SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.42 número1Nuevos Datos de Referencia para la Tasa de Crecimiento de Rhizocarpon Subg. Rhizocarpon en PatagoniaPUNTA ARENAS SIGLO XX. índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Magallania (Punta Arenas)

versión On-line ISSN 0718-2244

Magallania vol.42 no.1 Punta Arenas  2014

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-22442014000100013 

NOTAS Y COMENTARIOS BIBLIOGRÁFICOS

 

BOSQUES, MONTAÑAS Y CAZADORES. INVESTIGACIONES ARQUEOLÓGICAS EN PATAGONIA MERIDIONAL. Luis Alberto Barrero y Karen Borrazzo, Compiladores. CONICET-IMHICIHU. 15,5 x 22,5 cms. 240 págs. Buenos Aires, 2011.

En primer lugar, el libro presenta un enfoque regional donde integra información arqueológica, ecológica y paleoambiental en un área con interesantes contrastes, reflejando principalmente la diversidad en las manifestaciones humanas materiales. Posee una base teórica consistente, contribuciones metodológicas adecuadas a los problemas investigados, una sólida construcción de los datos y una base empírica que demuestra el esfuerzo involucrado de muchos investigadores. Éstos, además provienen de distintos equipos de investigación que comparten una singular área de estudio. Adicionalmente, la obra nos permite excelentes ejemplos de distintas escalas espaciales: amplias, medias y reducidas. El libro, en su globalidad, y los capítulos que lo componen, permiten al lector transitar mentalmente a través de una región fantástica, llena de contrastes, con un registro arqueológico desigualmente distribuido, con problemas de investigación interesantes y donde la historia natural y humana se funden en una sola.

En estas breves líneas que dedico Bosques, montañas y cazadores... hago un repaso selectivo sobre aspectos que llamaron especialmente mi atención mientras leía cada una de las contribuciones que componen el libro. En el primer capítulo, Borrero & Borrazzo, son justos en jerarquizar las barreras y limitaciones materiales que pudieron condicionar a los humanos al oeste de Patagonia Meridional. Permanentemente, ilustran el rol de éstas con ejemplos fuera del área de estudio, para luego volver a ella; lo que sin dudas provee un marco comparativo adecuado que permite al lector ponderar la extensión y efectos de fenómenos naturales como el vulcanismo o terremotos para los grupos humanos. Destacable es la aproximación y discusión de los bosques, donde por medio del uso de información de cronistas y exploradores, los autores nos permiten formarnos imágenes de cómo las poblaciones humanas de Patagonia hicieron uso de este bioma.

Los sitios arqueológicos son en sí mismos reservorios de archivos ambientales, muchas veces con rica información cronológica y, sin embargo, no es frecuente su aprovechamiento. Mancini, Bamonte & Sottile presentan un trabajo que rescata la información ambiental en los contextos arqueológicos que contienen polen. Los autores son justos en establecer las restricciones tafonómicas en la formación de estos conjuntos (i.e. orientación de los vientos, componentes del depósito, tasas de sedimentación) y sin dudas, es necesario continuar explorando qué condiciona la presencia del polen caso a caso. Destaco dos otros puntos del trabajo. En primer lugar, la necesaria complementación con registros análogos de mayor resolución (p.e. fondos de lagunas con tasas de sedimentación permanentes) y en segundo lugar, la exploración de escalas analíticas, pues los autores comentan apropiadamente que algunos de los cambios observados pueden estar reflejando variabilidad a una escala local y no necesariamente cambios regionales en los patrones de vegetación.

Pardiñas, Teta, Formoso & Barberena en su capítulo apuntan hacia empezar a llenar un vacío en el conocimiento a nivel de la región: estudiar sistemáticamente los restos de roedores de los contextos arqueológicos. Para muchos lectores de Magallania resultará familiar la observación que los autores realizan sobre los conjuntos de fauna de Orejas de Burro 1; donde si bien el taxa de mayor representación son los roedores, los estudios han privilegiado la fauna mayor. Este trabajo aborda una discusión paleoecológica que pone sobre relieve el rol indicador de los roedores. Tres especies, además de las ocho reconocidas actualmente, se observan para el intervalo entre 1700 a 500 años AP. Este resultado ayuda a comprender que los ecosistemas son más complejos y que las asociaciones actuales no son sino cortes en la evolución de los ambientes. Al igual que en el caso de Mancini et al., las distribuciones esquemáticas, en este caso de los roedores y en el otro de la vegetación, son muy ilustrativas para el lector no familiarizado con algunos de estos parajes.

Los estudios de Rhizocarpon presentados por Garibotti, Borrazo & Borrero son singularmente el aporte más novedoso de esta obra. Los autores calibran observaciones contextuales y mediciones de ejemplares de este liquen con el propósito de estimar edades de exposición de las superficies de rocas. A través de la selección de especímenes óptimos del género, se produce una curva preliminar que muestra el crecimiento y estancamiento a lo largo del eje temporal. Las potencialidades de este trabajo son enormes y sin dudas no cesaremos de escuchar noticias de ello. Es reconocible la dificultad para registrar ejemplos óptimos que permitan realizar las mediciones. Los autores adicionalmente sugieren formas cómo continuar graduando el método, lo que alude a directamente a producir datos comparativos en latitudes y bajo regímenes de precipitación diferentes.

Martin, San Román & Morello en su capítulo despliegan las expectativas de una investigación esencialmente tafonómica que busca responder preguntas humanas. ¿Cuál es el rol de áreas con alta predictibilidad para la identificación de presas dejadas sin consumo integral por felinos ubicados en el tope de la cadena trófica del Pleistoceno final? Estudian en un hot spot de la arqueología de Patagonia meridional, ya que los hallazgos en las cuevas de Última Esperanza se iniciaron desde antes de la arqueología científica. El trabajo presentado apunta a dilucidar temas clave de los escenarios previos a la entrada de los humanos y durante su presencia inicial. Abordan tres de los sitos de esta área, cuyos problemas de investigación si bien son diferentes; convergen en la generación de un modelo de escala espacial y temporal explícita; donde los humanos, felinos y el ambiente son actores vinculados unos a otros. Las alternativas metodológicas presentadas por los autores son muy variadas y son un ejemplo de cómo obtener el máximo de provecho: buscando reevaluar colecciones, re-excavar depósitos con y sin presencia humana e intervenir nuevas localidades.

El trabajo de tafonomía lítica que nos presenta Borrazo es un ejemplo de sistematicidad. Demuestra cómo ser constante y evaluar un contexto paso a paso a través de los años. Corresponde a un programa experimental bien pensado que sin dudas constituye un material útil para arqueólogos y estudiantes en formación. En cuanto a los datos que presenta sólo pueden caracterizarse como de máxima provecho. Enfocarse en la estabilidad y daño sobre las piezas nos recuerda que aún en condiciones de relativa poca influencia de agentes modificadores, estos siempre están presentes y que el carácter de las asociaciones de los contextos -al igual que lo plantado por Martin et al.- debe ser cuidadosamente estudiados; sin asumir relaciones espaciales y funcionales a priori. Sin ir más lejos, el registro arqueológico es un fenómeno contemporáneo y como tal debemos abordarlo como asociaciones observadas en la actualidad por los arqueólogos.

Franco, Cirigliano & Ambrústolo realizan un trabajo muy interesante de comparación a nivel de distintas escalas explícitas y considerando conjuntos materiales variados. El objetivo es buscar formas cómo hacer que distintas manifestaciones formales permitan vincular poblaciones buscando superar el uso de formalismos tradicionales. Por ejemplo, su reflexión con los núcleos y sus formas de talla van más allá de describir aspectos formales y se orientan a desentrañar las decisiones humanas enraizadas a los procesos de comunicación entre los individuos. Sería interesantísimo seguir explorando el problema de las continuidades y discontinuidades en el tiempo y espacio, robusteciendo los elementos de comparación, para un abordaje desde más ángulos.

El trabajo presentado por Charlin, Borrero & Pallo, hace mucho sentido a todos los que alguna vez nos hemos visto enfrentados al estudio sistemático de áreas con baja a nula señal humana. Representa una forma necesaria de explorar en el registro arqueológico, no con el fin de descartar dichos espacios, sino para formular modelos regionales realistas que incorporen la evaluación de la jerarquización de los mismos. En otra instancia, fue el mismo L. Borrero quien planteó que probablemente estas zonas "vacías" son quizás más frecuentes de los que los arqueólogos hemos hecho explícito y que probablemente nuestra propia formación profesional nos ha llevado a sub-explorarlas. Esto hace mucho sentido en Patagonia y especialmente en sus bosques occidentales.

Otro singular vacío que aborda este libro es tratar la producción, uso y descarte de las bolas líticas. Torres & Morello estudian quizás uno de los conjuntos de bolas líticas más reconocidos en la literatura de Patagonia, como es Laguna Thomas Gould. Presentan una consistente cantidad de datos y caracterizan el conjunto a través de tipos, basados no sólo en afinidades morfológicas, sino en características de la selección de las matrices, elecciones estilísticas y atributos técnicos y métricos. Destaco que este trabajo aborda el reconocimiento de cadenas operativas diferentes involucradas en la gestión global de un instrumento, que si bien muchos arqueólogos reconocen, la mayor de las veces es referido solamente de forma tangencial.

El libro Bosques, montañas y cazadores se presenta como un valioso ejemplo hacia donde debe apuntar la construcción de una arqueología regional por pasos; sumándose sobre los logros de un programa en construcción. Se incorpora como un título más a la biblioteca de volúmenes coeditados por Luis Borrero en años anteriores1; los que no quiero dejar de mencionar, pues han enriquecido notablemente la arqueología de Patagonia; ya que depositados en ellos se encuentra un inmenso cúmulo de información original, obtenida con metodologías pensadas para resolver problemas de investigación y permanentemente innovando las formas de ver el registro arqueológico.

 

César Méndez

Depto. Antropología, Universidad de Chile, Santiago, Chile.

 

1 Borrero, L.A. 1998. Arqueología de Patagonia meridional [Proyecto "Magallania"]. Búsqueda de Ayllu, Concepción del Uruguay.

Borrero, L.A. y R. Barberena 2004. Temas de arqueología. Arqueología del norte de la Isla Grande de Tierra del Fuego. CONICET-IMHICIHU, Buenos Aires.

Borrero, L.A. y J. Charlin 2010. Arqueología de Pali Aike y Cabo Vírgenes. CONICET-IMHICIHU, Buenos Aires.

Borrero, L.A. y N. Franco 2008. Arqueología del extremo Sur del continente americano. Resultados de nuevos proyectos. CONICET-IMHICIHU, Buenos Aires. Entre otros.