SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 issue21Pretérito presenteCuentos Completos de Luis Alberto Heiremans author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

Share


Alpha (Osorno)

On-line version ISSN 0718-2201

Alpha  no.21 Osorno Dec. 2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-22012005000100020 

 

ALPHA Nº 21 - 2005 (271-273) Diciembre 2005

RESEÑA

Roberto BOLAÑOS. 2004.
2666. Barcelona: Anagrama. 1125 pp
.


¿Otra novela con un año del futuro como título? Nineteen eighty four, fue una obra escrita en 1948 por George Orwell en la cual quería dar su visión de una sociedad futurista. Ahora “Dos mil seiscientos sesenta y seis" (¿o debería leerse el título "Veintiséis sesenta y seis" o "Dos seis seis seis"?), obra póstuma de Roberto Bolaño, un autor actualmente muy comentado. Bolaño –al contrario de Orwell–no describe un mundo futuro. No. Lo anecdótico de esta obra colosal –de más de mil páginas y, para colmo, inacabada– proviene, exclusivamente, del siglo XX y de los primeros momentos del siglo XXI, o sea, del tiempo vivido por el autor, más algunas décadas anteriores.

2666 consta de cinco partes que se podrían leer como cinco novelas sueltas (en un momento Bolaño pensó en la posibilidad de publicarlas individualmente) porque tienen pocos lazos entre sí, en cuanto a las historias narradas. La historia más coherente y de más extensión es la de Benno von Archimboldi, un alemán que finge ser escritor. En la primera parte, titulada "La parte de los críticos", cuatro especialistas de la obra de von Archimboldi –un francés, un español, una inglesa y un italiano– buscan cualquier información sobre el autor prestigioso y su obra en congresos literarios o en reuniones entre ellos mismos. Finalmente una pista les lleva a México, pero es un viaje frustrado, pues, allí no le encuentran.

Estos cuatro protagonistas –tan importantes en la primera parte– desaparecen definitivamente al final de esta parte. Sin embargo, Benno von Archimboldi a quien los críticos han buscado en vano, va a ser el protagonista de la última parte titulada, precisamente, "La parte de Archimboldi". Allí, aparece primero con su nombre original –Hans Reiter– y sólo mucho después es presentado con su seudónimo Benno von Archimboldi. Tan glorificado en la primera parte, von Archimboldi se revela en la última como un personaje bastante mediocre, que ni siquiera llega a terminar sus estudios y que pudo publicar sus libros solamente por la gracia incomprensible del editor Bubis de Hamburgo, quien le paga los anticipos que desea a pesar de la mala venta de los libros.

Entre ambas partes se sitúan "La parte de Amalfitano" –historia de un personaje muy singular, que se había mencionado sólo muy brevemente en la primera parte– "La parte de Fate" que es la historia de un periodista neoyorquino, que tiene que hacer un reportaje sobre un combate de boxeo en Santa Teresa, una ciudad imaginaria en el norte de México (que Ignacio Echevarría interpreta en su nota a la primera edición como "fiel trasunto de Ciudad Juárez") y "La parte de los crímenes", vinculada con la parte anterior por la ciudad de Santa Teresa y una que otra alusión a mujeres asesinadas bajo circunstancias misteriosas en aquella ciudad. Esta cuarta parte de la novela es la más extensa (352 páginas). En ella se cuentan asesinatos de mujeres en un orden cronológico y con bastante regularidad (uno por mes, más o menos) que ocurren entre enero de 1993 y diciembre de 1997. Por supuesto, los inspectores de la policía buscan al (o a los) asesino(s), pero sin éxito y el tiempo entre sus diversas investigaciones lo pasan follando (una de las palabras más usadas en la novela). "Sex and crime". A esta fórmula se podría reducir este capítulo, para mí el menos logrado por la evidente monotonía estructural. El vínculo que tiene con el final de la obra (el sobrino de Archimboldi está en la cárcel de Santa Teresa acusado como autor de cuatro de los asesinatos de mujeres) parece un poco rebuscado y no puede convencer totalmente.

¿Cómo se pueden llenar tantas páginas con tan poco material narrativo? Bueno, es posible con una técnica narrativa abierta, comparable a las bien conocidas muñecas rusas. Abres una y encuentras otra más pequeña dentro. Se narra un episodio y una palabra o un nombre propio da inicio a otro episodio narrativo que, a su vez, sigue la misma técnica. En este sentido, un título como 2666 se podría, también, interpretar como el número de personajes o de episodios de la obra; o como el año en el futuro hasta el que se podría seguir con esta técnica narrativa ¿Qué tienen en común el sinnúmero de episodios de este libro? Creo que la foto de la portada puede ilustrar, muy bien, el ambiente general del mundo narrado: Una persona sentada en una silla en medio de un desierto. Todos los personajes en el libro están solos. No hay ninguna relación auténtica entre un "yo" y un "tú". Hay mucho sexo, pero no hay amor ¿Al fin y al cabo, una visión del futuro comparable a la de George Orwell, a pesar de todo?

Nadie dudará que Bolaño es –o más bien era– un gran maestro del estilo y de la invención literaria. 2666 es otra prueba de estas cualidades. Los expertos en la obra de Bolaño verán en esta obra el hermano menor de Los detectives salvajes que posiblemente ha crecido un poco demasiado alto. En una ocasión, Martin Walser dijo que cada novela de más de 400 páginas tiene que justificar el exceso de longitud. El lector decidirá si 2666 justifica sus más de mil páginas, o no.

 


Ewald Weitzdörfer

Faschhoschule Kempten, Immenstädter Str. 69, 87435 Kempten, Alemania, wietzd@web.de

 

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License