SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.62 número1Hernioplastía incisional con Prolene Hernia System®: Reporte de casosFístula colovesical de origen diverticular índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de cirugía

versión On-line ISSN 0718-4026

Rev Chil Cir v.62 n.1 Santiago feb. 2010

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-40262010000100008 

Rev. Chilena de Cirugía. Vol 62 - N° 1, Febrero 2010; pág. 42-48

ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN

 

Reparación de hernia incisional por vía laparoscópica. Resultados iniciales*

Laparoscopic repair of incisional hernias. Experience in 21 patients

 

Drs. CRISTIAN GAMBOA C.1, NICOLÁS JARUFE C.1, RICARDO FUNKE H.1, FERNANDO PIMENTEL M.1, LUIS IBÁÑEZ A.1, CAMILO BOZA W.1

1 Departamento de Cirugía Digestiva. División de Cirugía. Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile.

Dirección para correspondencia


Abstract

Background: Ventral hernias are one of the most common complications of open abdominal surgery and can be repaired laparoscopically. Aim: To assess the feasibility, safety and efficacy of the laparoscopic repair of incisional hernias. Patients and Methods: Retrospective study of the patients undergoing laparoscopic ventral hernia repair from march 2006 to october 2008 at a surgical department of a clinical hospital. We analyzed patient's characteristics, surgical variables, perioperative results, complications and short term follow up. Results: Twenty-one patients aged 54 ± 14 years (16 females) underwent laparoscopic ventral hernia repair during this period. Their mean body mass index was 32.2 ±6.5 kg/m2. One patient was converted to open surgery. The mean hernia ring diameter was 8.4 ± 3.9 cm (range 3-17). Median operative time was 92 minutes (range 45-300). Mean hospital stay was 3.0 ±1.6 days. During the procedure, two patients were simultaneously subjected to a sleeve gastrectomy and cholecystectomy, respectively. Apulmonary atelectasis and a seroma occurred in two patients (10%) as early minor complications. As late complications, two patients (10%) experienced continuing pain in the área in both operations. No patient died. Follow up was 100% with a mean of 14 months (range 4-36), without hernia recurrence during this period. Conclusions: Laparoscopic incisional hernia repair is a feasible technique to perform, without serious complications.

Key words: Incisional hernia, laparoscopy, laparoscopic hernia repair.


Resumen

Introducción: La hernia incisional (HI) es una de las complicaciones más frecuentes en cirugía abdominal abierta, siendo una alternativa para su corrección la hernioplastía por vía laparoscópica. El objetivo de este trabajo fue evaluar la factibilidad y eficacia de la reparación laparoscópica de la HI con seguimiento a corto plazo, dando a conocer nuestra experiencia inicial. Material y Método: Estudio retrospectivo de pacientes sometidos a hernioplastía incisional laparoscópica entre marzo de 2006 y octubre de 2008 en el Hospital Clínico de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Se evaluó variables demográficas, perioperatorias, morbilidad y recidiva. Resultados: Fueron operados 21 pacientes en este período, 16 de género femenino, con un promedio de edad e índice de masa corporal de 54 ± 13 años y 32,2 ± 6,5 kg/m2, respectivamente. Uno de ellos se convirtió a cirugía abierta. El diámetro mayor del anillo hemiario fue en promedio 8,4 ±3,9 cm (rango 3-17) y la mediana de tiempo operatorio fue de 92 minutos (rango 45-300). La estadía hospitalaria fue 3,0 ±1,6 días, en promedio. Durante la misma cirugía se realizó en dos pacientes gastrectomía en manga y colecistectomía. Se presentaron complicaciones precoces menores en dos pacientes (10%), una atelectasia pulmonar y un seroma, y complicaciones tardías menores en otros dos pacientes (10%), que correspondió a dolor prolongado en la zona operatoria en ambos. No hubo mortalidad en la serie. El seguimiento fue 100%, con un promedio de 14 meses (rango 4-36), sin recidiva en este período. Conclusiones: La hernioplastía incisional laparoscópica es una técnica factible de realizar en nuestro medio, sin complicaciones mayores en esta serie y buenos resultados a un año de seguimiento.

Palabras clave: Hernia incisional, laparoscopia, hernioplastía laparoscópica.


Introducción

La hernia incisional (HI) es una de las complicaciones más frecuentes en cirugía abdominal abierta, con una tasa de presentación en seguimientos a largo plazo que fluctúan entre un 3 y 26%1-5. Diversos factores de riesgo se han asociado a su aparición, tales como la infección del sitio operatorio, inmunosupresión, obesidad, prostatismo, tabaquismo y operaciones previas3,4,6.

Se han descrito múltiples técnicas para reparar la hernia incisional, desde el cierre primario, con alta recurrencia a largo plazo (25 a 58%)5,7-9, hasta la reparación libre de tensión utilizando mallas protésicas. Esta técnica se considera actualmente como la de elección, disminuyendo la tasa de recurrencia entre un 12 y 24%9. Una de las desventajas de esta técnica, es que en muchas ocasiones requiere de una gran disección de tejidos blandos para la instalación de la malla, lo cual deja espacio residual en el tejido celular subcutáneo, con mayor riesgo de complicaciones de la herida operatoria tales como seroma, necrosis de piel e infección de sitio operatorio, en alrededor de un 12%1,9,10. Estas complicaciones a su vez, son las que se asocian con mayor frecuencia a recidiva.

En 1993 LeBlanc describe por primera vez la reparación de hernias ventrales por vía laparoscópica en cinco casos11. Desde ese momento hasta la fecha se han desarrollado diversas experiencias con resultados variables, destacando en las grandes series que tienen seguimiento a largo plazo una tasa de recurrencia de 4%12-16.

Las experiencias iniciales de reparación laparoscópica de HI fueron realizadas con mallas de politetrafluoroetileno (PLFE), goretex, marlex y polipropileno. Sin embargo, en los últimos años han aparecido materiales protésicos más elaborados, como las mallas compuestas, con el fin de disminuir los riegos de infección, reacción a cuerpo extraño y adherencia a asas intestinales.

El objetivo de este trabajo es dar a conocer nuestra experiencia inicial y evaluar la eficacia de la reparación laparoscópica en el tratamiento de la hernia incisional.

Material y Método

Pacientes

Se realizó un análisis de nuestra base de datos electrónica, de pacientes operados de hernia incisional por vía laparoscópica, en el hospital clínico de la Pontificia Universidad Católica de Chile entre marzo de 2006 y octubre de 2008.

Se analizaron datos demográficos de cada paciente; edad, género e índice de masa corporal, características de la hernia como recidivas previas, ubicación de ésta y su tamaño, variables perioperatorias, morbilidad, mortalidad y recidiva.

Se definió como complicaciones precoces aquellas que se presentaron dentro de los primeros 30 días del postoperatorio y tardías las que aparecieron posteriores a este período. Para categorizar las complicaciones se utilizó la clasificación propuesta por Clavien et al en 199217, la cual las divide en cuatro grupos dependiendo del tratamiento requerido y el curso de su evolución.


Análisis estadístico

El análisis estadístico se realizó con el programa SPSS 16.0 para Macmtosh (Copyright OSPSS Inc, 1987-2007). Las variables continuas fueron expresadas en promedio con desviación estándar y en medianas, y las variables categóricas se expresaron en proporciones.

Técnica Quirúrgica

El paciente se ubicó en decúbito supino y se utilizó sonda vesical durante la cirugía. Se administró profilaxis antibiótica y anestesia general. El sitio de abordaje a la cavidad abdominal se realizó depen diendo de la localización de la hernia, siempre alejado de ésta y habitualmente desde el flanco izquierdo con trocar óptico de 10 mm. El neumoperitoneo se mantuvo estable en 15 mmHg y se disminuyó a 10 mmHg durante la instalación de la malla. Se utilizó cámara de 30° durante la cirugía. Se insertaron dos trocares de 5 mm; en el hipocondrio y fosa ilíaca izquierda ambos en línea medioclavicular, en algunos casos se utilizó un trocar accesorio de 5 mm en la fosa ilíaca derecha, como se observa en la Figura 1. Se realizó exploración de toda la cavidad abdominal y luego se procedió a liberar las adherencias, para posteriormente reducir el contenido del saco herniario. Se liberó las adherencias hasta 5 cm alejado del anillo hemiario, para así dejar un espacio suficiente donde fijar la malla. Se midió el defecto por vía intraabdominal con una regla estéril en 2 ejes. En las ocasiones en que los pacientes tenían más de un anillo hemiario, se incluyó todos los defectos en la medición.


Se utilizó malla compuesta Proceed® (Ethicon, Somerville New Jersey, USA), la que fue cortada excediendo el diámetro del anillo hemiario en 5 cm. Una vez cortada la malla se marcó con lápiz indeleble en uno de los extremos, para orientarla dentro de la cavidad abdominal y se le suturaron 4 puntos cardinales de polipropileno 2/0. La malla fue enrollada e introducida por el trocar de 10 mm a la cavidad peritoneal, evitando su manipulación excesiva y el contacto con la piel del paciente (Figura 2). Ésta fue ubicada con el lado de celulosa oxidada hacia las asas intestinales y se fijó con los puntos transfaciales de polipropileno, para lo cual se realizaron cuatro incisiones puntiformes en la piel, anudándolos en el plano subcutáneo. Se instalaron grapas de fijación Protack™ (Tyco Healthcare, Norwalk Connecticut, USA) por vía intraperitoneal bajo visión laparoscópica en forma circunferencial en el borde de la malla cada 1,5 cm y luego dentro de esta circunferencia una segunda corona de grapas. Se retiraron los trocares bajo visión directa y se infiltró con bupivacaína 0,25% los sitios de inserción de éstos y de los puntos transfasciales. Se suturó la aponeurosis del trocar de 10 mm y no se dejó drenajes. Finalmente, se dejó un vendaje compresivo en la zona de la hernia. En la Figura 3 se muestra un diagrama de la malla ya fijada a la pared abdominal por vía intraperitoneal.




Resultados

En el período descrito se operaron 21 pacientes con diagnóstico de hernia incisional abdominal, de los cuales 7 (33%) presentaban recidiva de su hernia previa, en promedio dos veces (rango 1-4). El tiempo promedio de evolución de la hernia fue de 24 meses con un rango de 3 a 60 meses.

Del total de la serie 16 (76%) pacientes eran mujeres, con un promedio de edad de 54 ± 13 años (28-82) y un índice de masa corporal (IMC) de 32,2 ± 6,5 kg/m2 (rango 21,6-46,9).

La ubicación de la hernia se distribuyó de la siguiente forma: Línea media supraumbilical (LMSU) en 4 pacientes, línea media infraumbilical (LMIU) en 6 pacientes, línea media supra e infraumbilical (LMSIU) en 4 pacientes, umbilical en 5 pacientes y otras legalizaciones en dos pacientes (subcostal derecha y Me Burney). El diámetro mayor del anillo hemiario en promedio fue 8,4 ±3,9 cm (rango 3-17) (Tabla 2).


La mediana de tiempo operatorio fue de 92 minutos (rango 45-300) y los días de hospitalización en promedio fueron 3,0 ± 1,6 (rango 1-8). Una paciente se convirtió a cirugía abierta por tener muchas adherencias firmes de difícil disección por vía laparoscópica. En una paciente fue necesario realizar sutura laparoscópica de la pared vesical sin necesidad de convertir a cirugía abierta, luego de una sección parcial del plano seromuscular sin compromiso de la mucosa. Cabe mencionar que en la misma operación se realizó adicionalmente en dos pacientes una gastrectomía en manga y una colecistectomía, siendo todo el procedimiento por vía laparoscópica. En la Tabla 2 se observa las variables perioperatorias.

Existe seguimiento del 100% de los pacientes con un tiempo promedio de 14 meses (rango 4-36), durante el cual, dos pacientes presentaron complicaciones precoces menores: un paciente con seroma y un paciente con atelectasia pulmonar. Complicaciones tardías se presentaron en dos pacientes siendo éstas también menores. Estos pacientes cursaron con dolor prolongado de la zona operatoria durante 5 y 6 meses respectivamente, sin interferir en sus labores cotidianas y mejoraron con analgésicos orales. No hubo mortalidad en la serie y no se ha presentado recidiva de la hernia en ningún paciente durante el período de seguimiento (Tabla 3).


Discusión

Esta serie corresponde a la primera experiencia en reparación de hernia incisional por vía laparoscópica en nuestra institución. Técnica que se ha realizado en el resto del mundo desde el año 199311, y en nuestro país el año 2003 se publica una serie de tres pacientes operados por Rappoport y cois18. Sin embargo, no es una técnica que se haya masificado como otras de abordaje laparoscópico, probablemente por la no disponibilidad hasta ahora de prótesis adecuadas para uso intraabdominal. Existen en la literatura algunos estudios comparativos entre la técnica abierta y laparoscópica de hernioplastía incisional, con algunos puntos a favor de esta última por lo cual hemos iniciado nuestra experiencia13,18-24. Pierce et al13, el año 2007 realizó un metanálisis que incluyó a 5.340 pacientes, comparando la reparación laparoscópica y abierta de las hernias ventrales en donde encontró diferencias estadísticamente significativas en favor de la técnica laparoscópica, en cuanto a complicaciones totales (22,7% vs 41,7%), complicación de sitio operatorio (3,8% vs 16,8%), estadía hospitalaria (2,4 vs 4,3 días) y recurrencia de la hernia (4,3% vs 12,1%). Sin embargo, encontró una mayor incidencia de dolor prolongado en la zona operatoria con el abordaje laparoscópico que con el abierto (1,9% vs 0,9%). En nuestra serie se presentaron 2 pacientes con dolor prolongado, que si bien era de leve intensidad, fue necesario que tomaran analgésicos durante 5 y 6 meses. Otro metanálisis de seguimiento a corto plazo, realizado por Goodney et al19, donde se analizaron 322 pacientes por abordaje laparoscópico y 390 pacientes por vía abierta, también concuerda con la menor estadía hospitalaria y menor tasa de complicaciones para la técnica laparoscópica, sin diferencias en el tiempo operatorio.

En nuestra experiencia, los pacientes tuvieron una estadía hospitalaria de 3 días, similar a lo descrito en otras series. Cuatro pacientes presentaron complicaciones, todas de grado menor (Grado I de la clasificación de Clavien) que requirieron observación o manejo conservador, una de éstas corresponde a una complicación en relación a la herida operatoria, un seroma que se puncionó en forma ambulatoria en 2 ocasiones y resolvió luego de dos meses de seguimiento. En relación a esto, es controversial el manejo del seroma de sitio operatorio, resolviendo la gran mayoría antes de 8 semanas sólo con compresión y observación, sin requerir punción ni drenaje20.

Las únicas complicaciones tardías que se desarrollaron son dos pacientes que cursaron con dolor prolongado de intensidad leve, que no interfirió con sus actividades habituales, pero sí requirieron de analgésicos durante 5 y 6 meses. La causa precisa del dolor prolongado luego de la reparación laparoscópica no está clara, algunos autores como Itani21 y Beldi22 han encontrado también dolor prolongado en sus series. Estos, al igual que Eriksen23, sugieren que el dolor puede deberse a la compresión nerviosa sensitiva de la pared abdominal por los puntos transfasciales o las grapas de fijación. Por ello, se ha planteado la utilización de anestesia local en los sitios de estos puntos y de inserción de los trocares en la cirugía24,25 o llegar incluso al retiro de los puntos transfasciales como describe Beldi22 para el tratamiento del dolor prolongado refractario a tratamiento médico.

La justificación de utilizar puntos transfasciales adicionalmente a las grapas de fijación, es contro versial y existen algunos autores como LeBlanc et al12,26, que postulan que el porcentaje de recurrencia sería menor que sólo con grapas, sin embargo, Carbajo et al27 no utiliza puntos transfasciales, pero sí doble corona de grapas y su tasa de recidiva es de 4,4%, similar a lo publicado por LeBlanc26. Parece ser que uno de los puntos más importantes de la técnica quirúrgica para prevenir la recidiva de la hernia, es dejar la malla suficientemente traslapada del anillo hemiario, al menos en 5 cm27.

Como alternativa a las grapas de titanio y a los puntos transfasciales, se ha estudiado otras formas de fijar la malla a la pared abdominal. Entre estos ha sido interesante el uso de adhesivos como Tissel® o Tisucol®, los que disminuyen la probabilidad de dolor postoperatorio prolongado y permiten una buena adherencia de la malla. Eriksen et al28, realizó un estudio en modelo animal porcino comparando el uso de adhesivos y grapas de titanio, sin encontrar diferencias en el grado de adhesión y fijación de la malla. Campanelli et al29, utilizó adhesivos en la reparación de Lichtenstein en hernia inguinal describiendo resultados alentadores en relación a disminución de dolor crónico y grado de disconfort inguinal. Es necesario realizar estudios prospectivos aleatorizados, con seguimiento a largo plazo comparando estas formas de fijación para determinar cuál es la mejor técnica para disminuir la tasa de recurrencia y el dolor postoperatorio.

Con respecto al material protésico a utilizar, en la actualidad existe una gran variedad de alternativas. Robinson et al30, realizó un análisis de la base de datos de fabricantes de mallas de la Food and Drug Administration (FDA) en relación a complicaciones asociadas a mallas protésicas utilizadas en reparación hemiaria, en donde destaca que la mayor cantidad de infecciones y complicaciones intestinales se han presentado con la malla de PTFE seguido por la malla de polipropileno. Con la aparición de nuevas mallas compuestas, pareciera ser menor el riesgo de complicaciones en relación a la prótesis. Sin embargo, esto sólo ha sido demostrado en algunos estudios en animales, donde se ha observado peritonización más rápida de las mallas compuestas y con menor respuesta inflamatoria30-35. En nuestra experiencia, utilizando una malla compuesta (Proceed®), no hemos observado complicaciones en relación a ésta.

Una de las complicaciones más temidas en la reparación laparoscópica de la hernia incisional es la lesión intestinal inadvertida15,27,30, que se puede producir tanto al liberar las adherencias, como al fijar la malla. En nuestro trabajo no se produjo esta complicación, sin embargo, fue necesario reparar una apertura parcial de la vejiga con sutura absorbi-ble. Es necesario recalcar que es fundamental realizar este procedimiento por cirujanos con experiencia en laparoscopía avanzada y que la técnica tiene una curva de aprendizaje específica27.

Una ventaja muy importante del abordaje laparoscópico y que no aparece descrito en la literatura, es la posibilidad de realizar otros procedimientos por esta vía durante la misma intervención. Es así, como en esta serie en dos pacientes que tenían el diagnóstico de obesidad mórbida y colelitiasis, se les realizó conjuntamente gastrectomía subtotal en manga, colecistectomía y hernioplastía incisional laparoscópica sin inconvenientes y sin prolongar significativamente el tiempo operatorio.

En resumen, nos parece que la hernioplastía incisional laparoscópica es una técnica factible y accesible de realizar en nuestro medio, sin complicaciones mayores ni infección del sitio operatorio, otorga además todos los beneficios de la cirugía mínimamente invasiva y permite realizar otros procedimientos por el mismo abordaje en el mismo acto quirúrgico. Queda por evaluar a futuro con un número mayor de pacientes y seguimiento a largo plazo si la recidiva es menor que con la técnica abierta.

 

Referencias

1. White TJ, Santos MC, Thompson JS. Factors affecting wound complications in repair of ventral hernias. Am Surg 1998; 64: 276-280.        [ Links ]

2. Mudge M, Hughes LE. Incisional hernia: a 10 year prospective study of incidence and attitudes. Br J Surg 1985;72:70-71.        [ Links ]

3. Sorensen LT, Hemmingsen UB, Kirkeby LT, Kallehave F, Jorgensen LN. Smoking is a risk factor for incisional hernia. Arch Surg 2005; 140: 119-123.        [ Links ]

4. Israelsson LA, Jonsson T. Incisional hernia after midline laparotomy: a prospective study. Eur J Surg 1996; 162: 125-129.        [ Links ]

5. Van der Linden FT, van Vroonhoven TJ. Long-term results after surgical correction of incisional hernia. Neth J Surg 1988; 40: 127-129.        [ Links ]

6. Hesselink VJ, Luijendijk RW, De Wilt JH, Heide R, Jeekel J. An evaluation of risk factors in incisional hernia recurrence. Surg Gynecol Obstet 1993; 176: 228-234.        [ Links ]

7. Stoppa RE. The treatment of complicated groin and incisional hernias. World J Surg 1989; 13: 545-554.        [ Links ]

8. Read RC, Yoder G. Recent trends in the management of incisional herniation. Arch Surg 1989; 124: 485-488.        [ Links ]

9. Luijendijk RW, Hop WC, Van den Tol MP, De Lange DC, Braaksma MM, IN IJ, et al. A comparison of suture repair with mesh repair for incisional hernia. N Engl J Med 2000; 343: 392-398.        [ Links ]

10. Leber GE, Garb JL, Alexander AI, Reed WR Long-term complications associated with prosthetic repair of incisional hernias. Arch Surg 1998; 133: 378-382.        [ Links ]

11. LeBlanc KA, Booth WV. Laparoscopic repair of incisional abdominal hernias using expanded polytetrafluoroethylene: preliminary findings. Surg Laparosc Endosc 1993;3:39-41.        [ Links ]

12. LeBlanc KA. Incisional hernia repair: laparoscopic techniques. World J Surg 2005; 29: 1073-1079.         [ Links ]

13. Pierce RA, Spitler JA, Frisella MM, Matthews BD, Brunt LM. Pooled data analysis of laparoscopic vs. open ventral hernia repair: 14 years of patient data accrual. Surg Endosc 2007; 21: 378-386.        [ Links ]

14. Saber AA, Elgamal MH, Rao AJ, Itawi EA, Mancl TB. A simplified laparoscopic ventral hernia repair: the scroll technique. Surg Endosc 2008; 22: 2527-2531.        [ Links ]

15. Heniford BT, Park A, Ramshaw BJ, Voeller G. Laparoscopic repair of ventral hernias: nine years' experience with 850 consecutive hernias. Ann Surg 2003; 238: 391-399        [ Links ]

16. Rosen M, Brody F, Ponsky J, Walsh RM, Rosenblatt S, Duperier F, et al. Recurrence after laparoscopic ventral hernia repair. Surg Endosc 2003; 17: 123-128.        [ Links ]

17. Clavien PA, Sanabria JR, Strasberg SM. Proposed classification of complications of surgery with examples of utility in cholecystectomy. Surgery 1992; 111: 518-526.        [ Links ]

18. Rappoport J, Díaz H, Fernández M, Ospina C. Reparación Laparoscópica de hernias incisionales. Revista Hospital Clínico Universidad de Chile 2003; 14: 12-19.        [ Links ]

19. Goodney PP, Birkmeyer CM, Birkmeyer JD. Short-term outeomes of laparoscopic and open ventral hernia repair: a meta-analysis. Arch Surg 2002; 137: 1161-1165.        [ Links ]

20. Perrone JM, Soper NJ, Eagon JC, Klingensmith ME, Aft RL, Frisella MM, et al. Perioperative outeomes and complications of laparoscopic ventral hernia repair. Surgery 2005; 138:708-715.        [ Links ]

21. Itani KM, Neumayer L, Reda D, Kim L, Anthony T. Repair of ventral incisional hernia: the design of a randomized trial to compare open and laparoscopic surgical techniques. Am J Surg 2004; 188: 22S-29S.        [ Links ]

22. Beldi G, Ipaktchi R, Wagner M, Gloor B, Candínas D. Laparoscopic ventral hernia repair is safe and cost effective. Surg Endosc 2006; 20: 92-95.        [ Links ]

23. Eriksen JR, Poornoroozy P, Jorgensen LN, Jacobsen B, Friis-Andersen HU, Rosenberg J. Pain, quality of life and recovery after laparoscopic ventral hernia repair. Hernia 2008; 13: 13-21.        [ Links ]

24. Carbonell AM, Harold KL, Mahmutovic AJ, Hassan R, Matthews BD, Kercher KW, et al. Local injection for the treatment of suture site pain after laparoscopic ventral hernia repair. Am Surg 2003; 69: 688-691.        [ Links ]

25. Bellows CF, Berger DH. Infiltration of suture sites with local anesthesia for management of pain following laparoscopic ventral hernia repairs: a prospective randomized trial. JSLS 2006; 10: 345-350.        [ Links ]

26. LeBlanc KA. Laparoscopic incisional hernia repair: are transfascial sutures necessary? A review of the literature. Surg Endosc 2007; 21: 508-513.        [ Links ]

27. Carbajo MA, Martp del Olmo JC, Blanco JI, Toledano M, de la Cuesta C, Ferreras C, et al. Laparoscopic approach to incisional hernia. Surg Endosc 2003; 17: 118-122.        [ Links ]

28. Eriksen JR, Bech JI, Linnemann D, Rosenberg J. Laparoscopic intraperitoneal mesh fixation with fibrin sealant (Tisseel) vs. titanium tacks: a randomised controlled experimental study in pigs. Hernia 2008; 12: 483-491.        [ Links ]

29. Campanelli G, Champault G, Pascual MH, Hoeferlin A, Kingsnorth A, Rosenberg J, et al. Randomized, controlled, blinded trial of Tissucol/Tisseel for mesh fixation in patients undergoing Lichtenstein technique for primary inguinal hernia repair: rationale and study design of the TIMELI trial. Hernia 2008; 12: 159-165.        [ Links ]

30. Robinson TN, Clarke JH, Schoen J, Walsh MD. Major mesh-related complications following hernia repair: events reported to the Food and Drug Administration. Surg Endosc 2005; 19: 1556-1560.        [ Links ]

31. Burger JW, Halm JA, Wijsmuller AR, ten Raa S, Jeekel J. Evaluation of new prosthetic meshes for ventral hernia repair. Surg Endosc 2006; 20: 1320-1325.        [ Links ]

32. Eriksen JR, Gogenur I, Rosenberg J. Choice of mesh for laparoscopic ventral hernia repair. Hernia 2007; 11: 481-492.        [ Links ]

33. Jacob BP, Hogle NJ, Durak E, Kim T, Fowler DL. Tissue ingrowth and bowel adhesion formation in an animal comparative study: polypropylene versus Proceed versus Parietex Composite. Surg Endosc 2007; 21: 629-633.        [ Links ]

34. Chatzimavroudis G, Koutelidakis I, Papaziogas B, Tsaganos T, Koutoukas P, Giamarellos-Bourboulis E, et al. The effect of the type of intraperitoneally implanted prosthetic mesh on the systemic inflammatory response. Hernia 2008; 12:277-283.        [ Links ]

35. Rosenberg J, Burcharth J. Feasibility and outeome after laparoscopic ventral hernia repair using Proceed mesh. Hernia 2008; 12:453-456.        [ Links ]

 

*Recibido el 7 de Agosto de 2009 y aceptado para publicación el 10 de Octubre de 2009.

Correspondencia: Dr. Camilo Boza W. Marcoleta 352, Edificio División de Cirugía. Santiago, Chile. Fax: 56-2-3543462 E-mail: bozauc@med.puc.cl