SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.34 número1Predicción del efecto de cultivares de algodón en la presencia de interacción genotipo-ambienteRelative susceptibility of peach rootstocks to crown gall and Phytophthora root and crown rot in Chile índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Ciencia e investigación agraria

versión On-line ISSN 0718-1620

Cienc. Inv. Agr. v.34 n.1 Santiago abr. 2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-16202007000100003 

 

Cien. Inv. Agr. 34(1): 23-29. 2007

ARTICULO DE INVESTIGACIÓN

Eficacia de Peak Plus® en el control de Caliroa cerasi (Hymenoptera: Tenthredinidae)

Efficacy of Peak Plus® against Caliroa cerasi (Hymenoptera: Tenthredinidae)

 

Cesar Pino, Gonzalo Silva, Ruperto Hepp y Fernando Venegas

Departamento de Producción Vegetal. Facultad de Agronomía. Universidad de Concepción. Vicente Méndez 595. Casilla 537, Chillan. Chile.

Correspondencia a:


Resumen

El chape del cerezo es una de las plagas más importantes del cerezo debido a que el ataque se produce durante la cosecha y su control se basa solamente en insecticidas sintéticos. El objetivo de este trabajo fue evaluar un ácido graso de baja toxicidad para mamíferos. En laboratorio, en placas Petri con diez larvas, se estimó mortalidad y concentración letal 50% (CL50) de Peak Plus® sobre Caliroa cerasih. Se evaluaron cinco concentraciones de Peak Plus® más un testigo absoluto, con cuatro repeticiones y un diseño experimental completamente al azar. Se evaluaron seis tratamientos, incluyendo un testigo absoluto, con cinco repeticiones en un diseño experimental de bloques completamente al azar. En laboratorio, los valores de CL50 y CL90 a las 24 h fueron de 1,14 g-L4 y de 2,7 g-L4 respectivamente. En campo, PeakPlus® a una concentración de 10 g-L4 fue tan efectivo en el control de C. cerasi como fenvalerato y metidation. Peak Plus® detuvo el daño foliar al igual que los insecticidas usados comúnmente. Finalmente se concluye que Peak Plus® es una alternativa efectiva a los insecticidas sintéticos en el control de C. cerasi.

Palabras clave: Acido graso, cerezo, chape del cerezo, defoliación, plagas, Prunus avium.


Abstract

The pear slug (Caliroa cerasi L.) is an important pest of sweet cherries in Chile. It attacks during the harvest and can only be controlled by organosynthetic insecticides. The objective of this study was to evaluate the effect of fatty acids (Peak Plus®) of low risk of toxicity on mammals. The mortality and median lethal concentration (LC50) of Peak Plus® against C. cerasi was determined under laboratory conditions using ten larvae fed on leaf disks in Petri dishes. The insecticide efficacy and foliar damage were evaluated under field conditions on sweet cherry cv. Bing. Treatments were arranged as randomized complete block design with six treatments replicated four times. The LC50 obtained was 1.14 g-L1 and LC90 was 2.7 g-L1 24 h after treatments. In the field, Peak Plus® at a concentration of 10 g-L1 showed high efficacy against C. cerasi, similar to the effects obtained with fenvalerate and methidathion. Peak Plus® at the highest rate decreased foliar damage in a similar way to other insecticides currently used. Finally, we concluded that Peak Plus® is an efficient alternative to organosynthetic insecticides in the control of C. cerasi of sweet cherry.

Key words: Fatty acid, pear sawfly, defoliation, pests, Prunus avium, sweet cherry.


 

Introducción

El uso de agroquímicos en fechas cercanas o en plena cosecha es uno de los problemas más complejos del manejo de plagas en frutales. Esto reviste mayor importancia cuando laproducción se destina al consumo fresco, provocando un alto riesgo para la salud humana (Silva, 1977; Silva et al., 1980). Un ejemplo de este problema lo constituye el control químico del chape (Caliroa cerasi L.) del cerezo (Prunus avium L.), en Chile. Esta especie se considera plaga primaria de este frutal durante el período de madurez y cosecha (Aguilera, 1989). Su control es indispensable debido al daño que ocasionan las larvas en el follaje (Silva, 1977; Silva et al., 1980). La larva se alimenta del parénquima foliar dejando solamente la nervadura y cutícula inferior de las hojas. Como consecuencia, las hojas se secan quedando la mayoría retenida al árbol, el que muestra un aspecto quemado (González, 1989; Aguilera, 1989; Artigas, 1994; Smirle y Wei, 1996).

En huertos sin tratar es frecuente encontrar más del 80% de las hojas con algún nivel de daño. Ataques sucesivos causan una disminución en la actividad fotosintética, afectan el estado nutritional, reducen el crecimiento vegetativo y producción de fruta para los años siguientes (Artigas, 1994; Silva y Pizarra, 2004). Este problema es particularmente importante en la producción de fruta orgánica en donde la defoliación por la larva del chape del cerezo es considerada como un serio problema a nivel mundial (Smirle y Wei, 1996).

En Chile, esta plaga se controla con insecticidas organosintéticos fosforados y/o piretroides. Al emplear este tipo de insecticidas, existe la posibilidad de que queden residuos tóxicos en la fruta, lo que constituye un riesgo para el consumidor. Normalmente, se recomiendan aplicaciones de insecticidas de post-cosecha, lo que permite controlar conjuntamente C. cerasi y escama de San José (Quadraspidiotus perniciosus Comstock; Hemiptera: Diaspididae) (Silva y Pizarro, 2004). No obstante, a menudo el daño provocado por este insecto al árbol, después de la cosecha, es muy severo (Prado, 1987).

Una alternativa es el uso de insecticidas de origen natural, los que generalmente presentan menor toxicidad para mamíferos. Smirle y Wei (1996), en estudios realizados con azadirachtina, obtuvieron una detención en la alimentación de C. cerasi, provocando una significativa mortalidad, especialmente en larvas pequeñas. Sin embargo, tuvo el inconveniente de su lenta acción y corto período residual.

Peak Plus® es uninsecticida natural desarrollado en México y compuesto de ácidos grasos. La norma de agricultura orgánica mexicana lo acepta sin restricciones para su uso en campo. Este insecticida actúa físicamente, provocando microfisuras, tapa los espiráculos y remueve la cera de la epidermis de los insectos (Rodríguez y Gastélum, 1996; Palacios et al, 2004). Por lo tanto, este producto podría constituir una alternativa para el control de C. cerasi. Su principal ventaja seria la de poder ser aplicado durante la cosecha sin dejar residuos tóxicos en la fruta y sin riesgos para el consumidor, el agricultor o el ambiente (Silva et al., 2005).

Este trabajo tuvo por objetivos determinar la concentración mediana letal (CL50) de Peak Plus® y estudiar la efectividad de este producto para el control de C. cerasi en condiciones de campo.

Materiales y métodos

Composición de Peak Plus® Peak Plus® (Instituto de Fitosanidad, Colegio de Postgraduados, Montéenlo, México) está compuesto en un 80% por ácidos grasos, 11% de carbohidratos (equivalente a 110 gkg1 de i.a.), 3 % de proteínas (equivalente a 30 gkg4 de i.a.), 2% de grasas (equivalente a 20 gkg4 de i.a.) y 4% de inertes orgánicos. En el país de origen (México) se recomienda 5 a 10 g-L4 para el control de áfidos y mosquitas blancas.

Bioensayo de laboratorio Larvas de C. cerasi se obtuvieron del huerto de cerezos cultivar Bing, de la Estación Experimental, Facultad de Agronomía, Universidad de Concepción, Chillan, VIII Región, Chile. Discos foliares de 5 cm de diámetro se cortaron desde hojas de cerezo colectadas en la parte central del árbol. Estos discos se colocaron en placas Petri plásticas de 9 cm de diámetro, las que se infestaron con diez larvas de C. cerasi de 5 mm de largo. Posteriormente, con un atomizador manual se asperjó Peak Plus® en concentraciones de 1,25; 2,5; 5,0; 10 y 15 g-L-1. Como testigo se empleó igual número de placas asperjadas con agua destilada. La eficacia de los tratamientos se evaluó determinando la mortalidad de larvas a las 24, 48 y 72 h después de realizada la aplicación.

Ensayo en campo

El ensayo de campo se realizó en la localidad de Los Guindos, Curicó, VII Región de Chile, en un huerto de cerezo cv. Bing de cinco años. El huerto fue tratado comercialmente con fenvalerato (Belmark®300EC; piretroide; BASF Chile) y metidation (Supracid®40WP; organofosforado; Syngenta S.A.) en la primera y segunda generación, respectivamente.

Se evaluaron seis tratamientos, incluyendo un testigo sin tratar, los que consistieron en 5, 10 y 15 g-L-1de Peak Plus®, metidation (0,16 g-L 4 de i.a.) y fenvalerato (1.8 g-L-1 de i.a.). Las concentraciones de metidation y fenvalerato correspondieron a las recomendaciones de uso comercial.

La unidad experimental estuvo representada por un árbol, del que previo a la aplicación se colectaron 100 hojas al azar, en las que se contabilizó el número de larvas presentes. Posteriormente, cada insecticida se asperjó el 11 de diciembre y el 21 de enero con una bomba de motor Stihl modelo SR 420 y un gasto de 3 L por árbol. La eficacia de los tratamientos se evaluó 2 y 9 días después de cada aplicación. Con este objetivo se contabilizó en número total de larvas vivas en 25 hojas, en los cuatro puntos cardinales de cada árbol. Con esto se obtuvo el porcentaje de eficacia de cada tratamiento, utilizando la fórmula de Henderson y Tilton (1955).

Las 100 hojas por árbol, colectadas antes de la aspersión, se separaron en hojas dañadas y sin dañar, determinándose el porcentaje de hojas dañadas por larvas de C. cerasi. Posteriormente, se eligieron al azar cinco hojas dañadas por tratamiento las cuales se escanearon con una resolución de 2400 ppi en una impresora multifuncional Epson Stylus CX3200 y se almacenaron con formato Tagged Image File Format (TIFF). Estas imágenes se utilizaron para estimar el porcentaje de área foliar lesionada, utilizando un sistema de análisis de imagen de color verdadero para Windows, con los Software Image Tool y Photoshop 6.0 (Castiglioni et al, 2002).

Diseño y análisis estadísticos

Enlosbioensayos de laboratorio, los tratamientos se distribuyeron en un diseño completamente al azar con tres repeticiones. Cadarepeticiónestuvo formada por una placa de Petri con diez larvas de C. cerasi de similar tamaño. Los porcentajes de mortalidad se corrigieron con la formula de Abbott (1925) y los valores porcentuales se trasformaron a arcoseno antes del análisis de varianza. Las diferencias entre los promedios se determinaron con el test de Tukey (p = 0,05) (Gómez and Gómez, 1984). Para determinar los valores CL50 y CL90, se empleó la transformación Probit ajustada con un 95% de significación empleando el software Raymond Probit Analysis System Program® (Raymond, 1985). Este experimento se repitió tres veces en el tiempo para disminuir el error experimental.

El ensayo en terreno tuvo un diseñó de bloques completos al azar, con cinco repeticiones constituidas cada una por un árbol. Los promedios se compararon mediante una prueba de Duncan (p = 0,05), empleando el software Statistical Analysis System (SAS, versión 6.11, Cary NC, EUA, 1998) y los valores porcentuales obtenidos fueron transformados con la fórmula arcoseno , previo al análisis de varianza (Gómez y Gómez, 1984).

Resultados y discusión

Bioensayo de laboratorio Todos los tratamientos, para los diferentes tiempos de conteo (24, 48 y 72 h), fueron promisorios de acuerdo al criterio de mortalidad de un 50% en laboratorio propuesto por Lagunes y Villanueva (1995). En el primer conteo, realizado a las 24 h después de la aplicación de los tratamientos, las concentraciones de 2,5 y 5 g-L-1 de Peak Plus® presentaron una mortalidad de larvas superior al 90%, mientras que las concentraciones de 10 y 15 g-L-1 alcanzaron un 100% de mortalidad (Cuadro 1).

En el segundo conteo, realizado a las 48 h post aplicación de los tratamientos, Peak Plus® en su concentración más baja (1,25 g-L-1) difirió estadísticamente de todos los demás tratamientos. En la tercera evaluación, a las 72 h post aplicación de los tratamientos, Peak Plus® en la concentración de 1,25 g-L-1 la mortalidad aumentó alcanzando un 77%, lo que es un porcentaje de mortalidad elevado considerando que se trata de un producto natural, pero al igual que la evaluación anterior fue estadísticamente menor que los demás tratamientos. En cuanto a las concentraciones 2,5 y 5 g-L -1 el porcentaje de mortalidad superó el 95% a las 72 h (Cuadro 1). Finalmente, estos resultados demuestran que el efecto de Peak Plus® dependió del tiempo de exposición, siendo necesario concentraciones sobre 2.5 g-L-1 para obtener un control satisfactorio.


Las concentraciones letales para controlar el 50% de la población fueron siempre inferiores a 1,50 gL-1, las que fueron disminuyendo en el tiempo, alcanzando a las 72 h una concentración de 0,77 g-L-1(Cuadro 2). Cuando se intentó controlar el 90% de los insectos, los valores de la concentración letal aumentaron alcanzando valores de 2,7 g-L-1a las 24 h y de 1,9 g-L-1a las 72 h de aplicados los tratamientos (Cuadro 2).

Los límites de confianza para ambas dosis equitóxicas se traslaparon (Cuadro 2). Esto indicaría que los valores de mortalidad obtenidos a las 24, 48 y 72 h no difieren significativamente entre si (p = 0,05). Además, las curvas de mortalidad obtenidas entre el Log de la concentración de Peak Plus® y el equivalente Probit del porcentaje de mortalidad sugirió que existe homogenidadde la población de insectos evaluada a la respuesta a Peak Plus®. La forma de las curvas de mortalidad también indican la existencia de una respuesta unimodal de C. cerasi en los diferentes tiempos de conteo, infiriéndose que la población fue genéticamente homogénea (Lagunes and Villanueva, 1995). Es decir, todos los individuos de la población evaluada de C. cerasi tuvieron el mismo grado de susceptibilidad a Peak Plus®.


Ensayo en campo

En el primer conteo, realizado en condiciones de campo a las 48 h de la primera aplicación, sólo metidation y fenvalerato sobrepasaron el 50% de eficacia, aunque estadísticamente la eficacia de los cinco tratamientos no difirió significativamente (p = 0,05) (Cuadro 3). En el segundo conteo, nueve días después de la aplicación, se pudo observar que el tratamiento con Peak Plus® a la concentración de 5 g-L-1 mostró la menor eficacia. A su vez, los tratamientos con Peak Plus® de 10 y 15 g-L-1 no presentaron diferencias significativas con metidation y fenvalerato (Cuadro 3).

En general, la segunda aplicación presentó mayores porcentajes de eficacia que la primera, puesto que la mayoría de los tratamientos, tanto en el primer como en el segundo conteo, sobrepasaron el 50% (Cuadro 3). El menor porcentaj e demortalidad obs er vado enlaprimera evaluación, se explicaría por la disminución de la temperatura posterior a la primera aplicación. Este evento climático pudo haber provocado una baja movilidad de las larvas de C. cerasi, impidiéndoles tener mayor contacto con los insecticidas aplicados. Si bien las condiciones ambientales y el estado biológico del insecto, larva de menos de 5 mm, no son las mismas en el mes de diciembre (primera aplicación) que en el mes de enero (segunda aplicación), no se observaron diferencias significativas (p = 0,05) entre los tratamientos con Peak Plus® (10 y 15 g-L-1), metidation y fenvalerato, nueve días después de las aspersiones.


El porcentaje de hojas dañadas previo a la primera aplicación (Cuadro 4), no difirió significativamente, sugiriendo que el porcentaje de hojas dañadas fue similar para todos los tratamientos antes de ser asperjados.

Luego de la segunda aplicación, y con la sola excepción de fenvalerato, en todos los tratamientos el porcentaje de hojas dañadas aumentó. En cuanto a este último, un menor porcentaje de daño en relación al resto de los tratamientos, seguramente se debió a la mayor eficacia de este insecticida, el que en la evaluación a los nueve días de la aplicación alcanzó un 100%. Sin embargo, esto no se observó en metidation que también alcanzó un 100% de eficacia y en las dos concentraciones más altas de Peak Plus® que superaron el 90%.

Este mayor porcentaje de hojas dañadas concuerda con lo señalado por Smirle y Wei, (1996), quienes indicaron que la segunda generación del insecto, constituye una población de ciclo más largo y potencialmente más destructiva que la primera. Sin embargo, estudios realizados en la zona de Valdivia por Raddatz (2004), indican que en Chile la segunda generación no existiría sino que en las poblaciones de C. cerasi de más al norte, por efecto de la temperatura, el ciclo se adelanta y lo que aparenta ser una segunda generación es el número de insectos restantes de una generación única luego de una concentración en la emergencia de insectos.

El área foliar dañada, en las hojas extraídas previo a la primera aplicación, fue semejante para todos los tratamientos, no presentando diferencias significativas entre ellos (p=0,05) (Cuadro 4). A su vez, en las hojas extraídas previo a la segunda aplicación, Peak Plus® a una concentración de 15 gL1 junto con fenvalerato y metidation presentaron algún nivel de eficacia ya que fueron estadísticamente diferentes del testigo (p = 0,05) (Cuadro 4).


Finalmente, se puede concluir que Peak Plus® constituye una alternativa a los agroquímicos tradicionales para el control de C. cerasi, constituyéndose en un compuesto efectivo y de baja toxicidad para mamíferos (Palacios et al., 2004). Peak Plus® tiene la ventaja que puede ser utilizado en plena cosecha y en numerosos países es aceptado en producción de cerezas orgánicas.

Literatura citada

Abbott, W.S. 1925. A method of computing the effectiveness of an insecticide. J. Econ. Entomol. 18:265-267.        [ Links ]

Aguilera, A. 1989 Caliroa cerasi L. ficha entomológica para la IX Región de la Araucanía. IPA, Carillanca (Chile) 4:41-42.         [ Links ]

Artigas, J. 1994 Entomología Económica, Vol 1. Ediciones Universidad de Concepción. Concepción, Chile. 1450 pp.        [ Links ]

Castiglioni, E., J.D.Vendramim y M.A. Tamai. 2002. Evaluación del efecto tóxico de extractos acuosos y derivados de meliáceas sobre Tetranychus urticae (Koch) Agrociencia 6:75-82.        [ Links ]

Gómez, K., and A. Gómez. 1984. Statistical Procedures for Agricultural Research. John Wiley and Sons. New York. USA. 680 pp.        [ Links ]

González, R.H. 1989 Insectos y Acaros de Importancia Agrícola y Cuarentenaria en Chile. Universidad de Chile, BASF. Santiago, Chile. 310 p.        [ Links ]

Henderson, C.F., and E.W. Tilton. 1955. Test with acaricides against the brown wheat mite. J. Econ. Entomol. 48:157-161.        [ Links ]

Lagunes A., y J. Villanueva 1995 Toxicologia y Manejo de Insecticidas. Colegio de Postgraduados. Montecillo. México. 264 pp.        [ Links ]

Palacios, C, R. Nieto, C. Llanderal y H. González. 2004. Efectividad biológica de productos biodegragables para el control de la cochinilla silvestre Dacyloplus Opuntiae (Cockerell) (Homoptera: Dactylopiidae). Acta Zool. Mex. 20:99-106.        [ Links ]

Prado, E. 1987. Plagas del cerezo. IPA La Platina (Chile) 39:18-19.        [ Links ]

Raddatz, L. 2004 Emergencia de la generación invernante y diapausa de Caliroa cerasi (L., 1758), bajo condiciones de campo en Valdivia, Décima Región de Los Lagos. Tesis Ingeniero Agrónomo. Facultad de Ciencias Agrarias. Universidad Austral de Chile. Valdivia. Chile. 83 pp.        [ Links ]

Raymond M. 1985. Presentation d'un programme d'analyse log-probit pour micro-ordinateur. Entomol. Med. Parasitol. 22:117-121.        [ Links ]

Rodríguez, C. y R. Gastélum. 1996. Empleo de aceites y jabones como alternativas bioracionales para el control de plagas, p 79 -86 In: C. Rodríguez (ed.) Control Alternativo de Insectos Plaga. Colegio de Postgraduados. Montecillo. México.        [ Links ]

Silva, J.C. 1977. Evaluación del control de Caliroa cerasi L. mediante Bacillus thurigiensis Berliner, antialimentarios e insecticidas químicos en cerezo. Tesis Ingeniero Agrónomo. Facultad de Ciencias Agrarias. Universidad de Chile. Santiago, Chile. 87 pp.        [ Links ]

Silva J.C, R Arretz y J. Araya. 1980. Control selectivo del chape del cerezo (Caliroa cerasi L.). Investigación Agrícola (Chile) 6:27-32.        [ Links ]

Silva G. y D. Pizarra. 2004 Plagas, p. 235-256 In: J. R Joublan y J. Claverie (eds.) El Cerezo Guía Técnica. Facultad de Agronomía, Universidad de Concepción, Fundación para la Innovación Agraria. Chillan, Chile.        [ Links ]

Silva, M., J.C. Rodríguez.,O. Díaz y N Bautista. 2005. Efectividad biológica de un derivado de ácido graso para el control de Macrosiphum rosae L. (Homoptera: Aphididae) y Tetranychus urticae Koch (Acari: Tetranychidae). Agrociencia 39:319-325.        [ Links ]

Smirle M.S., and G. Wei. 1996. Effects of neem oil on feeding behaviour and development of the pear sawfly, Caliroa cerasi. Entomol. Exp. Appl. 80:403-407.        [ Links ]

Recibido 03 de mayo 2005. Aceptado 15 de agosto 2006.

1 Dirigir correspondencia a G. Silva: gosilva@udec.cl

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons