SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.13 número2CONVERGÊNCIA DAS REDES DE COMUNICAÇÃO: ASPECTOS TÉCNICOS E ECONÔMICOS índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista Facultad de Ingeniería - Universidad de Tarapacá

versión On-line ISSN 0718-1337

Rev. Fac. Ing. - Univ. Tarapacá v.13 n.2 Arica ago. 2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-13372005000200001 

 

Rev. Fac. Ing. - Univ. Tarapacá, vol. 13 no. 2, 2005, pp. 7-8

EDITORIAL
In English

UNIVERSIDADES DE VERDAD: EL DESAFÍO PENDIENTE

El modelo de educación superior chilena exhibe logros importantes en materia de aumento de la cobertura de la formación de pregrado. En efecto, las instituciones universitarias, tanto privadas como públicas, han sido capaces de aumentar la cantidad de sus vacantes en función de una demanda creciente por educación universitaria. Sin embargo, la creación de conocimiento avanzado, es una tarea pendiente para el sistema.

La investigación y desarrollo, a través de la creación de conocimientos avanzados, es una fuente fundamental de progreso y desarrollo económico en una trayectoria de largo plazo (Lundvall, 2003; Dowrick, 2002). Los estudios sobre este particular, muestran que la investigación y desarrollo tiene altas tasas de retorno económico, sobre el 20% (por ejemplo, Lichtenberg y Siegel, 1991; Nadiri, 1993) y social sobre 50% (por ejemplo, Lichtenberg y Van Pottelsberghe, 1996; Frantzen, 2000).

La creación de nuevo conocimiento en Chile descansa fundamentalmente en las instituciones universitarias. Sin embargo, los indicadores sobre esta materia muestran importantes carencias:

- Chile invierte sólo entorno al 0,7% de su producto interno bruto en ciencia y tecnología, en tanto que en el promedio de los países de la Organización para la Cooperación Económica y Desarrollo (OECD) dicha cifra asciende a 2,26% (OECD, 2004).

- Chile tiene escaso número de profesionales científicos e investigadores, lo que significa que sólo 1 de cada 10.000 miembros de la fuerza de trabajo está dentro de esta categoría, en tanto que los países de la OECD tienen una cifra de 61.5 profesionales científicos e investigadores por cada 10.000 miembros de la fuerza de trabajo (Brunner y Elacqua, 2003).

- Chile ocupa el lugar 35 entre 104 países en el índice tecnológico del Foro Económico Mundial (World Economic Forum, 2004) y el lugar 37 entre 72 países en el índice de adelanto tecnológico del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD, 2001).

- La cantidad de doctores formados en Chile, la cantidad de patentes concedidas en los Estados Unidos, y la participación de Chile en la generación de conocimiento científico a nivel mundial (Fundación Nacional para la Ciencia, National Science Foundation, 2000; 2002) muestran a un país que le falta mucho por progresar en materia de ciencia y tecnología.

- Las empresas participan escasamente del esfuerzo en investigación y desarrollo, por ejemplo en el período 1998–2000 la participación de las empresas llega sólo al 18.0% del total de recursos invertidos (Brunner y Elacqua, 2003).

En esta perspectiva, la creación de ciencia y tecnología es un desafío central para Chile. El enfrentar dicho desafío requiere de decisiones de política pública y de capacidades en el sistema universitario. Ciertamente, las dimensiones de la capacidad competitiva de las instituciones universitarias en materia de investigación y desarrollo debe considerar múltiples variables.

Una buena aproximación (proxy) de dichas variables dice relación con los proyectos de investigación científica y tecnológica e investigación aplicada de la Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología, así como las publicaciones del Institute for Scientific Information (ISI) y las publicaciones de Scientific Electronic Library Online (SciELO), reconocidas por el Ministerio de Educación y el Consejo de Rectores como publicaciones relevantes.

Es así que, de los proyectos FONDEF de Transferencia Tecnológica, emprendidos en el año 2002, el 100% correspondió a universidades públicas (Consejo de Rectores). Similarmente de los proyectos FONDEF de Investigación y Desarrollo del mismo año, el 99.2% correspondió a universidades del Consejo de Rectores de Chile.

En relación con los proyectos FONDECYT del año 2003, el 94.7% corresponde a proyectos liderados por las universidades públicas.

Por otra parte, si consideramos las publicaciones ISI y SciELO, en el periodo 2001-2003, veremos que el 98% de las publicaciones ISI corresponden a universidades del Consejo de Rectores y un 87.2% de las publicaciones SciELO corresponde a universidades del Consejo de Rectores.

Es indudable que la investigación que se realiza en Chile se sustenta en las universidades del Consejo de Rectores, principalmente en las universidades tradicionales.

La capacidad de las universidades privadas para incursionar en el campo de la investigación no está probada y su participación en el total de investigaciones científicas y publicaciones relevantes es mínima.

El concepto de universidad se liga indisolublemente con la investigación de estas instituciones.

En consecuencia, en Chile sólo una cifra menor de instituciones son estrictamente universidades y muchas instituciones son centros de formación superior, cuya difusión de conocimiento carece de fundamento en la creación de conocimiento avanzado.

La consolidación de universidades de verdad, que vayan más allá de la formación de profesionales, es una tarea pendiente del sistema chileno. Dicha tarea es de la mayor relevancia para insertar a nuestro país exitosamente en la sociedad del conocimiento.



Dr. Emilio Rodríguez Ponce
Rector Universidad de Tarapacá
Arica, Chile

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons