SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.45 issue2JOHN NARBOROUGH EXPEDITION TO CHILE, 1670: DEFENSE OF VALDIVIA, INDIAN RUMORS, INFORMATION ON PRISIONERS, AND THE BELIEF IN THE CITY OF THE CÉSARES author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Magallania (Punta Arenas)

On-line version ISSN 0718-2244

Magallania vol.45 no.2 Punta Arenas Dec. 2017

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-22442017000200005 

ARTICULOS

UN NOVEDOSO MAPA MANUSCRITO DEL SENO DE ÚLTIMA ESPERANZA (1895)

A NOVEL HANDWRITTEN MAP OF ULTIMA ESPERANZA SOUND (1895)

Mateo Martinic B.A 

A Profesor Titular y Emérito. Investigador Centro de Estudios del Hombre Austral, Instituto de la Patagonia, Universidad de Magallanes, Punta Arenas, Chile. mateo.martinic@umag.cl.

RESUMEN:

Se da cuenta de un plano manuscrito de la zona marítima oriental del fiordo de Última Esperanza, región de Magallanes y Antártica Chilena (Chile), elaborado por el colono Hermann Eberhard en 1895. Se describen sus características y se lo valoriza como el primer mapa moderno del sector y como tal, base para el desarrollo de la cartografía territorial posterior.

Palabras clave: Cartografía; Última Esperanza; Patagonia austral

ABSTRACT:

A handwritten map of the eastern maritime zone of the Ultima Esperanza fjord, Region of Magallanes and Chilean Antarctic (Chile), is communicated. Developed by the settler Hermann Eberhard in 1895, its characteristics and appreciations as the first modern map of the district and, as such, the bases for the development of subsequent territorial cartography are described.

Keywords: Cartography; Last Hope Inlet; Southern Patagonia

INTRODUCCIÓN

El distrito de Ultima Esperanza en la Patagonia austral, único sector geográfico del continente donde las aguas interiores del océano Pacífico penetran en la vertiente oriental hasta el borde de la estepa patagónica, fue revelado para el conocimiento geográfico en 1557 luego de la navegación exploratoria realizada por el capitán español Juan Ladrillero. Desde entonces debieron transcurrir casi tres siglos antes que otro navegante surcara sus aguas pues el descubrimiento hispano había permanecido oculto. Este fue el teniente William Geo. Skyring de la Real Armada Británica, quien lo hizo en 1830 durante una de las campañas exploratorias e hidrográficas al mando del capitán Philip P. King. Del mismo modo que lo hiciera Ladrillero, Skyring sólo realizó un reconocimiento de la zona marítima que pasó a ser conocida como Last Hope Sound en los planos del Almirantazgo Británico que fueron los primeros en registrar cartográficamente el distrito marítimo. Después de Skyring nadie, que se sepa, navegó por esas aguas interiores orientales hasta la llegada del primer explorador moderno, el antiguo capitán mercante alemán Hermann Eberhard, quien en 1893 realizó un reconocimiento del sector litoral más oriental del sector de que se trata en busca de terrenos para la explotación económica pastoril.

Tierra adentro la zona era un completo misterio para los civilizados y sólo comenzó a ser conocida hacia 1870 con las incursiones de los baqueanos procedentes de Punta Arenas, entonces establecimiento colonial chileno de incipiente desarrollo en la zona del estrecho de Magallanes. La primera información científicamente válida se tuvo tras la expedición del teniente Juan Tomás Rogers, de la Armada de Chile, en 1877, quien acompañó su relación con un plano que por vez primera ofreció un bosquejo aproximado sobre las características geográficas del interior sudpatagónico al oriente de los Andes, entre las aguas del lago Santa Cruz (Argentino) y las del fiordo de Ultima Esperanza. El bosquejo fue elaborado por el geógrafo Alejandro Bertrand y publicado en 18781.

La siguiente expresión cartográfica se debe al explorador argentino Carlos M. Moyano y está incluida en su plano Patagonia Croquis de ¡a parte comprendida entre ¡os paralelos 50 á 53 con el itinerario de la expedición efectuada en Noviembre a Febrero de 1883-84 por el Capitán de la Armada Argentina Carlos M. Moyano y el Subteniente Teófilo de Loqui2. En el sector geográfico que interesa el plano apenas si añade alguna información con respecto al contenido en el plano de Rogers y sólo insinúa algunos depósitos lacustres. Además se cuenta en este particular, aunque siempre con el carácter de bosquejo preliminar, con el plano elaborado por el explorador argentino Ramón Lista y referido al resultado de sus excursiones de 1890 a 1892 en el distrito interior subandino de Ultima Esperanza, información que debe entenderse recogida a su vez por el ingeniero chileno Carlos Soza Bruna en su Carta de la extremidad meridional de Sud América construida para señalar el límite entre Chile i la República Arjentina (1890) que sin embargo de sus menciones conforma una expresión solo aproximada de la realidad geográfica del sector de que se trata. Esta es la suma de antecedentes cartográficos disponibles para la época de elaboración del plano del que se da cuenta en este artículo, a la que debe añadirse la pieza del género, en forma de esquicio preliminar, que debió haber sido realizada durante las expediciones exploratorias practicadas en 1889 por las zonas sur, central y noroccidental del distrito que interesa por el capitán Ramón Serrano Montaner, de la Armada de Chile, documento hasta ahora desconocido por hallarse perdido desde hace muchísimo tiempo.

DESCRIPCIÓN DEL MAPA MANUSCRITO DE ÚLTIMA ESPERANZA ELABORADO POR HERMANN EBERHARD HACIA 1895

Hermann Eberhard, originario de la provincia de Brandeburgo del antiguo reino de Prusia, después parte del Imperio Alemán, era hijo de una familia acomodada con ancestro militar que le procuró una educación esmerada que desperdició atraído por una vida de aventuras que lo llevó a enrolarse en la marina mercante alemana donde alcanzó la jerarquía de capitán de vapor. Ejerciendo esta actividad al servicio de la afamada Kosmos Linie, debió ocuparse del movimiento marítimo Montevideo-Puerto Stanley (islas Falkland), lo que le llevó a radicarse con su familia en la colonia británica sudatlántica. Encontrándose ahí, hacia 1888 se interesó como muchos otros que allí residían por la ocupación de tierras en la Patagonia para la crianza ovejera. Obtuvo así una concesión en suelo argentino al sur del río Gallegos en el sector de Markatch-Aike donde fundó una estancia. Ya establecido, supo después de campos disponibles en suelo chileno en el distante y poco conocido distrito subandino de Ultima Esperanza e interesado en su conocimiento planeó una expedición para el objeto. Fue así como en el invierno de 1893 y con la autorización del Gobernador de Magallanes, realizó un esforzado viaje de reconocimiento en una pequeña embarcación siguiendo el rumbo de los antiguos hidrógrafos británicos por todo el sector del mar interior del distrito mencionado, incluyendo cortas excursiones tierra adentro por la costa oriental del mismo3.

Habiendo encontrado terrenos que le parecieron aptos para la crianza ovina en el sector litoral que denominó Puerto Consuelo, los solicitó a la Gobernación del Territorio de Magallanes, servida a la sazón por el capitán de navío Manuel Señoret, que se los otorgó de inmediato. De ese modo, en 1894 dio inicio al poblamiento colonizador de ese atractivo distrito interior, empeño en que no tardó en ser secundado luego por otros connacionales y por algunos británicos.

El plano de que se trata fue realizado según parece cuando Eberhard llevaba algún tiempo establecido como colono, lo que le había permitido incursionar por diferentes sectores del entorno de Puerto Consuelo y formarse una idea general sobre la fisiografía y las condiciones naturales (vegetación) del terreno. Ello nos hace suponer una fecha de elaboración hacia bien avanzado el año 1895 (Fig. 1). El documento se titula Croquis (Only) of Last Hope Inlet and adjacent country, fue elaborado a mano y coloreado con acuarela en tonos diferentes de sepia claro para mostrar las tierras bajas y más intenso y oscuro para las partes más altas; está referido al territorio mejor conocido por el autor pues hay partes en blanco. Los espacios correspondientes al mar y a los lagos están presentados en color celeste suave. La toponimia y menciones varias están escritas en inglés, con las excepciones que más adelante se señalan. Esta pieza permaneció desconocida por cosa de un siglo tras haber sido indebidamente archivada y fue casualmente encontrada por el arquitecto e investigador Samuel García Oteiza, a quien debemos su conocimiento, durante una pesquisa documental. Se encuentra actualmente en la mapoteca del Archivo Nacional (Santiago), Fondo Ministerio de Obras Públicas, volumen 54, año 1887, con el número de registro 981. Sus dimensiones son 24x19,5 cm y escala de referencia 1:200.000.

Fig. 1 Mapa manuscrito de la zona marítima oriental del fiordo Última Esperanza, Chile (Hermann Eberhard, 1985). 

El plano se encuentra firmado por su autor con su rúbrica que nos era conocida.

El sector geográfico representado se extiende desde los 51° a 52° S. y entre los 72° a 73°30’ de longitud oeste y parece haber sido dibujado teniendo un plano inglés a la vista (Almirantazgo Británico) conocido del autor, pues para la época toda la cartografía marítima disponible era de esa procedencia. La información litoral correspondiente se complementa, como es obvio, tierra adentro con el conocimiento adquirido por el autor en diferentes excursiones, circunstancia que, a nuestro juicio, le otorga al documento un valor de actualización y perfeccionamiento para el conocimiento geográfico de la época.

Es manifiesto, a la vista detenida del plano, el interés del autor sobre el sector territorial de la concesión fundiaria que le había sido recientemente otorgada y sobre su entorno en lo tocante a su fisiografía y recursos considerados desde la óptica de la explotación económica pastoril. Ello queda en claro por la simbología ideada para identificar pasturas, pantanos, montes bajos y altos, así como con las leyendas explicativas, todo referido a la zona oriente de Puerto Consuelo y en las Llanuras de Diana.

La razón de su elaboración se nos ocurre, debió ser la de disponer de la imagen geográfica correspondiente como un elemento de manejo de la explotación ovejera allí establecida y, quizá, para información de los terceros que pudieron conocer o relacionarse con Eberhard.

Salta a la vista que la parte más elaborada del plano, por lo prolijo del dibujo, por la información geográfica y ambiental que proporciona y por la intensidad y variedad del colorido sepia con que se la presenta, y por la toponimia y otras menciones que contiene el documento, se corresponde con el ámbito más explorado y reconocido del sector en torno al asentamiento colonizador pionero de Puerto Consuelo, tanto costa afuera como tierra adentro.

Las menciones toponímicas e informaciones ambientales no resultan fáciles de leer pues aunque fueron escritas con letra caligráfica el tamaño de las palabras es a veces tan pequeño que las hace ilegibles, razón por la que nos es imposible dar cuenta pormenorizada de los diferentes topónimos y/o descripciones. Sin embargo, es posible diferenciar dos sectores en el plano: uno, que aproximadamente cubre la mitad izquierda del mismo donde la mayor parte de la toponimia incorporada parece proceder de un mapa inglés que ha servido de modelo, a excepción de la zona terminal del fiordo de Ultima Esperanza en que el hermoso e imponente actual monte Balmaceda aparece mencionado como mt. Jorge Montt y un pequeño depósito lacustre situado a sus pies hacia el suroeste nombrado l. Señoret, posiblemente la actual laguna Azul, sugieren su procedencia tanto de los reconocimientos hechos por el propio Eberhard, como de la exploración dirigida por el capitán Ramón Serrano Montaner en 1889. También en la sección oriental de la actual península Antonio Varas, entre varios topónimos ilegibles (ríos, bahías, islas) aparece la denominación The Whale Back (Lomo de Ballena) para la hoy bien conocida sierra Ballena.

La mitad derecha del plano en descripción contiene una veintena de topónimos y descripciones geográficas de interés económico (calidad del terreno, vegetación) que, nos parece evidente, son el fruto del progresivo conocimiento local tras el establecimiento colonizador en 1894. De ellos son notorios la sierra Dorotea, a la que se da una altura de entre 1.000 y 1.200 pies para su borde occidental, los lagos Sofía (sin denominación) y Luisa, actual Balmaceda. El hoy conocido cerro Benítez en cuya ladera occidental se abren numerosos abrigos y cuevas aparece como Cave Hill (cerro de la Cueva), denominación recogida en castellano en los siguientes más antiguos mapas del sector.

La única información de tipo geográfico político que contiene el plano corresponde a la frontera entre Chile y la República Argentina, en el entendimiento del autor que pudo haber sido el común de la época, señalada en el extremo superior derecho del mismo mediante una línea de rumbo aproximado norte-sudeste que pasa, cosa curiosa, por sobre la meseta o cordillera Latorre, así nombrada por el explorador chileno Juan Tomás Rogers en 1877, dejando por tanto todo el valle del río Turbio y el superior del río Gallegos bajo jurisdicción chilena.

Las intervenciones en el plano, evidentemente posteriores, son tres, según se aprecia a simple vista. Una, la más antigua al parecer es un esquicio tentativo muy burdo de un depósito lacustre situado más al norte del espacio geográfico que abarca el mapa, referencia al actual lago del Toro (antiguo Maravilla) en cuyo extremo occidental se origina el gran río Serrano, bosquejo que incluye su única isla (actual Lincoln) y al que accede por el oriente un curso de agua que se nombra río Paine, pero que interpretamos como una primera referencia al ya conocido río de las Chinas, pues el Paine ingresa al referido lago procediendo desde el noroeste. La situación geográfica sobre la que se informa se hace con la leyenda (ilegible) de agua con apariencia de lago pues, con mareas regulares por cuyo motivo se supone son cabeza de un estuario.

La letra de este texto escrito difiere de la bien cuidada y regular caligrafía del diseño original y podría proceder de una mano distinta a la del autor del plano. Aquí debe mencionarse que Eberhard dibujó el actual río Serrano insinuándolo como un curso en parte ignorado procedente del norte viniendo de un hipotético lago y cuyas aguas se vierten en el pequeño seno que se nombra North Arm, en el sector terminal septentrional del fiordo de Ultima Esperanza.

Pues bien, la segunda intervención está hecha con lápiz de color azul y se trata de un dibujo muy burdo que muestra por el oeste un ancho río Serrano que procede de un gran depósito situado más hacia el norte y que se denomina lago Errázuriz, topónimo que sabemos fue impuesto por el explorador Serrano al acceder a la cuenca lacustre por el occidente. La misma mano interviniente en el plano alarga el trazado del río Turbio hecho por Eberhard con rumbo hacia el sudoriente y lo nombra río Gallegos. La tercera intervención, por fin, está hecha con lapiz rojo y correspondiente a la traza probable del límite internacional en el sector cortando la sierra Dorotea de norte a sur, afirmándola con las palabras Divortium aquarum, que permite fecharla hacia el período de entre siglos XIX y XX, época en que se discutía ante el tribunal arbitral británico entre Chile y Argentina la determinación de la frontera común en la Patagonia andina, asunto en que la tesis del primero sostenía como fundamento de sus alegaciones la divisoria continental de aguas como hecho geográfico determinante para las jurisdicciones reclamadas por las partes.

En conclusión, el plano que se ha descrito debe ser considerado con entera propiedad como el primer mapa moderno y ciertamente fiable del sector marítimo oriental del distrito de Ultima Esperanza. El mismo, más el construido poco después por Otto Nodernskjold para la zona subandina interior tras su exploración de 1897 (Martinic, 2005), conformaron la sustancia informativa actualizada recogida por el mapa elaborado por la Comisión Chilena de Límites y publicado en 1906 con carácter oficial.

Agradecimientos:

Se agradece al arquitecto e investigador señor Samuel García Oteiza la información y copia del documento cartográfico por él encontrado.

BIBLIOGRAFÍA

Martinic, M. (1983). Última Esperanza en el tiempo. Punta Arenas: Ediciones de la Universidad de Magallanes. [ Links ]

Martinic, M. (1999). Cartografía Magallánica 1523-1945. Punta Arenas: Ediciones de la Universidad de Magallanes. [ Links ]

Martinic, M. (2005). La exploración de Otto Nordenskjold y su contribución al conocimiento del interior fluvio-lacustre de Ultima Esperanza (1896). Actas V Congreso de Historia de Magallanes. Punta Arenas: Ediciones de la Universidad de Magallanes. [ Links ]

1Véase nuestra Cartografía Magallánica 1523-1945.

2Viajes de Exploración a la Patagonia (1877-1890). Buenos Aires, 1931.

3Véase Martinic (1983 y reedición en 2000). Ultima Esperanza en el tiempo (Ediciones de la Universidad de Magallanes).

Recibido: 21 de Marzo de 2017; Aprobado: 13 de Septiembre de 2017

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons