SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.38 issue3Adult attachment style combination, conflict resolution and relationship quality among young-adult couplesEDAS-18: validation of the dependency and addiction to smartphone scale short-form author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Terapia psicológica

On-line version ISSN 0718-4808

Ter Psicol vol.38 no.3 Santiago Dec. 2020

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-48082020000300317 

Artículos Originales

El abuso sexual infantil y la relación con el desarrollo de comportamientos adictivos. Una revisión sistemática

Child sexual abuse and the relationship with the development of addictive behaviors. A systematic review

1Universidad de Sevilla, España. Depto. de Personalidad, Evaluación y Tratamiento, Facultad de Psicología. Instituto Andaluz de Sexología y Psicología. sonfrajae@cop.es

2Universidad de Sevilla, España. Depto. de Personalidad, Evaluación y Tratamiento, Facultad de Psicología. pepe@us.es

3Universidad de Cádiz, España. Depto. de Psicología, Facultad de Ciencias de la Educación. Instituto Andaluz de Sexología y Psicología. franciscojavier.delrio@uca.es

Resumen:

El Abuso Sexual Infantil (ASI) está relacionado con el desarrollo de comportamientos adictivos en la edad adulta. El presente estudio tuvo el objetivo de realizar una revisión sistemática sobre la relación que existe entre el ASI y el desarrollo de comportamientos adictivos con o sin sustancias. Se analizaron 36 artículos desde 2014 a 2018, que cumplieron los criterios de inclusión para formar parte de esta revisión. Este trabajo ha permitido visibilizar la escasa información existente acerca de la relación entre ASI y comportamientos adictivos. Se concluye que se necesita más investigación sistematizada que analice la relación existente entre el haber sido víctima de ASI y tener una adicción en la vida adulta, que se utilicen instrumentos específicos y validados para evaluar la posible presencia o ausencia de ASI en adultos y ser más específicos a la hora de considerar las variables que influyen en esta relación.

Palabras claves: abuso sexual infantil; adicción y revisión sistemática

Abstract:

Child Sexual Abuse (ASI) is related to the development of addictive behaviors in adulthood. The present study had the objective of carrying out a systematic review on the relationship that exists between ASI and the development of addictive behaviors. 36 articles were found from 2014 to 2018, which met the inclusion criteria to be part of this review. This work has made it possible to visualize the scarce existing information about the relationship between ASI and addictive behaviors. It is concluded that studies are needed that use specific and validated instruments to assess the possible presence or absence of ASI in adults and to be more specific in the variables that influence this relationship.

Keywords: child sexual abuse; addiction and systematic review

Definición de ASI

La Asociación Americana de Psiquiatría, en la guía de criterios diagnósticos DSM-5 (APA, 2013) define los Abusos Sexuales Infantiles (ASI) como cualquier actividad sexual con un niño o niña por parte de un adulto con el fin de obtener placer sexual, ya sea padre, madre, cuidador u otra persona. Las actividades que forman parte del ASI son caricias en los genitales, penetración, incesto, violación, sodomización y exhibicionismo indecente. También se consideraría abuso sexual la explotación del niño o niña, obligando, engañando, atrayendo, amenazando o presionando al/a la menor para que participe en actos de satisfacción sexual a terceros, sin contacto físico directo entre el/la niño/a y su agresor/a. Otras definiciones de ASI consideran que éste existe cuando se dan circunstancias de asimetría entre víctima y agresor/a. La asimetría puede darse respecto a la edad, considerándose ASI cuando hay diferencia de 5 años en víctimas menores de 12, y de 10 años en víctimas mayores de 12; asimetría de poder entre abusador/a y víctima, autoridad, conocimientos o habilidades, llegando a usar la manipulación para conseguir el objetivo o presión sutil en forma de regalos, viajes, etc. (Finkelhor, 1979).

Epidemiología

El ASI sigue siendo un problema que afecta del 8 al 31% de niñas y del 3-17% de los niños (Barth et al., 2013). Según la literatura científica, los niños y niñas que han sufrido ASI muestran mayor riesgo de desarrollar comportamientos de consumo de sustancias, adicción a internet, conductas sexuales de riesgo y problemas de salud mental (Chen et al., 2017). Esta asociación entre ASI y abuso de sustancias se reconoce desde 1970 (Hammersley et al., 2015). Aunque el ASI es una situación de la que hombres y mujeres pueden haber sido víctimas, hay mayor prevalencia entre las mujeres con adicción que entre los hombres (Fernández-Montalvo et al., 2015). Entre las personas que acuden a tratamiento por adicciones, un 46% ha sufrido algún tipo de abuso en la infancia y entre las mujeres la cifra asciende al 60% (Fernández-Montalvo et al., 2015). De hecho, una de cada cinco mujeres ha sufrido ASI y ha tenido más riesgo de sufrir eventos estresantes en su vida usando el abuso severo de alcohol en la adultez (Sartor & O’Malley, 2016). Entre las mujeres que han sufrido ASI aumentan los factores de riesgo para el abuso de sustancias, trastornos de conducta, trastornos alimenticios, trastornos de personalidad límite, síntomas somáticos, violación en la adultez y divorcio (Elhammady et al., 2014). Según el estudio realizado por Imperatori et al. (2016) el 44% de los trastornos mentales que se han desarrollado en la infancia o adolescencia y el 30% en la adultez vienen precedidos por experiencias traumáticas en la infancia, como la negligencia, el abuso sexual o físico.

Consecuencias del ASI

Las personas que han sufrido ASI pueden presentar una serie de consecuencias negativas, teniendo mayor riesgo de iniciarse en el consumo de sustancias, utilizando comportamientos evitativos hacia el malestar y desarrollando ciertas psicopatologías como trastornos de estrés postraumático, trastornos de ansiedad o del estado de ánimo e intentos de suicidio (Daigre et al., 2015; Potthast et al., 2014). En relación a los síntomas del Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT), también suelen observarse en las personas que acuden a tratamiento por consumo de sustancias y que han sufrido ASI (Kjoesnes et al., 2017). Sin embargo, no todas las personas con un trastorno por uso de sustancias y que han sufrido alguna experiencia traumática, han desarrollado TEPT (Kok, de Haan et al., 2015). Uno de los factores que afecta a la relación entre el ASI y el uso de sustancias, otros comportamientos adictivos y problemas de salud mental, es la violencia familiar (Elhammady et al., 2017).

Cuando se analizan diferencias de género se encuentra mayor frecuencia de ASI en las mujeres que en los hombres (Ogai et al., 2015). Con frecuencia se observa que las mujeres que consumen cocaína o alcohol lo hacen para evitar emociones de malestar y su primer consumo coincide con algún tipo de violencia (Lozano-Verduzco et al., 2016). Entre las características de las personas que han sufrido ASI también se asocian incremento de psicopatologías, comportamientos sexuales de riesgo, inicio temprano de consumo de alcohol o drogas y arrestos relacionados por el uso de sustancias (Banducci et al., 2014). Además de lo anterior, la autoestima de estas personas suele estar dañada por las vivencias experimentadas de ASI (Kim et al., 2017). Entre los hombres homosexuales también se ha encontrado mayor vulnerabilidad en la conducta de fumar tabaco en aquellos que han tenido experiencias traumáticas como abuso sexual o físico o violencia en la pareja (O’Cleirigh et al., 2015).

Otra de las variables que se estudia es la actividad cerebral entre las personas que han sufrido ASI y desarrollan comportamientos adictivos, encontrando similitudes entre las áreas que se activan en ambas situaciones (Regier et al., 2016). Una de las consecuencias tras haber sufrido ASI son los cambios inducidos por estrés (como resultado de abusos físicos y sexuales) en los endocannabinoides y la amígdala basolateral lo que facilita el incremento de la ansiedad y el consumo de sustancias (Carey et al., 2016).

Entre las personas que acuden a tratamiento por trastornos por consumo de sustancias también se encuentran aquellas que han sufrido ASI (Schäfer et al., 2017). De las personas que acudían a tratamiento por este consumo, Simpson y Miller (2002), encontraron que del 16.3% al 60.9% afirmaban haber sufrido ASI. No es extraño hallar una covariación entre la gravedad del trastorno de consumo de sustancias o adicción y los niveles de abuso físico, emocional y sexual en la infancia y los síntomas de estrés postraumático (Kuksis et al., 2017). Otros factores que aumentan la gravedad de dicha asociación son la persistencia del ASI, que haya tenido lugar por personas cuidadoras o familiares, la internalización de la responsabilidad por parte del niño o niña, daños físicos o la ruptura familiar (Hammersley et al., 2015).

Entre las personas con adicción a los opioides señalaban que el peor trauma que recordaban se referían a haber sufrido ASI en su infancia (Kjoesnes et al., 2017).

La adicción al alcohol suele estar presente entre estas personas que nos ocupan (Kok et al., 2015; Sugarman et al., 2014; Müller et al., 2015; Schneeberger et al., 2014). Los pacientes con esta adicción además de relatar historias de ASI suelen tener síntomas de trastorno de estrés postraumático (Schneeberger et al., 2014), en estas, el curso o la gravedad de la adicción va a correlacionar con el tipo e intensidad de la experiencia vivida, presentando mayor comorbilidad con otros trastornos y en su tratamiento suelen tener menor adherencia, más recaídas y periodos más cortos de abstinencia (Lotzin et al., 2016). Los trastornos de ansiedad y depresión suelen estar presentes tanto entre los dependientes al alcohol como en las víctimas de ASI (Shin et al., 2015).

El cannabis también es usado por personas que han sufrido ASI encontrándose una alta relación en mujeres (53%) (Baiden et al., 2014). Existen evidencias de que personas con ciertos genotipos tienen mayor riesgo de dependencia al cannabis en función de haber sido víctimas de ASI (Carey et al., 2016). Además, el historial de ASI puede llevar a la persona a desarrollar una serie de síntomas depresivos y otras patologías que aumentan las probabilidades de dependencia al cannabis y el desarrollo de psicosis (Saddichha et al., 2015).

Entre las personas que se encuentran en prisión, las investigaciones señalan que hay una alta probabilidad de haber sido víctima de ASI (10.20-18%), correlacionando esto con comportamientos delictivos, trastornos psicológicos y el ya consabido abuso de sustancias (Chen & Gueta, 2016; Saddichha et al., 2015; Winham et al., 2015).

El ASI y otros comportamientos adictivos sin sustancias

Otros comportamientos adictivos que se han relacionado con el ASI han sido el juego problemático, la comida e internet. Los adolescentes que tienen familias menos cohesionadas son más proclives a desarrollar una conducta de juego problemático con el fin de ganar dinero, socializarse o escapar de sus problemas (Hamilton-Wright et al., 2016). Algunas características psicológicas en los adolescentes con problemas de juego son los síntomas depresivos, ansiedad, soledad y baja satisfacción personal (Jaisoorya et al., 2016). Además, el estudio de Dion et al. (2015) hace referencia a que las experiencias de abusos sexuales en la infancia y la escolarización residencial están asociados a la probabilidad de juego patológico entre los pueblos indígenas.

En cuanto a los comportamientos adictivos hacia la comida, las personas que han sufrido ASI tienen mayor probabilidad de desarrollar esta conducta (Imperatori et al., 2016). En esta problemática se activan las mismas regiones del cerebro que en los mecanismos de recompensa relacionados con las adicciones a sustancias y estas personas tienen un pobre control sobre sus impulsos (Nunes-Neto et al., 2017).

Otro de los comportamientos adictivos que se relaciona con el hecho de haber sufrido ASI es la adicción a internet, correlacionando el ASI con baja autoestima y síntomas depresivos (Kim et al., 2017), siendo este comportamiento adictivo más frecuente entre hombres (42.5%) que entre mujeres (32.6%) (Chen et al., 2017).

Debido a lo descrito anteriormente, es imprescindible que se siga investigando en esta área para poder llegar a reducir la prevalencia y las consecuencias del ASI mediante la mejora de la prevención y los tratamientos clínicos utilizados para ello. El objetivo de este estudio ha sido realizar una revisión sistemática de la situación actual del ASI y la relación con el desarrollo de comportamientos adictivos con o sin sustancias.

Método

Para realizar el protocolo de revisión se han utilizado los pasos de la declaración PRISMA (Urrútia & Bonfill, 2010). Durante los meses de febrero y marzo de 2018 se realizó la búsqueda bibliográfica. Se centró la atención en analizar aquellos artículos científicos en los cuales se estudiara la posible relación entre el haber sufrido abusos sexuales en la infancia y el desarrollo posterior de una adicción.

Para realizar la búsqueda de los artículos científicos se usaron las bases de datos Scopus, PsycInfo, Web of Science, Medline y Psicodoc. Las palabras claves utilizadas fueron “sexual abuse” AND “addiction”. La búsqueda se acotó a los años desde 2014 a 2018 y se filtraron aquellos trabajos que estuvieran dentro del área de investigación en Psicología. El idioma de publicación que se seleccionó fue en inglés y español. La búsqueda se realizó en título, resumen y palabras clave.

Criterios de Inclusión

Los criterios que se siguieron para la inclusión de las publicaciones en esta revisión sistemática fueron los siguientes:

  1. Trabajos en los que se aborden los abusos sexuales en la infancia y su relación con las adicciones.

  2. Trabajos en los que los abusos sexuales en la infancia se evalúen en muestras de diferentes tamaños con instrumentos estandarizados, que contengan ítems de escalas estandarizadas o cuestionarios e ítems desarrollados ad hoc.

Selección de estudios

Después de obtener todos los estudios se ordenaron según la fecha de publicación y se revisaron para ver si cumplían los criterios de inclusión. Se descartaron aquellos que no cumplían dichos criterios. En aquellos que superaron esta fase se analizó en profundidad el contenido y se recogieron los datos en una tabla ad hoc (Figura 1).

Figura 1 Búsqueda y estudios seleccionados 

Proceso de extracción de datos

De aquellos artículos que cumplían los criterios de la búsqueda se extrajo la siguiente información:

  • Autores/as.

  • Año de publicación.

  • Muestra utilizada para recoger los datos.

  • Instrumentos utilizados para la evaluación de los abusos sexuales y la relación con alguna adicción.

  • Conclusiones principales relacionadas con el haber sufrido abuso sexual en la infancia y desarrollar una adicción en la etapa adulta.

Resultados

Al realizar la búsqueda bibliográfica en las diferentes bases de datos se obtuvieron un total de 299 artículos, de los cuales 103 se eliminaron por estar duplicados en las distintas bases de datos. De los 196 trabajos obtenidos se excluyeron los que no cumplían con los criterios de inclusión, por lo que la selección resultó ser de 36 artículos científicos (Tabla 1)

Tabla 1 Artículos publicados entre 2014 y 2018 sobre la relación entre ASI y comportamientos adictivos. 

AUTORES/AS AÑO MUESTRA INSTRUMENTOS CONCLUSIONES
Chen, Y., Liu, X., Huang, Y., Yu, H.J., Yuan, S., Ye, Y.L., Li, Q.X. & He, Q.Q. 2017 N=547 (240 hombres y 307 mujeres) Youth Behavior Survey Questionnaire (YRBS), Young's Internet Addiction Test and Childhood Trauma Questionnaire (CTQ-SF) El abuso sexual infantil fue asociado a altas tasas de adicción a internet.
Kuksis, M., Di Prospero C., Hawken, E.R. & Finch S. 2017 N=132 (77 Mujeres y 55 hombres) The addiction Severity Index Self-Report (ASI); The PTSD Checklist-Civilian (PCL-C); The Stressful Life Experiences Screen (SLES) and The Traumatic Antecedents Questionnaire (TAQ). Todas las personas del estudio tuvieron una historia de adicción y más del 99% de los participantes habían experimentado algún tipo de abuso físico, emocional o sexual.
Kim B.N., Park, S. & Park, M.H. 2017 N=695 (413 chicos y 282 chicas) The Early Trauma Inventory Self-Report-Short Form, Rosenberg's Self-Esteem Scale, The Children's Depression Inventory and Young's Internet Addiction Test. El grupo de personas que habían sufrido abuso sexual obtuvieron puntuaciones bajas en autoestima y altas en depresión y adicción a internet.
Schäfer, I., Pawils, S., Driessen, M., Härter, M., Hillemacher, T., Klein, M., Muehlhan, M., Ravens-Sieberer, U., Schäfer, M., Scherbaum, N., Schneider, B., Thomasius, R., Wiedemann, K., Wegscheider, K. & Barnow, S. 2017 N=80 hombres y mujeres (grupo control) vs.160 hombres y mujeres (Grupo experimental); N=72 hombres y mujeres (G.C.) vs. N=72 hombres y mujeres (G.E.); N=342 mujeres Project cluster “mediators and risk factors”; project cluster “evidence-based treatment” and project cluster “improvement of services” Los trastornos de uso de sustancias no son la única consecuencia de la violencia y abandono en la infancia pero es uno de los más importantes factores de riesgo para el nuevo maltrato de niños.
El Mhamdi, S., Lemieux, A., Bouanene, I., Ben Salah, A., Nakajima, M., Salem, K.B. & Al’Absi, M. 2017 N= 1200 Versión árabe validada del cuestionario de la OMS ACE-IQ Los resultados indicaron que las adversidades intrafamiliares se asociaron con un mayor riesgo de comportamientos adictivos, particularmente en hombres.
Nunes-Neto, P.R., Köhler, C.A., Schuch, F.B., Solmi, M., Quevedo, J., Maes, M., Murru, A., Vieta, E., McIntyre, R.S., McElroy, S.L., Gearhardt, A.N., Stubbs, B. & Carvalho A.F. 2017 N=7639 (71.3% mujeres) Modified Yale Food Addiction Scale 2.0 (mYFAS 2.0), Patient Health Questionnaire-9 (PHQ-9), Hypomania checklist (HCL-32), Fagerström Test for Nicotine Dependence (FTND), Alcohol Use Disorders Identification Test (AUDIT), Skin picking stanford questionnaire (SPSQ), Minnesota impulse disorders interview (MIDI), Symptom Checklist-90-revised inventory (SCL-90-R), Early trauma inventory self report-short form (ETISR-SF) and World Health Organization quality of life instrument-abbreviated version (WHOQOL-Bref). La adicción a la comida se asoció con trastornos del estado de ánimo concurrentes y trastornos de la piel, así como con el abuso psicológico y sexual en la primera infancia.
Kjoesnes, R., Waal, H., Hauff, E. & Gossop, M. 2017 N=61 The Life Event Checklist (LEC), PTSD section of the Structured Clinical Interview for DSM-IV (SCID I), Part E of the European Addiction Severity Index (EuropASI) and the Mini International Neuropsychiatric Interview (MINI, Part K). Tanto hombres como mujeres con adicción a opioides contaron que el peor trauma sufrido fueron asaltos sexuales, entre ellos, el abuso sexual durante la infancia.
Fortenbaugh, F.C., Corbo, V., Poole, V., McGlinchey, R., Milberg, W., Salat D., DeGutis, J. & Esterman, M. 2016 N=66 (18 con y 48 sin historia de trauma) Tarea de atención sostenida no emocional durante la MRI funcional. Los resultados proporcionan evidencia de un impacto negativo duradero para aquellos con una historia de I-ELT en la capacidad de atención sostenida.
Lozano-Verduzco, I., Romero-Mendoza, M. & Marín-Navarrete, R. 2016 N=13 mujeres Entrevista semi-estructurada Las experiencias de violencia y abuso llevaban a las mujeres a sentimientos como tristeza, culpa e ira, lo que les llevaba al uso de sustancias.
Imperatori, C., Innamorati, M., Lamis D. A., Farina, B., Pompili, M., Contardi, A. & Fabbricatore, M. 2016 N=301 mujeres Childhood Trauma Questionnaire (CTQ), the Yale Food Addiction Scale (YFAS), the Binge Eating Scale (BES), the Hospital Anxiety and Depression Scale (HADS) and a cheklist assessing socio-demographic. La gravedad del trauma infantil se asoció moderada y positivamente con la severidad de la adicción a la comida y los atracones.
Hamilton-Wright, S., Woodhall-Melnik, J., Guilcher, S.J.T., Schuler, A., Wendaferew, A., Hwang, S.W. & Matheson F.I. 2016 N= 30 hombres The Canadian Problem Gambling Severity Index, distress was assessed with the K10, and drug and alcohol use were measured using the WHO ASSIST. A semi-structured qualitative interview to elicit men's perceptions and experiences with gambling, housing, and access to support services. Dos tercios de los hombres comenzaron a jugar en los primeros años de vida, mientras que experimentaban adversidades como abuso físico, emocional y/o sexual, negligencia, inestabilidad de la vivienda, falta de vivienda adicción a sustancia y pobreza.
Lotzin, A., Haupt, L., Von Schönfels, J., Wingenfeld, K. & Schäfer, I. 2016 N=347 (247 hombres) The Structured Clinical Interview for the DSM-IV (SCID), European Addiction Severity Index (EuropASI) and Childhood Trauma Questionnaire (CTQ). Los perfiles de traumas en la infancia pueden proporcionar información más útil sobre los riesgos de problemas actuales relacionados con la adicción que la distinción entre paciente con trauma o sin trauma.
Regier, P.S., Monge, Z.A., Franklin, T.R., Wetherill, R.R., Teitelman, A., Jagannathan, K., Suh, J.J., Wang, Z., Young, K.A., Gawrysiak, M., Langleben, D.D., Kampman, K.M., O’Brien C.P. & Childress A.R. 2016 N=68 Cuestionario ad hoc sobre abusos y pruebas de Resonancia Magnética Funcional Este es el primer estudio en humanos que vincula una historia de abuso a una vulnerabilidad cerebral (respuesta mesolímbica elevada a las señales de drogas) que previamente se ha demostrado que contribuye a la búsqueda de drogas.
Chen G. & Gueta, K. 2016 N=60 hombres The Addiction Severity Index (ASI), The Childhood Trauma Questionnaire (CTQ) and The Renard Diagnostic Interview (RDI). Los resultados mostraron que una historia de abuso infantil era común, y la negligencia emocional era más frecuente que la física, abuso emocional o sexual entre los reclusos con adicción.
Sartor, C.E. & O’Malley, S.S. 2016 N=89 mujeres Diary of Substance Use and Related Behaviors and Stressful Life Event Inventory. Los eventos angustiantes proximales están más relacionados con la historia de abusos sexuales y con los patrones de consumo de alcohol a corto plazo.
Jaisoorya, T.S., Beena, K.V., Beena, M., Ellangovan, K., Thennarassu, K., Bowden-Jones, H., Benegal, V. & George, S. 2016 N= 5043 Socio-demographic profile, NODS-CLiP, The alcohol, Smoking and Substance Involvement Screening Test (ASSIST), Kessler's Psychological Distress Scale (K10), Barkley Adult ADHD rating scale-IV (BAARS-IV) and questions modified from the Child Abuse Screening Tool Children's Version (CAST-C). Los jugadores problemáticos eran significativamente más propensos a ser varones, tenian problemas en los estudios académicos y tasas más altas de consumo de alcohol y tabaco, angustia psicológica, suicidio, historial de abuso sexual y síntomas de TDAH más altos.
Carey, C.E., Agrawal, A., Zhang, B., Conley, E. D., Degenhardt, L., Heath, A. C., Li, D., Lynskey, M.T., Martin, N.G., Montgomery, G.W., Wang, T., Bierut, L.J., Hariri, A.R., Nelson, E.C. & Bogdan, R. 2016 N=1558; N=859; N=312 Semi-Structured Assesment for the Genetics of Alcoholism Los resultados de estos estudios son consistentes con los modelos de roedores que implican 2-arachidonoylglycerol (2-AG), un cannabinoide endógeno metabolizado por la enzima codificada por MGLL, en la etiología de la adaptación al estrés relacionada con la dependencia del cannabis.
Fuller-Thomson, E., Roane J.L. & Brennenstuhl 2016 N=21554 The specific questions were adapted from the Childhood Experiences of Violence Questionnaire: Short Form. Los tres tipos de Abusos en la infancia (testigo de violencia doméstica, abuso físico y abuso sexual), incluidas las formas de violencia directa e indirecta, están relacionadas de manera independiente con la dependencia de por vida del alcohol y drogas entre los canadienses adultos.
O’Cleirigh, C., Dale, S.K., Elsesser, S., Pantalone D.W. & Mayer K.H. 2015 N=1309 Encuesta de 25 ítems El haber experimentado violencia con la pareja íntima, ataque verbal anti-gay, ataque físico anti-gay y abuso sexual infantil fueron asociados independientemente con mayores probabilidades de fumar.
Ogai, Y., Senoo, E., Gardner, F.C., Haraguchi, A., Saito, T., Morita, N. & Ikeda K. 2015 N=111 (77 hombres, 33 mujeres y 1 con sexo desconocido) Addiction Severity Index-Japanese version; Stimulant Relapse Risk Scale; Visual Analogue Scale (VAS); Short questionnaire on demographics. Un mayor porcentaje de mujeres participantes habían experimentado abuso infantil en comparación con los participantes masculinos. Los hombres que habían experimentado abuso infantil tuvieron mayor consumo de drogas que los que no lo experimentaron.
Kok, T., de Haan, H., van der Meer, M., Najavits, L. & de Jong, C. 2015 N= 192 Traumatic Experiences Checklist (TEC), Clinician-Administered PTSD Scale (CAPS), European Addiction Severity Index (EuropASI), Self-Report Inventory for PTSD (SRIP). El valor clínico de la evaluación del trauma en la infancia en la determinación de la gravedad de la adición aparece como una limitación en comparación con los síntomas del TEPT.
Daigre, C., Rodríguez-Cintas, L., Tarifa, N., Rodríguez-Martos, L., Grau-López, L., Berenguer, M., Casas, M. & Roncero, C. 2015 N=512 Euopean Addiction Severity Index (EuropASI), Semi-Estructured Clinical Interview for Axis I Disorders of the DSM-IV (SCID-I), Conner's Adult ADHD Diagnostic Interview for DSM-IV (CAADID-II), Semi-Structured Clinical Interview for Axis II Personality Disorders of the DSM-IV), Beck Depression Inventory (BDI) and State-Trait Anxiety Inventory (STAI). Los resultados sugieren que la historia de abuso es frecuente entre pacientes con dependencia a sustancias y estas experiencias son más prevalentes en mujeres y están asociadas con mayor comorbilidad psiquiátrica.
Müller M., Vandeleur, C., Rodgers, S., Rössler, W., Castelao, E., Preisig, M. & Ajdacic-Gross, V. 2015 N= 731 Semi-Structured Diagnostic interview for Genetic Studies (DIGS) Tanto la infancia como el trauma sexual contribuyen fuertemente a la comorbilidad del TEPT y de la dependencia al alcohol y los síntomas del tipo de evitación parecen desempeñar un papel central en el mantenimiento de esta asociación.
Fernández-Montalvo, J., López-Goñi, J.J. & Arteaga, A. 2015 N=115 European version of the Addiction Severity Index (EuropASI), The Sympton Checklist-90-Revised (SCL-90-R), The Millon Clinical Multiaxial Inventory (MCMI-II). Los pacientes que presentaron una larga historia de abusos mostraron una adicción de mayor gravedad que los pacientes que no sufrieron abusos y comorbilidad severa.
Dion, J., Cantinotti, M., Ross, A. & Collin-Vézina, D. 2015 N=358 (54.2% mujeres) South Oaks Gambling Screen (SOGS) Los resultados de la regresión logística indica que las experiencias de abusos sexuales en la infancia y escolarización residencial están asociados a la probabilidad de juego patológico entre los pueblos indígenas.
Saddichha, S., Werker, G.R., Schuetz, C. & Krausz, M.R. 2015 N=250; N=150; N=100 The Maudsley Addiction Profile (MAP), the Childhood Trauma Questionnaire (CTQ) and the Mini International Neuropsychiatric Interview (MINI) Plus. Un historial de abuso infantil puede conducir a desarrollar una cascada de síntomas depresivos y otras patologías, aumentando las probabilidades de dependencia al cannabis y desarrollo de psicosis.
Hammersley, R., Dalgarno, P., McCollum, S., Reid, M., Strike, Y., Smith, A., Wallace, J., Smart, A., Jack, M., Thompson, A. & Liddell, D. 2015 N=55 (38 hombres y 17 mujeres) Entrevista por pares de investigadores usando el método de Historia de Vida. La gravedad del trauma infantil llevó a las personas hacia el consumo problemático de dorgas a través de varias vías.
Fernández-Montalvo, J., López-Goñi, J.J., Arteaga, A., Cacho, R. & Azanza P. 2015 N=180 mujeres adictas The EuropASI and the Interviewer Severity Rates (ISRs). El abuso físico y el abuso sexual se relacionó con niveles más altos de severidad de la adicción.
Shin, S.H., Hassamal, S., Peasley & Peasley-Groves, L. 2015 N=337 A computer-assisted self-interviewing (CASI) method of the Childhood Trauma Questionnaire (CTQ), the Brief Symptom Inventory 18 (BSI-18) y otros instrumentos no estandarizados de recogida de información sobre el uso del alcohol y datos sociodemográficos. Los hallazgos sugieren que entre cuatro tipos de maltrato infantil, el abuso emocional podría ser el principal impulsor de la bebida patológica entre víctimas de maltrato infantil.
Winham, K.M., Golder, S., Renn, T., Higgins, G.E., Engstrom, M. & Logan, T.K. 2015 N=406 mujeres Seven items form Mullings, Marquart and Hartley's large-scale, the Brief Symptom inventory 18 (BSI 18), Items adapted form Coyle's Risk Behavior Assesment (RBA) and 18 items Revised Adult Attachment Scale (R-AAS). Los hallazgos sugieren que el apego puede ser un factor importante para comprender y abordar la relación con la angustia psicológica y el uso de sustancias entre las mujeres con antecedentes de victimización que están involucradas en el sistema de justicia por algún delito.
Baiden, P., Stewart, S.L. & den Dunnen, W. 2014 N=3681 (51.1% mujeres) The Resident Assessment Instrument for Mental Health (RAI-MH) Los datos demostraron una fuerte asociación entre abuso sexual infantil y abuso físico y uso de cannabis con una fuerte asociación entre mujeres.
Elhammady, M., Awara, M., Aty, A.A. & Moselby H.F. 2014 N=120 The Maudsley Addiction Profile, The Severity of Dependence Sclae (SDS), Leeds Dependence Questionnaire (LDQ), Impact of Events Scale, Courtauld Emotional Control Scale, the Psychosis Screening Questionnaire and Life Events Checklist. Hubo una asociación significativa entre la gravedad de la dependencia y el uso de medicamentos por parte de los padres (p=0.007), abuso físico (p=0.02) y abuso sexual (p=0.043).
Potthast, N., Neuner, F. & Catani, C. 2014 N= 72 The Alcohol Use Disorders Identifiaction Test (AUDIT), the Childhood Trauma Questionnaire (CTQ), parts of the Structured Clinical Interview for DSM-IV Axis I Disorders (SCID-I), the Postraumatic Stress Diagnostic Scale (PDS), the Beck Depression Inventory (BDI), the Social Phobia Scale/Social Interaction Anxiety Scale (SPS/SIAS) and the 23 item short form of the Borderline Symptom List (BSL-23). Los resultados sugieren que el maltrato emocional puede tener un papel importante en la etiología de la dependencia al alcohol, que parece exceder la contribución de otras experiencias de abuso y victimización.
Banducci, A.N., Hoffman, E.M., Lejuez, C.W. & Koenen, K. 2014 N=280 (69.7% hombres) Childhood Trauma Questionnaire (CTQ-SF), the reporting of risky sexual behaviors (RSBs), two questions from the “legal status” portion of the ASI, the Difficulties with Emotion Regulation Scale (DERS). El abuso sexual predijo intercambio de sexo por cocaína y heroína, números de arrestos por prostitución, intercambios sexuales sin protección en parejas ocasionales el primer año y baja excitación sexual en estados de sobriedad.
Sugarman, D.E., Kaufman, J.S., Trucco, E.M., Brown, J.C. & Greenfield, S.F. 2014 N=101 The Timeline follow-back assessment method (TLFB), the Drug and Alcohol Use Questionnaire, Situational Confidence Questionnaire (SCQ), the “social and leisure”subscale of the Social Adjustment Scale Self-Report, the Global Assessment of Functioning Scale (GAF), the Alcohol Dependence Scale (ADS) and the Life Experiences Questionnaire (LEQ). El funcionamiento global un año después del tratamiento por adicción se asoció principal y negativamente con historia de abuso sexual.
Schneeberger, A.R., Huber, C.G., Seixas, A., Muenzenmaier, H., Lang, U.E., Castille, D., Larkin, S. & Link, B.G. 2014 N=183 (111 hombres y 72 mujeres) Seven items of Stressful Childhood Experiences (SCE) and the Psychiatric Research Interview Disorders (PRISM). Las experiencias estresantes de la niñez, como el abuso infantil, predijeron una mayor frecuencia de consumo de alcohol a lo largo del tiempo.

Discusión

Esta revisión sistemática acerca de la relación entre ASI y el desarrollo de una adicción ha podido dar luz a la situación actual sobre esta problemática y observar dónde pueden estar las carencias y las debilidades que impiden que se pueda avanzar sobre la detección y tratamiento de las personas que han sufrido esta situación y en su adultez desarrollan alguna adicción.

Uno de los hechos destacables es que existen muy pocos estudios que centren su objeto de análisis en estas variables. De hecho, solo se ha podido contar con 36 artículos para esta revisión. Uno de los motivos de dicha escasez puede hallarse en la dificultad que tienen las personas que han sufrido ASI para hablar de ello, por lo que no es fácil que consientan en participar en una investigación.

A pesar de que el ASI actualmente es estudiado tanto en hombres como en mujeres, la prevalencia del ASI sigue siendo más alta para mujeres que para hombres (Fernández-Montalvo et al., 2015). Una de cada cinco mujeres ha sufrido ASI, lo que hace tener mayores factores de riesgo hacia el consumo de sustancias, como ocurre con el abuso severo de alcohol en la adultez (Sartor & O’Malley, 2016).

Después del análisis de los instrumentos utilizados para medir ASI sorprende la falta de instrumentos específicos para medir ASI en personas adultas. El 48.64% de los estudios utilizaban cuestionarios estandarizados que incluían una categoría de abuso sexual entre diferentes eventos traumáticos y el 32.43% utilizaban cuestionarios ad hoc o ítems adaptados que no fueron validados. Además, el 8.10% no especificaban cómo se había medido el haber sufrido ASI y otro 8.10% usaron entrevistas poco específicas para evaluar esta situación.

Entre las conclusiones encontradas en los estudios analizados en la presente revisión, la mayoría (80.55%) encuentran una relación estadísticamente significativa entre el hecho de haber sufrido ASI en la infancia y desarrollar una adicción en la etapa adulta. Son varios los estudios que afirman que las personas que han sufrido ASI tienen más riesgo de iniciarse en el consumo de sustancias desarrollando diferentes psicopatologías (Daigre et al., 2015; Müller et al., 2015; Potthast et al., 2014).

Por último, si se habla de comportamientos adictivos sin sustancias como el juego problemático, la comida o internet, también se encuentran datos que relacionan el desarrollo de estos en personas que han sufrido ASI o experiencias tempranas traumáticas (Chen et al., 2017; Kim et al., 2017; Nunes-Neto et al., 2017; Imperatori et al., 2016; Hamilton-Wright et al., 2016; Jaisoorya et al., 2016; Dion et al., 2015).

Entre las limitaciones de este artículo encontramos que se dispone de un pequeño número de estudios que analicen específicamente la relación entre el ASI y el desarrollo de comportamientos adictivos.

En conclusión, se necesitan estudios que aborden la relación entre ASI y comportamientos adictivos, donde los instrumentos de evaluación utilizados sean específicos y validados para adultos y en los cuales se estudien las variables personales y contextuales que puedan influir en esta relación.

Debido a lo anterior, se plantea como líneas futuras de investigación, diseñar y validar un cuestionario específico sobre ASI para personas adultas y poder estudiar la relación actual entre las variables planteadas (ASI y comportamientos adictivos, con o sin sustancias).

Reconocimientos

En primer lugar, agradecer a las personas que han participado en la redacción de este artículo, entre ellos F. Javier del Río y José Manuel Rodríguez González. También agradecer al Instituto Andaluz de Sexología y Psicología y a la Universidad de Sevilla por la confianza depositada en esta investigación.

Referencias

Almuneef, M., Qayad, M., Aleissa, M. & Albuhairan, F. (2014). Adverse childhood experiences, chronic diseases, and risky health behaviors in Saudi Arabian adults: a pilot study. Child Abuse & Neglect, 38, 1787-1793. https://doi.org/10.1016/j.chiabu.2014.06.003Links ]

Asociación Americana de Psiquiatría (2013). Guía de consulta de los criterios diagnósticos del DSM-5. Estados Unidos: Arlington, VA. [ Links ]

Baiden, P., Stewart, S.L. & den Dunnen, W. (2014). Childhood abuse and cannabis use among adolescents with mental health needs in Ontario, Canada, Journal of Substance Use, 19 (1-2), 18-24. https://doi.org/10.3109/14659891.2012.727522Links ]

Banducci, A.N., Hoffman, E.M., Lejuez, C.W. & Koenen, K. (2014). The impact of childhood abuse on inpatient substance users: specific links with risky sex, aggression and emotion dysregulation. Child Abuse & Neglect, 38, 928-938. https://doi.org/10.1016/j.chiabu.2013.12.007Links ]

Barth, J., Bermetz, L., Heim, e., Trelle, S. & Tonia, T. (2013). The current prevalence of child sexual abuse worldwide: A systematic review and meta-analysis. International Journal of Public Health, 58, 469-483. https://doi.org/10.1007/s00038-012-0426-1Links ]

Bernstein, D. P., Stein, J. A., Newcomb, M. D., Walker, E., Pogge, D., Ahluvalia, T. & Zule, W. (2003). Development and validation of a brief screening version of the Childhood Trauma Questionnaire. Child Abuse & Neglect, 27, 169–190. https://doi.org/10.1016/s0145-2134(02)00541-0Links ]

Bremner, J.D., Bolus, R. & Mayer, E.A., 2007. Psychometric properties of the early trauma inventory-self report. Journal of Nervous and Mental Disease 195(3), 211–218. https://doi.org/10.1097/01.nmd.0000243824.84651.6cLinks ]

Carey, C.E., Agrawal, A., Zhang, B., Conley, E. D., Degenhardt, L., Heath, A. C., Li, D., Lynskey, M.T., Martin, N.G., Montgomery, G.W., Wang, T., Bierut, L.J., Hariri, A.R., Nelson, E.C. & Bogdan, R. (2016). Monoacylglycerol lipase (MGLL) plymorphism rs 604300 interacts with childhood adversity to predict cannabis dependence symptoms and amygdala habituation: Evidence from an endocannabinoid system-level anlysis. Journal of Abnormal Psychology, 124 (4), 860-877. https://doi.org/10.1037/abn0000079Links ]

Chen G. & Gueta, K. (2016). Childhood Abuse and Drug Addiction Among Israeli Male Inmates. The Prison Journal, 96(5), 709-730. https://doi.org/10.1177/0032885516662637Links ]

Chen, Y., Liu, X., Huang, Y., Yu, H.J., Yuan, S., Ye, Y.L., Li, Q.X. & He, Q.Q. (2017). Association between Child Abuse and Health Risk Behaviors among Chinese College Students. Journal of Child and Family Studies, 26(5), 1380-1387. https://doi.org/10.1007/s10826-017-0659-yLinks ]

Coddington R.D. (1972). The significance of life events as etiologic factors in the diseases of children—II a study of a normal population. Journal of Psychosomatic Research, 16, 205-213. https://doi.org/10.1016/0022-3999(72)90045-1Links ]

Daigre, C., Rodríguez-Cintas, L., Tarifa, N., Rodríguez-Martos, L., Grau-López, L., Berenguer, M., Casas, M. & Roncero, C. (2015). History of sexual, emotional or physical abuse and psychiatric comorbidity in substance-dependent patients. Psychiatry Research, 229(3), 743–749. https://doi.org/10.1016/j.psychres.2015.08.008Links ]

Dion, J., Cantinotti, M., Ross, A. & Collin-Vézina, D. (2015). Sexual abuse, residential shooling and probable pathological gambling among Indigenous Peoples. Child Abuse & Neglect, 44, 56-65. https://doi.org/10.1016/j.chiabu.2015.03.004Links ]

Echeburúa, E. & Guerricaechevarría, C. (1998). Abuso sexual en la infancia. En M. A. Vallejo (Eds.), Manual de Terapia de Conducta (pp. 563-601). Madrid: Dykinson.. [ Links ]

Elhammady, M., Awara, M., Aty, A.A. & Moselby H.F. (2014). Self-reported Child Sexual Abuse, Physical Abuse and Parental Histrory of Drug Misuse in Opioid Dependence Syndrome. Addictive Disorders & Their Treatment, 13(4). https://doi.org/10.1097/ADT.0b013e31829bb3b9Links ]

El Mhamdi, S., Lemieux, A., Bouanene, I., Ben Salah, A., Nakajima, M., Salem, K.B. & Al’Absi, M. (2017). Gender differences in adverse childhook experiences, collective violence, and the risk for addictive behaviors among university students in Tunisia. The address for the corresponding author was captured as affiliation for all authors. Preventive Medicine, 99, 99-104. https://doi.org/10.1016/j.ypmed.2017.02.011Links ]

Fernández-Montalvo, J., López-Goñi, J.J. & Arteaga, A. (2015). Psychological, Physical and Sexual Abuse in Addicted Patients Who Undergo Treatment. Journal of Interpersonal Violence, 30(8), 1279-1298. https://doi.org/10.1177/0886260514539843Links ]

Fernández-Montalvo, J., López-Goñi, J.J., Arteaga, A., Cacho, R. & Azanza P. (2015). Therapeutic Progression in Abused Women Following a Drug-Addiction Treatment Program. Journal of Interpersonal Violence, 32(13), 2046-2056. https://doi.org/10.1177/0886260515591980Links ]

Finkelhor, D. (1979). Sexually Victimized Children. Nueva York: Free Press. [ Links ]

Hamilton-Wright, S., Woodhall-Melnik, J., Guilcher, S.J.T., Schuler, A., Wendaferew, A., Hwang, S.W. & Matheson F.I. (2016). Gambling in the landscape of adversity in youth: reflections from men who live with poverty and homelessness. International Journal of Environmental Research and Public Health, 13(9), 854. https://doi.org/10.3390/ijerph13090854Links ]

Hammersley, R., Dalgarno, P., McCollum, S., Reid, M., Strike, Y., Smith, A., Wallace, J., Smart, A., Jack, M., Thompson, A. & Liddell, D. (2015). Trauma in the childhood stories of people who have injected drugs. Addiction Research and Theory, 24(2), 135-151. https://doi.org/10.3109/16066359.2015.1093120Links ]

Hooper, L. M., Stockton, P., Krupnick, J. L. & Green, B. L. (2011). Development, use and psychometric properties of the Trauma History Questionnaire. Journal of Loss and Trauma, 16, 258-283. https://doi.org/10.1080/15325024.2011.572035Links ]

Imperatori, C., Innamorati, M., Lamis D. A., Farina, B., Pompili, M., Contardi, A. & Fabbricatore, M. (2016). Childhood trauma in obese and overweight women with food addiction and clinical-level of binge eating. Child abuse & Neglect, 58, 180-190. https://doi.org/10.1016/j.chiabu.2016.06.023Links ]

Jaisoorya, T.S., Beena, K.V., Beena, M., Ellangovan, K., Thennarassu, K., Bowden-Jones, H., Benegal, V. & George, S. (2016). Do High School Students in India Gamble? A Study of Problem Gambling and Its Correlates. Journal of Gambling Studies, 33(2), 449-460. https://doi.org/10.1007/s10899-016-9651-5Links ]

Kim B.N., Park, S. & Park, M.H. (2017). The relationship of Sexual Abuse with Self-Esteem, Depression, and Problematic Internet Use in Korean Adolescents. Psychiatry Investigation, 14(3), 372. https://doi.org/10.4306/pi.2017.14.3.372Links ]

Kjoesnes, R., Waal, H., Hauff, E. & Gossop, M. (2017). Severe trauma among substance users in opioid maintenance treatment: users assessment of worst trauma and clinical assessment of PTSD. Heroin addiction & related clinical problems, 19(1), 5-12. [ Links ]

Kok, T., de Haan, H., van der Meer, M., Najavits, L. & de Jong, C. (2015). Assesing traumatic experiences in screening for PTSD in substance use disorder patients: What is the gain in addition to PTSD symptons? Psychiatry Research, 226(1), 328-332.https://doi.org/10.1016/j.psychres.2015.01.014Links ]

Kuksis, M., Di Prospero C., Hawken, E.R. & Finch S. (2017). The correlation between trauma, PTSD, and substance abuse in a community sample seeking outpatient treatment for addiction. Canadian Jounal of Addiction, 8(1), 18-24. https://doi.org/10.1097/02024458-201706000-00005Links ]

Lotzin, A., Haupt, L., Von Schönfels, J., Wingenfeld, K. & Schäfer, I. (2016). Profiles of Childhood Trauma in Patients with Alcohol Dependence and their associations with Addiction-Related Problems. Alcoholism Clinical & Experimental Research, 40(3). https://doi.org/10.1111/acer.12990Links ]

Lozano-Verduzco, I., Romero-Mendoza, M. & Marín-Navarrete, R. (2016). Violence narratives of Mexican women treated in mutual-aid residential centers for addiction treatment. Substance Abuse: Treatment, Prevention, and Policy. 11(1). https://doi.org/10.1186/s13011-016-0083-0Links ]

Luxenberg, T., Spinazzola, J., & van der Kolk, B. (2001). Complex trauma and the Disorders of Extreme Stress (DESNOS) diagnosis, part one: Assessment. Directions in Psychiatry, 21, 373-393. https://tinyurl.com/y475jhflLinks ]

Meyer, I., Muenzenmaier, K., Cancienne, J. & Struening, E. (1996). Reliability and validity of a measure of sexual and physical abuse histories among women with serious mental illness. Child Abuse & Neglect, 20, 213–219. https://doi.org/10.1016/S0145-2134(95)00137-9Links ]

Nijenhuis, E.R.S., VanderHart, O. & Kruger, K., 2002. The psychometric characteristics of the traumatic experiences checklist (TEC): first findings among psychiatric outpatients. Clinical Psychology y Psychotherapy 9, 200–210. https://doi.org/10.1002/cpp.332Links ]

Nunes-Neto, P.R., Köhler, C.A., Schuch, F.B., Solmi, M., Quevedo, J., Maes, M., Murru, A., Vieta, E., McIntyre, R.S., McElroy, S.L., Gearhardt, A.N., Stubbs, B. & Carvalho A.F. (2017). Food addiction: prevalence, psychopathological correlates and associations with quality of life in a large sample. Journal of Psychiatric Research, 96, 145-152. https://doi.org/10.1016/J.JPSYCHIRES.2017.10.003Links ]

O’Cleirigh, C., Dale, S.K., Elsesser, S., Pantalone D.W., Mayer K.H., Bradford, J.B. & Safren, S.A (2015). Sexual minority specific and related traumatic experiences are associated with increased risk for smoking among gay and bisexual men. Journal of Psychosomatic Research, 78(5), 472-477. https://doi.org/10.1016/j.jpsychores.2015.02.004Links ]

Ogai, Y., Senoo, E., Gardner, F.C., Haraguchi, A., Saito, T., Morita, N. & Ikeda K. (2015). Association between Experience of child abuse and severity of drug addiction measured by the addiction severity index among japanese drug-dependent patients. International Journal of Environmental Research and Public Health, 12, 2781-2792. https://doi.org/10.3390/ijerph120302781Links ]

Potthast, N., Neuner, F. & Catani, C. (2014). The contribution of emotional maltreatment to alcohol dependence in a tretament-seeking sample. Addictive Behaviors, 39, 949-958. https://doi.org/10.1016/j.addbeh.2014.01.015Links ]

Regier, P.S., Monge, Z.A., Franklin, T.R., Wetherill, R.R., Teitelman, A., Jagannathan, K., Suh, J.J., Wang, Z., Young, K.A., Gawrysiak, M., Langleben, D.D., Kampman, K.M., O’Brien C.P. & Childress A.R. (2016). Emotional, physical and sexual abuse are associated with a heightened limbic response to cocaine cues. Addiction Biology, 22(6), 1768-1777. https://doi.org/10.1111/adb.12445Links ]

Saddichha, S., Werker, G.R., Schuetz, C. & Krausz, M.R. (2015). Stimulants and Cannabis Use Among a Marginalized Population in British Columbia, Canada: Role of Trauma an Incarceration. Comparative Criminology, 59(13), 1487-1498. https://doi.org/10.1177/0306624X14541661Links ]

Sartor, C.E. & O’Malley, S.S. (2016). Brief Report: A Web-Based Pilot Study of Childhood Sexual Abuse, Recent Stressful Events and Alcohol Use in Women. The American Journal on Addictions, 25, 184-187. https://doi.org/10.1111/ajad.12348Links ]

Schäfer, I., Pawils, S., Driessen, M., Härter, M., Hillemacher, T., Klein, M., Muehlhan, M., Ravens-Sieberer, U., Schäfer, M., Scherbaum, N., Schneider, B., Thomasius, R., Wiedemann, K., Wegscheider, K. & Barnow, S. (2017). Understanding the role of childhood abuse and neglect as a cause and consequence of substance abuse: the German CANSAS network. European Journal of Psychotraumatology, 8(1), Art. ID. 1304114 https://doi.org/10.1080/20008198.2017.1304114Links ]

Schneeberger, A.R., Huber, C.G., Seixas, A., Muenzenmaier, H., Lang, U.E., Castille, D., Larkin, S. & Link, B.G. (2014). Alcohol consumption and the use of health care services in people with severe mental illness and stressful childhood experiences. Journal of Addictive Diseases, 36(2), 97-104. https://doi.org/10.1080/10550887.2017.1280311Links ]

Shin, S.H., Hassamal, S. & Peasley, L. (2015). Examining the Role of Psychological Distress in Linking Childhood Maltreatment and Alcohol Use in Young Adulthood. The American Journal on Addictions, 24, 625-636. https://doi.org/10.1111/ajad.12276Links ]

Sugarman, D.E., Kaufman, J.S., Trucco, E.M., Brown, J.C. & Greenfield, S.F. (2014). Predictors of Drinking and functional outcomes for men and women following inpatient alcohol treatment. The American Journal on Addictions, 23, 226-233. https://doi.org/10.1111/j.1521-0391.2014.12098.xLinks ]

Simpson, T. L. & Miller, W. R. (2002). Concomitance between childhood sexual and physical abuse and substance use problems. A review. Clinical Psychology Review, 22(1), 27-77. https://doi.org/10.1016/S0272-7358(00)00088-XLinks ]

Urrutia, G. & Bonfill, X. (2010). Declaración PRISMA: una propuesta para mejorar la publicación de revisiones sistemáticas y metaanálisis. Medicina Clínica, 135(11), 507–511. https://doi.org/10.1016/j.medcli.2010.01.015Links ]

Valenzuela, M. & Sachdev, P. (2007). Assessment of complex mental activity across the lifespan: development of the Lifetime of Experiences Questionnaire (LEQ). Psychological Medicine, 37, 1015-1025. https://doi.org/10.1017/S003329170600938XLinks ]

Weathers, F.W., Blake, D.D., Schnurr, P.P., Kaloupek, D.G., Marx, B.P. & Keane, T.M. (2013). The Life Events Checklist for DSM-5 (LEC-5). https://tinyurl.com/yxt5ahrdLinks ]

Received: June 15, 2020; Accepted: November 16, 2020

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License