SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.68 número1Nuevos desafíosComplicaciones de rinosinusitis aguda en niños del Hospital Sótero del Río índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista de otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello

versión On-line ISSN 0718-4816

Rev. Otorrinolaringol. Cir. Cabeza Cuello v.68 n.1 Santiago abr. 2008

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-48162008000100002 

Rev. Otorrinolaringol. Cir. Cabeza Cuello 2008; 68: 7-15

TRABAJO ORIGINAL

 

Ausencia de correlación de variables clínicas con estudio etiológico en faringoamigdalitis aguda: Estudio prospectivo de casos y controles

Absence of correlation between clinical variables and etiology of acute pharyngotonsillitis: Prospective study of cases and controls

 

Marcela Castillo P1, Viera Morales M2, Ximena Fonseca A3, Lorena Cifuentes2, Patricia Garcia4, Silvia Catalán2, Pedro Badia V3, José San Martín P3, Francisca Fernández L3, José Miguel Mardónez6, Támara Hirsch2

1Médico Otorrinolaringólogo, Clínica Alemana de Santiago
2Médico Pediatra, Servicio de Pediatría, Pontificia Universidad Católica de Chile
3Médico Otorrinolaringólogo, Departamento de Otorrinolaringología, Pontificia Universidad Católica de Chile
4Médico UDA, Laboratorios Clínicos, Pontificia Universidad Católica de Chile
5Médico Urgencia, Clínica Alemana
6Médico Servicio Urgencia Adultos, Pontificia Universidad Católica de Chile

Dirección para correspondencia


RESUMEN

Introducción: La faringoamigdalitis aguda (FAA) es un cuadro infeccioso producido por numerosos agentes etiológicos, siendo Streptococcus pyogenes (SP) el más frecuentemente involucrado y el principal responsable de potenciales complicaciones. Objetivo: El objetivo del estudio fue determinar la prevalencia de éste y otros microorganismos en una muestra de población pediátrica y adulta. Material y método: Se diseñó un estudio prospectivo de casos y controles en pacientes que consultaron en forma consecutiva por odinofagia con signos de inflamación faringoamigdalina. Resultados: Se obtuvo un examen completo incluyendo un cultivo faríngeo en 159 pacientes entre 3 y 55 años. Entre los síntomas relevantes destacaron: cefalea, fiebre, adenopatíasy exudado. En adultos, 29% de las FAA fueron causadas por SP, mientras que en niños sólo 17%. En ningún paciente control se objetivó la presencia de SP. Conclusión: No existió correlación entre las características clínicas y la presencia de SP. De acuerdo a estos resultados se sugiere la realización rutinaria de un estudio etiológico al enfrentarse a una FAA.

Palabras clave: Faringoamigdalitis aguda, Streptococcus pyogenes, cultivo faríngeo, odinofagia.

ABSTRACT

Acute pharyngotonsillitis (APT) is an infectious disease that can be caused by numerous etiologic agents, with Streptococcus pyogenes (SP) being the most frequently involved and the main cause of potential complications. This study was aimed to determine the prevalence of this and other microorganisms in a sample of a pediatric and adult population. A prospective study of cases and controls was designed in patients that presented consecutively with odynophagia and pharyngotonsilar inflammation. A complete exam was performed, including pharyngeal culture in 159 patients between 3 and 55 years of age.

Among relevant symptoms we found: headache, fever, lymphadenopathy and tonsilar exúdate. 29%ofAPTs were caused by SP in adults, and only 17% In children.

Conclusions: There was no correlation between clinical characteristics and SP presence. According to these results, a routine etiologic study is suggested when facing an APT.

Key words: Acure pharyngotonsillitis, Streptococcus pyogenes, odynophagia, pharyngeal culture.


INTRODUCCIÓN

La odinofagia es uno de los síntomas que motivan más consultas médicas en niños y adultos. La etiología más frecuente la constituyen los cuadros Infecciosos.

Numerosos mlcoorganlsmos pueden causar una faringoamigdalitis aguda (FAA), ya sea como una manifestación aislada, o bien, en el contexto de un cuadro sistémico. Se estima que la mayoría son de causa viral y que sólo el 5% a 15% de las faringoamigdalitis agudas en la población adulta y el 15% a 30% en población pediátrica son de etiología bacteriana, siendo Streptococcus pyogenes (SP) el microorganismo que históricamente ha sido reconocido como el principal responsable del cuadro clínico y de sus potenciales complicaciones1-4. La edad más frecuente de presentación de la Infección por SP es entre los 5 y 15 años, observándose una mayor prevalence en zonas de clima templado, y una mayor Incidencia durante los meses de Invierno y a comienzos de la primavera3,19.

Un punto controversial con respecto a la faringoamigdalitis aguda estreptococo es la Indicación del tratamiento antibiótico. Se calcula que entre 50% a 75% de los pacientes que consultan por odinofagia reciben tratamiento antlmlcroblano4-8. Existen datos en la literatura que señalan que la terapia antlblótlca acortaría el período sintomático, disminuiría el contagio y sería una manera efectiva de prevenir tanto las complicaciones supurativas como no supurativas9-12. Con frecuencia se Indica terapia antlblótlca sin tener certeza respecto a la etiología de la faringoamigdalitis, sometiendo por una parte al paciente a potenciales reacciones alérgicas y aumentando por otra, las tasas de resistencia antlblótlca, generándose de esta manera mayores costos para el sistema de salud21.

La sospecha de Infección por SPse fundamenta principalmente en la clínica y su confirmación se realiza mediante exámenes específicos para su detección. Actualmente se utilizan exámenes rápidos, tales como la detección de antígeno, o bien el cultivo faríngeo, considerado el método de referencia13.

Con respecto al valor de la clínica en el diagnóstico del cuadro, se han realizado múltiples estudios con el objetivo de determinar predlctores clínicos de Infección estreptococo, sobre todo en países en vías de desarrollo, en los cuales no se dispone de todos los exámenes de laboratorio debido a su alto costo19,20.

Los criterios de Centor (fiebre, odinofagia, adenopatía cervical anterior sensible, ausencia de coriza), descritos a principios de la década de los ochenta, tienen como objetivo determinar la probabilidad de presentar una faringoamigdalitis aguda estreptococo según estos hallazgos de la anamnesis y el examen físico14. Reportes posteriores no lograron establecer una correlación significativa entre la clínica y los exámenes digestivos de SP15. Sin embargo, publicaciones recientes han reportado mejores resultados al vincular los criterios clínicos con la prevalence conocida de SPen la población con faringoamigdalitis aguda1.

Es ampliamente conocido que existen portadores aslntomátlcos de SPen faringe, los que jugarían un rol Importante en la transmisión y contagio a personas que potenclalmente podrían desarrollar la enfermedad16. Existen además otros grupos de Streptococcus capaces de producir un cuadro de faringoamigdalitis18. En Chile no existen estudios describiendo la prevalence de SPen los pacientes con faringoamigdalitis aguda ni el porcentaje de portadores aslntomátlcos. Este último punto, constituyó el primer objetivo del presente trabajo y condicionó el tipo de diseño del estudio. Los otros objetivos del estudio fueron correlacionar síntomas, signos y criterios de Centor con el resultado del cultivo faríngeo, evaluar la Indicación de antibiótico (ATB) con respecto al resultado etlológlco y por último describir el comportamiento mlcroblológlco del SP. La Información generada permitirá conocer mejor nuestra realidad y de este modo sistematizar la conductas diagnósticas y terapéuticas de esta patología altamente prevalente.

MATERIAL Y MÉTODO

Se realizó un estudio prospectivo de casos y controles, entre noviembre de 2004 y abril de 2005. Se definió como casos aquellos pacientes que consultaron por odinofagia aguda (tiempo evolución menor a 7 días) en los Servicios de Urgencia Adultos y de Otorrinolaringología del Hospital Clínico de la Universidad Católica, además de la Unidad de Morbilidad Aguda Pediátrica del Centro Médico San Joaquín.

Los controles fueron pacientes pediátricos que acudieron en esas mismas fechas a controles de salud en la Unidad de Pediatría Ambulatoria del Centro Médico San Joaquín y pacientes adultos que asistieron al Pollclínlco de Otorrinolaringología por patologías no Infecciosas tales como trauma, vértigo o hlpoacusla. Todos los grupos fueron comparables en cuanto a edad y género.

El grupo estudiado estuvo conformado por pacientes entre 3 y 55 años, divididos en dos subgrupos etarios: 3 a 15 años (niños) y 16 a 55 años (adultos).

Se utilizó una ficha tipo en la cual se registraron los siguientes datos: edad, género, días de evolución del cuadro, síntomas y signos clínicos descritos según los criterios de Centor (fiebre, odinofagia, adenopatía cervical anterior sensible, ausencia de coriza)14 y hallazgos clásicos del examen físico durante una faringitis aguda (exudado amigdalino, vesículas y petequlas en mucosa). Igualmente se registró el número de episodios durante los últimos 12 meses y de tratamientos antibióticos recibidos durante los últimos 15 días, además de la conducta decidida por el tratante según su propio criterio clínico.

Se confeccionó un consentimiento Informado para solicitar la participación en el estudio. Todos los participantes, tanto casos como controles, firmaron este documento.

Se excluyeron aquellos pacientes que habían recibido tratamiento (ATB) en los últimos 15 días y pacientes ¡nmunodeprimidos.

Se realizó un cultivo faríngeo a todos los participantes. Previo al ¡nielo del estudio se uniformó la toma de la muestra. El procesamiento se realizó en dos unidades de toma de muestras (Centro Médico San Joaquín y Marcoleta) contando también con el apoyo del Laboratorio de Urgencia del Hospital Clínico de la Universidad Católica.

Las muestras se obtuvieron con tórula de algodón y se transportaron en medio Stuart-Amles. En el laboratorio se sembraron en agar sangre y se Incubaron en atmósfera de C02 por 48 horas. Las cepas fueron posteriormente almacenadas.

Para la detección de hemolisina-0 se realizaron tres cortes en profundidad en al agar sangre. Los patógenos detectados fueron Identificados según métodos convencionales17. Se realizó una estimación semicuantitativa del desarrollo bacteriano. Los estudios de susceptibilidad se realizaron Igualmente según métodos convencionales. Para SP se utilizó el método Klrby Bauer para penicilina (PNC), eritromicina, clindamicina, vancomicina y cefotaximo.

Para el análisis estadístico se contó con el apoyo de la unidad de Bloestadístlca del Centro de Investigación Médica de la Facultad de Medicina.

RESULTADOS

Se reclutaron 159 participantes en el estudio, de los cuales 100 eran niños y 59 adultos. El promedio de edad fue de 14,5 para los casos y 17,0 para los controles (rango 3-55). Fueron 69 hombres (43,3%) y 90 mujeres (56,7%). Los participantes se dividieron en 94 casos (63 niños-31 adultos) y 65 controles (37 niños-28 adultos)

Los pacientes fueron Incorporados desde distintos centros de salud de la red asistenclal (Figura 1).


Resultados: Análisis de los casos

Se reclutaron a 94 pacientes como casos. El cuadro clínico comenzó de manera abrupta en el 77% de los pacientes. Los síntomas referidos por los pacientes se resumen en la Figura 2 y los hallazgos del examen físico en el Figura 3.



Se consignó la conducta del médico tratante en las fichas. En 25 niños (39%) y en 8 adultos (25%) se solicitó un test rápido de detección de SPa pesar que no estaba considerado en el diseño del estudio. El resultado fue positivo en 10 pacientes cuyos cultivos definitivos resultaron Igualmente positivos a SP.

En 15 niños (24%) y en 20 adultos (64%) el médico tratante Indicó tratamiento ATB, siendo la primera opción en adultos PNC benzatlna y en niños cefadroxllo. Los antibióticos usados se resumen en la Figura 4.


En algunos casos se registró en la ficha el uso de otros medicamentos destacando antünflamatorlos no esferoidales, paracetamol y dexametasona. Esta última solamente se Indicó en el grupo adulto.

Se documentaron en promedio 1,45 casos (0-8) casos de faringoamigdalitis en los últimos 12 meses. En niños el promedio fue 1,65 (0-8) y en adultos 1,04 (0-7).

En 32 casos (38%) el cultivo resultó positivo a algún microorganismo. El 21% de los casos presentó un cultivo positivo a SP. Los microorganismos detectados se resumen en la Figura 5.


En el presente estudio, las faringoamigdalitis agudas atrlbulbles a SP representaron el 17% en niños y el 29% en adultos.

Al correlacionar la indicación empírica de ATB realizada por los tratantes con el resultado del cultivo se observó que en 16 casos (7 en niños y 9 en adultos) en los cuales se había Indicado ATB posteriormente se obtuvo un cultivo negativo. Por otro lado en 3 casos de cada grupo en los cuales se había Indicado ATB se obtuvieron cultivos con flora no patógena. En resumen, 12% de los niños y 33% de los adultos recibieron tratamiento ATB sin justificación microbiólogo. Hubo casos de cultivos positivos a SPque no recibieron ATB, 3 casos en niños y 1 en adultos, lo cual se comunicó telefónicamente a su tratante.

La comparación de los síntomas entre los pacientes con cultivo positivo para SPy los pacientes con cultivo negativo o con flora comensal se describe en la Figura 6 sin presentar diferencias estadísticamente significativas. Lo mismo se observó al comparar los signos clínicos entre pacientes con cultivo SP positivo y cultivo negativo.



Al aplicar los criterios de Centor (un punto por cada criterio), se observó una sensibilidad de 83% para SP positivo con un puntaje 4 (p =0,08). En pacientes pediátricos no hubo ninguna correlación entre un mayor puntaje y la presencia de SP (Figura 8).



Al comparar el número de episodios de faringoamigdalitis en el último año se observó una diferencia entre los pacientes con cultivo positivo a SP y aquellos con cultivo negativo. Los primeros presentaron 2,27 episodios por año mientras que los otros 1,35 episodios no resultando esta diferencia estadísticamente significativa. No se registraron diferencias significativas entre pacientes con faringitis por SP y pacientes con faringitis por Streptococcus no pyogenes en términos de edad y género.

La sensibilidad a antlmlcroblanos en los SP aislados fue similar en todos los casos (Tabla 1).


Resultado: Análisis de los controles

De un total de 65 pacientes, 35 de ellos fueron derivados de otorrinolaringología y 30 desde pediatría.

En promedio habían presentado 0,57 (rango 0-7) casos de faringoamigdalitis durante el último año. El 30% de los cultivos resultó positivo para algún microorganismo. No se registraron casos con cultivos positivos a SP. Los resultados de los cultivos según grupo etarlo se describen en la Figura 9.


DISCUSIÓN

El presente trabajo es pionero en describir la prevalence de SP en una muestra de población chilena. Se demostró además en forma prospectiva una ausencia de correlación entre las variables clínicas (síntomas y signos) y el resultado del cultivo faríngeo. Esto confirma lo descrito en la literatura, en el sentido de asignar escaso valor a los hallazgos del examen físico para decidir la etiología de una FAA y constituye a nuestro juicio el hallazgo más relevante del presente estudio4,8,11. Esta tendencia se mantuvo al aplicar los criterios de Centor, previamente validados, que de acuerdo a nuestros resultados sólo tendrían cierto valor al presentar un puntaje elevado en pacientes adultos.

Un estudio retrospectivo nacional realizado en el Servicio de Pediatría Ambulatoria de nuestra Institución analizó aspectos diagnósticos y terapéuticos de pacientes con diagnóstico de FAA. En esta experiencia se caracterizaron signos y síntomas, uso de estudio diagnóstico (test ¡nmunológlco o cultivo) e Indicación de antimicrobianos. Se demostró presencia de SPen 37% de los pacientes que fueron sometidos a un estudio etlológlco. En aquellos pacientes que no se realizó un test rápido se Indicó tratamiento antibiótico por sospecha clínica en 75%, lo que los autores Interpretaron como una sobrelndlcación de antimicrobianos de acuerdo al resultado obtenido posteriormente en los cultivos. No se efectuó un análisis de asociación de las características clínicas por tratarse de un estudio retrospectivo23. Nuestro trabajo confirmó y amplió estos resultados en forma prospectiva.

La consulta de pacientes pediátricos con FAA duplicó a la de pacientes adultos. Una probable explicación para este hallazgo es la mayor frecuencia de cuadros de origen viral en esta población, lo cual concuerda con la baja proporción de Infecciones bacterianas observada en este estudio. Sin embargo, al no haberse efectuado un estudio de etiología viral complementarlo en forma rutinaria no es posible sacar conclusiones válidas con respecto a esta hipótesis.

Con respecto a los síntomas de presentación, se constató un abrupto ¡nielo de la FAA en la mayoría de los pacientes independiente de su etiología. Todos los pacientes presentaron odinofagia e inflamación faríngea. Entre los niños predominaron además la cefalea y el dolor abdominal, mientras que en los adultos la cefalea. Esto confirma lo ¡nespecífico que puede ser un cuadro estreptocóclco, sobre todo en niños, dificultando el diagnóstico diferencial con distintas condiciones, entre otras cuadros abdominales. Fiebre, exudado y adenopatías fueron los principales signos observados en niños, mientras que en los adultos lo fue el exudado. Esto, junto a lo mencionado en el párrafo anterior, sugiere que un cuadro faringoamigdalino con exudado y fiebre en niños frecuentemente sería de origen viral. Esto podría explicar la escasa correlación de los criterios de Centor con el resultado del cultivo observado en nuestro estudio. De acuerdo a esto, fundamentar la indicación de ATB sólo por la presencia de exudado y fiebre, o bien exudado y adenopatías, es probablemente Insuficiente. Es Indispensable un estudio etlológlco si pretendemos ser precisos en nuestra Indicación.

El SP es el agente causal más frecuentemente aislado en FAA, lo que confirma lo clásicamente descrito con respecto a este microorganismo. La prevalence de SP observada en niños en nuestra experiencia concuerda con lo descrito en la literatura (15%-30%), mientras que en adultos fue mayor que lo estimado (5%-10%)4,11. Lo anterior podría explicarse por un sesgo al momento de la consulta con la eventual selección de casos adultos de mayor complejidad en el contexto de un servicio de urgencia.

Existen otros microorganismos potencialmente Involucrados en la FAA, entre ellos otras cepas de estreptococos. Reportes previos sitúan al Estreptococo grupo G y C como causantes de cuadros febriles con FAA. Sin embargo, la etiología viral sigue siendo la principal causa de Infecciones de la vía aérea alta en el mundo, por lo que sin un estudio viral complementarlo no es posible establecer su rol patogénico en los casos estudiados en el presente trabajo17.

De los datos obtenidos de las fichas y a la luz de nuestros hallazgos se desprende una tendencia a la sobreindicación de terapia antlblótlca en nuestro medio. En aquellos casos que se realizó un test rápido la Indicación fue claramente más precisa. El uso Inadecuado de ATB fue más marcado en la población adulta. Esta conducta Implica un problema de salud pública. Diversos estudios Internacionales han señalado el efecto de ella sobre la resistencia de los microorganismos Involucrados, así como también de potenciales reacciones alérgicas a los antibióticos7,20,21.

La ausencia de portadores aslntomátlcos de SP constituye un hallazgo altamente Interesante ya que es discordante con lo publicado previamente en la literatura y los resultados esperados16. El objetivo de realizar un estudio de casos y controles era justamente corregir el rol de SP en un grupo de casos conociendo su prevalence en el grupo control. Nuestra Interpretación es que el fenómeno mencionado se debería al número reducido de la muestra estudiada.

Descartamos que exista un error en la toma y/o procesamiento de la muestra ya que ésta fue realizada bajo las mismas condiciones que en los casos, entre los cuales sí logramos aislar SP. Fue posible además aislar sin problemas otros microorganismos.

El SP se comportó como un microorganismo altamente sensible a los distintos antibióticos evaluados, lo cual concuerda con lo encontrado en otros estudios23. Esto ratifica que para lograr una adecuada erradicación de SPno son necesarios antibióticos de última generación sino un diagnóstico acertado y el cumplimiento de la Indicación médica en términos de dosis y duración de la terapia.

Los resultados de nuestro estudio son el comienzo de una línea de Investigación para conocer mejor la realidad local con el objetivo de validar criterios Internacionales y generar guías clínicas efectivas para disminuir el uso Irracional de ATB en patologías altamente prevalentes como la FAA.

CONCLUSIONES

La confirmación etlológlca previa Indicación de ATB en una FAA se establece como requisito a la luz de los resultados del presente trabajo, sobre todo en pacientes pediátricos, pues los síntomas y signos por sí solos no permiten predecir con seguridad el origen estreptocóclco del cuadro.

Es necesario realizar más estudios a nivel nacional con mayor número de pacientes para poder establecer el rol patogénico de otros microorganismos, entre ellos virus, y la portación asintomática de SP.

 

Agradecimientos

Proyecto realizado en conjunto por el Servicio de Otorrinolaringología, Servicio de Pediatría Ambulatoria y UDA Laboratorios Clínicos de la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC). Con el apoyo del servicio de Urgencia Adulto y Niño del Hospital Clínico de la PUC.

Proyecto financiado por el Centro de Investigaciones Médicas PUC.

 

BIBLIOGRAFÍA

1.   Neumer JM et al. Diagnosis and management of adults with pharyngitis. An Intern Med 2003; 139:113-22.         [ Links ]

2.   Schwartz RH, Gerber MA, McKay K. Pharyngeal findings of group A Streptococcal pharyngitis. Arch Pediatr Adolesc Med 1998; 152 (9): 927-8.         [ Links ]

3.   Bisno AL. Primary care: acute pharyngitis. NEJM 2001; 344 (3): 205-11.         [ Links ]

4.   Cooper RJ et al. Principles of approplate antibiotic use for acute pharyngitis in adults: background. Ann Inter Med 2001, 134: 509-17.         [ Links ]

5.   Gonzales R et al. Antibiotic prescribing for adults with colds, upper respiratory tract Infections, and bronchitis by ambulatory care physicians. JAMA 1997; 278: 901-4.         [ Links ]

6.   Nyquist A et al. Antibiotic prescribing for children with colds, upper respiratory tract infections, and bronchitis. JAMA 1998; 279 (11): 875-7.         [ Links ]

7.   Mc Isaas WJ. Effect on antibiotic prescribing of repeated clinical prompts to use a sore throat score: lessons from a failed community Intervention study. J Fam Pract 2002; 51 (4): 339-44.         [ Links ]

8.   Mc Isaac WJ. The validity of a sore throat score in family practice. CMAJ 2000; 163 (7): 811-5.         [ Links ]

9.   Zwart S. Penicillin for acute sore throat in children: randomised, double bind trial. BMJ 2003,327:1324.         [ Links ]

10. Zwart S et al. Penicillin for acute sore throat: randomized double bind trial of seven versus three days treatment or placebo in adults. BMJ 2000;320:150-4.         [ Links ]

11.  Mc Isaac W. Empirical validation of guidelines for the management of pharyngitis in children and adults. JAMA 2004; 291:1587-95.         [ Links ]

12.  Del Mar CB. Antibiotics for sore throat. The Cochrane Database 2004; 1.         [ Links ]

13.  Boubeau PP. Role of the microbiology laboratory in diagnosis and management of pharyngitis. J Clin Microbiol 2003; 41 (8): 3467-72.         [ Links ]

14. Centor RM, Witherspoon JM, Dalton HP, Brody CE, Link K. The diagnosis of strep throat in adults In the emergency room. Med Decis Making, 1981, 1:239-46.         [ Links ]

15. McGinn TG et al. Validation and modification of streptococcal pharyngitis clinical prediction rules. Mayo Clin Proc 2003; 78: 289-93.         [ Links ]

16.  Pichichero M. Incidence of streptococcal carriers in private pediatric practice. Arch Pediatr Adolesc 1999; 153 (6): 624-8.

17.  Ruoff KL, Whiley RA, Brighton D. 2003 Streptococcus, p. 405-421. In: PR Murray, EJ Baron, JH Jorgensen, MA Phaller, RH Yolken (ed) Manual of Clinical Microbiology, 8th ed. American Society of Microbiology, Washington DC.

18. Gerber M. Rapid diagnosis of pharyngitis caused by group A Streptococci. Clin Microbiol 2004; 17 (3) 571-80.

19. Steinhoff M et al. A Clinical decision rule for management of streptococcal pharyngitis In low-resource settings. Acta Pediátrica 2005; 94:1038-42.

20. Smeesters P et al. Pharyngitis in Low-Resources Settings: A Pragmatic Clinical Approach to Reduce Unnecessary Antibiotic Use. Pediatrics December 2006; 118(6), e1607-e1611.

21.Goossens H et al. Outpatient antibiotic use In Europe and association with resistance: a cross-national database study. Lancet 2005; 365: 579-87.

22. Díaz MC et al. Effect of a Standardized Pharyngitis Treatment Protocol on Use of Antibiotics in a Pediatrlc Emergency Department. Arch Pediatr Adolesc Med 2004; 158:977-81.

23. Muñoz S et al. Faringitis aguda, ¿estreptocócica? Empleo del estudio etilológico y de antlmicroblanos en dos centros pediátricos universitarios. RevChil Infect 2005: 22 (2): 147-53.

 

Dirección:

Dra. Marcela Castillo Franzoy
Av. Manquehue Norte 1410 Piso 11
Vitacura, Santiago
E mail: mcastillof@alemana.cl

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons