SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 número41LA TRANSFORMACIÓN DE UN TERRITORIO CULTURAL. EL DESARROLLO DE LOS PUEBLOS MÁGICOS EN MÉXICO: PÁTZCUARO COMO CASO DE ESTUDIO.LOS TERRITORIOS DE ASENTAMIENTOS EN EL BORDE METROPOLITANO DE BUENOS AIRES, DESDE 1980 A LA ACTUALIDAD índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


Urbano (Concepción)

versão impressa ISSN 0717-3997versão On-line ISSN 0718-3607

Urbano (Concepc.) vol.23 no.41 Concepción maio 2020

http://dx.doi.org/10.22320/07183607.2020.23.41.04 

Artículos

CONFORMACIÓN METROPOLITANA DESDE LA FRAGMENTACIÓN. EL PROCESO DE CONURBACIÓN DEL GRAN LA SERENA1

Alejandro Guillermo Orellana Mc Bride* 
http://orcid.org/0000-0001-7346-6838

*Doctor en Arquitectura y Urbanismo Universidad de La Serena, La Serena, Chile Director del Departamento de Arquitectura, aorellana@userena.cl

RESUMEN:

La metropolización se puede entender como un fenómeno en que una unidad urbana funcional estructura, controla y especializa un territorio. En las grandes ciudades de Sudamérica las primeras áreas metropolitanas surgieron a partir de un crecimiento urbano acelerado de ciudades industriales que fueron absorbiendo centros urbanos más pequeños hasta conformar sistemas policéntricos que actualmente evidencian marcados fenómenos de fragmentación y dispersión. En Chile, durante las últimas décadas, se han ido formando otras unidades urbanas de importancia, configuradas como áreas metropolitanas desde la interrelación de ciudades intermedias. Estas entidades no responden necesariamente al mismo modelo que los referentes tradicionales del subcontinente y se requiere un estudio particularizado de sus fenómenos.Tomando el caso del Gran La Serena, esta investigación estudia el proceso de conformación de un área metropolitana postindustrial, analizando la evolución de su morfología urbana, la planificación y los hechos urbanos que han delineado su evolución. Los resultados dan cuenta que la configuración del Gran La Serena: si bien se sustenta en una serie de intervenciones urbanas ejecutadas por el Estado a mediados del siglo XX, se desarrolla por procesos de conurbación espontánea, a partir de fragmentos que se han ido fundiendo en una continuidad, superando reiteradamente los límites urbanos, y conformando una metropolización inicialmente fragmentada.

Palabras clave: metropolización; sistemas urbanos intermedios; morfología; Gran La Serena

INTRODUCCIÓN

El estudio de la metropolización latinoamericana se ha realizado mayoritariamente respecto de las grandes capitales del continente, invisibilizando otros sistemas urbanos (Maturana y Rojas, 2015).

En el caso chileno, Santiago de Chile, la capital, es el referente casi exclusivo, incluso desde el lenguaje y la administración del Estado2. Sin embargo, otros sistemas urbanos han desarrollado procesos metropolitanos a partir de ciudades intermedias, y no necesariamente estarían repitiendo el modelo de las grandes ciudades. Gran Valparaíso o Gran Concepción son dos áreas metropolitanas reconocidas como tal en Chile3, pero no tienen equivalencias exactas con la estructura del Gran Santiago, sino que evidencian el actuar conjunto de varias ciudades intermedias en un sistema conurbado.

Estudios sobre las transformaciones morfológicas de ciudades intermedias, como Los Ángeles y Chillán (Azócar, Sanhueza, y Henríquez, 2003; Azócar et al., 2007; Azócar et al., 2008; Henríquez, 2009) se han desarrollado sobre la base de modelos tradicionales de metropolización e interpretan, por tanto, patrones estructurales similares a los identificados en las grandes ciudades latinoamericanas. En el caso de sistemas de ciudades intermedias, el trabajo de Hidalgo, de Mattos y Arenas (2009) aglutina investigaciones en los sistemas de San Felipe-Los Andes (Arenas, Hidalgo y Aliaga, 2009), Quillota-La Calera (Negrete e Hidalgo, 2009) y Rancagua-Machalí (Arenas, Hidalgo y Aliaga, 2009), pero estos quedan en un nivel de análisis regional, sin profundizar en los patrones morfológicos de la configuración metropolitana. Desde un análisis funcional, Napadensky y Orellana (2019) han explorado los casos del Gran La Serena, Gran Concepción y Gran Puerto Montt, advirtiendo tendencias divergentes respecto de las grandes ciudades latinoamericanas. Con todo, muchos autores coinciden en que las investigaciones en el campo son incipientes y que los modelos que explican sus fenómenos son exploratorios (Garín, Salvo y Bravo, 2009; Maturana y Rojas, 2015; Henríquez, 2014).

Con el propósito de avanzar en la comprensión de los procesos de metropolización de sistemas urbanos intermedios, se analiza el caso del Gran La Serena, teniendo el objetivo de caracterizar y explicar sus patrones morfológicos. Se toma como punto de inicio 1952, con la finalización de las obras del Plan Serena (1948-1952), y como punto final el último levantamiento aerofotográmetrico y de datos censales completos, realizado en 2012.

Utilizando principalmente fuentes documentales, complementadas con observaciones de campo y trabajo de laboratorio, se caracteriza, primero, la estructura urbana y su evolución en el tiempo, identificando y describiendo los hechos urbanos y factores que han incidido en su conformación. A continuación, se hace una síntesis de los patrones y fenómenos morfológicos del caso de estudio; y, finalmente, se buscan explicaciones a los procesos evidenciados a partir de la geohistoria y los factores contextuales de su desarrollo.

MARCO TEÓRICO

ESTUDIOS LATINOAMERICANOS DE LA METROPOLIZACIÓN

En Latinoamérica, la metropolización de las capitales a inicios del siglo XX estuvo asociada a la industrialización (Buzai, 2014). A partir de la crisis económica de la década de 1930 y la segunda guerra mundial, en la década de 1940, se desarrollaron iniciativas de industrialización secundaria para sustituir importaciones.

Esto estuvo vinculado a transformaciones en las relaciones urbano-rural, en la estructura y rol del Estado y en su relación con la ciudad. Las ciudades capitales -sede del poder estatal y económico- experimentaron grandes trasformaciones expansivas de población y superficie, complejizando su estructura social (Borsdorf, 2003).

Este fenómeno ha sido modelado por la academia desde el último tercio del siglo XX, pretendiendo explicar el proceso de metropolización de la ciudad latinoamericana. De estos se destacan, por cuanto corresponden al producto final de una línea de investigación y han tenido gran influencia en las investigaciones urbanas del subcontinente, los siguientes modelos:

Modelo generalizado de la estructura de la ciudad latinoamericana (Griffin y Ford, 1980; Ford, 1996) (Figura 1, A).

Modelo de ciudad latinoamericana (Borsdorf, Bähr y Janoschka, 2002; Borsdorf, 2003) (Figura 1, B).

Modelo socioespacial de la metrópolis latinoamericana. (Bähr y Mertins, 1981; Mertins , 2003) (Figura 1, C).

Modelo conceptual-espacial de la ciudad de América Latina (Buzai, 2014) (Figura 1, D).

Si bien los cuatro modelos presentan características particulares, comparten patrones comunes del crecimiento de la mancha urbana, en la que conviven simultáneamente fenómenos de implosión y explosión urbana (Soja, 2008; Sousa, 2010; 2015), configurando una estructura urbana compacta y difusa (Abramo, 2012), donde persisten las matrices formales previas -fundacionales e industriales- junto a fenómenos de dispersión espacial en el territorio, característicos de la posmodernidad (Soja, 2000/2008; Cacciari, 2010; de Mattos, 1999; 2010). Todos los modelos plantean que la metropolización latinoamericana conserva el centro fundacional como el núcleo del sistema, en torno al cual se desarrollan, primeramente, expansiones concéntricas; luego, crecimientos sectoriales; y, por último, dispersión periférica y fragmentación interna (Janoschka, 2006) (Figura 1). El modelo elaborado por Borsdorf, Bähr y Janoschka (2002) expone esta evolución morfológica en fases, la que es posible identificar en la geohistoria de la mayoría de las grandes capitales de Latinoamérica (Figura 1, B).

Fuente: (A) Ford (1996, p. 428); (B) Borsdorf (2003, p. 39); (C) Korbi (2005, p.33); (D) Buzai (2014, p. 252).

Figura 1: Principales modelos de la ciudad latinoamericana. 

METROPOLIZACIÓN DE CIUDADES INTERMEDIAS

Una de las mayores dificultades en el estudio de las ciudades intermedias es su definición. La más utilizada alude a su rol en los sistemas urbanos nacionales, intermediando entre el territorio y las grandes metrópolis (Maturana et al., 2017). En este contexto, las ciudades intermedias establecen redes de relaciones con otros núcleos urbanos (Llop et al., 2019), tendiendo a generar procesos de conurbación, tanto en su dimensión funcional, que involucra las dinámicas del conjunto, como física, que hace referencia al fenómeno de encuentro entre las estructuras urbanas (Véliz, 1995; Moreno, 2010; Patiño, 2010; Larrosa, 2012).

En Chile, el funcionamiento conjunto de unidades urbanas intermedias ha originado procesos de metropolización que aún no tienen definición clara, por lo que se las ha identificado como “complejos urbanos” (Hidalgo, Arenas, y Aliaga, 2009) “aglomerados intermedios mayores” (Martínez, Altman, y Rodríguez, 2013), “conurbaciones” (Maturana, 2015) o “sistemas urbanos intermedios” (Napadensky, Monti, y Villouta, 2017). Estos sistemas urbanos intermedios, como unidades de características particulares, no siempre responden a lo caracterizado en la literatura especializada, sino que, como una nueva forma de metropolización, parecen tener más relación con las conurbaciones observadas por Patrick Geddes (2009) que con los modelos tradicionales de la ciudad latinoamericana.

METODOLOGÍA

Para profundizar el análisis de los sistemas urbanos intermedios se utiliza un estudio de caso de alto valor teórico. Siguiendo el enfoque geohistórico de Soja (2008), se cartografió el crecimiento urbano del Gran La Serena en base a diversas fuentes que, según su propósito, se clasifican en:

Antecedentes de historia local: Incluye publicaciones históricas, periódicos locales, leyes y decretos, publicaciones digitales, artículos de revistas y archivos municipales y ministeriales.

Información espacial: La restitución de 2012 del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (MINVU) sirve de base para el estudio, la que se complementa con coberturas censales del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), fotografías aéreas y satelitales, planos históricos y documentos municipales del Servicio de Vivienda y Urbanismo (SERVIU), además del levantamiento de información en terreno.

ANÁLISIS DE LA EVOLUCIÓN MORFOLÓGICA

El análisis se organizó en seis periodos históricos, en los cuales se identificaron los factores que incidieron en el desarrollo urbano y las formas de crecimiento, como también el modo en que la configuración espacial fue dando pie a acciones de los distintos agentes urbanos. Se inicia con los resultados del Plan Serena (1955); el segundo y tercer periodo corresponden a la expansión urbana experimentada en los años 1960 y 1970; los periodos cuarto y quinto corresponden a los periodos intercensales; y el último da cuenta de los hechos y tendencias más recientes.

A partir del análisis geohistórico, se sintetizan los patrones morfológicos del proceso de metropolización y se buscan explicaciones en particularidades del caso y sus factores contextuales.

CASO DE ESTUDIO

El Gran La Serena se ubica en la región de Coquimbo (Figura 2, A). Esta región tiene tres provincias: Elqui, Limarí, Choapa (Figura 2, B). El caso de estudio se encuentra en la Provincia de Elqui (Figura 2, C), que está dividida en seis comunas. Las comunas de La Serena, con 221.054 hab., y Coquimbo, con 227.730 hab., concentran el 74,4 % de la población regional. Las áreas urbanas de estas dos comunas conforman el Gran La Serena, uno de los sistemas urbanos de mayor crecimiento poblacional del país (Tabla 1).

Fuente: Elaboración del autor.

Figura 2: Presentación del caso de estudio. 

Tabla 1: Crecimiento de población y área urbana del Gran La Serena. 

Año Población Tasa de Crecimiento Anual Área (Ha) Tasa de Crecimiento Anual Densidad (Hab./Ha)
1940 40.605 298,659 135,96
1952 62.580 3,7 542,179 5,1 115,42
1960 74.603 2,2 777,859 4,6 95,91
1970 115.606 4,5 1.126,230 3,8 102,65
1982 145.469 1,9 1.922,890 4,6 75,65
1992 220.172 4,2 2.799,182 3,8 78,66
2002 302.131 3,2 4.030,495 3,7 74,96
2012 417.357 3,3 5.452,650 3,1 76,54

Fuente: Elaboración del autor en base a datos censales y cartografías de la mancha urbana del Gran La Serena.

El Gran La Serena es la capital de la región de mayor crecimiento económico en las últimas cuatro décadas, con un 54,2 % en su participación del PIB nacional (Daher, 2016). Si bien presenta bajos niveles de especialización funcional, no es una ‘región- commodity’, sino que su economía es más diversificada (Rojas, Maturana, y Morales, 2015). Esta no experimentó grandes procesos de industrialización y desindustrialización. La ciudad de La Serena desarrolló principalmente actividades económicas terciarias. Coquimbo desarrolló algo de industria, con los puertos y el ferrocarril, pero marginal en comparación con las regiones industrializadas del país.

El proceso de metropolización de La Serena ha sido escasamente documentado desde la academia, logrando apenas visiones parciales del sistema urbano (Ortiz, Castro, y Escolano, 2002; Cid, Castro, y Rugiero, 2012). En 1995, Véliz realizó un análisis del crecimiento urbano, que caracterizó el proceso de conurbación de La Serena y Coquimbo. En el siglo XXI, estudios de la reestructuración urbana vinculados a la vulnerabilidad (Ortiz, Castro, y Escolano, 2002) y a cambios socioespaciales (Escolano y Ortiz, 2004), describen la ciudad como dispersa y multipolar. Desde el Estado, se ha caracterizado el sistema como bipolar con un proceso de crecimiento por urbanización difusa y desagregada (MINVU, 2007). El análisis de Hidalgo, Arenas y Monsalve (2009) concluye que el sistema se encuentra en un claro proceso de metropolización. En la misma línea, Daher (2016) habla de “metrópolis emergente” y “cuasi metrópoli”.

RESULTADOS

1955. LAS TRANSFORMACIONES DEL PLAN SERENA. FUNDAMENTOS METROPOLITANOS

Durante el gobierno de Gabriel González Videla (1946- 1952) se implementó, a modo de piloto, el Plan de Fomento y Urbanización para las Provincias de Chile (Chile, Presidencia de la República, 1951).

El presidente, oriundo de la zona, la eligió para aplicar un plan de desarrollo que involucró la transformación tanto arquitectónica, funcional y socioespacial de la ciudad, como de la conectividad de la región y de su estructura productiva (Fierro Page, 2015).

El espacio urbano de La Serena fue profundamente rediseñado: se demolieron amplias zonas, se construyeron equipamientos emblemáticos y nuevos espacios públicos en la trama urbana.

En Coquimbo se mejoró el puerto de carga, se construyó un nuevo puerto mecanizado para la exportación minera, una planta termoeléctrica y una maestranza de ferrocarriles (Figura 3, puntos 7, 8 y 9). El Plan Serena aumentó la superficie urbana de La Serena y Coquimbo en más de un 80%, pero gran parte de este aumento (33%) se produjo a través de asentamientos separados de las unidades urbanas consolidadas; una consecuencia no deseada del Plan (Figura 3, punto 4).

Fuente: Elaboración del autor.

Figura 3: Gran La Serena en 1955. 

1955-1965. LA CIUDAD DE LOS FRAGMENTOS. TENSIONES EN LA EXPANSIÓN DE LA CIUDAD

El crecimiento urbano en este periodo se produjo en dos patrones contrarios. Cada núcleo urbano presentó un lento crecimiento por contigüidad, dentro de los límites urbanos aprobados en 1961 para Coquimbo y 1964 para La Serena; y, por otro lado, rápidos procesos de expansión por ocupaciones informales en locaciones separadas del continuo urbano, rebasando los límites de la planificación (Figura 4, puntos 1,2 y 4). En la década de 1960 surgió el asentamiento informal Tierras Blancas, iniciado por familias damnificadas por los aluviones de 1957 (Pinilla, 2014).

Aunque este sector estaba dentro de los límites administrativos de Coquimbo, desde sus inicios estableció fuertes vínculos funcionales con la ciudad de La Serena a través del camino a Ovalle (Figura 4). Al oeste de Tierras Blancas, se instalaron algunos recintos industriales. Un segundo crecimiento informal surgió en Las Compañías (Figura 4, punto 1), regularizado en la década siguiente (Gili, 2004). El tercer sector de crecimiento corresponde a la población San Juan, proyectada por el MINVU para dar solución habitacional a damnificados de 1957 (punto 4). El balneario y la población de pescadores de Peñuelas (punto 3) creados por el Plan Serena, quedaron fuera de la planificación urbana.

Fuente: Elaboración del autor.

Figura 4: Gran La Serena en 1965. 

1965-1982. CRECIMIENTO NUCLEAR

Entre 1960 y 1970 la población urbana creció a un 4,7% anual (Tabla 1), lo que fue presionando el sistema urbano, expandiéndose mayoritariamente por urbanización informal, regularizada e integrada en el área urbana con ampliaciones fragmentadas de los límites urbanos. La modificación del Plan Regulador Comunal (PRC) de 1968 definió tres áreas urbanas en la comuna de Coquimbo, entre ellas, Tierras Blancas (Figura 5), lo que permitió la edificación de vivienda social adyacente al asentamiento de origen informal y el desarrollo de un Barrio Industrial, regularizando el que ya se había iniciado.

Este nuevo polo productivo (Figura 5, punto 1), junto con instalaciones industriales existentes, vinculadas al ferrocarril (punto 6), la minería (punto 5), la pesca (punto 3) y la actividad portuaria (puntos 2 y 4) configuraron un rol industrial en Coquimbo, contrastando con el rol de servicios de La Serena, que tenía solo la embotelladora CCU (punto 7). En este escenario, se acrecentaron las relaciones funcionales entre los dos núcleos urbanos, fortalecidas por el crecimiento de los fragmentos en el espacio intermedio.

Fuente: Elaboración del autor.

Figura 5: Gran La Serena en 1982. 

1982-1992. EXPRESIÓN FÍSICA DE LA CONURBACIÓN

A partir de la década de 1980, sumado a la producción informal de suelo urbano -especialmente en los sectores de Las Compañías y Parte Alta de Coquimbo (Figura 6, puntos 1 y 8)- tomó protagonismo el actuar de los agentes privados, a través de poblaciones construidas por empresas mineras para su personal, como la Villa El Indio (Figura 6, punto 4). A finales de la década, surgieron los primeros loteos de iniciativa privada en el espacio de conurbación, en el sector de Alto Peñuelas y el Rosario de Peñuelas, San Joaquín, La Florida y Sindempart (Figura 5, puntos 2, 3, 6, 7 y 9); y los primeros edificios de departamentos en la avenida del Mar (punto 5). Algunos de estos loteos fueron realizados fuera del límite urbano en iniciativas que vinculaban actores públicos y privados (Orellana, Díaz y Fierro, 2016). Además, se construyeron una serie de pequeños loteos en torno a las vías de comunicación entre las dos ciudades, que fueron configurando el encuentro físico de las tramas urbanas y evidenciando la conurbación como una forma fragmentada de crecimiento conjunto de los dos núcleos urbanos.

Fuente: Elaboración del autor.

Figura 6: Gran La Serena en 1992. 

1992-2002. CAMBIO DE ESCALA DE LA CONURBACIÓN

Durante la década de 1990 surgieron nuevas formas de crecimiento, como parcelaciones de agrado en sectores adyacentes al límite urbano (Figura 7, punto 3). Fue una fase de gran actividad inmobiliaria, en la que aparecieron edificaciones de mayor altura -7 a 12 pisos- en el borde costero y en el sector sur de La Serena. En este periodo se comienza a hablar de la “Conurbación La Serena-Coquimbo” (Véliz, 1995).

Con la reducción del déficit de vivienda como prioridad de la política estatal, viviendas cada vez más pequeñas, en terrenos mínimos -de 60 metros cuadrados- se localizaron principalmente en tres áreas: al norte de Las Compañías, al este de Tierras Blancas y al sur de Coquimbo (Figura 7, puntos 2, 4 y 5). La producción masiva de vivienda social conformó amplias zonas con escaso equipamiento, accesibilidad deficiente y una fuerte estigmatización. La continuidad normativa lograda en 1992 (Figura 6, letras A, B y C), más la construcción de la Avenida del Mar y las tendencias de suburbanización, configuraron un crecimiento lineal a tres bandas, que se desarrolló en las terrazas baja -la costa-, media -la localización primaria de la ciudad- y la superior -las urbanizaciones más recientes. En este periodo, además, se dio inicio a un proyecto de gran escala llamado Serena Golf (Figura 7, punto 1), que pretendió urbanizar la costa al norte del río Elqui.

Fuente: Elaboración del autor.

Figura 7: Gran La Serena en 2002. 

2002-2012. LA CIUDAD SUPERADA

Con un desarrollo inmobiliario en ascenso, la construcción de la autopista a Santiago de Chile atrajo capitales de inversión. La consolidación del eje avenida del Mar-Costanera, la primera vía estructural interna de la conurbación, marcó el principio de una consolidación vial del sistema, que partía desde el borde costero. Comenzó a transformarse el sistema ciudad interior-puerto en una ciudad metropolitana costera.

En la costa, se construyeron edificios de hasta 25 pisos y una segunda línea de condominios, junto con una urbanización progresiva de “Las Vegas” a lo largo de la carretera Panamericana. Las parcelas agrícolas del Plan Serena fueron cambiando su uso, sus residentes se mudaron a las terrazas más altas y aparecieron centros deportivos, turísticos y comerciales. En Las Vegas Norte, el proyecto Serena Golf continuó la urbanización de la bahía (Figura 8, punto 1).

La Serena modificó su PRC en 2004, aumentando el suelo urbanizable e incluyendo las parcelas de agrado surgidas en el periodo anterior (Figura 7, punto 2).

El crecimiento urbano hacia dentro del sistema, pero por extensión -en baja y media densidad-, fue rellenando los espacios que había dejado el crecimiento fragmentado. En dichos espacios se construyó vivienda destinada a los estratos más altos. La vivienda social, presionaba los límites urbanos en la periferia del sistema conurbado y los traspasaba. En Coquimbo, la expansión urbana alcanzó las posibilidades de edificación que planteaba el límite urbano -vigente desde 1991-, propiciando importantes expansiones en suelo rural de Tierras Blancas, Pan de Azúcar y El Sauce-La Rinconada (Figura 8, puntos 3, 4 y 5).

Fuente: Elaboración del autor.

Figura 8: Gran La Serena en 2012. 

TENDENCIAS RECIENTES

Junto con la colmatación del espacio de conurbación, en la última década se observa una parcelación masiva de los terrenos rurales en torno al Gran La Serena en un radio de hasta 30 km (Figura 9). Los loteos, inicialmente de 5.000 metros cuadrados de subdivisión mínima -según el decreto 3.516/1980-, o de 1.000 metros cuadrados -“loteos brujos”-, han dejado de ser un destino de segunda vivienda y se han transformado en una alternativa de primera vivienda para hogares de niveles socioeconómicos diversos. Este fenómeno ha extendido el sistema interurbano y complejizado la gestión de servicios urbanos en territorios extensos. Los loteos suburbanos, en principio adyacentes al límite urbano, están configurando una ciudad extendida a lo largo de las vías de comunicación.

Fuente: Elaboración del autor.

Figura 9: Loteos suburbanos en torno al Gran La Serena en 2015. 

SÍNTESIS MORFOLÓGICA

El análisis del crecimiento urbano del Gran La Serena permite identificar dos patrones que se desarrollan de forma paralela. En primer lugar, se observa un crecimiento nuclear concéntrico a partir de fragmentos y, en segundo, la ocupación lineal del territorio de la bahía a partir de las vías de comunicación. En el espacio de conurbación estas lógicas de ocupación -líneas y núcleos- se aproximan hasta lograr encuentros tangentes, una yuxtaposición de lógicas de emplazamiento, que está relacionada con una aproximación de grupos socioeconómicos en el espacio.

DESDE LOS FRAGMENTOS A LA CONTINUIDAD YUXTAPUESTA

El proceso de conurbación tuvo su origen en urbanizaciones -formales e informales- separadas de los núcleos urbanos consolidados. Estos fragmentos establecieron relaciones funcionales a través de las vías de comunicación, inicialmente sin continuidad urbanizada, dando forma a una estructura suburbana al interior del sistema. La continuidad actual es producto de un crecimiento hacia dentro, que rellenó intersticios, en directa relación con la definición de una continuidad normativa en los instrumentos de planificación y el crecimiento de la industria inmobiliaria. Esto produjo un patrón de yuxtaposición de sectores muy próximos, pero escasamente relacionados espacial y funcionalmente; conectados y dependientes de las circulaciones lineales hacia los centros del sistema urbano.

CRECIMIENTO NUCLEAR DIVERSO

Los fragmentos conformaron localidades con una lógica fundacional, a modo de satélites de los centros tradicionales (Figura 11). Estos fueron creciendo por agregación de iniciativas diversas de modo nuclear o concéntrico. Estos núcleos son las áreas de mayor densidad poblacional del sistema urbano -hasta 680 hab./ha- (Figura 10, B), por concentración de vivienda social - el lote de 60 m2 es predominante- (Figura 10, A). El espacio de conurbación se caracteriza por presentar una gran variedad morfológica, además de altos contrastes de densidad y superficie predial en ámbitos muy próximos, constituyendo un mosaico de formas diversas en un espacio que aún no termina de urbanizarse.

Fuente: Elaboración del autor.

Figura 10: Superficie predial y densidad poblacional en el Gran La Serena. 

Fuente: Elaboración del autor.

Figura 11: Patrones morfológicos del crecimiento urbano del Gran La Serena. 

DISCUSIONES

La conformación metropolitana desde fragmentos puede encontrar explicaciones en el sistema político-administrativo. En el caso estudiado, la metropolización fue originalmente concebida por un plan estatal de infraestructura y fomento económico en un periodo tan intenso como corto. Sin embargo, el cambio en la concepción estatal del territorio en la década de 1960 abandonó la visión metropolitana del Plan Serena, separando competencias administrativas entre el MINVU, que focalizó los esfuerzos estatales en la reducción del déficit de vivienda, y el Ministerio de Agricultura, que se encargó de implementar la reforma agraria; y dividiendo por medio de límites urbanos el territorio metropolitano en áreas rurales -productivas- y áreas urbanas -reguladas-. El Estado fue abandonando su rol como promotor urbano y metropolitano, propiciando el surgimiento del mercado informal, fortalecido por una política de regularización y construcción de vivienda social adyacentes a núcleos informales. Esto provocó un crecimiento expansivo de superficie urbana (4,6% anual) y una reducción de la densidad habitacional del sistema urbano (de 102,65 hab./ha en 1970 a 75,65 hab./ha en 1982) (Tabla 1). Con las reformas neoliberales implementadas en las décadas de 1970 y 80, es la industria inmobiliaria, capaz de transformar extensas zonas del territorio, la que asume el protagonismo en adelante.

Este contexto propició que el crecimiento informal siguiera un patrón distinto de la ciudad formal. Mientras que el inicialmente tímido mercado inmobiliario formal fue urbanizando por contigüidad, grupos de familias sin acceso a la vivienda se “tomaron” terrenos no productivos fuera del límite urbano. La reacción del sistema político fue transformar en urbano los territorios ocupados, generando una constelación de áreas normadas conectadas por precarias líneas de infraestructura, en medio de un espacio rural regido por las lógicas de la reforma agraria (Figura 12).

Fuente: Elaboración propia, en base a MINVU (1968).

Figura 12: Modificación del límite urbano de Coquimbo de 1968. 

El espacio fuera del límite urbano es un espacio no planificado, que se incorpora ante hechos consumados. La marcada dicotomía urbano-rural que propuso el límite urbano invisibilizó el espacio intermedio suburbano, con la excepción de aquellas áreas de asentamientos informales que son regularizados en su marginalidad. En lo sucesivo, los instrumentos de planificación replicaron el fenómeno espacial, configurando un entorno normativo fragmentado que fue logrando unidad por yuxtaposición y superposición de instrumentos hasta conformar una continuidad normativa que ha permitido la urbanización de los intersticios.

En la década de 1990, contando con límite urbano y un área para la expansión urbana, el sistema se fue construyendo por paños de uso residencial sin más continuidad espacial que las vías de acceso. Esta es la morfología característica de las áreas de expansión a partir de esta década, con espacios no urbanizados insertos en la trama urbana, a la espera de un aumento en el valor de suelo, tanto en el espacio central de la conurbación, como en todas las áreas de expansión, incluso en las zonas donde se construyen loteos de vivienda social. El patrón de fragmentación-colmatación es altamente rentable en el mercado de suelo; los paños sin construir se valorizan por el aumento del valor-localización (Villaça, 2001).

CONCLUSIONES

El proceso de metropolización del Gran La Serena difiere de los patrones morfológicos característicos de la metropolización latinoamericana, en sus lógicas de ocupación espacial. Estas diferencias encuentran explicaciones parciales en los hechos urbanos que incidieron en su proceso, y en el contexto político social en que se produjeron. En el período estudiado, el sistema urbano sólo contó con regulación urbana local -sin plan regulador metropolitano, ni intercomunal. Tampoco se construyeron grandes estructuras que potenciaran el vector de crecimiento de la clase alta. En definitiva, son las infraestructuras construidas en la década de 1950 las que, por su escala, sustentaron el crecimiento urbano durante 70 años.

Es un factor relevante que el caso de estudio no es capital nacional ni tampoco tuvo industria de importancia. Las ciudades intermedias tienden a no presentar una base de urbanización industrial preexistente, sino que despliegan procesos de metropolización postindustrial desde prexistencias con menor inercia. Por tanto, el sistema urbano se entiende, no sólo como un proceso de metropolización desarrollado en un contexto neoliberal, sino como un conjunto de prácticas espaciales que expresan las lógicas del neoliberalismo en la ciudad (Hidalgo, Santana, y Alvarado, 2016).

El caso analizado posee características que se desvían de las convergencias en la modelación urbana de la ciudad latinoamericana. Esto representa una oportunidad de ampliar la comprensión de los fenómenos urbanos, especialmente en relación con los sistemas metropolitanos, o en vías de conformación, configurados a partir de la conurbación de dos o más ciudades intermedias. Considerando que los modelos urbanos de las ciudades latinoamericanas son un referente muy utilizado por estudios urbanos -en muchas ocasiones, sin mayor análisis-los resultados de esta investigación vienen a cuestionar y rebatir su aplicabilidad en el caso de los sistemas urbanos intermedios, muchas veces no reconocidos o estudiados con enfoques parciales.

Por lo anterior, este estudio contribuye a comprender la tendencia de las ciudades intermedias a establecer redes de núcleos urbanos para funcionar como un sistema más complejo, abriendo la posibilidad de remirar todo el sistema urbano en la realidad latinoamericana, en línea con algunos esfuerzos ya realizados (Hidalgo, de Mattos, y Arenas, 2009; Maturana y Rojas, 2015; Sousa, 2015).

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Abramo, P. (2012). La ciudad com-fusa: mercado y producción de la estructura urbana en las grandes metrópolis latinoamericanas. Revista EURE, 38(114), 35- 69. [ Links ]

Arenas, F., Hidalgo, R. y Aliaga, G. (2009) Ciudades medias en la macrozona central de Chile: Transformaciones socio-espaciales en un contexto de metropolización. En R. Hidalgo, C. de Mattos y F. Arenas, Chile: del país urbano al país metropolitano (pp. 303-322). Santiago de Chile: Pontificia Universidad Católica de Chile. [ Links ]

Azócar, G., Henríquez, C., Valenzuela, C., y Romero, H. (2008). Tendencias sociodemográficas y segregación socioespacial en Los Ángeles, Chile. Revista de Geografía Norte Grande, (41), 103-128. [ Links ]

Azócar, G., Romero, H., Sanhueza, R., Vega, C., Aguayo, M. y Muñoz, M. D. (2007). Urbanization patterns and their impacts on social restructuring of urban space in Chilean mid-cities: The case of Los Angeles, Central Chile. Lan Use Policy, 24(1), 199-211. [ Links ]

Azócar, G., Sanhueza, R. y Henríquez, C. (2003). Cambio en los patrones de crecimiento en una ciudad intermedia: el caso de Chillán en Chile Central. Revista EURE, 29(87), 79-92. [ Links ]

Bähr, J. y Mertins, G. (1981). Idealschema der sozialräumlichen differenzierung lateinamerikanischer grosstädte. Geographische Zeitschrift, 69(1), 1-33. [ Links ]

Borsdorf, A. (2003). Cómo modelar el desarrollo y la dinámica de la ciudad latinoamericana. EURE, 29(86), 37-49. [ Links ]

Borsdorf, A., Bähr, J. y Janoschka, M. (2002). Die Dynamik stadtstrukturellen Wandels in Lateinamerika im Modell der lateinamerikanischen Stadt. Geographica Helvetica, (57), 300-310. [ Links ]

Buzai, G. (2014). Mapas Sociales Urbanos. Buenos Aires: Lugar Editorial. [ Links ]

Cacciari, M. (2010). La ciudad. Barcelona: Gustavo Gili. [ Links ]

Chile, P. D. L. R. (1951). Plan de fomento y urbanización para las provincias de Chile. Santiago de Chile: Instituto Geográfico Militar. [ Links ]

Cid, G., Castro, C. y Rugiero, V. (2012). Percepción del riesgo en relación con capacidades de autoprotección y autogestión, como elementos relevantes en la reducción de la vulnerabilidad en la ciudad de La Serena. Revista INVI, 27(75), 105-142. [ Links ]

Daher, A. (2016). Metropolización en la región de mayor crecimiento de Chile, Coquimbo. AUS, (19), 45-50. [ Links ]

De Mattos, C. (1999). Santiago de Chile, globalización y expansión metropolitana: lo que existía sigue existiendo. Revista EURE, 25(76), 29-56. [ Links ]

De Mattos, C. (2010). Globalización y metamorfosis metropolitana en América Latina. De la ciudad a lo urbano generalizado. Revista de Geografía Norte Grande, (47), 81-104. [ Links ]

Escolano, S. y Ortiz, J. (2004). Cambios de la configuración urbana y «sintaxis del espacio» en ciudades intermedias: El caso de La Serena (Chile). Estudios Geográficos, 65(255), 297-320. [ Links ]

Fierro Page, M. (2015). Primer ensayo urbanístico regional, modernidad en La Serena, 1946-1952. Revista de Urbanismo, (32), 32-53. [ Links ]

Ford, L. (1996). A new and improved model of latin american city structure. The Geographical Review, 86(3), 437-440. [ Links ]

Garín, A., Salvo, S. y Bravo, G. (2009) Segregación residencial y políticas de vivienda en Temuco. 1992-2002. Revista de Geografía Norte Grande, (44), 113- 128. [ Links ]

Griffin, E. y Ford, L. (1980). A Model of Latin American City Structure. Geographical Review, 70(4), 397-422. [ Links ]

Geddes, P. (2009). Ciudades en evolución. Primera edición 1915. Madrid: KRK Ediciones. [ Links ]

Gili, R. (2004). Análisis del mercado inmobiliario urbano residencial de Serena-Coquimbo: El caso de Las Compañías. Revista INVI, 18(49), 9-18. [ Links ]

Henríquez, C. (2014). Modelando el crecimiento de ciudades medias: Hacia un desarrollo urbano sustentable. Santiago: Ediciones UC. [ Links ]

Hidalgo, R., Arenas, F. y Aliaga, G. (2009). Ciudades medias en la macrozona central de Chile: transformaciones socioespaciales en un contexto de metropolización. En R. Hidalgo, C. de Mattos y F. Arenas, Chile: del país urbano al país metropolitano (pp. 303-322). Santiago de Chile: Pontificia Universidad Católica de Chile . [ Links ]

Hidalgo, R., Arenas, F. y Monsalve, R. (2009).La conurbación La Serena- Coquimbo: Problemas y desafíos de su transformación metropolitana. En R. Hidalgo, C. de Mattos y F. Arenas, Chile: del país urbano al país metropolitano (pp. 161-184). Santiago de Chile: Pontificia Universidad Católica de Chile . [ Links ]

Hidalgo, R., de Mattos, C. y Arenas, F. (2009). Chile: del país urbano al país metropolitano. Santiago: Pontificia Universidad Católica de Chile. [ Links ]

Hidalgo, R., Santana, D. y Alvarado, V. (2016). Mitos, ideologías y utopías neoliberales de la producción del espacio: Hacia una agenda de investigación alternativa. En Rodrigo Hidalgo, R., Santana, D., Alvarado, V., Arenas, F., Salazar, A., Valdebenito, C. y Álvarez, L. (Orgs.). En las costas del neoliberalismo: Naturaleza, urbanización y producción inmobiliaria. Experiencias en Chile y Argentina (pp. 24-66). Santiago: Pontificia Universidad Católica de Chile , Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. [ Links ]

Janoschka, M. (2006). El modelo de ciudad latinoamericana. Privatización y fragmentación del espacio urbano de Buenos Aires. El caso Nordelta. En G. Ponce (Coord). La ciudad fragmentada: Nuevas formas de habitar. España: Universidad de Alicante, p. 219-253. [ Links ]

Korbi, W. (2005). Fundamente Kursthemen. Städtische Räume im Wandel. Stuttgart: Klett. [ Links ]

Larrosa, J. A. (2012). El Área urbana-metropolitana de Alicante-Elche. Delimitación y caracterización: Aplicación de los criterios funcionales de movilidad. Tesis doctoral. Alicante: Universidad de Alicante. [ Links ]

Llop, J.M., Iglesias, B., Vargas, R. y Blanc, F. (2019). Las ciudades intermedias: concepto y dimensiones. Ciudades, (22), 23-43. [ Links ]

Martínez, E., Altman, L. y Rodríguez, C. (2013). Incidencia de las Ciudades Intermedias (CIU) en la conformación del Sistema Urbano Nacional. Revista de Facultad de Arquitectura, 11. [ Links ]

Maturana, F. (2015). ¿Ciudad media o ciudad intermedia? Evolución conceptual y estudio en Chile. En F. Maturana y A. Rojas, Ciudades intermedias en Chile: territorios olvidados (pp. 21-42). Santiago de Chile: RIL editores. [ Links ]

Maturana, F. y Rojas, A. (2015). Ciudades intermedias en Chile: territorios olvidados. Santiago de Chile: RIL editores . [ Links ]

Maturana, F., Sposito, M., Sposito, B., Bellet, C., Henríquez, C., y Arenas, F. (2017). Sistemas urbanos y ciudades medias en Iberoamérica. Santiago de Chile: Pontificia Universidad Católica de Chile . [ Links ]

Mertins, G. (2003). Transformaciones recientes en las metrópolis Latinoamericanas y repercusiones espaciales. En Luzón, J. L., Stadel, C. y Borges, C. (Comps.), Transformaciones regionales y urbanas en Europa y América Latina (pp. 191-207). Barcelona: Universitat de Barcelona. [ Links ]

MINVU, (1968). Nuevo Barrio Industrial - Alto Peñuelas [Plano]. [ Links ]

MINVU (2007). Análisis de tendencias de localización. Caso: Sistema urbano La Serena Coquimbo. [ Links ]

Moreno, I. (2010). Conjunción inconexa. Interpretación ambiental de la conurbación en el sur del valle del Aburrá. Medellín, Colombia: Universidad Nacional de Colombia. [ Links ]

Napadensky, A., Monti, A. y Villouta, D. (2017). Latinoamérica; de las conurbaciones a las metropolizaciones. Morfología de los sistemas urbanos intermedios; entre la teoría y los hechos. El caso de Concepción, Chile y Rosario, Argentina. En International Conference Arquitectonics: Mind, Land, Society 2017. Barcelona: Universidad Politécnica de Cataluña. [ Links ]

Napadensky, A. y Orellana, A. (2019). Metropolización y organización funcional de sistemas urbanos intermedios. Gran La Serena, Concepción y Puerto Montt. Bitácora Urbano Territorial, 29(1), 65-78. [ Links ]

Negrete, C. y Hidalgo, R. (2009). Barrios cerrados y procesos socioespaciales en las ciudades del valle del Aconcagua. En R. Hidalgo, C. de Mattos y F. Arenas, Chile: del país urbano al país metropolitano (pp. 323-346). Santiago de Chile: Pontificia Universidad Católica de Chile . [ Links ]

Orellana, A., Díaz, M. y Fierro, M. (2016) De ciudad mediterránea a metrópolis costera: El caso de Gran La Serena. Urbano, 19(33), 30-43. [ Links ]

Ortiz, J., Castro, C. y Escolano, S. (2002). Procesos de reestructuración urbana y niveles de vulnerabilidad a amenazas naturales en una ciudad de tamaño medio: La Serena, Chile. Investigaciones Geográficas, (36), 17-41. [ Links ]

Patiño, J. (2010). Bordes conurbados metropolitanos, interacción socio-espacial y fragmentación territorial. Tesis de Maestría. Universidad Nacional de Colombia, Sede Medellín. Recuperado de: http://www.bdigital.unal.edu.co/3382/. [ Links ]

Pinilla, H. (2014). Tierras Blancas, historia de una comunidad del Norte Infinito. La Serena: Editorial Volantines. [ Links ]

Rojas, A., Maturana, F. y Morales, M. (2015). Evolución histórica de las ciudades intermedias en el siglo XX: Crecimiento, jerarquía y funcionalidad. En R. Hidalgo, C. de Mattos y F. Arenas Ciudades intermedias en Chile: Territorios olvidados (pp. 43-74). Santiago de Chile: RIL editores . [ Links ]

Soja, E. (2008). Postmetrópolis. Estudios críticos sobre las ciudades y las regiones. Madrid: Traficantes de Sueños. [ Links ]

Sousa, E. (2010). De la ciudad a la metrópoli. Una interpretación teórica del fenómeno expansivo ligado a la vivienda, a la vulnerabilidad y a la pobreza: El caso del área metropolitana de Monterrey, Nuevo León, México. Revista INVI, 25(69), 19-101. [ Links ]

Sousa, E. (2015). De la ciudad a la metrópoli. Nuevas realidades territoriales. Antología. Concepción, Chile: Universidad Autónoma de Nuevo León y Universidad del Bío-Bío. [ Links ]

Véliz, G. (1995). Conurbación La Serena Coquimbo. La Serena: Universidad de La Serena. [ Links ]

Villaça, F. (2001). Espaço intra-urbano no Brasil. São Paulo: Studio Nobel. [ Links ]

1 Este artículo fue desarrollado en el marco de la tesis doctoral titulada “Sistemas urbanos intermedios: Nuevas formas de metropolización en Latinoamérica. El caso del Gran La Serena 1952-2012”

2El proceso de regionalización llevado a cabo en Chile en la década de 1970 definió 12 regiones más el Área Metropolitana de Santiago (Decreto Ley 575/1974, Ministerio del Interior), que pasó a ser la Región Metropolitana (Decreto Ley 1317/1976). Hasta la fecha, el término “metropolitana” sigue estrechamente relacionado a Santiago.

3La Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones establece un mínimo de 500.000 habitantes para tener la categoría de área metropolitana (Artículo 2.1.7).

4The regionalization process that took place in Chile in the 1970s defined 12 regions plus the Metropolitan Area of Santiago (Decree in Law 575/1974, Ministry of the Interior), which later became the Metropolitan Region (Decree in Law 1317/1976). To date, the term “Metropolitan” is closely linked to Santiago.

5The General Ordinance of Urbanism and Building establishes a minimum of 500,000 inhabitants to have the category of Metropolitan area (Article 2.1.7).

Recibido: 29 de Marzo de 2020; Aprobado: 06 de Mayo de 2020

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons