SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.76 número3Glomangiopericitoma: Reporte de un casoPresencia de la celdilla supra-órbito-etmoidal: Revisión de la literatura a partir de un caso índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista de otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello

versión On-line ISSN 0718-4816

Rev. Otorrinolaringol. Cir. Cabeza Cuello vol.76 no.3 Santiago dic. 2016

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-48162016000300009 

CASO CLÍNICO

 

Plasmocitoma extramedular del tabique nasal: Reporte de un caso y revisión bibliográfica

Extramedullary plasmacytoma nasal septum: Case report and literature review

 

Daniel Moyano M1, Andrés Mella T2, Eduardo Peirano O3, Jaime Bermeo S1.

1 Médico Servicio Otorrinolaringología, Hospital Carlos Van Buren.
2 Interno de Medicina, Universidad de Valparaíso.
3 Médico Cirujano, Hospital Quilpué, Universidad de Valparaíso.

Correspondencia a:


RESUMEN

Los plasmocitomas son tumores malignos caracterizados por proliferación anormal de células plasmáticas monoclonales. Éstos pueden originarse tanto en hueso como en tejidos blandos, denominados plasmocitomas óseos solitarios y plasmocitomas extra-medulares (PEM), respectivamente. Estos últimos representan menos del 1% de toda la patología maligna de cabeza y cuello, sin embargo, el reporte de estos casos resulta provechoso frente a la poca casuística al respecto.

Presentamos el caso de plasmocitoma extramedular del septo nasal en un varón de 74 años con dificultad respiratoria nasal progresiva y frecuente epistaxis del lado izquierdo. A la especuloscopía nasal se observó en el vestíbulo una elevación tumoral de superficie lisa, grisácea, sésil. La biopsia mostró que era un plasmocitoma. Estudios posteriores descartaron la presencia de mieloma múltiple. Esto confirmó el diagnóstico de PEM. La masa fue completamente disecada, se indicó radioterapia y el paciente no tuvo adherencia al tratamiento. Sobre el mismo lecho al año siguiente reaparece lesión de similares características.

Conclusión: Plasmocitoma extramedular del tabique nasal es una entidad rara, de una larga historia natural y que representa un desafío diagnóstico y terapéutico. Dependiendo de la resecabilidad de la lesión, la terapia combinada mediante cirugía y radioterapia es el tratamiento de elección.


ABSTRACT

Plasmacytomas are malignant tumors characterized by abnormal proliferation of monoclonal plasma cells. They may originate in bone and soft tissue , called solitary bone plasmacytoma and extramedullary plasmacytomas (EMP) respectively. The latter represents less than 1% of all malignant disease of the head and neck, however, the report of these cases it is useful to cope with the shallow casuistics thereon.

We report a case of EMP of the nasal septum in a man of 74 years with progressive nasal breathing difficulties and frequent epistaxis on the left side. A nasal speculoscopy was observed in tumor lift lobby smooth, gray, sessile surface. The biopsy showed it was a plasmacytoma. Subsequent studies reject the presence of multiple myeloma. This confirmed the diagnosis of EMP. The mass was completely dissected, radiation therapy is indicated and the patient had no adherence. Upon the same place a similar injury returns.

Conclusion: Septum extramedullary plasmacytoma is a rare entity of a long natural history and represents a diagnostic and therapeutic challenge. Depending on the resectability of the lesion, combination therapy with surgery and radiation therapy is the treatment of choice.


 

INTRODUCCIÓN

Los plasmocitomas son tumores malignos caracterizados por una proliferación subepitelial de células plasmáticas monoclonales anormales. Éstos se clasifican dependiendo del origen del tejido afectado. Los que se originan en el hueso se llaman plasmocitomas óseos solitarios. Los que se inician en tejidos blandos se denominan plasmocitomas extramedulares (PEM)1,2. Cualquiera de estos tumores puede constituir un foco primario o formar parte de la evolución sistémica del mieloma múltiple3. PEM es una entidad de etiología desconocida y poco frecuente pero, cuando se presenta, suele afectarse con más frecuencia en el área otorrinolaringológica4. Fue descrita la primera vez en 1905 por Schridde5 y en 1999 Alexiou y cols realizaron una revisión de todos los casos comprendidos entre 1905 a 1997, que incluyó a 869 pacientes, de los cuales 714 (82,2%) tuvieron compromiso de la vía aerodigestiva alta. De éstos el 43,8% correspondían a cavidad nasal y senos paranasales, 18,3% a nasofaringe, 17,8% a orofaringe y 11,1% a laringe6. Otros sitios de menor porcentaje incluyen la lengua, glándulas salivales menores, tiroides, paratiroides, órbita y hueso temporal7. Su incidencia es de 3,5/100.000 al año6, es 4 veces más frecuente en hombres que en mujeres7 y el 95% de los casos ocurre sobre los 40 años de edad, principalmente entre la sexta y séptima década de vida8. El 80%-90% se presenta en cabeza y cuello siendo menos del 1% de las neoplasias en esta área4. PEM puede manifestarse como una elevación tumoral de superficie lisa o como una masa subepitelial de color rosado, gris, o rojizo; únicos, múltiples, polipoideos sésiles o pediculados, difusos o ulcerados9. Es un tumor destructivo que aparte de tener recurrencia local8,9 tiene la capacidad de diseminarse hacia linfonodos regionales en el 8%-32%, generar metástasis10 y progresar hacia mieloma múltiple. Sus manifestaciones clínicas pueden darse como masa nasal, aumento de volumen, dolor facial, obstrucción de la vía aérea, epistaxis, rinorrea, proptosis, disfagia o disfonía9. La rareza de este tumor y su larga historia natural constituye un gran desafío diagnóstico11, en el cual se deben realizar estudios histológicos que deben complementarse con inmunohistoquímica12,13. Su histología se describe como una proliferación monomórfica subepitelial de plasmocitos que pueden ser diferenciados o anaplásicos, con potencialidad de tener infiltración subyacente. Para el tratamiento y la sobrevida del paciente es fundamental diferenciarla del mieloma múltiple y del plasmocitoma óseo solitario14 mediante estudios y seguimiento con perfil bioquímico completo, calcio, proteínas plasmáticas, electroforesis de proteínas séricas, proteínas de Bence Jones urinarias, estudio radiográfico completo del esqueleto, hemograma, mielograma, y de ser necesario, una biopsia de médula ósea12,15. El manejo terapéutico del PEM es un tema controversial, sin embargo se ha visto que las células plasmáticas tumorales tienen una gran sensibilidad a la radioterapia, aceptándose a ésta como su tratamiento de elección16,17. Se ha visto también buenos resultados en el control local con la cirugía, siempre y cuando sea posible su resección por su tamaño y ubicación6.

A continuación se presentará un caso de PEM del septo nasal. Como los PEM son de baja pre-valencia, el manejo diagnóstico y terapéutico se ve facilitado gracias a la experiencia basada en la casuística de reportes individuales previos.

CASO CLÍNICO

Paciente de sexo masculino de 74 años, con antecedentes de diabetes mellitus 2 insulino requirente, enfermedad renal crónica etapa III, dislipidemia, hipertensión arterial crónica, insuficiencia cardíaca crónica con hemibloqueo anterior izquierda-bloqueo aurículo ventricular de primer grado y sobrecarga ventricular. Sin antecedentes de alergias.

Consultó hace más de un año al servicio de otorrinolaringología por cuadro de 3 meses de evolución caracterizado por obstrucción en fosa nasal izquierda acompañado de epistaxis intermitente en el último mes. Refiere ortopnea, disnea paroxística nocturna y capacidad funcional II. Al examen físico destaca obesidad mórbida, abdomen globoso. Extremidades inferiores levemente edematosas, bien perfundidas a distal.

Al examen físico otorrinolaringológico destacó tumor en vestíbulo fosa nasal izquierda, proptosis ojo izquierdo, sin compromiso de agudeza visual ni motricidad ocular. Exámenes de laboratorio se destacaron: glicemia 151 mg/dl, leucocitos en plasma 13.750/mm3, creatinina plasmática 1,73 mg/dl. Se decidió completar estudio con tomografía computarizada contrastada de cavidades paranasales (Figura 1) la cual reveló desviación dextroconvexa del tabique nasal, pequeño espolón óseo y lesión heterogénea de la mucosa del tabique fosa nasal izquierda, ubicado a nivel del tercio medio y posterior del cartílago cuadrangular, respetando columela y vómer. De diámetros de 18 x 19 mm, impregnándose levemente con contraste y contactando en forma estrecha con cornete inferior izquierdo.

 

Figura 1. TAC cavidades paranasales corte axial que muestra
masa tumoral en la mucosa del tabique de la fosa nasal izquierda.

 

Se realizó una biopsia excisional en tabique con sedación y anestesia local, resecando fragmento irregular color pardo, moderadamente firme, de superficie lisa y con estructura sólida que midió 3,2 x 2 x 0,9 cm. Al estudio anatomopatológico bajo tinción H-E (Figura 2) se informó una neoplasia estromal compuesta de plasmocitos bien diferenciados, sin atipia.

 

Figura 2. Biopsia tumor tabique nasal bajo visión
microscópica que muestra plasmocitos bien diferenciados
lo que da el  diagnóstico de plasmocitoma. Tinción H-E x 100.

 

Además se presentaron depósitos de amiloide destacados a la tinción de rojo congo (Figuras 3 y 4), que representaron un tercio del volumen tumoral.

 

Figura 3. Biopsia tumor tabique nasal. Tinción rojo congo
x 5, el cual permite destacar extensos depósitos de
amiloide dentro de la tumoración infiltrada de plasmocitos
bien diferenciados lo que da el diagnóstico de plasmocitoma
con amiloidosis localizada.

 

Figura 4. Biopsia tumor tabique nasal. Depósitos de
amiloide en lagunas más pequeñas dentro del infiltrado
plasmocitario. Tinción rojo congo x 10.

 

Se diagnosticó como plasmocitoma con amiloidosis localizada. Imnunohistoquímica positiva para cadenas livianas. Se planteó el diagnóstico de plasmocitoma extramedular, derivándose al servicio de hematología para completar el estudio con la finalidad de descartar un mieloma múltiple. Para ello realizaron una serie de exámenes que incluyeron mielograma tomado del cuerpo esternal, electroforesis de proteínas plasmáticas, cuantificación de inmunoglobulinas, hemograma, pruebas de coagulación y perfil bioquímico.

El mielograma se informó como médula ósea de características normales. Electroforesis de proteínas plasmáticas sólo destacó hipoproteinemia de 6,28 g/dl (VN: 6,4-8,3 g/dl) e hipoalbuminemia de 2,98 g/dl (VN: 3,0-5,0 g/dl) sin relevancia clínica; el resto de las proteínas dentro de rangos normales. Cuantificación de inmunoglobulinas dentro de parámetros normales. En el hemograma destaca una leucocitosis de 16.090/mm3, sin anemia y VHS dentro de rangos normales. Pruebas de coagulación normales. El perfil bioquímico solo destaca una creatininemia de 1,88 mg/dl (0,72-1,25 mg/dl).

Se confirmó el diagnóstico de plasmocitoma extramedular de tabique nasal al descartarse la existencia de mieloma múltiple.

Se indicó radioterapia local de 50 Gray, el cual no se realizó por contraindicaciones técnicas, debido a que su ortopnea no le permitió soportar la posición en decúbito dorsal. Se hicieron controles hematológicos cada 4 meses sin cambios significativos. Al año siguiente nuestro paciente consultó al servicio de otorrinolaringología con una lesión en placa úlcero infiltrativa sobre lecho fibrinoso (Figura 5), en la misma zona de implantación anterior, de 1 cm de diámetro y 1 mm de espesor, de bordes no definidos. Se procede a realizar biopsia excisio-nal la cual concluye restos de tejido amiloídeo, sin evidencia de plasmocitoma.

DISCUSIÓN

Frente a un plasmocitoma, lo primero que se debe reconocer es que si se trata de un tumor primario (PEM) o de una metástasis (mieloma múltiple)9, lo que ocurre en 1 de cada 40 pacientes18. Este tumor se caracteriza por su lenta historia natural, síntomas atípicos y reconocimiento tardío11. No basta diagnosticarlo sólo por tomografía computarizada y RNM debido a su falta de especificidad19. Tampoco basta con estudios morfológicos de la pieza operatoria, pues se requiere de estudios complementarios mediante pruebas de inmunohistoquímica que demuestra la naturaleza monoclonal de las células plasmáticas, además de descartar otras malignidades como el carcinoma indiferenciado12,13. Una vez confirmado el diagnóstico de plasmocitoma, la segunda etapa diagnóstica consiste en descartar el compromiso sistémico de un mieloma múltiple cuyas características clínicas corresponden a tumoraciones, anemia, insuficiencia renal, infecciones, alteraciones de la coagulación, dolor óseo y alteraciones neurológicas20. El estudio se realiza con hemograma, mielograma, biopsia de médula ósea, perfil bioquímico completo, calcio, proteínas séricas, electroforesis de proteínas plasmáticas y urinarias, y radiografía para descartar lesiones líticas12,15. En nuestro caso, su nefropatía era diabética. Su estudio no incluyó biopsia de médula ósea debido a que el mielograma fue concluyente, con plasmocitos maduros de solo 3%, presencia de las 3 series hematopoyéticas con características morfológicas normales, médula ósea de características normales dentro del contexto de un paciente que no tiene anemia ni VHS sobre 100 mm/hora. La cuantificación de inmunoglobulinas y electroforesis de proteínas plasmáticas resultaron dentro de parámetros normales, por lo que se confirmó el PEM.

El tratamiento de PEM localizado en cabeza y cuello es controvertido. Algunos autores defienden la radioterapia mientras otros prefieren la cirugía. Cabe señalar que las células tumorales plasmáticas son sensibles a la radiación, razón por la cual la radioterapia es el tratamiento aceptado. Sin embargo, cuando existe un abundante depósito amiloide dentro de la tumoración, la radioterapia no siempre reducirá el tamaño del tumor21-23. Ésta es la razón por la que la mayoría de los clínicos recomiendan un tratamiento combinado que incluya cirugía más radioterapia en el manejo del PEM de la cavidad nasal23,24. Existe la evidencia en los estudios de Alexiou y cols mostrando que esta combinación da mejores resultados. En sus revisiones de 714 casos de PEM de la vía aerodigestiva alta entre los años 1905-1997, encontraron que la sobrevida promedio sin recurrencia en pacientes con terapia combinada fue mayor a 300 meses, en aquellos que tuvieron solo radioterapia 144 meses y quienes recibieron solo cirugía 156 meses6. La posibilidad de intervención quirúrgica depende de la ubicación y tamaño del tumor.

Cabe señalar que en nuestro caso, su histología destacó un infiltrado amiloide, lo que reduciría el éxito de la radioterapia por sí sola. Sin embargo, nuestro paciente no soportaba posición en decúbito dorsal, causal por la que no tuvo adherencia a tratamiento coadyuvante con radioterapia.

CONCLUSIONES

Plasmocitoma extramedular del tabique nasal es una entidad infrecuente, de una larga historia natural y que representa un desafío diagnóstico y terapéutico porque debe excluirse la presencia de mieloma múltiple. Consiste en un tumor submucoso bien delimitado que puede ser agresivo localmente. Este plasmocitoma puede corresponder a una metástasis de un mieloma múltiple o, siendo éste un PEM, puede evolucionar hacia un mieloma múltiple. De ahí la necesidad de manejo y seguimiento por equipo multidisciplinario. Terapia combinada mediante cirugía y radioterapia es el tratamiento de elección dado a su mejor pronóstico, siempre y cuando la resecabilidad de la lesión sea posible.

 

BIBLIOGRAFÍA

1. Batsakis JG , Medeiros JL , Luna MA, El-Naggar AK. Plasma cell dyscrasias and the head and neck. Ann Diagn Pathol 2002; 6: 129-40.         [ Links ]

2. Ronald B. Kuppersmith. Extramedullary plasmocytoma of the head & neck. Rounds Archive al Baylor March 28, 1996.         [ Links ]

3. Callihan TR, Holbert JM, Jr. Neoplasm of terminal B cell differentiation. Norwalk: Appleton Century Crafts; 1983; 169-268.         [ Links ]

4. Lippincott Williams & Wilkins. Head and Neck Surgery Otolaryngology. 2nd Edition. 1998.         [ Links ]

5. Ronald B. Kuppersmith. Extramedullary plasmocytoma of the head & neck. Rounds Archive al Baylor. March 28, 1996.         [ Links ]

6. Alexiou C, Kau R, Dietzfelbinger H, Kremer M, Spiei J, Schratzenstaller B et al. Extramedular plasmacytoma: tumor occurrence and therapeutic concepts. Cancer 1999; 85: 2305-14.         [ Links ]

7. Wax MK, Yun KJ, Omar RA. Extramedullary plasmacytomas of the head and neck. Otolaryngol Head Neck Surg 1993; 109: 877-85.         [ Links ]

8. Kapadia SB, Desai U, Cheng VS. Extramedullary plasmacytoma of the head and neck. A clinicopathologic study of 20 cases. Medicine (Baltimore) 1982; 61: 317-29.         [ Links ]

9. Wiltshaw E. The Natural history of extramedullary plasmacytoma and its relation to solitary myeloma of bone and myelomatosis. Medicine 1976; 55: 217-38.         [ Links ]

10. Gonzales J, Ghufoor K, Sandhu G, Thorpet P, Hadley J. Primary plasmacytoma of the parotid gland: a case resport and review of the literature. Journal of Laryngology and Otology 1998; 112: 179-81.         [ Links ]

11. Berlic B, Mitrovic S, Arsenijevic S, Erdevicki L, Stojanovic J, Stojanovic S, et al. Nasal septum extramedullary plasmacytoma. Vojnosanit Pregl 2013; 70: 221-4.         [ Links ]

12. Miller FR, Lavertu P, Wanamaker JR, Bonafede J, Wood BG. Plasmacytomas of the head and neck. Otolaryngol Head Neck Surg 1998; 119: 614-8.         [ Links ]

13. Kom isar A, Schetman F, DaSilva M, Ioachim H, Blaugrund SM. The histopathologic diagnosis of head and neck tumors by special stains. Ear Nose Throat J 1989; 68: 702, 705-6, 709-12.         [ Links ]

14. Gonzales J, Ghufoor K, Sandhu G, Thorp et P, Hadley J. Primary plasmacytoma of the parotid gland: a case resport and review of the literature. Journal of Laryngology and Otology 1998; 112: 179-81.         [ Links ]

15. Hotz MA, Schwaab G, Bosq J, Munck JN. Extramedullary solitary plasmacytoma of the head & neck. A clinicopathological study. Ann Otol Rhinol Laryngol 1999; 108: 495-500.         [ Links ]

16. Jyothirm ayi R, Gangadharan VP, Nair MK, Rajan B. Radiotherapy in the treatment of solitary plasmacytoma. Br J Radiol 1997; 70: 511-6.         [ Links ]

17. Mendenhall CM, Thar TL, Millior RR. Solitary plasmocytoma of bone and soft tissue. Int J Radiat Oncol Biol Phys 1980; 6: 1497-501.         [ Links ]

18. Anderson KC, Park EK, Bates MP, Leonard RC, Hardy R, Schlossman SF, et al. Antigens on human plasma cells identified by monoclonal antibodie. J Inmunol 1983; 130: 1132-8.         [ Links ]

19. Ching AS, Khoo JB, Chong VF. CT and MR imaging of solitary extramedullary plasmacytoma of the nasal tract. AJNR Am J Neuroradiol 2002; 23: 1632-6.         [ Links ]

20. Kyle R, Rajkumar S. Multiple Myeloma. The New England Journal of Medicine 2004; 351: 1860- 73.         [ Links ]

21. Lebowitz RA, Morris L. Plasma cell dyscrasias and amyloidosis. Otolaryngol Clin North Am 2003; 36: 747-64.         [ Links ]

22. Hidaka H, Ikeda K, Oshima T, Ohtani H, Suzuki H, Takasaka T. A case of extramedullary plasmacytoma arising from the nasal septum. J Laryngol Otol 2000; 114: 53-5.         [ Links ]

23. Windfuhr JP, Ott G. Extramedullary plasmacytoma manifesting as a palpable mass in the nasal cavity. Ear Nose Throat J 2002; 81: 110-4.         [ Links ]

24. Navarrete ML, Quesada P, Pellicer M, Ruiz C. Extramedullary nasal plasmacytoma. J Laryngol Otol 1991; 105: 41-3.         [ Links ]

 


Recibido el 23 de abril de 2015.
Aceptado el 2 de julio de 2016.

Dirección: Daniel Moyano Miranda
Hospital Carlos van Buren, Valparaiso, Chile
E mail: danimoyano@gmail.com

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons