SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.45 issue2SPATIAL RURAL LOGICS IN PATAGONIAN STEPPE ABSTRACTUNA TRAVESÍA MEMORABLE. HALLAZGO Y NAVEGACIÓN DEL ESTRECHO DE MAGALLANES (21 OCTUBRE-28 NOVIEMBRE 1520) author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Magallania (Punta Arenas)

On-line version ISSN 0718-2244

Magallania vol.45 no.2 Punta Arenas Dec. 2017

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-22442017000200299 

DOCUMENTOS INÉDITOS PARA LA HISTORIA DE MAGALLANES

¿FUERTE BULNES O QUIJOTE FILANTRÓPICO?: INFORMACIONES DERIVADAS DEL GOBERNADOR DE FUERTE BULNES JUSTO DE LA RIVERA Y DOMINGO ESPIÑEIRA, INTENDENTE DE CHILOÉ

Marcelo Mayorga Z.A 

A Dr. en Estudios Americanos, Profesor Asociado, Facultad de Educación y Ciencias Sociales, Investigador Centro de Estudios del Hombre Austral, Universidad de Magallanes, Chile. marcelo.mayorga@umag.cl.

Una vez que la expedición comandada por John Williams alcanzara su objetivo de tomar posesión del estrecho de Magallanes y su territorio a nombre de la República de Chile en septiembre de 1843, se dio comienzo a un laborioso y tortuoso proceso de consolidación de la presencia nacional en el austro americano. Fuerte Bulnes o Puerto de San Felipe, denominación con la que indistintamente se le denominaba al asentamiento soberano erigido aquel año, fue el escenario donde por espacio de poco más de un lustro se concentrarían los esfuerzos y preocupaciones de los gobernadores1 que tuvieron a su cargo la responsabilidad de concretar las recomendaciones que en su momento realizara Bernardo O’Higgins, en orden a colonizar efectivamente el estrecho de Magallanes.

Como acertadamente apuntara Braun la crónica de Fuerte Bulnes, a ratos risueña, otras veces compasiva, siempre reveladora del valor y ¡a constancia con que aquel puñado de chilenos mantiene ese remedo de fortaleza y de colonia (1968, p. 187), estuvo signada desde un principio por la precariedad y escasez de recursos materiales, y de otro lado, por la férrea tenacidad de aquellos primeros pobladores que a pesar de las privaciones y contrariedades, contribuyeron a la consolidación del proyecto colonizador en ciernes de Fuerte Bulnes, cuyo materialización a la sazón, sería la cuarta intentona colonizadora en las costas del estrecho, vale decir, el establecimiento en 1848 del asentamiento de Punta Arenas.

Las diversas fuentes que dan cuenta del proyecto de ocupación iniciado con la expedición de la goleta Ancud se detienen en las dificultades que desde un principio encontraron quienes tuvieron a su cargo dicha responsabilidad: pobreza naval, recursos materiales exiguos, escasez de marinería, desconocimiento geográfico, etc. (Vera, 1897; Anrique, 1901; Zorrilla, 1925; Martinic, 1971).

Aquello se explica teniendo en cuenta el contexto político-social de la primera mitad del siglo XIX, por lo demás extrapolable a la mayoría de las nacientes repúblicas americanas. Éstas, a pesar de alcanzar la paz y consolidación institucional, sufrían las consecuencias directas e indirectas de aquel proceso emancipador, tales como la destrucción directa de los recursos materiales, la inundación de las minas, el abandono de las haciendas producto del reclutamiento forzoso, etc. (Halperin, 1991; Gelman, 2011; Kalmanovitz, 2011), lo que redundó en la dificultad de allegar recursos a las arcas fiscales que permitieran afrontar y financiar los desafíos propios de una nación soberana, y como en el caso de Chile, llevar adelante el proceso de consolidación de sus fronteras, particularmente el cuasi ignoto límite austral.

En este sentido, entre los gobernadores que ostentaron la primera autoridad del Fuerte Bulnes, Justo de la Rivera destaca como aquel que con mayor vehemencia e insistencia, procuró dar a conocer la necesidad de contar con una mayor dotación de personal y recursos materiales al precario establecimiento de Punta Santa Ana, así como también en sus intercambios epistolares, da cuenta de su pesimista visión respecto del futuro de la colonización. Sabido es que dicha visión hubo de traspasarla a sus superiores directos, Domingo Espiñeira, y tras el retiro de aquel, a Ramón de Bernales2, e incluso tras ser aceptada su renuncia, y estando en Santiago, Rivera le trasmite al Ministro del Interior Manuel Montt, sus poco halagüeñas proyecciones.

Conocido es que tanto Bernales como Montt llegaron a considerar seriamente los planteamientos de Rivera, los que incluso se vieron reforzadas por las comunicaciones que del mismo tenor transmitía Pedro Silva quien le sucedió en la conducción del fuerte, sin embargo el otrora Ministro del Interior de Manuel Bulnes, finalmente desechó aquellas consideraciones (Martinic, 2006, pp. 457-458).

A continuación se presentan tres documentos inéditos que datan del primer trimestre del año 1845, el primero de los cuales es de autoría de Domingo Espiñeira, diligente funcionario que tuvo la importante misión de organizar la expedición de la goleta Ancud y concretar las instrucciones tendientes a la consolidación del asentamiento. El documento que presentamos, corresponde a una comunicación dirigida al Ministro de Guerra y Marina, José Santiago Aldunate, donde entre otros interesantes aspectos, Espiñeira sugiere considerar la posibilidad de terminar con el asentamiento de punta Santa Ana, e incluso, esboza un proyecto de colaboración internacional para la mantención de la colonia. Dichas consideraciones se encuentran basadas en los datos que en cuarenta y cuatro oportunidades le manifestara Justo de la Rivera, cuya convicción y fundamentación calarían profundamente en el ánimo de Espiñeira, al punto que llegó a considerar la posibilidad de no perseverar en el proyecto cuya materialización se debió en alto porcentaje a su decidida intervención, situación que constituye un antecedente desconocido del pensamiento del Intendente de Chiloé.

Los otros dos documentos, ambos de autoría de Justo de la Rivera, corresponden a: Un informe referido al número de pobladores del Fuerte Bulnes bajo el título de Relación de las personas que conforman la Colonia del estrecho de Magallanes y que es acompañado con una suerte de anexo denominado Lista de los individuos que componen la tripulación de la Goleta. Resulta de particular interés, por cuanto se consignan en cinco columnas, datos referidos a la fecha de llegada de cada individuo, cargo u ocupación, nombre, estado civil y lugar de nacimiento. Esta misma información es recogida para el caso de los tripulantes de la goleta Ancud. Igualmente contiene un cuadro anexo donde solamente se consigna información de las mujeres residentes en la colonia, dando cuenta de su fecha de llegada, nombre, estado civil y nombre de sus maridos.

El tercer documento aparece bajo el rótulo de Nota de los buques que han fondeado en este puerto desde el 1ro de Julio de 1844 hasta esta fecha, organizada en diez columnas, a saber: fecha de entrada, clase (tipo de barco), nación (bandera del barco), capitán, días de navegación, procedencia, toneladas, fecha de salida y destino. Su examen nos permite, más allá de identificar cada embarcación surta en el puerto San Felipe, reconocer el tráfico habitual de naves extranjeras por el paso fretano, ya que de los siete navíos registrados, cuatro eran de bandera extranjera, de las cuales tres se dedicaban a la caza de mamíferos marinos. La presencia de la primera embarcación dedicada a la caza de lobos marinos, estuvo dada por una expedición cuyo objetivo original era la obtención de aceite de cetáceos y elefantes marinos desde las islas Malvinas/Falkland, la States, nave que entre 1784 e inicios de 1786, logra cazar 13.000 pieles de lobos marinos finos (Arctocephalus australis) desde aquel archipiélago, mercancía que meses después serían transportadas por el bergantín Eleanora y comercializadas en Cantón (China), dando inicio a una vinculación mercantil, que conectaría el extremo austral de América, a los circuitos comerciales de Europa y el lejano oriente (Mayorga, 2016), de modo que la caza de la colonia de Magallanes: Espiñeira ocupó aquel cargo entre 1842-1845, en tanto que Bernales le sucedió en el cargo. pinnipedos bien puede considerarse la primera actividad industrial desarrollada en territorio magallánico (Martinic, 1987, p. 13).

En el caso de la carta de Domingo Espiñeira, se ha procurado mantener la caligrafia y ortografia original del documento. Similar criterio se ha seguido en el caso de los informes de las personas y nota de las embarcaciones, presentando la información de la misma forma en que aparecen en los documentos originales.

De este modo, se presenta a continuación la transcripción de los precitados manuscritos, habidos en el Archivo Nacional de Santiago, fondo Ministerio de Marina, Volumen 70, y que buscan enriquecer y/o complementar el conocimiento que se ha ido construyendo respecto del proceso de colonización de Magallanes iniciado por parte el Estado chileno en el año 1843.

Documento 1:

Carta de Domingo Espiñeira, Intendente de Chiloé, a José Santiago Aldunate, Ministro de Marina, República de Chile.

Señor Dn José Santiago Aldunate

Ancúd Marzo 28 de 1845

Señor y amigo: la porcion considerable de asuntos que relativos al Estrecho de Magallanes remito á U por esta ocasion que obligan á ser suscinto y á reducir esta carta á los mas estrechos limites posibles.

Al fin regresó el queche3 pero hizo su entrada tres dias despues de haber salido el Capitan Guillermos en la balandra Dos hermanos Gameros a la espedicion de que di a U cuenta en mi oficio No. 186 del 14 del actual4, pero felizmente alcanzó en Dalcahue un propio que le hize y la balandra há regresado á este puerto.

Está tan llena de datos minuciosos y apreciables la carta particular que me há dirijido la Rivera que se la mando á U en copia por comprenderse en ella casi todos los asuntos que trata este oficio. Es lástima que este jefe pretenda separarse del Estrecho cuando sus servicios empezaban á ser tan útiles en aquel punto: su solicitud la dirijo al departamento del Interior por el mismo buque que va esta correspondencia, y no hé podido informarla de otro modo que como há ido considerando que en el dia la existencia de la Colonia depende hasta cierto punto de la permanencia por algun tiempo mas de su jefe actual. Antes que retirar á éste valdria mas en mi concepto renunciar al proyecto de colonizacion. Y ya que indico esta idea me parece que debo advertir tambien a U que será bueno que el Gobierno vaya pensando con alguna mayor seriedad en sí conviene ó nó al pais la posesion real y efectiva del territorio de Magallanes para que en el primer caso se decida a dar mayor ensanche al establecimiento del fuerte Búlnes pues nada se puede hacer completamente formal y con visos de permanencia por que se carece en aquel lugar de jente y otros elementos como lo indica la Rivera en su carta y en muchas de sus comunicaciones oficiales. Entre los elementos que faltan no es ciertamente el menos notable unas instrucciones bien detalladas que inspiren confianza y den autoridad al jefe de la Colonia quien hasta ahora no se guia por otras que las que le há suministrado esta Intendencia, y que de modo alguno pueden llenar todos los grandes fines de la colonización. Un jefe colocado en un punto tan dificil como el que ocupa en el día la Ribera debe tener facultades discrecionales y obrar con la entera confianza del Gobierno; de lo contrario se hallará atado para todo y en muchos casos dejará de obrar el bien y evitar los desordenes en una poblacion nueva por tener que esperar para todo órdenes superiores y solicitar la aprobación del gasto más insignificante y urjente: le daria á U lástima Jeneral si viese la correspondencia de la Ribera; cuarenta y cuatro oficios me há dirijido ultimamente y muchos de ellos son esclusivamente consagrados á darme cuenta que se há visto en la necesidad de comprar clavos y otras especies necesarias para la Colonia de imponer arrestos para correjir abusos en el servicio y de tomar uno que otro individuo de los naufragos dandole colocacion en el establecimiento con goze de sueldo5. La multitud de razones que aglomera para dar cuenta de todas esas cosas y la eficacia con que solicita la aprobacion superior son pruebas mas que claras de lo limitada que siente su autoridad y de lo entrabado que se halla para espedirse con la conciencia de que participa de la confianza Farthin, tripulante de la barca de idéntica procedencia Ex press, naufragada en cabo Monday (53°10'-73°23') el 30 de abril de 1844. Rivera le contrata en calidad de práctico, asignándole un sueldo de cuarenta pesos mensuales (Oficio Nro. 68, Justo de la Rivera, en Diario de Guerra del Fuerte Bulnes, 1999: 69).

Conviene detenerse en el caso de esta nave lobera, por cuanto ejemplifica lo que desde finales del siglo XVIII ve nían realizando en aguas australes de América loberos de origen estadounidenses y británico. De igual modo, resulta de interés, ya que junto a la Enterprise, también oriunda del puerto de Stonington, es una de las dos embarcaciones loberas con la que se encuentra la goleta Ancud en su célebre viaje para tomar posesión del estrecho, en lo que sería el tercer viaje de la Betsey, y, durante el cuarto via je, los loberos yankees, visitan el Fuerte Bulnes. En efec to, desde 1836 a 1845, tocó a esta nave realizar cuatro incursiones cinegéticas por latitudes australes. Su primer viaje lo realiza entre junio de 1836 hasta junio de 1837. Saliendo desde New London, el 21 de julio de 1836 “con del Gobierno. Es preciso, pues, Jeneral, que meditando U todas estas consideraciones inclíne el ánimo del Gobierno al otorgamiento de facultades é instrucciones al jefe de la colonia que faciliten el progreso de ella.

Hasta ahora la poseción chilena de Magallanes no há servido á otros que á los franceses, ingleses y especialmente americanos. En el regreso de la Ancúd del primer viaje que hizo al Estrecho trajo á los náufragos de un buque frances6: el queche en su viaje anterior, trajo á la tripulación de un buque americano7 y en este há conducido parte del equipaje de otro buque naúfrago8, por lo que muy bien podia decirse que Chile es el quijote filántropico de las mas poderosas naciones. Yo no sé si sea peregrino el pensamiento que vá á seguir; pero lo creo mas realizable que un congreso Americano. La colonización de Magallanes sin el proyecto de los vapores será dispendiosisima para el pais y cuando no se pueda llevar á cabo este pensamiento ¿por qué había de ser malo que el Gobierno de Chile invitara a las naciones de mayor poder marítimo á que le ayudasen i mantener la nueva poblacion del Estrecho cuando la esperiencia ha comprobado su utilidad para salvar tantas víctimas de una muerte desesperada? El pais conseguiria así y á costa de muy poco el amparar su territorio y los pueblos navegantes continuarian en el goce de lo que han disputado desde que se echaron los fundamientos del fuerte Bulnes. En otra ocasion me parece haber dicho á U que la cubierta de nuestros buques há sido humedecida con las lágrimas de gratitud que han derramado las personas salvadas de una muerte cierta por el naufrajio que han hecho en la rejión del Súd, y que sin más que eso el Gobierno debá considerarse remunerado de sus gastos pero continuando en ellos la nacion dirá lo que ha dicho siempre desde que se habla en las cámaras: hay necesidad de economía…

Por las noticias que me há mandado la Rivera hay víveres para doscientos dias con concepto á noventa raciones diarias: los datos traen la fecha del 16 de Febrero anterior y partiendo desde allí hay bastimentos en el fuerte Bulnes hasta el 25 de Setiembre venidero. Hagame U el favor de tener presente este punto para cuando el Gobierno resuleva mandar el buque que tengo pedido con el fin de que lleve las especies que existen en esta plaza y que no están comprendidas en las noticias suministradas por la Ribera.

Adios Jeneral y amigo: Sírvase U ofrecer mis respetos á la Sa y mandar á mí esposa la adjunta carta.

D. Espiñeira

Documento 2:

Relación de las personas que conforman la Colonia del estrecho de Magallanes9 10 11 12 13 14

Lista de los individuos que componen la tripulación de la Goleta de Guerra Nacional Ancud estacionada en la Colonia del Estrecho de Magallanes

Fuerte: Bulnes Febrero 5 de 1845 Justo de la Ribera

Documento 3:

Nota de los buques que han fondeado en este puerto desde el 1ro de Julio de 1844 hasta esta fecha15 16 17 18 19

Fig. 1 imagen parcial documento 1, Carta de Domingo a Espiñeira. 

Fig. 2 imagen parcial documento 2, relativo a la nómina de personal masculino. 

Fig. 3 Imagen parcial documento 2, correspondiente al apartado dedicada a las mujeres habitantes del Fuerte Bulnes. 

Fig. 4 Imagen parcial documento 3, listado embarcaciones. 

BIBLIOGRAFÍA

Logbook of the Betsey, 1844-1845. 1845. Manuscript Collection, G. W. Blunt White Library, Mystic Seaport Museum, Inc.). [ Links ]

Oficio de Domingo Espiñeira al Ministro de Guerra y Marina José Santiago Aldunate, 28 de marzo de 1845. Fondo Ministerio de Marina, Volumen 70, s/f, Archivo Histórico Nacional, Santiago. [ Links ]

Nota de los buques que han fondeado en este puerto desde el 1ro de Julio de 1844 hasta esta fecha. Fondo Ministerio de Marina, Volumen 70, s/f, Archivo Histórico Nacional: Santiago. [ Links ]

Relación de las personas que conforman la Colonia del estrecho de Magallanes. Fondo Ministerio de Marina, Volumen 70, s/f, Archivo Histórico Nacional: Santiago. [ Links ]

Anrique, N. (1901). Diario de la Goleta ‘Ancud' al mando del Capitan de Fragata Juan Guillermos. Imprenta, Litografía i Encuadernación Barcelona: Santiago. [ Links ]

Braun, A. (1968). Fuerte Bulnes. Editorial Francisco de Aguirre: Buenos Aires-Santiago. [ Links ]

Gelman, J. (2011). Senderos que se bifurcan. Las economías de América Latina luego de las Independencias. En: Luis Bértola Pablo Gerchunoff Compiladores. Institucionalidad y desarrollo económico en América Latina. CEPAL: Santiago. [ Links ]

Halperín, T. (1991). Economía y Sociedad. En: Historia de América Latina 6: América independiente, 1820 -1870. Barcelona: Editorial Crítica. [ Links ]

Kalmanovitz, S. (2011). Las consecuencias económicas de la independencia en América Latina. En: Luis Bértola Pablo Gerchunoff Compiladores. Institucionalidad y desarrollo económico en América Latina. CEPAL: Santiago. [ Links ]

Martinic, M. (1971). Presencia de Chile en la Patagonia Austral, 1843-1879. Santiago: Editorial Andrés Bello. [ Links ]

Martinic, M. (1987). Navegantes norteamericanos en aguas de Magallanes durante la primera mitad del siglo XIX. Anales del Instituto de la Patagonia, 17, 11-17. [ Links ]

Martinic, M., & Prieto, A. (Eds.) (1999). Diario de Guerra del Fuerte Bulnes. Punta Arenas: Ediciones Universidad de Magallanes. [ Links ]

Martinic, M. (2006). Historia de la Región Magallánica, Tomo II. Ediciones Universidad de Magallanes: Punta Arenas. [ Links ]

Mayorga, M. (2016). Interacción fronteriza, loberos y aborígenes en Patagonia y Tierra del Fuego en el marco de la expansión europea noroccidental y estadounidense desde fines del siglo XVIII. Tesis para optar al grado académico de Doctor en Estudios Americanos (Especialidad Historia): Instituto de Estudios Avanzados, Universidad de Santiago de Chile, Chile. [ Links ]

Vera, R. (1897). La Colonia de Magallanes I Tierra del Fuego. Santiago: Imprenta de la Gaceta. [ Links ]

Zorrilla, M. (1925). Magallanes en 1925, Obra Histórica, Geográfica, Estadística, Comercial e Industrial, desde el descubrimiento del' Estrecho hasta nuestros días, Tomo I. Punta Arenas. [ Links ]

1Manuel González, Pedro Silva, Justo de la Rivera, Pedro Silva y José de los Santos Mardones.

2Ambos ocuparon el cargo de Intendente de Chiloé, territorio bajo cuya jurisdicción administrativa dependió hasta 1853

3Se refiere al queche Magallanes (al mando de del teniente Benjamín Muñoz Gamero), que el 11 de diciembre de 1844 había sido enviada con suministros al Fuerte Bulnes junto con la goleta Ancud(al mando del teniente Ruperto Gatica), lugar al que arribaron el 24 de enero de 1845.

4En dicho oficio Espiñeira informaba al Ministro de Guerra y Marina, de la organización de una expedición de salvamento, ante los temores de que el queche Magallanes hubiera naufragado en su viaje al estrecho de Magallanes. Ante esto, Espiñeira se ve en la obligación de liberar de prisión al capitán John Williams, quien tras autodenunciarse, había sido encarcelado por “doble matrimonio”, de acuerdo a sentencia dictada por la Comandancia Jeneral de Ancud, de fecha 28 de enero de 1845. La escasez de personal con experticia marinera no había logrado superarse a estas alturas de vida independiente, y recién con la creación de la Escuela Náutica de Ancud en marzo de 1844, se pudo contar con personal preparado para la navegación por los canales patagónicos.

5Entre estos figura un estadounidense de nombre Guillermo Farthin, tripulante de la barca de idéntica procedencia Express, naufragada en cabo Monday (53º10’-73º23’) el 30 de abril de 1844. Rivera le contrata en calidad de práctico, asignándole un sueldo de cuarenta pesos mensuales (Oficio Nro. 68, Justo de la Rivera, en Diario de Guerra del Fuerte Bulnes, 1999: 69)

6Alude al bergantín ballenero Fleury, que había naufragado en las cercanías de cabo Providence y parte de sus tripulantes fueron recogidos el 29 de noviembre de 1844 por la goleta Ancud, en su viaje de regreso tras tomar posesión del estrecho de Magallanes.

7Hace alusión a los náufragos de la ya mencionada barca mercante Express

8Corresponde a los desertores de la goleta lobera estadounidense Betsey(Oficio Nro. 58, Justo de la Rivera, en Diario de Guerra del Fuerte Bulnes, 1999: 60), embarcación que finalmente naufraga en las costas del canal Esteban (51º10’-74º20’). Conviene detenerse en el caso de esta nave lobera, por cuanto ejemplifica lo que desde finales del siglo XVIII venían realizando en aguas australes de América loberos de origen estadounidenses y británico. De igual modo, resulta de interés, ya que junto a la Enterprise, también oriunda del puerto de Stonington, es una de las dos embarcaciones loberas con la que se encuentra la goleta Ancuden su célebre viaje para tomar posesión del estrecho, en lo que sería el tercer viaje de la Betsey, y, durante el cuarto viaje, los loberos yankees, visitan el Fuerte Bulnes. En efecto, desde 1836 a 1845, tocó a esta nave realizar cuatro incursiones cinegéticas por latitudes australes. Su primer viaje lo realiza entre junio de 1836 hasta junio de 1837. Saliendo desde New London, el 21 de julio de 1836 “con destino al cabo de Hornos” -según consigna la bitácora-, no sólo incluyó en su itinerario el vasto espacio geográfico que va desde el sur de la isla de Chiloé hasta el estrecho de Magallanes, sino que también, abarcó las costas del norte de Chile, tocando incluso la isla de San Ambrosio, y en el trayecto de vuelta, cazaron en las costa de la Patagonia oriental. El segundo periplo lobero abarcó desde agosto de 1840 a junio de 1842, cazando exclusivamente en el área al sur de la isla de Chiloé. Estos dos primeros viajes fueron capitaneados por William Noyes, en tanto que el tenedor del logbook sería Stephen Perkins, quien sería el capitán de los siguientes dos viajes del schooner. Como en las ocasiones anteriores, el puerto de partida del tercer crucero, sería New London, en junio de 1842, y tras alcanzar las costa de Patagonia, ocupa 17 meses en el laberinto archipielágico, escoltada por un escampavía, el Dingy, concentrándose en el mismo espacio geográfico recorrido la anterior temporada, alternando entre la caza de otáridos y nutrias, regresando al puerto de partida en junio de 1844. En este tercer viaje, se encuentra con la goleta Ancud, en junio de 1843, cuando esta última hacía su primera detención obligada en Puerto Americano, isla Tangbac(45º02’-73º45’). No habiendo transcurrido un mes de haber arribado de su tercer periplo de caza, en julio de 1844 emprenden rumbo nuevamente a la Patagonia, y será este cuarto viaje donde se produce el naufragio de la goleta en el canal Esteban, paso que separa la isla Hannover de la isla Esperanza, al noroeste de Puerto Natales (Cfr. Mayorga, 2016). La bitácora consigna el día 3 de enero de 1845, que todos logran embarcar en los botes, y lo acontecido posteriormente, quedaría registrado en el Diario de Guerra del Fuerte Bulnes, a través de los informes de Justo de la Rivera.

9Este grupo de seis personas, corresponde a los arribados al fuerte en el primer viaje de la goleta Ancud, acompañados de 2 mujeres adultas y una niña.

10Corresponden estos pobladores a los que llegaron al Fuerte Bulnes en la goleta nacional Voladora, junto con siete de las esposas y una hija.

11Dotación que llega a la colonia de punta Santa Ana a bordo del queche Magallanes. Vienen a bordo también, dos mujeres y una niña.

12Zupicich, Letich y Kosta (Costa) , corresponden a las pri meras personas de origen croata que pisarían territorio ma gallánico (Cfr. Martinic, M., Nota 8, Diario de Guerra del Fuerte Bulnes, 1999, p. 67).

13Guillermo McLaughlin era tripulante de la referida goleta lobera estadounidense Betsey.

14En enero 24 de 1845, fondean en fuerte Bulnes, el queche Magallanes en compañía de la goleta Ancud, trayendo a estos 16 hombres, junto a 11 mujeres y 4 niños.

15Mercante nacional, enviada a rescatar los restos de la barca estadounidense Express. Tras un accidentado viaje de ida y dos intentos fallidos para salir del Fuerte Bulnes con destino a Valparaíso, finalmente logra salir del Fuerte Bulnes el 10 de enero de 1845. Esto explica inclusión en tres oportunidades en el listado. (Oficio 74, al Intendente de Chiloé, en Diario de Guerra del Fuerte Bulnes, 1999, p. 74).

16El 14 de febrero de 1845 Rivera informaba a sus superiores de las dificultades que experimentaba, ante la cantidad de marineros desertores y otros tantos náufragos, que venían a mermar las ya exiguas raciones de la colonia. A los desertores y náufragos de la Betsey, además de la barca Express, se sumaron 5 desertores de la ballenera Ceres. (Oficio 74, al Intendente de Chiloé, en Diario de Guerra del Fuerte Bulnes, 1999, p. 74).

17Archipiélago de Hawái.

18Es en esta ballenera yankee, donde los náufragos de la Betsey obtienen pasaje de regreso a su país. (Oficio Nro. 58 Justo de la Rivera, en Diario de Guerra del Fuerte Bulnes, 1999, p. 60).

19Aprovechando el paso del bergantín, Rivera envía correspondencia a sus superiores en Chiloé. (Oficio Nro. 55 Justo de la Rivera, en Diario de Guerra del Fuerte Bulnes, 1999, p. 60).

Recibido: 29 de Julio de 2016; Aprobado: 07 de Octubre de 2017

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons