SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.59 número1TIEMPO Y RIESGO DE ROTURA EN APENDICITIS AGUDARELACIÓN ENTRE VOLUMEN QUIRÚRGICO Y COMPLICACIONES POSTOPERATORIAS EN CIRUGÍA BARIÁTRIC índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de cirugía

versión On-line ISSN 0718-4026

Rev Chil Cir v.59 n.1 Santiago feb. 2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-40262007000100016 

Rev. Chilena de Cirugía. Vol 59 - Nº 1, Febrero 2007; págs. 89-91

REVISTAS DE REVISTAS

 

ESCANER CORPORAL TOTAL EN PACIENTES TRAUMATIZADOS SIN SIGNOS DE LESION. ESTUDIO PROSPECTIVO

Salim A et al. Ann Surg 2006; 141: 468-473.

 

Desde su introducción en Medicina en la década del 70, la Tomografia Axial Computada (TAC) se ha ganado un lugar bien definido en la búsqueda de lesiones del paciente traumatizado. Hoy es el examen diagnóstico de elección en todos los casos de evaluación clínica anormal en el paciente hemodinámicamente estable. Su uso liberal es controvertido.

Los autores, del Centro de Trauma Nivel 1 de la Universidad de California del Sur, en Los Angeles, iniciaron en enero del 2004 un estudio prospectivo para conocer con qué frecuencia una TAC de cuerpo entero demuestra lesiones en el paciente estable, basados en el mecanismo del trauma, sin que existieran clínicamente lesiones a nivel del tórax o del abdomen y, por otro lado, quisieron determinar si estos hallazgos tienen impacto en la conducta tomada en esos pacientes.

Se enrolaron 1000 pacientes consecutivos con trauma cerrado, en quienes se daban las siguientes condiciones: sin evidencia clínica de lesión de tórax o abdomen, hemodinamia estable, examen abdominal normal en paciente evaluable o abdomen no evaluable por compromiso de conciencia y por último, existencia de un mecanismo como los que siguen: choque vehicular a más de 60 kph, atropello, caída de altura mayor de 4,5 m. y asalto con pérdida de conciencia. Se empleó un Escáner helicoidal con medio de contraste intravenoso en todos ellos y con medio de contraste oral en forma selectiva.

Estos 1000 pacientes eran de edad promedio 37 años, 70% hombres. El 80% tenía puntaje de Glasgow entre 13 y 15 y el 24% se encontraba bajo efectos del alcohol. En el grupo general la TAC detectó lesiones en: cabeza en el 13,9%; columna cervical en el 4%; tórax en el 20,9% y en abdomen en el 8,3%.

Al analizar aquellos casos en que la TAC fue indicada sólo por el mecanismo de accidente (592 casos), teniendo conciencia normal sin signología clínica y comparar esos resultados con los obtenidos en los 408 restantes a los que se les hizo TAC también sólo por mecanismo del trauma pero con compromiso de conciencia, se observó que hubo significativamente mayor detección de lesiones no sospechadas en cabeza en el grupo con conciencia alterada (28,9% y 3,5%); la misma proporción de lesiones en columna cervical: 5,1 y 5,9%; similar tasa en tórax: 19,6% y 22,8% y también diferencias no significativas en el abdomen en uno y en otro caso: 10,0 % y 7,1%.

Específicamente cuando la Rx de Tórax fue normal, el 7,9% de las imágenes de la TAC de tórax fueron anormales. En un paciente se detectó así una lesión aórtica. De los 83 pacientes con TAC abdominal anormal, en 13 se indicó cirugía sólo por los hallazgos, comprobándose lesión de víscera hueca en seis. El seguimiento de los pacientes con TAC abdominal normal permitió conocer la tasa de falsos negativos para lesión de víscera hueca: 0,22%.

En resumen si consideramos los hallazgos de la TAC, estos motivaron cambios en el 18,9% de las conductas y plan de tratamiento inicial, tales como: alta hospitalaria, traslado a otros servicios, necesidad de exámenes complementarios (angiografía), o indicación de cirugía inmediata. Si se considera aquellos pacientes seleccionados sólo por el mecanismo del trauma, este cambio de tratamiento es del 20,3%.

En suma, los autores, conociendo las limitaciones de la TAC, consideran que el uso liberal de este examen en pacientes sometidos a trauma cerrado sin signos obvios de lesión, puede ser útil para la correcta toma de decisiones en ciertos casos, especialmente considerando el mecanismo del trauma. Igualmente la TAC es útil para excluir lesiones significativas.

Dr. RICARDO ESPINOZA G.1
1
Facultad de Medicina. Universidad de los
Andes. Santiago, Chile

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons