SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.69 número3ESCALA VISUAL ANÁLOGA (EVA) Y OBSTRUCCIÓN NASAL EN RINITIS ALÉRGICA PERSISTENTE índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista de otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello

versión On-line ISSN 0718-4816

Rev. Otorrinolaringol. Cir. Cabeza Cuello v.69 n.3 Santiago dic. 2009

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-48162009000300017 

Rev. Otorrinolaringol. Cir. Cabeza Cuello 2009; 69: 302-304

CARTA AL EDITOR

Sr. Editor:

Con respecto a las observaciones realizadas a nuestro artículo "Atresla de coanas en la edad adulta" (Rev Otorrinolaringol Cir Cabeza Cuello 2008; 68 (2): 178-84), a través de la carta enviada a Ud. (Rev Otorrinolaringol Cir Cabeza Cuello 2008; 68: 331-2), quisiera hacer las siguientes aclaraciones:

"Atresla", corresponde a un término utilizado para referirse a la "falta de perforación u oclusión de un orificio o conducto normal del cuerpo humano", que generalmente se debe a una alteración de origen congénlto, sin excluir las causas adquiridas1.

"Estenosis" (del griego antiguo "Stenós" que significa "contraído") se refiere a la "estrechez o el estrechamiento patológico de la luz de un orificio o conducto", tanto de origen adquirido como congénlto.

Desde el punto de vista embriológico, los libros hacen referencia a la estenosis como una "estrechez" por una recanallzaclón Incompleta, con oclusión parcial de algún conducto, y a la atresla como a la obstrucción total de dicho conducto1,3.

Utilizamos el término "estenosis coanal", en la hipótesis diagnóstica (pág. 179 en el artículo), para hacer referencia a una "obliteración" ("desaparición de la luz de un vaso o conducto por obstrucción"), a nivel de coanas, basados en la endoscopía y en la tomografía computada (Figuras 2 y 3 en el artículo). Posteriormente los hallazgos ¡ntraoperatorlos (Figura 4 en el artículo), evidenciaron una falta de comunicación bilateral entre coana y nasofarlnge.

Informamos de un caso, de "atresla coanal diagnosticado en la edad adulta", probablemente "adquirido", secundarlo al uso de sonda nasoyeyunal prolongada; pero queremos precisar que no disponemos de antecedentes previos en la historia del paciente, y por tanto la certeza absoluta, de que el paciente, no tuviera esta condición previamente. Del mismo modo no podemos certificar, que la oclusión fuera causada únicamente por la sonda nasogástrlca, ya que carecemos de estudios anteriores a su accidente.

Por lo tanto, al Igual que en muchas otras patologías, en qué medida afectaron uno o ambas causas (congénlta, adquirida), no la sabremos con certeza nunca.

El resumen del trabajo, señala que la publicación trata de una atresla adquirida con lo cual no hay posibilidad de confundir nuestro caso, con lo que argumenta el Dr. Zúñlga, respecto a producir un "diagnóstico tardío de esta patología congénlta".

Como se explica en el artículo, la gran mayoría de los casos de atresla de coanas son congénltos, debutando en el período neonatal Inmediato, cuando la atresla es bilateral, o posteriormente como es el caso de la atresla unilateral. Los Infrecuentes casos adquiridos son secundarlos a causas posqulrúrglcas, Intubación nasal prolongada o como consecuencia del tratamiento con radioterapia. En la discusión del trabajo, se Intenta hacer una división entre las etiologías de origen congénlto y las de origen adquirido, como causas de atresla coanal, así como su diferente presentación clínica. Se explican además los mecanismos embriológicos (pág 181) que se alteran y que llevan a una atresla congénlta.

La revisión de la bibliografía también Incluyó las serles clínicas de atresla coanal congénlta, porque es donde existe mayor experiencia, lo cual nos ayudó en el enfrentamlento diagnóstico y terapéutico de este caso adquirido. En el futuro Invitamos a los autores de la revista a revisar y publicar, exclusivamente, la patología coanal adquirida, nuestro trabajo ya está publicado, y quiso abarcar tanto la presentación congénlta como adquirida de atresla coanal.

Por otro lado, revisando la literatura médica y la clasificación Internacional de enfermedades (CIE-10), comprobamos que la condición de atresla no se reserva exclusivamente para patologías producidas durante el desarrollo embrionario, como lo evidencian las múltiples denominaciones de "atreslas adquiridas" (Intestinal, ventricular, vasos pulmonares, uterina y billar). En relación a la "atresla coanal en pacientes adultos" los otros autores citados en la bibliografía de esta carta4-19, coinciden en esa denominación.

En otras patologías otorrlnolarlngológlcas también existen Informes de atresla de origen adquirida, como es el caso del conducto auditivo externo20, o del conducto de Stensen21, para hacer referencia a una obstrucción total del lumen.

En consecuencia decidimos titular nuestro caso «atresla coanal en el adulto», teniendo en cuenta: los criterios clínico-radiológicos del caso, la falta de antecedentes categóricos de nuestro paciente, la presencia de «atreslas adquiridas» en otras locallzaclones anatómicas y por las múltiples publicaciones referidas al tema, que así lo avalan.

Atentamente,

Dr. Rodolfo Nazar Saffie.
Médico del Servicio de Otorrinolaringología,
Hospital Clínico de la Universidad de Chile.

BIBLIOGRAFÍA

1. Carlson B. Embriología Humana y Biología del Desarrollo. McGraw-Hill, 2004.        [ Links ]

2. Moore KL, Persaud TV. Embriología Clínica. McGraw-Hill, 2004.        [ Links ]

3. Sadler TW, Langman JAN. Langman. Embriología Médica. Panamericana, 2004.        [ Links ]

4. Ku PK, Tong MC, Tsang SS, van Hasselt A. Acquired posterior choanal stenosis and atresla: management of this unusual complication after radiotherapy for nasopharyngeal carcinoma. Am J Otolaryngol 2001; 22 (4): 225-9.        [ Links ]

5. Mozolewski E, Zelachowska M, Konarska A. Treatment of acquired choanal atresia. Arch Otolaryngol 1971; 94 (3): 276-9.        [ Links ]

6. Ku P Tong M, Van Hasselt A. Application of holmlum yttrium aluminium garnet (YAG) laser In treatment of acquired posterior choanal atresia following radiotherapy for nasofarlngeal carcinoma. The Journal of Laryngology and Otology 2007; 121:138-42.        [ Links ]

7. Wang QY, Chai L, Wang SQ, Zhou SH, Lu YY Repair of acquired posterior choanal stenosis and atresia by temperature-controlled radio frequency with the aid of an endoscope. Arch Otolaryngol Head Neck Surg 2009; 135(5): 462-6.        [ Links ]

8. Wang QY, Wang SQ, Lin S, Chen HH, Lu YY. Transnasal endoscoplc repair of acquired posterior choanal stenosis and atresia. Chin Med J (Engl) 2008; 121 (12): 1101 -4.        [ Links ]

9. Panda N, Simhadri S, Ghosh S. Bilateral choanal atresia In an adult: Is It compatible with life? The Journal of Laryngology and Otology 2004; 118: 244-5.        [ Links ]

10. Duggal P, Kajol L, Duggal K. Unilateral choanal atresia: Presentation In adults. Indian Journal of otolaryngology and head and neck Surgery 2005; 57: 345-7.        [ Links ]

11. El-Sawy H, Siddiq MA, Anbarasu A. Bilateral choanal atresia and paranasal sinus hypoplasla In an adult patient with hypogammaglobullnaemla. Eur Arch Otorhinolaryngol 2006; 263(12): 1136-8.        [ Links ]

12. Graterol JF, Hobbs CG, Youngs RP. Late presentation of choanal atresia. Br J Hosp Med (Lond) 2006; 67(1): 40-1.        [ Links ]

13. Tseng CC, Tsai TL, Chen KT, Lin CZ. Choanal atresia: an unusual serious complication of complementary and alternative medical treatment. Arch Otolaryngol Head Neck Surg 2003; 129(4): 475-7.        [ Links ]

14. Anderhuber W, Stammberger H. Endoscoplc surgery of uni- and bilateral choanal atresia. Auris Nasus Larynx 1997; 24(1): 13-9.        [ Links ]

15. Panwar SS, Martin FW. Trans-nasal endoscoplc holmlum: YAG laser correction of choanal atresia. J Laryngol Otol 1996; 110(5): 429-31.        [ Links ]

16. Miho H, Kato I, Iwatake H, Akao I, Takeyama I. A case report of acquired choanal atresia. Acta Otolaryngol Suppl 1996; 522: 111-5.        [ Links ]

17. Cánovas Llorens DL, Carbonell Casasús J. Bilateral bony choanal atresia In an adult. An Otorrinolaringol Ibero Am 1994; 21 (5): 487-96.        [ Links ]

18. Carpenter RJ, Neel HB 3rd. Correction of congenital choanal atresia In children and adults. Laryngoscope 1977; 87(8): 1304-11.        [ Links ]

19 Herfert 0. A contribution to the therapy of acquired choanal atresia. HNO 1960; 8: 335-8.        [ Links ]

20. Helmstaedter V, Beutner D, Luers JC, Hüttenbrink KB. Surgical therapy of acquired auditory canal atresia of Inflammatory origin and after-care. Laryngorhinootologie 2009; 88(3): 158-61. Epub 2009 Mar 9.        [ Links ]

21. Capaccio P Clemente IA, Marchisio P, Selicorni A, Esposito S, Pignataro L. Vldeoendoscoplc rehabilitation of iatrogenous Stensen-duct-acqulred atresia In a patient with ring chromosome 21 syndrome and drooling. J Pediatr Surg 2008; 43(11): e17-20.        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons