SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.50 issue2Imperial shag, Phalacrocorax atriceps (Aves, Phalacrocoracidae): New host for a respiratory parasite, Cyathostoma (Cyathostoma) phenisci (Nematoda, Syngamidae)Seasonal variation of physico-chemical variables and phytoplankton biomass in surface water of coast Chacopata, NE Venezuela (Caribbean Sea) author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Revista de biología marina y oceanografía

On-line version ISSN 0718-1957

Rev. biol. mar. oceanogr. vol.50 no.2 Valparaíso Aug. 2015

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-19572015000300014 

 

NOTA CIENTÍFICA

Macroalgas en arrecifes rocosos de Bahía Fildes y Collins, Isla Rey Jorge, Antártica

Rocky reefs seaweeds from Fildes and Collins Bays, King George Island, Antarctica

 

Mauricio Palacios1,2,3, César A. Cárdenas4 y Emma M. Newcombe5,6

1Programa de Doctorado en Ciencias, mención Ecología y Evolución, Instituto de Ciencias Ambientales y Evolutiva, Facultad de Ciencias, Universidad Austral de Chile, Edificio Pugin, campus Isla Teja s/n, Valdivia, Chile. mauricio.palacios@umag.cl.
2Centro de Investigación de Recursos Marinos en Ambientes Subantárticos, Facultad de Ciencias, Universidad de Magallanes, Casilla 113-D, Punta Arenas, Chile
3Programa Marino, Wildlife Conservation Society, Chile
4Departamento Científico, Instituto Antártico Chileno, Plaza Muñoz Gamero 1055, Punta Arenas, Chile
5Fundación Centro de Estudios del Cuaternario, Fuego-Patagonia y Antártica (CEQUA), Punta Arenas, Chile
6Cawthron Institute, Nelson, 98 Halifax St, The Wood, Nelson 7010, New Zealand


ABSTRACT

The aim of this work was to carry out a qualitative assessment of the subtidal algal assemblages occurring at Fildes and Collins Bays. We conducted subtidal sampling of seaweeds between 1 and 10 m in Collins and Fildes Bay during late summer 2009. Our results showed that Rhodophyta was the most diverse group (63% of species) followed by Phaeophyceae (33.3%) and Chlorophyta (3.7%). Differences in species richness and structure of algal assemblages were recorded between sites. Depth significantly influenced algal assemblages; however there was a significant interaction between site and depth, suggesting that the effect of depth varied among sites. Observed differences between sites may be explained by differences in ice-scour disturbance, habitat heterogeneity (availability of refugia) and identity of canopy-forming species.

Key words: Seaweeds, Fildes and Collins Bays, species richness, Antarctica


INTRODUCCIÓN

Las macroalgas son importantes componentes en los ambientes marinos antárticos, especialmente en sustratos rocosos donde dominan, favoreciendo la interacción de un sin número de organismos (Amsler et al. 2005). Su cobertura y distribución vertical, está condicionada y caracterizada por la disponibilidad de luz, variación de temperatura y el impacto de los hielos, especialmente entre 2 y 10 m de profundidad (Valdivia et al. 2014). De igual forma, cumplen un importante rol ecológico en aguas poco profundas (Hoyer et al. 2001), aportando de forma directa a la cadena alimenticia, ya sea como alimento o como material orgánico degradado (Fischer & Wiencke 1992, Knox 1994, Iken 1996, Graeve et al. 2001, Amsler et al. 2005, Huang et al. 2007).

Si bien existe información más detallada de la flora algal en algunas zonas del continente antártico (Broady 1996, Wiencke & Clayton 2002, Huang et al. 2007, Ramírez 2010, Valdivia et al. 2014), el conocimiento de estas comunidades en muchas zonas es escaso, debido a los obstáculos logísticos propios del área (Clayton 1994). En este contexto la escasa literatura existente destaca que el oeste de la Península Antártica está dominado por grandes poblaciones de macroalgas pardas del orden Desmarestiales (e.g., Desmarestia anceps, D. menziesii, D. antarctica).

Uno de los primeros reportes de la flora algológica presente en Antártica fue publicado por Llaña (1947), quien describió la presencia de 14 especies pertenecientes a las clases Chlorophyceae y Phaeophyceae hasta los 20 m de profundidad. En los últimos 50 años el conocimiento taxonómico, ecológico y de distribución de macroalgas antárticas y subantárticas se ha incrementado en forma sostenida (Wiencke & Clayton 2002, Ramírez 2010). Por ejemplo, Delepine et al. (1966), describieron un aumento en la abundancia de macroalgas hasta los 42 m de profundidad en el Archipiélago Melchior, además realizaron descripciones de la distribución de macroalgas intermareales y submareales en islas adyacentes a la Península. Años más tarde, Etcheverry (1968) realizó un estudio de abundancia en la misma área reportando la presencia de grandes macroalgas pardas del género Desmarestia, Ascoseira, Cystosphaera, Phaeurus y Phyllogigas, las cuales dominan en el sublitoral de Bahía Paraíso, Península Antártica.

Los estudios existentes en la costa de la Isla Rey Jorge han descrito abundantes y diversas comunidades de macroalgas, dominadas por Desmarestia menziesii e Himantothallus grandifolius, sin embargo gran parte de estas investigaciones se han enfocado en Caleta Potter (Etcheverry 1983, Klöser et al. 1996, Quartino & Boraso de Zaixso 2008, Quartino et al. 2013) y Bahía Almirantazgo (Zielinski 1990, Oliveira et al. 2009). Por lo cual, nuevos registros de macroalgas en áreas menos estudiadas son aportes importantes para futuros estudios que permitan evaluar el cambio en este tipo de comunidades en el ecosistema, tanto por perturbaciones naturales como antropogénicas.

En otras áreas de la isla como en Bahía Maxwell, estudios ficológicos son escasos, focalizándose exclusivamente en la costa noroeste de la Bahía (ver Moe & DeLaca 1976). Los últimos reportes se remontan a evaluaciones descriptivas de macroalgas intermareales y submareales en la Península Barton (Chung et al. 1994), donde se destaca que la composición florística del área, en diversidad, es muy similar a otras áreas de la Península Antártica. Por otra parte, se han descrito relaciones ecológicas entre invertebrados y macroalgas en Bahía Fildes, las cuales se apuntaron principalmente en la distribución batimétrica de la biota presente y las características del sustrato, reportando una baja diversidad de macroalgas (3 taxa) para el área (Sakurai et al. 1996). En un reciente trabajo, Valdivia et al. (2014) evaluaron la influencia de factores abióticos en la cobertura de macroalgas y como esta se relaciona a la presencias de invertebrados marinos a distintos niveles de profundidad, identificando 14 taxa de macroalgas intermareales y 25 submareales.

En la Península Antártica e islas adyacentes los cambios climáticos se han acentuado fuertemente en los últimos 50 años (Convey et al. 2009), por tal motivo investigaciones sobre la diversidad biológica son importantes como base para futuros estudios (Oliveira et al. 2009). Considerando los antecedentes expuestos, la relevancia del presente trabajo radica en la descripción de la flora marino-bentónica en el sector más oriental de Isla Rey Jorge y determinar si los patrones de riqueza y distribución batimétrica de las macroalgas presentan el mismo comportamiento identificado para otras áreas de la Antártica. El objetivo principal del trabajo fue evaluar cualitativamente las comunidades submareales de macroalgas presentes en Bahía Fildes y Bahía Collins. Además, se analizó la estructura comunitaria de las poblaciones bajo la influencia de la profundidad y el grado de exposición a factores abióticos (hielo marino).

 

MATERIALES Y MÉTODOS

Bahía Maxwell se caracteriza por la presencia de 2 grandes fiordos, uno de los cuales posee una orientación sur-este hacia el Estrecho de Bransfield (Kim 2001). En esta área fueron seleccionados 2 sitios para el estudio; Bahía Collins (62°11'02''S; 58°51'14''W) e Islote Albatros (62°12'17''S; 58°56'47''W) en Bahía Fildes (Fig. 1). Bahía Collins es un área expuesta en forma constante al efecto del hielo del Glaciar Collins. Su sustrato se caracteriza por ser del tipo macizo rocoso y estar relativamente inclinado. Bahía Fildes es un sistema semi-cerrado, siendo el sustrato de roca sólida, mezcla de cantos rodados, guijarros y grava.

 

Figura 1. Mapa de los sitios de muestreo de macroalgas bentónicas al interior de Bahía Maxwell,
(a) Bahía Collins y (b) Bahía Fildes, durante el verano austral 2009
Figure 1. Map of the sampling sites where benthic macroalgae were collected during austral
summer 2009 in Maxwell Bay, (a) Collins Bay and (b) Fildes Bay

 

Durante el verano austral (febrero 2009), en ambos sitios se realizó un muestreo aleatorio estratificado a través de buceo autónomo, basado en la metodología diseñada por NaGISA (Natural Geography in Shore Areas), un programa del Censo de la Vida Marina (Rigby & Shirayama 2007). Se dispusieron 4 cuadrantes de 0,25 m2 al azar en 1, 5 y 10 m de profundidad, colectándose todo el material algal presente en dicha área.

Las muestras fueron depositadas en contenedores aislados térmicamente con agua de mar del área de colecta, para luego ser trasladados al laboratorio húmedo de la "Base Profesor Julio Escudero" del Instituto Antártico Chileno (INACH), donde las macroalgas fueron fijadas con formalina al 10% en agua de mar y tamponadas con borato de sodio a saturación (buffer), para luego ser conservada en alcohol al 70%. Posteriormente, las muestras fijadas fueron trasladas a Punta Arenas al Laboratorio de Biorecursos Antárticos del INACH. Las macroalgas se identificaron macroscópicamente y con apoyo de preparaciones histológicas que pudieran permitir la identificación de estructuras celulares características para cada taxón analizado. La clasificación se realizó al nivel taxonómico más bajo posible, respaldado con literatura especializada en macroalgas de ambientes subantárticos y antárticos (Adams 1994, Wiencke & Clayton 2002). Una vez identificadas las macroalgas estas fueron almacenadas en el laboratorio del Centro de Investigación de Recursos Marinos Subantárticos de la Universidad de Magallanes, Punta Arenas (Chile).

 

Análisis de los datos

La información obtenida de cada punto de muestreo fue analizada en base a la presencia/ausencia de macroalgas. Se determinó el número de taxa identificadas por cuadrante (0,25 m2), realizando análisis ecológicos univariados y multivariados. Por ejemplo, se determinó cuáles eran las especies importantes por sitio y profundidad a través del análisis SIMPER. Además se graficó el número de especies observadas (S obs) como indicador del esfuerzo de muestreo. Se estimó la riqueza de especies real utilizando Chao2, estimador no paramétrico basado en datos de ocurrencia de especies (Chao 1987), por medio del software EstimateS (Colwell 20051). Se determinaron las diferencias espaciales en la estructura de los ensambles por medio de la prueba estadística no paramétrica PERMANOVA (Anderson 2001), donde los factores fijos a considerar fueron el sitio de muestreo y la profundidad. Luego se aplicaron test pareados a posteriori (MANOVA) (Anderson et al. 2008) para explorar las diferencias significativas entre sitos y distintos niveles de profundidad. Para todas las pruebas se utilizaron 9999 permutaciones aleatorias. Además, para analizar las diferencias en los componentes macroalgales entre sitios y profundidades, se construyó una matriz de similitud mediante el índice de Jaccard (Ij) como un método cualitativo de β- diversidad (Villareal et al. 20062). Todos los análisis se realizaron con el programa computacional PRIMER v.6 (Clarke & Gorley 2005).

 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Se identificaron un total de 27 taxa, lo que corresponde a Bahía Maxwell (área geográfica que contiene a Bahía Collins y Bahía Fildes). En toda esta área de muestreo se observó una dominancia en el número de taxa de macroalgas Rhodophyta (n= 17; 63%), seguido por la división Ochrophyta clase Phaeophyceae (n= 9; 33,3%), mientras que las menos dominantes fueron las pertenecientes a la división Chlorophyta (n= 1; 3,7%) (Figs. 2a, b).

 

Figura 2. (a) Número de taxa por división identificadas; (b) Porcentaje de representación de cada división en
los sitios de muestreo en Bahía Collins (BC) y Bahía Fildes (BF), Isla Rey Jorge, Antártica.
(*) Indica el total de taxa identificadas por sitio y el total para toda el área de estudio
Figure 2. Number of taxa (a) and percentage (b) per division at Collins Bay (BC) and Fildes Bay (BF),
King George Island, Antarctica. (*) Indicates the total number of taxa recorded
at each site and total for the study area

 

El número total de taxa registradas por sitio fue levemente superior en Bahía Fildes (n= 19), respecto a las observadas en Bahía Collins (n= 14). Puntualmente, en Bahía Fildes, se registraron 12 taxa pertenecientes a la división Rhodophyta (63,2%), seguido de 6 taxa (31,6%) de la división Ochrophyta clase Phaeophyceae, mientras que solo 1 taxón (5,3%) se identificó de la división Chlorophyta (Figs. 2a, b). En Bahía Collins, el patrón fue similar, registrándose 8 taxa (57,1%) de la división Rhodophyta, 6 taxa (42,9%) de la división Ochrophyta clase Phaeophyceae y no se registraron representantes de la división Chlorophyta (Figs. 2a, b). Los resultados obtenidos en la presente investigación, para Bahía Fildes, son menores a los observados por Valdivia et al. (2014), quienes identificaron 25 especies de macroalgas submareales. Sin embargo, dicha investigación presentó un esfuerzo de muestreo mayor al logrado por el presente estudio, el cual fue restringido, principalmente por las condiciones climáticas del sector.

La curva de acumulación de especies para ambos sitios no se estilizó hacia un valor asintótico para el número de especies observadas (S obs) (Fig. 3). En Bahía Fildes la estimación de Chao2 fue de 49 especies (Fig. 3a), mientras que para Bahía Collins fue de 28 especies (Fig. 3b). Sin duda el efecto de muestreo, restringido por temas climáticos y logísticos propios del área, se refleja en estos resultados. Situaciones similares ya han sido descritas por otros autores (e.g., Clayton 1994).

 

Figura 3. Curvas de acumulación de especies para el número observado de especies (S obs) y el número de
especies estimado utilizando Chao2 para (a) Bahía Fildes y (b) Bahía Collins
Figure 3. Species accumulation curves plotted for the observed number of species (S obs) and the number of
species estimated by Chao2 at (a) Fildes Bay and (b) Collins Bay

 

El número promedio de taxa identificadas (S) por cuadrante varió en ambos sitios respecto a la profundidad. En Bahía Fildes es observó un aumento del número de especies, mientras que en Bahía Collins se registró una disminución respecto de la profundidad (Fig. 4). Esta diferencia posiblemente estaría marcada por el efecto del hielo marino sobre las comunidades de macroalgas en Bahía Collins, fenómeno descrito anteriormente para otros sitios de la Isla Rey Jorge (Klöser & Arntz 1994, Chung et al. 1994, Quartino & Boraso de Zaixso 2008, Newcombe & Cárdenas 2011, Quartino et al. 2013). El efecto del hielo sobre el bentos ha sido catalogado como un fenómeno muy dinámico que varía en forma espacial y también de un año a otro. De esta manera la interacción del hielo marino sobre el bentos es capaz de promover la biodiversidad, aumentando la heterogeneidad del hábitat y la coexistencia de diferentes etapas de sucesión (Smale et al. 2008). En este sentido la mayor heterogeneidad existente en Fildes comparado con Collins (cantos rodados, guijarros y grava versus macizo rocoso) estaría influenciando la mayor diversidad en el primer sitio al proveer mayor disponibilidad de refugios. Otro factor que puede explicar la disminución de especies en Bahía Collins está relacionado con la liberación de sedimento a la columna de agua por el efecto mecánico producido por el glaciar. Esta condición restringe y afecta la diversidad de las algas submareales, principalmente desde el punto de vista fisiológico (Hoyer et al 2001, Valdivia et al. 2014).

 

Figura 4. Promedio del número de taxa (0,25 m2 ± DE) por sitio de muestreo y profundidad (m)
Figure 4. Mean total number of taxa (0.25 m2 ± SD) recorded for site and depth (m)

 

Por otra parte, los indicadores de b diversidad confirman que las diferencias en la composición de macroalgas se marcan a los 5 m (Ij= 0,06; disimilitud= 97,92%) y 10 m de profundidad (Ij= 0,07; disimilitud= 92,5%). En ambos niveles el número de especies comunes no fue superior a 1, mientras que las especies no comunes fue de 16 (5 m) y 14 (10 m), reflejando diferencias en la conformación de los componentes de la flora algológica presente en ambas Bahías.

El análisis SIMPER aplicado para las muestras colectadas a 1 m de profundidad, 7 taxa explicaron el 62,5% de la disimilitud entre la Bahía Fildes y Collins. En los 5 m de profundidad, 16 especies aportaron al 97,92% de disimilitud entre ambas poblaciones y a 10 m de profundidad 13 especies contribuyeron al 92,5% de disimilitud entre Bahía Fildes y Collins. Las especies de macroalgas más frecuentes por sitio y profundidad están indicadas en la Tabla 1.

 

Tabla 1. Análisis de similitud (SIMPER) entre los sitios y por profundidad (1, 5 y 10 m)
Table 1. Similarity Percentage Analysis (SIMPER) between sites and depth (1, 5 and 10 m)

 

El análisis PERMANOVA no muestra diferencias en la conformación de los ensambles a nivel de sitio (F= 1,45; P= 0,1007), pero si confirma la existencia diferencias a nivel de profundidad (F= 2,3383; P= 0,0006), sin embargo existe una interacción significativa entre sitio y profundidad (F= 1,6177; P= 0,0204), lo que sugiere que el efecto de la profundidad no fue consistente para ambos sitios. El test a posteriori (MANOVA) identifica que dichas diferencias se marcan a 5 m (t= 1,7318; P= 0,003) y 10 m (t= 1,8918; P= 0,0056) de profundidad entre ambos sitios.

La estructura comunitaria de macroalgas en Bahía Fildes y Collins no se ve afectada en forma significativa a niveles menores de 5 m, sin embargo en los ensambles entre los 5 a 10 m, estaría regido por los grandes bosques de macroalgas pardas presentes en ambos sitios, especialmente Himantothallus grandifolius (Bahía Fildes) y Desmarestia anceps (Bahía Collins), especies capaces de modelar la estructura de las comunidades presentes en el área. Destacan sus abundancias por debajo de los 5 m (Quartino & Boraso de Zaixso 2008), patrón también descrito en Península Barton, donde macroalgas del género Desmarestia pueden alcanzar los 12.781 g m-2 a profundidades mayores a 5 m (Chung et al. 1994, Klöser et al. 1996). Por otra parte, investigaciones previas realizadas durante el mismo periodo estacional en Isla Rey Jorge, reportan riquezas de especies inferiores a las determinadas por este estudio (Sakurai et al. 1996, Quartino et al. 1998, 2001). No obstante, el número de taxa en nuestro estudio (27 taxa) es similar a otros sectores de la isla como caleta Potter, donde se han reportado 30 taxa (Klöser et al. 1996, Quartino & Boraso de Zaixso 2008).

El mayor número de taxa presentes en Bahía Fildes por sobre Bahía Collins, podría ser causado por diferentes factores locales que afectan de manera distinta a cada sitio. Por ejemplo las características de sistema semi-cerrado con menos perturbación producida por el hielo marino (Palma et al. 2007), sumado a la estructura del sustrato con presencia de roca sólida, y mezcla de cantos rodados, guijarros y grava (Newcombe & Cárdenas 2011), podrían explicar las diferencias observadas. Así mismo, en arrecifes rocosos, se ha descrito que el efecto de los gradientes ambientales, tanto en nivel inter y submareal, determinan los cambios en la fuerza de las interacciones bióticas (Scrosati et al. 2011), configurando de esa forma la presencia de distintos componentes en los ensambles. Sumado a lo anterior, las especies dominantes en términos de dosel, tienen un efecto directo sobre los ensambles de macroalgas que habitan bajo ellas. Por ejemplo, en Bahía Collins dominó Desmarestia anceps, género considerado un indicador de ambientes más hidrodinámicos, donde la posibilidad de asentamiento de otras macroalgas e invertebrados se dificulta (Clark et al. 2011). Al igual a lo descrito por Valdivia et al. (2014), en ambos sitios (Bahía Fildes y Collins), las diferencias observadas en la composición de los ensambles respecto a la profundidad, estaría regidas por la estructura propia de las comunidades y su relación al gradiente de estrés ambiental, como es el caso de la presencia de hielo marino en Bahía Collins. No obstante, es necesario seguir realizando más estudios respecto a la dinámica de las poblaciones de macroalgas bentónicas y su interacción con factores abióticos, especialmente el efecto modelador del hielo marino sobre la estructura comunitaria, tanto en ambientes inter y submareales en esta y otras áreas de la Isla Rey Jorge.

 

AGRADECIMIENTOS

Este estudio fue financiado por el Instituto Antártico Chileno a través del Proyecto INACH T-12-08 `Estructura de comunidades bentónicas en arrecifes rocosos Antárticos'. Además forma parte de una contribución al programa PMI MAG1203 `Gaia-Antártica: conocimiento y cultura antártica' de la Universidad de Magallanes. Agradecemos a la gente que apoyo las labores de muestreo en IRJ, al Dr. Carlos Olavarría quien aportó con la elaboración de los mapas correspondientes, Dr. Nelso Navarro por sus valiosas sugerencias al manuscrito y también al Laboratorio de Biorecursos Antárticos del INACH en Punta Arenas, Chile.

 

NOTAS

1Colwell RK. 2005. EstimateS: Statistical estimation of species richness and shared species from samples. Version 7.5. User's Guide and application.<http://purl.oclc.org/estimates>
2Villareal H, M Álvarez, S Córdoba, F Escobar, G Fagua, F Gast, H Mendoza, M Ospina & AM Umaña. 2006. Métodos para el análisis de datos: una aplicación para resultados provenientes de caracterizaciones de biodiversidad.<http://www.bio-nica.info/biblioteca/HumboldtAnalisisDatos.pdf>

 

LITERATURA CITADA

Adams NM. 1994. Seaweeds of New Zealand. An illustrated guide, 360 pp. Canterbury University Press, Christchurch.         [ Links ]

Amsler CHA, K Iken, JB McClintock, MO Amsler, KJ Peters, JM Hubbard, FB Furrow & BJ Baker. 2005. Comprehensive evaluation of the palatability and chemical defenses of subtidal macroalgae from the Antarctic Peninsula. Marine Ecology Progress Series 294: 141-159.         [ Links ]

Anderson MJ. 2001. A new method for non-parametric multivariate analysis of variance. Australian Journal of Ecology 26: 32-46.         [ Links ]

Anderson MJ, RN Gorley & KR Clarke. 2008. PERMANOVA+ for PRIMER: Guide to Software and Statistical Methods, 214 pp. PRIMER-E Ltda, Plymouth.         [ Links ]

Broady PA. 1996. Diversity, distribution and dispersal of Antarctic terrestrial algae. Biodiversity and Conservation 5: 1307-1335.         [ Links ]

Chao A. 1987. Estimating the population size for capture-recapture data with unequal catchability. Biometrics 43: 783-791.         [ Links ]

Chung H, YS Oh, IK Lee & DY Kim. 1994. Macroalgal vegetation of Maxwell Bay in King George Island, Antarctica. The Korean Journal of Phycology 9(1): 47-58.         [ Links ]

Clark GF, JS Stark, LA Perrett, NA Hill & EL Johnston. 2011. Algal canopy as a proxy for the disturbance history of understorey communities in East Antarctica. Polar Biology 34: 781-790.         [ Links ]

Clarke KR & RN Gorley. 2005. PRIMER v.6: User Manual / Tutorial, 91 pp. PRIMER-E, Plymouth.         [ Links ]

Clayton MN. 1994. Evolution of the Antarctic benthic algal flora. Journal of Phycology 30: 897-904.         [ Links ]

Convey P, R Bindschadler, G di Prisco, E Fahrbach, J Gutt, D Hodgson, P Mayewski, C Summerhayes & J Turner. 2009. Antarctic climate change and the environment. Antarctic Science 21: 541-563.         [ Links ]

Delepine R, IM Lamb & MH Zimmermann. 1966. Preliminary report on the marine vegetation of the Antarctic Peninsula. Proceedings of the 5th Seaweed Symposium, pp. 107-116. Pergamon Press, Halifax.         [ Links ]

Etcheverry H. 1968. Distribution of the benthic algae on the continental platform of the Antarctic Peninsula, 159 pp. Symposium on Antarctic Oceanography, Cambridge.         [ Links ]

Etcheverry H. 1983. Algas bentónicas de la Antártica Chilena. Instituto Antártico Chileno, Serie Científica INACH 30: 97-124.         [ Links ]

Fischer G & C Wiencke. 1992. Stable carbon isotope composition, depth distribution and fate of macroalgae from the Antarctic Peninsula region. Polar Biology 12: 341-348.         [ Links ]

Graeve M, P Dauby & Y Scailteur. 2001. Combined lipid, fatty acid and digestive tract content analyses: a penetrating approach to estimate feeding modes of Antarctic amphipods. Polar Biology 24: 853-862.         [ Links ]

Hoyer K, U Karsten, T Sawall & C Wiencke. 2001. Photoprotective substances in Antarctic macroalgae and their variation with respect to depth distribution, different tissues and developmental stages. Marine Ecology Progress Series 211: 117-129.         [ Links ]

Huang YM, MO Amsler, JB McClintock, CD Amsler & BJ Baker. 2007. Patterns of gammaridean amphipod abundance and species composition associated with dominant subtidal macroalgae from the western Antarctic Peninsula. Polar Biology 30(11): 1417-1430.         [ Links ]

Iken K. 1996. Tropische beziehungen zwischen Makroalgen und Herbivoren in der Potter Cove (King-George-Insel, Antarktis). Berichte zur Polarforschung 201: 1-206.         [ Links ]

Kim D. 2001. Seasonality of marine algae and grazers of an Antarctic rocky intertidal, with emphasis on the role of the limpet Nacella concinna Strebel (Gastropoda: Patellidae). Berichte zur Polar- und Meeresforschung 397: 1-136.         [ Links ]

Klöser H & W Arntz. 1994. RASCALS (Research on Antarctic shallow coastal and littoral systems). Untersuchungen zur Struktur und Dynamik eines antarktischen Küstenökosystems. Polarforschung 64(1): 27-41.         [ Links ]

Klöser H, ML Quartino & C Wiencke. 1996. Distribution of macroalgae and macroalgal communities in gradients of physical conditions in Potter Cove, King George Island, Antarctica. Hydrobiologia 333: 1-17.         [ Links ]

Knox GA. 1994. The biology of the Southern Ocean, 444 pp. Cambridge University Press, New York.         [ Links ]

Llaña AH. 1947. Primera expedición Antártica chilena. Macroalgas marinas. Revista de Biología Marina 1(1): 19-31. Full text from www.revbiolmar.cl         [ Links ]

Moe R & TE DeLaca. 1976. Occurrence of macroscopic algae along the Antarctic Peninsula. Antarctic Journal 11: 20-24.         [ Links ]

Newcombe EM & CA Cárdenas. 2011. Rocky reef benthic assemblages in the Magellan Strait and the South Shetland Islands (Antarctica). Revista de Biología Marina y Oceanografía 46: 177-188. Full text from SciELO         [ Links ]

Oliveira EC, MA Theresinha, MP Franciane & CO Mariana. 2009. The seaweed flora of Admiralty Bay, King George Island, Antarctic. Polar Biology 32: 1639-1647.         [ Links ]

Palma AT, E Poulin, MG Silva, RB San Martín, CA Muñoz & AD Díaz. 2007. Antarctic shallow subtidal echinoderms: is the ecological success of broadcasters related to ice disturbance? Polar Biology 30: 343-350.         [ Links ]

Quartino ML & AL Boraso de Zaixso. 2008. Summer macroalgal biomass in Potter Cove, South Shetland Islands, Antarctica: its production and flux to the ecosystem. Polar Biology 31: 281-294.         [ Links ]

Quartino ML, H Klöser, AL Boraso de Zaixso & H Zaixso. 1998. Communities of benthic marine algae at a sheltered site in Potter Cove King George Island, South Shetlands, Antarctica. In: Wiencke C, G Ferreyra, W Arntz & C Rinaldi (eds). The Potter Cove Coastal Ecosystem - Synopsis, pp. 74-81. Polarforschung, Berlin.         [ Links ]

Quartino M, H Klöser, I Schloss & C Wiencke. 2001. Biomass and associations of benthic marine macroalgae from the inner Potter Cove (King George Island, Antarctica) related to depth and substrate. Polar Biology 24(5): 349-355.         [ Links ]

Quartino ML, D Deregibus, GL Campana, GEJ Latorre & FR Momo. 2013. Evidence of Macroalgal Colonization on Newly Ice-Free Areas following Glacial Retreat in Potter Cove (South Shetland Islands), Antarctica. PLoS ONE 8(3): e58223. <doi:10.1371/journal.pone.0058223>         [ Links ]

Ramírez ME. 2010. Flora marina bentónica de la región austral de Sudamérica y la Antártica. Anales del Instituto de la Patagonia 38(1): 57-71.         [ Links ]

Rigby PR & Y Shirayama. 2007. Sampling diversity in coastal communities. NaGISA protocols for seagrass and macroalgal habitats, 145 pp. Kyoto University Press, Kyoto.         [ Links ]

Sakurai H, T Sato, H Arai, A Takasaki, S Tada, H Hori, I Kimpara, Y Matsuyama & M Kodama. 1996. Habitats of fish and epibenthic invertebrates in Fildes Bay, King George Island, Antarctica. Proceedings of the NIPR Symposium on Polar Biology 9: 231-242.         [ Links ]

Scrosati RA, B van Genne, CS Heaven & CA Watt. 2011. Species richness and diversity in different functional groups across environmental stress gradients: a model for marine rocky shores. Ecography 34: 151-161.         [ Links ]

Smale DA, KM Brown, DKA Barnes, KPP Fraser & A Clarke. 2008. Ice scour disturbance in Antarctic waters. Science 321: 371-371.         [ Links ]

Valdivia N, MJ Diaz, J Holtheuer, I Garrido, P Huovinen & I Gómez. 2014. Up, down, and all around: Scale-dependent spatial variation in rocky-shore communities of Fildes Peninsula, King George Island, Antarctica. PLoS ONE 9(6): e100714. <doi:10.1371/journal.pone.0100714>         [ Links ]

Wiencke C & MN Clayton. 2002. Antarctic seaweeds, 239 pp. ARG Gantner Verlag, Ruggell.         [ Links ]

Zielinski K. 1990. Bottom macroalgae of the Admiralty Bay (King George Island, South Shetlands, Antarctica). Polish Polar Research 11: 95-131.         [ Links ]

Recibido el 29 de julio de 2014 y aceptado el 28 de abril de 2015
Editor Asociado: Pilar Muñoz M.

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License