SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.20 número1Apuntes sobre el fenómeno ético a la luz de nuevo modelo emergente de sujeto normativoLa conquista de la memoria: La historiografía sobre la frontera sur Argentina durante el siglo XIX índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Universum (Talca)

versión On-line ISSN 0718-2376

Universum v.20 n.1 Talca  2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-23762005000100006 

 

Revista Universum No 20 Vol. 1 : 80 - 87, 2005

ARTÍCULOS

Las relaciones político-jurídcas entre Lelio Basso y el Ceren en los años de gobierno de la Unidad Popular

 

Andrea Mulas (*)

(*) Investigador del Departamento de Ciencias Jurídicas y Políticas (dirigido por el profesor Alberto Filippi) de la Universidad de Camerino (Italia) y encargado de la Sección América Latina de la Fundación Internacional Lelio Basso para el Derecho y la Liberación de los Pueblos (Roma).

Correo electrónico: andrea.mulas@poste.it


RESUMEN

Este artículo por primera vez reconstruye los orígenes de la relación político-jurídica entre Lelio Basso, jurista socialista, y el grupo de trabajo del Instituto para el Estudio de la Sociedad Contemporánea (ISSOCO) de Roma fundado por el mismo Basso, y el Centro de Estudios sobre la Realidad Nacional (CEREN), durante los años del gobierno del Presidente Salvador Allende hasta el golpe.

Palabras clave:

Lelio Basso - ISSOCO - CEREN - Tribunal Russell


ABSTRACT

This article shows, for the first time, the origins of the political and juridical relations between Lelio Basso, founder of the Institute for the Study on Contemporary Society (ISSOCO) of Rome, and the Centre of Studies on National Reality (CEREN) of Santiago de Chile, during Salvador Allende government (1970-1973).

Key words:

Lelio Basso - ISSOCO - CEREN - Russell Tribunal


 

En esta breve intervención intentaré ilustrar las "conexiones" que existieron entre Lelio Basso y Chile, y en particular entre Basso y el Centro de Estudios sobre la Realidad Nacional (CEREN), durante los años del gobierno del Presidente Salvador Allende. Reconstruir este "fragmento" peculiar de la historia, significa, ante todo, subrayar el comienzo del compromiso de Lelio Basso en la defensa de los derechos de los pueblos latinoamericanos. En segundo lugar, significa recordar el rol, cultural y también políticamente fecundo, que han representado, primero, el Instituto para el Estudio de la Sociedad Contemporánea (ISSOCO) y, después, la Fundación Basso, en las relaciones entre Italia y América Latina 1.

El primer "contacto" entre Lelio Basso y América Latina se remonta a 1965, cuando un grupo de exiliados venezolanos en Italia (entre los cuales se encontraban César Rengifo, Alberto Filippi, Marcos Negrón y Manuel Caballero) pidieron a Basso, en nombre del "Comité para la Amnistía y la libertad de los prisioneros políticos de Venezuela", que fuera el relator principal de la "Conferencia Europea para la aministía de los detenidos políticos y para las libertades democráticas en Venezuela" 2, que fue convocada el 8 de junio de 1965 en Roma, por un Comité compuesto por eminentes personalidades italianas, entre las cuales se encontraban Umberto Terracini, Renato Guttuso, Pier Paolo Pasolini, y presidido por el escritor Alberto Moravia. Entre las adhesiones a esta iniciativa, se destacaban los nombres de Jean-Paul Sartre, Bertrand Russell, Roberto Matta, Miguel Angel Asturias, Eric J. Hobsbawm, Christopher Farley, Ernesto Sábato, Pablo Picasso, Salvatore Quasimodo, Umberto Cerroni, Renato Sandri, Guido Calogero, Giulio Einaudi, y tantos otros.

Además a partir de esta experiencia, se intensificaron las relaciones entre Basso y Bertrand Russell, a punto tal que, en mayo de 1965, en Londres, contando con la colaboración del secretario de la Bertrand Russell Peace Foundation, Christopher Farley 3, y del jefe del grupo del Partido Laborista en el Parlamento, Paul B. Rose, Filippi obtuvo la intervención y el apoyo personal de Lord Russell. Y luego, en París, contando con la colaboración de Claude Lanzmann y de Simone de Beauvoir, el mismo Filippi logró que participase también Jean-Paul Sartre en esa iniciativa internacional de denuncia y protesta.

De esta manera, y en esta ocasión crucial de defensa de la democracia y de los derechos en Venezuela, fueron (no casualmente) acomunados los tres mayores protagonistas de los futuros Tribunales Russell, es decir, sir Russell, Sartre y Basso. El primer Tribunal sul Vietnam que tendrá sus Sesiones en Estocolmo (2-10 de mayo de 1967) y Copenhague (21-30 de noviembre de 1967) 4, en los cuales Lelio -como substituto de Sartre- cubrirá el cargo de Vicepresidente, y presidirá de los posteriores sobre América Latina (Roma 1974, Bruselas 1975, Roma 1976) 5.

Por otra parte, en los años 1968-'69, se fue constituyendo en el interior del ISSOCO, fundado ese mismo año por Lelio Basso, el grupo de trabajo de la "Sección América Latina", con el objetivo de instaurar un "laboratorio cultural" 6 sobre la realidad cultural y política de América Latina que en esos años irrumpió con mucha fuerza en la opinión pública italiana y europea. Este grupo inició por entonces una intensa actividad de colaboración con algunos partidos de la izquierda latinoamericana, deviniendo un punto de referencia fundamental, en Europa, para los pueblos de América Latina, a través de sus iniciativas de apoyo y solidaridad 7. Como recuerda Alberto Filippi, en julio de 1970 se celebró el primer Seminario internacional del ISSOCO dedicado a la América Latina, e intitulado: Capitalismo e sottosviluppo. En los mismos días salió un número especial de Problemi del Socialismo (la excelente revista fundada en 1958 por Basso) dedicado a la "America Latina. Imperialismo e sottosviluppo", que contenía ensayos de, entre otros, Darcy Ribeiro, André Gunder Frank, Alfredo Chacón 8.

Desde el 19 al 24 de abril de 1971, en el ámbito de la llamada "Operación Verdad" y de la histórica celebración del "primer primero de mayo con el Gobierno de la Unidad Popular", el Presidente Allende invitó a una delegación europea compuesta, entre otros, por los franceses François Mitterrand, Claude Julien, Gilles Martinet, Niko Poulantzas, y Regis Debray,  y, los italianos  Giorgio La Pira, Carlo Levi, Davide Turoldo 9, Luigi Nono, Corrado Corghi, Alberto Filippi y Roberto Rossellini 10. En esa ocasión, Filippi -que era también profesor de historia latinoamericana en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Camerino- estableció numerosas relaciones personales e institucionales con las Universidades chilenas -en modo particular con el CESO de la Universidad de Chile y con el CEREN de la Universidad Católica, ambas en Santiago-, con el Subsecretario del Ministerio de Justicia (además de Director del Centro de estudios jurídicos del Ministerio mismo), el joven jurista chileno José Antonio Viera-Gallo y con el politólogo español Joan Garcés, que era uno de los consejeros del Presidente Allende. A su regreso a Italia, Basso se comprometió firmemente con la idea de constituir en el seno del ISSOCO, a partir del 3 de junio de 1971, el grupo de trabajo "Italia-Chile", del cual nombró como responsables a Alberto Filippi y a Guido Calvi, quien también era profesor de la apenas constituida carrera de Ciencias Políticas en la Universidad de Camerino (año académico 1969-1970). En esa Universidad, además, existía en esa época el Instituto Jurídico, brillantemente dirigido por el Profesor Alessandro Baratta, el cual dio un impulso extraordinario a las actividades de estudio e investigación sobre América Latina y las múltiples relaciones existentes entre Italia, Europa y la cultura jurídica y política latinoamericana 11

Tal como puede observarse en la correspondencia de los archivos personales de Filippi, el grupo "Italia-Chile" tenía el objetivo de continuar estudiando: "[...] los problemas de la legalidad de transición, legalidad socialista y vía al socialismo que tiene como objetivo fundamental conocer, y dar a conocer a nivel nacional, el desarrollo de la revolución chilena. Como quiera que los problemas, sea políticos sea teóricos, que la realidad chilena está poniendo de relieve a través de las reformas promovidas por el Gobierno presidido por Salvador Allende, son del mayor interés para todas las fuerzas democráticas italianas, queremos coordinar la información sobre estos aspectos y promover un intercambio orgánico de experiencias teóricas" 12. A este "grupo de trabajo" se incorporó inmediatamente Luigi Ferrajoli -también el docente en Camerino, pero además juez en la ciudad de Prato- en representación de Magistratura Democratica, a cuya fundación y desarrollo conceptual e institucional Ferrajoli estaba dedicando muchas de sus mejores energías. En otras palabras, la "legalidad socialista" representaba la gran cuestión a partir de la cual se iniciaría la reflexión necesaria para realizar una "investigación común" rigorosa e innovadora capaz de  comprender en sus múltiples aspectos este objetivo tanto original como general de la "transición al socialismo" 13.

Las relaciones entre el ISSOCO, el CEREN y el CESO culminaron en la estipulación de un "Convenio de colaboración Académica", el cual establecía que: "el Centro de Estudios de la Realidad Nacional colaborará con el ISSOCO en la organización de Seminarios y de 'talleres' de investigación sobre temas relativos a problemas de desarrollo y cambio social en América Latina". En ese sentido, se organizó un Seminario internacional de estudios sobre los procesos de transición democrática al socialismo, intitulado Transición al socialismo y experiencia chilena, que tuvo lugar en Santiago (17-23 de octubre de 1971), y fue la ocasión en que Basso, que presentó su ponencia de apertura de los trabajos del Congreso sobre "L'utilizzazione della legalità nella fase di transizione al socialismo" 14, pudo conocer personalmente a Allende 15. Como recuerda Jorge Arrate, por entonces Vicepresidente Ejecutivo (PDG) de la Corporación del Cobre (CODELCO): "Mi primera lectura del ensayo de Lelio Basso se produjo en 1971, durante los días en que se desarrollaba en Santiago el Seminario organizado por CESO y CEREN [...]. Acompañaba al Presidente Allende en un avión con destino a Calama desde donde nos dirigiríamos al mineral Chuquicamata. Allende me facilitó una fotocopia del manuscrito para que lo leyera durante el viaje, haciendo notar el interés que para él tenía el contenido de la presentación de Basso" 16.  

El segundo (e inesperado) desarrollo de esta experiencia, se produjo precisamente con ocasión de dicho Seminario, durante el cual Basso se reunió con los exiliados brasileros del Comité de Denuncia de la Represión en Brasil (CDRB), entre los cuales se encontraban Almino Affonso (Ministro del gobierno Goulart), Armenio Guedes y Herbert José de Souza. Ese Comité era presidido por Pablo Neruda, quien -con el apoyo del Presidente Allende y de su consejero, también colaborador del Presidente Goulart, Darcy Ribeiro- le pidió a Basso que se ocupara de Brasil y que denunciase los delitos cometidos por la dictadura militar. Basso aceptó inmediatamente hacerse cargo del arduo compromiso que significaba convocar un "segundo" Tribunal Russell 17 -después de aquél promovido por Bertrand Russell sobre Vietnam-, por lo que fue constituido un Comité ejecutivo compuesto por el mismo Basso, Sartre y Vladimir Dedijer. En 1971, nadie podía imaginar que aquel tribunal que se convocaría para el caso de Brasil, se transformaría luego en un tribunal internacional que habría juzgado también el caso del Chile de Pinochet y luego la Argentina de los golpistas de la Junta militar.

Los contactos político-culturales entre el ISSOCO y el CEREN se mantuvieron con intensa constancia, a punto tal que, en enero de 1973, se realizó otro Seminario en Santiago de Chile, organizado en colaboración con el CESO y el CONYCIT, sobre Estado y Derecho en un período de transformación 18. En esa ocasión, Basso regresó a Chile junto a los amigos del ISSOCO y de Magistratura Democratica, acompañado por prestigiosos exponentes de la cultura jurídica democrática italiana, tales como Salvatore Senese, Luigi Berlinguer, Gino Giugni y Guido Calvi. Basso fue invitado por Manuel Antonio Garretón (Director del CEREN) y Norbert Lechner, tal como se observa en una carta de Lechner a Alberto Filippi, escrita, durante un viaje aéreo, el 17 de diciembre de 1972: "Querido Alberto, ya solicitamos los pasajes para Basso (vía París-New York), Cerroni, Ferrajoli y Savignano. Los próximos días lo haremos para Giugni, cuando llegan los fondos a la cuenta de la U. C." 19

Apenas regresó a Italia, Basso quiso expresar su agradecimiento a las autoridades chilenas, escribiendo a M. A Garretón: "Mon cher Garretón, rentré en Italie je désire t'exprimer en mon nom, ainsi qu'au nom de l'ISSOCO et de ses collaborateurs, mes plus chaleureux remerciements pour l'accueil que vouz nous avez reservé et pour l'occasion que nous avez offert de participer à un débate de haut niveau qui nous a tous enrichi. [...] Je te prie d'exprimer à tes collaborateurs, particulièrement à Norbert et à Michèle, mi gratitude pour l'assistance qu'ils m'ont donné et les sentiments de ma sincère amitié" 20. Garretón, por su parte, destacando su profunda estima humana e intelectual hacia Basso, le respondió (Santiago de Chile, 5 de febrero de 1973): "Mi querido Lelio, [...] el Seminario me permitió conocerte, quererte y admirarte más que antes. Puedes estar seguro que tu aporte tanto intelectual como puramente humano fue de un valor inmenso para nosotros. Eres sin duda uno de nuestros "maestros", al que además consideramos uno de nuestros más grandes amigos. [...] Un gran saludo a todos los amigos del ISSOCO, diciéndoles que el Instituto, una vez más, estuvo magníficamente representado por su Presidente. Para tí un fuerte abrazo, lleno de toda la amistad" 21.

Mientras tanto, gracias al infatigable trabajo de Linda Bimbi, destinado a crear una consistente red internacional de comités de apoyo para construir una plataforma unitaria, en estrecha colaboración con Ken Coates y Christopher Farley (de la Fundación Russell), Basso fue autorizado por Edith Russell para convocar el nuevo tribunal 22, que se reunió justamente después del golpe en Chile, y que sería nada menos que el Tribunal Russell II sobre la represión en Brasil, Chile y América Latina.

Apenas Lelio Basso se enteró de la noticia del golpe -recuerda Linda Bimbi 23 -, él declaró públicamente que no permanecería inactivo de frente a esta tragedia que golpeaba al pueblo chileno 24. Evidentemente, los lazos para ello ya habían sido creados, puesto que pocos días después llegaron a Roma los primeros exiliados, es decir, Raúl Ampuero Díaz 25 y José Antonio Viera-Gallo 26, y, en muy breve tiempo, la Fundación se convirtió en el centro de denuncia internacional de las violaciones graves, repetidas y sistemáticas de los derechos humanos perpetradas contra (y no sólo) el pueblo chileno 27. También la Señora Hortensia Bussi de Allende, máxima representante del país en el extranjero, escribió a Basso para apoyar la constitución del Tribunal Russell II sobre Chile: "Je désire exprimer mon appui à cette initiative qui, je l'espère, s'étendra rapidement au cas du Chili qui est un exemple récent et sanglant du caractère féroce et inhumainde l'impérialism et des agents fascistes et qui exige toute la solidarité active et inmédiate de tous les hommes et femme progressistes du monde" 28.  

Es en este contexto que muchos de sus amigos chilenos y brasileros, recurrieron a Basso para buscar un refugio en Italia.

Entre las diversas cartas que llegaron a la sede de la Fundación Basso en Roma 29, transcribimos la de Norbert Lechner, que a través de ella expuso a Basso la situación de las Universidades chilenas, desmanteladas por la junta militar (Santiago de Chile, 30 de septiembre de 1973): "Querido Lelio, es un fascismo improvisado -pero cumple paso a paso las instrucciones históricas. Después de haber disuelto el Congreso, prohibido y declarado en receso a los partidos (PC, PS, Mapu, MIR), haber suspendido a todos los funcionarios públicos y uniformado la prensa y la radio- ahora le tocó a las universidades. El viernes se entrevistó la totalidad de los rectores (todos democristianos) con la Junta. Los rectores habían entregado un memorandum donde pedían que, manteniendo la autonomía universitaria, las universidades mismas se reorganizarían de acuerdo a la especificidad de las labores académicas. Se trataba de desocupar todos los cargos de profesores marxistas, pero a éstos mantenerlos en el plantel académico. [...]

Espero que mag [Manuel Antonio Garretón] (sigue en libertad provisional) te escriba en los próximos días, cuando (en caso que) los investigadores estemos más o menos en seguridad y se ofrezca más información. Yo me adelanto a un análisis más profundo por razones obvias de la realidad política: una xenofobia virulenta que hace urgente la salida de todos los extranjeros, sobre todo de quienes con mayor o menor razón pueden estar relacionados con marxismo (= Jude).

Volviendo sobre mi carta de la semana pasada: te ruego ver con urgencia la posibilidad de una beca en Roma (se presentó la solicitud al embajador Behmann dell'Elmo para el Ministerio de Relaciones Exteriores de Italia) e incluso la posibilidad de trabajar allá, puesto que aquí no hay futuro para las ciencias sociales, ni tengo posibilidades de trabajo político. En un primer momento podría ir sólo. Tu sais que je vive en Unidad Popular (amoureuse et honoreuse) avec Paulina et nous ne nous voulons pas séparer. Alors, je t'en prie...

Un abrazo mío y de Paulina - venceremos (nous sommes jeunes!)" 30.


Artículo recibido el  20 de diciembre de 2004. Aceptado por el Comité Editorial el  30 de diciembre de 2004.

1 Esta investigación ha sido objeto de mi ponencia: "Lelio Basso, l'ISSOCO e il Cile di Allende (1965-1974)", expuesta al Simposio Internacional Tra storia e memoria. L'esilio cileno in Italia, organizado por la Universidad de Roma Tre, Instituto Italo-Latinoamericano (IILA), Embajada de Chile (Roma, 13-14 de noviembre de 2003).        [ Links ]

2 Segreteria del Comitato promotore (a cargo de), Conferenza Europea per l'Amnistia dei detenuti politici e per le Libertà Democratiche in Venezuela, Filippi, Alberto y Negrón, Marcos (introducción de), L'Almanacco, Roma, 1966.        [ Links ]

3 "I do recall an exchange with [Giuliano] Pajetta. I met more than once. But it would have been Basso who sought help from Farley, during the early days of his collaboration in the first War Crimes Tribunal, which met in London later in 1965". Carta de Ken Coates a Andrea Mulas. Nottingham, 1 de septiembre de 2003.

4 La Declaración de inauguración del Tribunal Russell tuvo lugar en Londres el 13 de noviembre de 1966. Cfr., Aims and objectives of the international war crimes tribunal, Goodwin Press Ltd., Londra, sin fecha [Archivo Fundación Internacional Lelio Basso de Roma, FILB].         [ Links ] Papuzzi, Alberto (a cargo), Bobbio. Autobiografia, Laterza, Roma-Bari, 1999, pp. 231-232.         [ Links ] Véase, Caruso, Paolo (a cargo de), Tribunale Russell. Il processo di Stoccolma, De Donato, Bari, 1968.         [ Links ]

5 Basso, Lelio, "Discorso inaugurale", en Cile Bolivia Uruguay: violazione dei diritti dell'uomo. Atti della prima sessione del Tribunale Russell, Marsilio, Venezia-Padova, 1975, pp. 7-13.         [ Links ] Léase Bimbi, Linda (a cargo de), Tribunale Russell II. Brasile, violazione dei diritti dell'uomo, Feltrinelli, Milano 1975.         [ Links ] ISSOCO (a cargo de), Le multinazionali in America Latina, Roma, Coines, 1976;         [ Links ] Aa. Vv., Tribunale Russell II. Controrivoluzione in America Latina, La Pietra, Milano, 1976.         [ Links ] Basso, L. "Una condanna carica di speranza. Il Tribunale Russell II", en Salvati, Mariuccia y Giorgi Chiara (a cargo de), Lelio Basso. Scritti scelti. Frammenti di un percorso politico e intellettuale (1903-1978), Carocci, Roma, 2003, pp. 296-297.        [ Links ]

6 Entre los rarísimos trabajos de investigación histórica sobre las actividades del ISSOCO, véase Lussana, Fiamma, "Politica e cultura negli anni Settanta: l'Istituto Gramsci, la Fondazione Basso, l'Istituto Sturzo", en Studi Storici, año 42, n° 4, octubre-diciembre de 2001, pp. 908-918.        [ Links ]

7 Sobre las relaciones entre la Universidad Central de Venezuela de Caracas y el ISSOCO, léase la carta de Armando Córdova a Andrea Mulas. San Antonio de los Altos (Venezuela), 28 de agosto de 2004. [Archivo FILB].

8 Filippi, A. y Tutino, S. (a cargo de), "America Latina. Imperialismo e sottosviluppo", número especial de Problemi del Socialismo, nn. 46-47, año X, mayo-agosto de 1970, Roma, 1970.        [ Links ]

9 Cfr., José Wainer entrevista Davide Turoldo, "El éxodo de América Latina", en Marcha, Montevideo, año XXXII, 30 de abril de 1971, n. 1541, p. 25.        [ Links ]

10 Léase el mensaje de Allende, Salvador, "Encuentro con los participantes extranjeros de la Operación Verdad", Dirección de informaciones y Radiodifusión de la Presidencia de la República, Santiago de Chile, 20 de abril de 1971. [Archivo Alberto Filippi].         [ Links ] Timossi, Jorge, "Chile: guerra de tácticas", en Marcha, Montevideo, año XXXII, 23 de abril de 1971, n. 1540, pp. 8-11.        [ Links ]

11 Filippi, A., "Alessandro Baratta y las relaciones de la Universidad de Camerino, y de los juristas democráticos italianos guiados por Lelio Basso, con el Ministerio de Justicia del gobierno de Salvador Allende y con los juristas latinoamericanos en el testimonio de Alberto Filippi", en Cuadernos de Doctrina y Jurisprudencia Penal, Criminología, n° 2, Editorial Ad Hoc, Buenos Aires 2002, pp. 13-29.        [ Links ]

12 Carta de A. Filippi a José Antonio Viera-Gallo. Roma, 30 de junio de 1971. Cfr., carta de J. A. Viera-Gallo a A. Filippi. Santiago de Chile, 21 de junio de 1971. También léase la carta de Guido Calvi a J. A. Viera-Gallo. Roma, 4 de abril de 1971. [Archivo Filippi]. Carta de A. Filippi a Fernando Martínez. Roma, 19 de junio de 1971. [Fondo ISSOCO. Archivo Fundación Lelio y Lisli Basso, S. 02, B. 3, fasciculo 16].

13 Carta de Luigi Ferrajoli a J. A. Viera-Gallo. Roma, 15 de junio de 1971. [Archivo Filippi].

14 Basso, L. "L'utilizzazione della legalità nella fase di transizione al socialismo", en Basso, L., Rossanda, R.,  Glauser, K. y otros, L'esperienza cilena. Il dibattito sulla transizione, Il Saggiatore, Milano, 1974, pp. 25-87.         [ Links ] Cfr., Arroyo, Gonzalo, "Simposium: Transición al socialismo y la experiencia chilena", en Cuadernos de la Realidad Nacional, Centro de Estudios de la Realidad Nacional (CEREN), Santiago de Chile 1972, n° 11, enero de 1972, pp. 276-290.           [ Links ]

15 Basso, L. "I cileni -mi disse Allende- imparano a governarsi da sé", en Rinascita, Roma, n. 37, 21 de septiembre de 1973, pp. 6-7.        [ Links ]

16 Arrate, Jorge, La fuerza democrática de la idea socialista, Ediciones Documentas y Las Ediciones del Ornitorrinco, Barcelona-Santiago de Chile, 1985, p. 66.          [ Links ]

17 Basso, L. "Lettera di Lelio Basso alle Federazioni giovanili dei partiti politici democratici italiani", en Tribunale Russell Brasile, Roma, n° 1, febrero de 1973. [Archivo FILB].        [ Links ]

18 El único documento existente es la síntesis "Seminario Internacional Estado y Derecho en un período de transformación", en Cuadernos de la Realidad Nacional, Centro de Estudios de la Realidad Nacional (CEREN), Santiago de Chile 1973, n° 16, abril de 1973, pp. 263-284.        [ Links ]

19 Carta de Norbert Lechner a Alberto Filippi. 17 de diciembre de 1972. También la carta de Alberto Filippi a Manuel Antonio Garretón. Roma, 2 de enero de 1973. [Fondo ISSOCO. Archivo Fundación Lelio y Lisli Basso, S. 02, B. 3, fascículo 27]. Por razones académicas los profesores Umberto Cerroni y Luigi Ferrajoli, y de salud en el caso del profesor Aristide Savignano no viajaron a Chile.

20 Carta de Lelio Basso a Manuel Antonio Garretón. Roma, 19 de enero de 1973. [Fondo ISSOCO. Archivo Fundación Lelio y Lisli Basso, S. 02, B. 3, fascículo 27].

21 Carta de Manuel Antonio Garretón a Lelio Basso. Santiago de Chile, 5 de febrero de 1973. [Fondo ISSOCO. Archivo Fundación Lelio y Lisli Basso, S. 02, B. 3, fascículo 27].

22 Carta de Ken Coates a Andrea Mulas. Nottingham, 28 de octubre de 2003. Léase las cartas de Ken Coates a Lelio Basso del 24 de mayo y del 29 de junio de 1972. [Archivo FILB y Archivo Bertrand Russell Peace Foundation].

23 Entrevista del autor a Linda Bimbi. Roma, 1 de noviembre de 2003.

24 Léase Basso, L. "Epicedio per Salvador Allende", en Problemi del Socialismo, año XV, julio-octubre de 1973, nn. 16-17, pp. 437-442.        [ Links ]

25 Léase la interesantísima correspondencia entre Hernán Ampuero Díaz (hijo de Raúl) y Lelio Basso. Cartas  del 2 y 28 de octubre, 21 de noviembre de 1973, Frinton on Sea (Inglaterra). Respuesta de Lelio Basso. Roma, 6 de diciembre de 1973.  [Archivo FILB].

26 "Con la llegada a Roma empezaba otra etapa. Esperaban al grupo de exiliados Carlos Vassallo, quien había sido embajador en Italia, y Homero Julio, que dirigía una organización de chilenos en Roma". Viera-Gallo, J. A. 11 de septiembre. Testimonio, recuerdos y una reflexión actual, Ediciones Chile-América CESOC, Santiago de Chile, 1998, pp. 107 ss.         [ Links ] También léase la carta de J. A. Viera-Gallo a Lelio Basso. Santiago de Chile, 25 de septiembre de 1973. [Archivo FILB].

27 Véase, Arrate, Jorge y Rojas, Eduardo, Memoria de la izquierda chilena, (2 voll.), Tomo II (1970-2000), Ediciones B, Santiago de Chile, 2003, pp. 258-262.        [ Links ]

28 Telegrama de Hortensia Bussi de Allende a Lelio Basso, "Au Tribunal Russell II sur la repression au Bresil et en Amerique Latine", sin fecha [Archivo FILB].

29 Carta de Lelio Basso a Almino Affonso. Roma, 3 de diciembre de 1973. [Archivo FILB]. Carta de Angel Rama a Lelio Basso. Caracas, 4 de octubre de 1973. Respuesta de Lelio Basso. Roma, 5 de diciembre de 1973. [Archivo FILB]. Carta de Carlos Rama a Lelio Basso. Barcelona, 13 de noviembre de 1973. Respuesta de Lelio Basso. Roma, 6 de diciembre de 1973. [Archivo FILB].

30 Carta de Norbert Lechner a Lelio Basso. Santiago de Chile, 30 de septiembre de 1973. [Archivo FILB].

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons