SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.27 número2Más allá del Estado y del mercado: universidades, libertad académica y vigencia del pensamiento de Wilhelm von HumboldtPapeles de guerra: Causas de la Guerra de la Triple Alianza a través de la prensa argentina y paraguaya (1862 - 1870) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Universum (Talca)

versión On-line ISSN 0718-2376

Universum vol.27 no.2 Talca  2012

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-23762012000200006 

Revista Universum Nº27 Vol.2, II Sem. 2012, pp. 81-98

 

ARTICULOS

 

Dejaron al gato cuidando la carnicería: el delator en el Sindicato de Panificadores de La Serena 1973 - 1987

 

Miguel Fuentes Cortés (*)
Christián Matamoros Fernández (**)

(*) Profesor de Historia y Geografía y Licenciado en Educación de la Universidad de La Serena, Magíster en Estudios Latinoamericanos, mención Lingüística de la Universidad de La Serena. Docente en la Universidad de La Serena. Investigador asociado a la Dirección de Investigación de la Universidad de La Serena y a Prodicyt Centro de Investigación.
(**) Licenciado en Filosofía y Profesor de Filosofía de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Magíster en Filosofía, mención en Axiología y Filosofía Política de la Universidad de Chile.

Correos electrónicos: mfuentes@userena.cl; c.matamoros82@gmail.com


RESUMEN

Las investigaciones sobre la dictadura militar de Augusto Pinochet proponen que este periodo corresponde a una época de represión, en específico de los partidos políticos de izquierda y los sindicatos, e imposición del sistema neoliberal en toda la sociedad. Ninguno de estos estudios ha planteado el tema del delator dentro de sus objetivos principales de investigación. De este modo, pretendemos llenar este vacío analizando y describiendo los sujetos y eventos asociados al delator en el Sindicato de Panificadores de La Serena entre los años 1973 y 1987. De esta forma, y si bien los elementos represivos e impositivos característicos del terrorismo de Estado vivido en Chile, durante los años 1973 y 1990 pudieron haber sido suficiente para la disgregación de los miembros del SPLS, creemos que el tiro de gracia para esta división de socios fue el actuar impune del sujeto histórico "El delator". Nuestras fuentes primarias analizadas son entrevistas personales a socios activos en las fechas señaladas, además del libro de actas de sesiones y el libro de socios del SPLS. Uno de nuestros resultados señala que el delator que más daño generó al SPLS fue el Socio dirigente, quien desde el interior del SPLS colabora con los dirigentes de los industriales.

Palabras clave: Sindicato de Panificadores de La Serena - delator - dictadura militar chilena.


ABSTRACT

Investigations into the military dictatorship of Augusto Pinochet propose that this period corresponds to a time of repression, specifically of the leftist political parties and labor unions, and imposition of the neoliberal system throughout society. None of these studies have raised the issue of the informer in their main research objectives. Thus, we intend to fill this gap by analyzing and describing the subjects and events associated with the informer in the Bakers’ Union of La Serena (SPLS) between 1973 and 1987. In this way, and while the repressive and the impositions elements characteristic of the state of terrorism lived in Chile during the years 1973 and 1990 may have been sufficient for the disintegration of the members of SPLS, we believe that the coup de grace for this division was the unpunished act of the historical subject "the Informer". Our primary sources are personal interviews with active members of the Bakers’ Union on the dates indicated, the book of minutes of meetings and register book of the SPLS members. One of our results indicates that the informer that more damage leadership caused to the SPLS was an member informer, who from inside of the SPLS gave leadership sensitive information to the industry leaders.

Keywords: Union of Bakers of La Serena - informer - chilean military dictatorship.


 

1. Introducción

El gremio de los panaderos es uno de los primeros en organizarse en Chile. Desde la primera década del siglo XX son miembros de las sociedades de resistencia, mancomunales y tempranamente tienen grandes triunfos. Uno de estos triunfos fue lograr eliminar el trabajo nocturno en panaderías en el año 19251. Esto convierte al gremio de los panificadores en uno de los gremios con mayor tradición e historia en Chile. En este contexto, llega el Sindicato de Panificadores de La Serena (en adelante SPLS) (fundado en 1928) a la oscura década de 1970 como un sindicato parte de un gremio poderoso. Para los meses seguidos a septiembre de 1973, existían razones como para cerrar el SPLS, como por ejemplo, el arriendo del segundo piso del local al Partido Comunista (PC) y las Juventudes Comunistas (JJCC). Aún así no se cerró. Este hecho se explica por la extrema necesidad del producto "pan" en la sociedad chilena y la fuerte organización del gremio, tanto a nivel nacional como regional. De la bibliografía especializada con respecto a la dictadura militar chilena2 se desprende que este periodo fue principalmente, caracterizado por el Terrorismo de Estado y la imposición del modelo socio- político- económico del neoliberalismo a través de la doctrina del shock3Es así como, encontramos textos en donde se relatan los testimonios de las víctimas4, textos institucionales sobre Terrorismo de Estado5, textos sobre la imposición del neoliberalismo6 e historiografía de la clandestinidad7. A pesar de la existencia de estas fuentes, los estudios específicos que analizan la situación de los sindicatos durante la dictadura de Pinochet siguen siendo escasos8. Estos estudios realizan menciones periféricas sobre la presencia de delatores en dictadura y no profundizan sobre el tema. Además de estos textos, a nivel internacional existen estudios que profundizan una caracterización del delator pero desde otro contexto, tal como la criminología9 y la auditoría10. De esta variedad de textos observamos que la totalidad de ellos utilizan la fuente oral o el testimonio para detectar la actividad del delator. De esta forma, se pueden encontrar algunas menciones acerca del delator, pero no existen definiciones ni clasificaciones del delator en dictadura. En este contexto, el objetivo de nuestra investigación es analizar y describir los sujetos y eventos asociados al delator en el SPLS entre los años 1973 y 1987. Metodológicamente, generamos una tipología previa sobre las características que tenía el delator en dictadura y comprobaremos la presencia de estas características en los delatores en el SPLS. Con respecto a nuestras fuentes primarias escritas, éstas corresponden al libro de actas de sesiones del SPLS y al libro de inscripción de socios del SPLS. Estas fuentes fueron escaneadas, catalogadas y analizadas. En cuanto a nuestras fuentes orales éstas consistieron en entrevistas personales a tres socios activos durante los años estudiados. La indagación se realizó durante poco más de tres años con entrevistas individuales y colectivas. En este contexto, la coincidencia de los relatos individuales nos dan certeza con la historia expuesta en esta investigación. En este sentido, cabe mencionar la dificultad en la indagación de temas conflictivos, ya que y como menciona Huneeus los temas conflictivos no se escriben en actas11. Creemos que nuestra investigación llena vacíos asociados al sujeto histórico "El delator" y sindicales regionales. La trama de la investigación consta de un primer capítulo teórico, en donde se define el concepto de delator y se establecen categorías de éste. Luego, presentamos descriptivamente los cinco tipos de delatores encontrados en el SPLS y comprobamos la presencia de sus características con respecto a las características predeterminadas. Posteriormente, relatamos la reunión que definió el futuro del SPLS, acontecida en el año 1987. Esta reunión es importante, ya que marca un hito desintegrador en el SPLS y cuenta con la presencia de dos tipos de delatores internos.

2. La figura teórica del delator

La figura del delator en la vida diaria, en la oficina o en la historia universal genera malestar en las personas. Este desencanto se produce por la percepción de traición o deslealtad de una persona hacia un grupo. El delator más conocido en la historia occidental podría ser Judas, a quien se le acusa haber denunciado el lugar donde se encontraba Jesús. Específicamente, el delator cobra mayor relevancia en tiempos de conflicto social o directamente en tiempos de guerra. Es así como, existen estudios, sobre la Alemania Nazi, en los cuales se determinó que la Gestapo funcionó con la cooperación de informantes12. En otro contexto bélico, en el conflicto palestino- israelí se confirma la presencia de espías, infiltrados, traidores e informantes que denuncian la ubicación de los líderes milicianos palestinos13. En términos criminológicos el uso de informantes es discutido por el problema moral que genera14. Mientras que, en Estados Unidos han dado vuelta el carácter peyorativo del acto del soplo por medio de su regulación, protección e incentivo en instituciones públicas y corporaciones privadas. Es la llamadaWhistleblowing theory o teoría del soplido, la cual, tiene la intención de disminuir las malas prácticas y actos de corrupción15. Tomando en cuenta lo anterior, y si bien la figura del delator puede emerger en cualquier contexto, para esta investigación debemos contextualizarlo en una época de represión militar, que buscaba imponer una serie de elementos institucionales, sociales, económicos, culturales y valóricos. La delación es vista con buenos ojos por parte de los militares, quien por su parte, son administradores totales del poder. En este contexto, Huneeus señala que la junta militar crea una oficina de investigación de denuncias con el fin de "coordinar y controlar adecuadamente esta actividad y evitar superposiciones"16El mismo Huneeus identificó, durante la dictadura de Pinochet, la acción de delatores en universidades, empresas privadas y tribunales de justicia17. El tener un delator, del tipo que sea, produce una pérdida en las confianzas, los valores se degeneran y la indiferencia ante la contingencia se vuelve lo normal18. Encontramos algunas explicaciones sobre la presencia de delatores en dictadura en las palabras de Loveman, cuando señala que "…la reconciliación inquisitorial de la dictadura reprimió a los herejes"19. Entonces, la delación era necesaria para el adoctrinamiento y correcta dirección de la sociedad. Junto con esto, el Ministerio del Interior chileno indica que la delación se explica por el clima de guerra fría y la extrema polarización ideológica, lo cual generó que el contrincante político se transformase en enemigo20. De esta forma, el terrorismo de Estado en Chile, incentiva el actuar del sujeto histórico "el delator". Además de estos antecedentes y para una correcta definición de los conceptos asociados al delator, en primer lugar, nos apoyamos con el diccionario de La Real Academia Española. Este diccionario señala que el delator es el "… denunciador, acusador"21. Agregamos como sinónimo al soplón quien se define como el que"… acusa en secreto y cautelosamente"22. De esta forma, la diferencia entre delator y soplón es que el delator acusa tanto secreta como públicamente, mientras que el soplón solo acusa en secreto. Además, esta figura se acerca al del infiltrado, o la "… Persona introducida subrepticiamente en un grupo adversario, en territorio enemigo"23. Entonces, junto con la bibliografía mencionada en esta sección más la bibliografía sobre dictadura militar en Chile elaboramos una tipología predeterminada con las características del delator, las cuales mencionamos a continuación:

Ahora bien, con la tipología expuesta analicemos cada uno de los delatores. Veamos, los delatores según el criterio de la voluntad pueden ser delatores forzados o delatores voluntarios. El delator forzado corresponde al militante que es detenido y por medio de tortura llega a delatar a sus compañeros. Dos ejemplos emblemáticos en este contexto son los casos de los miembros del Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR) "la flaca Alejandra" y "Leonardo el Barba Schneider". Si nos basamos en los testimonios de ambos en tribunales los dos fueron torturados y obligados a denunciar a sus compañeros24. Junto con estos ejemplos, Álvarez entrega testimonios que describen el daño que generaban los soplos de los militantes del PC detenidos y torturados por los militares25. Por otro lado, el delator voluntario corresponde a la persona que por convicción personal cree que hace lo correcto informando. De forma general ejemplos de delatores voluntarios los entregan trabajos institucionales del Estado chileno y argentino sobre Terrorismo de Estado, que han identificado a personas dispuestas a delatar a sus compañeros de trabajo o vecinos por rencillas domésticas. De esta forma, encontramos a sujetos tales como vecinos chismosos, allegados a los investigados con incontinencia verbal o amantes despechados, llegando en muchos casos, a detenciones y asesinatos injustos26. Particularmente en el caso de La Serena, Gonzalo Ampuero27 indica haber leído un pasquín en la Biblioteca Central de la Universidad de Cornell (Nueva York, Estados Unidos) en donde denunciaban que en La Serena un civil llamado David Jacob vestía de militar y salía a "porotear"28 con los militares en un jeep. Alejandra Matus señala que Jacob era miembro de Patria y Libertad y luego de la DINA. Incluso, Matus señala que tuvo un breve pololeo con "la flaca Alejandra" en el paso de ésta por La Serena en septiembre de 1977. Ambos relatos de Matus son confirmados por Edgardo Carabantes29. En este caso nos encontramos con un claro delator voluntario. Estos actos son hechos sin coacción o tortura. Hay una certeza de estar haciendo lo correcto.

En segundo lugar, según el criterio de exposición, los delatores pueden clasificarse en públicos o fantasmas. El delator público es el que su trabajo es restringir o dirigir el funcionamiento de un grupo de personas, con el conocimiento público de esta tarea. Ejemplo claro de este tipo de delator serían funcionarios públicos, organismos militares y policiales de la dictadura. A estas personas se les ha encargado denunciar, acusar o delatar, siendo su trabajo de público conocimiento. Luego, el delator fantasma parece ser el que puede realizar mayor daño en la moral de un grupo de personas y el que es más difícil de rastrear. Esto se debe, a que la duda sobre la presencia de un delator genera una sicosis sobre la omnipresencia de éste. Al no saber quién es el delator se omite hablar del tema, éste se convierte en "tabú", provocando conformismo o aceptación en las personas. Contrariamente a esto, Álvarez señala que para la detención de los miembros del PC chileno en clandestinidad no hubo necesidad de infiltrar policías o militares, ya que, se sabía que con la detención de los enlaces se llegaba al fondo de la clandestinidad30. Delatores fantasmas proliferaron en oficinas, industrias, colegios y universidades. Al igual que existieron infiltrados o delatores en las poblaciones31.

En tercer lugar, según el criterio del espacio se establece que los delatores no necesariamente son miembros del grupo perseguido, sino, puede ser un individuo externo, tal como un vecino chismoso o un militar. En este caso, resulta más peligrosa la presencia de un delator interno que de uno externo, ya que el delator interno maneja información desde el interior de la organización, conoce sicologías, liderazgos, historias y secretos. Además, ocurre la situación de traición en el delator interno, lo que no ocurre en el delator externo. En este contexto de delatores internos, Cristián Pérez señala que entre las distintas acciones del MIR en la década de 1980 fue el amedrentamiento de delatores que actuaban de infiltrados en las poblaciones32. Ejemplo de delator externo en La Serena sería nuevamente el caso de David Jacob. En este contexto, Edgardo Carabantes33 señala que Jacob junto a otro miembro de Patria y Libertad asistieron a una reunión de estudiantes de izquierda, en la actual aula magna de la Universidad de La Serena (en aquellos años Universidad Técnica del Estado), algunos meses antes del golpe militar. En aquella reunión hubo dos balazos al aire dentro del aula. Con respecto a este evento, hay relatos contradictorios. Según el relato de Carabantes estos dos personajes infiltrados fueron detectados en la reunión, lo que provocó un gran desorden al ser identificados. Lo que señala Carabantes es que Jacob dispara al aire, mientras que hay otras versiones que indican que los disparos los realizó Marco Barrantes (Supervisor de MANESA, militante socialista, asesinado por la caravana de la muerte en La Serena) para amedrentar a Jacob34. Con todos estos antecedentes, Jacob se presenta como un delator voluntario, público y externo35. Otro caso de delator externo, lo da el mismo Carabantes. Según su testimonio fue delatado en su primera detención en diciembre de 1973 por el inspector general del Liceo Gregorio Cordovéz de La Serena Héctor Martínez36. Este delator junto con ser externo, es voluntario y público. Finalmente, las dos características de un criterio son invalidantes entre ellas, no así, una característica asociada con una característica de otro criterio. Ejemplo de esto sería que: El delator no puede ser forzado y voluntario simultáneamente, pero sí puede ser a la vez de forzado, público e interno. En todos estos ejemplos, los beneficios obtenidos pueden ser dinero, satisfacción personal, seguridad, vivir o un ascenso en el trabajo. De esta forma, y aplicado a nuestra investigación entendemos por delator a la persona que actuando desde el interior o exterior de una organización, informa pública o secretamente cierta información a una institución represora, siendo la motivación de éste soplo una convicción personal o fruto de coacción.

3. El delator en el SPLS 1973 - 1987

En esta sección analizaremos los tipos de delatores encontrados en el SPLS entre los años 1973 y 1987, y según los criterios predeterminados mencionados en la Tabla 1. A continuación, presentamos los tipos presentes y ausentes en nuestros resultados:

Tabla 1
Tipos de delatores identificados en dictadura, su tipo y ejemplos

En la Tabla 2 observamos que de los tipos predeterminados de delator presentes en la Tabla 1 sólo faltan los tipos de delator forzado y delator fantasma, las demás categorías se encuentran presentes. En cuanto a la ausencia del delator forzado lo más probable es que hayan existido soplos sobre los dirigentes comunistas, y los miembros del SPLS que eran parte de este partido. Esto debido a que gran parte de los miembros del SPLS fueron detenidos, torturados y hostigados durante los meses de Septiembre y Octubre de 1973. Aún así se nos hizo imposible indagar más allá con respecto a este tema. En cuanto a la ausencia del delator fantasma, creemos que se debe al carácter público que siempre tuvieron los delatores en el SPLS para los años estudiados. Además, lo invisible de este delator genera que sea casi imposible su detección, ya que, si se supiera que había un delator de este tipo ya no sería fantasma sino público. Entonces, la forma de detectar este tipo de delator en el SPLS hubiera sido un testimonio del propio delator reconociendo éstos hechos, cosa bastante difícil. De todas maneras, no hizo falta que existieran delatores encubiertos debido a la base institucional, política y social sólida que entregó la represión e imposición militar para la presencia de delatores públicos. Estos resultados coinciden con Álvarez quien señala que no hubo necesidad de infiltrar agentes para atrapar a los dirigentes del PC en clandestinidad37. En cuanto a las categorías presentes entregamos mayores antecedentes en la Tabla 3. En esta Tabla presentamos las categorías específicas de delator encontradas en nuestro análisis:

Tabla 2
Presencia de tipos de delatores según criterios predeterminados

Tabla 3
Tipos de delator en el SPLS, asociación a características predeterminadas, información delatada y receptor de la información

En la Tabla 3, observamos cinco tipos de delator en el SPLS entre los años 1973 y 1987, la coincidencia con las características predeterminadas, su fecha de actividad, la información delatada y el receptor de la información. En cuanto a la coincidencia con los tipos de delator predeterminados se establece que en los cinco tipos de delatores el denominador común es el carácter voluntario y público de éste, mientras que las diferencias entre ellos sería el carácter interno como externo. En cuanto a la categoría sobre el receptor de la información, observamos que el soplo en un principio va directamente hacia los militares, para luego, dirigirse hacia los industriales. A partir de esto, interpretamos que los militares potencian el actuar de la figura del delator, pero esta conducta se mantiene en la síquis de algunos miembros, extrapolándose a otros contextos. A continuación, describimos en detalle los tipos de delatores identificados en el SPLS durante la dictadura, entre los años 1973 y 1987.

3.1. Interventor

El SPLS al igual que la mayoría de los sindicatos del país fue fuertemente reprimido los días seguidos al golpe militar de Septiembre de 1973. Pero a diferencia de muchos sindicatos el SPLS no fue clausurado, sino intervenido. Esto significaba que todas las funciones del SPLS estaban vigiladas por el ojo acusador de un interventor. El carácter voluntario del interventor se asume al momento que el interventor defiende y aplica los intereses de la Dictadura Militar. El interventor siempre fue la misma persona el señor Luis Tapia Riquelme, delegado del jefe de plaza Ariosto Lapostol. La presencia del interventor era claramente la instalación de un delator público en el SPLS. De esta forma, era de esperar que Tapia Riquelme fuera un personaje despreciado en el SPLS, más aún tener enemistad con él podía tener funestas consecuencias "… Luego el señor Luis Tapia Riquelme, se dirige a la asamblea que algunos señores comentan algunas cosas a espaldas de él, pide que si alguien tiene alguna cosa que decir, debe decirle a él personalmente"38. El carácter público de Tapia Riquelme generaba por un lado la censura de una gran cantidad de temas y, por otro lado, el soplo sobre los actos en contra de los intereses de la dictadura. Finalmente, en el libro de actas de sesiones se puede comprobar que la última sesión intervenida por Tapia es del 9 de enero de 197539.

3.2. Director del Trabajo Regional

La dirección del trabajo, creada legalmente en 1924, es la institución del Estado en donde llegan las denuncias sobre abusos a la legislación laboral por parte de empresarios a trabajadores, entre otras cosas. Al igual que el interventor, el director del trabajo regional tiene características de voluntario, público y externo por el hecho de trabajar en una institución pública controlada por la dictadura militar. En el contexto de la dictadura e imposición de reformas neoliberales tales como la desregulación de la legislación laboral, con el Plan Laboral de 1979 y el Código del Trabajo de 1980, era previsible que el director del trabajo fuera a hacer oídos sordos a las denuncias realizadas por el SPLS. En este sentido, las malas relaciones entre el SPLS y la dirección del trabajo eran identificadas públicamente con nombre y apellido con la figura del director del trabajo regional el señor Fernando Villarroel. En este sentido, las entrevistas con Oscar Aguirre, miembro del SPLS desde 197340, arrojan que el señor Director del Trabajo soplaba a los industriales cuando los miembros del SPLS acudían a denunciar los abusos y además avisaba los días que se iban a realizar las inspecciones "… Cuando nosotros íbamos a la inspección del trabajo, el Director del Trabajo llamaba al industrial y le decía te van a ser esto, esto y esto"41Es de suponer que estos soplos generaban gran decepción y baja en la moral de los socios. Se generó un conformismo ante lo que se consideraba como injusticias. Estos soplos se traducían en que "… Por ejemplo si había un pliego petitorio, el industrial ya sabía que venía pesado y no aceptaba nada"42. En conclusión la dirección del trabajo se encontraba en complicidad con el gremio de los industriales (Fabripan). Este actuar lo pueden comprobar sindicatos de CMP y El Indio quienes tuvieron problemas similares.

3.3. Los cómodos

Con este nombre, nuestros entrevistados denominan a los socios que apoyaban las acciones de los industriales. Así, vemos que era más fácil hacer caso a las indicaciones de los militares y patrones que discutir con ellos. El carácter voluntario de este delator sospechamos que se explica por estar ideologizados por la publicidad de las nuevas reformas laborales y las presiones de los patrones. De esta manera, nos encontramos con el caso de Osvaldo Maldonado, quien fue despedido de su trabajo en 1979 con la ayuda de algunos miembros del SPLS "… El trabajador Osvaldo Maldonado a nuestro sindicato da cuenta de su despido y a la vez informa que los compañeros de trabajo Eliseo Tamayo, Julio Molina, se prestaron a hacer declaraciones en su contra y a favor del patrón"43. Con esta cita además, evidenciamos la característica interna de este delator. Otro ejemplo de cómodos lo dan los obreros que pese a las instrucciones del SPLS integran a socios no sindicalizados en las industrias panificadoras "… El señor presidente da a conocer el grave problema que está haciendo el socio Valencia de la industria Peña y Lillo el cual está llenando la industria de trabajadores no sindicalizados lo cual el mismo problema lo está haciendo el socio Campillay en la Ideal"44Este ejemplo es interesante ya que demuestra que no es necesario entregar información a otro bando para realizar un soplo, sino que el apoyo a las reformas de la dictadura desde el interior del SPLS también las consideramos como soplo. Estos hechos evidencian que el daño es mayor cuando el delator es interno que externo, ya que hay actos de traición o deslealtad con los pares.

3.4. Dirigente del SPLS que pasa a presidente de los empresarios

Este tipo de delator es el que popularmente se entendería como la persona que se cambia de equipo. Este delator es de tipo voluntario, público y externo. Específicamente, estamos hablando de la historia de Luis Espinoza. Esta historia cruza la totalidad de los años estudiados y nos muestra dos tipos de delatores. Espinoza fue presidente del SPLS durante todo el año 1973. Las entrevistas manifiestan que Espinoza fue comprado por el Gremio de los industriales. Este hecho sucede alrededor del año 1974 cuando Espinoza debía firmar el acuerdo logrado entre los empleados y los dueños de la Panadería "Los Griegos". Pero Espinoza cambió los acuerdos a favor de los industriales de forma secreta. Alberto Fuentes45 (miembro del SPLS en la época) señala que los industriales pasan dinero a Espinoza y con este dinero arrienda la panadería "La Algarrobitana". En este momento, el hasta hace un año atrás presidente del SPLS pasa a ser miembro del gremio de los industriales. Este hecho, si bien no es exactamente una delación tiene algunas de las características mencionadas de nuestra tipología. Entonces, vemos que Espinoza no acusa a nadie pero funciona como infiltrado de los industriales, manipula su poder como dirigente del SPLS para lograr beneficio económico personal, traiciona su responsabilidad con el SPLS, lo realiza voluntariamente debido a que obtiene dinero por este hecho y además secretamente en un comienzo pero luego de público conocimiento. Luego de este evento Espinoza se pasa al gremio de los industriales, incluso logra ser presidente de los industriales "… Luis Espinoza, fue presidente de este gremio y después fue presidente de los empresarios. Fue el primer hueón que dijo desde ahora en adelante se va a hacer una lista negra para los socios sindicalizados"46. En una reunión el año 1987 Espinoza era presidente del gremio de los industriales panificadores (Fabripan) y él generó la primera lista negra masificada. Esta lista negra era bastante efectiva y dirigida debido al conocimiento interno del SPLS del ahora presidente de los industriales. Junto con esto, Espinoza tenía a un panificador de su panadería y gran amigo suyo como presidente del SPLS para el año 1987, el señor Luis Hidalgo. El análisis de las actas y las entrevistas nos muestran que esta lista negra fue un tiro de gracia en un agonizante SPLS. Profundizaremos en los eventos asociados a estos eventos y personajes en el punto 4.

3.5. Socios delatores dirigentes del SPLS

Este parece haber sido el tipo de delator más desmoralizador en el SPLS. Este, ya está ideologizado con los nuevos valores neoliberales, pero lo que es aún peor actúa desde el interior del SPLS, y a diferencia del delator cómodo que igual era interno, este delator tiene poder político. Los primeros antecedentes de dirigentes del SPLS delatores, los identificamos a partir del mismo año 1973 y duraría hasta promediar el año 1979. Esto se produjo debido a que los militares encargados por el interventor Luis Tapia Riquelme imponen una directiva títere en el SPLS. Esta directiva (tras la presidencia de Espinoza) está dirigida por los miembros del SPLS Enrique Bolvarán y Víctor Fábregas "… Enrique Bolvarán y Víctor Fábregas, habían sido militares… y por esto los militares los nombran a ellos como la directiva asumiendo que iban a ser leales a ellos, y lo fueron"47. El análisis de las actas no dice mucho sobre este periodo, no así las entrevistas. En este sentido, Oscar Aguirre, nos señala que:

"En ese tiempo en la Panadería Orrego, la cuadrilla se negó echar el barrido (amasijo que cae al suelo) al amasijo normal, por todo el tema de la suciedad. El industrial llamó a la patrulla, los llevaron al regimiento. Luego llegaron los afectados a la reunión y decían bueno los milicos nos llevaron, nos sacaron la cresta y ellos decían shuuuuu, calladitos no más o sino suspendimos la reunión, si eso pasó, no lo vuelva a hacer… y ahí se paraba el milico (Luis Tapia Riquelme) y decía: Me van a escuchar sí o no. Entonces había un susto, la gente se empezó a desanimar, hasta que se votó la censura de ellos"48.

Entonces, se comprueba la lealtad absoluta de una directiva impuesta por los militares aproximadamente durante seis años, además de la lealtad de los militares con los empresarios. Sospechamos que la avanzada edad de estos dos miembros pudo haber influido en su lealtad a la dictadura. Volviendo a la historia, la censura de esta directiva se realizó el año 1979 "… Como primer punto se trata sobre las conversaciones entre los obreros y patrones, al no haber acuerdo entre la directiva y la asamblea, esta por acuerdo general de solicitar la renuncia de la directiva"49. Con esta directiva impuesta tenemos el primer antecedente sobre el quiebre en las confianzas entre los miembros del SPLS. Posteriormente, el juego de lealtades cruzadas se da entre los dirigentes del SPLS y el gremio de industriales. De esta forma, tenemos el caso del socio Luis Hidalgo, quien fuera secretario del SPLS entre los años 1979 y 1980 y presidente del SPLS entre los años 1986 y 1988. Hidalgo fue amigo y empleado del ex presidente del SPLS y presidente del gremio de industriales, Luis Espinoza. En la presidencia de Hidalgo, el año 1986, existía una fuerte relación entre el SPLS y el gremio de industriales "… El presidente da cuenta de la participación de la directiva en el 2º aniversario de los señores industriales la cual fue muy activa se participó en reunión con los dirigentes nacionales en el cual se plantearon los diferentes problemas por el cual atraviesa nuestro gremio"50Esta unión o cercanía entre el socio Hidalgo, el gremio de industriales y el director del trabajo la interpretamos como fuera de contexto debido a las numerosas muestras de abuso por parte de éstas dos instituciones para con el SPLS. A continuación profundizaremos en las características de este delator.

4. El Tiro de Gracia al SPLS

Para una mejor comprensión del siguiente relato, presentamos la siguiente tabla:

Tabla 4
Núcleo de amistad, relaciones y funciones cumplidas por miembros y ex miembros del SPLS mencionados como delatores

En la Tabla 4, aparecen las funciones ejercidas por Luis Espinoza y Luis Hidalgo en el SPLS y el gremio de industriales, además de identificar sus lazos de amistad. Además, en esta sección escapamos de la linealidad descriptiva anterior para por medio del relato de un evento final sintetizar algunos de los tipos de delatores mencionados. Este evento ocurre el año 1987, los entrevistados lo recuerdan claramente debido a que fue el año de visita del Papa Juan Pablo II a La Serena. En la directiva del SPLS se encuentra como presidente el señor Luis Hidalgo (identificado en nuestro análisis como el delator miembro de la directiva del SPLS) y como presidente del gremio de industriales al señor Luis Espinoza (identificado en nuestro análisis como el delator que pasa de miembro del SPLS a empresario). El SPLS ese año como hacía mucho tiempo atrás se encontraba completamente unido. Esta unión o reorganización de los miembros del SPLS debe entenderse en el contexto temporal en que sucede51. Es así como, desde 1980 se pone en práctica lo que el Partido Comunista denominó la política de "Rebelión Popular de masas"52, lo que generó una efervescencia social en todo Chile representada en manifestaciones públicas en contra de la dictadura. En este contexto, se organiza una reunión en la industria "La Algarrobitana", la cual queda inmediatamente cruzando la calle del SPLS, en calle Vicuña. Se estableció que se enviara a la directiva a negociar con los industriales y si no se cumplía el pliego habría paro. Así lo recuerda Aliro Chamorro, socio del SPLS desde 196953:

… fue una reunión aquí fuera en la Algarrobitana, en donde se le dieron todas las atribuciones para negociar con los industriales, no nos vamos a ir como en otras reuniones, los vamos a esperar acá todos en el sindicato, si les dicen que no nos vamos a paro. Pero resulta que eran las 9 de la noche y venía saliendo un dirigente, después otro dirigente y en vez de venirse para acá los dirigentes se iban pa la casa. Nadie de los dirigentes en esa oportunidad dio la cara para decir qué estaba pasando. En ese momento los socios dijieron el sindicato vale callampa. El dirigente Luis Hidalgo, por eso le costó los cargos, no los volvieron a elegir54.

Luego, los miembros de la directiva señalaron que "… No pues compañeros tenemos que cuidar lo que tenemos de trabajo, por que con esto perdíamos todos, más aún nosotros y no podíamos llevar la gente a eso"55. Lo comentado en esta reunión es de compleja indagación debido a que la totalidad de sus participantes se encuentran fallecidos. Aún así hay elementos que nos pueden ayudar a una interpretación. Por ejemplo, las dos directivas (industriales y panificadores) estaban conectadas por lazos de amistad y trabajo. Luego, y a partir de esta reunión se crearon las primeras listas negras contra empleados combativos. Posteriormente, se descubrió que los dirigentes del SPLS partícipes en esta reunión realizaron robos de los dineros de los socios. De hecho, luego de una auditoría se determinó que el socio Luis Hidalgo robó más de un millón y medio de pesos, por lo cual se le denunció a la justicia. Entonces, tenemos una reunión que se suponía abriría las puertas a un sindicato más poderoso, debido a la unión de sus miembros, pero sucedió todo lo contrario. Además de esto, la amistad entre las dos directivas la interpretamos como el acto de delación final y desintegrador del SPLS. Esto se refuerza con la creación de listas negras, las cuales eran detalladamente elaboradas por el pleno conocimiento de los miembros combativos, por parte del presidente de los industriales y presidente del SPLS. En este hecho no hay una relación directa entre la dictadura y la represión militar, pero sí hay una relación indirecta, en la medida que estos elementos entregaron durante diecisiete años un piso para el actuar de este sujeto. Estos hechos, nos entregan además una idea sobre la degeneración valórica de miembros, dirigentes y ex dirigentes del SPLS. La dictadura entregó una cortina de impunidad ante los elementos de corrupción en el SPLS a lo que se suma los nuevos valores del neoliberalismo, tales como individualidad, competitividad, avaricia y súper consumo. La influencia de este grupo de amistad debió haber sido enorme. Sospechamos una espectacular retórica por parte de Hidalgo. Esto debido a que, era de público conocimiento que el Socio del SPLS Luis Hidalgo era amigo y empleado del presidente de los Industriales Luis Espinoza. Entonces, a pesar de esta pública amistad se nombró durante gran parte de la década de 1980 como dirigente al socio Luis Hidalgo. Con respecto a esto interpretamos una enorme ceguera o incapacidad inédita, por parte de los miembros del SPLS, de identificar o reaccionar ante evidentes muestras de corrupción de sus dirigentes. A partir de este evento el SPLS comienza su disgregación hasta llegar al año 2012 mirando hacia atrás las grandes historias de antaño. Es por esto, que decimos lamentablemente que el SPLS dejó al gato cuidando la carnicería.

5. Conclusiones

En situaciones de conflicto el tener información del enemigo es de gran importancia. Es por esto que, tener de lado un delator, soplón, acusador o infiltrado, resulta de gran ayuda para el cumplimiento de los objetivos de una organización. En el SPLS ni toda la represión ni imposición de la dictadura militar hicieron tanto daño como la instauración de los distintos tipos de delatores vistos en esta investigación. La acción de delatar, soplar o acusar fue impuesta por los militares para ellos recibir información. Entonces, la figura del delator fue parte de la orgánica del funcionamiento del SPLS, puesto que eran reconocidos y validados explícita como implícitamente por la dictadura. Luego, esta información ya no es hacia los militares sino hacia los industriales, lo cual demuestra que el acto de delatar, fue una conducta que permaneció en la síquis de algunos miembros del SPLS. En esta situación, debemos recordar la semiótica del Gran Hermano en la novela "1984" de George Orwell y lo difícil de salir del adoctrinamiento forzado. En otras palabras los delatores sirvieron en un principio para combatir el marxismo y luego para apoyar conductas que en el fondo fueron propiciadas por el neoliberalismo. En cuanto a nuestra tipología predeterminada de los tipos de delator en dictadura y su presencia en nuestros resultados, observamos que el tipo de delator más frecuente es el de tipo voluntario y público. Esto se explica por la imposición de una forma de actuar y pensar que dirigió la dictadura militar, para lo cual, necesitaba de delatores que acusaran a los herejes. Además, comprobamos que el delator interno es el más desmoralizador para el SPLS. En este tipo de delator interno se aprecia la pérdida de los antiguos valores de la organización, la ilustración obrera, la conciencia de clase y el mutualismo. Estos valores se reemplazan por una axiología que legitima la avaricia, el individualismo y la competitividad, propiciada por la publicidad neoliberal. El análisis de las entrevistas dan cuenta que la funesta reunión de 1987, marca un hito desintegrador en el SPLS, lo cual se puede apreciar además, en el hecho que para el año 2012 el SPLS no tiene poder sindical ni mutualista, y los socios activos no sean más de tres. Lamentablemente, la pérdida de las confianzas entre los miembros del SPLS también afectó a las funciones mutualistas del SPLS, las cuales, creemos hubieran podido amortiguar la avalancha represiva y neoliberal. Los resultados presentes en esta investigación pueden dar luces de lo que pudo haber sucedido en otros sindicatos del país. La evaluación de nuestra metodología es positiva, en tanto, permitió entregar las características predominantes del delator en el SPLS en dictadura. Las proyecciones de nuestra investigación podrían ser la extrapolación de nuestra tipología de delator en otro contexto, como otros sindicatos, empresas o universidades. Además, investigaciones más detalladas sobre la influencia del neoliberalismo en la presencia de delatores o interpretaciones desde la axiología podrían entregar mayores luces sobre este indeseable personaje. Finalmente, un fuerte abrazo para Óscar, Aliro y Chispita incansables continuadores de esta historia y Edgardo Carabantes, quien con su emocionante testimonio colaboró con esta investigación.

 

NOTAS

1 Yañez, J., "Por una legislación social en Chile. El movimiento de los panaderos (1888-1930)", en Historia, Vol. 41, N° 2, 2008, pp. 495-532.

2 La obra más completa y destacado por su extrema objetividad, fuentes testimoniales y el análisis de los archivos secretos de la Junta militar es el estudio de: Huneeus, C., El Régimen de Pinochet, Sudamericana, Santiago de Chile, 2000.

3  Klein, N., The shock doctrine. The rise of disaster capitalism, Metropolitan books, New York, 2007.

4 Kunstman, W. & Torres, V., Cien voces rompen el silencio testimonios de ex presos de la dictadura militar en Chile (1973-1990), DIBAM, Santiago de Chile, 2008; Carabantes, E., Fragmentos de la memoria, Quimantú, Santiago de Chile, 2005.

5 Ministerio del interior. Informe de la comisión nacional sobre prisión política y tortura, Salesianos Impresores S.A, 2005, p. 207; Corporación nacional de reparación y reconciliación. Informe sobre calificación de víctimas de violaciones de derechos humanos y de la violencia política, Andros Impresores, Santiago de Chile, 1996; Comisión Rettig. Informe Comisión de Verdad y Reconciliación, Andros Impresores, Santiago de Chile, 1991; Comisión Valech. Informe de la Comisión sobre Prisión Política y Tortura, Santiago de Chile, 2011; CODEPU, Todas íbamos a ser reinasEstudio sobre nueve mujeres embarazadas que fueron detenidas y desaparecidas en Chile, Serie Verdad y Justicia, Volumen I, Quimo Impresores, Santiago de Chile, 1990.

6 Valdivia, V., "Estatismo y neoliberalismo: Un contrapunto militar. Chile 1973- 1979", en Historia, Vol. 34, 2001, pp. 167-226; Valdivia, V., "¡Estamos en Guerra, señores! El régimen militar de Pinochet y el pueblo, 1973- 1980", en Historia, Vol. 43, Nº 1, 2010, pp. 163- 201; Winn, P., Victims of the chilean miracle: Workers and neoliberalism in the Pinochet era, 1973- 2002, Duke University Press, Durham, 2004.

7 Álvarez, R., Desde las sombras. Una historia desde la clandestinidad comunista (1973 - 1980), LOM, Santiago de Chile, 2003; Álvarez, R, ¿La noche del exilio? Los orígenes de la rebelión popular en el Partido Comunista de Chile, p. 128. En: Valdivia, V. et al.,Su revolución contra nuestra revolución. Izquierdas y derechas en el Chile de Pinochet (1973 - 1981), LOM, Santiago de Chile, 2006.

8 Campero, G. y Valenzuela, J., El movimiento sindical en el Régimen Militar chileno. 1973 - 1981ILET, Santiago de Chile, 1984; Álvarez, R., "¿Represión o integración? Op. cit.; Armstrong, A. y Águila R, Evolución del conflicto laboral 1961 - 2002, Ediciones Universidad Católica, Santiago, 2006.

9 Dunnighan, C. & Norris, C, "The detective, the snout, and the audit commissionon: The real costs in using informants", The Howard Journal, Vol. 38, Nº 1, 1999, pp. 67-86; Bettina, R, "Witness, Informer, Manipulator: IMT and the sources of its information", Journal of International Criminal Justice, Vol. 9, 2011, pp. 475- 479.

10 Curtis, M., Whistleblower mechanisms: A study of the perceptions of users and respondersThe Institute of Internal Auditors, 2006.

11 Huneeus, C, Op. cit., p. 20.

12 Bajohr, F., "The folk community and the persecution of the jews: German society under National Socialist Dictatorship, 1933- 1945", Holocaust and Genocide Studies, Vol. 20, Nº 2, 2006, pp. 183-206.

13 Gross, M., "Fighting by other means in the mideast: A critical analysis of Israel assassination policy", Political Studies, Vol. 51, 2003, pp. 350-368.

14 Dunnighan, C. & Norris, C, 1999, Op., cit.

15 Véase: Sangrey, E. & Morehead, T., "The state of state whistleblower protection", American Business Law Journal, Vol. 38, N° 1, 2000, pp. 99-175; Keil, M., Tiwana, A. & Sneha, S., "Toward a theory of whistleblowing intentions: A benefit-to- cost. Differential perspective", Decision Sciences, Vol. 41, Nº 4, 2010, pp. 787-812; Curtis, M., Op. cit., 2006; Lipman, F., Whistleblowers. Incentives, Disincentives, and Protection Strategies, John Wiley & Sons, New Jersey, Estados Unidos, 2012.

16 Actas de la Honorable Junta de Gobierno, sesión Nº 4, 17 septiembre de 1973. En: Huneeus, C, Op. cit., p. 85.

17 Huneeus, C, Op. cit., pp. 85, 105 - 111.

18  Estos efectos se han identificado como algunas consecuencias del neoliberalismo, véase: Fair, H, "El sistema Global Neoliberal", en Polis, Vol. 7, Nº 21, 2008, pp. 229- 263.

19  Loveman, B. y Lira E., Las ardientes cenizas del olvido: Vía chilena de reconciliación política 1932-1994, LOM, Santiago de Chile, 2000, p. 406.

20 Ministerio del interior, Op. cit., p. 207.

21 "Delator" En el Diccionario de la Real Academia española de la lengua. Fuente electrónica [En línea]

22 "Soplón" En el Diccionario de la Real Academia española de la lengua. Fuente electrónica [En línea]

23 "Infiltrado" En el Diccionario de la Real Academia española de la lengua. Fuente electrónica [En línea]

24 Matus, A., "Marcia Alejandra Merino. El testimonio de la flaca Alejandra", La Época, 21, julio, 1991. Disponible [En línea] www.memoriaviva.com; Matus, A., "Las Imperdonables", Fuente electrónica [en línea] www.alejandramatus.cl; Villalobos, C, "Leonardo el Barba Schneider. El agente clave en la desarticulación del MIR". El Siglo. Disponible en Centro de Estudios Miguel Enríquez, CEME. [En línea] www.archivochile.com

25 Álvarez, R., "¿La noche del exilio?...", Op.cit., p. 128.

26 Ministerio del Interior, Op. cit., 207; Ministerio de Educación de la Nación Argentina, Pensar la dictadura: Terrorismo de Estado en Argentina. Preguntas, respuestas y propuestas para su enseñanza, Programa Educación y Memoria, 2010, p. 93.

27 Entrevista Gonzalo Ampuero Brito, abril, 2012.

28 Jerga popular o expresión idiomática referente al acto de delatar. Según el estudio de Camus y Avilés, sobre el COA en la cárcel de La Serena, porotear es "observar con ánimo de robar".

29 Profesor actual de la Universidad de La Serena, simpatizante del MIR para el año 1973, detenido y torturado por la dictadura militar en La Serena. Su hermano Horacio Carabantes fue asesinado por la DINA durante el año 1975 en Valparaíso. Ver: Carabantes, E., Fragmentos de la memoria, Op. cit.

30 Álvarez, R., Desde las sombras… Op. cit., p.110.

31 Peris, J., Historia del testimonio chileno. De las estrategias de denuncia a las políticas de memoria, Quaderns de Filología, Valencia, 2008, p. 99.

32 Pérez, C, "Historia del MIR. Si quieren guerra, guerra tendrán", en Estudios Públicos, 91, 2003, pp. 5-44.

33 Entrevista Edgardo Carabantes, enero, 2012.

34 Esta versión la entrega Martín Faunes. 

35  Otro caso con estas tres características en La Serena es el taxista que delata la ubicación del ciudadano argentino Bernardo Lejderman y la ciudadana mexicana María Avalos quienes se ocultaban en una cueva en Gualliguaica en las cercanías de Vicuña. En: Ramírez, S., "La caravana de la muerte en La Serena. Ex oficial Pedro Rodríguez, revela detalles del paso de la caravana de la muerte en La Serena", 2002. Disponible en Centro de Estudios Miguel Enríquez, CEME. [En línea] www.archivochile.com. Relato confirmado por Edgardo Carabantes en: Entrevista personal Edgardo Carabantes, septiembre, 2012.

36 Edgardo es detenido a los 16 años. En: Entrevista personal Edgardo Carabantes, septiembre, 2012; Carabantes, E., Op. cit., p. 56.

37 Álvarez, R., Desde las sombras…Op. cit.p. 110.

38 Acta de sesiones del SPLS, 12 de diciembre, 1974.

39  Es probable que Tapia Riquelme hubiera seguido un par de meses más, pero las actas en este año no nos permite asegurar una fecha concreta de retirada del interventor.

40 Libro de socios del SPLS.

41 Entrevista Oscar Aguirre, marzo, 2012.

42 Entrevista Oscar Aguirre, marzo, 2012.

43 Actas de sesiones del SPLS, 5 de diciembre, 1979.

44 Actas de sesiones del SPLS, 20 de agosto, 1979.

45 Entrevista Alberto Fuentes (chispita), enero, 2012.

46 Entrevista Oscar Aguirre, marzo, 2012.

47 Entrevista Oscar Aguirre, abril, 2010.

48 Entrevista Oscar Aguirre, enero, 2011.

49 Actas de sesiones del SPLS, 14, agosto, 1979.

50 Actas de sesiones del SPLS, 24, julio, 1986.

51 Es probable que esta reunión se haya realizado en la semana que estuvo el Papa en Chile, ya que, junto con el hecho de que el Papa visitó La Serena su presencia generaría una suerte de impunidad ante una eventual huelga de panaderos. Sin embargo esto, ni las actas ni las entrevistas dan claridad sobre la fecha exacta de esta reunión.

52 Valdivia, V., 2006, Op., cit.

53 Libro de socios del SPLS.

54 Entrevista Aliro Chamorro, noviembre, 2011.

55 Entrevista Aliro Chamorro, marzo, 2012.

 

Bibliografía

Armstrong, A. y Águila R., Evolución del conflicto laboral 1961-2002, Ediciones Universidad Católica de Chile, Santiago, 2006.         [ Links ]

Álvarez, R., "¿La noche del exilio? Los orígenes de la rebelión popular en el Partido Comunista de Chile". En Valdivia, V. et al., Su revolución contra nuestra revolución. Izquierdas y derechas en el Chile de Pinochet (1973 - 1981), LOM. Santiago de Chile, 2006.         [ Links ]

Álvarez, R, "¿Represión o integración? La política sindical del régimen militar. 1973-1980", en Historia, Vol. 2, N°43, 2010, pp. 325- 355.         [ Links ]

Álvarez, R, Desde las sombras. Una historia desde la clandestinidad comunista (1973 - 1980), LOM, Santiago de Chile, 2003.         [ Links ]

Bajohr, F., "The folk community and the persecution of the jews: German society under National Socialist Dictatorship, 1933-1945", Holocaust and Genocide Studies, Vol. 20, N° 2, 2006, pp. 183-206.         [ Links ]

Bettina, R, "Witness, Informer, Manipulator: IMT and the sources of its information", Journal of International Criminal Justice, Vol. 9, 2011, pp. 475- 479.         [ Links ]

Campero, G. y Valenzuela, J., El movimiento sindical en el Régimen Militar chileno. 1973 - 1981, ILET, Santiago de Chile, 1984.         [ Links ]

Camus, E. y Avilés, L., La jerga de la delincuencia chilena, Universidad de La Serena, La Serena, 1972.         [ Links ]

Carabantes, E., Fragmentos de la memoria, Quimantú, Santiago de Chile, 2005.         [ Links ]

CODEPU. Todas íbamos a ser reinas. Estudio sobre nueve mujeres embarazadas que fueron detenidas y desaparecidas en Chile, Serie Verdad y Justicia, Volumen I, Quimo Impresores, Santiago de Chile, 1990.         [ Links ]

Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación. Informe sobre calificación de Víctimas de violaciones de derechos humanos y de la violencia política, Andros Impresores, Santiago de Chile, 1996.         [ Links ]

Comisión Rettig. Informe Comisión de Verdad y Reconciliación, Andros Impresores, Santiago de Chile, 1991.         [ Links ]

Comisión Valech. Informe de la Comisión sobre Prisión Política y Tortura, Santiago de Chile, 2011.         [ Links ]

Curtis, M., Whistleblower mechanisms: A study of the perceptions of users and responders, The Institute of Internal Auditors, 2006.         [ Links ]

Diccionario de la Real Academia Española de la lengua. 2012. [En línea] http://www.rae.es/rae.html        [ Links ]

Dunnighan, C. & Norris, C, "The detective, the snout, and the audit commission: The real costs in using informants", The Howard Journal, Vol. 38, N°1, 1999, pp. 67-86.         [ Links ]

Fair, H., "El sistema Global Neoliberal", en Polis, Vol. 7, N°21, 2008, pp. 229-263.         [ Links ]

Faunes, M., "Un hombre de acción"         [ Links ].

Gross, M., "Fighting by other means in the mideast: A critical analysis of Israel assassination policy", Political Studies, Vol. 51, 2003, pp. 350-368.         [ Links ]

Huneeus, C, El Régimen de Pinochet, Editorial Sudamericana, Santiago de Chile, 2000.         [ Links ]

Keil, M; Tiwana, A; Sainsbury, R. & Sneha, S., "Toward a theory of whistleblowing intentions: A benefit- to- cost. Differential perspective", Decision Sciences, Vol. 41, N°4, 2010, pp. 787- 812.         [ Links ]

Klein, N, The shock doctrine. The rise of disaster capitalism, Metropolitan books, New York, 2007.         [ Links ]

Kunstman, W. & Torres, V., Cien voces rompen el silencio testimonios de ex presos de la dictadura militar en Chile (1973-1990), DIBAM, Santiago de Chile, 2008.         [ Links ]

Loveman, B. y Lira, E., Las ardientes cenizas del olvido: Vía chilena de reconciliación política 1932- 1994, LOM, Santiago de Chile, 2000.         [ Links ]

Lipman, F., Whistleblowers. Incentives, Disincentives, and Pretection Strategies, John Wiley & Sons, New Jersey, Estados Unidos, 2012.         [ Links ]

Matus, A., "Marcia Alejandra Merino. El testimonio de la flaca Alejandra", La Época, 21, julio, 1991. [En línea] www.memoriaviva.com        [ Links ]

Matus, A. "Las Imperdonables". [En línea] www.alejandramatus.cl        [ Links ]

Ministerio de Educación de la Nación Argentina., Pensar la dictadura: Terrorismo de Estado en Argentina. Preguntas, respuestas y propuestas para su enseñanza, Programa Educación y Memoria, 2010.         [ Links ]

Peris, J., Historia del testimonio chileno. De las estrategias de denuncia a las políticas de memoria, Quaderns de Filología, Valencia, 2008.         [ Links ]

Pérez, C, "Historia del MIR. Si quieren guerra, guerra tendrán", en Estudios Públicos, 91, 2003, pp. 5-44.         [ Links ]

Ramírez, S., "La caravana de la muerte en La Serena. Ex oficial Pedro Rodríguez, revela detalles del paso de la caravana de la muerte en La Serena", 2002. Disponible en Centro de Estudios Miguel Enríquez, CEME. [En línea] www.archivochile.com.         [ Links ]

Sangrey, E. & Morehead, T., "The state of state whistleblower protection", American Business Law Journal, Vol. 38, N°1, 2000, pp. 99-175.         [ Links ]

Valdivia, V., "Estatismo y neoliberalismo: Un contrapunto militar. Chile 1973-1979", en Historia, Vol. 34, 2001, pp. 167-226.         [ Links ]

Valdivia, V., Álvarez, R. y Pinto, J., Su revolución contra nuestra revolución. Izquierdas y derechas en el Chile de Pinochet (1973- 1981), LOM, Santiago de Chile, 2006.         [ Links ]

Valdivia, V., "¡Estamos en Guerra, señores! El régimen militar de Pinochet y el pueblo, 1973-1980", en Historia, Vol. 43, N°1, 2010, pp. 163-201.         [ Links ]

Villalobos, C., "Leonardo el Barba Schneider. El agente clave en la desarticulación del MIR". El Siglo. Disponible en Centro de Estudios Miguel Enríquez, CEME. [En línea]www.archivochile.com        [ Links ]

Winn, P., Victims of the Chilean miracle: Workers and neoliberalism in the Pinochet era, 1973- 2002, Duke University Press, Durham, 2004.         [ Links ]

Yañez, J., "Por una legislación social en Chile. El movimiento de los panaderos (1888-1930)", en Historia, Vol. 41, N°2, 2008, pp. 495- 532.         [ Links ]

 


Artículo recibido el 28 de mayo de 2012. Aceptado por el Comité Editorial el 5 de septiembre de 2012.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons