SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.42 número2Arquitectura rural menor en Magallanes IIEl negocio de la madera: comerciantes y "hacheros" de Chiloé, 1850-1875 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Magallania (Punta Arenas)

versión On-line ISSN 0718-2244

Magallania vol.42 no.2 Punta Arenas  2014

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-22442014000200002 

ARTICULOS

 

"Servid al señor con alegría" Música en la misión San Rafael Arcángel (1889-1911)

 

"Serve the lord with joy" Music in the San Rafael Arcángel mission (1889-1911)

 

Nelia E. Fonseca*

* Universidad de Magallanes, Chile. E-mail: nelia.fonseca@umag.cl.


Resumen

Los primeros religiosos salesianos llegaron en 1887 a la Patagonia Austral, con la misión de evangelizar a los aborígenes. El espacio misional San Rafael Arcángel fue creado en 1889 por la Congregación Católica Salesiana en isla Dawson, Chile. La orden religiosa italiana fue establecida por Don Juan Bosco en 1859, en la región de Turín, Piamonte, Italia.

Los misioneros salesianos y las religiosas de María Auxiliadora enseñaron a los niños y niñas el uso de la voz mediante cantos religiosos y profanos. Entre las obras practicadas en la misión, destacamos las creaciones y arreglos del compositor salesiano, Monseñor Santiago Costamagna (1846-1921).

El sacerdote salesiano Monseñor Giuseppe Fagnano (1844-1916) fue quien incentivó a los religiosos de la misión de Dawson a formar una banda musical con los niños fueguinos. Para eso, implementó la escuela de la misión con instrumentos de viento y percusión, provenientes de fábricas de Turín y Milán.

El principal objetivo de este estudio, es conocer un fragmento de la historia musical de la misión católica, esto es, el repertorio que se practicó en la misión San Rafael Arcángel, de isla Dawson, Chile (1889-1911).

Se concluye considerando que la música fue una estrategia pedagógica en el proceso de educación y evangelización que realizaron los salesianos con los nativos de la Patagonia. Así se cumplía el sueño de Don Bosco, para quien un oratorio sin música era como un cuerpo sin alma.

Palabras Clave: prácticas musicales salesianas, evangelización, Congregación Salesiana, isla Dawson.


Abstract

The first Salesian priests came to Patagonia in 1887, with the aims of converting the aborigines of the region into Catholics.

The San Rafael Arcángel Mission was founded by the Salesian order on Dawson Island, Chile, in 1889. This order had been founded by Don Bosco in Turín, Italy, in 1859.

The Salesian missionaries and the sisters of the María Auxiliadora order set up schools where they gave singing lessons to boys and girls through both religious and secular songs. Some of the children were taught to play the typical instruments of an Italian band.

Mentioned as part of the band a repertoire are the works of Salesian composer Monssignore Santiago Costamagna, (1846-1921). It is worthwhile noting that some of them have become very popular to Catholic Church services in South America.

Salesian priest Monssignore Giuseppe Fagnano (1846-1917) encouraged the Dawson island missionaries to form a music band with the children of Tierra del Fuego. In order to achieve this, Monssignore Fagnano supplied the mission with music score, as well as wind and percussion instruments made in Turin and Milán.

The main objective of this piece of research is together information about the music played in the San Rafael Arcángel Mission on Dawson island, Chile (1889-1911).

The study concludes that music had a leading role in the conversion of the aborigines from Patagonia. The Salesian order applied one of Don Bosco a favorite pedagogical strategies: An oratory without music is like a body without soul.

Key Words: Salesian musical practices, evangelization, Salesian Congregation, Isla Dawson.


 

Introducción

Este estudio describe un fragmento del quehacer musical en una pequeña comunidad de religión católica, que existió en la isla Dawson a fines del siglo XIX e inicios del siglo XX, sus habitantes fueron monjas, sacerdotes y coadjutores1 de la orden de Don Bosco, nativos de todas las edades y niños huérfanos de la Patagonia meridional.

Isla Dawson queda al centro del estrecho de Magallanes, a 50 kilómetros de Punta Arenas, Chile. Su naturaleza es más bien baja y aunque montañosa en buena parte, tiene llanuras y cerros que no superan los 500 metros de altura, en la zona septentrional de su territorio.

La misión que se creó con los salesianos de Turín era supervisada por la Prefectura Apostólica de la Patagonia meridional que guiaba Monseñor José Fagnano (1844-1916), nombrado por la Santa Sede como autoridad religiosa. La misión estaba en tierra chilena, por lo tanto, pertenecía a la jurisdicción del gobernador de Magallanes, que representaba a la autoridad política de la República de Chile.

En febrero de 1889, nació la misión que se denominó San Rafael Arcángel, ocupando terrenos de bahía Harris en isla Dawson. El espacio fue ocupado por italianos piamonteses y nativos de la Patagonia austral.

La aislada misión fue habitada por religiosas de María Auxiliadora, sacerdotes y coadjutores salesianos2, y nativos Selk'nam u ona y Kawésqar o alacalufe, de la Patagonia austral de Chile, durante veintidós años, hasta su cierre en septiembre de 1911. Los italianos venían de una Europa decimonónica, con la idea de predicar el evangelio a toda nación, tribu, lengua y pueblo3, siendo miembros de una misma iglesia.

La música docta de una Europa romántica se enseñó junto a composiciones sacras y populares italianas.

Los religiosos llegaron en un momento en que los nativos de la Tierra del Fuego eran hostigados por los nuevos dueños de la tierra, colonos ganaderos y mineros, para quienes los indígenas eran un estorbo, porque transitaban sin autorización por las estancias, consumiendo sus animales.

En la misión San Rafael Arcángel, se empleó el modelo de reducción4 con los nativos nómades pedestres y canoeros de la zona austral, brindándoles instrucción, alimento, hospital, religión y trabajo. Los bienes económicos, culturales y sociales eran administrados por los sacerdotes salesianos de la pequeña población.

Para lograr sus metas, los religiosos construyeron edificaciones destinadas a dormitorios, reserva de víveres, comedores, aserradero, astillero, enfermería, capilla, campanario, cruz al centro del espacio religioso y un cementerio y como medios de cohesión de culturas amerindia y europea, usaron la lengua española castellana, la música y la espiritualidad en torno a la virgen María, madre de Cristo (Fig. 1).

Fig 1. Aspecto del muelle de pasajeros en la misión San Rafael Arcángel (1889-1911).10

El hombre europeo del siglo XIX, se adhería a la idea de progreso y civilización y de sociedad moderna, imperante en la Europa decimonónica. Por esto, se describió al habitante natural de la tierra patagónica como incivilizado, ignorante, atrasado, inculto, salvaje y bárbaro.

 

Enseñanza y Práctica Músical en la Misión de San Rafael

La misión San Rafael Arcángel, tuvo una escuela como centro de instrucción primaria. Entre las disciplinas enseñadas, se consideró la música vocal e instrumental. Los pueblos originarios de la Patagonia usaban como instrumentos sonoros elementos de su entorno ambiental, ramas de árboles y cueros de animales, y sus melodías se tornaban repetitivas y monótonas al oído del hombre europeo, según señala Gusinde (1991).

Monseñor Fagnano incentivó la formación de bandas de música en los colegios salesianos de la Patagonia, como Don Bosco lo hizo en Valdocco, Turín. "Servid al Señor con alegría" era el lema de Juan Bosco y sus seguidores lo intentaron practicar en las instituciones educacionales a través de la música.

El nacimiento de la banda instrumental fue un gran logro para los salesianos, porque niños naturales de Tierra del Fuego, considerados incivilizados y bárbaros, podían tocar instrumentos musicales europeos. Entraigas sostiene que la agrupación musical se organizó y Con los indios más instruidos se formó una banda5.

Algunos cánticos religiosos que practicaron en la misión salesiana fueron: Corazón Santo, Con el Ángel de María, Venid y Vamos todos, Ave María Stella, canto gregoriano Regina Coeli, del compositor salesiano Santiago Costamagna, los que eran acompañados por la banda de música o el armonio de la capilla (M.S.).

En septiembre de 1894, la banda de niños Selk'nam de la misión salesiana llegó a Punta Arenas. Su función era acompañar las festividades del 18 de septiembre en actos públicos y participar en veladas y ritos religiosos católicos.

La publicidad del programa musical de una velada que realizaron los intérpretes colonos de Punta Arenas en el salón de la Primera Compañía de Bomberos, demuestra que se hizo en conjunto con la banda de la misión San Rafael Arcángel. Se detalla cada obra interpretada por músicos inmigrantes, en piano, violín, canto etc., pero solo se menciona que la banda de indígenas tocó el himno Nacional y otras piezas, dirigidos por el simpático Luis, de paciencia a toda prueba6.

En cuanto al repertorio sacro que usaron, ha sido revelado en manuscritos de las religiosas de María Auxiliadora y sacerdotes salesianos, que vivieron en la misión de Dawson7.

Los instrumentos musicales utilizados para enseñar música a los Selk'nam en Dawson, dieron origen en 1913 a la primera banda del Instituto Don Bosco en Punta Arenas. Esta agrupación se formó bajo la dirección de Ramón Capra, lo que se ha podido confirmar con otra fuente fotográfica, que data de 1917, donde el coadjutor está sentado junto a sacerdotes y tiene la batuta de director instrumental8.

Los instrumentos de la banda de isla Dawson, se enviaron a Punta Arenas, y otros se llevaron a Tierra del Fuego (La Candelaria en Argentina y Puerto Porvenir en Chile). Cuando se cerró la misión, los curas dejaron muchas cosas en la capilla de San Valentín, cerca de la misión y nunca volvieron por ellas9. En todo caso el resto de instrumental de la banda quedó finalmente distribuido en tres sectores de la Patagonia: Punta Arenas, Porvenir y La Candelaria en Tierra del Fuego. El armonio de la capilla San Rafael Arcángel, está guardado en el museo M. Borgatello (2009). Testifica en sus centenarias maderas europeas, que fue mojado con agua salada, posiblemente a bordo de un vapor, mientras viajaba hacia Punta Arenas.

La misión religiosa quedó en silencio desde el 23 de septiembre de 1911.

La continuidad de la banda de San Rafael Arcángel, se realizó en Punta Arenas, gracias al coadjutor Ramón Capra, quien también trabajó con la banda de nativos hasta 1911, cuando se produjo el cierre de la misión de Dawson.

Todos estos grupos desarrollados en diferentes comunidades de la Patagonia, por este coadjutor salesiano, nos demuestran su vocación por la enseñanza instrumental y la importancia que tuvo para el desarrollo musical de la Congregación Salesiana en la Patagonia meridional. La importancia de Ramón Capra en el desarrollo de actividades musicales en las instituciones de Don Bosco se observa en el transcurso de los años posteriores al cierre de la misión San Rafael Arcángel, porque permite la continuidad de la banda, con los instrumentos musicales de Dawson.

Todo lo relatado es un fragmento histórico de la Patagonia, que pudo replicarse o no, en otras regiones de Sudamérica, donde se estableció la Congregación Salesiana de Don Bosco y María Auxiliadora.

Las fotografías con la banda de la misión (1894) y los instrumentos que quedaron, al poner fin a San Rafael en 1911, se exhiben en museos de la Patagonia austral.

Logramos conocer que la música fue un importante instrumento de pedagogía y evangelización que practicaron los seguidores de Don Bosco en la misión de Dawson, pero desconocemos cual fue la didáctica que emplearon los italianos.

El cierre de la misión se produjo en 1911, por varias razones, entre ellas la necesidad de restituir la tierra al Fisco chileno porque se cumplían los años de su concesión a la Prefectura Apostólica de la Patagonia Meridional, y la rápida disminución de los asilados, afectados por enfermedades mortales, como la tuberculosis, por ejemplo, y por los atropellos y persecuciones que realizaban los estancieros a los aborígenes de Tierra del Fuego.

El presente estudio fue guiado por las perspectivas que aportan la historiografía socio cultural, considerando material iconográfico, escrito y relato oral.

 

Inicios de la Misión Salesiana en Dawson

Al comienzo, los nativos se acercaban confiados al hombre blanco para intercambiar productos, Barbería nos señala que Los pobladores radicados en Punta Arenas trocaban pieles de guanaco y plumas de avestruz por comida y alcohol11, pero con el paso del tiempo, no se acercaban a los habitantes de Punta Arenas, por los malos tratos que sufrían de parte de estancieros y mineros, quienes les fueron quitando sus sitios de recolección, caza y pesca y los obligaron a quedar prisioneros en terrenos cada vez más reducidos.

En éste contexto llegaron los religiosos italianos a Punta Arenas en 1887 y en 1888 las monjas de María Auxiliadora.

El sacerdote Don Rafael Eyzaguirre, Rector del Seminario de Santiago, con el apoyo del Papa, fue quien ofreció a Monseñor Juan Cagliero y a Monseñor Fagnano, hacerse cargo de la evangelización y educación de aborígenes de Tierra del Fuego. El Gobierno de Chile bajo la presidencia de Manuel Balmaceda concedió a los sacerdotes la isla Dawson por 20 años.

Los salesianos crearon dos misiones en la Patagonia Meridional: San Rafael arcángel en Chile (1889) y Nuestra Señora de La Candelaria, en Argentina (1893).

En palabras de Entraigas, observamos que además de coadjutores y sacerdotes Monseñor Fagnano también llevó religiosas de María Auxiliadora, Sor Filomena Michetti, Sor Teresa Brayutti y Sor Rosa Massobrio, para trabajar con las niñas y mujeres indias en San Rafael12.

El clérigo Antonio Ferrero quedó a cargo de la administración de las obras que acogerían a los nativos, junto a veinte coadjutores, cuatro sacerdotes y ocho monjas, religiosas de María Auxiliadora. En la superficie frontal de la capilla grabaron el nombre de San Rafael Arcángel. El arquitecto salesiano P. Juan Bernabé diseñó la capilla de isla Dawson en 1889, el campanario se agregó en 1901 (Fig. 2).

Fig 2. Capilla San Rafael Arcángel en isla Dawson.18

En pos del progreso y la civilización, el europeo trató de imponer su cultura, lo que significó al originario cambiar abruptamente su sistema de sobrevivencia al interior de la misión, donde terminaba su vida nómada.

 

Apogeo de la Misión San Rafael Arcángel

En 1895 la misión ya tenía sus edificaciones terminadas y funcionando. La capilla había quedado terminada, pero agregó su campanario en 1901, escuela de niños y niñas, sala de música, un hospital, dormitorios de niñas y niños, talleres de oficios (carpintería, tejido, bordado y costura), aserradero, matadero y astillero.

Al centro del espacio religioso, los misioneros construyeron una cruz y un templo, en este último tenían al arcángel San Rafael y a la virgen María Auxiliadora, esculpida en tamaño natural, como representación de la fe religiosa sostenida por los salesianos.

Monseñor Fagnano había pactado con los estancieros el pago en libras esterlinas, por cada indio que ingresaba a la misión católica, con esto se colaboraba a la manutención del poblado misional y solucionaba el problema político que se presentaba con las acusaciones del gobernador Señoret sobre matanzas de indios; además daba respuesta a la petición de los colonos, respecto de sacar a los indios de sus tierras.

El Presidente de la República, don Federico Errázuriz Echaurren, cuyo gobierno se desarrolló entre 1896 y 1901, viajó a Punta Arenas en febrero de 1899, con un fin político pacifista.

El 12 de febrero de 1899 se realizó el histórico "abrazo del estrecho", entre el presidente Errázuriz y el presidente argentino Julio Roca, se entrevistaron a orillas del estrecho de Magallanes, y se fotografiaron en un gesto que simbolizaba paz y amistad entre Chile y Argentina.

Errázuriz había autorizado en 1898 la concentración de los habitantes de Tierra del Fuego, originarios selk'nam, en la misión salesiana de la isla.

El presidente Errázuriz visitó la isla Dawson en 1899, para brindar apoyo y reconocimiento a la labor realizada por los misioneros salesianos en la Patagonia chilena.

Ese mismo año el espacio religioso estuvo en pleno apogeo, ya que el ingreso de habitantes aborígenes fue más numeroso que en épocas anteriores. Además se había logrado un gran desarrollo industrial. Videla sostiene que en la fecha mencionada La misión San Rafael ya contaba con una escuela, hilandería, aserradero, panadería, curtiembre, etc., y en ese momento contaba con 550 indios, en su mayoría onas, y trabajaban con 20 misioneros, entre salesianos e Hijas de María Auxiliadora13.

 

Fin de la Misión San Rafael Arcángel

Quedaban veinticinco habitantes Selk'nam, cuando el Prefecto Apostólico Monseñor G. Fagnano, tomó la determinación de cerrar la Misión San Rafael, en el año 1911.

La misión había cumplido con la promesa que hizo el salesiano al gobierno chileno: levantar una escuela, construir una capilla, una enfermería, un depósito de víveres, útiles de labranza y formar un centro de civilización14.

Borgatello (1929: 288) nos señala que la religiosa Sor Virginia De Florio15, fallecida en agosto de 1902, había venido a Chile a colaborar con la evangelización en la misión San Rafael, pero quedó en el cementerio de Dawson.

Las enfermedades terminaron con la gran mayoría de los habitantes de raza indígena, que vivían en la misión San Rafael Arcángel, espacio que llegó a albergar a más de 500 nativos y algunos huérfanos de raza blanca. La visita del presidente Errázuriz fue en el mejor momento de la misión, que luego fue disminuyendo en población porque los indios enfermaron y murieron (862 indios murieron entre 1889 y 1911 en la misión de Dawson) y disminuyeron además porque la empresa privada contrató cazadores de indios, entre ellos M. Gusinde menciona a Julio Popper, Mac Lenan y Sam Ishlo16.

En lugar de refugio y salvación, la reducción católica se había convertido en la tumba de los asilados de razas indígenas, las cuales murieron de tuberculosis, neumonía, escarlatina, viruela y otras enfermedades contagiosas, propias del mundo europeo.

Al momento del cierre de la misión, el coadjutor Asvini llevó por tierra a dieciséis indígenas a la misión argentina de Nuestra Señora de La Candelaria, en Tierra del Fuego17.

 

Música que se Practicó en San Rafael

La música que se cultivó en la misión San Rafael correspondió a compositores que provenían de una Europa decimonónica al igual que los instrumentos de soplo y percusión, todos de fácil afinación. No se enseñaron instrumentos de cuerda como violín, viola o piano, que requieren de mayor cuidado, porque sus materiales son más frágiles y necesitan afinarse permanentemente.

Partituras sacras y profanas, vocales e instrumentales de la misión de Dawson se observan en las fuentes escritas19. Entre ellas podemos mencionar obras con ritmos de mazurca, vals, paso doble y marchas fúnebres, creadas por los compositores Robert Schumann, Richard Wagner, Richard Strauss y obras del compositor salesiano Monseñor Santiago Costamagna20.

La música vocal religiosa que se practicó en la misión estaba en idioma castellano y una minoría en latín, para cantar en ambas lenguas el nativo debió aprender la pronunciación junto con la melodía.

La música instrumental que se enseñó a los niños de la banda tuvo el objetivo de acompañar los cantos religiosos en procesiones y oficios religiosos que se realizaban para evocar la fe religiosa a la virgen Maria y a Cristo. Además, el repertorio de la banda incluía himnos patrios, como el Himno a la Victoria de Yungay de José Zapiola y el Himno Nacional de la República de Chile de Ramón Carnicer, que se practicaban en actos cívicos patrióticos.

En la escuela de la misión se enseñó música a los niños aborígenes descritos como "más instruidos" en los cuadernos misionales. Clases de teoría y solfeo, canto a través de melodías gregorianas y canciones religiosas en castellano, del compositor salesiano Santiago Costamagna. Las clases fueron impartidas por Sor Antonietta Taparello y profesores de música, contratados por los salesianos. La enseñanza de la ejecución de instrumentos de viento y percusión, estuvo a cargo del profesor Luis Lanfranconi y el coadjutor Antonio Asvini, principalmente.

Sor Taparello, italiana fallecida en 1941 en Argentina, fue la profesora de canto y solfeo en la escuela de niñas, tocaba el armonio de la capilla San Rafael Arcángel y enseñaba a bordar a las mujeres nativas adultas, que habitaban en Dawson.

Monseñor Fagnano, en sus manuscritos aconsejaba a los misioneros que por lo menos tres veces por semana, se practicara el canto gregoriano con los escolares. El canto gregoriano es una expresión religiosa occidental, está escrito en tetragrama, con melodía modal no muy movible, sin saltos de intervalos superior a la quinta justa, usa el sistema de cantar una, tres o más sílabas por nota, la que se prolonga en la vocal del fonema, es sin acompañamiento instrumental, monódico, el texto es libre sometido al ritmo del texto latino y es anónimo.

Entre las partituras utilizadas en la misión, podemos mencionar Regina Coeli y Padre Nuestro, en estilo gregoriano. El Rvdo. Padre Antonio Grosso, que vivió en la misión de Dawson, escribió indicaciones musicales sobre las partituras practicadas, en el año 189721.

Los cantos católicos practicados en la misión fueron melodías monódicas, no polifónicas, las que estaba más cercanas a la cultura musical de los pueblos originarios australes.

Los cantos de los nativos, han sido descritos por Martín Gusinde (1991) como monótonos con relación a las melodías occidentales, con uso de melismas, es decir, repetición de un fonema en dos o tres alturas, lo que se asemeja en parte con el estilo usado en el canto gregoriano ya mencionado.

Los himnos titulados: Con flecha ardiente, Romped, romped mis cadenas y Ángel santo22, se agregan al repertorio practicado por los habitantes de la misión de Dawson, según manuscritos archivados en Roma (1889-1911).

Las fuentes escritas, nos señalan que las obras sacras creadas por el compositor salesiano Santiago Costamagna se cantaron y tocaron con la banda instrumental en San Rafael Arcángel. Entre las obras que se practicaron en la misión podemos mencionar los siguientes títulos: Con el Ángel de María, Venid y Vamos todos, Corazón Santo y A María Auxiliadora. Entre los cantos gregorianos encontrados están las siguientes partituras: Ave María Stella, Regina Coeli y Padre Nuestro, que están escritas para voces a cappella o con acompañamiento de armonio, y son arreglos de Santiago Costamagna (Fig. 3).

Fig 3. Portada de Cánticos Sagrados del compositor salesiano Monseñor Santiago Costamagna23 Obispo titular de Colonia en Armenia.

Costamagna, principal compositor que tuvo la orden de Don Bosco, siempre usó todos sus textos en español para las misiones y colegios salesianos del cono sur y resto de Sudamérica.

 

La Banda de Nativos de la Misión San Rafael Arcángel

Los instrumentos de viento que hemos encontrado en museos de la Patagonia corresponden a fábricas italianas: Pelitti, Bottali y Roth. La banda de Dawson se formó por decisión del prefecto apostólico de la Patagonia meridional, Monseñor Fagnano, quien trajo los instrumentos musicales de Milán y Turín.

En diciembre de 1892 tocó una banda con veintiocho niños nativos en la misión San Rafael Arcángel, cuando el director, sacerdote P. Bartolomeo Pistone, organizó la primera procesión para celebrar a la Inmaculada Concepción en el espacio misional.

El clero condujo a los fieles caminando ordenadamente a un lugar céntrico de la pequeña población, donde se había edificado una cruz. La ceremonia católico-romana, representación de fe, amor y reconocimiento de las divinidades, se hacía para promover la devoción entre los nativos y religiosos fieles, que agradecían las bendiciones de Dios e imploraban auxilio divino, en medio del ambiente de muerte que reinaba en la misión24 por las diversas enfermedades que aguardaban a sus habitantes.

En el año 1892, San Rafael Arcángel fue dirigida por el sacerdote Don Bartolomeo Pistone, quien con la ayuda del clérigo Ferrero y el coadjutor Juan Asvini, formaron la banda instrumental de la misión, que luego de siete meses de ensayo acompañó a la primera procesión que se realizó en la isla Dawson. Los niños pertenecientes al pequeño clero llevaban la cruz, otros niños nativos Selk'nam y Kawésqar iban a caballo, le seguían niñas y mujeres nativas, más atrás las hermanas religiosas de María Auxiliadora, luego cuatro muchachos robustos llevaban la estatua de María Auxiliadora en tamaño natural, escoltada con cuatro misioneros a caballo y finalmente estaba la banda de los músicos nativos.

Borgatello (1929) describe ésta procesión señalando: Dieron la vuelta a la gran plaza de la misión donde estaba la gran cruz y allí el sacerdote, Padre B. Pistone consagró a todos los presentes y a la isla para que la virgen santa les protegiera contra todos los males, mientras todos prometían amarla y comportarse siempre como fieles hijos suyos. Los fieles gritaban: "¡Viva María!". La banda tocó Con el ángel de María, mientras sonaba la campana de la capilla San Rafael Arcángel, sonaban tiros de rifle y repiques de campana, mientras la procesión avanzaba lentamente hacia la cruz, que estaba al centro de la misión.

La Fig. 4 muestra al centro a los niños Selk'nam, lado izquierdo Rvdo. P. Luis Carnino, a la derecha el Padre Ferrero, sentado tocando un clarinete en primera fila, y el sacerdote Zenone en segunda fila. El coadjutor Asvini en tercera fila, y a la derecha al profesor de música y director de la banda, Luis Lanfranconi [...], con una batuta en su mano, junto al atril que contiene una partitura. Entre los salesianos que acompañan a la agrupación están Asvini, Ferrero y Carnino, los tres eran músicos26. El fenómeno musical debió ser diferente de las manifestaciones culturales a las que estaban habituados los oyentes de esa época.

Fig 4. Banda de la misión San Rafael Arcángel25, fotografiada en el colegio San José de Punta Arenas, en septiembre de 1894.

El gobernador Manuel Señoret, había invitado a la agrupación musical, porque no había una banda municipal o militar en Punta Arenas, para los días 17, 18, y 19 de Septiembre de 1894, fecha en que se realizaban actividades con motivo de la celebración de fiestas patrias. El grupo musical actuó en un acto cívico en la plaza Muñoz Gamero, en casa del gobernador, en el Te Deum de los salesianos y en el salón de la primera Compañía del cuerpo de bomberos de Punta Arenas.

El grupo de niños nativos fotografiados tocando instrumentos musicales, es un fragmento histórico, el papel con la fotografía es un objeto material que contiene, en parte, al mundo originario de Tierra del Fuego, que era esencialmente oral, y muestra al mundo del europeo de elite letrada, a través de sus sacerdotes, coadjutores y profesor italiano, quienes enseñaron música de tradición escrita.

A los niños Selk'nam, miembros de la banda, se les enseñó a leer música en la escuela, teoría y solfeo y canto gregoriano, pero luego la aprendieron de memoria, porque tocaron y cantaron sin partitura, mientras caminaban en procesiones y desfiles en medio de viento y lluvia en la isla o calles de Punta Arenas; la fotografía nos muestra que los integrantes del grupo musical tocan de memoria. Las fuentes orales y escritas nos han señalado que la agrupación que aparece en la fotografía es de selk'nam.

Respecto a la didáctica que usaron los italianos, no hay documentos, si la música que tocaron los Selk'nam fue aprendida de oído o a través de partituras, es un enigma, solo sabemos que fueron interpretadas de memoria finalmente. Por los documentos conocemos que en su horario escolar tenían solfeo y teoría de la música dos veces por semana, pero la banda tenía ensayos diariamente después de las 16.00 horas.

Los rasgos, tamaño de huesos, estatura y forma del rostro de los músicos de la banda pertenecen a niños selk'nam, excepto uno que es blanco28, No hay ninguno de mi raza en esta foto29 nos informa una fuente oral.

Las fotografías (Figs.4 y 5) de la banda de músicos en 1894, se exhiben actualmente en los museos Maggiorino Borgatello, Museo Provincial Fernando Cordero en Puerto Porvenir y museo de Nuestra Señora de La Candelaria en Tierra del Fuego, Argentina. El mismo documento se exhibe en la entrada a la capilla católica de isla Dawson, señalando que es una "banda de niños fueguinos" de la misión San Rafael Arcángel.

Fig 5. La Banda de música de San Rafael Arcángel, capturada en 1894 en colegio San José de Punta Arenas27.

 

Análisis

La presentación de los resultados sobre la función de la banda de música en la misión San Rafael Arcángel se centra en evidencias encontradas en documentos escritos, instrumentos musicales y fuentes iconográficas.

Respecto a la fotografía de la banda, damos cuenta del pueblo originario al que pertenecían los niños y adolescentes integrantes de la agrupación musical, y de los adultos que les acompañan en ese momento, además de los instrumentos italianos empleados en 1894.

En la Fig. 5 están los nativos Selk'nam con su director Lanfranconi, al centro, al lado izquierdo el coadjutor salesiano Antonio Asvini y al lado derecho, el sacerdote Ferrero, con un clarinete. Ausentes el Padre Zenone y el Rvdo. P. Luis Carnino, fotografiados en la Fig.4.

Las fuentes escritas, nos señalan que la banda tuvo entre su repertorio, marchas, valses, himnos religiosos, profanos y patrióticos chilenos.

La agrupación instrumental, varió en la cantidad de sus integrantes. Hay momentos en que tocan 28 niños, otras 30 o 23, llegaron a tocar una treintena de instrumentos30.

Entre 1894 y 1902, el italiano Luis Lanfranconi se hizo cargo de la enseñanza de los instrumentos de la banda de la "escuela de niños de la misión". La misión tenía dos escuelas para nativos separados genéricamente.

Fig 6. Antonito alacalufe, músico de la banda en 190033.

La opinión de los colonos residentes cuando la banda visitó la ciudad de Punta Arenas en 1894, se puede leer en el diario local:

Los R.R.P.P. Salesianos enviaron igualmente la banda de música de los indios fueguinos de la misión de isla Dawson, la que tocó algunas piezas, siendo muy aplaudidos los ejecutantes y en especial el maestro D. Luis que manifiesta ser una persona de una paciencia a toda prueba, en vista de lo que ha conseguido de esos muchachos fueguinos que hace un año eran completamente salvajes31.

En carta de M. Borgatello de 1895 se menciona la cantidad de obras que los niños aprendieron con la agrupación musical de Dawson: La banda estaba integrada por 28 indígenas que habían aprendido la interpretación de 20 trozos musicales 32.

De acuerdo a las fuentes escritas sobre vida diaria de la misión de Dawson, en el mes de Octubre de 1896 la agrupación instrumental de niños nativos Selk'nam no puede tocar, porque todos los instrumentistas están enfermos, incluso muchos mueren durante ese año, lo que impide que la banda acompañe los ritos que se practican durante el mes de María.

El grupo musical tuvo continuidad, gracias a los sacerdotes y coadjutores de la orden, que ayudaron a la formación musical permanente de los niños y adolescentes que habitaron la misión.

 

Instrumentos de la Banda de Músicos

Los diversos instrumentos de viento que se observan en la fotografía de 1894 (Fig. 4), actualmente se exhiben en vitrinas de tres museos de la Patagonia Austral: Maggiorino Borgatello en Punta Arenas, Museo Provincial Fernando Cordero en Porvenir y museo de Nuestra Señora de La Candelaria en Tierra del Fuego, Argentina.

Instrumentos musicales que se observan en la foto de la banda de la escuela de la misión San Rafael son los siguientes: un oficloide, un corno, tres trompetas bugle, un trombón a rotores, tres barítonos con pistones, tres barítonos con rotores, siete barítonos, un helicón, un clarinete (que toca el sacerdote Ferrero), un bombo o gran caja y un triángulo. Todos corresponden a las fábricas italianas ya mencionadas.

Fig 7. Instrumento musical perteneciente a la banda de la misión salesiana. Museo M. Borgatello (2009)34

Fig 8. Fotografía de la banda en 1894 e instrumentos de la Banda de la misión

San Rafael Arcángel35 en vitrina del Museo Municipal de Porvenir, Tierra del Fuego.

 

Repertorio

De acuerdo a los documentos investigados, entregamos algunos cantos que formaron parte del repertorio que se practicó en la misión católica de San Rafael Arcángel (1889-1911).

1. Con el Ángel de María.

Autor: Santiago Costamagna.

Título: Con el Ángel de María

Texto: Oh María Madre mía, oh consuelo del mortal.

Amparadnos y llevadnos a la Patria celestial.

Se cantaba en la capilla católica Arcángel San Rafael en la misión de isla Dawson y en las procesiones que hacían los religiosos en la isla, con la reverencia de Kawésqar y Selk'nam, junto a las religiosas de María Auxiliadora, sacerdotes y coadjutores de Don Bosco, que vinieron del Piamonte entre 1889 y 1911. A este canto el P. B. Pistone le denominó "himno nacional de la misión" y "Marcha real" (Fig. 9). En palabras de P. Borgatello: Don Pistone chiana l'e <Inno Nazionale>, es decir, se convirtió en el himno37 de la misión.

Fig 9. Partitura Con el Ángel de María36 de Santiago Costamagna.

Su texto es de temática religiosa y se dedicó a la virgen María, como Madre de Cristo y de los fieles cristianos católicos.

La finalidad de enseñar éste canto a los nativos, fue para practicar la fe católica, infundir amor y devoción a María con el fin de alcanzar la conversión al cristianismo. Ser llevados a la patria celestial, significa creer en un lugar del cielo, donde está la virgen María, espacio no terrenal. Este lugar está en otro mundo y ofrece refugio al desamparado que al menos puede salvar su alma. Promete un lugar en el cielo, donde los mortales pecadores podrían entrar si abandonaran sus seculares costumbres idólatras y aceptaran la fe en el Espíritu de Cristo, como Hijo de Dios Padre, representado en la Cruz, símbolo de su crucifixión. Cristo les ofrecía consuelo y protección divina en el paso por ésta tierra a través de su madre, la virgen María.

El texto original está en latín, es una secuencia de un canto gregoriano del siglo XII. La lengua utilizada por los religiosos fue el castellano, porque la misión San Rafael estaba en territorio chileno y la lengua oficial en la República era el castellano.

El ambiente en que se debió abordar por la feligresía fue de "solemnidad" y "alegre con fervor". En palabras de P. Borgatello: Questo canto che gli indiani della Mission di Dawson cantano con entusiasmo38.

Con el Ángel de María, se interpretó en la primera procesión de la misión San Rafael, en el año 1892, junto a la banda de nativos y bajo la dirección del P. Pistone.

En palabras de Borgatello, la procesión se realizó con gran devoción y solemnidad, en Diciembre de 1892, para la celebración de la Inmaculada Concepción, y se cantó Con el ángel de María, mientras se imploraba auxilio divino.

La procesión se efectuó en medio de las inclemencias del tiempo, propias del clima patagónico austral, en la misión de isla Dawson. Esto significa en medio de frío, viento y lluvia, como lo describe M. Borgatello. El escenario era la isla Dawson, bahía Harris, situada en medio de la soledad y frío del estrecho de Magallanes, y los fieles eran sacerdotes, religiosas y nativos, habitantes de la misión San Rafael. La banda debió dar ánimo, alegría y exaltar el sentimiento de unión, a todos los que allí se congregaron.

La procesión era una experiencia religiosa de fieles cristianos italianos y nativos, el canto a María fue entonado en lengua castellana y acompañado por la banda instrumental de niños nativos de la misión.

2. A N Sa Auxiliadora39

Autor de música y texto: SantiagoCostamagna.

Texto: Oh María, nuestra esperanza,

Nos proteja y nos defienda del enemigo

Nos defienda el favor de tu pujanza

Cara Madre, eso tus ojos vuelve, vuelve

Bondadosos y a tus hijos temerosos

Tú los llenas, tú los llenas de confianza

Oh María, nuestra esperanza.

En diversos pueblos y años, la virgen se ha considerado "Auxiliadora" en el pueblo cristiano. Ante la invasión de los turcos en 1571, donde San Pío V la invocó como María Auxiliadora de los Cristianos, o con los Príncipes Católicos de Alemania, fieles al catolicismo romano, frente a las tesis protestantes, o frente a las invasiones turcas sobre Viena en el siglo XVII, o como mano protectora de Napoleón Bonaparte, que llevó al Papa Pío VII al destierro, quien a su liberación, quiso en 1814 instituir el 24 de mayo como su fiesta litúrgica. En 1860, la Santísima Virgen se aparece a San Juan Bosco y le dice que quiere ser honrada con el título de "Auxiliadora", y le señala el sitio para que le construya un templo en Turín, Italia. Pero será exactamente en 1862, en plena madurez de Don Bosco, cuando éste hace la opción mariana definitiva: Auxiliadora.

La Auxiliadora, es la propia visión que Don Bosco tiene de María virgen y madre de Cristo.

Actualmente, salesianos y religiosas de María Auxiliadora, invocan a Santa María como la madre de la iglesia católica que auxilia y protege a los cristianos.

3. Venid y vamos todos40

Autor de música y texto: Santiago Costamagna.

Texto: Venid y vamos todos

Con flores a porfía

Con flores a María

Que Madre nuestra es.

En la pequeña iglesia católica, los cantos religiosos eran acompañados en un armonio italiano por la religiosa Sor Antonietta Taparello, profesora de música, canto y bordado de la misión.

Éste canto se enseñó a los nativos de la banda y se cantaba con motivo de alabanza a la virgen María. El texto recuerda que María es nuestra madre y se la venera y demuestra gratitud llevándole flores (Fig. 10).

Fig. 10. Venid y Vamos Todos de Santiago Costamagna.41

Se cantaba en lengua castellana.

4. Corazón Santo42

Autor: Santiago Costamagna.
Texto:
Corazón santo Tú reinarás
Tú nuestro encanto siempre serás
Tú nuestro encanto siempre serás.
Jesús amable
Jesús piadoso,
Dueño amoroso
Dios de bondad
Vengo a tus plantas
Si tú me dejas
Humildes quejas
A presentar.

Lo cantaban los sacerdotes y religiosas en la capilla de la misión de Dawson dirigiéndose a Cristo. Después del Sanctus, M. Borgatello entonó Corazón Santo, sólo cantaron los misioneros y religiosas presentes, pero al retorno de la melodía entonada por el sacerdote, todos los indios cantaron a coro a sotto voce, siguiendo palabra por palabra43.

Este canto religioso se dedicó al momento de recogimiento en que el cristiano se presenta ante Cristo, para pedir ser salvo, a pesar de su condición pecadora en el momento previo a la comunión.

Se utilizó el castellano en la letra de P. Costamagna. Se indica tempo Moderato. Debió entonarse con solemnidad y con recogimiento, se lee Jesús Piadoso, vengo a tus plantas. Está en tono de Mi bemol mayor, el soporte armónico es tónica, y dominante finalizando con la cadencia completa. La métrica usada es de tres tiempos por compás. Está dividido en dos partes, la primera tiene doce compases y la segunda otro doce, pero agrega cuatro compases distintos que se repiten al final como un sector conclusivo.

En ocasiones también el mismo repertorio era tocado a cuatro voces por los instrumentos de la banda de nativos de la misión en Dawson.

Se cantó después del Sanctus que entonó Maggiorino Borgatello en la misa que se celebró en la capilla San Rafael arcángel.

El sanctus es parte ordinaria de la misa -Kyrie, Gloria, Credo, Sanctus, benedictus, Agnus Dei- y corresponde al ofertorio.

El sanctus es un himno de alabanza que ha sido parte de la misa desde el siglo I. Sus palabras vienen de la Sagrada Escritura: la primera parte de Isaías (6:3): Santo, santo, santo, es el Señor de los ejércitos el cielo y la tierra están llenos de tu gloria, se cantaba en latín: sanctus, sanctus, sanctus, dominus Deus sabaoth, pleni sunt coeli et terra gloria tua. La segunda parte de Mateo (21:9): Hosanna en las alturas, bendito es el que viene en el nombre del Señor, Hosanna en las alturas! En latín: hossanna in excelsis, benedictus qui venit in nomine Domini, hosanna in excelsis. Al recitarlo, unimos nuestras voces a las voces de alabanza de ángeles y santos, y de toda la iglesia. Hosanna es exclamación de júbilo, se canta el Domingo de Ramos en la liturgia cristiana.

En la partitura de Santiago Costamagna hay un manuscrito que agrega P. Antonio Grosso: Corazón Santo, Dios de mi amor, escucha el llanto del pecador, como una oración a la santísima trinidad: Padre, Hijo, y Espíritu santo. Dios que nos ilumina el camino de tinieblas y muerte y nos da paz.

Los cantos aquí señalados, fueron practicados por la comunidad cristiana de San Rafael y acompañados por la banda de Selk'nam en isla Dawson. Las fuentes escritas nos señalan los momentos en que se tocaban estas partituras, documentos que además tienen apuntes de sacerdotes y religiosas músicos, que habitaron o visitaron el espacio católico entre los años 1889 y 1911.

 

Consideraciones Finales

La función de la música en la misión San Rafael Arcángel, fue evangelizar y educar a los nativos en un ambiente de alegría, como lo pidió Don Bosco a sus seguidores.

La música no tiene solo la virtud de expresar estados de ánimo y emociones44, también disciplina a quienes la practican y sociabiliza a los seres humanos que la escuchan y/o tocan.

La banda instrumental fue una estrategia pedagógica de Don Bosco, para disciplinar, enseñar y educar con alegría a niños y adolescentes, en este caso nativos Selk'nam, que asistían a la escuela de la misión. Esta agrupación musical instrumental y vocal no fue un mero hecho social, desde la estética, como ciencia de la expresión, se constituyó en lenguaje de expresión de sentimientos, sentidos y emociones, que debió conmover a los oyentes de dos culturas tan diferentes. Los asistentes al Te Deum lloraron al escuchar las voces de los niños indios45 y los nativos lloraron al escuchar al coro de religiosos46 en la capilla de Dawson.

El repertorio que interpretó la banda de la misión tuvo el objetivo de acompañar los ritos religiosos de la iglesia católica, los actos cívicos y momentos de diversión de los habitantes de la reducción católica.

La banda ayudaba a construir identidad a la misión católica, era el vínculo entre la comunidad religiosa de Dawson y la ciudadanía de Punta Arenas, siendo la mejor evidencia del éxito de los religiosos italianos en la Patagonia chilena del siglo XIX.

El sacerdote Monseñor G. Fagnano fue quien se preocupó de traer los instrumentos de la banda de Dawson desde las fábricas italianas: Roth, Pelliti y Botalli, para que los ejecutaran niños que se diferenciaban por tener otra cultura, otra lengua, religión, color de piel, nacionalidad y música, entre otros aspectos que los hacían diferentes al europeo.

La fotografía de la banda de niños Selk'nam, dirigida por el profesor italiano Luis Lanfranconi en 1894, es la misma que se exhibe en el año 2013, junto a sus instrumentos, en los museos Maggiorino Borgatello en Punta Arenas, Fernando Cordero en Puerto Porvenir y Nuestra Señora de La Candelaria, en Tierra del Fuego, Argentina, con el tiempo esta imagen llegó a ser un símbolo del momento de triunfo de los religiosos del Turín con los nativos de las tierras patagónicas.

La mayor parte del repertorio de esta banda musical fue extractada de las composiciones y/o compilaciones del sacerdote italiano, Santiago Costamagna (1846-1921), salesiano que a pesar de no haber conocido la misión de isla Dawson, logró estar presente a través de sus obras musicales.

Los himnos a la virgen María, practicados en el espacio misional, pertenecían a la música católica italiana, de tradición escrita, que los nativos memorizaron vocal e instrumentalmente. La música europea de tradición escrita no da lugar a improvisaciones, se imita. El resultado de esta imitación es lo que no se responde con éste estudio, porque no tenemos grabaciones de los sonidos que se produjeron en el espacio misional.

Las culturas de las diferentes tribus que habitaban la Patagonia, eran orales, lo que debió permitir el rápido aprendizajes de cantos y trozos instrumentales en pocos meses tocaban una veintena de piezas que ofrecieron en Punta Arenas en el año 1894 al gobernador Señoret.

La Congregación Salesiana envió a profesores, religiosas y coadjutores, además de sacerdotes italianos, para evangelizar nativos en la misión de la isla Dawson, todos trajeron a Chile una sólida formación musical adquirida en una sociedad italiana decimonónica.

La banda permaneció activa hasta el cierre de San Rafael Arcángel, a pesar de que sus músicos fueron rotando al interior de la agrupación instrumental, ya que la muerte por el inevitable contagio de la tuberculosis, neumonía y otras enfermedades, no permitió que la agrupación creciera, en cuanto a integrantes, repertorio y aspectos técnicos de los respectivos instrumentos musicales.

Al cerrarse la misión católica en isla Dawson, los instrumentos que pertenecieron a la banda de música en la misión de San Rafael fueron enviados al colegio salesiano San José de Punta Arenas. El coadjutor Ramón Capra (SDB)47, director musical de la banda en San Rafael, inició una banda musical con los mismos instrumentos y con alumnos del Instituto Don Bosco (1913), agrupación que está vigente hasta nuestros días.

 

Notas

1 Eclesiástico que tiene título y disfruta dotación para ayudar al cura párroco en la cura de almas.

2 La Sociedad de Francisco de Salles Salesiana, fundada en Valdocco, Turín en el año 1859, y la orden de María Auxiliadora, creada por Juan Bosco en 1872, formaron la misión San Rafael Arcángel (1889-1911) en heladas y aisladas tierras, en medio del estrecho de Magallanes. El presidente de la República de Chile, José Manuel Balmaceda, concedió gratuitamente el terreno de isla Dawson por espacio de veinte años, al representante de la orden salesiana en Magallanes, el prefecto apostólico Monseñor Giuseppe Fagnano.

3 Apocalipsis 14:6. Biblia. Revisión de Valera (1607) Revisiòn 1960. Sociedades Bíblicas Unidas.

4 En la reducción se retiene al sujeto, subordinado al poder eclesiástico y político. A diferencia de la misión volante, el modelo de reducción permite que el religioso tenga contacto cotidiano con el aborigen, asegurando su adoctrinamiento, pero tiene un impacto más traumático para el originario nómade y para el religioso es un problema económico.

5 Entraigas 1945 p.313.

6 Anónimo. El Magallanes, 23 de Septiembre, 1894.

7 Archivo salesiano de Buenos Aires (2009).

8 Fotografía de archivo salesiano. Fuente oral Marino Francioni. 2009.

9 Francioni, 2009.

10 Borgatello Maggiorino 1929:90. Patagonia Meridionale e Terra del Fuoco. Italia. Scuola tipográfica salesiana de Torino.

11 Barbería 2001, p. 292.

12 Entraigas 1945, p. 308.

13 Videla 1983, p.129.

14 Apuntes de Mons. Fagnano, en Arratia & Lausic, 2004, p: 42.

15 Borgatello M. (1929, p. 288) Patagonia Meridionale e Terra del Fuoco. Italia: Scuola tipográfica salesiana de Torino.

16 Videla 1983, p.129.

17 Asvini, coadjutor salesiano de Don Bosco, falleció ciego en Buenos Aires. Marino Francioni 2009. Fuente oral Marino Francioni año 2009. Buenos Aires, Argentina.

18 Dibujo de Dra. Micchelin Basso. 2010. Universidad Católica de Temuco.

19 Archivos salesianos argentinos y chilenos.

20 Costamagna compuso himnos escolares, patrios, marchas, cantos a la virgen María, hizo arreglos de cantos gregorianos y agregó acompañamientos con armonio.

21 Partitura en archivo del Museo M. Borgatello. 2010.

22 Información entregada por el director del museo M. Borgatello, Dr. Salvatore Cirillo (5 de junio de 2012).

23 Partitura en archivo salesiano Maggiorino Borgatello de Punta Arenas.

24 Sor Filomena Michetti. Hija de María Auxiliadora. Manuscrito 1892.

25 Borgatello Maggiorino 1929:126. Patagonia Meridionale e Terra del Fuoco. Italia. Scuola tipográfica salesiana de Torino. P.126 Banda de música di giovani fueghini.

26 Francioni M. (SDB) 2009.

27 Archivo iconográfico del Museo M. Borgatello.

28 Com. pers. académico Nelson Aguilera (2011). Director de CONADI.

29 Com. pers. Gabriela Paterito (2011) kawésqar de Puerto Edén.

30 Entraigas 1945, p. 313.

31 Banda de fueguinos. El Magallanes N° 38, 23 de septiembre de 1894.

32 Aliaga 1984, p.31.

33 Músico de la banda de nativos en San Rafael Arcángel. Antonito, giovane Alakalúf. Borgatello M. 1929: 144 Patagonia Meridionale e Terra del Fuoco. Italia. Scuola tipográfica salesiana de Torino. P.144.

34 Fotografía de la autora.

35 Museo Provincial de Porvenir 2009.

36 Con el ángel de María fue encontrado en Sagrado Corazón de Jesús, de Monseñor Costamagna. Sin año. Impreso en dos secciones. No señala lugar de impresión. S.F.

37 Composición musical emblemática de una colectividad, que la identifica y que une entre sí a quienes la interpretan. Borgatello 1929, p.160.

38 Borgatello, 1929, p.160.

39 Costamagna G. (S.F.) Al Sagrado Corazón de Jesús. Impreso en dos secciones. No tiene lugar de impresión. S.F.

40 Costamagna G. Monseñor, sin año, Al Sagrado Corazón de Jesús. Impreso en dos secciones. No tiene lugar de impresión. S.F.

41 Original Venite andiamo tutti.

42 COSTAMAGNA G. Monseñor S.F. Al Sagrado Corazón de Jesús. Impreso en dos secciones. No tiene lugar de impresión.

43 Borgatello, 1929.

44 FUBINI, 2001.

45 El Magallanes, 23 de septiembre de 1894.

46 Cuadernos diarios de la misión salesiana San Rafael.

47 SDB abreviación de Salesiano Don Bosco.

 

Fuentes de Consulta

a) Impresos

Aliaga, F. (1984). La Misión en la isla Dawson (1889-1911). Santiago: Universidad Católica de Chile.         [ Links ]

Apocalipsis capítulo 14 verso 6. Versión de Valera. 1602. Ed. Rev. 1960.         [ Links ]

Arratia, M. & Lausic, S. (2004). La Misión. Como manifestación histórica y literaria en la Patagonia. Punta Arenas: Ediciones de la Universidad de Magallanes.         [ Links ]

Barberia, E. M. (2001). Los dueños de la tierra en la Patagonia Austral 1889-1920. Santa Cruz: Ed. UNPA Universidad Nacional de la Patagonia Austral.         [ Links ]

Borgatello, M. (1929). Patagonia Meridionale e Terra del Fuoco. Italia: Scuola tipográfica salesiana de Torino.         [ Links ]

Borgatello, M. (1924). Florecillas Silvestres. Turín: Sin editorial.         [ Links ]

Brambilla, D. (1976). Una respuesta original. Buenos Aires: Editorial Don Bosco.         [ Links ]

Cantatore De Frank, N. (2006). Indígenas y Misioneros en la Tierra del Fuego. Buenos Aires: Editorial Dunken.         [ Links ]

Costamagna, G. (1858). El mes de María. Buenos Aires: Litografía salesiana Almagro.         [ Links ]

Costamagna, S. (s.f.) Compilado por S. Costamagna. Vade mecum. Buenos Aires: Impreso en Librería del colegio Pío IX de artes y oficios.         [ Links ]

Costamagna, S. (s.f.) Al Sagrado Corazón de Jesús. Cuaderno II Impreso en dos secciones. No tiene lugar de impresión. Sin editorial.         [ Links ]

Costamagna, S. (s.f.) El Mes de San José, del compositor salesiano Monseñor Santiago Costamagna Obispo titular de Colonia en Armenia. Sin lugar de impresión. Sin editorial.         [ Links ]

Chapman, A. (2007). Los Selk'nam. Buenos Aires: EMECE editores.         [ Links ]

De Agostini, A. M. (2005). Treinta años en Tierra del Fuego. Buenos Aires: Ediciones Elefante Blanco.         [ Links ]

Emperaire, J. (1953). Los Nómades del Mar. Santiago de Chile: Editorial Universidad de Chile.         [ Links ]

Entraigas, R. (1945). Salesiano Monseñor Fagnano. Buenos Aires: Editorial Don Bosco.         [ Links ]

Fubini, E. (2001). Música y lenguaje en la estética contemporánea. Madrid: Editorial Alianza Música.         [ Links ]

Gallardo, C. (1910). Los Onas. Buenos Aires: Ed. Librería del colegio Alsina y Bolívar.         [ Links ]

Gusinde, M. (1991). Los indios de Tierra del Fuego. Buenos Aires: Editorial Marco Vallador.         [ Links ]

Grebe, M. E. (2006). Culturas indígenas de Chile. Santiago de Chile: Pehuén Editores Ltda.         [ Links ]

Martinic, M. (1988). Punta Arenas en su Primer Siglo 1848-1898. Punta Arenas: Impresos Vanic Ltda.         [ Links ]

Martinic, M. (2006). Historia de la Región Magallánica. Tomo II. Punta Arenas: Ediciones de la Universidad de Magallanes.         [ Links ]

Nicoletti, M. A. (2008). El Modelo Reduccional Salesiano en Tierra del Fuego: Educar a los "infieles". CONICET/UNCo/GERE. Recuperado de http://www.unrc.edu.ar/publicar/tefros/revista/v6n2d08/paquetes/nicoletti.pdf.         [ Links ]

Odone, C. & Purcell, A. (2005). El espacio de la misión de San Rafael y su fotografía (isla Dawson, Tierra del Fuego, 1889-1911). Revista Chilena de Antropología Visual 6. Recuperado de http://www.antropologiavisual.cl/imagenes/imprimir/odone_purcell.pdf.         [ Links ]

Pereira Salas, E. (1957). Historia de la música en Chile. Santiago: Editorial del Pacífico S.A.         [ Links ]

Perich, J. (1985). Extinción Indígena en la Patagonia. Santiago: Editorial Lord Cochrane.         [ Links ]

Sachs, C. (1966). Musicología Comparada Argentina: Editorial Universitaria de Buenos Aires.         [ Links ]

Videla, A. (1983). Don Bosco y Chile. Santiago: Editorial Salesiana.         [ Links ]

b) Periódicos y revistas

Anónimo. Visita de músicos de la misión (1894, 16 de Setiembre). El Magallanes p.2.         [ Links ]

Anónimo. Banda de indios fueguinos en Punta Arenas (1894, 23 de Setiembre). El Magallanes p.1.         [ Links ]

Obra de Monseñor Fagnano. Revista Salesiana Centenario Juventud '87. Agosto 1987. Pág. 15, Buenos Aires.         [ Links ]

Misiones Salesianas de la Patagonia. (s.f.) Su labor durante los primeros 50 años. Homenaje de los misioneros a sus cooperadores y bienhechores. A su Santidad Pío XI El Papa misionero.         [ Links ]

Síntesis biográfica de Monseñor Fagnano. Rev. P. Dr. Raúl Entraigas. (1944). Revista Argentina Austral N°160. Año XVI. Pág. 41. Argentina: Impresos Patagonia.         [ Links ]

Semanario ínter parroquial. El Amigo de la Familia (1938, p.8). Año XXX N° 3296. Punta Arenas: Dirección y redacción Avenida Bulnes.         [ Links ]

c) Manuscritos

Archivo salesiano de Punta Arenas:

Diarios de la Misión San Rafael, entre los años 1894-1900.

Archivo de Inspectoría salesiana Don Bosco. Buenos Aires, Argentina.

Carta de R. Berque a Menéndez. Manuscrito Agosto 1899.

Cartas Sor Filomena Michetti. Hija de María Auxiliadora. Manuscrito 1892.

Carta de Sor Herminia Sánchez. Hija de María Auxiliadora. Manuscrito 1890.

Carta de Luis Carnino. Sacerdote salesiano. Manuscrito 1908.

Apuntes de hermanas de María Auxiliadora, que habitaron la misión de San Rafael arcángel, sin firma individual. 1895-1896.

Archivo Nacional de Santiago de Chile:

Manuscrito de Monseñor Pedro Giacomini 1879. Administrador apostólico de Magallanes.         [ Links ]

Señoret, M. (1896). Memoria. Tierra del Fuego i sus Naturales. Santiago.         [ Links ]

d) Monografías

Anónimo. Monografía de Magallanes 1946. 60 años de acción cultural y religión 1886-1848.         [ Links ]

e) Discografía

Chapman, A. (2009). Hain. Ceremonia de iniciación de los Selk'nam de Tierra del Fuego. Patagonia. Santiago: Editorial Pehuén. Disco: 34 cantos selk'nam interpretados por Lola Kiepja, grabado por Anne Chapman en 1966 y Taller experimental Cuerpos Pintados. 2002.         [ Links ]

f) Archivos Consultados

Archivo Nacional de Santiago de Chile

Archivo de Inspectoría salesiana Don Bosco. Buenos Aires, Argentina.

Archivo Museo M. Borgatello de Punta Arenas, Chile.

Archivo de la misión Nuestra Señora La Candelaria, Tierra del Fuego. Argentina.

g) Fuentes Orales

Aguilera, Nelson. Profesor Universidad de Magallanes. 2011.         [ Links ]

Francioni, Marino. Coadjutor salesiano de Don Bosco, Buenos Aires. 2009.         [ Links ]

Paterito, Gabriela. Anciana de raza kawésqar que habita en Puerto Edén. 2011.         [ Links ]

Rvdo. P. Juan Ticó. Director museo Nuestra Señora de La Candelaria, Tierra del Fuego. 2009.         [ Links ]

Cirillo, Salvatore. Director Museo Maggiorino Borgatello, Punta Arenas. 2012.         [ Links ]


AGRADECIMIENTOS: Este estudio fue parte del Proyecto FONDART N° 74699, obtenido por la autora en el año 2009.

Recibido: 16/01/2013; Aceptado: 05/04/2013; Versión final: 30/06/2014.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons