SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.45 número2ENTONACIÓN VERSUS JUSTIFICACIÓN ADVERBIAL COMO EFECTO DE CORTESÍAVARIACIÓN DEL F1 Y DEL F2 EN LAS VOCALES DEL ESPAÑOL URBANO Y RURAL DE LA PROVINCIA DE NUBLE índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


RLA. Revista de lingüística teórica y aplicada

versión On-line ISSN 0718-4883

RLA v.45 n.2 Concepción  2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-48832007000200010 

 

RLA, Revista de Lingüística Teórica y Aplicada, 45 (2), II Sem. 2007, pp. 135-142

 

DOCUMENTOS / FILES

 

LA NATURALEZA DEL ACENTO EN ESPAÑOL: NUEVOS DATOS Y PERSPECTIVAS

 

THE NATURE OF STRESS IN SPANISH: NEW DATA AND PROSPECTS

 

HERNÁN URRUTIA CARDENAS
Universidad del País Vasco. España fepurcah@lg.ehu.es


RESUMEN

En el ámbito de la lingüística hispánica, los estudios tradicionales, según diversas metodologías e instrumentales, reflejan una variedad de resultados y conclusiones para caracterizar el acento léxico del español. Algunos investigadores han destacado, como marcador acústico del acento, al tono; otros, a la intensidad o la duración. Los últimos estudios, basados en instrumentos digitales que permiten analizar simultáneamente la secuencia de la voz en sus tres parámetros esenciales (intensidad, tono y duración), reflejan la covariación de ellos y el peso estadístico relevante de la intensidad como marcador acústico principal del acento léxico en español.

Palabras claves: Acento, prosodia, en español.


ABSTRACT

In the Hispanic Linguistic field, the traditional studies, according to diverse methodologies and equipments, present different results and conclusions about the acoustic marker for lexical stress, which is the pitch, the intensity or the duration, depending on the researchers point of view. Nowadays laboratory research, based on digital equipment, describes the lexical stress in Spanish according to those three related parameters: intensity, pitch and duration.The last researchs and results prove that the intensity is more relevant as acoustic marker for lexical stress than the pitch and the duration.

Keywords: Accent, prosody, in Spanish.


 

1. ANTECEDENTES

EN EL proceso de sistematización de los datos de la prosodia del español, el estudio de R. P. Stockwell con la colaboración de J. Donald Bowen e I. Silva-Fuenzalida: "Spanish Juncture and Intonation" (Language, 32,1956, pp. 641-665), marca, sin duda, un hito relevante. Su importancia hizo que fuera seleccionado en la antología de Martin Joos (Reading in Linguistics, 1963, American Council of Learned Societies, New York).

Al partir de la premisa de que existe una semejanza básica entre las lenguas indoeuropeas, los estudiosos citados proyectan muchos conceptos y categorías que Trager y Smith (1951) aplicaron a la descripción del inglés.

Así, en su descripción, llegan a la conclusión de que el español se caracteriza en su entonación por tener tres junturas terminales, tres niveles de tono y tres acentos. Agregan una. juntura interna que apunta a las transiciones posibles y fenómenos fonéticos que pueden tener una función en la parte intermedia de la curva de entonación.

Fuera de estas diez categorías fónicas que se consideran fonemas suprasegmentales, reconocen la existencia de algunos hechos colaterales, como las vocalizaciones peculiares, pero que no constituyen unidades discretas de la lengua sino que pertenecen a fenómenos del habla.

Las junturas terminales se analizan como elementos de transición entre dos grupos fónicos o perfiles entonacionales. Y se discriminan así: descendente ||, ascendente || y suspensiva |/|. Destacan que en los tres casos hay un alargamiento de la duración en los segmentos terminales. En relación con el tono distinguen tres niveles: bajo |1|, medio |2| y alto |3|. Y cuatro posiciones: primera sílaba de la frase, última sílaba de la frase, cualquier sílaba fuertemente acentuada y la sílaba inmediatamente anterior a la última sílaba acentuada.

En el apartado de los acentos, distinguen tres acentos fonológicos: fuerte |´|, medio|`| y débil (no marcado). Aclaran que, pese a que existe una relación innegable entre niveles de tono y acento, no se pueden identificar las dos categorías, pero no desarrollan y fundamentan este aserto. En su afán de sistematización señalan que, junto a los 24 fonemas segméntales, que pueden participar en una frase fonemática, hay que considerar los 10 fonemas suprasegmentales que configuran el superfijo (superfix) y los diferentes patrones entonativos. Concluyen que, según lo anterior, en el español estándar hay que considerar 34 fonemas (24 segméntales y 10 suprasegmentales).

Su búsqueda de unidades autónomas discretas y numerables en el plano fónico del español produjo un gran impacto e inspiró a muchos estudiosos.

Un intento de síntesis entre la metodología y categorías manejadas en el estudio de la prosodia española por Stockwell, Bower y Silva-Fuenzalida y las empleadas por el gran fonetista Tomás NavarroTomás (Manual de Entonación Española, 1948, y Manual de Pronunciación Española, 1963), es el trabajo de Daniel N. Cárdenas [Introducción a una comparación fonológica del español y el inglés, I960). Incorpora el ritmo como factor discriminatorio en la secuencia entonacional. Destaca que los factores en el nivel suprasegmental serían: las terminaciones entonativas, niveles de tono, acentos y ritmo. Y habla, siguiendo también a Tomás Navarro de 5 terminaciones o tonemas (cadencia, anticadencia, suspensión, semicadencia y semianticadencia). Además, su manifestación puede darse con pausa posterior o no. Aunque reconoce 5 niveles de tono, se decanta por razones prácticas por tres niveles. Señala la interdependencia de los hechos acústicos en la percepción del acento, aunque no la corrobora con experiencias físicas y cuantitativas.

En los patrones entonativos, aunque integra la influencia de Stockwell, Bower y Silva-Fuenzalida, se inclina por desarrollar y ejemplificar las configuraciones melódicas básicas deT. Navarro, pero con las formulaciones numéricas y de niveles de los fonetistas americanos.

La síntesis, entre el análisis configuracional de la entonación, que inicia Tomás Navarro Tomás para el español, y el de los fonetistas americanos, que reducen los esquemas entonativos a patrones numéricos acentuales y tonales, más las marcas de las terminaciones y el ritmo, se intensifica en autores como J. Matluck (1965), J. Dalbor (1969) y principalmente en A. Quilis (1981, 1988, 1999), por el respaldo y acopio del análisis acústico experimental.

En los trabajos experimentales de Antonio Quilis, aunque se destaca que la frecuencia del tono fundamental en el habla es el principal factor para el análisis de la prosodia, se pone de relieve que hay otros factores como la duración y la intensidad que también influyen en determinadas circunstancias.

En el estudio y descripción de los esquemas entonativos destaca los aspectos siguientes:

a)  Los niveles tonales que, fuera de los perfiles entonativos, se usan para señalar los cambios entonativos. Tales niveles son tres: bajo |1|, medio |2| y alto |3|. Los lugares relevantes en la curva melódica para marcar estos grados tonales son básicamente:

-después de pausa o juntura terminal,
- en las sílabas con acento fuerte en la frase,

-en cualquier sílaba con acento débil que esté inmediatamente antes de la última sílaba con acento fuerte antes de una juntura terminal.

b)  Los acentos, que fonológicamente son dos: el acento fuerte, que se marca, y el débil, que no se indica. La distribución de estos relieves acústicos sigue las normas acentuales y rítmicas de la lengua.

c) Las terminaciones o junturas terminales, que pueden manifestarse con o sin pausa, los reduce fonológicamente a tres: descendente ||, ascendente || y suspensiva |/|.

d)  La configuración entonativa total marcada por la frecuencia del fundamental.

e)  La duración de las sílabas de la curva de entonación incluyendo las pausas intermedias.

f)  Los contrastes aproximados y relativos de la intensidad envolvente.

Este exhaustivo esquema de análisis de la entonación lo inserta en los tres niveles funcionales que se distinguen en su estudio fonológico:

1.  Nivel lingüístico: En este plano la entonación transmite una información denotativa, nocional y objetiva. Las funciones más destacadas en este nivel son la distintiva, de los diversos tipos de enunciados (afirmación, pregunta), y la delimitadora, de los segmentos entonativos del discurso por razones lingüísticas o fisiológicas. También se distingue la Integradora que, en sentido amplio, es la básica, pues la entonación permite integrar las palabras y los enunciados en el discurso.

2.  Nivel expresivo: Apunta a los valores connotativos y afectivos que pueden aportar los esquemas entonativos al mensaje (énfasis, matiz de sorpresa, ironía, intensificación, frialdad, etc.).

3.  Nivel sociolingüístico: Los grupos fónicos, como es obvio, deben estudiarse con la determinación sociolingüística pertinente (diastrática, diatópica y diafásica).

El marco de análisis anterior incluye las variables pertinentes para establecer los esquemas prosódicos estándares del español y sus variantes. Las principales variables anteriores se han proyectado en el estudio que Sosa (1999), siguiendo el análisis autosegmental-métrico de Pierrehumbert (1980), ha aplicado a la fonología de la entonación del español para describir los patrones y variantes entonativos del español.

El esquema autosegmental-métrico que aplica Sosa se basa principalmente en los acentos tonales y los tonos de juntura. Los patrones resultantes implican la combinatoria de dos tonos básicos: un tono alto |H| y otro bajo |L|. Las funciones de los acentos tonales se distinguen de las funciones de los acentos de juntura por signos diacríticos adjuntos: H*, L*, H*+L, H+L*, etc. // H%, L%, etc.

Aunque los esfuerzos para reducir a un sistema de patrones las dos categorías básicas (H, L) en la secuencia del pretonema (sílabas tonales relevantes previas al tonema) más el tonema (juntura), son sugerentes y teóricamente novedosos, todavía predominan en esta línea de trabajo la elaboración teórica y la combinatoria posible con el añadido de los ejemplos pertinentes. Como dice Revert Sanz (2001: 18), se trata de "listar las secuencias posibles y buscar ejemplos de cada contorno hasta agotar la lista y luego reducirlas a un sistema lo más reducido posible, aplicando el método de los pares mínimos".

Pero un problema polémico no ha sido resuelto en los modelos anteriores: la relación y diferencia entre los niveles de tono y la configuración tonal, por una parte, y la naturaleza del acento, por otra.

En el estudio sobre la naturaleza del acento no existe consenso en la bibliografía. Un grupo importante señala que el acento en español es principalmente tonal: RAE (1959: 459): "Acento es la máxima entonación conque en cada palabra se pronuncia una sílaba determinada"; A. Bello (1949: 32): "El acento consiste en una levísima prolongación de la vocal que se acentúa, acompañada de una ligera elevación del tono"; Enríquez et al. (1989), cuyas conclusiones comenta Quilis (1999: 400), en estos términos: "Indiscutiblemente, el acento español depende de la frecuencia del fundamental".

Otros autores consideran que en el acento español se realza la intensidad. R. J. Cuervo (1954: 941) resalta que "(...) el primer acento llamado de intensidad o expiración, es el que conocemos en castellano (...) al definir nuestro acento debemos caracterizarlo con la mayor intensidad".

Tomás Navarro Tomás (1948: 25) indica: "El elemento esencial en la estructura prosódica de las palabras es en español el acento dinámico o de intensidad".

Una tercera posición que resalta la función de la duración como marca del acento es sustentada por Garrido et al. (1995). Según su análisis experimental, basado en un corpus de lectura oral como de habla espontánea, la duración es el correlato físico del acento en español, rechazan el tono como factor acentual:

El análisis de fenómenos de tipo local muestra que los valores máximos de F no parecen ser un correlato importante a la hora de marcar las sílabas tónicas en lectura, puesto que un 80% de las sílabas tónicas no se corresponde con un valor máximo de F0 (cf. en este sentido, los resultados citados por Quilis: 1981, 331). Cabe indicar también que los valores máximos de F0 aparecen principalmente en la sílaba posterior a la tónica, tanto en oraciones aisladas como en oraciones incluidas en párrafos.

Por otra parte, y tal como se ha señalado con anterioridad para el español, la duración es un correlato importante en la caracterización del acento léxico en lectura (Canellada-Kuhlman: 1987; Marín: 1994) como en habla espontánea (Ríos: 1991). Las diferencias de duración encontradas entre sílabas tónicas y átonas en el presente estudio confirman esta idea (Garrido et al., 1995, 189).

Finalmente, otros estudiosos han destacado en una cuarta posición ecléctica que el acento resultaría de la interacción de diversos correlatos acústicos. Así, por ejemplo, en Silverman (1990: 140) y Kohler (1990). A. Quilis (1999: 399 y ss.), aunque privilegia el tono o frecuencia del fundamental, reconoce la acción de la duración y la intensidad:

... el índice principal es la frecuencia del fundamental, sola o acompañada de la duración; ésta ocupa, en orden de importancia, el segundo lugar. Por último, y en contados casos, cuando no actúan ni la frecuencia del fundamental, ni la duración, es la intensidad la que pone de relieve el prosodema acentual (Quilis, 1999: 399-400).

2. NUEVOS DATOS Y PERSPECTIVAS

El problema de los resultados dispares anteriores se ha ido despejando al emplear en los últimos lustros una base instrumental digital con mediciones más ajustadas y simultáneas. Así lo hace, por ejemplo, el software Multispeech 3-1 de la Kay Elemetrics. Con este programa, las cualidades acústicas de una secuencia de discurso se pueden medir por un procedimiento manual o automatizado.

En una investigación realizada (Candia, Urrutia, Fernández, 2006) sobre un corpus lingüístico de 72 enunciados no conectados entre sí, leídos sucesivamente por ocho hablantes de la variedad del español del norte de España, y del que se ha analizado una muestra de cuatro informantes (dos hombres y dos mujeres), se midieron los valores de amplitud y tono en el punto medio de cada sílaba, así como la duración de las vocales y sílabas; con posterioridad, mediante el procedimiento automatizado se analizó el perfil acústico de cada sílaba en intervalos de 10 milisegundos, resultando los valores estadísticos del tono, amplitud y duración.

El análisis estadístico SPSS de los 8.292 sonogramas medidos, según los procedimientos manual y automatizado, arrojó los resultados relevantes siguientes:

1.  La prominencia acentual está marcada por diversas variables (intensidad, duración, tono), interdependientes y correlacionadas.
2.  Los resultados no corroboran la existencia de un solo marcador acústico del acento, como han destacado muchos investigadores.
3.  Los resultados muestran que la covariación de las variables acústicas de intensidad, duración y tono no es simétrica. La intensidad tiene el mayor peso estadístico para marcar la prominencia acentual en la frase y en el enunciado, lo que corrobora los análisis de Ladefoged (2003).
4.  Al ser la intensidad la variable fundamental en el relieve acentual áe la palabra, frase y enunciado, la duración y tono son factores contingentes y colaterales.
5.  Los niveles tonales y la configuración entonativa son marcadores al servicio de sus funciones semántico-pragmáticas en el discurso, tanto en el nivel lingüístico, sociolingüístico y expresivo. En este marco la pausa covaría con las funciones de la entonación en las secuencias de las frases y enunciados.
6.  La inconsistencia de la asociación del tono al relieve acentual léxico y frásico es congruente con su función básica en la configuración entonativa, así su covariación con la amplitud y duración disminuye en el relieve acentual. Y se explican las contradicciones detectadas entre la percepción del acento con los llamados acentos tonales y perfiles entonativos (Urrutia, 1987, 1988).

3. CONCLUSIONES

El uso de instrumentos más refinados en el análisis acústico de corpus más representativos manifiesta que, en la prosodia del español, no se puede subordinar la descripción del acento a la variable del tono, que sí configura los perfiles y niveles tonales. Aunque existe covariación entre las variables acústicas (tono, intensidad y duración), la intensidad o amplitud parece ser el soporte principal del acento en español.

REFERENCIAS

Bello, A. 1949. Gramática de la lengua castellana. Buenos Aires: Losada.        [ Links ]

Candía, L., H. Urrutia y T. Fernández. 2006. "Rasgos acústicos de la prosodia acentual del español", Boletín de Filología, Tomo XLI, 11-14, Universidad de Chile.        [ Links ]

Canellada, M. J. y J. Kuhlman 1987. Pronunciación del español. Lengua hablada y literaria. Madrid: Castalia.        [ Links ]

Cárdenas, D. 1960. Introducción a una comparación fonológica del Español y el Inglés. Washington, D.C.: Center for Applied Linguistic of the Modern Language Association of America.        [ Links ]

Cuervo, R. 1954. "Notas a la Gramática de Bello". En Obras L. Bogotá: Instituto Caro y Cuervo.        [ Links ]

Dalbor, J. 1969. Spanish Pronunciation: Theory and practice. New York: Halt, Rinehart and Winston.        [ Links ]

Enríquez, E. et al 1989. "La percepción del acento en español", Lingüística Española Actual (LEA), XI, pp. 241-269, Madrid.        [ Links ]

Garrido, J. M. et al. 1995. "Estudio comparado de las características prosódicas de la oración simple en español en dos modalidades de lectura", Phonetica, pp. 174-194, Bilbao, Universidad de Deusto.        [ Links ]

Joos, M. 1963. Reading in Linguistics. New York: American Council of Learned Societies.        [ Links ]

Kohler, K. 1990. "Macro and micro F0 in the synthesis of intonation", Papers in Laboratory Phonology I, pp. 115-138, Cambridge University Press.        [ Links ]

Ladefoged, P. 2003. Phonetics data analysis. Oxford: Blackwell.        [ Links ]

Marín, R 1994. "Diseño y evaluación de un modelo de duración vocálica del español para la síntesis del habla", Actas del X Congreso déla Sociedad Española para el Procesamiento del Lenguaje Natural, Córdoba.        [ Links ]

Matluck, J. 1965. "Entonación hispánica", Anuario de Letras V, pp. 5-32, Universidad Nacional de México.        [ Links ]

Navarro Tomás, T 1948. Manual de entonación española. New York: Hispanic Institute.        [ Links ]

--------------. 1963. Manual de pronunciación española. Madrid: CSIC.        [ Links ]

Pierrehumbert, J. B. 1980. The Phonology and Phonetics of English Intonation. Tesis Doctoral, MIT, Cambridge, Massachusetts.        [ Links ]

Quilis, A. 1981/1988. Fonética acústica de la lengua española. Madrid: Gredos.        [ Links ]

--------------. 1999. Tratado de fonología y fonética españolas. Madrid: Gredos.        [ Links ]

RAE. 1959. Gramática de la lengua española. Madrid: Espasa-Calpe.        [ Links ]

Revert Sanz, V. 2001. "Entonación y variación geográfica en el español de América", Cuadernos de Filología, Anejo XLV, Universitat de Valencia.        [ Links ]

Ríos, A. 1991. Caracterización acústica del ritmo del castellano. Trabajo de Investigación de Tercer Ciclo, Departamento de Filología Española, Universidad Autónoma de Barcelona.        [ Links ]

Silverman, K. 1990. "The separation of prosodies", Papers in Laboratory Phonologie I, pp. 139-151, Cambridge University Press.        [ Links ]

Sosa, J. M. 1999. La entonación del español. Madrid: Cátedra.        [ Links ]

Stockwell, R.R, J.D. Bowen e I. Silva-Fuenzalida. 1956. "Spanish Juncture and Intonation", Language, 32, pp. 641-665.        [ Links ]

Trager, G. y H. L. Smith. 1951. Outline of English Structure. Norman Okla., Battenburg.        [ Links ]

Urrutia Cárdenas, H. 1987. "Aproximación a la entonación del español del sur de Chile", Actas del I Congreso Internacional del Español de América, pp. 331-337, San Juan, Puerto Rico.        [ Links ]

-----------------. 1988. "La entonación del español del sur de Chile", Anuario de Lingüística Hispánica, 4, pp. 287-311. Valladolid.        [ Links ]

 


Recibido: 12-06-2007. Aceptado: 13-09-2007.

 

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons