SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.72Defensa de la epistemología anti-suerte: en torno a la relación entre seguridad y habilidadDemocracia, hospitalidad y violencia: Entrevista con Marc Crépon índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista de filosofía

versión On-line ISSN 0718-4360

Rev. filos. vol.72  Santiago nov. 2016

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-43602016000100013 

DOCUMENTOS

 

Expediente sobre la cuestión de la enseñanza de la filosofía

 

Presentamos a continuación un breve recuento de las numerosas declaraciones y artículos aparecidos en la prensa, a propósito del anuncio, también dado a conocer en periódicos, de un proyecto que trata de la eliminación, entre otros, del ramo de filosofía en la enseñanza media y su fusión o reemplazo por una asignatura llamada "Educación Ciudadana". Solo incluimos en este expediente, por razones de espacio, el comunicado conjunto de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile y el Senado de la misma institución, un editorial del diario El Mercurio, la declaración del Departamento de Filosofía de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Chile, el artículo ¿"No más filosofía"? del Rector de la Universidad Diego Portales, el comunicado de la Reprofich y la llamada Declaración de Paris del Colegio Internacional de Filosofía, emitida con ocasión de un proyecto similar que se intentó implementar en Francia; la recibimos tan pronto se conoció la noticia afuera. Llama la atención que en ella se destaque en forma especial, la denominación: la enseñanza de la filosofía debe impartirse con ese nombre.

En vista de la pronta y masiva reacción que provocó este trascendido, las autoridades del Mineduc desmintieron que se tratara de suprimir la filosofía, sin contradecir, no obstante, el propósito de reducir la asignatura a una de carácter electivo. Esta rectificación –también incluida aquí– no zanjaba, pues, el diferendo. Por lo demás, no es la primera vez que surge una iniciativa análoga. Hace unos diez años, se intentó reducir el número de horas de la asignatura, de modo que la intención de minimizar la formación en filosofía está instalada, según toda evidencia, entre los expertos en currículos que asesoran a las autoridades. Y llama la atención que no hayan sido consultados para el efecto los propios filósofos, sino "especialistas" ajenos a las competencias, capacidades y disposiciones que desarrolla esta disciplina. No es extraño entonces, que se haya producido un diálogo de sordos, entre quienes aducían la necesidad de formar en la reflexión, el desarrollo del pensamiento libre y la conciencia crítica, y quienes invocaban urgencias de horario. De hecho, para un diálogo se requieren por lo menos dos, pero para un diálogo de sordos, basta uno solo que sea o se haga el sordo.

En el momento del cierre de esta edición, un grupo de profesores fue recibido en el Mineduc y se les prometió que la asignatura no sería eliminada; por el contrario, se mantendría en el plan básico. Pero, al mismo tiempo, se advertía que lo convenido en esa misma reunión no tenía carácter vinculante, pues cualquier acuerdo debía ser ratificado por el Consejo Nacional de Educación. Ese encuentro tendría el propósito de iniciar un diálogo y restablecer la confianza; lo cierto es que se había avanzado ya mucho en destruirla; desde luego, con el anuncio de eliminación y el error inicial de no haber consultado a tiempo a los implicados.

 

El Director

 



 


 



 


 



 

DECLARACIÓN DE PARÍS EN FAVOR DE LA FILOSOFÍA

 

Nosotros, los participantes en las Jornadas internacionales de estudio sobre "Filosofía y democracia en el mundo" organizadas por la UNESCO en París los días 15 y 16 de febrero de 1995, señalamos que los problemas de que la filosofía se ocupa son los problemas universales de la vida y la existencia humanas; creemos que la reflexión filosófica puede y debe contribuir a la comprensión y la orientación del quehacer humano; consideramos que la práctica de la filosofía, que no excluye ninguna idea del libre debate y se esfuerza por establecer definiciones exactas de los conceptos utilizados a fin de comprobar la validez de los propios razonamientos y efectuar un examen riguroso de los ajenos, permite a todas las personas aprender a pensar con independencia; hacemos hincapié en que la enseñanza de la filosofía estimula la apertura mental, la responsabilidad civil, el entendimiento y la tolerancia entre las personas y los grupos; insistimos en que la educación filosófica, al inducir a la independencia de criterio, la reflexión y la resistencia a las diversas formas de propaganda, prepara a todas las personas a asumir sus responsabilidades ante las grandes cuestiones del mundo contemporáneo, especialmente en el plano ético; confirmamos que el fomento del debate filosófico en la educación y la vida cultural constituye una aportación primordial a la formación de los ciudadanos al poner en ejercicio su capacidad de juicio, que es fundamental en toda democracia. Así pues, comprometiéndonos a hacer todo lo que podamos en nuestras instituciones y en nuestros países respectivos para lograr estos objetivos, declaramos lo siguiente: Todo individuo debe tener derecho a dedicarse al libre estudio de la filosofía bajo cualquier forma y en cualquier lugar del mundo; la enseñanza de la filosofía debe mantenerse o ampliarse donde ya existe, implantarse donde aún no existe y ser nombrada explícitamente con la palabra "filosofía"; la enseñanza de la filosofía debería ser impartida por profesores cualificados e instruidos específicamente a tal efecto y no estar supeditada a consideración económica, técnica, religiosa, política o ideológica alguna; aun manteniendo su autonomía, la enseñanza de la filosofía debería vincularse en la medida de lo posible a la formación académica o profesional en todos los campos. A fin de impartir educación filosófica a adultos se fomentará la distribución de libros accesibles por la lengua en que estén editados y por su precio de venta a un amplio público lector, la producción de programas de radio y televisión y de cintas audio y vídeo, el uso con fines educativos de todo tipo de tecnología audiovisual e informativa, el fomento de múltiples situaciones en las que se celebren libremente debates y todo tipo de iniciativas encaminadas a proporcionar al mayor número de personas posible conocimientos básicos sobre cuestiones y métodos filosóficos. Las instituciones de investigación y enseñanza deberían perseguir y respaldar el conocimiento de los planteamientos filosóficos de las distintas culturas, la comparación de lo que cada una puede aportar y el análisis de lo que las acerca y lo que las separa; la filosofía, en tanto que libre actividad de indagación, no puede establecer juicios definitivos y fomenta el respeto de las convicciones individuales, pero, en ningún caso, a riesgo de negar su propia naturaleza, deberá aceptar doctrinas que denieguen la libertad ajena, afrenten la dignidad humana o siembren la barbarie.

 

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons