SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.76 número3Traqueostoma persistente: Cierre con colgajo invertido. Reporte de tres casos clínicos y revisión de la literaturaCarcinoma basocelular metastásico índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista de otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello

versión On-line ISSN 0718-4816

Rev. Otorrinolaringol. Cir. Cabeza Cuello vol.76 no.3 Santiago dic. 2016

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-48162016000300014 

ARTÍCULO DE REVISIÓN

 

Anatomía, fisiología y rol clínico de la corteza vestibular

Anatomy, physiology and clinical role of the vestibular cortex

 

Cristian Aedo Sánchez1,3, Juan Pablo Collao4, Paul Délano Reyes2,3.

1 Tecnólogo Médico. Departamento de Tecnología Médica, Universidad de Chile.
2 Médico Departamento de Otorrinolaringología, Hospital Clínico de la Universidad de Chile.
3 Laboratorio de Neurobiología de la Audición. Programa de Fisiología y Biofísica, ICBM, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.
4 Médico Departamento de Neurología y Neurocirugía, Hospital Clínico de la Universidad de Chile.

Correspondencia a:


RESUMEN

El sistema vestibular, mediante sus órganos periféricos, nos permite procesar correctamente los cambios de aceleración angular de la cabeza y lineal del cuerpo y así permitirnos una correcta orientación en el espacio. Esta información sensorial es dirigida hacia los núcleos vestibulares y desde aquí se comunica con los núcleos óculo-motores y estructuras del tálamo a través de tractos ascendentes del tronco encefálico. Posteriormente la información se dirige hacia centros subcorticales y corticales de naturaleza eminentemente multisensorial. La naturaleza y función de estas estructuras es controversial. En esta revisión se abordan los principales conceptos y descubrimientos a nivel de investigación básica y clínica del procesamiento cortical generado por estimulación de tipo vestibular.

Palabras clave: Corteza vestibular, redes vestíbulo-tálamo-corticales, integración multisensorial, estimulación calórica y galvánica, imagenología funcional.


ABSTRACT

The vestibular system, thanks to its peripheral organs, allows us to properly process the angular head movements and linear acceleration in order to give us a proper orientation in space.

The information from these sensory inputs is routed to the vestibular nuclei and thence ascending tracts of the brainstem, which communicate with the oculomotor nuclei of the thalamus and structures. Then the information goes to subcortical and cortical centers, which are eminently multisensory nature. The nature and function of these structures are controversial. In this review the main concepts and discoveries at the level of basic and clinical research generated cortical processing of vestibular stimulation are addressed.

Key words: Vestibular cortex, vestibulo-thalamic-cortical networks, multisensory integration, caloric and galvanic vestibular stimulation, functional imaging.


 

INTRODUCCIÓN

El sistema vestibular detecta y codifica continuamente información de movimientos de rotación y translación de la cabeza, además de permitirnos una correcta orientación y estabilización en el espacio mediante musculatura axial y proximal, propiciando la estabilización de la mirada mediante la activación de músculos extraoculares, por medio del reflejo vestíbulo-ocular1. Actualmente se ha descrito que el sistema vestibular estaría involucrado en la navegación espacial y memoria2, percepción de la verticalidad3, desarrollo cognitivo en niños4, procesamiento visual relacionado con claves gravitatorias, conciencia de la autopercepción corporal6, toma de decisiones7 e incluso se han reportado que la percepción del automovimiento estaría modulada por la observación del propio cuerpo en movimiento (a lo cual un grupo de investigadores ha denominado ''sistema de neuronas espejo vestibular'')8. Clásicamente la estimulación del sistema vestibular se ha realizado mediante la prueba calórica bitermal. Según la teoría de linfocinesis de Barany9, la irrigación calórica produciría una respuesta endolinfática debido a cambios de temperatura del agua (30° y 44° grados) trasmitidos desde el tímpano hacia el laberinto a través del hueso temporal10. Otras formas de activar el sistema vestibular incluyen leves pulsos de estimulación eléctrica, a través de electrodos ubicados en ambos procesos mastoides, método conocido como estimulación galvánica vestibular11 o también mediante los denominados potenciales evocados miogénicos vestibulares12.

La vía vestibular se inicia a nivel de los órganos periféricos ubicados en el laberinto posterior del oído interno (canales semicirculares y máculas sáculo-utriculares). Desde ahí la información viaja por las fibras del nervio vestibular hacia los núcleos vestibulares para posteriormente ascender hacia estructuras del tronco encefálico principalmente vía fascículo longitudinal medial o FLM, aunque se han descrito otras estructuras como el tracto ascendente de Deiters, tracto tegmental ventral cruzado y el tracto vestíbulo talámico ipsilateral13. Desde el tronco se generan proyecciones hacia el tálamo14, principalmente hacia el complejo ventral-posterior (VPL) donde se comunican con regiones superiores (Figura 1). Otras estructuras involucradas en estos procesamientos son los núcleos ventral intermedio, ventrolateral, ventromedial, geniculado medial y geniculado lateral15. Meng y cols, mediante estudios electrofisiológicos en primates, mostraron que la respuesta de neuronas del tálamo frente a rotaciones cefálicas (pitch, yaw and roll) es muy similar a las respuestas obtenidas en registros electrofisiológicos de núcleos vestibulares frente al mismo tipo de movimiento16. En estudios realizados en primates (Macaca mulatta). Zwergal y cols, mediante la técnica de autorradiografía, han descrito un tracto que viaja ipsilateralmente desde los núcleos vestibulares hacia el tálamo, adyacente al lemnisco lateral13. Zwergal y cols en otro estudio realizado en humanos mediante resonancia magnética (MRI), describen una vía bilateral desde los núcleos vestibulares hasta la corteza vestibular ubicada en la región insular, la cual establece relevos en el tálamo17 (Figura 1).

 

Figura 1. Esquema de las principales vías vestibulares
ascendentes hasta centros corticales superiores: Núcleos
vestibulares (s =superior, m =medial, l =lateral, i =inferior)
FLM (fascículo longitudinal medial), TAD (tracto ascendente
de Deiters), BC (Brachium conjuntivum), TVTI (tracto
vestíbulo-talámico ipsilateral), TTVC (tracto tegmental
ventral cruzado) dirigidas hacia estructuras subcorticales
y corticales. El FLM procesaría la información de los canales
semicirculares y del reflejo vestíbulo ocular. El TAD llevaría
información utricular hacia los núcleos oculomotores y
estaría involucrada en los movimientos de vergencia. El
TTVC llevaría información de señales otolíticas hacia los
núcleos oculomotores y estaría involucrado en la mirada
vertical hacia arriba (upgaze), además establecería
conexiones hacia el tálamo. El TVTI llevaría información
otolítica hacia los núcleos oculomotores y seguiría
ipsilateralmente hasta llegar a estructuras talámicas.
Este tracto estaría involucrado con el procesamiento
de la vertical visual subjetiva (SVV). No existe claridad
sobre las funciones del BC. El TVTI, TTVC y FLM
establecerían conexiones con el tálamo (principalmente
hacia su porción posterolateral).

 

CORTEZA VESTIBULAR

Podemos definir a la corteza vestibular como un conjunto de redes neuronales ubicadas en la corteza cerebral cuyas neuronas son activadas por algún estímulo de origen vestibular. Estas redes incluyen diversas áreas multisensoriales distribuidas principalmente alrededor de la corteza somatosensorial, unión témporo-parietal, ínsula posterior, corteza parietal posterior, corteza frontal, medial e ínsula anterior15 (Figura 2). Otras estructuras cerebrales involucradas son el hipocampo, giro parahipocampal y giro cingulado. Un tipo de células ubicadas en el hipocampo (place cells) están muy sintonizadas frente a inputs vestibulares18, mientras que la tasa de descarga neuronal de otro tipo de células hipocampales (head direction cells) es fuertemente dependiente de la información vestibular19. En el giro cingulado y parahipocampal se ha observado una deactivación frente a la estimulación vestibular, evaluado mediante el estudio de tomografía de emisión de positrones o PET20. La primera descripción realizada de proyecciones originadas desde los núcleos vestibulares hacia la corteza fue realizada por Walzl y Mountcastle el año 194921. Los primeros estudios de las proyecciones vestibulares hacia la corteza fueron realizadas en primates (Macaca mulatta) en las regiones, 2a y 3av ubicadas en la corteza somatosensorial22. Por otra parte se han descrito otras regiones cercanas a estas áreas a nivel del surco central, como el área 7 (ubicada en la corteza parietal posterior) y las áreas 3aHV (3a hand- vestibular) y 3aNv (3a neck vestibular) las cuales codifican la representación somatosensorial de la mano/brazo y cuello/tronco respectivamente22,23. Según Güldin y Grüsser24, el 30%-50% de las neuronas la región 3aNv se estimulan mediante inputs vestibulares. Estudios realizados con neuroimagen revelan la activación de la corteza somatosensorial primaria frente a estímulos vestibulares, lo cual podría representar el homólogo humano de las zonas 3aHV y 3aNv25 Grüsser y cols26,27 fueron los primeros en describir en primates una región denominada ''corteza vestibular parieto-insular'' (de siglas PIVC en inglés) la cual estaría ubicada en la ínsula posterior, y opérculo parietal, formando un verdadero cinturón o ''core'' cortical vestibular. Además de la región PIVC, se han descrito proyecciones en animales desde los núcleos vestibulares hacia el tálamo y hacia otras regiones como la corteza frontal, parietal, cingulada, corteza visual primaria/secundaria e hipocampo.

 

Figura 2. Esquema de las principales regiones involucradas en el procesamiento
cortical vestibular. PIVC (corteza vestibular parieto-insular), MTS (región
temporal media superior), VIP (región ventral intraparietal). La corteza
somatosensorial, tendría su correspondencia en las áreas 2a y 3av (descritas
en primates) al igual que el córtex premotor (área 6v).

 

En humanos la ubicación exacta del área PIVC aún es controversial. Brandt y cols sugieren que estaría ubicada en la ínsula posterior28. Otros autores la han situado en la corteza témporo-silviana29 y opérculo parietal30. En el año 2000, Blanke y cols estimularon eléctricamente el córtex parietal en un paciente epiléptico, lo cual le evocó sensaciones rotatorias corporales31. Eickhofft y cols el año 2006, utilizando estimulación vestibular galvánica, describieron mediante resonancia magnética funcional (fMRI) la activación bilateral del opérculo parietal el cual homologan con el área PIVC descrita en primates30. Kheradmand y cols en el año 2013 han reportado que la estimulación magnética transcraneana en la unión témporo-parietal de la corteza derecha de sujetos sanos, provocó una desviación de casi 20 grados en la prueba vertical visual subjetiva (el promedio de desviación sin estimulación en los sujetos fue de 3,6° a derecha y 2,7° a izquierda) siendo esta desviación opuesta a la dirección de la inclinación cefálica32 (Figura 2).

ACTIVACIÓN CORTICAl FRENTE A ESTIMUlACIÓN VESTIBUlAR: ESTUDIOS EN ANIMAlES Y HUMANOS

Diversos investigadores han estudiado la activación cortical multisensorial vestibular principalmente mediante técnicas electrofisiológicas o imageno-logía funcional, tras la estimulación del sistema vestibular, ya sea de tipo galvánica, inducida por un tono de alta intensidad y principalmente calórica. La activación de esta extensa red neural asociada a estos estímulos tendría algunas particularidades según Dieterich y cols: la dominancia manual del sujeto, el lado del oído estimulado y la dirección del nistagmo inducido33. Estos autores realizaron un estudio en sujetos sanos, en los cuales realizaron estimulación de tipo calórica, registrando simultáneamente la actividad cortical mediante H215 O-PET (tomografía por emisión de positrones)34. Estas investigaciones concluyeron que el hemisferio derecho en sujetos diestros y el hemisferio izquierdo en sujetos zurdos tendrían una mayor actividad metabólica tras la realización de la prueba, existiendo una dominancia en el hemisferio no-dominante, es decir habría una asimetría en la activación cortical vestibular. Por otra parte, reportaron la existencia de una mayor actividad cortical en el hemisferio donde se realizó la irrigación calórica y también mayor hacia la dirección de la fase lenta, lo cual también se refleja en estudios realizados en primates por Fredrickson y cols22. Estos investigadores, en el año 1966 registraron la actividad evocada en el área 2v ipsi y contralateral tras la estimulación eléctrica del nervio vestibular. Las respuestas registradas fueron fundamentalmente mayores en la corteza contralateral al nervio estimulado, siendo las latencias obtenidas de 5-6 ms, lo cual es similar con mediciones realizadas en humanos35. Odkivts y cols realizaron mediciones muy similares a las anteriormente descritas pero registraron el área 3av. Nuevamente la actividad evocada fue mayor en la corteza contralateral al nervio vestibular estimulado36.

En humanos, Bense y cols, mediante un estudio con fMRI que utilizó estimulación galvánica, provocaron la activación de áreas corticales como la ínsula anterior, porciones paramedianas y posterolaterales del tálamo, putamen, lóbulo parietal inferior, giro precentral, giro frontal medio, giro temporal medio, giro temporal superior, giro cingulado anterior y hemisferios cerebelosos37. Schlindwein y cols, mediante la técnica de potenciales evocados miogénicos vestibulares cervicales, mostraron una activación de múltiples áreas corticales (estudiadas mediante fMRI) como la corteza parietal posterior, giro temporal medio, giro temporal superior y corteza parietal inferior. La activación cortical fue bilateral y mayor en el hemisferio derecho en sujetos diestros38.

Así como se han registrado activaciones corticales asociadas al procesamiento vestibular, también se generan inhibiciones en la actividad metabólica de algunas zonas corticales. Brandt y cols, proponen que tras la estimulación vestibular, zonas del área PIVC son activadas mientras que áreas de la corteza visual (región parieto-occipital) presentan una menor actividad metabólica39. En este estudio se demostró, mediante imagenología funcional, que la estimulación optokinética activa fuertemente el área parieto-occipital mientras el área PICV sufre una deactivación40. Según estos autores, estas inhibiciones recíprocas entre dos sistemas se deberían a una dominancia de una modalidad sensorial respecto a otra, a fin de resolver conflictos entre distintos inputs sensoriales, lo cual también se ha observado en otras modalidades sensoriales como por ejemplo sistema visual/auditivo, y tacto/visión. Estas deactivaciones se han registrado utilizando distintas modalidades de estimulación vestibular.

ESTUDIOS DE IMAGENOlOGIA FUNCIONAl EN PATOlOGíAS OTONEUROlÓGICAS

Una de las patologías vestibulares periféricas más comunes es la neuritis vestibular, la cual sería causada por la afección latente del virus herpes simple, provocando un desbalance agudo del tono vestibular del oído afectado. Los síntomas de esta afección producen sensación de vértigo rotatorio, nistagmo horizontal-rotatorio con fase rápida en contra del oído afectado41. Bense y cols42 estudiaron en 5 sujetos diestros, los cambios a nivel cortical y subcortical de la neuronitis vestibular, en su etapa aguda (6,6 días en promedio ocurrido el cuadro) y 3 meses después cuando los procesos de compensación vestibular ya se habían puesto en marcha y los síntomas habían desaparecido, mediante la técnica PET (utilizando 18f-flourodeoxyglucosa). En la etapa aguda del cuadro, el metabolismo cerebral regional de glucosa (rCGM en sus siglas en inglés) se incrementó notablemente en las regiones relacionadas con la corteza vestibular y áreas subcorticales como la ínsula, región posterolateral del tálamo e hipocampo. Por otro lado hubo un decaimiento en rCGM de la corteza visual, somatosensorial y el giro temporal transverso. Estos resultados son similares a los obtenidos en sujetos otoneurológicamente sanos tras la realización de una prueba calórica, sin embargo en los sujetos con cuadro agudo de neuronitis vestibular hubo algunas diferencias: no hubo activación bilateral en la ínsula posterior, tampoco hubo dominancia cortical del lado derecho y la activación fue contralateral al laberinto afectado. Esto se explicaría aparentemente porque las descargas tónicas de las vías que conectan el laberinto con el córtex insular derecho estarían disminuidas, lo cual se iría restableciendo a medida que avanzan los procesos de compensación vestibular central. En el caso de síndromes vestibulares de hipofunción bilateral, donde existe una disfunción en la actividad de ambos laberintos, los resultados clínicos e imagenológicos son distintos. En la evaluación otoneurólogica no se observa la presencia de nistagmo poscalórico ni síntomas vegetativos en la prueba calórica. Bense y cols43, mediante análisis H215O-PET demostraron una débil activación cortical vestibular, la cual fue mayor en el lado contralateral al oído irrigado (lo cual se contrapone a lo hallado en sujetos sanos, donde la activación es bilateral y mayor en el oído irrigado ipsilateral). Tampoco se evidenció activación de otras áreas como la somatosensorial y/o auditiva ni se observó una desactivación bilateral en la actividad de la corteza visual. En otro estudio se ha visto que los pacientes con hipofunción bilateral sufren además pérdida de memoria y orientación espacial con atrofia del hipocampo2.

A nivel central se han descrito otras alteraciones de tipo otoneurológico. Una de ellas es el síndrome de Wallenberg el cual consiste en la interrupción del flujo sanguíneo a nivel de la arteria cerebelosa póstero-inferior o de la arteria vertebral. Sus principales síntomas incluyen cefalea, vértigo, nistagmo, náuseas, vómitos, diplopía, lateropul-sión, ataxia, disfagia y dolor facial. También se manifiestan signos neurológicos como el sindrome Claud-Bernard-Horner, alteraciones de pares craneanos bajos, signos cerebelosos, hemianestesia facial ipsilateral y hemicuerpo contralateral44. Dieterich y cols45 estudiaron la activación cortical en tres sujetos mediante H2 15O-PET, contrastándose los resultados con las de voluntarios sanos, tras la realización de la prueba calórica (agua a 44°). En los sujetos afectados no se observó rCGM (o fue muy leve) en el hemisferio contralateral al oído irrigado, sin embargo en el hemisferio ipsi-lateral a la irrigación se produjo una activación aparentemente normal. Según estos resultados, los autores plantean la existencia de vías vestíbulo-talámicas bilaterales ascendentes, que van desde los núcleos vestibulares (principalmente el medial) hacia ambas áreas del córtex vestibular, afectándose sólo el tracto vestíbulo-tálamo contralateral, en el síndrome de Wallenberg. Los resultados muestran que sólo las fibras que cruzan desde el núcleo vestibular medial hacia el FLM contralateral fueron afectadas, mientras que las proyecciones vestíbulo-tálamo-corticales ipsilaterales no estarían alteradas45.

Otra alteración central que causa sintomatología otoneurológica son los infartos al complejo talámico posterior (comúnmente denominado síndrome del empujador o pusher syndrome), el cual causa desequilibrio, lateropulsión hacia el lado lesionado, alteraciones en la percepción visual vertical e incluso sensación de vértigo rotatorio47. Cuando se producen infartos hemisféricos del lado derecho, hay una mayor frecuencia de desarrollar este síndrome al afectarse el opérculo, ínsula y giro temporal superior. En tanto, los infartos generados en el hemisferio izquierdo, provocan más lesiones en corteza insular anterior, opérculo, cápsula interna y tálamo lateral48. Por otro lado, los infartos al tálamo paramediano también pueden provocar las llamadas reacciones oculares de inclinación (ocular tilt reaction en inglés) constituida por la tríada de desviación ocular oblicua, torsión ocular e inclinación cefálica, la cual puede ser isoversiva o contraversiva según la localización de la lesión49.

DISFUNCIONES AL TÁLAMO y ALTERACIONES OTONEUROLÓGICAS

Existen diversos estudios que muestran al tálamo como una importante estación aferente de relevo hacia múltiples sitios que compondrían la corteza vestibular. Dieterich y cols46, mediante la técnica H2 15O-PET estudiaron los efectos de la estimulación calórica en estructuras corticales y subcorticales de ambos hemisferios en 8 pacientes con un infarto agudo de la porción posterolateral del tálamo (4 del lado derecho y 4 del lado izquierdo). En la imagenología funcional se evidenció una rCGM muy reducida de las estructuras consideradas como parte del córtex vestibular cuando el oído ipsilateral a la lesión fue estimulado mediante irrigación calórica a 44°, mientras que la activación del hemisferio contralateral también fue levemente mayor. Por otro lado, la dominancia del hemisferio derecho en sujetos diestros en la prueba calórica, se mantuvo preservada. La corteza visual, normalmente inhibida en sujetos sanos cuando reciben un estímulo de tipo vestibular, se activó solamente en el hemisferio contralateral al oído estimulado y contralateral a las áreas de la corteza multisensorial vestibular activadas por el estímulo calórico.

EPILEPSIA VESTIBULAR

Epilepsia y vértigo han estado relacionadas prácticamente desde sus orígenes, sin embargo las limitaciones en el estudio durante el siglo XIX y la naturaleza variada de las manifestaciones vestibulares han provocado que este síntoma haya sido subestimado durante mucho tiempo en los casos correspondientes50. Existen reportes antiguos en la literatura que demuestran que la porción posterior del giro frontal medio puede ser sustrato de un foco epileptogénico que genere sensación de vértigo rotacional51. López y cols hacen referencia a un paciente con crisis parciales complejas, seguido de vértigo vestibular, secundario a un oligodendroglioma en su lóbulo frontal derecho52. Erbayat y cols describen el caso de un niño con epilepsia parcial, vértigo rotacional y desviación óculo-cefálica ipsilateral, demostrado mediante la técnica de SPECT (aumento de perfusión en área témporo-parieto-occipital) y con electroencefalograma de superficie (espigas en región temporal media y posterior)53.

Otros casos que también han tomado relevancia, son los de epilepsia vestibular idiopática. En una serie de casos de un hospital de Marsella con seguimiento de hasta 10 años, se caracterizó a 14 pacientes que relataron episodios de vértigo o inestabilidad recurrente, con MRI normal (sin lesión encefálica estructural) y electroencefalograma de actividad epileptiforme sobre regiones parietales y témporo-parieto-occipitales. Se observó que 11 pacientes tuvieron descargas interictales a derecha, 2 a izquierda y 1 en forma bilateral. En estos casos de epilepsia parcial simple, la respuesta a fármacos antiepilépticos fue completa. Los síntomas en su mayoría fueron vértigo rotacional, desequilibrio, parestesias y síntomas vegetativos como sensación de calor ascendente, palpitaciones, náuseas y fatiga54.

CORTEZA VESTIBULAR Y AUTOPERCEPCIÓN CORPORAL

Existen pacientes con disfunciones vestibulares que reportan una anormal sensación en la percepción de su corporalidad. Esto ha llevado a distintos grupos de investigación a determinar los roles que el sistema vestibular cumpliría en este proceso. Se ha propuesto que la percepción consciente de la corporalidad involucra múltiples áreas de integración multisensorial visuales, vestibulares, somatosensoriales y motoras55. El sistema vestibular actuaría de forma crítica integrando las sensaciones del ''espacio personal'' (es decir estímulos somatosensoriales, propioceptivos, visuales y auditivos) con las señales sensoriales del espacio ''extrapersonal'' (señales visuales y auditivas). Las señales otolíticas encargadas de sensar continuamente los cambios de aceleración lineal cefálicos respecto de la gravedad, proveerían una referencia fundamental en la autopercepción de nuestro cuerpo56. López y cols arguyen que las señales otolíticas son altamente relevantes para la autoconciencia corporal, autolocalización corporal y la perspectiva en primera persona, lo cual dependería de las señales generadas por el espacio personal, extrapersonal y sistema vestibular. En la misma línea este autor señala que la sintomatología vestibular en distintos cuadros de origen periférico (como la neuritis vestibular o el síndrome de Ménière) seria provocada por la generación de señales vestibulares aberrantes, las cuales crearían conflictos sensoriales lo que se traduciría finalmente en una incoherencia perceptual57. Existe un grupo de pacientes asociados a déficits vestibulares58 que han experimentado una desconexión con su propio cuerpo (out of body u OBE en sus siglas en inglés) en la cual el ''yo interno'' (self) es percibido fuera del cuerpo (generalmente flotando en una habitación, o elevándose por los aires). Los OBE serían parte de un subgrupo de alteraciones las cuales en conjunto se denominan ''autoscopía''. Dentro de ellas podemos mencionar las alucinaciones autoscópicas (donde la persona ve su propio cuerpo en el espacio externo como una imagen especular, sabiendo que se trata de él mismo), la sensación de presencia (sentir fuertemente la presencia de otro sujeto, sin que esté presente realmente) y la heaustoscopía (donde la persona puede contemplarse así misma desde fuera de su propio cuerpo, generalmente desde arriba), La autoscopía se refiere a diversos fenómenos ilusorios anormales sobre nuestra autopercepción corporal. Según Blanke, una correcta percepción de nuestra propia corporalidad requiere la experiencia consciente de identificar nuestro propio cuerpo, conocer nuestra localización en el espacio y tener la experiencia personal de donde se percibe el mundo (experiencia en primera persona). Los fenómenos de autoscopía se producirían por un triple conflicto sensorial (visual, vestibular y somatosensorial) generados al existir un daño neurológico asociado al córtex vestibular, fundamentalmente en la unión témporo parietal58,59.

CONCLUSIONES

A lo largo de este trabajo, hemos visto como ciertos protocolos de evaluación otoneurólogica comúnmente utilizados en la práctica clínica, como la prueba calórica, son capaces de provocar una extensa y compleja serie de eventos que finalmente se traducen en la percepción consciente de sensación vertiginosa. Recordemos que el control y orientación postural en el espacio, corresponde a una compleja integración de los sistemas visual, vestibular somatosensorial y motor. La información de estos inputs periféricos es computada y analizada en áreas críticas subcorticales y corticales, las cuales son altamente especializadas y eminentemente multisensoriales62. No existe un real consenso cuáles serian las áreas que compondrían la región PIVC, sin embargo a lo largo de esta revisión se han visto que ciertas estructuras serían claves para este procesamiento.

Un punto a considerar es que el estudio de las vías vestibulares a nivel subcortical y cortical en humanos se ha hecho fundamentalmente mediante imagenología funcional, utilizando principalmente la prueba calórica como método evocador de respuesta. Dicho esto, debemos tomar solo de forma referencial algunos de los modelos sugeridos en esta revisión, ya que este tipo de estimulación vestibular tiene una limitante importante y es que elicita una respuesta frecuencial en un rango no fisiológico (0,025 Hz)63 por lo tanto pudiésemos estar omitiendo o subestimando algún otro tipo de información a lo largo de la vía vestibular central.

 

BIBLIOGRAFÍA

1. Schubert MC, Minor LB. Vestibulo-ocular physiology underlying vestibular hypofunction. Phys Ther 2004; 84(4): 373-85.         [ Links ]

2. Brandt T, Schautzer F, Hamilton DA, Bruning R, Markowitsch HJ, Kalla R, Darlington C, Smith P, Strupp M. Vestibular loss causes hippocampal atrophy and impaired spatial memory in humans. Brain 2005; 128: 2732-41.         [ Links ]

3. López C, Lacour M, Ahmadi AE, Magnan J, Borel L. Changes of visual vertical perception: a longterm sign of unilateral and bilateral vestibular loss. Neuropsychologia 2007; 45: 2025-37.         [ Links ]

4. Wiener-Vacher SR, Hamilton DA and Wiener SI . Vestibular activity and cognitive development in children: perspectives. Front Integr Neurosci 2013; 7: 92.         [ Links ]

5. Indovina I, Maffei V, Bosco G, Zago M, Macaluso E, Lacquaniti F. Representation of visual gravitational motion in the human vestibular cortex. Science 2005; 308: 416-9.         [ Links ]

6. Pfeiffer C, Serino A, Blanke O. The vestibular system: a spatial reference for bodily self-consciousness. Front Integr Neurosci 2014; 8: 31.         [ Links ]

7. Preuss N, Mast F, and Hasler G. Purchase decision-making is modulated by vestibular stimulation. Front Integr Neurosci 2014; 8: 51.         [ Links ]

8. López C, Falconer CJ and Mast FW. Being moved by the self and others: influence of empathy on self-motion perception. PLoSOne 2013; 8:e48293. doi: 10.1371/journal.pone.0048293.         [ Links ]

9. Bárány R. Untersuchungen über den vom vestibularapparat des ohres reflektorisch ausgelöst rom Nystagmus and seine Blegeiterschernungen. Monatsschr. Ohrenheilk and Laryngorhinol 1906; 40: 193-212.         [ Links ]

10. Fitzgerald G and Hallpike C. Studies in human vestibular function: Observations on the directional preponderance of caloric nystagmus resulting from cerebral lesions. Brain 1942; 65: 115.         [ Links ]

11. Fitzpatrick RC, Day BL. Probing the human vestibular system with galvanic stimulation. J Appl Physiol 2004; 96: 2301-16.         [ Links ]

12. Halmagyi GM, Curthoys IS, Colebatch JG, Aw ST. Vestibular responses to sound. Ann NY Acad Sci 2005 1039: 54-67.         [ Links ]

13. Zwergal A, Strupp M, Brandt T, and Büttner-Ennever JA. Parallel Ascending Vestibular Pathways. Ann NY Acad Sci 2009; 1164(1): 51-9.         [ Links ]

14. Marlinski V, McCrea RA. Activity of ventroposterior thalamus neurons during rotation and translation in the horizontal plane in the alert squirrel monkey. J Neurophysiol 2008; 99: 2533-45.         [ Links ]

15. López C and Blanke O. The thalamocortical vestibular system in animals and humans. Brain Res Rev 2011; 67(1): 119-46.         [ Links ]

16. Meng H, Dickman JD and Angelaki DE. Vestibular signals in primate thalamus: properties and origins. J Neurosc 2007; 27, 50: 13590-602.         [ Links ]

17. Zwergal A, Strupp M, Brandt T. An ipsilateral vestibulothalamic tract adjacent to the medial lemniscus in humans. Brain 2008; 131,11: 2928- 35.         [ Links ]

18. Wiener SI, Berthoz A, Zugaro MB. Multisensory processing in the elaboration of place and head direction responses by limbic system neurons. Brain Res Cogn 2002; 14: 75-90.         [ Links ]

19. Taube JS. Head direction cells and the neurophysiological basis for a sense of direction. Prog Neurobiol 1998; 55: 225-56.         [ Links ]

20. Deutschländer A, Bense S, Stephan T, Schwaiger M, Brandt T and Dieterich M. Sensory system interactions during simultaneous vestibular and visual stimulation in PET. Human brain mapping 2002; 16(2): 92-103.         [ Links ]

21. Walzl EM, Mountcastle VB. Projection of vestibular nerve to cerebral cortex of the cat. Am J Physiol 1949; 159: 595.         [ Links ]

22. Fredrickson JM, Figge U, Scheid P, Kornhuber HH. 1966. Vestibular nerve projection to the cerebral cortex of the rhesus monkey. Exp Brain Res 1966; 2: 318-27.         [ Links ]

23. Ödkvist LM, Schwarz DWF, Fredrickson JM, Hassler R. Projection of the vestibular nerve to the area 3a arm field in the squirrel monkey (Saimiri sciureus). Exp Brain Res 1974; 21: 97- 105.         [ Links ]

24. Guldin, WO, Grüsser, OJ. Is there a vestibular cortex?. Trends Neurosci 1998; 21: 254-9.         [ Links ]

25. Fasold O, von Brevern M, Kuhberg M, Ploner CJ, Villringer A, Lempert T, Wenzel R. Human vestibular cortex as identified with caloric stimulation in functional magnetic resonance imaging. Neuroimage 2002; 17: 1384-93.         [ Links ]

26. Grüsser OJ, Pause M, Schreiter U. Localization and responses of neurones in the parieto-insular vestibular cortex of awake monkeys (Macaca fascicularis). J Physiol 1990; 430: 537-57.         [ Links ]

27. Grüsser OJ, Guldin WO, Mirring S, Salah-Eldin A. Comparative physiological and anatomical studies of theprimate vestibular cortex. In: 1994 Structural and functional organization of the neocortex (Albowitz B, et al., eds), pp 358-371. Berlin: Springer-Verlag.         [ Links ]

28. Brandt T and Dieterich M. The vestibular cortex: its locations, functions, and disorders. Ann NY Acad Sci 1999; 871(1): 293-312.         [ Links ]

29. Kahane P, Hoffmann D, Minotti L, Berthoz A. Reappraisal of the human vestibular cortex by cortical electrical stimulation study. Ann Neurol 2003; 54: 615-24.         [ Links ]

30. Eickhoff SB, Schleicher A, Zilles K. The human parietal operculum. I. Cytoarchitectonic mapping of subdivisions. Cereb Cortex 2006; 16: 254-67.         [ Links ]

31. Blanke O, Perrig S, Thut G, Landis T, Seeck M. Simple and complex vestibular responses induced by electrical cortical stimulation of the parietal cortex in humans. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2000; 69: 553-6.         [ Links ]

32. Kheradmand A, Lasker A, and Zee D. Transcranial magnetic stimulation (TMS) of the supramarginal gyrus: a window to perception of upright. Cerebral Cortex 2013; bht 267.         [ Links ]

33. Dieterich M, Brandt T. Functional brain imaging of peripheral and central vestibular disorders. Brain 2008; 131(10): 2538-52.         [ Links ]

34. Dieterich M, Bense S, Lutz S, Drzezga A, Stephan T, Bartenstein P and Brandt T. Dominance for vestibular cortical function in the non-dominant hemisphere. Cereb Cortex 2003; 13(9): 994-1007.         [ Links ]

35. De Waele C, Baudonnière P, Lepecq J, Huy, PTB, Vidal P. Vestibular projections in the human cortex. Exp Brain Res 2001; 141(4): 541-51.         [ Links ]

36. Ödkvist LM, Liedgreen SR, Larsby B, Jerlvall L. Vestibular and somatosensory inflow to the vestibular projection area in the post cruciate dimple of the cat cerebral cortex. Exp Brain Res 1975; 22: 185-19.         [ Links ]

37. Bense S, Stephan T, Yousry TA , Brandt T and Dieterich M. Multisensory cortical signal increases and decreases during vestibular galvanic stimulation (fMRI). J Neurophysiol 2001; 85(2): 886-99.         [ Links ]

38. Schlindwein P, Mueller M, Bauermann T, Brandt T, Stoeter P, Dieterich M. Cortical representation of saccular vestibular stimulation: VEMPs in fMRI. Neuroimage 2008; 39(1): 19-31.         [ Links ]

39. Brandt T, Bartenstein P, Janek A, Dieterich M. Reciprocal inhibitory visual-vestibular interaction. Visual motion stimulation deactivates the parieto-insular vestibular cortex. Brain 1998; 121(9): 1749-58.         [ Links ]

40. Dieterich M, Bense S, Stephan T, Yousry TA , Brandt T. fMRI signal increases and decreases in cortical areas during small-field optokinetic stimulation and central fixation. Exp Brain Res 2003; 148(1): 117-27.         [ Links ]

41. Strupp M and Brandt T. Vestibular neuritis. En Seminars in neurology. 2009; 509.         [ Links ]

42. Bense S, Bartenstein P, Lochmann M, Schlindwein P, Brandt T and Dieterich, M. Metabolic changes in vestibular and visual cortices in acute vestibular neuritis. Annals of Neurology 2004; 56(5): 624-30.         [ Links ]

43. Bense S, Deutschländer A, Stephan T, Bartenstein P, Schwaiger M, Brandt T and Dieterich M. Preserved visual–vestibular interaction in patients with bilateral vestibular failure. Neurology 2004; 63(1): 122-8.         [ Links ]

44. Riveros H, Sariego H and Wess I. Síndrome de Wallemberg. Rev Otolarringol Cir Cabeza Cuello 1984; 44: 19-21.         [ Links ]

45. Dieterich M, Bense S, Stephan T, Brandt T, Schwaiger M, Bartenstein P. Medial vestibular nucleus lesions in Wallenberg’s syndrome cause decreased activity of the contralateral vestibular cortex. Ann NY Acad Sci 2005; 1039(1): 368-83.         [ Links ]

46. Dieterich M, Bartenstein P, Spiegel S, Bense S, Schwaiger M, Brandt T. Thalamic infarctions cause side-specific suppression of vestibular cortex activations. Brain 2005; 128(9): 2052-67.         [ Links ]

47. Karnath HO, Johannsen L, Broetz D and Küker W. Posterior thalamic hemorrhage induces “pusher syndrome”. Neurology 2005; 64: 1014-19.         [ Links ]

48. Baier B, Janzen J, Müller-Forell W, Fechir M, Müller N, Dieterich M. Pusher syndrome: its cortical correlate. J Neurol 2012; 259: 277-83.         [ Links ]

49. Boleas-Aguirre MS, Chiron F. Pusher syndrome: its cortical correlate. Acta Otorrinolaringol Esp 2009; 60: 454-5.         [ Links ]

50. Hewett R, Bartolomei F. Epilepsy and the cortical vestibular system: tales of dizziness and recent concepts. Front Integr Neurosci 2013; 7: 73.         [ Links ]

51. Kluge M, Byenburg S, Fernández G, Elger CE. Epileptic vertigo: evidence for vestibular representation in human frontal cortex. Neurology 2000; 55: 1906-8.         [ Links ]

52. López C, Heydrich L, Seeck M, Blanke O. Abnormal self-location and vestibular vertigo in a patient with right frontal lobe epilepsy. Epilepsy Behav 2010; 17: 289-92.         [ Links ]

53. Erbayat Altay E, Serdaroglu A, Gucuyener K, Bilir E, Karabacak NI, Thio LL. Rotational vestibular epilepsy from the temporo-parieto-occipital junction. Neurology 2005; 65: 1675-6.         [ Links ]

54. Hewett R, Guye M, Gavaret M, Bartolomei F. Benign temporo-parieto-occipital junction epilepsy with vestibular disturbance: an underrecognized form of epilepsy?. Epilepsy Behav 2011; 21: 412-6.         [ Links ]

55. Haggard P, Taylor-Clarke M and Kennett S. Tactile perception, cortical representation and the bodilyself. Curr Biol 2003; 13, R170–R173. doi: 10.1016/s0960-9822(03)00115-5.         [ Links ]

56. López C. A neuroscientific account of how vestibular disorders impair bodily self-consciousness. Frontiers in Integrative Neuroscience 2013; 7. 7:91. doi: 10.3389/fnint.2013.00091.         [ Links ]

57. Schwabe L, Blanke O. The vestibular component in out-of-body experiences: a computational approach. Front Hum Neurosci 2007; 2: 17.         [ Links ]

58. Blanke O, Mohr C. Out-of-body experience, heautoscopy, and autoscopic hallucination of neurological origin. Implications for neurocognitive mechanisms of corporeal awareness and selfconsciousness. Brain Res Rev 2005; 50(1): 184-99.         [ Links ]

59. Blanke O. Multisensory brain mechanisms of bodily self-consciousness. Nat Rev Neurosci 2012; 13(8): 556-71.         [ Links ]

60. Kahane P, Hoffmann D, Minotti L, Berthoz A. Reappraisal of the human vestibular cortex by cortical electrical stimulation study. Ann Neurol 2003; 54(5): 615-24.         [ Links ]

61. Mazzola L, López C, Faillenot I, Chouchou F, Mauguière F, Isnard J. Vestibular responses to direct stimulation of the human insular cortex. Ann Neurol 2014; 76(4): 609-19.         [ Links ]

62. Ghazanfar A and Schroeder C. Is neocortex essentially multisensory. Trends in Cognitive. Sciences 2006, 10(6): 278-85.         [ Links ]

63. Zajonk TP, Roland PS. Vertigo and motion sickness. Part I: vestibular anatomy and physiology. Ear Nose Throat J 2005; 84 (9): 581-4.         [ Links ]

 


Recibido el 7 de marzo de 2016.
Aceptado el 3 de julio de 2016.

Dirección: Cristian Aedo Sánchez
Departamento Tecnología Médica, Facultad de Medicina, Universidad de Chile
E mail : caedosanchez@gmail.com

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons