SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.22 número1Empoderamiento de Trabajadoras de Casa Particular Sindicalizadas índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Psykhe (Santiago)

versión On-line ISSN 0718-2228

Psykhe vol.22 no.1 Santiago mayo 2013

http://dx.doi.org/10.7764/psykhe.22.1.553 

PSYKHE 2013, Vol. 22, N˚ 1, 3-14

 

Homofobia y Calidad de Vida de Gay y Lesbianas: Una Mirada Psicosocial

 

Homophobia and Quality of Life in Gay Men and Lesbians: A Psychosocial View

 

Jaime Barrientos y Manuel Cárdenas

Universidad Católica del Norte


La homofobia persiste en muchas sociedades occidentales, incluida la chilena. Solo recientemente se han desarrollado estudios psicosociales que evalúan la homofobia y su impacto sobre la vida de las minorías sexuales. En este artículo se exponen los hallazgos más recientes relativos al tema. Asimismo, este artículo constituye un llamado a investigar el prejuicio y sus efectos en las minorías sexuales desde una perspectiva más comprehensiva y no desde una postura individualista, que considera la homosexualidad como un "problema" y no atiende a la función social del prejuicio, esto es, sostener y legitimar el dominio de unos grupos sobre otros.

Palabras clave: homofobia, calidad de vida, psicosocial, Chile


Homophobia still exists in many Western societies, including the Chilean one. Only recently psychosocial studies have been conducted to assess homophobia and its impact on the life of sexual minorities. This paper deals with the latest findings on this issue. Moreover, the paper is a call for studying prejudice and its effects on sexual minorities from a more comprehensive perspective, not from an individualistic standpoint that considers homosexuality as a "problem", without paying attention to the social function of prejudice, that is, sustain and legitimize the dominance of some groups over others.

Keywords: homophobia, quality of life, psychosocial, Chile


 

Los Cambios Socioculturales en el Mundo Occidental y en Chile

En el mundo occidental, incluida América Latina, la articulación particular de las relaciones entre los géneros ha generado una histórica desigualdad entre hombres y mujeres, divergencia que ha beneficiado preponderantemente a los hombres heterosexuales (Barrientos, 2003; Viveros, 2001). No obstante, según diversos autores (Bozon, 2001; Connell, 2002; Haavio-Mannila, Kontula & Rotkirch, 2002; Inglehart & Baker, 2000; Weeks, 1993), la llegada de transformaciones socioculturales globales habría contribuido a modificar progresivamente las normas y valores de las sociedades occidentales en el sentido de un mayor individualismo, equidad en las relaciones entre géneros y un aumento de los valores seculares y auto-expresivos (Barrientos, 2003). Estas mutaciones sociales y culturales están generando: (a) una progresiva secularización del sexo, (b) una liberalización de las actitudes sexuales y un mayor énfasis en los derechos sexuales, (c) un incremento de la diversidad de las formas de vida doméstica y (d) una orientación de la sexualidad hacia el hedonismo, el placer y la recreación (Christopher & Sprecher, 2000; Haavio-Mannila et al., 2002).

Sin embargo, persiste un conjunto de inequidades que afectan las relaciones de género y que en América Latina son sostenidas por el machismo y el marianismo (Cianelli, Ferrer & McElmurry, 2008). El machismo, por una parte, contribuye a la discriminación de las mujeres y, por otra, genera comportamientos homofóbicos, ya que comporta un conjunto de actitudes y prácticas aprendidas que permiten el sostenimiento de un orden social en el que las minorías sexuales son sometidas o discriminadas (en términos psicosociales, se entiende por minoría a un grupo que posee menos poder social, independientemente de su tamaño demográfico). El marianismo supone la sumisión de la mujer al hombre (Barrientos, 2010) y las mujeres que se alejan de esta sumisión e incumplen lo esperado socialmente para su rol serían socialmente sancionadas por ello. El machismo y el marianismo son sistemas de roles, aprendidos en la infancia, que definen los comportamientos esperados para cada género. La trasgresión de dichos roles se traduce en una valoración negativa y en sanciones concretas, dependiendo de la sociedad en que tiene lugar (Cárdenas, Barrientos, Gómez & Frías-Navarro, 2012). Específicamente, en el caso de las personas homosexuales que trasgreden el rol esperado socialmente se produce una serie de discriminaciones que se han agrupado bajo el título de homofobia (Baral, Sifakis, Cleghorn & Beyrer, 2007; Cáceres, Pecheny, Frasca, Raupp & Pocahy, 2008; Harding, 2011).

El objetivo de este artículo es contribuir a la comprensión del fenómeno de la homofobia y su impacto en la calidad de vida de gay y lesbianas, desarrollando algunas nociones teóricas y revisando algunas de las investigaciones psicosociales efectuadas sobre este tema. La psicología social ha estudiado desde hace mucho el prejuicio y la discriminación hacia diversos grupos sociales (mujeres, minorías sexuales, etnias, entre otros; Allport, 1954) y ha desarrollado investigaciones que permiten conocer y comprender mejor las causas de dicho fenómeno, enfatizando la relación individuo-sociedad (Gaviria, García-Ael & Molero, 2012). Por tanto, la psicología social, concebida como un modo de mirar las relaciones sociales, aporta a la comprensión de la homofobia, entendiéndola como un modo particular de relaciones intergrupales que se dan en el marco de un campo que es político, en tanto atravesado por relaciones en las que circula y se ejerce el poder, y en el cual se escenifican respuestas a este.

Homofobia: Estudio del Concepto

Los estudios que analizan las actitudes negativas hacia homosexuales, efectuados a través de encuestas y estudios de opinión, se inician en los años 70 (Grey, Robinson, Coleman & Bockting, 2013), aunque se ejecutan de forma sistemática después del inicio del SIDA en los años 90 (Sandfort, 1998). No obstante, ya en los años 80 se popularizaron algunas escalas como la Attitudes Towards Lesbians and Gay Men Scale (ATLG) de Herek (1984a). Una de las razones para el retraso del estudio de la homofobia es que el fenómeno de la homosexualidad es difícil de evaluar (Michaels & Lhomond, 2006), ya que los resultados obtenidos están sometidos a las definiciones y palabras usadas para referirse a la homosexualidad (Bochow et al., 1994; Sandfort, 1998). Estas definiciones no son neutrales, pues tienden a definir el fenómeno desde la posición privilegiada de los heterosexuales.

Investigaciones europeas insinúan que la declaración de conductas y prácticas de tipo homosexual es mayor en aquellos países en los que el clima sociocultural es tolerante frente al tema homosexual (Sandfort, 1998). Por el contrario, en contextos sociales de intolerancia, la confesión de una conducta socialmente castigada, como podría ser la homosexualidad, puede equivaler metafóricamente a su declaración (Barrientos & Páez, 2000), por lo que quienes la asumen públicamente deben asumir también los costos asociados a dicha "trasgresión", es decir, la homofobia.

La homofobia como concepto ha sido usado desde los 60 para referirse a la actitud negativa hacia homosexuales (Borrillo, 2001) y a las emociones que se despiertan en las personas heterosexuales cuando entran en contacto con personas homosexuales.

Sin embargo, hoy en día se define la homofobia no como una fobia, sino como una hostilidad dirigida a los homosexuales. El componente emocional de una fobia es la ansiedad, mientras que el componente emocional de la homofobia es la ira y el enojo (Herek, 2004). En la actualidad la homofobia es una denominación que resulta insatisfactoria (Chamberland & Lebreton, 2012), porque, entre otras razones, hace referencia exclusivamente a la actitud extrema de aprensión psicológica, ocultando otras formas de hostilidad menos irracionales (Borrillo, 2001), así como las condiciones sociales de producción de dicho fenómeno. Pese a lo anterior, el uso de esta noción por parte de investigadores y miembros de las propias minorías sexuales facilitó el tránsito de la tradicional forma de pensar la homosexualidad como enfermedad o patología y focalizar la mirada en el prejuicio hacia las personas homosexuales (Adam, 1998; Herek, 2004; Plasek & Allard, 1984; Plummer, 1999).

Herek (2007) ha sugerido el uso del concepto prejuicio sexual, con el fin de superar las restricciones y críticas que ha recibido la noción de homofobia (Herek, 2000a, 2004; Herek & McLemore, 2013).

El Prejuicio Hacia Gay y Lesbianas y su Asociación con Variables Demográficas y Psicosociales

Numerosas investigaciones psicosociales se han efectuado para medir y caracterizar la homofobia en el mundo y en Chile (Barrientos & Páez, 2000; Cárdenas & Barrientos, 2008a; Herek, 1984a, 1984b, 1988, 2000b, 2002; Larsen, Reed & Hoffman, 1980; Movimiento de Integración y Liberación Homosexual [MOVILH], 2007, 2008, 2010; Ortiz-Hernández & García, 2005; Raja & Stokes, 1998; Steffens, 2005; Steffens & Wagner, 2004; Wright Jr., Adams & Bernat, 1999). Estas pesquisas han documentado que la homofobia varía en diferentes contextos y países (Bozon, Gayet & Barrientos, 2009). Además, estudios indican que hay una gran semejanza entre las consecuencias de diferentes tipos de discriminación (racismo, sexismo y homofobia) sobre las personas que son víctimas de dichas acciones (Wexler, DiFluvio & Burke, 2009), lo que sugeriría una estructura común en todos estos tipos de discriminación. Asimismo, la homofobia se asocia tanto a variables individuales como sociales.

La evidencia psicosocial existente indica que, si bien tanto hombres como mujeres heterosexuales expresan actitudes negativas hacia los gay y lesbianas, las actitudes de los hombres heterosexuales son más negativas hacia los gay que hacia las lesbianas, mientras que las mujeres heterosexuales manifiestan similares actitudes negativas hacia ambos grupos (Herek, 2000a; Kite, 1984; Kite & Whitley Jr., 1996; LaMar & Kite, 1998; Lingiardi, Falanga & D´Augelli, 2005). Este patrón podría reflejar diferencias sexuales en la organización cognitiva que subyace al prejuicio sexual (Herek, 2000a, 2007; Herek & Capitanio, 1999; Steffens & Wagner, 2004). Además, hay diferencias sociodemográficas en las actitudes negativas: estas se relacionan con la edad (a mayor edad las actitudes son más negativas; Inglehart & Welzel, 2005) y el nivel educativo (a mayor cantidad de años de educación formal menores niveles de prejuicio; Herek, 1988).

También, estudios de cognición social han probado que cuando la población heterosexual cree que la homosexualidad es una cuestión que puede ser controlada por los sujetos los índices de rechazo suelen ser mayores que cuando la elección no depende del sujeto (King, 2001).

Asimismo, en concordancia con la hipótesis psicosocial del contacto (Pettigrew & Tropp, 2005), las personas que tienen familiares homosexuales o que conocen a homosexuales con los que establecen relaciones sociales estrechas poseen actitudes más favorables hacia ellos (Bowen & Bourgeois, 2001; Hinrichs & Rosenberg, 2002; Steffens & Wagner, 2004), mientras que aquellas que no tienen dichos contactos tienen actitudes más negativas (Lingiardi et al., 2005). Por su parte, los hombres heterosexuales tienden a tomar más distancia social de gay que de lesbianas (King & Black, 1999; Kite & Whitley Jr., 1996; La Mar & Kite, 1998), dadas las probabilidades de que la cercanía con ellos sea interpretada como similitud categorial y con ello se expongan al castigo social que dicha semejanza percibida podría acarrear.

Las investigaciones han descubierto una relación compleja entre prejuicio y religión (Gentry, 1987; Herek, 1988; Morrison & Morrison, 2002). La religión es una variable importante en Chile, ya que existen antecedentes que permiten afirmar que podría obstruir el bienestar y la calidad de vida de gay y lesbianas (Barrientos Cárdenas, Díaz & Muñoz, 2012). Los estudios indican que las personas que asisten más a menudo a servicios religiosos manifiestan actitudes más negativas hacia gay y lesbianas (Cárdenas & Barrientos, 2008a; Finlay & Walther, 2003). La religión contendría una serie de exigencias implícitas sobre los comportamientos y los roles esperados para cada género, por lo que la trasgresión de los mismos sería considerada como un ataque directo hacia dichas creencias de carácter sagrado.

Asimismo, se ha reportado una estrecha relación entre actitudes negativas hacia la homosexualidad y actitudes tradicionales hacia los roles de género o sexismo (Herek, 1988; Kite & Deaux, 1986; Nierman, Thompson, Bryan & Mahaffey, 2007). Si el que violenta el rol de género es hombre, esta trasgresión es vista como más grave que en el caso de las mujeres (Herek, 1984a; La Mar & Kite, 1998). La única salvedad que se ha encontrado a este resultado es cuando se hace saliente la demanda por igualdad de las lesbianas, en cuyo caso ellas son peor valoradas que los gay (Barrientos & Cárdenas, 2012). Estos resultados podrían indicar que la imagen de lesbiana es perfectamente asimilable dentro de las fantasías heterosexuales y las relaciones de género inequitativas, pero cuando se trata de demanda por acceso igualitario a derechos, las lesbianas serían peor valoradas, quizás debido al hecho de que la demanda de hombres gay es considerada "descendente" (hombres que renuncian derechos por su identidad devaluada) y la de lesbianas "ascendente" (mujeres que exigen derechos al interior de una sociedad machista).

Se ha observado que los hombres gay que expresan rasgos y conductas asociadas socioculturalmente con lo femenino padecen más prejuicio que aquellos que no expresan estas características (Sandfort, Meléndez & Díaz, 2007). Estas rígidas normas sociales de género que valoran desigualmente lo femenino y lo masculino castigan a quienes se desvían de ellas, por lo cual, en el caso de los gay, además de soportar la homofobia, pueden sufrir la discriminación en manos de su propio grupo por apartarse de los mandatos culturales de género.

Finalmente, se ha encontrado que las actitudes negativas hacia gay y lesbianas se asocian fuertemente con autoritarismo de derecha (right-wing authoritarianism; Dunbar, Brown & Amoroso, 1973; Whitley Jr. & Ægisdóttir, 2000). Es decir, quienes manifiestan más prejuicio contra minorías sexuales son, a su vez, quienes más dispuestos están a someterse a las autoridades percibidas como legítimas, dirigiendo su agresividad contra las personas que se perciben como sancionadas por dicha autoridad. Se trata de personas con un alto grado de adhesión a las normas aprobadas por la sociedad y sus autoridades. Además, se ha encontrado una estrecha relación con el conservadurismo valórico (Morrison & Morrison, 2002) e identificación con ideas conservadoras y adhesión a partidos de derecha (Herek, 1988; Hicks & Lee, 2006; Steffens & Wagner, 2004).

La Homofobia en Chile

La medición de la homofobia en Chile se efectúa de forma sistemática desde la década de los 90 mediante las preguntas efectuadas en las encuestas del Latinobarómetro y la World Values Survey (WVS). Lamentablemente, ellas evalúan el grado en que la homofobia sería "justificable" mediante una sola pregunta. Más adelante, a fines de los 90, la Fundación Ideas (1997, 2001, 2003) comenzó a realizar un conjunto de mediciones que ampliaron el rango de preguntas y temas. Últimamente, diversas organizaciones de lesbianas, gay, bisexuales y transgéneros (en adelante LGBT), junto con organismos nacionales e internacionales, han efectuado mediciones más complejas sobre el grado de homofobia en Chile (Instituto Nacional de la Juventud, 2010; MOVILH, 2012; ONUSIDA, Organización de las Naciones Unidas para la Educación, La Ciencia y la Cultura, Chile, Ministerio de Salud, VIVOPOSITIVO & ASOSIDA, 2012).

Dichos estudios muestran que en la actualidad la población chilena tendría actitudes más positivas hacia las minorías sexuales (Fundación Ideas, 1997, 2001, 2003; MOVILH, 2012, 2013). Los datos provenientes del Latinobarómetro y la WVS revelan que las actitudes negativas hacia la homosexualidad en Chile han disminuido rápidamente en los últimos 20 años (MOVILH, 2012, 2013), pasándose de una media de 1,8 en 1990 a 5,3 en el año 2009 (en una escala que va desde 1 = nunca justificable hasta 10 = siempre justificable).

Solo recientemente se han usado escalas de homofobia que incluyen varios ítems e indicadores y que son usadas en diversos contextos y validadas para su uso en muestras nacionales (Cárdenas & Barrientos, 2008a; Nierman et al., 2007). La más conocida de estas es la ATLG (Herek, 1984a). También recientemente algunas investigaciones se están centrando en los cambios en la expresión de la homofobia. Dichos estudios han mostrado que, incluso entre la población que pretende genuinamente ser igualitaria a nivel explícito, hay una proporción importante que puede expresar de un modo implícito actitudes negativas (Cárdenas & Barrientos, 2008b).

Por otra parte, el tema de los derechos de las minorías sexuales está más instalado en la agenda pública nacional, especialmente luego de una serie de casos de alta connotación pública (como el de la agresión homofóbica que terminó con la vida del joven Daniel Zamudio) y la posterior aprobación en el año 2012 de la ley anti-discriminación. No obstante, una mirada más profunda revela los problemas de convivencia que aún persisten en Chile y las condiciones de inequidad de trato a las que son sometidos los homosexuales (MOVILH, 2012, 2013).

En los últimos años se han efectuado algunos estudios que han evaluado las agresiones sufridas por la población LGBT (Barrientos et al., 2012; Barrientos, Silva, Catalan, Gómez & Longueira, 2010; MOVILH & Fundación Progresa, 2012; ONUSIDA et al., 2012), los cuales muestran una elevada proporción de personas LGBT que declaran haber sido discriminadas en diversas situaciones y contextos. Por ejemplo, un reciente estudio efectuado con 258 personas LGBT reportaba que el 52,7% declaraba haber sido discriminada alguna vez en forma individual y directa (MOVILH & Fundación Progresa, 2012). Otro estudio con población LGBT indica que un 75,5% declara haber sido discriminada y un 77,8%, haber sido agredida en diversos contextos (Barrientos et al., 2012). Por último, diversas organizaciones LGBT registran los casos de discriminación y recogen las denuncias sobre los mismos (MOVILH, 2012, 2013). Según el MOVILH (2012), entre los años 2002 y 2011 han aumentado los casos y las denuncias por discriminación desde 48 casos a 186.

Efectos del Prejuicio en la Calidad de Vida de Gay y Lesbianas

Un interesante ámbito de investigación sobre los principales efectos de la homofobia es el referido a la calidad de vida de las minorías sexuales. Se trata de un asunto relevante, ya que el prejuicio tiene repercusiones para la vida de las personas afectadas más allá del ámbito objetivo. Es decir, no solo disminuye sus posibilidades de acceso a recursos o limita sus derechos, sino que además se ha asociado a un fuerte impacto en su salud y bienestar.

La calidad de vida es un indicador del sentido de bienestar subjetivo de las personas (Kahneman, Diener & Schwarz, 2000) y está afectada por dimensiones psicológicas, psicosociales, sociales, culturales y económicas (Barrientos, 2005). Se trata de un campo en el que se observa un creciente interés en la investigación psicosocial asociada a las minorías sexuales (Gómez & Barrientos, 2012; Kuyper & Vanwesenbeeck, 2011; Sandfort, Bakker, Schellevis & Vanwesenbeeck, 2006, 2009; Sandfort, de Graaf & Bijl, 2003), aunque aún siguen predominando los estudios de carácter epidemiológico centrados en las infecciones de transmisión sexual y el VIH (Boehmer, 2002). Sin embargo, diversos estudios han reportado que ser gay o lesbiana está relacionado con riesgo de experimentar violencia o ser tratado con violencia (Beck, Firdion, Legleye & Schiltz, 2010; Russell, Franz & Driscoll, 2001).

La vivencia de la homofobia podría generar efectos negativos en la calidad de vida de gay y lesbianas. Estudios efectuados sobre estas poblaciones han comprobado que estas tienen un mayor riesgo de sufrir desórdenes psiquiátricos que la heterosexual (Cochran & Mays, 2000). La evidencia indica que los gay padecen más depresión y ataques de pánico (Cochran & Mays, 2000) y que en lesbianas hay mayores niveles de dependencia al alcohol y las drogas (Cochran, Keenan, Schober & Mays, 2000). Otros estudios han documentado asociaciones entre estrés psicológico y percepción de discriminación en homosexuales (Díaz, Ayala, Bein, Henne & Marin, 2001; Mays & Cochran, 2001) y experiencias de victimización (Herek, Gillis & Cogan 1999; Hershberger & D´Augelli, 1995; Pescoe & Smart Richman, 2009; Waldo, Hesson- McInnis & D´Augelli, 1998). Otro conjunto de estudios sugiere que la experiencia de discriminación puede resultar en cambios psicológicos negativos y en efectos fisiológicos que podrían contribuir a mayor morbilidad (Pérez-Benítez, O´Brien, Carels, Gordon & Chiros, 2007). Asimismo, los malos tratos se asocian a baja autoestima e incremento de ideación y riesgo suicida, cuestión que ha sido documentada entre adolescentes y jóvenes adultos que tienen una orientación sexual minoritaria (Cochran & Mays, 2000; Hidaka & Operario, 2006; Mathy, 2002; Mays & Cochran, 2001; Meyer, 1995, 2003; Paul et al., 2002). Generalmente, los eventos de victimización y "salir del closet" (dar a conocer la orientación sexual a otros) pueden ser asociados al suicidio, ya que pueden provocar estrés emocional y baja autoestima, consumo abusivo de sustancias y consecuentes desórdenes del estado de ánimo (Frost & Meyer, 2009; Paul et al., 2002). No obstante lo anterior, también existe evidencia de que "salir del closet", sumado a adecuados niveles de soporte social real y/o percibido (redes sociales disponibles), tiene efectos positivos en el ajuste psicológico y la autoestima, ya que proveería un modelo de rol homosexual (Teasdale & Bradley-Engen, 2010) y una comunidad de referencia que valida la experiencia del individuo.

No se conocen las causas de por qué gay y lesbianas sufren estos problemas de salud mental, aunque la ansiedad, las alteraciones emocionales y el consumo abusivo de sustancias son muy sensibles a factores socioculturales (Kessler, Mickelson & Williams, 1999). Por ejemplo, investigaciones sobre desigualdad social y efectos sobre la salud mental proponen que factores como la etnicidad o el nivel socioeconómico afectan la exposición a factores negativos que podrían modificar la adquisición de recursos personales y sociales, tales como autoestima y soporte social (Kertzner, Meyer, Frost & Stirratt, 2009; Mays & Cochran, 2001; Williams & Mohammed, 2009). Además, las lesbianas deben enfrentar el sexismo, lo que, sumado al prejuicio específico por su orientación sexual, podría incrementar aún más su vulnerabilidad física y mental.

Meyer (1995, 2003) ha desarrollado un modelo psicosocial de estrés de minorías (minority stress) para abordar los efectos del prejuicio hacia las minorías. Según él, las personas que forman parte de grupos minoritarios están expuestas a estresores sociales específicos: prejuicio, expectativas de rechazo, huida y ocultamiento.

La mayor parte de la evidencia respecto de los efectos negativos de la homofobia sobre la salud física y mental de las personas víctimas de esta corresponde a otros contextos, como Estados Unidos y Europa (Burgess, Lee, Tran & van Ryn, 2008; Herek et al., 1999; Warner et al., 2004), siendo escasos los estudios que documentan dicha asociación en América Latina (Ghorayeb & Dalgalarrondo, 2011). Además, la mayor parte de los estudios efectuados usan indicadores negativos de salud física y mental, indagando en la prevalencia de sintomatología física y psicológica (Mulé et al., 2009; Wong & Tang, 2003). Este enfoque patogénico deja fuera aspectos como el bienestar psicológico y social y la felicidad, siendo muy recientes los estudios que los abordan (Kertzner et al., 2009). El crecimiento postraumático o la resiliencia son otros fenómenos importantes que han comenzado a ser estudiados recientemente en esta población, ya que muchos gay y lesbianas contarían con un conjunto de factores protectores que les permitiría hacer frente al prejuicio, promoviendo en ellos la salud y el bienestar (Mustanski, Newcomb, & Garofalo, 2011). Si bien se ha reportado que pertenecer a un grupo minoritario sería un predictor positivo de bienestar (Ryff, Keyes & Hughes, 2003), Riggle, Rostosky y Danner (2009) encontraron que las minorías sexuales presentaban menores niveles de bienestar en comparación a la población general.

Pocos son los estudios en Chile sobre el tema (Barrientos, Cárdenas, Vidal & Gómez, 2011). Sin embargo, entre los estudios desarrollados se ha encontrado que gay chilenos presentan menores niveles de felicidad en comparación con la población general (Barrientos, Cárdenas & Gómez, 2013). Además, un estudio reciente muestra diferencias significativas entre hombres heterosexuales y hombres gay en la dimensión integración social de la escala de bienestar social: los gay reportan una peor evaluación de los lazos que mantienen con la sociedad y su comunidad, en comparación a su contraparte heterosexual (Gómez & Barrientos, 2012). Por último, también se ha encontrado que aquellos gay que perciben mayor estigma y discriminación por su identidad son quienes reportan efectos más severos en su felicidad (son menos felices y evalúan su vida de esta forma) y bienestar social (valoran más negativamente su contribución a la sociedad; ONUSIDA et al., 2012).

Discusión

Este artículo constituye una invitación a ahondar en la pesquisa psicosocial en homofobia y la calidad de vida de minorías sexuales, generando investigaciones que posibiliten contribuir a las políticas anti-discriminación y a las acciones específicas orientadas a estas poblaciones. Adoptar una perspectiva psicosocial implica centrarse en la articulación de niveles de análisis (en este caso, niveles individual y social) y en el conflicto que surge en el encuentro entre el individuo y la sociedad. Además, es un llamado a reconocer la historicidad de las categorías sociales y los juicios que sobre ellas se generan. En este sentido, se trata, también, de una interpelación a la psicología como disciplina y a los usos que se ha hecho de esta para legitimar el prejuicio hacia diversas poblaciones, entre ellas la de gay y lesbianas. Si bien durante mucho tiempo la psicología contribuyó a concebir la homosexualidad como una patología y fue usada para justificar la discriminación hacia los homosexuales, desde el año 1974 -año en que la homosexualidad fue retirada del Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders- se ha ido avanzando en dejar de concebir a la homosexualidad como una enfermedad, así como en la comprensión multifacética de dicho fenómeno (Bayer, 1981). Hoy en día existen diversas convenciones científicas nacionales e internacionales (Organización Mundial de la Salud, Organización Panamericana de la Salud, American Psychological Association y el Colegio de Psicólogos de Chile) que no asocian la homosexualidad a una orientación patológica y han cuestionado firmemente la utilización de terapias reparativas de la orientación sexual.

En este artículo abogamos por un modelo de abordaje que hemos denominado psicosocial y que implica instalarse en el espacio en que se articulan los niveles psicológico y social. Se trata de un espacio conflictivo en el que confluyen el individuo y las normas sociales y en el que, lejos de seguir explicando los hechos mediante la apelación a taxonomías, se intente comprenderlos por las relaciones que establecen entre sí las diferentes entidades o grupos presentes en el campo. En el tema del prejuicio esto supondría mostrar cómo los fenómenos producidos son un efecto de determinadas relaciones sociales entre grupos -con diferentes tipos de posiciones en la estructura social- y con diferentes objetivos y fines. Estas relaciones se dan en un campo político en que se escenifican esfuerzos hacia la normalización y la innovación minoritaria. Se trata de un campo de carácter ternario, donde las minorías comienzan a desplegar esfuerzos para influenciar a la población y modificar las normas que les impiden llevar vidas más plenas y satisfactorias. Desde este punto de vista, este artículo constituye un llamado a investigar el asunto teniendo en consideración una perspectiva más comprehensiva y menos individualista que solo termina por considerar la homosexualidad como un "problema" de un colectivo particular o individuos concretos, sin atender al origen y función social del prejuicio, esto es, sostener, reforzar y legitimar el dominio de unos grupos sobre otros.

En el contexto social y cultural nacional, la creciente secularización de los valores ha ido generando reacciones negativas en aquellos grupos con valores más tradicionales que se oponen a la integración de diversos grupos sociales minoritarios (MOVILH, 2013). La valoración de los derechos individuales y colectivos, así como la creciente demanda de equidad, producen tensión con los modelos de familia y género sostenidos por las tradiciones patriarcales y las posiciones sociopolíticas más conservadoras. Estas transformaciones han producido modificaciones en los valores y normas, así como en la definición y fluidez de la orientación e identidad sexual (Zea, Reisen & Díaz, 2003), lo que podría facilitar la vivencia de la diferencia en las sociedades. Pero estos cambios, alentadores muchas veces, van de la mano con nuevas formas de prejuicio más sutiles y menos burdas que las de antaño y con la emergencia de conflictos que, dada la "naturalidad" del prejuicio, no eran visibles hasta hace poco. Se deberán seguir estudiando las diversas formas que adquiere el prejuicio en la actualidad y los efectos que tiene sobre las minorías que lo padecen (Barrientos & Cárdenas, 2012). Las futuras investigaciones deberán explorar los sesgos de deseabilidad social que podrían afectar las indagaciones sobre este tema en los que se pone en juego la identidad social, provocando discriminación (Marín & Marín, 1991). Un campo enormemente fructífero para la indagación psicosocial será el de los esfuerzos minoritarios por constituirse en grupos portadores de una norma nueva y que intenten con su acción modificar las existentes. Es bien conocido que el conflicto que instalan las minorías constituye su principal fortaleza en dicha empresa (Moscovici, 1981) y que será el modo en que dicho conflicto sea captado -centrarse en el contenido o la categorización social- lo que permitirá o no la re-traducción psíquica de un conflicto social, logrando o impidiendo con ello la influencia deseada por la minoría.

Por último, la psicología debe contribuir al logro del bienestar y la calidad de vida de todas las personas, respetando sus derechos. Usar la psicología para perpetuar, reproducir o justificar conductas o discursos discriminadores constituye un peligro que debe ser cuidadosamente analizado y vigilado, en el contexto de una sociedad como la chilena que, en estos últimos tiempos, ha hecho sustanciales avances en materia de derechos sociales y civiles, como la reciente promulgación de la ley anti-discriminación, pero que como contrapartida ha sido testigo de impactantes crímenes de odio contra personas homosexuales en virtud de su pertenencia a dicha categoría social. Lo anterior implica un compromiso concreto de la disciplina con el bienestar de las minorías y la lucha contra los evidentes efectos que el prejuicio tiene sobre las personas.

Referencias

Adam, B. D. (1998). Theorizing homophobia. Sexualities, 1, 387-404. doi:10.1177/136346098001004001        [ Links ]

Allport, G. W. (1954). The nature of prejudice. Cambridge, MA: Addison Wesley.         [ Links ]

Baral, S., Sifakis, F., Cleghorn, F. & Beyrer, C. (2007). Elevated risk for HIV infection among men who have sex with men in low- and middle-income countries 2000-2006: A systematic review. PLOS Medicine, 4, 1901-1911. doi:10.1371/journal.pmed.0040339        [ Links ]

Barrientos, J. (2003). La satisfacción sexual en Chile desde una perspectiva psicosocial (Tesis de Doctorado no publicada), Facultad de Psicología, Universitat de Barcelona, España.         [ Links ]

Barrientos, J. (2005). Calidad de vida: bienestar subjetivo. Santiago, Chile: Ediciones UDP.         [ Links ]

Barrientos, J. (2010). Sexual initiation for heterosexual individuals in northern Chile. Sexuality Research and Social Policy, 7, 37-44. doi:10.1007/s13178-010-0007-0        [ Links ]

Barrientos, J. E. & Cárdenas, M. (2012). A confirmatory factor analysis of the Spanish language version of the Attitudes Toward Lesbians and Gay Men (ATLG) Measure. Universitas Psychologica, 11, 579-586.         [ Links ]

Barrientos, J., Cárdenas, M., Díaz, J. & Muñoz, F. (2012). Derechos, políticas, violencia y diversidad sexual: segunda encuesta marcha por la diversidad sexual-Santiago 2011. Santiago, Chile: Universidad Católica del Norte/Movimiento por la Diversidad Sexual.         [ Links ]

Barrientos, J., Cárdenas, M. & Gómez, F. (2013). Características sociodemográficas, bienestar subjetivo y homofobia en una muestra de hombres chilenos que se autoidentifica como gay. Manuscrito sometido para publicación.         [ Links ]

Barrientos, J., Cárdenas, M., Vidal, F. & Gómez, F. (2011). Homofobia y su impacto en la calidad de vida de gay y lesbianas: estado del arte. Tercer Milenio, 21, artículo 2. Extraído de http://www.periodismoucn.cl/tercermilenio/2011/05/homofobia-y-su-impacto-en-la-calidad-de-vida-de-gay-y-lesbianas-estado-del-arte-6/        [ Links ]

Barrientos, J. & Páez, D. (2000). Identidad homo-bisexual en Chile. En Chile, Ministerio de Salud, Comisión Nacional del SIDA & Agence Nationale de Recherches sur le SIDA et les hépatites virales, Estudio Nacional de Comportamiento Sexual: primeros resultados (pp. 123-129). Santiago, Chile: Ministerio de Salud.         [ Links ]

Barrientos, J., Silva, J., Catalan, S., Gómez, F. & Longueira, J. (2010). Discrimination and victimization: Parade for lesbian, gay, bisexual, and transgender (LGBT) pride, in Chile. Journal of Homosexuality, 57, 760-775. doi:10.1080/00918369.2010.485880        [ Links ]

Bayer, R. (1981). Homosexuality and American psychiatry: The politics of diagnosis. New York, NY: Basic Books.         [ Links ]

Beck, F., Firdion, J.-M., Legleye, S. & Schiltz, M.-A. (2010). Les minorités sexuelles face au risque suicidaire: Acquis des sciences sociales et perspectives [Las minorías sexuales de cara al riesgo de suicidio: conocimientos de las ciencias sociales y perspectivas]. Paris, Francia: Institut National de Prévention et D´éducation Pour la Santé         [ Links ].

Bochow, M., Chiarotti, F., Davies, P., Dubois-arber, F., Dür W, Fouchard, J. … Wasserfallen, F. (1994). Sexual behaviour of gay and bisexual men in eight European countries. AIDS Care, 6, 533-549. doi:10.1080/09540129408258668

Boehmer, U. (2002). Twenty years of public health research: Inclusion of lesbian, gay, bisexual, and transgender populations. American Journal of Public Health, 92, 1125-1130. doi:10.2105/AJPH.92.7.1125        [ Links ]

Borrillo, D. (2001). Homofobia. Barcelona, España: Edicions Bellaterra.         [ Links ]

Bowen, A. M. & Bourgeois, M. J. (2001). Attitudes toward lesbian, gay, and bisexual college students: The contribution of pluralistic ignorance, dynamic social impact, and contact theories. Journal of American College Health, 50, 91-96. doi:10.1080/07448480109596012        [ Links ]

Bozon, M. (2001). Sexuality, gender, and the couple: A sociohistorical perspective. Annual Review of Sex Research, 12(1), 1-31. doi:10.1080/10532528.2001.10559792        [ Links ]

Bozon, M., Gayet, C. & Barrientos, J. (2009). A life course approach to patterns and trends in modern Latin American sexual behaviour. JAIDS Journal of Acquired Immune Deficiency Syndromes, 51(Supplement 1), S4-S12. doi:10.1097/QAI.0b013e3181a2652f        [ Links ]

Burgess, D., Lee, R., Tran, A. & van Ryn, M. (2008). Effects of perceived discrimination on mental health and mental health services utilization among gay, lesbian, bisexual and transgender persons. Journal of LGBT Health Research, 3(4), 1-14. doi:10.1080/15574090802226626        [ Links ]

Cáceres, C. F., Pecheny, M., Frasca, T. Raupp, R. & Pocahy, F. (2008). Review of legal frameworks and the situation of human rights related to sexual diversity in low and middle income countries. Genève, Suiza: UNAIDS. Extraído de http://www.sxpolitics.org/wp-content/uploads/2009/03/review-of-legal-frameworks.pdf        [ Links ]

Cárdenas, M. & Barrientos, J. (2008a). The Attitudes Toward Lesbians and Gay Men Scale (ATLG): Adaptation and testing the reliability and validity in Chile. The Journal of Sex Research, 45, 140-149. doi:10.1080/00224490801987424        [ Links ]

Cárdenas, M. & Barrientos, J. (2008b). Actitudes explícitas e implícitas hacia los hombres homosexuales en una muestra de estudiantes universitarios en Chile. Psykhe, 17(2), 17-25. doi:10.4067/S0718-22282008000200002        [ Links ]

Cárdenas, M., Barrientos, J., Gómez, F. & Frías-Navarro, D. (2012). Attitudes toward gay men and lesbians and their relationship with gender role beliefs in a sample of Chilean university students. International Journal of Sexual Health, 24, 226-236. doi:10.1080/19317611.2012.700687        [ Links ]

Chamberland, L. & Lebreton, C. (2012). Réflexions autour de la notion d´homophobie: Succès politique, malaises conceptuels et application empirique [Reflexiones sobre la noción de homofobia: éxito político, malestares conceptuales y aplicaciones empíricas]. Nouvelles Questions Féministes, 31(1), 27-43.         [ Links ]

Christopher, F. S. & Sprecher, S. (2000). Sexuality in marriage, dating, and other relationships: A decade review. Journal of Marriage and Family, 62, 999-1017. doi:10.1111/j.1741-3737.2000.00999.x        [ Links ]

Cianelli, R., Ferrer, L. & McElmurry, B. J. (2008). HIV prevention and low-income Chilean women: Machismo, marianismo and HIV misconceptions. Culture, Health & Sexuality, 10, 297-306. doi:10.1080/13691050701861439        [ Links ]

Cochran, S. D., Keenan, C., Schober, C. & Mays, V. M. (2000). Estimates of alcohol use and clinical treatment needs among homosexually active men and women in the U.S. population. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 68, 1062-1071. doi:10.1037/0022-006X.68.6.1062        [ Links ]

Cochran, S. D. & Mays, V. M. (2000). Lifetime prevalence of suicide symptoms and affective disorders among men reporting same-sex sexual partners: Results from NHANES III. American Journal of Public Health, 90, 573-578. doi:10.2105/AJPH.90.4.573        [ Links ]

Connell, R. (2002). Gender. London, Reino Unido: Polity.         [ Links ]

Díaz, R. M., Ayala, G., Bein, E., Henne, J. & Marin, B. V. (2001). The impact of homophobia, poverty, and racism on the mental health of gay and bisexual Latino men: Findings from 3 US cities. American Journal of Public Health, 91, 927-932. doi:10.2105/AJPH.91.6.927        [ Links ]

Dunbar, J., Brown, M. & Amoroso, D. M. (1973). Some correlates of attitudes toward homosexuality. The Journal of Social Psychology, 89, 271-279. doi:10.1080/00224545.1973.9922600        [ Links ]

Finlay, B. & Walther, C. S. (2003). The relation of religious affiliation, service attendance, and other factors to homophobic attitudes among university students. Review of Religious Research, 44, 370-393.         [ Links ]

Frost, D. M. & Meyer, I. H. (2009). Internalized homophobia and relationship quality among lesbians, gay men and bisexuals. Journal of Counseling Psychology, 56, 97-109. doi:10.1037/a0012844        [ Links ]

Fundación Ideas (1997). Primera Encuesta de Tolerancia y No Discriminación. Santiago, Chile: Autor.         [ Links ]

Fundación Ideas (2001). Segunda Encuesta de Tolerancia y No Discriminación. Santiago, Chile: Autor.         [ Links ]

Fundación Ideas (2003). Tercera Encuesta de Tolerancia y No Discriminación. Santiago, Chile: Autor.         [ Links ]

Gaviria, E., García-Ael, C. & Molero, F. (2012). Investigación-acción. Aportaciones de la investigación a la reducción del estigma. Madrid, España: Sanz y Torres.         [ Links ]

Gentry, C. S. (1987). Social distance regarding male and female homosexuals. The Journal of Social Psychology, 127, 199-208. doi:10.1080/00224545.1987.9713680:        [ Links ]

Ghorayeb, D. B. & Dalgalarrondo, P. (2011). Homosexuality: Mental health and quality of life in a Brazilian socio-cultural context. International Journal of Social Psychiatry, 57, 496-500. doi:10.1177/0020764010371269        [ Links ]

Gómez, F. & Barrientos, J. (2012). Efectos del prejuicio sexual en la salud mental de gays y lesbianas, en la ciudad de Antofagasta, Chile. Sexualidad, Salud y Sociedad - Revista Latinoamericana, 10, 100-123.         [ Links ]

Grey, J. A., Robinson, B. B. E., Coleman, E. & Bockting, W. O. (2013). A systematic review of instruments that measure attitudes toward homosexual men. Journal of Sex Research, 50, 329-352. doi:10.1080/00224499.2012.746279        [ Links ]

Haavio-Mannila, E., Kontula, O. & Rotkirch, A. (2002). Sexual lifestyles in the twentieth century: A research study. New York, NY: Palgrave Macmillan.         [ Links ]

Harding, R. (2011). Regulating sexuality: Legal consciousness in lesbian and gay lives. Oxford, Reino Unido: Routledge.         [ Links ]

Herek, G. M. (1984a). Attitudes towards lesbians and gay men: A factor-analytic study. En J. P. De Cecco (Ed.), Homophobia: An overview (pp. 39-51). New York, NY: Haworth Press.         [ Links ]

Herek, G. M. (1984b). Beyond "homophobia": A social psychological perspective on attitudes towards lesbians and gay men. En J. P. De Cecco (Ed.), Homophobia: An overview (pp. 1-21). New York, NY: Haworth Press.         [ Links ]

Herek, G. M. (1988). Heterosexuals´ attitudes toward lesbians and gay men: Correlates and gender differences. The Journal of Sex Research, 25, 451-477. doi:10.1080/00224498809551476        [ Links ]

Herek, G. M. (2000a). Sexual prejudice and gender: Do heterosexuals´ attitudes toward lesbians and gay men differ? Journal of Social Issues, 56, 251-266. doi:10.1111/0022-4537.00164        [ Links ]

Herek, G. M. (2000b). The psychology of sexual prejudice. Current Directions in Psychological Science, 9, 19-22. doi:10.1111/1467-8721.00051        [ Links ]

Herek, G. M. (2002). Gender gaps in public opinion about lesbians and gay men. Public Opinion Quarterly, 66, 40-66. doi:10.1086/338409        [ Links ]

Herek, G. M. (2004). Beyond "homophobia": Thinking about sexual prejudice and stigma in the twenty-first century. Sexuality Research and Social Policy, 1(2), 6-24. doi:10.1525/srsp.2004.1.2.6        [ Links ]

Herek, G. M. (2007). Confronting sexual stigma and prejudice: Theory and practice. Journal of Social Issues, 63, 905-925. doi:10.1111/j.1540-4560.2007.00544.x        [ Links ]

Herek, G. M. & Capitanio, J. P. (1996). "Some of my best friends": Intergroup contact, concealable stigma, and heterosexuals´ attitudes toward gay men and lesbians. Personality and Social Psychology Bulletin, 22, 412-424. doi:10.1177/0146167296224007        [ Links ]

Herek, G. M., Gillis, J. R. & Cogan, J. C. (1999). Psychological sequelae of hate-crime victimization among lesbian, gay, and bisexual adults. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 67, 945-951. doi:10.1037/0022-006X.67.6.945        [ Links ]

Herek, G. M. & McLemore, K. A. (2013). Sexual prejudice. Annual Review of Psychology, 64, 309-333. doi:10.1146/annurev.clinpsy.3.022806.091510        [ Links ]

Hershberger, S. L. & D´Augelli, A. R. (1995). The impact of victimization on the mental health and suicidality of lesbian, gay, and bisexual youths. Developmental Psychology, 31, 65-74. doi:10.1037/0012-1649.31.1.65        [ Links ]

Hicks, G. R. & Lee, T.-T. (2006). Public attitudes toward gays and lesbians: Trends and predictors. Journal of Homosexuality, 51(2), 57-77. doi:10.1300/J082v51n02_04        [ Links ]

Hidaka, Y. & Operario, D. (2006). Attempted suicide, psychological health and exposure to harassment among Japanese homosexual, bisexual or other men questioning their sexual orientation recruited via the internet. Journal of Epidemiology & Community Health, 60, 962-967. doi:10.1136/jech.2005.045336        [ Links ]

Hinrichs, D. W. & Rosenberg, P. J. (2002). Attitudes toward gay, lesbian, and bisexual persons among heterosexual liberal art college students. Journal of Homosexuality, 43(1), 61-84. doi:10.1300/J082v43n01_04        [ Links ]

Inglehart, R. & Baker, W. E. (2000). Modernization, cultural change, and the persistence of traditional values. American Sociological Review, 65, 19-51.         [ Links ]

Inglehart, R. & Welzel, C. (2005). Modernization, cultural change and democracy: The human development sequence. New York, NY: Cambridge University Press.         [ Links ]

Instituto Nacional de la Juventud (2010). Sexta Encuesta Nacional de Juventud. Santiago, Chile: Autor.         [ Links ]

Kahneman, D., Diener, E. & Schwarz, N. (Eds.) (2000). Well-being: The foundations of hedonic psychology. New York, NY: Russell Sage Foundation.         [ Links ]

Kertzner, R. M., Meyer, I. H., Frost, D. M. & Stirratt, M. J. (2009). Social and psychological well-being in lesbians, gay men, and bisexuals: The effects of race, gender, age, and sexual identity. American Journal of Orthopsychiatry, 79, 500-510. doi:10.1037/a0016848        [ Links ]

Kessler, R. C., Mickelson, K. D. & Williams, D. R. (1999). The prevalence, distribution, and mental health correlates of perceived discrimination in the United States. Journal of Health and Social Behavior, 40, 208-230.         [ Links ]

King, B. R. (2001). Ranking of stigmatization toward lesbians and their children and the influence of perception of controllability of homosexuality. Journal of Homosexuality, 41(2), 77-97. doi:10.1300/J082v41n02_05        [ Links ]

King, B. R. & Black, K. N. (1999). Extent of relational stigmatization of lesbian and their children by heterosexual college students. Journal of Homosexuality, 37(2), 65-81. doi:10.1300/J082v37n02_04        [ Links ]

Kite, M. E. (1984). Sex differences in attitudes towards homosexuals: A meta-analytic review. En J. P. De Cecco (Ed.), Homophobia: An overview (pp. 69-81). New York, NY: Haworth Press.         [ Links ]

Kite, M. E. & Deaux, D. (1986). Attitudes toward homosexuality: Assessment and behavioral consequences. Basic and Applied Social Psychology, 7, 137-162. doi:10.1207/s15324834basp0702_4        [ Links ]

Kite, M. E. & Whitley Jr., B. E. (1996). Sex differences in attitudes toward homosexual persons, behaviors, and civil rights: A meta-analysis. Personality and Social Psychology Bulletin, 22, 336-353. doi:10.1177/0146167296224002        [ Links ]

Kuyper, L. & Vanwesenbeeck, I. (2011). Examining sexual health differences between lesbian, gay, bisexual, and heterosexual adults: The role of sociodemographics, sexual behavior characteristics, and minority stress. The Journal of Sex Research, 48, 263-274. doi:10.1080/00224491003654473        [ Links ]

LaMar, L. & Kite, M. (1998). Sex differences in attitudes toward gay men and lesbians: A multidimensional perspective. The Journal of Sex Research, 35, 189-196. doi:10.1080/00224499809551932        [ Links ]

Larsen, K. S., Reed, M. & Hoffman, S. (1980). Attitudes of heterosexual toward homosexuality: A Likert-type scale and construct validity. The Journal of Sex Research, 3, 245-257. doi:10.1080/00224498009551081        [ Links ]

Lingiardi, V., Falanga, S. & D´Augelli, A. R. (2005). The evaluation of homophobia in an Italian sample. Archives of Sexual Behavior, 34, 81-93. doi:10.1007/s10508-005-1002-z        [ Links ]

Marín, G. & Marín, B. V. (1991). Research with Hispanic populations (Applied Social Research Methods Series Nº 23). Newbury Park, CA: Sage.         [ Links ]

Mathy, R. M. (2002). Suicidality and sexual orientation in five continents: Asia, Australia, Europe, North America, and South America. International Journal of Sexuality and Gender Studies, 7, 215-225. doi:10.1023/A:1015853302054        [ Links ]

Mays, V. M. & Cochran, S. D. (2001). Mental health correlates of perceived discrimination among lesbian, gay, and bisexual adults in the United Status. American Journal of Public Health, 91, 1869-1876. doi:10.2105/AJPH.91.11.1869        [ Links ]

Meyer, I. H. (1995). Minority stress and mental health in gay men. Journal of Health and Social Behavior, 36, 38-56.         [ Links ]

Meyer, I. H. (2003). Prejudice, social stress, and mental health in lesbian, gay, and bisexual populations: Conceptual issues and research evidence. Psychological Bulletin, 129, 674-697. doi:10.1037/0033-2909.129.5.674        [ Links ]

Michaels, S. & Lhomond, B. (2006). Conceptualization and measurement of homosexuality in sex surveys: A critical review. Cadernos de Saúde Pública, 22, 1365-1374. doi:10.1590/S0102-311X2006000700002        [ Links ]

Morrison, M. A. & Morrison, T. G. (2002). Development and validation of a scale measuring modern prejudice toward gay men and lesbian women. Journal of Homosexuality, 43(2), 15-37. doi:10.1300/J082v43n02_02        [ Links ]

Moscovici, S. (1981). Psicología de las minorías activas. Madrid, España: Morata.         [ Links ]

Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (2007). Informe Anual: derechos humanos de las minorías sexuales en Chile, hechos 2006. Santiago, Chile: Autor.         [ Links ]

Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (2008). VI Informe Anual: derechos humanos minorías sexuales chilenas, hechos 2007. Santiago, Chile: Autor.         [ Links ]

Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (2010). VIII Informe Anual: derechos humanos de la diversidad sexual chilena, hechos 2009. Santiago, Chile: Autor.         [ Links ]

Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (2012). X Informe Anual de Derechos Humanos de la Diversidad Sexual en Chile, Hechos 2011. Santiago, Chile: Autor. Extraído de http://www.movilh.cl/documentacion/informe-ddhh-2011/Informe-ddhh-Movilh-Chile-2011.pdf        [ Links ]

Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (2013). XI Informe Anual de Derechos Humanos de la Diversidad Sexual en Chile, Hechos 2012. Historia anual de las minorías sexuales chilenas. Santiago, Chile: Autor. Extraído de http://www.movilh.cl/documentacion/XI_Informe_de_DHH_Movilh_Hechos_2012.pdf        [ Links ]

Movimiento de Integración y Liberación Homosexual & Fundación Progresa (2012). Encuesta sobre discriminación de las minorías sexuales. Santiago, Chile: Autores. Extraído de http://www.emol.com/documentos/archivos/2011/10/06/20111006134740.pdf        [ Links ]

Mulé, N. J., Ross, L. E., Deeprose, B., Jackson, B. E., Daley, A., Travers, A. & Moore, D. (2009). Promoting LGBT health and wellbeing through inclusive policy development. Journal for Equity in Health, 8(May), artículo 18. doi:10.1186/1475-9276-8-18        [ Links ]

Mustanski, B., Newcomb, M. E. & Garofalo, R. (2011). Mental health of lesbian, gay, and bisexual youths: A developmental resiliency perspective. Journal of Gay & Lesbian Social Services, 23, 204-225. doi:10.1080/10538720.2011.561474:        [ Links ]

Nierman, A. J., Thompson, S. C., Bryan, A. & Mahaffey, A. L. (2007). Gender role beliefs and attitudes towards lesbians and gay men in Chile and the U.S. Sex Roles, 57, 61-67. doi:10.1007/s11199-007-9197-1        [ Links ]

ONUSIDA, Organización de las Naciones Unidas para la Educación, La Ciencia y la Cultura, Chile, Ministerio de Salud, VIVOPOSITIVO & ASOSIDA (2012). Índice compuesto de estigma y discriminación hacia hombres homosexuales, otros HSH y mujeres transgénero en Chile (ICED): síntesis de estudio. Santiago, Chile: Autores.         [ Links ]

Ortiz-Hernández, L. & García, M. I. (2005). Efectos de la violencia y la discriminación en la salud mental de bisexuales, lesbianas y homosexuales de la Ciudad de México. Cadernos de Saúde Pública, 21, 913-925. doi:10.1590/S0102-311X2005000300026        [ Links ]

Paul, J. P., Catania, J., Pollack, L., Moskowitz, J., Canchola, J., Mills, T. … Stall, R. (2002). Suicide attempts among gay and bisexual men: Lifetime prevalence and antecedents. American Journal of Public Health, 92, 1338-1345. doi:10.2105/AJPH.92.8.1338

Pérez-Benítez, C. I., O´Brien, W. H., Carels, R. A., Gordon, A. K. & Chiros, C. E. (2007). Cardiovascular correlates of disclosing homosexual orientation. Stress & Health, 23, 141-152. doi:10.1002/smi.1123        [ Links ]

Pescoe, E. A. & Smart Richman, L. (2009). Perceived discrimination and health:A meta-analytic review. Psychological Bulletin, 135, 531-554. doi:10.1037/a0016059        [ Links ]

Pettigrew, T. F. & Tropp, L. R. (2005). Allport´s intergroup contact hypothesis: Its history and influence. En J. F. Dovidio, P. Glick & L. A. Budman (Eds.), On the nature of prejudice: Fifty years after Allport (pp. 262-277). Malden, MA: Blackwell.         [ Links ]

Plasek, W. J. & Allard, J. (1984). Misconceptions of homophobia. En J. P. De Cecco (Ed.), Homophobia: An overview (pp. 23-37). New York, NY: Haworth Press.         [ Links ]

Plummer, D. (1999). One of the boys: Masculinity, homophobia and modern manhood. Binghamton, NY: Haworth Press.         [ Links ]

Raja, S. & Stokes, J. P. (1998). Assessing attitudes toward lesbians and gay men: The Modern Homophobia Scale. Journal of Gay, Lesbian and Bisexual Identity, 3, 113-134. doi:10.1023/A:1023244427281        [ Links ]

Riggle, E. D., Rostosky, S. S & Danner, F. (2009). LGB identity and eudaimonic well being in midlife. Journal of Homosexuality, 56, 786-798. doi:10.1080/00918360903054277        [ Links ]

Russell, S. T., Franz, B. T. & Driscoll, A. K. (2001). Same-sex romantic attraction and experiences of violence in adolescence. American Journal of Public Health, 91, 903-906. doi:10.2105/AJPH.91.6.903        [ Links ]

Ryff, C. D., Keyes, C. L. M. & Hughes, D. L. (2003). Status inequalities, perceived discrimination, and eudaimonic well-being: Do the challenges of minority life hone purpose and growth? Journal of Health and Social Behavior, 44, 275-291.         [ Links ]

Sandfort, T. (1998). Homosexual and bisexual behavior in European countries. En M. Hubert, N. Bajos & T. Sandfort (Eds.), Sexual behaviour and HIV/AIDS in Europe: Comparisons of national surveys (pp. 68-105). London, Reino Unido: University College London Press.         [ Links ]

Sandfort, T. G. M., Bakker, F., Schellevis, F. G. & Vanwesenbeeck, I. (2006). Sexual orientation and mental and physical health status: Findings from a Dutch population survey. American Journal of Public Health, 96, 1119-1125. doi:10.2105/AJPH.2004.058891        [ Links ]

Sandfort, T. G. M., Bakker, F., Schellevis, F. G. & Vanwesenbeeck, I. (2009). Coping styles as mediator of sexual orientation-related health differences. Archives of Sexual Behavior, 38, 253-263. doi:10.1007/s10508-007-9233-9        [ Links ]

Sandfort, T. G. M., de Graaf, R. & Bijl, R. V. (2003). Same-sex sexuality and quality of life: Findings from the Netherlands Mental Health Survey and Incidence Study. Archives of Sexual Behavior, 32, 15-22. doi:10.1023/A:1021885127560        [ Links ]

Sandfort, T. G. M., Melendez, R. M. & Diaz, R. M. (2007). Gender nonconformity, homophobia, and mental distress in Latino gay and bisexual men. The Journal of Sex Research, 44, 181-189. doi:10.1080/00224490701263819        [ Links ]

Steffens, M. C. (2005). Implicit and explicit attitudes towards lesbians and gay men. Journal of Homosexuality, 49(2), 39-66. doi:10.1300/J082v49n02_03        [ Links ]

Steffens, M. C. & Wagner, C. (2004). Attitudes towards lesbians, gay men, bisexual women, and bisexual men in Germany. The Journal of Sex Research, 41, 137-149. doi:10.1080/00224490409552222        [ Links ]

Teasdale, B. & Bradley-Engen, M. S. (2010). Adolescent same-sex attraction and mental health: The role of stress and support. Journal of Homosexuality, 57, 287-309. doi:10.1080/00918360903489127        [ Links ]

Viveros, M. (2001). Contemporary Latin American perspectives on masculinity. Men and Masculinities, 3, 237-260. doi:10.1177/1097184X01003003002        [ Links ]

Waldo, C. R., Hesson-McInnis, M. S. & D´Augelli, A. R. (1998). Antecedents and consequences of victimization of lesbian, gay, and bisexual young people: A structural model comparing rural university and urban samples. American Journal of Community Psychology, 26, 307-334. doi:10.1023/A:1022184704174        [ Links ]

Warner, J., McKeown, E., Griffin, M., Johnson, K., Ramsay, A., Cort, C. & King, M. (2004). Rates and predictors of mental illness in gay men, lesbians and bisexual men and women: Results from a survey based in England and Wales. BjPhych: The British Journal of Psychiatry, 185, 479-485. doi:10.1192/bjp.185.6.479        [ Links ]

Weeks, J. (1993). El malestar de la sexualidad: significados, mitos y sexualidades modernas. Madrid, España: Talasa.         [ Links ]

Wexler, L. M., DiFluvio, G. & Burke, T. K. (2009). Resilience and marginalized youth: Making a case for personal and collective meaning-taking as part of resilience research in public health. Social Science & Medicine, 69, 565-570. doi:10.1016/j.socscimed.2009.06.022        [ Links ]

Whitley Jr., B. E. & Ægisdóttir, S. (2000). The gender belief system, authoritarianism, social dominance orientation, and heterosexuals´ attitudes toward lesbians and gay men. Sex Roles, 42, 947-967. doi:10.1023/A:1007026016001        [ Links ]

Williams, D. R. & Mohammed, S. A. (2009). Discrimination and racial disparities in health: Evidence and needed research. Journal of Behavioral Medicine, 32, 20-47. doi:10.1007/s10865-008-9185-0        [ Links ]

Wright Jr., L. W., Adams, H. E. & Bernat, J. (1999). Development and validation of the Homophobia Scale. Journal of Psychopathology and Behavioral Assessment, 21, 337-347. doi:10.1023/A:1022172816258        [ Links ]

Wong, C.-Y. & Tang, C. S.-K. (2003). Personality, psychosocial variables, and life satisfaction of Chinese gay men in Hong Kong. Journal of Happiness Studies, 4, 285-293. doi:10.1023/A:1026211323099        [ Links ]

Zea, M. C., Reisen, C. A. & Díaz, R. M. (2003). Methodological issues in research on sexual behavior with Latino gay and bisexual men. American Journal of Community Psychology, 31, 281-291. doi:10.1023/A:1023962805064        [ Links ]

Este artículo forma parte del Proyecto FONDECYT 1110423 "Homofobia y efectos psicosociales en la calidad de vida de homosexuales en Chile: hacia un modelo comprensivo".

Fecha de recepción: Noviembre de 2012.
Fecha de aceptación: Abril de 2013.

Jaime Barrientos Delgado y Manuel Cárdenas Castro, Escuela de Psicología, Universidad Católica del Norte, Antofagasta, Chile.

La correspondencia relativa a este artículo debe ser dirigida a Jaime Barrientos Delgado, Escuela de Psicología, Universidad Católica del Norte, Avda. Angamos 0610, Antofagasta, Chile. E-mail: jbarrien@ucn.cl

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons