SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.45 número1PRESENTACIONProducción de oraciones complejas en niños de 8 y 10 años índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


RLA. Revista de lingüística teórica y aplicada

versión On-line ISSN 0718-4883

RLA v.45 n.1 Concepción  2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-48832007000100002 

 

RLA, Revista de Lingüística Teórica y Aplicada, 45 (1), I Sem. 2007, pp. 13-31

ARTICULOS

 

Procesamiento de oraciones con incrustacion central y derecha en adultos jovenes y adultos mayores*

Processing of sentences with central and right embedding in young and old individuals

 

Bernardo Riffo
Claudine Benoit

Universidad de Concepción. Concepción, Chile E-mail: bernardo@udec.cl, cbenoit@udec.cl


Resumen

En este artículo se estudia el efecto del envejecimiento, la memoria operativa y la estructura sintáctica sobre el procesamiento de oraciones. En el estudio experimental participaron 24 adultos jóvenes y 21 adultos mayores, quienes leyeron oraciones complejas con incrustación central y derecha de cláusula subordinada. La hipótesis sostiene que el envejecimiento está asociado a una disminución de la memoria operativa, afectando ambos factores la capacidad de procesamiento del lenguaje. Como una de las principales conclusiones de los resultados, se encontró que existe una diferencia significativa entre ambos grupos etáreos en cuanto a su desempeño. Por otra parte, el factor gramatical afecta el tiempo de procesamiento de ciertas palabras críticas y el tiempo de respuesta a preguntas sobre el contenido de las oraciones.

Palabras claves: Envejecimiento, procesamiento sintáctico, memoria operativa.


Abstract

This research studies the effect of aging, working memory and syntactic structure on sentence processing. In an experiment, 24 young and 21 old individuals read complex sentences with central and right embedding. The hypothesis predicts that aging is associated to working memory decrease and that both factors affect the language processing capacity. One of the main findings is a significant statistical difference between the performance of the age groups. On the other hand, it was found that the grammatical factor affected the processing time of some critical words and the response time for comprehension question about the sentence content.

Keywords: Aging, sentence processing, working memory.


 

Introduccion

El procesamiento de oraciones ha constituido una preocupación central para la psicolingüística desde sus inicios. Sin embargo, fue en una segunda etapa cuando se dieron pasos importantes tendientes a proponer modelos más elaborados respaldados por abundantes datos empíricos provenientes de trabajos experimentales realizados con técnicas de alta sofisticación y rigurosidad. Se buscaba entonces demostrar, principalmente a través de tareas que involucraban la memoria, la realidad psicológica de las estructuras sintácticas propuestas en la teoría estándar de la escuela generativa (Chomsky, 1965). Los desarrollos posteriores se orientaron, por una parte, hacia una consolidación de modelos teóricos de corte modular (Frazier & Fodor, 1978), en los que se mantiene el supuesto de que existen procesos encapsulados (con importantes variaciones entre los modelos respecto de los alcances de tal encapsulamiento) y que, sólo en cierto momento, se produce una integración de información semántica y sintáctica. Por otra parte, un enfoque que postulaba la interacción entró en la arena con propuestas que desafiaban los supuestos modulares proponiendo, en cambio, que no existe la autonomía de la sintaxis, sino que el procesamiento de la dimensión gramatical de la señal lingüística forma parte del procesamiento del lenguaje en general y que ello no ocurre en celdas aisladas (Carreiras & Messeguer, 1999).

1. El procesamiento sintactico

La señal lingüística, habitualmente, se compone de palabras integradas en secuencias –las oraciones–, que corresponden al nivel de organización sintáctica en la jerarquía del lenguaje. El procesador debe reconocer estas secuencias de unidades léxicas en tanto constituyentes gramaticales y oraciones. Dicho de otro modo, el procesamiento del lenguaje requiere asignar una estructura gramatical a la serie de palabras, para lo cual el hablante dispone, por una parte, de información sintáctica (definida en términos de formatos sintácticos específicos de cada lengua) y, por otra, de información semántica y pragmática. La interpretación final dependerá de cuál de las fuentes de información adquiera mayor relevancia o peso (la sintáctica o la extra sintáctica). Es en este punto donde se han producido las mayores discusiones sobre la naturaleza del procesamiento sintáctico (Carreiras & Messeguer, 1999). No obstante las legítimas disputas teóricas, en lo que sí existe claridad respecto del procesamiento en el nivel gramatical es que a una secuencia dada de unidades léxicas se debe asignar una estructura sintáctica y su correspondiente interpretación semántica.

1.1. El papel de la memoria operativa (MO)

Junto con los factores situacionales y pragmáticos, intervienen en la actuación lingüística mecanismos de percepción y producción no lingüísticos, componentes de la arquitectura cognitiva con los que el lenguaje necesariamente debe interactuar. La memoria y los mecanismos de atención dependientes de ella surgen como objeto de estudio indiscutible si se trata de explicar cuáles componentes participan y qué procesos ocurren durante la comprensión y producción de la señal lingüística.
La memoria humana es la responsable, entre otros, del procesamiento, registro, recuperación y modificación de la información. Desde muy temprano1, la psicología ha distinguido más de un tipo de memoria siguiendo criterios como la capacidad de almacenamiento de cada unidad, el formato de las representaciones mentales producidas y su persistencia temporal. El clásico modelo modal2 de Atkinson y Shiffrin (1968) incluye una memoria sensorial (MS), una memoria de corto plazo (MCP) y una de largo plazo (MLP). Las dos últimas han alcanzado gran difusión entre los especialistas, tanto que actualmente siguen siendo utilizadas, especialmente en la evaluación psicológica. Mientras la MCP, cuyo rango de persistencia se encuentra entre los 15-30 segundos, opera con los datos que vacía luego en el almacén de largo plazo, la MLP puede mantener las representaciones por períodos indefinidos de tiempo. La MCP resulta así un espacio muy dinámico en el que las representaciones se construyen permanentemente y asimismo son enviadas al almacén de largo plazo. Sin embargo, el movimiento no es unidireccional; en efecto, desde la MLP se evocan constantemente los elementos requeridos para la tarea de procesamiento (de Vega, 1985).

1.2. La memoria operativa y el procesamiento del lenguaje

Nuevas investigaciones, como las de Tulving (1972) o las de Craik y Lockhart (1972), que proponen nuevas subdivisiones estructurales y de proceso, contribuyeron a modificar lo propuesto por Atkinson y Shiffrin (1968). Sin embargo, ha sido el modelo de Baddeley (1986) el que mayor impacto ha tenido en los últimos años, situándose en el centro de la discusión sobre el papel de la memoria en el procesamiento del lenguaje. Lo que antes se llamaba MCP, adquiere la denominación de memoria operativa (MO)3 (Baddeley, 1986), concebida ya no como un almacén unitario, sino integrado por tres componentes, a saber, el ejecutivo central, el lazo articulatorio y la agenda viso-espacial. El primero de ellos tiene una función atencional y de control sobre las operaciones de procesamiento y almacenamiento –que pueden darse en forma simultánea–, mientras que los dos últimos, considerados sistemas esclavos, están destinados al procesamiento de información lingüística y visual, respectivamente.
En el modelo de Baddeley, la MO sigue siendo un espacio de trabajo de alcance limitado y su amplitud, que presenta considerables diferencias individuales, podría incidir en el desempeño cognitivo. Así lo consideran Daneman y Carpenter (op. cit.), quienes desarrollaron un test para medir la capacidad de la memoria operativa verbal, cuyos índices resultan ser, según varios estudios empíricos, un buen predictor del rendimiento en diversas tareas de comprensión lingüística (Fedorenko et al., 2006; Just & Carpenter, 1992; King & Just, 1991). El test cuenta con una versión española de Gutiérrez y colaboradores (1996). Para la presente investigación, el grupo de psicolingüística de la Universidad de Concepción desarrolló una versión de la prueba adaptada al español de Chile.

1.3. El efecto del envejecimiento

El envejecimiento se define en términos de la ciencia médica como un “proceso degenerativo multiorgánico de naturaleza multifactorial” (Gil, 2000). Lo anterior implica que el grado en que cada órgano de un individuo se ve afectado por este proceso es el resultado de una combinación de factores genéticos y ambientales muy diversos, cuyo peso y papel específico no está muy claro en el estado actual de la investigación (Raz, 2000). Los cambios que ocurren en el cerebro pueden medirse a través de variables cuantificables según indicadores precisos, tales como peso, cambios histológicos, nivel de neurotransmisores, etc. Las principales modificaciones se manifiestan tanto en los aspectos morfológicos como neuroquímicos. La variación se produce tanto en los neurotransmisores como en los receptores, en los que se observa una clara disminución asociada a la edad. Dicha disminución trae como consecuencia cambios en la actividad cerebral, especialmente en las funciones cognitivas superiores como el lenguaje, la memoria y el razonamiento, así como en la percepción visual y auditiva (Gil, 2000).
En la literatura especializada se destaca el estudio longitudinal de Schaie (1994), la investigación más grande desarrollada en gerontología de las habilidades cognitivas4. El autor se propuso averiguar, entre otras cosas, (1) si el curso del desarrollo intelectual del adulto seguía un patrón uniforme a lo largo de la vida, (2) a qué edad era posible detectar una declinación de las habilidades intelectuales y en qué magnitud, (3) qué explica las diferencias individuales, y (4) si el deterioro es reversible mediante la intervención educacional. Los resultados obtenidos por Schaie (op. cit.) muestran una clara tendencia a la declinación de las capacidades cognitivas a lo largo del ciclo vital. Si bien es cierto que el descenso de las curvas parece innegable, ello no se da igual en las distintas habilidades. Entre la 4ª y la 5ª década, se alcanzan los niveles más altos de rendimiento; a partir de los 60 años, en cambio, la disminución de las capacidades verbales, mnemónicas, perceptivas y de razonamiento matemático son significativas. Al mismo tiempo, se observa una gran variabilidad de los datos, que revela importantes diferencias individuales, a las que contribuyen tanto factores generacionales como biográficos. Así, los resultados para una misma prueba no son los mismos en las diferentes cohortes; junto a ello, es posible asociar las condiciones de vida y la historia personal de cada individuo al rendimiento cognitivo general y específico.

1.4. Memoria y envejecimiento

Otros desarrollos de la investigación se han centrado específicamente en el papel de la memoria en los cambios asociados al envejecimiento. Salthouse (1996) sostiene que el enlentecimiento caracteriza la evolución de las capacidades cognitivas del adulto mayor. Para explicar las causas de ello distingue, siguiendo a Catell (1972), dos tipos de inteligencia: la fluida y la cristalizada. La primera corresponde a las habilidades cognitivas tales como el razonamiento causal y deductivo, la memoria y la orientación espacial, las que se reflejan en las medidas de velocidad de procesamiento. El segundo tipo, en cambio, está referido al conocimiento adquirido por la experiencia, con un carácter más bien estable y que se refleja en medidas como el conocimiento del vocabulario y la información general. Así, la declinación observada por Schaie (1994) y el propio Salthouse (1996) se explica en buena medida por los cambios en la MO que caracterizan la ontogénesis en esta etapa del ciclo vital. Las habilidades dependientes de la inteligencia cristalizada tienden a permanecer estables en el tiempo, mientras que la declinación de la inteligencia fluida se asocia más claramente con la declinación cognitiva, por lo que se considera que explica en buena parte el enlentecimiento.

2. Antecedentes empiricos

Si bien el estudio de los procesos psicolingüísticos en relación con el envejecimiento y sus consecuencias en las capacidades intelectuales constituye un tópico relativamente nuevo en la disciplina, algunas publicaciones centrales han establecido un conjunto de ideas fundamentales en torno al problema. Así, Kemper (1992) y Craik y Salthouse (2000) permiten conformar un cuadro general que caracteriza el lenguaje del adulto mayor. Sobresalen, entre otras características, el enlentecimiento general de los procesos, tales como reconocimiento de palabras, lectura y producción oral. A ello se agrega una tendencia a la simplificación sintáctica en la producción escrita y una cierta declinación en el procesamiento de oraciones complejas caracterizada por dificultades para reconocer errores o incremento significativo del tiempo en la lectura. Estos hallazgos, obtenidos principalmente en lengua inglesa, no tienen un correlato en español. Si bien existen antecedentes en una investigación previa5  (Véliz, 2004), no se sabe de la existencia de nuevas investigaciones sobre procesamiento de oraciones en jóvenes y adultos mayores con la utilización de técnicas y diseños experimentales. A ello se quiere contribuir con este estudio.

3. Estudio experimental

Con el propósito de estudiar el problema planteado al inicio de este artículo, a saber, el de la eventual incidencia del envejecimiento en el procesamiento de oraciones complejas del español, se realizó una investigación de carácter experimental, cuyos detalles se informan a continuación.

3.1. Objetivos

a) Estudiar, en forma experimental, el procesamiento de oraciones con cláusula de relativo de incrustación central e incrustación de derecha, en función sujeto y función objeto.
b) Averiguar si los datos empíricos sobre el procesamiento de oraciones con cláusula de relativo encontrados para el inglés se cumplen en el español de Chile.
c) Estudiar la incidencia de la edad y la MO en el procesamiento de oraciones con cláusula de relativo de incrustación central y derecha, en función sujeto y función objeto.

3.2. Hipótesis

a) La edad y la MO inciden significativamente en el procesamiento de oraciones complejas.
b) Las oraciones con incrustación central requieren un mayor consumo de recursos cognitivos que aquéllas con incrustación de derecha, lo que se traduce en un incremento del tiempo de procesamiento.

3.3. Diseño

Según las hipótesis formuladas, son diversos los factores que inciden en la conducta de los sujetos de la investigación. Así, junto a las variables lingüísticas locus de la incrustación (incrustación central, incrustación de derecha) y tipo de cláusula de relativo (sujeto, objeto), están las variables no lingüísticas como la edad (adulto joven, adulto mayor) y la capacidad de la MO (baja, media, alta) que inciden en el comportamiento de los sujetos (el procesamiento medido en términos cronométricos). Se trata, por lo tanto, de un estudio multifactorial, toda vez que se quiere averiguar en qué medida las diversas variables independientes comprometidas influyen en la conducta de los sujetos de la investigación. En consecuencia, el diseño del experimento correspondió a un esquema 2 x 3 x 4.
Además de las oraciones experimentales, se preparó, para cada una de ellas, una pregunta de comprensión a fin de corroborar que la persona estaba leyendo cuidadosamente el material verbal. La pregunta era presentada inmediatamente tras la lectura de la oración-estímulo y debía ser respondida con SI o NO presionando una tecla verde a la derecha del teclado o una roja a la izquierda, respectivamente.

3.4. Materiales

Las oraciones estímulos se construyeron siguiendo el diseño del experimento que distinguía entre locus de la incrustación (central, IC; de derecha, ID) y función del pronombre relativo de la cláusula subordinada (sujeto, objeto). De este modo, se obtuvieron cuatro versiones de cada oración, las que cubrían la totalidad de las posibilidades gramaticales consideradas en el estudio:

a) El médico que esperó al paciente miró a la enfermera. (IC, SUJ)
b) El médico que esperó el paciente miró a la enfermera. (IC, OBJ)
c) La enfermera miró al médico que esperó al paciente. (ID, SUJ)
d) La enfermera miró al médico que esperó el paciente. (ID, OBJ)

El material elaborado fue posteriormente evaluado por expertos y, más tarde, sometido a un estudio normativo, de modo que se eliminaron aquellas oraciones que fueron calificadas como poco comprensibles tanto por los expertos como por la población que sirvió de juez.

3.5. Población participante

24 adultos mayores y 21 adultos jóvenes fueron incluidos en la investigación. Para la selección de los participantes, se consideró su situación socioeconómica y su nivel de educación. Todos los sujetos pertenecían al estrato medio-alto, de acuerdo con la escala GRAFFAR; en tanto que su nivel educacional fue, en todos los casos, el de educación superior. Los adultos mayores fueron escogidos de entre los alumnos del Programa EDUHARTE para el adulto mayor de la Facultad de Humanidades y Arte de la Universidad de Concepción, lo que obedecía al propósito de incluir en el estudio sólo a personas intelectualmente activas. Los adultos jóvenes, a su vez, eran alumnos regulares de diversas carreras de la misma institución.
A los adultos mayores, además, se les sometió a una evaluación psicológica con la finalidad de descartar la presencia de alguna demencia u otro signo de deterioro cognitivo patológico, debido a la alta probabilidad que presentan tales características en este grupo etáreo. Para este propósito, se utilizó la prueba de inteligencia WAIS, además de un instrumento diseñado especialmente para detectar la aparición de demencia senil, a saber, el MINI MENTAL6. Sólo se incluyó en la investigación a adultos mayores cognitivamente sanos.
Otra medida empleada para el control de las variables en estudio consistió en una prueba diseñada para medir la capacidad de la MO. El instrumento, desarrollado originalmente por Daneman y Carpenter (1980), fue adaptado al español de Chile por el equipo de investigadores del proyecto Fondecyt 1050591, como se informó antes. La medida obtenida corresponde a un índice de la amplitud de la MO de un individuo, de modo tal que para cada participante en la investigación se disponía de este importante dato.

3.6. Procedimiento

Por tratarse de un estudio experimental que se propone averiguar si existe un efecto del envejecimiento sobre el procesamiento de oraciones, se utilizó la técnica de la ventana móvil (Haberlandt, 1994) para medir el tiempo de lectura de cada palabra de las oraciones-estímulo preparadas. Los sujetos participantes realizaron la tarea experimental en el laboratorio de psicolingüística, un espacio aislado, libre de distractores, donde se sentaban frente a un computador. El experimentador les daba las instrucciones, luego los participantes comenzaban el experimento y ensayaban con una serie de 8 oraciones de prueba para que conocieran la dinámica del procedimiento y así saber si habían entendido las instrucciones. Terminado el ensayo, comenzaba la lectura de las oraciones experimentales.

4. Resultados

Los resultados que se presentan en esta sección corresponden a las medidas de tiempo de lectura en curso y a posteriori. Específicamente, se observó el tiempo total de lectura de cada oración, el tiempo de lectura de determinadas palabras consideradas “zonas críticas” (debido a las operaciones que se espera ocurran allí como parte del procesamiento de la oración) y el tiempo que tardaban los sujetos en responder a la pregunta sobre el contenido de la oración leída. Se agrega también al análisis la medida de memoria empleada para evaluar este aspecto en la población participante. Para el análisis estadístico de los tiempos de lectura y de respuesta a la pregunta de comprensión se utilizó la prueba de varianza de diseño factorial. La prueba t de Student fue la seleccionada para el análisis de las medidas de memoria.

4.1. Tiempo total de lectura

En la  Tabla 1 se presentan los resultados de las medidas promedio (en milisegundos) por cada grupo etáreo y condición gramatical de las oraciones-estímulo. Una primera mirada a los datos revela que la edad ejerce una clara diferencia en éstos; así, el grupo joven exhibe valores notoriamente más bajos que los mostrados por los adultos mayores. La estructura sintáctica, contrariamente a lo esperado, no parece tener un papel significativo. Esto puede apreciarse con mayor claridad en el Gráfico 1, en el que se ve la estable diferencia entre los grupos etáreos. La estructura sintáctica, contrariamente a lo esperado, no parece tener un papel significativo.

Tabla 1. Tiempo total de lectura ambos grupos.

Gráfico 1. Tiempo total de lectura ambos grupos.

Lo señalado más arriba se ve corroborado por las pruebas estadísticas. La variable edad, con un valor F = 33,444 (p = 0,000) resulta altamente significativa a la hora de explicar los datos. Es decir, el envejecimiento, asociado a la edad cronológica, explica de manera clara la conducta de los sujetos, medida en tiempo requerido para leer la totalidad de la oración. Otra variable incluida en el estudio, la MO, presenta un valor F = 6,952 (p = 0,001), lo que se interpreta como una evidencia de que este componente del sistema cognitivo incide en el comportamiento de los datos. En otras palabras, el hecho de que un individuo posea una baja o alta capacidad de MO explica (o permite predecir) su conducta en términos del tiempo que requiere para leer una oración como las empleadas en el experimento. Finalmente, la estructura sintáctica, que presenta un índice F = 0,937 y un valor p = 0,424, no resultó ser un factor de peso en este punto del estudio. Esto es, la condición gramatical no determina el tiempo que requieren los sujetos para llevar a cabo la tarea.

4.2. Tiempo de lectura de zonas críticas

Se entiende por zona crítica a aquel punto del material verbal de estímulo cuyo procesamiento demanda un mayor consumo de recursos cognitivos. Este incremento en el gasto, especialmente de la memoria, se explica por el hecho de que el procesamiento de ciertas unidades de la señal lingüística requiere de algunas operaciones más complejas, como, por ejemplo, las que se realizan para establecer vínculos entre dos elementos cuyas funciones deben complementarse (v.gr. agente – acción – objeto). Los datos obtenidos de estos puntos constituyen interesantes evidencias sobre aspectos centrales del procesamiento, lo que justifica la gran atención que reciben en la literatura especializada. En el presente estudio se consideraron como medidas críticas el tiempo de procesamiento del verbo subordinado (tiempo crítico 1, TC1), del núcleo nominal de la cláusula subordinada (tiempo crítico 2, TC2) y del verbo principal (tiempo crítico 3, TC3).

a) Tiempo de procesamiento del verbo subordinado (TC1)

Los datos obtenidos en este análisis muestran, por una parte, diferencias claras a favor de los jóvenes y, por otra, que la condición sintáctica (IC versus ID) no está asociada con diferencias importantes en el tiempo de procesamiento. Tal como se aprecia en la Tabla 2, los adultos mayores, en todos los casos, tardaron más en leer el verbo subordinado que los jóvenes. El hecho de que el verbo subordinado se sitúe al interior de una cláusula de incrustación central o derecha, en cambio, muestra débiles diferencias, las que se pueden ver con mayor claridad en el Gráfico 2.

Tabla 2. Tiempo de lectura verbo subordinado.

                                                            

El análisis estadístico de estos datos, de acuerdo con el modelo empleado, permite concluir lo que sigue. En primer lugar, nuevamente la edad se muestra como un factor fuerte y estable en el estudio: sistemáticamente los viejos necesitan más tiempo para leer el verbo subordinado en todas las condiciones gramaticales presentadas a los sujetos; la diferencia es significativa (F = 14,605; p = 0,000). La MO, a su vez, se mantiene en este punto, al igual que en el anterior, como una variable influyente; hay diferencias significativas asociadas al nivel de memoria que presentan los sujetos, siendo los valores F (11,493) y p (0,000) claros indicadores de lo anterior. La estructura sintáctica, en cambio, tampoco mostró aquí desempeñar un papel relevante, esto es, independiente de si se trata de IC o ID o de la función gramatical, los valores no muestran indicadores significativos (F = 0,450; p = 0,718). Esto se puede explicar, en parte, porque el procesamiento del verbo subordinado no exige la realización de operaciones de integración, como sí debieran ocurrir en el caso del verbo principal, como veremos más adelante.

Gráfico 2. Tiempo de lectura verbo subordinado.

b) Tiempo de procesamiento del núcleo nominal subordinado (TC2)

Una primera mirada a los datos de la Tabla 3 muestra una tendencia que resulta fácil de advertir: los adultos mayores, al igual que en los casos anteriores, siempre son más lentos que los jóvenes en la lectura del núcleo nominal de la cláusula subordinada. En las oraciones de IC requieren menos tiempo que en las de ID, contrariamente a lo esperado; si la función desempeñada es sujeto, en cambio, el tiempo se reduce en comparación a los casos en que la palabra procesada funciona como objeto, lo que sí está en concordancia con la literatura especializada (Fedorenko et al., 2006; Caplan & Waters, 1999, entre otros).

Tabla  3. Tiempo de lectura núcleo nominal subordinado.

El análisis estadístico de estos datos presenta algunas diferencias con lo visto en los casos anteriores. En relación con el valor del factor edad, sin embargo, no existen mayores cambios; esta variable se mantiene como la que explica el comportamiento de los datos, esto es, el envejecimiento asociado a ella parece ser el factor fundamental asociado a las diferencias cuantitativas. Así, el valor F = 13,838 y p = 0,000 constituyen robustas evidencias a favor de esta afirmación. La MO, en cambio, no tiene en esta situación un mayor papel, siendo el valor F = 0,688 y el valor p = 0,504 no significativos. En otras palabras, el que un sujeto haya logrado un alto o bajo desempeño en la prueba de MO verbal no presenta una relación sistemática con los tiempos de lectura del núcleo nominal de la cláusula subordinada. La estructura sintáctica, por el contrario, esta vez sí resultó un factor de peso. Con un F = 12,951 y un valor p = 0,000, constituye una variable que incide en la conducta observada.

Gráfico 3. Tiempo de lectura núcleo nominal subordinado.

c) Tiempo de procesamiento del verbo principal (TC3)

Al observar los datos de la Tabla 4, se advierte que la tendencia se da, en cierta medida, en un sentido contrario a los de la Tabla 3; son los tiempos de lectura del verbo principal en oraciones de IC los que alcanzan valores más altos, situación que ahora sí resulta congruente con la expectativa. La función de la FN post verbo en la cláusula subordinada, en cambio, no presenta mayor incidencia; los datos muestran más bien un panorama en el que no existe una tendencia definida.

Tabla  4. Tiempo de lectura verbo principal.

Gráfico 4. Tiempo de lectura verbo principal.

El análisis estadístico de lo ilustrado en el Gráfico 4 arroja, como en los casos anteriores, un resultado que otorga a la variable edad un papel fundamental: los jóvenes presentan índices siempre más bajos que los adultos mayores (ver curvas), esto es, emplean menos tiempo en procesar las unidades analizadas. El valor F = 25,100 y el valor p = 0,000 alcanzan niveles de significación de gran solidez. La MO, en cambio, no constituye un factor de peso en los resultados; con índices F = 0,687 y p = 0,504, no alcanza el nivel de la significación estadística. No así el factor gramatical, específicamente el locus de la incrustación, que presenta valores significativos (F = 2,690; p = 0,048); en otras palabras, el que el verbo principal se sitúe antes (ID) o después de la cláusula subordinada (IC) tiene importantes consecuencias para el procesamiento.

4.3. Tiempo de respuesta a pregunta

Los datos considerados hasta aquí dan cuenta del proceso mismo de lectura del material verbal de estímulo; se trata, por tanto, de medidas de tiempo real (on-line), las que reflejan los procesos interpretativos (Waters & Caplan, 1999). Los llamados procesos post-interpretativos, en cambio, se ven reflejados en las medidas a posteriori (off-line), como el tiempo que tardaban los sujetos en responder a la pregunta de comprensión tras la lectura de la oración-estímulo. La Tabla 5 resume los resultados.

Tabla 5. Tiempo de respuesta a pregunta.

Llama la atención, de acuerdo a los datos arriba expuestos, la diferencia en los tiempos promedio entre los valores asociados a oraciones con IC e ID, siendo esta última condición la que aparece vinculada a un mayor consumo de tiempo. Según el enfoque del presente estudio, esto quiere decir que el locus de la incrustación, si bien no tuvo mayor incidencia en la conducta observada en términos del tiempo total de lectura, es decir, en general sobre el proceso interpretativo global, sí lo tuvo en los procesos post-interpretativos. Los indicadores estadísticos (F = 6,069; p = 0,001) respaldan la afirmación de que la estructura sintáctica incide en las operaciones post-lectura. La explicación al hecho de que la ID se asocie a un mayor consumo de tiempo –y, por lo tanto, a una mayor dificultad– radica, en nuestra opinión, en el hecho de que en esta condición coinciden el final de oración con el final de la cláusula subordinada (ver ejemplos en 3.4). Los procesos de integración de la incrustación debieron, probablemente, extenderse más allá de los límites de la oración ocupando espacio de trabajo en la memoria y, con ello, retardando los procesos de análisis implicados en la tarea de responder a la pregunta de comprensión.

Gráfico 5. Tiempo de respuesta a pregunta.

Las otras dos variables en estudio, a saber, la edad y la MO, a su vez, también resultaron significativas. La primera presenta un valor F = 37,605 y p = 0,000. La segunda, por su parte, aunque con un grado menor, alcanza también niveles significativos (F = 3,966; p = 0,021). En suma, todos los factores incluidos en el diseño presentan índices significativos.

4.4. Medidas de memoria

Al comparar la media de MO de los jóvenes (x1) y de los adultos mayores (x2), se obtiene que existe una diferencia estadísticamente significativa, mostrando los primeros una MO verbal superior en 1,023 puntos (de escala) a la de los adultos mayores, como se puede observar en la Tabla 6. Los valores estadísticos confirman estas diferencias asumiendo varianzas distintas entre los grupos (F = 7,592; p = 0,006). En otras palabras, los grupos son distintos en cuanto a su capacidad de MO, medida según el instrumento desarrollado.

Tabla 6. Medidas de memoria operativa.

 

Gráfico 6. Comparación del índice de memoria operativa en ambos grupos.

5. Discusion general y conclusiones

El propósito de la investigación que aquí se informa era averiguar si la edad (como indicador de envejecimiento), la MO y los factores gramaticales inciden en el procesamiento de oraciones con IC e ID en el español. Los resultados observados y descritos en la sección anterior pueden ser interpretados en los siguientes términos:

a) El envejecimiento, dado por la edad de los sujetos participantes, se muestra como el factor más estable en el comportamiento de los datos. Todas las pruebas estadísticas efectuadas arrojan valores significativos para esta variable, evidencia que permite sostener que el envejecimiento efectivamente conlleva cambios en el desempeño lingüístico. Este cambio se manifiesta principalmente en el enlentecimiento de los procesos, tal como se aprecia en los gráficos y tablas, en los que siempre el grupo de adultos mayores exhibe medias de tiempo más altas.
b) Existe una diferencia entre los procesos interpretativos y los post-interpretativos. Mientras en los primeros no todas las variables en estudio (salvo el factor edad) tienen el mismo peso, en los últimos, la totalidad de los factores considerados alcanza niveles de significación estadística. Estos resultados respaldan lo postulado por Caplan y
Waters (1999; Waters & Caplan, 2001) en el sentido de que la distinción entre los dos tipos de procesos implican diferentes exigencias para los sujetos.
c) La MO no siempre constituyó un factor que explicara los resultados. Específicamente, esta variable incide en el procesamiento global en tiempo real y a posteriori; sin embargo, en el procesamiento de zonas críticas no incidió en la conducta de los sujetos. Otro hallazgo a favor de Caplan y Waters (1999; Waters & Caplan, 2001).
d) Los grupos etáreos en estudio, no obstante, se diferencian significativamente por su nivel de MO, dato que puede interpretarse como una evidencia de que este factor, en términos generales, sí desempeña un papel fundamental en el procesamiento.
e) Los datos relacionados con la variable gramatical (IC versus ID) resultaron inconsistentes: no hay evidencias estables que permitan afirmar, como lo sostiene Kemper (1992), que el locus de la incrustación tiene, en este caso, incidencia en el procesamiento.
f)  Por último, un hallazgo interesante de esta investigación es el hecho de que el envejecimiento siempre aparece como la variable que incide en la conducta observada, no así la MO. A la luz de las hipótesis y de los supuestos existentes en la literatura especializada, los que vinculan envejecimiento y declinación de la memoria, se puede establecer la pregunta acerca de cuáles otros componentes del sistema cognitivo asociados a la edad están influyendo en el desempeño lingüístico. Sin duda, aquí hay una línea de investigación que requiere desarrollo específico.

NOTAS

1 James (1890) separó la memoria primaria de la memoria secundaria empleando un criterio temporal. La primera permitía mantener la información inmediata, mientras que la segunda se encargaba de aquello que persistía en el tiempo más allá del instante en que se presentaba el estímulo, incluso por años.
2 También llamado modelo del multialmacén (de Vega, 1985), porque propone una visión espacial de la memoria, donde los componentes actúan como depósitos de representaciones existiendo un permanente flujo de ellas entre los distintos almacenes.
3 El término en inglés, working memory, ha sido traducido también como memoria de trabajo.
4 The Seattle Longitudinal Study se inició en 1956 y concluyó en 1991 con la participación de 5.000 personas como sujetos de estudio.
5 En el proyecto Fondecyt 1010629, específicamente en relación con sintaxis, se realizó un estudio de comprensión y memoria de oraciones con un método off-line.
6 Esta prueba consiste en una serie de ítemes que elicitan información básica como, por ejemplo, el día de la semana en que nos encontramos, datos generales sobre personajes públicos, pruebas de razonamiento elemental, etc.

REFERENCIAS

Atkinson, R.C. & Shiffrin, R. M. 1968. Human Memory: A proposed System and its Control Processes. The Psychology of Learning and Motivation, 2, 89-195.
        [ Links ] Baddeley, A. 1986. Working Memory. New York: Oxford University Press.
        [ Links ] Caplan, D. & Waters, G. 1999. Verbal working memory and sentences comprehension. Behavioral and Brain Sciences, 22, 77-126.
        [ Links ] Carreiras, M. & Messeguer, E. 1999. Procesamiento de ambigüedades sintácticas. Psicolingüística del español. Madrid: Trotta, Cap. V, 163-203.
        [ Links ] Catell, R.B. (1972). Abilities: Their Structure, Growth, and Action. Boston: Houghton Mifflin.
        [ Links ] Craik, F.I.M. & Lockhart, R.S. 1972. Levels of Processing: A Framework for Memory Research. Journal of Verbal Learning and Verbal Behavior, 11, 671-684.
        [ Links ] Craik, F.I. M. & Salthouse, T.A. 2000 (Eds.). The Handbook of Aging and Cognition. Mahwuah, N. J.: LEA. Second Edition.
        [ Links ] Chomsky, N. 1965. Aspects of the Theory of Syntax. Cambridge: MIT Press.
        [ Links ] Daneman, M. & Carpenter P. 1980. Individual Differences in Working Memoryand Reading. Journal of Verbal Learning and Verbal Behavior, 19. 450-466.
        [ Links ] Fedorenko, E., Gibson, E. & Rohde, D. 2006. The Nature of Working Memory Capacity in Sentence Comprehension: Evidence again Domain-Specific Working Memory Resources. Journal of Memory and Language, 54, 541-553.
        [ Links ] Frazier, L. & Fodor, J. 1978. The sausage machine: A new two-stage parsing model. Cognition, 6, 291-325.
        [ Links ] Gil, P. 2000. Bases fisiológicas del envejecimiento cerebral. Revista Multidisciplinar de Gerontología, 10 (2), 66-91.
        [ Links ] Gutiérrez, M., Jiménez, A. & Castillo, M.D. et al. 1996. Medida de la memoria operativa: Versión informatizada y adaptada al castellano de la tarea del Reading Span. Psicológica 17, Universidad de la Laguna, 215-228.
        [ Links ] Haberlandt, K. 1994. Methods in reading research. En: Gernsbacher, M. A. (Ed.), Handbook of Psycholinguistics. San Diego: Academic Press, 1-31.
        [ Links ] James, W. 1890. The Principles of Psychology. New York: Henry Holt.
        [ Links ] Just, M.a. y Carpenter, P.a. 1992. A capacity theory of comprehension: individual differences in Working Memory. Psychological review, 103, 773- 780.
        [ Links ] Kemper, S. 1992. Language and Aging. Hanbook of aging and cognition, Hillside, N.J, Erlbaum, 213-270.
        [ Links ] King, J. & Just, A. 1991. Individual Differences in Syntactic Processing: The Role of Working Memory. Journal of Memory and Language, 30, 580-602.
        [ Links ] Raz, N. 2000. Aging of the Brain and Its Impact on Cognitive Performance: Integration of Structural and Functional Findings. In: Craik, F.I.M & Salthouse, T. (Eds.), The Handbook of Aging and Cognition. Mahwah, N.J.: LEA, 1-90.
        [ Links ] Salthouse, T.A. 1996. The Processing-Speed Theory of Adult Age Differences in Cognition. Psyhological Review, 103, 403-428.
        [ Links ] Schaie, K.W. 1994. The Course of Adult Intellectual Development, American Psychologist, 49, 304-313.
        [ Links ] Tulving, E. 1972. Episodic and Semantic Memory. In: Tulving, E. & Donaldson, W. (Eds.), Organization of Memory. New York: Academic Press.
        [ Links ] Vega M. de. 1985. Introducción a la psicología cognitiva. Madrid: Alianza. Capítulo IV.
        [ Links ] Véliz, M. 2004. Procesamiento de estructuras sintácticas complejas en adultos mayores y adultos jóvenes. Estudios Filológicos 39, 65-81.
        [ Links ] Waters, G. y Caplan, D. 2001. Age, Working Memory, and On-Line Syntactic Processing in Sentence Comprehension. Psychology and Aging. Vol. 16, Nº1, 128-144.
        [ Links ]

 

Recibido: 08-03-2007.   Aceptado: 18-04-2007.

* Este artículo es producto del trabajo empírico experimental desarrollado en el Proyecto Fondecyt 1050591 del Grupo de Investigación en Psicolingüística de la Universidad de Concepción.

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons