SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.44 issue1Patagonia: return into the unknown, the paradoxical reminiscence of an empty landscapeThe body in the cultural memory Kawésqar author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Magallania (Punta Arenas)

On-line version ISSN 0718-2244

Magallania vol.44 no.1 Punta Arenas  2016

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-22442016000100006 

ARTICULOS

 

Habitar en el espacio y el lenguaje: El léxico de la geografía Kawésqar

 

Habitat and language: Kawesqar geographical lexicon

 

Oscar E. Aguilera F.

Etnolingüista, investigador de FIDE XII, Punta Arenas, Chile. E-mail: oscaraguileraf@gmail.com.


Resumen

La topografía tiene un rol muy importante en kawésqar, ya que es omnipresente en todo tipo de discurso en esta lengua. Este artículo describe la codificación de las formas del paisaje en kawésqar. Estos términos muestran complejas descripciones del paisaje, necesarias para determinar la posición del hablante, otras personas, animales u objetos en un territorio cuyo paisaje, el de Patagonia occidental, en sí es complejo1.

Palabras clave: lenguas fueguinas, kawésqar, toponimia, topografía, paisaje, léxico.


Abstract

Topography has a very important role in Kawésqar (ISO code 639-3), since it is omnipresent in all types of discourse in this language. This paper describes the linguistic encoding of landforms in Kawésqar. Landform terms exhibit complex descriptions of the landscape that are necessary to determine the position of the speaker, other persons, animals or objects in a territory West Patagonia whose lanscape is itself complex.

Keywords: Fuegian languages, Kawesqar, toponims, topography, landforms, landscape, lexicon.


 

Introducción

El grupo étnico kawésqar es uno de los dos pueblos fueguinos2 canoeros cazadores-recolectores, que aún sobreviven en el extremo sur del continente americano, específicamente, en la llamada Patagonia occidental o zona de los canales del extremo austral de Chile.

El territorio kawésqar (kawésqar wæs) se extiende desde el golfo de Penas hasta el estrecho de Magallanes y la presencia de poblamiento kawésqar está atestiguada por los sitios arqueológicos documentados tanto en la parte noroccidental como meridional de la Patagonia occidental. Publicaciones recientes establecen que el poblamiento de Patagonia se remonta al menos a 15 mil años por migrantes que siguieron la ruta de la costa del Pacífico. Una vez que llegaron al área de Monte Verde, los migrantes no pudieron avanzar más a lo largo de la costa del Pacífico debido a la extensión de los glaciares que cubrían la mayor parte de la costa de Patagonia; cruzaron los Andes y continuaron su avance hacia el sur por el lado oriental. Los Andes son bajos al sur del 39° S, lo que habría permitido el movimiento de individuos a través de ellos. Toda la región habría permanecido aislada posteriormente y el flujo migratorio habría ocurrido más en la dirección Este-Oeste que de Norte-Sur. De esta manera las poblaciones indígenas del presente que viven al sur del 38° S son probablemente descendientes de los primeros ocupantes y, migraciones subsecuentes de las regiones septentrionales habrían tenido sólo un impacto menor en ellos. También parece que habrían permanecido aislados la mayor parte del tiempo con un mínimo de flujo migratorio, probablemente hasta los comienzos de la colonización española (de Saint Pierre et al. 2012). El poblamiento de la Patagonia occidental se habría realizado, entonces, de sur a norte y se han registrado fechas de ocupación desde hace 6000 años AP en el sector archipielágico (cf. Lalueza, C. et al. 1997, p. 41).

La presencia kawésqar está atestiguada asimismo por la toponimia que comprende todo este territorio: islas, islotes, fiordos, canales, ríos, cerros y otros accidentes geográficos tienen su denominación. Lugares que para los navegantes y exploradores occidentales no tienen relevancia suficiente para ser nominados como, por ejemplo, un pequeño riachuelo que se precipita al mar en cascada en la costa de un canal, uno de los tantos miles de ríos que se ven al navegar por los canales de la zona, para la cultura kawésqar tiene un significado especial, único, que lo singulariza y por ello han recibido un nombre.

La toponimia kawésqar igualmente ha quedado registrada en algunas crónicas de navegantes, como por ejemplo, el testimonio del P. José García (1802[1766]), quien en su Diario de Viaje i Navegacion apunta:

Dia 24 de noviembre de 1766. [...] Antes del medio día logramos el puerto en isla Chagualat, bueno i libre de todos vientos ; hai en este puerto bastantes erizos, algunas cholguas i mucho cochayuyo; de éste comió un español un poco, i luego le dijeron los indios que no lo echase al fuego, porque se alborotaría el mar, i lo mismo, decían, sucederá si se echa al fuego el marisco; i aunque yo les quería quitar esto de la cabeza, me respondían que así lo habían aprendido de sus mayores, argumento para ellos mui grande. Todo el día fué bravo, con lluvia i frio causado de la cercanía de la cordillera nevada; por el este, dista una cuadra la isla Guahuen.

El topónimo Chagualat corresponde al kawésqar čawáal at la casa/el campamento del padre y la isla en cuestión está situada a los 47° 10' lat. S 74° 16' long. W. a la entrada del seno Jesuitas en la parte nororiental del territorio kawésqar. Es el topónimo más septentrional que poseemos, aunque no el más antiguo en todo el territorio (v. infr.). La isla registrada como Guahuen debe ser la isla Maldonado, al este del puerto de Chagualat. García aporta mucha toponimia no europea en su Diario, podemos citar como otro ejemplo las isletas llamadas Coarientao; este topónimo coincide en la zona y se aproxima al nombre registrado en el corpus de 1975 como Čowarjentáu, correspondiente al Grupo Reyes (información inédita del autor).

En el estrecho de Magallanes hay toponimia de origen kawésqar que se remonta a 1580, registrada por Pedro Sarmiento de Gamboa, de la cual parte se conserva en la cartografía oficial (Tabla 1).

Tabla 1. Topónimos de origen kawésqar

En el seno Owen y canal Anicá, en el sector sur-oriental de la isla Dawson hay varias islas e islotes con nombres no europeos, entre los cuales se puede establecer una posible equivalencia kawésqar. Por ejemplo, hay dos topónimos terminados en "ke", que coinciden con la terminación -kte de topónimos kawésqar, empleada en la denominación de islas, de manera que las islas Carisauke y Cachsauke podrían corresponder a *Karisáukte y *Kaksáukte. La isla Soki podría corresponder a *Sálki que significa perro en la variedad meridional del kawésqar; la isla Coyen puede ser *K'ójem huairabo; la isla Tell puede ser *Tæs ojo; la isla Testr puede ser *Téstær.

La toponimia señalada solo corresponde a los puntos más septentrionales y meridionales del territorio kawésqar (kawésqar wæs), el resto del territorio está parcialmente registrado en nuestro corpus de lengua y cultura kawésqar. Los nombres ejemplificados muestran que la ocupación territorial kawésqar se extendía desde el golfo de Penas hasta ambas márgenes del estrecho de Magallanes.

 

Investigación en torno al territorio Kawésqar actual

En lo que concierne a la investigación del paisaje en lingüística, sólo la toponimia ha aportado información desde hace tiempo. Meadows (2008, p. 5) al respecto expresa que Dar nombres a los lugares es un universal cultural, una herramienta mediante la cual los grupos humanos identifican, reclaman para sí e interactúan con sus medioambientes. Sin embargo, hay aspectos del paisaje en relación con el lenguaje que la toponimia no cubre. David M. Mark y otros (2011) plantean una serie de preguntas que surgen al considerar el paisaje: ¿Cómo las lenguas seleccionan las entidades geográficas como objetos que deben ser etiquetados ('montaña', 'río', 'valle')? ¿Existen categorías universales? ¿Cuál es la relación formal y referencial entre los nombres comunes (términos del paisaje) y nombres propios (topónimos o nombres de lugares)? ¿Son los términos geomorfológicos fácilmente traducibles entre las lenguas (mountain-montagne-Berg)? ¿Cuáles son los principios ontológicos tras tales términos? ¿Implican conjuntos estructurados del léxico, campos semánticos y relaciones con posibles repercusiones en la gramática? ¿Cuánta variación existe en las estrategias categorizadoras en las lenguas y los hablantes? ¿Cuáles son los factores que ocasionan tal variación? ¿La variación de la representación lingüística tiene resonancia en la cognición? Preguntas como estas indican que la lingüística como disciplina puede ganar mucho de una exploración profunda del dominio del paisaje (Mark et al. 2011, p. 4).

Los estudios de Mark y Turk en torno a lo que denominan etnofisiografía, se han centrado en indagar los aspectos lingüísticos y culturales relacionados con conceptos geográficos, especialmente en la lengua yindjibarndi de Australia y navajo (cf. Turk et al. 2011, en David Mark et al. 2011, pp. 25-45) y han propuesto un modelo descriptivo para este estudio que, entre otros aspectos, señala la clasificación de los tipos de paisaje, la forma gramatical que tienen estos términos, la topografía de la región ocupada por el grupo lingüístico, creencias religiosas asociadas al paisaje, etc.

A partir del 2008 se han hecho estudios en diversas lenguas bajo esta perspectiva: Tzeltal (lengua maya de Mesoamérica, Brown, 2008), jahai (austriasiática, península malaya, Burenhult, 2008), marquesano (austronesio, Polinesia, Cablitz, 2008), lao (tai, Asia continental suroriental, Levinson 2008), chontal de la costa de Oaxaca (aislada, Mesoamérica, O'Connor & Kroefges, 2008), seri (aislada, Mesoamérica, O'Meara & Bohnemeyer, 2008), kilivila (austronesia, Melanesia insular, Senft 2008) y ≠akhoe hai//om (xosiano, África sudoccidental, Widlok, 2008).

En el ámbito kawésqar los trabajos realizados a la fecha incluyen: La expresión del espacio en kawésqar (Aguilera 1997 como publicación en Internet y luego como capítulo en Gramática de la Lengua Kawésqar, Aguilera, 2001, pp. 127-193); Escenario en los relatos de Viaje Kawésqar (Aguilera, 2008); Guía Etnogeográfica del Parque Bernardo O'Higgins (Aguilera-Tonko, 2011) que da cuenta parcial de la toponimia de esta sección del territorio kawésqar. Parcial porque sólo se alcanzó a cubrir un solo borde costero alrededor de la isla Wellington.

Ese trabajo formó parte del proyecto Caracterización Territorial del Parque Nacional Bernardo O'Higgins, su Potencial Económico, Turístico, Científico y Cultural, desarrollado por CEQUA (Centro de Estudios del Cuaternario). Y por último, ¿Qué hay en un eik'óse (cuento) kawésqar. Perdido en la traducción" (Aguilera, 2013), donde se aborda la terminología topográfica kawésqar relacionada con los problemas que presenta para la traducción.

Por otro lado, hay que señalar que estamos desarrollando actualmente un proyecto FONDECYT enfocado a la lexicografía kawésqar (Diccionario Bilingüe Unidireccional Kawésqar-Español), investigación que nos ha permitido obtener una extensa información acerca de la terminología geográfica kawésqar y léxico asociado a esta, como por ejemplo, la expresión del desplazamiento representado por los verbos de movimiento en el agua.

 

División territorial y topónimos3

Los kawésqar dividen su amplio territorio en dos grandes secciones de Este a Oeste: jáutok y málte.

a) Jáutok, siempre designa a los canales interiores. A la designación de jáutok confluyen varios elementos que dicen relación con el tipo y característica del terreno y la flora y fauna del sector. En los canales interiores los paisajes y las costas son totalmente diferentes de los sectores cercanos al océano Pacífico; en algunos tramos las costas son abruptas con acantilados que desde el cerro se sumergen en el agua sin acceso a una pequeña saliente que permita resguardar algún tipo de embarcación. Uno de los ejemplos más claros es el sector oeste del canal Messier desde la entrada de la boca del canal Adalberto por el norte y, por el sur, hasta la entrada de Angostura Inglesa. Por lo general las playas de jáutok son de pedregales y de corta extensión. También la vegetación es abundante y hay selva fría impenetrable.

b) Málte designa a los lugares que están cercanos al océano Pacífico. En este sector la configuración del terreno es distinta de la de jáutok, hay poca selva impenetrable, existen turberas y planicies extensas donde habita una gran diversidad de pájaros de todos los tamaños. Las playas por lo general son largas y de arena. Hay una gran cantidad de islotes e islas que en todo su contorno están rodeadas de playas de arena. Con respecto a las aguas que bañan estas costas, es muy común encontrar olas de gran tamaño que llegan a la playa con mucha fuerza y vehemencia. A lo largo de la costa y playas de málte, de acuerdo con la cosmovisión del mundo kawésqar no se puede ingerir alimentos de ningún tipo, pues se considera tabú. Si por cualquier motivo amanece mal tiempo, gran ventarrón que imposibilite cualquier tipo de navegación, los individuos acuden a su bagaje cultural en busca de una explicación lógica y coherente, llegando a la conclusión de que el tabú ha sido roto en forma azarosa (como, por ejemplo, que un perro haya comido algo en la playa); como consecuencia de esos actos, la naturaleza castiga a los humanos, desatando toda su furia.

Los puntos cardinales Norte y Sur son designados como aqáte y seté, respectivamente, aunque generalmente utilizan las denominaciones árka = arriba para el Norte y séjep = abajo, hacia abajo, para el Sur.

En el territorio kawésqar se puede distinguir en general 4 tipos de sitios:

1. Sitios que designan campamentos temporales utilizados desde tiempos remotos.

2. Sitios tabú (æjámas).

3. Sitios de caza.

4. Sitios funerarios.

Aparte de esta clasificación en sitios, los topónimos kawésqar se pueden dividir en dos tipos:

I. Nombres que dicen relación con algún accidente geográfico:

kstai = canal, río

Arksejókstai = canal Grappler

Fajókstai = canal Fallos

Jolawókstai = canal Picton

Keilentéiha-kstai = río en la costa Este del Paso del Indio al Norte de la isla Crossover

 

tqal = bahía, caleta

Sepláutqal = bahía Liberta

Waihelétqal = caleta Refugio

 

asé = estero, fiordo

Kséwas-asé = seno Eversfield

Kstawálak-áse = seno Wald

Sæltál-asé = estero Nuestra Señora

 

jénnak = punta

Semkelojénnak = punta Eva

Sakuorkuóra-jénnak = punta Entrada

 

kæs = paso

Semaikuetáu-kæs = paso en estero Marzo

Teiqáp-kæs = paso en el canal Hernán Gallego

 

astál = istmo

K'ec'eso-astál = istmo al la entrada del estero Dock

Kseqeft'ǽs-astál = istmo en Pto. Riofrío

 

kar o xar = isla, cerro

K'ejá-áfkar = isla Camel

Kajakerrá-kar = isla Chipana

C'akuotáfkar = cerro Kalau

 

aksál = barranco

Čepáqar-aksál = barranco con nidos de cormoranes en isla Saumarez

Jent'ásqe-jetowána-aksál = barranco con nidos de cormoranes en isla Saumarez

 

k'oláf = playa

K'epc'é-atáq-k'oláf = playa en el sector NW de la isla Kalau

 

éite o eité = terreno de piedra lisa

Ajesláwo-éite = sitio de rocas lisas en isla Camel

C'éjas-jeqanái-éite = puerto en isla Topar

 

jerás = terreno en declive

Erqairáu-jerás = costa al N de Abra Chica

Ksekséwatqal-arré-jerás = costa cerca de la punta Estrada

 

c'éwe = barranco o acantilado

Ataqaláu-c'éwe = barranco en canal Escape

Kejaqátkar-c'éwe = punta Barclay

 

atǽl = costa

C'éwes-atǽl = costa en la isla Angamos

T'ærie-asé-atǽl = costa del sector N de la isla Kalau.

 

kte = terreno plano, isla plana alargada

Ewelsérkte = islote latitud

Kstawáilekte = isla Schröder

 

k'iot = parte resguardada del viento en una isla (caleta, ancón, etc.)

Kerwák'iot = caleta en punta al NW de la isla Morton

Ksaltáwa-k'iot = puerto en isla Crossover

II. Nombres que remiten a alguna cosa que llama la atención o tiene que ver con algún suceso acaecido en el pasado, como Kčé-kar-akiá-jennák "Punta palo podrido"; K'iusénkar "La nuca"; Xaána-taqás-ho-jerás "Donde rueda el tronco de helecho"; Jekčál-c'aféskte "Playa de los líquenes de los ciervos"; Jekčál-čepákar-jennák "Punta donde se matan ciervos"; etc. La mayoría de los nombres de lugares en kawésqar no se pueden traducir ya que su origen se remonta a un pasado remoto y nadie sabe qué significan ni por qué se llaman así.

Junto a la toponimia kawésqar existe una doble nominación para los lugares, cuyo origen no es kawésqar: (1) nombres populares chilotes, como "Canal Aceite"; "Puerto Manchana"; "Puerto Susto"; etc. (2) toponimia oficial que aparece en los mapas y cartas de navegación.

En muchas lenguas hay términos para accidentes geográficos que utilizan nombres de partes del cuerpo humano para designarlos, como en español "brazo de un río o de un canal", "ojo de mar", "ojo de agua", "pie de una montaña", etc. Sin embargo el kawésqar no utiliza partes del cuerpo para designar términos geográficos, sino al revés, usa términos geográficos para designar partes del cuerpo, como por ejemplo: nóus-kstai = orificios nasales (es decir: "canal o conducto de la nariz"); tǽstqal = cara (i.e. "bahía de los ojos"); afkstai = boca ("canal o conducto de adelante"); k'élaf-astál = el cuello en relación al resto del cuerpo (i.e. "istmo del cuello"); etc.

 

Denominaciones geográficas4

Kstai significa canal y al mismo tiempo designa a un terreno que por su conformación se asemeja a un canal o a dos líneas paralelas, por ejemplo, una playa, en relación a los bordes costeros de un canal. También este nombre designa el fondo de un barranco o cualquier terreno semejante a un corredor (ver ejemplos Tablas 2 y 3).

Tabla 2. Ejempo 1 para Kstai

Tabla 3. Ejempo 2 para Kstai

Tqal significa bahía y designa a cualquier terreno en forma de bahía, i.e. un semicírculo o bien un círculo, por ejemplo, el terreno en torno a una vivienda temporal (at), la cual es circular. Combinado con otros sustantivos denota la circularidad, como akc'ólai-tqal poza; čámstqal cuenca del mar. Muchas veces está implícito el primer item léxico del compuesto y solo aparece tqal, como en el siguiente ejemplo, donde está implícito akc'ólai-jekáne laguna (ver ejemplo Tabla 4).

Tabla 4. Ejempo para Tqal

Asé, estero, seno, fiordo; también designa objetos que se asemejan a un fiordo, como una embarcación (canoa, chalupa), en donde la parte de la proa se parece al fondo de un estero o fiordo. Asimismo designa a un valle entre cerros, igualmente por la forma de un estero (ver ejemplo Tabla 5).

Tabla 5. Ejempo para Asé

Jénnak punta; por la forma también designa a un gorro.

Kæs paso; canal estrecho; espacio fuera de la vivienda temporal libre de vegetación, semejante a un sendero. En español los kawésqar utilizan pase para referirse a un paso estrecho y paso para uno más abierto; estas denominaciones provienen seguramente del español de los chilotes (ver ejemplos Tablas 6 y 7).

Tabla 6. Ejempo 1 para Kæs

Tabla 7. Ejempo 2 para Kæs

Astál istmo, terreno en forma de istmo; cualquier superficie que tenga esta similitud, por ejemplo, el cuello en relación a la cabeza y el tronco, denominado k'élaf-astál (cuello + astál); k'iúnčai-astál cintura, que también tiene semejanza a un istmo (ver ejemplo Tabla 8).

Tabla 8. Ejempo para Astál

Kar, en general significa materia dura, por lo cual designa un cerro, una roca, un promontorio o una isla. La denominación específica para isla es halíkar, de halí abajo y kar promontorio, i.e. "promontorio que surge de la profundidad", muy distinto a la concepción occidental de isla "porción de tierra rodeada de agua por todas partes". El significado kawésqar se aproxima más a la definición científica de isla: "Tierra completamente rodeada de agua. La tierra es una parte elevada de la litósfera de la Tierra que sobresale por encima del agua" (Geospace Nanaimo, Vancouver Island University) (ver ejemplos Tablas 9 a 11).

Tabla 9. Ejempo 1 para Kar

Tabla 10. Ejempo 2 para Kar

Tabla 11. Ejempo 3 para Kar

Aksál barranco, acantilado, costa cortada a pique. En algunas ocasiones, para enfatizar más el carácter escarpado del terreno aksál se combina con c'éwe, que también designa a un barranco, pero al mismo tiempo verticalidad (ver Tabla 12).

Tabla 12. Ejempo para Aksál

K'oláf playa en general; se puede combinar con otras denominaciones topográficas para especificar mejor el terreno, por ejemplo, k'oláf-tqal playa de una bahía; también se une al sufijo -na, que forma participios, como en k'oláfna [lugar] dotado de playa (ver ejemplo Tabla 13).

Tabla 13. Ejempo para K'oláf

Jerás, terreno en declive, talud (ver ejemplo Tabla 14).

Tabla 14. Ejempo para Jerás

C'éwe barranco, terreno cortado a pique, verticalidad (ver ejemplo Tablas 15 a 18).

Tabla 15. Ejempo 1 para C'éwe

Tabla 16. Ejempo 2 para C'éwe

Tabla 17. Ejempo 3 para C'éwe

Tabla 18. Ejempo 4 para C'éwe

En otros contextos, no topográficos, el sentido de verticalidad da lugar a significados como cielo, regazo (ver ejemplo Tabla 16).

En el ejemplo de Tabla 16 c'éwe aparece como un compuesto con árka, con significado "cielo", pero cuando no es un compuesto y también determinado por el contexto, árka c'éwe significa arriba de un barranco (ver ejemplo Tabla 17).

Ejemplo con significado de "regazo" (ver ejemplo Tabla 18).

C'éwe puede combinarse con otros items léxicos geomorfológicos haciendo más específica la denominación, como c'éwe kstai canal barrancoso; c'éwe kar isla barrancosa; c'ájes-c'éwe álowe barranco con alero; k'iesqámai c'éwe barranco cubierto por monte; etc. Asimismo aparece con DIR: c'éwe-terrék en un barranco; c'éwe-terré hápar hacia un barranco.

Atǽl costa. Como verbo intransitivo atǽl significa estar, hallarse, encontrarse; en todos los otros contextos designa la costa en general (ver ejemplo Tablas 19 y 20).

Tabla 19. Ejempo 1 para Atǽl

Tabla 20. Ejempo 2 para Atǽl

Kte. Es una postposición que significa en, sobre. Aparece ligada a topónimos con el sentido de terreno plano, generalmente en topónimos de islas; con sentido temporal significa temporada, estación, tiempo de, como jesé-kte tiempo de huevos.

K'iot. Es un adverbio con significado atrás, detrás, en la parte posterior. Aparece en topónimos con el sentido de parte resguardada de una isla.

 

Deícticos

En la lengua kawésqar el paisaje es omnipresente. La configuración del terreno es esencial para establecer el lugar en donde se sitúa un individuo. Los llamados "situativos personales" comprenden aquellos deícticos (o expresiones indicadoras como "aquí", "allá") en donde la deixis se apoya en la situación espacial ocupada por el hablante. El kawésqar tiene numerosas maneras de expresar "aquí", en donde el centro deíctico es el "yo", expresado por la forma pronominal aes seguida de ítems léxicos que expresan características topográficas de la localización, dimensionalidad o descripciones no dimensionales que tienen que ver con relaciones de interioridad, diagonalidad, etc., por ejemplo:

æs-asé = aquí [en este seno, estero o terreno con forma de seno, estero o bahía alargada]

æs-k'oláf = aquí [en esta playa]

æs-qálaks = aquí [en la turbera o terreno plano, descubierto]

æs-kar = aquí [en esta isla, cerro o promontorio]

æs-tqal = aquí [en esta bahía o en este terreno o superficie plana de contorno redondeado, de amplitud indeterminada, externo, perspectiva frontal]

æs-c'éwe = aquí [en este terreno cortado a pique, barranco, con pendiente suave o abrupta; verticalidad]

æs-astál = aquí [en este istmo, terreno o superficie en forma de istmo]

æs-álowe = aquí [dentro]

æs-kæs = aquí [en el paso]

æs-t'æs = aquí [arriba, en la cima, cúspide o parte superior]

æs-kstai = aquí [en el canal o en paralelo respecto a la posición del hablante, perspectiva visual lateral]

 

Léxico relacionado con el emplazamiento de la vivienda

Si el punto de referencia es el at o vivienda temporal, el terreno en el cual se emplaza se divide en varias secciones. La perspectiva es vertical, de abajo hacia arriba. El campamento kawésqar habitualmente se construye más arriba de la playa. La playa en sí es un lugar donde por tabú no se puede hacer fuego y al mismo tiempo, al situar la vivienda temporal más arriba se previene que la marea la inunde. Los sectores que pertenecen al perímetro del campamento se sitúan en varios niveles desde abajo, la orilla del mar, hacia arriba en dirección al monte o terreno más elevado.

Las divisiones del terreno más generales son desde el mar hasta la cima de un cerro o promontorio:

k'ólaf = playa, arkápe = monte. El at se construye más arriba de la línea de la marea y todo lo que está frente a él hasta el mar se denomina atólok. Más arriba del monte puede venir una sección de turbera denominada qálaks o bien el terreno sigue ascendiendo en una colina o cerro, wǽskar.

Desde el at en una perspectiva horizontal hacia abajo y el horizonte, las distinciones son las siguientes:

Todo lo que se extiende hacia debajo de la entrada del at se denomina hóut. Si hay una pequeña elevación hacia abajo, esta se denomina hóut-t'æs; el sector de la playa es hóut-k'oláf; si el at está construido a la orilla de un canal, la sección de abajo en relación al canal se denomina hóut-kstai y el horizonte hóutk'a álowe. La superficie del mar se llama čams-kte y la cuenca del mar čams-tqal.

El terreno inmediatamente adyacente a la vivienda, que es una franja que se extiende desde la entrada de ella hasta cierta distancia por los costados se denomina kæs, que es la misma denominación para "paso" (por ejemplo entre dos islas). La utilización de este término geográfico marino en tierra se distingue por estar siempre precedido por el sustantivo at (casa, "carpa", vivienda temporal) y el adverbio páu (afuera); asimismo la puerta del at utiliza kstai (canal) en su composición, con el significado de "conducto", i.e. at-páu-kstai conducto hacia fuera de la casa.

El interior mismo de la vivienda utiliza denominaciones pertenecientes al ámbito geográfico para designar puntos relacionados con la fogata que va al centro: Los lados al interior del at y al fondo, mirando desde la entrada, son los sitios donde los moradores duermen, están sentados frente a la fogata, comen o interactúan con los otros miembros de la familia y otros. Esta parte del at recibe denominaciones según la actividad de los ocupantes (ver Fig. 1):

Fig. 1. Interior de at kawésqar y sus divisiones, en donde además de las distinciones señaladas más arriba, se indican: páukstai = puerta; afc'ótqal = sitio para guardar comida.

pap-hótqal lugar donde uno se sienta (de pap sentarse + ho lugar + tqal superficie circular o en semicírculo, que en un contexto geográfico designa bahía);

atónak-hótqal lugar donde se sitúa la persona dentro del at (de atónak estar acampando, formado por at vivienda, "carpa" + ho lugar + -nak sufijo progresivo + ho lugar + tqal superficie circular o en semicírculo);

talái-hótqal lugar donde se duerme (de talái acostarse + tqal superficie circular o en semicírculo).

Estos sitios en relación con la fogata central reciben las denominaciones hóut-terrék, desde cualquiera de los puntos señalados arriba, hacia la fogata y, jáu-terrék desde la fogata a los costados del at. Ambos términos también son tomados del léxico geográfico, hóut corresponde a hacia abajo desde el at y jáu tierra. Ambos items van seguidos del direccional terre- + el locativo -k.

 

La posición en el espacio

La posición en el espacio muchas veces está expresada por construcciones complejas que utilizan diversas denominaciones de formas del terreno; en otras la repetición de un item léxico puede parecer a simple vista una mala elaboración del discurso, sin embargo, en kawésqar casi siempre se desarrolla un tema partiendo de lo general a lo particular, como en el siguiente ejemplo, en donde se indica la posición de un campamento habitual en relación al entorno, describiendo éste primero para culminar en la ubicación del campamento (ver ejemplo Tabla 21).

Tabla 21. Construcciones complejas 1

El primer enunciado, Kæs sap asé = En el seno había un paso en la mitad en sí no es una información completa, no es concluyente, de manera que el oyente sabe que la información debe ser ampliada. El hecho de que se mencione un paso lleva implícita la presencia de una isla situada al medio del seno; esto prepara ya al oyente para recibir información sobre qué ocurre ya sea en esa isla implícita o en la costa del paso. Al introducir la partícula explicativa ak'uás ya el oyente sabe que se incluirá información adicional al primer enunciado: asé álowe asé = en el interior del seno, seguido otra vez por la misma partícula explicativa. Posiblemente la introducción de la partícula una segunda vez sirve como pausa al hablante para elaborar la continuación del discurso: asé aksal-c'éwe atsl asé = la costa del seno era barrancosa cortada a pique. En seguida, el hablante continúa con su serie de oraciones, introduciendo la partícula wa que expresa que habrá un cambio de tópico: asé wa ačáal hójok = en el seno al cual me refería, por otra parte, kius at-erk'ena asé hójok, c'éwe-s kuos = en ese seno [estaba] su campamento habitual, en ese barranco. La secuencia termina con kuos, un conectivo con función de marcador de continuidad que, en posición final, cierra el período y señala que vendrá otro.

Un ejemplo donde hay múltiples menciones de formas del terreno es el siguiente, constituyendo asimismo un ejemplo de la complejidad de la expresión espacial (ver ejemplo Tabla 22).

Tabla 22. Construcciones complejas 2

Era un barranco, un alero cuyo suelo era la única saliente plana donde se podía estar, [las paredes] de la saliente del barranco eran lisas y ahí estaba, contaba [el padre del narrador], y ese sitio todavía está ahí y ahí estará. T-PE-230207=la §32 Cuento de Ajerkčes.

Las formas del terreno descritas en el ejemplo de arriba son sumamente complejas y difíciles de traducir. Aksál y c'éwe son sinónimos, pero c'éwe conlleva la idea de un terreno de una verticalidad más pronunciada. En la cita aksál aparece en un comienzo, lo cual implicaría que se refiere a todo el sitio, en tanto que c'éwe va en la sección más detalla de la descripción, de nuevo partiendo de lo general a lo particular.

C'ájes por si solo significa cueva, pero con c'éwe designa a un alero en un barranco, lo suficientemente ancho para construir una pequeña vivienda temporal, un refugio para pecnoctar o un paradero de caza. El suelo de este alero es expresado mediante halí atǽl-c'éwe, literalmente "la costa de abajo del barranco" , "del terreno vertical" o "terreno cortado a pique". Podría referirse a la parte inferior de un barranco que da directamente al mar, sin embargo, este barranco no cae directamente al mar, sino que tiene una zona boscosa anterior a la pared del barranco; esta información va inmediatamente después del texto de arriba, omitida aquí. El alero es el único sitio plano donde se puede construir una vivienda temporal y este sitio es descrito como qalák-s tqal. Qálak significa turba y por extensión designa un terreno plano, tqal significa bahía o terreno circular o en semicírculo. Aquí alude a la forma circular de la vivienda, por ello es un sitio plano donde se puede construir el at, especificado a continuación por čečél estar + un sufijo DUR.

A continuación el hablante hace una última descripción del barranco en relación a las características de la superficie, en este caso eité liso5. El período concluye con la mención de la fuente de información a través de eik'uaháker-hójok narraba, que alude al padre del narrador, mencionado anteriormente. El agente en este caso está elidido porque la referencia es reciente y no necesita mencionarse, como sucede a menudo en kawésqar (cfr Aguilera, 2011).

Luego el verbo čečél, usado anteriormente vuelve a repetirse en relación a la situación del terreno; en esta ocasión es usado dos veces, pero la información aspectual y modal (potencial) le confiere sentidos diferentes: el primer caso utiliza un sufijo HAB para indicar que el sitio todavía está en donde el padre del narrador señala que se encuentra, pero a continuación el hablante utiliza un sufijo potencial + un DUR para expresar la posibilidad de que el sitio todavía se encuentre allí. Hace uso del POT porque el hablante no ve el lugar y por ello no puede decir que todavía exista. Esto dice relación con el estricto sentido de la verdad del kawésqar, para quienes la falta de veracidad es severamente sancionada.

Estos dos ejemplos dan una mínima visión de cómo funciona la expresión del paisaje en kawésqar y la importancia que tiene en el discurso6. La localización detallada de los sitios y las personas, animales u objetos es característica de la lengua.

 

Conclusión

En este trabajo se ha presentado una primera aproximación de la expresión de la topografía en kawésqar. Los términos usados para designar las formas de la geografía de la Patagonia occidental aparecen en los topónimos, singularizando el accidente geográfico nombrado (Nombre + tipo de accidente geográfico). Asimismo la terminología geográfica es parte constitutiva de las expresiones deícticas en esta lengua. Se observó igualmente que la posición de personas, animales u objetos es precisada con abundante detalle, dada las características del paisaje del territorio. Esto da lugar a combinaciones de términos que forman frases que dan cuenta de las relaciones espaciales. Muchas de estas construcciones, además de aludir a términos topográficos, tienen que ver con formas geométricas en donde se establecen nociones de paralelismo, circularidad o perpendicularidad. Por otro lado, el kawésqar es sensitivo al material, ya que considera aspectos de la superficie del terreno que dicen relación con sus propiedades (liso, pulido, duro) o los materiales que lo constituyen (arena, piedra); además es sensitivo al volumen, por ejemplo, piedras grandes, pequeñas, guijarros. La vegetación igualmente tiene su especificidad, más notoriamente los tipos de bosque, cuya diferencia dice relación con zonas definidas dentro del territorio (en los canales interiores o jáutok y en la parte exterior, hacia el oeste o málte).

El paisaje del territorio kawésqar bajo la mirada de sus habitantes ancestrales es complejo, su conceptualización y expresión contiene múltiples significaciones, difíciles de precisar en español o difíciles de conceptualizar por los no kawésqar. El variado y laberíntico paisaje de la Patagonia occidental se presenta a través de la lengua de sus más antiguos habitantes en toda su magnificencia. Estudios posteriores podrán revelar otros aspectos que no han sido posible abordar ahora.

 

Notas

1 Este trabajo forma parte del Proyecto FONDECYT N°. 1130235 "Diccionario Unidireccional Kawésqar-Español".

2 El otro grupo son los yaganes, que habitan en Puerto Wiliams, en la isla Navarino, aunque en menor número. De ellos sólo una persona, Cristina Calderón es la última representante "pura" de la etnia y la única hablante de su lengua.

3 Las transcripciones en lengua kawésqar utilizan el Alfabeto Estándar Oficial de la Lengua Kawésqar (Aguilera, 2001).

4 Se han empleado las siguientes abreviaturas: ABL = ablativo; AGENT = agentivo; CAMB.TOP = cambio de tópico; CONECT = conectivo; DIR = direccional; DUR = durativo; EPENT = epentético; ERR.DIC. = error de dicción; EXPL = explicativo; GEN = genitivo; HAB = habituativo; LOC = locativo; LOCAL = localización; P.NARR = pretérito narrativo; PL = plural; part. = partícula; POT = potencial; p.ref = partícula referencial; PROG = progresivo; PRTC = participio; p.v.p. = partícula verbal de pretérito; p.v. = partícula verbal; REITER = reiterativo; TOP = tópico; TOPON = topónimo

5 El kawésqar es sensitivo a los tipos de superficie y materiales de los términos topográficos. Así, por ejemplo, encontramos playas de arena, de piedras, de guijarros, piedras en general y piedras de cierto volumen.

6 Otros ejemplos en relación a la traducción pueden verse en Aguilera (2013).

 

Bibliografía

Aguilera F., O. (2001). Gramática de la Lengua Kawésqar. Corporación Nacional de Desarrollo Indígena. Temuco: LOM Ediciones Ltda.         [ Links ]

Aguilera F., O. (2011). Los relatos de viaje kawésqar, su estructura y referencia de personas. Magallania, 39(1), 119-145.         [ Links ]

Aguilera F., O. (2013). ¿Qué hay en un eik'óse (cuento) kawésqar?. Perdido en la traducción. Onomazein, 27, 171-192.         [ Links ]

Aguilera F., O., & Tonko P., J. (2011). Guía Etnogeográfica del Parque Nacional Bernardo O'Higgins. Innova Chile-CORFO, CEQUA, Comunidad Kawésqar de Puerto Edén. Punta Arenas, Chile.         [ Links ]

Brown, P. (2008). Up, down, and across the land: Landscape terms, place names, and spatial language in Tzeltal. Language Sciences, 30(2/3), 151-181.         [ Links ]

Burenhult, N. (2008). Streams of words: Hydrological lexicon in Jahai. Language Sciences, 30(2/3), 182-199.         [ Links ]

Cablitz, G. H. (2008). When "what" is "where": A linguistic analysis of landscape terms, place names and body part terms in Marquesan (Oceanic, French Polynesia). Language Sciences, 30(2/3), 200-226.         [ Links ]

De Saint Pierre, M., Bravi C. M., Motti J. M. B., Fuku, N., Tanaka M., et al. (2012) An Alternative Model for the Early Peopling of Southern South America Revealed by Analyses of Three Mitochondrial DNA Haplogroups. PLoS ONE, 7(9), e43486. doi: 10.1371/journal.pone.0043486.         [ Links ]

García, J. (1802). Diario del Viaje i Navegación hechos por el Padre José García de la Compañía de Jesús desde su Misión de Cailín, en Chiloé, hacia el Sur en los Años 1766 i 1767. En Anuario Hidrográfico de la Marina de Chile, 16. Santiago: Imprenta Nacional.         [ Links ]

Lalueza, C., Pérez-Pérez, A., Prats, E., Cornudella, L., & Turbón, D. (1997). Lack of founding Amerindian mitochondrial DNA lineages in extinct Aborigines from Tierra del Fuego-Patagonia. Human Molecular Genetics, 6(1), 41-46.         [ Links ]

Levinson, S. C. (2008). Landscape, seascape and the ontology of places on Rossel Island, Papua New Guinea. Language Sciences, 30(2/3), 256-290.         [ Links ]

Mark, D. M., Turk, A. G., Burenhult, N., & Stea, D. (Eds.). (2011). Landscape in Language. Transdisciplinary perspectives. Amsterdam/Philadelphia: John Benjamins.         [ Links ]

Meadows, W. C. (2008). Kiowa Ethnogeography. Austin: University of Texas Press.         [ Links ]

O'Connor, L., & Kroefges, P. K. (2008). The land remembers: Landscape terms and place names in Lowland Chontal of Oaxaca, Mexico. Language Sciences, 30(2/3), 291-315.         [ Links ]

O'Meara, C., & Bohnemeyer, J. (2008). Complex landscape terms in Seri. Language Sciences, 30(2/3), 316-339.         [ Links ]

Quintela, S. P. (1994). Toponimia Americana del Descubrimiento. Nombres Geográficos de Don Pedro Sarmiento de Gamboa. Revista de Marina, 111(823), 1-10. Acceso Internet: http://revistamarina.cl/revistas/1994/6/quintela.pdf.         [ Links ]

Rybka, K. (2015). Between objects and places. The expression of landforms in Lokono (Arawakan). IJAL, 81(4), 539-72.         [ Links ]

Senft, G. (2008). Landscape terms and place names in the Trobriand Islands - the Kaile'una subset. Language Sciences, 30(2/3), 340-361.         [ Links ]

Tonko P., J. (2008). Relatos de Viaje Kawésqar. Onomazein, (18), 11-47.         [ Links ]

Widlok, T. (2008). Landscape unbounded: Space, place, and orientation in ≠Akhoe Hai//om and beyond. Language Sciences, 30(2/3), 362-380.         [ Links ]


Recibido: 10/03/2016; Aceptado: 15/03/2016; Versión final: 27/04/2016.

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License