based identity) sirven además para enmarcar sus luchas en derechos constitucionales acerca del Buen Vivir, los derechos de la naturaleza y el derecho a territorio indígena. Esto les conecta con determinados ele mentos del Estado que promueven estos derechos y les abren nuevas posibilidades. Asimismo, facilitan que estos grupos construyan alianzas y redes multiescalares con actores de la sociedad civil que les colaboran en la definición de estrategias legales y empoderan la articulación de un discurso de defen sa del territorio y su “indigenismo”. Así, el concepto de pluralismo territorial explica las estructuras de oportunidades que tienen los grupos locales para movilizarse, y los repertorios, estrategias y redes a través de los cuales lo hacen (Dietz y Engels, 2017b; Tarrow y Tilly, 2009).

Asimismo, el concepto de pluralismo territorial ayuda a ver los matices de los procesos y estrategias de movilización basados en una identidad del lugar (place-based struggles), y a desvelar sus posibles de bilidades y limitaciones. Una limitación fue opor tunamente descrita por Avci y Fernández-Salvador (2016), quienes enfocándose en la población shuar observan una ausencia de una agenda común de bido a la historia de colonización interna y la frag mentación territorial que aquello conllevó. No obstante, el presente análisis buscó ir más allá de la cuestión del “porqué ciertas comunidades resisten la minería, mientras otras no lo hacen” (Conde y Le Billon, 2017, p. 681) y preguntó cómo la historia de pluralismo territorial estructura las estrategias de los grupos que sí se resisten. He mostrado entonces que la importancia del pluralismo territorial se des taca sobre todo en la más reciente fase del conflicto, en la cual la presencia del proyecto se volvió más concreta e intereses materiales (p.e., luchas por la tierra) se hicieron más prominentes. En esa fase se nota claramente que la posibilidad de que surja una movilización que una a los shuar y los colonos y que represente los intereses de ambos grupos -a pesar de que sus discursos y prácticas muestran semejanzas y que existen agravios en común-, esta está debilitada por los conflictos y desigualdades fruto de la his toria. Así, los proyectos de vida que surgen de esas luchas (Escobar, 2001) y se plasman en las reivin dicaciones territoriales fragmentadas y sobrepuestas tienen un alcance limitado y difícilmente conducen a alternativas duraderas, pacíficas e inclusivas.

Los matices expuestos por el concepto de plura lismo territorial no tan solo son valiosos para los académicos que estudiamos esta conflictividad; también cobran importancia para los actores que son parte de ello. A los gobiernos y las empresas proponentes de la minería a gran escala les ayuda a entender estos conflictos como mucho más que solo ‘fallas técnicas’ de los mecanismos de gobernanza, de la compensación o de la comunicación. Más bien deja ver choques de territorialidades inconmensura bles que surgen de una larga historia de experien cias vividas, conflictos e injusticias en que el Estado y el capital mismo han tenido un papel decisivo. A su vez, muestra la necesidad de que las ONGs y organizaciones ambientalistas que colaboran con grupos locales -y así empoderan ciertos grupos vis a-vis otros- tomen en cuenta el complejo mosaico social y las relaciones de poder desiguales dentro de la población local al momento de decidir sobre sus estrategias.

Agradecimientos

Algunos conceptos e ideas discutidos en este artícu lo se basan en un trabajo colaborativo con la Dra. Ximena Warnaars (véase Van Teijlingen y Warnaars, 2017).

Referencias citadas

Agnew, J. (1994). The territorial trap: the geographical assumptions of international relations theory. Review of International Political Economy, 1(1), 53-80. [ Links ]

Agnew, J. y Oslender, U. (2013). Overlapping territories, soevereignity in dispute: empirical lessons from Latin America. En Nicholls, W. y Miller, B. (Eds.). Spaces of Contention: Spatialities and Social Movements (pp. 121- 140). London: Ashgate Publishing, Ltd. [ Links ]

Arsel, M., Hogenboom, B. y Pellegrini, L. (2016). The Political Economy of the Extractive Imperative: Social Conflict, Development and the State in Latin America. Extractive Industry and Society, 3(4), 880-887. [ Links ]

Avci, D. y Fernández-Salvador, C. (2016). Territorial dyna mics and local resistance: Two mining conflicts in Ecua dor compared. The Extractive Industries and Society, 3(4), 912-921. https://doi.org/10.10167j.exis.2016.10.007Links ]

Baletti, B. (2012). Ordenamento Territorial: Neo-developmentalism and the struggle for territory in the lower Brazilian Amazon. Journal of Peasant Studies, 39(2), 573 -598. https://doi.org/10.1080/03066150.2012.664139Links ]

Bebbington, A., Humphreys Bebbington, D., Bury, J., Lingan, J., Muñoz, J. P. y Scurrah, M. (2008). Mining and social movements: struggles over livelihood and rural te rritorial development in the Andes. World Development, 36(12), 2888-2905. [ Links ]

Bebbington, A., Humphreys Bebbington, D. H., Hinojosa, L., Burneo, M. L. y Bury, J. (2013). Anatomies of conflict: social mobilizations and new political ecologies of the An des. En Bebbington, A. y Bury, J. T. (Eds.). Subterranean Struggles: new dynamics of mining, oil, and gas in Latin America (pp. 241-266). Austin: University of Texas Press. [ Links ]

Boelens, R., Hoogesteger, J., Swyngedouw, E., Vos, J. y Wester, P. (2016). Hydrosocial territories: a political eco logy perspective. Water International, 41(1), 1-14. https://doi.org/10.1080/02508060.2016.1134898Links ]

Bottasso, J. (1987). La vida del pueblo shuar. Quito: Abya- Yala. [ Links ]

Brand, U., Dietz, K. y Lang, M. (2016). Neo-Extractivism in Latin America - one side of a new phase of global capi talist dynamics. Ciencia Política, 11(21), 125-159. https://doi.org/10.15446/cp.v11n21.57551Links ]

Brighenti, A. M. (2010). On Territorology Towards a Gene ral Science of Territory. Theory, Culture & Society, 27(1), 52-72. https://doi.org/10.1177/0263276409350357Links ]

Burchardt, H.-J. (2016). El neo-extractivismo en el siglo XXI. Qué podemos aprender del ciclo de desarrollo más reciente en América Latina. En Burchardt, H.-J., Larrea, C. y Peters, S. (Eds.). Nada dura para siempre: neo-extractivismo tras el boom de las materias primas (pp. 55-87). Quito: Abya-Yala. [ Links ]

Burchardt, H.-J. y Dietz, K. (2014). (Neo-)extractivism - a new challenge for development theory from Latin Ame rica. Third World Quarterly, 35(3), 468-486. https://doi.org/10.1080/01436597.2014.893488Links ]

Burchardt, H.-J., Domínguez, R., Larrea, C. y Peters, S. (Eds.) (2016). Nada dura para siempre: neo-extractivismo tras el boom de las materias primas. Quito: Abya- Yala . [ Links ]

Bury, J. y Bebbington, A. (2013). New Geographies of Ex tractive Industries in Latin America. En Bebbington, A. y Bury, J. (Eds.). Subterranean Struggles: new dynamics of mining, oil, and gas in Latin America (pp. 27-66). Austin: University of Texas Press . [ Links ]

Bustamante, T. (1988). Larga lucha del Kakaram contra el Sucre. Quito: Abya-Yala . [ Links ]

Cardno Entrix (2014). Actualización del Estudio de Impacto Ambiental y Plan de Manejo Ambiental. Quito: Cardno Entrix Consultants. [ Links ]

CEDHU y FIDH (2010). Intervención minera a gran escala en Ecuador y vulneración de derechos humanos: Caso Co rriente Resources. Quito: Comisión Ecuménica de Dere chos Humanos y Federación Internacional de Derechos Humanos. [ Links ]

Composto, C. y Navarro, M. L. (Eds.) (2014). Territorios en disputa. Despojo capitalista, luchas en defensa de los bienes comunes naturales y alternativas emancipatorias para Amé rica Latina. México DF: Bajo Tierra Ediciones. [ Links ]

Conde, M. (2017). Resistance to Mining. A Review. Eco logical Economics, 132, 80-90. https://doi.org/10.1016/j.ecolecon.2016.08.025Links ]

Conde, M. y Le Billon, P. (2017). Why do some communi ties resist mining projects while others do not? The Ex tractive Industries and Society, 4(3), 681-697. https://doi.org/10.1016/j.exis.2017.04.009Links ]

Cox, K. R. (1991). Redefining ‘territory.’ Political Geogra phy Quarterly, 10(1), 5-7. https://doi.org/10.1016/0260- 9827(91)90023-NLinks ]

Delaney, D. (2009). Territory and Territoriality. En R. Kit- chin, R. y Thrift, N. (Eds.). International Encyclopedia of Human Geography (pp. 196-208). Oxford: Elsevier. [ Links ]

Deonandan, K. y Dougherty, M. L. (Eds.) (2016). Mining in Latin America: Critical approaches to the new extrac tion. New York: Routledge Earthscan. [ Links ]

Dietz, K. y Engels, B. (2017a). Contested extractivism: ac tors and strategies in conflicts over mining. DIE ERDE - Journal of the Geographical Society of Berlin, 148(2-3), 111-120. [ Links ]

Dietz, K. y Engels, B. (2017b). Contested Extractivism, Society and the State: An Introduction. En Engels, B. y Dietz, K. (Eds.). Contested Extractivism, Society and the State (pp. 1-19). Palgrave Macmillan UK. https://doi. org/10.1057/978-1-137-58811-1_1Links ]

Elden, S. (2013). The birth of territory. Chicago, IL: Univer sity of Chicago Press. [ Links ]

Escobar, A. (2001). Culture sits in places: reflections on globalism and subaltern strategies of localization. Poli tical Geography, 20(2), 139-174. https://doi.org/10.1016/S0962-6298(00)00064-0Links ]

Escobar, A. (2016). Sentipensar con la Tierra: Las Luchas Territoriales y la Dimensión Ontológica de las Epistemo logías del Sur. AIBR, Revista de Antropología Iberoameri cana,, 11(1), 11-32. https://doi.org/10.11156/312Links ]

Foucault, M. (1982). The subject and power. Critical In quiry, 8(4), 777-795. [ Links ]

Foucault, M. (2007). Security, territory, population: lectures at the College de France, 1977-78. New York: Picador. [ Links ]

Galeano, E. (1973). Open veins of Latin America: five cen turies of the pillage of a continent. New York: Monthly Review Press. [ Links ]

Giménez, G. (2005). Territorio e identidad. Breve introduc ción a la geografía cultural. Trayectorias, VII(17), 8-24. [ Links ]

Goodale, M. y Postero, N. (2013). Neoliberalismo, interrup ted: social change and contested governance in contemporary Latin America. Palo Alto, CA: Stanford University Press. [ Links ]

Gudynas, E. (2009). Diez tesis urgentes sobre el nuevo extractivismo. Extractivismo, Política y Sociedad, 187-225. [ Links ]

Haesbaert, R. (2010). Território e multiterritorialidade: um debate. GEOgraphia, 9(17), 19-46. [ Links ]

Harner, M. J. (1984). The Jívaro: People of the Sacred Water falls. Oakland, CA: University of California Press. [ Links ]

Haslam, P. A. y Ary Tanimoune, N. (2016). The Determi nants of Social Conflict in the Latin American Mining Sector: New Evidence with Quantitative Data. World Development , 78, 401-419. https://doi.org/10.1016/j.worlddev.2015.10.020Links ]

Hogenboom, B. (2012). Depoliticized and Repoliticized Minerals in Latin America. Journal of Developing Socie ties, 28(2), 133-158. [ Links ]

Hoogesteger, J., Boelens, R. y Baud, M. (2016). Territorial Pluralism: Water users’ multi-scalar struggles against sta te ordering in Ecuador’s Highlands. Water International , 41(1), 91-106. [ Links ]

Latorre, S. (2012). El movimiento ecologista popular anti minero en el Ecuador. Ecuador Debate, 87, 122-45. [ Links ]

Lefebvre, H. (1991). The production of space (Vol. 142). Oxford: Blackwell. [ Links ]

Li, T. M. (2007). Governmentality. Anthropologica, 49(2), 275. [ Links ]

Little, P. E. (2001). Amazonia: territorial struggles on peren nial frontiers / Paul E. Little. Baltimore: Johns Hopkins University Press. [ Links ]

Mahler, A. y Pierskalla, J. H. (2015). Indigenous Identity, Natural Resources, and Contentious Politics in Bolivia: A Disaggregated Conflict Analysis, 2000-2011. Com parative Political Studies, 48(3), 301-332. https://doi. org/10.1177/0010414014545012Links ]

Massey, D. (2004). Lugar, identidad y geografías de la res ponsabilidad en un mundo en proceso de globalización. Treballs de la Societat Catalana de Geografia, 77-84. [ Links ]

Middeldorp, N., Morales, C. y Van der Haar, G. (2016). Social mobilisation and violence at the mining fron tier: The case of Honduras. The Extractive Industries and Society , 3(4), 930-938. https://doi.org/10.1016/j.exis.2016.10.008Links ]

Moore, D. S. (2005). Suffering for territory: Race, place, and power in Zimbabwe. Durham, NC: Duke University Press. [ Links ]

Neill, D. A. (2007). Inventario botánico de la región de la Cordillera el Cóndor, Ecuador y Perú: actividades y re sultados científicos del proyecto, 2004-2007. [ Links ]

Painter, J. (2010). Rethinking Territory. Antipode, 42(5), 1090-1118. https://doi.org/10.1111/j.1467-8330.2010.00795.xLinks ]

Paz, M. F. (2014). Paisajes mineros, geografías de resisten cia. Territorialidades en disputa en Guatemala y Chiapas, México. Latin American Encounters, 2. [ Links ]

Peluso, N. L. y Lund, C. (2011). New frontiers of land con trol: Introduction. The Journal of Peasant Studies , 38(4), 667-681. https://doi.org/10.1080/03066150.2011.60769 2 [ Links ]

Porto-Gonçalves, C. W. (2001). Geo-grafías: Movimientos sociales, nuevas territorialidades y sustentabilidad. México: Siglo XXI. [ Links ]

Raffestin, C. (1993). Por uma geografia do poder. Sáo Paulo: Ática. [ Links ]

Raffestin, C. y Butler, S. A. (2012). Space, territory, and territoriality. Environment and Planning-Part D, 30(1), 121-141. [ Links ]

Restrepo Guzmán, M. T. (1992). Estado, actores y conflicto social en la Amazonia: el caso de Morona Santiago (1940 -1992). Quito: Flacso. [ Links ]

Romero Toledo, H., Videla, A. y Gutiérrez, F. (2017). Explorando conflictos entre comunidades indígenas y la industria minera en Chile: las transformaciones socioambientales de la región de Tarapacá y el caso de Lagunillas. Estudios Atacameños. Arqueología y Antropología Surandinas, 55, 231-250. https://doi.org/10.4067/S0718- 10432017005000019Links ]

Rubenstein, S. (2001). Colonialism, the shuar Federa tion, and the Ecuadorian State. Environment and Plan ning D: Society and Space, 19(3), 263-293. https://doi. org/10.1068/d236tLinks ]

Rubenstein, S. (2005). La conversión de los shuar (Dossier). Íconos: Revista de Ciencias Sociales, 22, 27-48. [ Links ]

Rubenstein, S. (2007). Circulation, Accumulation, and the Power of Shuar Shrunken Heads. Cultural Anthropology, 22(3), 357-399. https://doi.org/10.1525/can.2007.22.3.357Links ]

Rudel, T. K., Bates, D. y Machinguiashi, R. (2002). Eco logically noble Amerindians? Cattle ranching and cash cropping among Shuar and colonists in Ecuador. Latin American Research Review, 37(1), 144-159. [ Links ]

Sack, R. D. (1986). Human territoriality: its theory and his tory. Cambridge, MA: Cambridge University Press. [ Links ]

Senplades (2009). Plan Nacional para el Buen Vivir 2009 2013, Construyendo un Estado Plurinacional e Intercul tural. Quito: Senplades. [ Links ]

Soja, E. W. (1989). Postmodern Geographies: The Reassertion of Space in Critical Social Theory. London: Verso. [ Links ]

St. John, R. B. (1998). Ecuador-Peru Endgame. IBRU Boundary and Security Bulletin (Winter, 1999), 79-85. [ Links ]

Tarrow, S. (2011). Power in Movement: Social Movements and Contentious Politics. Cambridge, MA: Cambridge University Press . [ Links ]

Tarrow, S. y Tilly, C. (2009). Contentious Politics and Social Movements. En Boix, C. y Stokes, S. (Eds.). The Oxford Handbook of Comparative Politics (pp. 437-460). Oxford: Oxford University Press. [ Links ]

Terrambiente, S. A. (2006). Estudio de Impacto Ambien tal Ampliatorio Proyecto Mirador. Quito: Terrambiente S.A. [ Links ]

Tilly, C. (2000). Spaces of Contention. Mobilization: An International Quarterly, 5(2), 135-159. https://doi.org/10.17813/maiq.5.2.j6321h02n200h764Links ]

Urkidi, L., y Walter, M. (2011). Dimensions of environ mental justice in anti-gold mining movements in La tin America. Geoforum, 42(6), 683-695. https://doi.org/10.1016/j.geoforum.2011.06.003Links ]

Van Teijlingen, K. (2016). The ‘Will to Improve’ at the Mining Frontier: Neo-Extractivism, Development and Governmentality in the Ecuadorian Amazon. The Ex tractive Industries and Society , 3(4), 902-911. https://doi. org/doi:10.1016/j.exis.2016.10.009Links ]

Van Teijlingen, K. y Hogenboom, B. (2016). Debating Alternative Development at the Mining Frontier: Buen Vivir and the Conflict around El Mirador Mine in Ecua dor. Journal of Developing Societies, 32(4). [ Links ]

Van Teijlingen, K. y Warnaars, X. (2017). Pluralismo te rritorial e identidades en el conflicto minero en la Cor dillera del Condor. En Van Teijlingen, K., Leifsen, E., Fernandez-Salvador, C. y Sánchez-Vásquez, L. (Eds.). La Amazonía Minada: Minería a gran escala y conflictos en el Sur del Ecuador (pp. 103-140). Quito: Editorial USFQ y Ediciones Abya-Yala. [ Links ]

Veltmeyer, H. y Petras, J. (2014). The New Extractivism: A post-neoliberal development model or imperialism of the twenty-first century? London: Zed Books. [ Links ]

Walker, R. B. (1993). Inside/outside: international relations as political theory (Vol. 24). Cambridge, MA: Cambridge University Press . [ Links ]

Walsh Environmental Scientists and Engineers. (2010). Es tudio de impacto ambiental para la fase de explotación a cielo abierto del proyecto minero de cobre Mirador.Quito: Walsh Environmental Scientists and Engineers. [ Links ]

Walter, M. y Urkidi, L. (2017). Community mining con sultations in Latin America (2002-2012): The contested emergence of a hybrid institution for participation. Geo forum, 84, 265-279. [ Links ]

Warnaars, X. (2012). Sin fronteras: minerales, territorio y movimientos sociales en la Amazonia ecuatoriana. Theomai, 25, 87-93. [ Links ]

Warnaars, X. (2013). Territorial transformation in El Pangui, Ecuador: understanding how mining conflict affects territorial dynamics, social mobilization and daily life. En Bebbington, A. y J. T. Bury, J. T. (Eds.). Subterranean Struggles: new dynamics of mining, oil, and gas in Latin America (pp. 149-171). Austin, TX: University of Texas Press. [ Links ]

Yeh, E. T. (2003). Tibetan Range Wars: Spatial Politics and Authority on the Grasslands of Amdo. Development and Change, 34(3), 499-523. https://doi.org/10.1111/1467- 7660.00316Links ]

1 El caso que presento está basado en entrevistas y ob servaciones realizadas con actores involucrados en el caso de Mirador durante períodos extensos de trabajo de campo en los años 2012, 2014 y 2015. Además uso información cartográfica proveniente de documentos y de varios talleres de mapeos participativos que realicé con habitantes colonos y shuar de la zona de influencia del proyecto Mirador.

2Estos incluyen tanto demarcaciones concretas, materia lizadas (por ejemplo una cerca con letrero y patrulla- je) como las dimensiones abstractas y simbólicas (por ejemplo el dibujar concesiones en un mapa o represen taciones artísticas o discursivas de una zona) (Delaney, 2009; Haesbaert, 2010; Raffestin, 1993).

3Territorialidades pueden emerger de las relaciones y ac ciones de la cotidianidad (como lo describen Raffestin y Butler, 2012 y Soja, 1989) o pueden ser expresados de formas más intencionales y estratégicas (como lo define Sack, 1986).

4Véase por ejemplo Yeh (2003) sobre Tibet y Moore (2005) sobre Zimbabue.

5Basado en las aproximaciones demográficas de Busta mante (1988, p. 140), calculo que la densidad de pobla ción de la provincia de Zamora Chinchipe no pasaba de los 0,1 habitante/km2 durante la primera mitad del siglo XX. Esta baja densidad de población debe haber contribuido a la sensación de ilimitación y abundancia que relatan.

6Tzantsas son cabezas humanas reducidas, obtenidas tras las guerras y ciertas ceremonias. Ver también Ru benstein (2007) y Bottasso (1987).

7Entrevista con uno de los primeros colonos de El Pangui, 4 de noviembre 2014.

8La Ley de Titulación de Terrenos Baldíos de 1942 y 1954, y luego la Ley de Reforma Agraria y Colonización de 1964 y la Ley Especial de Tierras Baldías para el Oriente, de 1972.

9Entrevista 15 de agosto 2015.

10La imagen de la Amazonía como tierras vacías y zona no ocupada fue activamente promovida por el gobierno de la Junta Militar y su Ley de Reforma Agraria y Colonización de 1964.

11Entrevista con uno de los primeros colonos de El Pangui, 4 de noviembre 2014.

12Entrevista 15 de agosto 2015.

13Textos tomados del Decreto 2153 del presidente Velasco Ibarra de 1955 en que se estipula un contrato entre el Estado y la misión salesiana. Estas representaciones etnocéntricas se podían observar aún en muchas entrevistas realizadas en El Pangui.

14Esta frase del presidente Sixto Durán Ballén se convir tió en un lema simbólico del patriotismo ecuatoriano.

15Entrevista colono de Valle del Quimi, 17 de agosto 2015.

16Entrevista el 26 de noviembre 2015

17Notas de campo de una visita a San Marcos, 18 de no viembre 2014.

18Observaciones durante asamblea de finqueros en Tun- dayme, 18 de noviembre, 2014 y entrevista con familia colona del área, 17 de agosto 2015. Véase también el informe por CEDHU y FIDH sobre el Caso Mirador (CEDHU y FIDH, 2010).

19Presidente Correa durante la firma del contrato de ex plotación del proyecto Mirador, 5 de marzo 2012.

20Por ejemplo, el 2013, la Controlaría del Estado emitió un informe crítico sobre el proyecto, en el que se acusa a los ministerios involucrados y a la empresa de la inob servación de varias leyes y reglamentos.

21El exviceministro de minas Richard Vera en el El Ciu dadano de 5 de agosto 2013.

22Las delineaciones en la Figura 4 sirvieron para defender el proyecto ante una acción de Protección de los dere chos de la naturaleza en la Corte Judicial de Pichin cha por actores de la sociedad civil, y acusaciones de la Controlaría del Estado de inobservar la Constitución y el Mandato Minero al permitir que la concesión de Mi rador sobrepone el Bosque Protector. Además sirvieron para asegurarse de que la extensión del área del contrato en sentido administrativo no fuese más de 5 mil ha, como establece la Ley Minera, mientras el proyecto en sí cubre mucho más.

23El contrato minero permite “el concesionario minero solicitar la constitución de las servidumbres y acciones de amparo administrativo que sean necesarias” y el área de protección “sirve para proteger y garantizar al Proyecto Minero de cualquier tipo de perturbación que impida su normal ejecución” por parte del Estado (Art. 4.5.4-6 del contrato).

24Notas de campo agosto 2015.

25Entrevista líder de Cascomi, 15 de enero 2015.

26Entrevista con dicha familia colona el 17 de agosto 2015 y con líder colono el 27 de octubre 2015.

27Entrevista a un gerente de ECSA en Radio Cenepa, mayo 2014.

28Entrevista con dirigentes de este grupo el 18 de noviem bre 2014, 13 de enero 2015 y 27 de octubre 2015.

29La Ley Minera del 2009, en el artículo 15 y 100-103, permite al concesionario pedir servidumbre sobre los predios que requiere por el tiempo que dure el proyecto a cambio de un pago por daños y perjuicios. A no lle gar a convenios voluntarios, Arcom intervendrá y esta blecerá el pago.

30Entrevistas con colonos y colonas de El Pangui, San Marcos y Tundayme el 30 de octubre 2014, 4 de noviembre 2014, 23 y 26 de noviembre 2016 y obser vaciones durante asambleas y mingas en comunidades colonas en 2014 y 2015.

31Boletín “San Marcos símbolo de Resistencia”, emitido por Organización de Acción Social Cón dor Mirador.

32Notas de observaciones participativas en mingas en el ‘Nuevo San Marcos’, 17 de octubre 2014.

33Según dirigentes de Cascomi, entrevista 27 de octubre 2015.

34Entrevista dirigente de Cascomi, 14 de enero 2015.

35Entrevista de radio con dirigente de Cascomi, enero 2016.

36El Nuevo San Marcos se encontraba a poca distancia del pueblo original, de igual forma dentro del área que la empresa tenía destinada a piscina de relaves. Cascomi contaba con registro de propiedad a nombre de la orga nización.

37Observaciones participativas en mingas en el ‘Nuevo San Marcos’, 17 de octubre 2014.

38Los shuar están organizados políticamente en comuni dades o ‘centros’, asociaciones que agrupan varias aso ciaciones y federaciones que agrupan a varias asociacio nes.

39Visiones de un líder shuar entrevistado en noviembre de 2015 y agosto de 2015; y una mujer shuar durante el mapeo participativo en noviembre de 2015, respectiva mente.

40Un líder shuar durante una asamblea en San Carlos Numpaim en julio de 2012.

41Entrevista con líder de Kakarám en noviembre de 2014 y observación durante una asamblea en San Carlos Numpaim en julio de 2012.

42Entrevista con líder shuar en julio de 2012 y con una anciana shuar en octubre de 2014.

43Visita a San Marcos con líder de la asociación shuar de Kakarám.

Recibido: 05 de Abril de 2017; Aprobado: 04 de Enero de 2018

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons