SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.48 número2EL ENFOQUE DEL MARCO COMÚN EUROPEO DE REFERENCIA PARA LAS LENGUAS: UNAS REFLEXIONES SOBRE SU PUESTA EN PRÁCTICA EN LAS FACULTADES DE TRADUCCIÓN E INTERPRETACIÓN EN ESPAÑAEVALUACIÓN AUTOMÁTICA DE COHERENCIA TEXTUAL EN NOTICIAS POLICIALES UTILIZANDO ANÁLISIS SEMÁNTICO LATENTE índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


RLA. Revista de lingüística teórica y aplicada

versión On-line ISSN 0718-4883

RLA v.48 n.2 Concepción  2010

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-48832010000200005 

RLA, Revista de Lingüística Teórica y Aplicada, 48 (2), II Sem. 2010, pp. 93-113

ARTICULOS / ARTICLES

 

Una caracterización funcional de estar + gerundio como aspecto de fase: Progresividad, dinamicidad y lectura de caso (token)

A functional characterization of estar + gerundio as a phasal aspect: Progressivity, dynamicity, and token reading

 

GUILLERMO SOTO*, CHRISTIAN CASTRO**
*Universidad de Chile. Santiago, Chile. gsoto@uchile.cl
**Universidad de Chile. Santiago, Chile. christian.castro.vallejos@gmail.com


RESUMEN

En el presente trabajo se propone una caracterización de la perífrasis verbal estar + gerundio, una de las más productivas en el español actual. En contraposición a los planteamientos de que la perífrasis constituye un caso prototípico de imperfectividad y que comunica, en contraste con otras opciones verbales, una duración más extensa del evento designado, este estudio plantea que estar + gerundio codifica el aspecto de fase progresiva de un estado de cosas dinámico -esto es, un evento-, que genera lecturas de caso (token) y no de tipo (type). Desde el punto de vista de la Gramática Funcional de Dik (1997), esto significa que la perífrasis es un operador predicativo que actúa en la capa del predicado nuclear, designando su dinámica interna.

Palabras clave: Progresivo, aspecto de fase, dinamicidad.


ABSTRACT

In this study we propose a characterization of the construction estar + present participle, one of the most productive Spanish verbal periphrases. After criticizing both the idea that this construction is a prototypical instance of imperfective aspect and that it communicates a more extensive duration of the state of affairs than other grammatical forms, we propose that estar + present participle codifies the progressive phasal aspect of a dynamic state of affairs -i. e. en event-, which prompts a token reading. From a functional grammar standpoint, as proposed by Dik (1997), this verbal periphrasis is a predicative operator which works upon the nuclear predicate by denoting its internal dynamics.

Keywords: Progressive, phasal aspect, dynamicity.


1. INTRODUCCIÓN1

E star+ gerundio (estarcantando) constituye una de las perífrasis verbales más productivas del español actual. En un análisis del español culto hablado en cinco ciudades hispanoamericanas, hemos registrado 689 ocurrencias de la unidad, correspondientes al 33,36% del total de casos de perífrasis verbales aspectuales del corpus considerado2. Se trata de la perífrasis más frecuente, seguida de cerca por ir a + infinitivo con 673 casos (32,59%). Si comparamos estos resultados con la determinación de frecuencia que, sobre la misma muestra, realiza Troya (2007), podemos constatar que estar + gerundio es más frecuente que 10 de los 15 tiempos verbales del español. Mientras en el caso del modo indicativo, el presente, el pretérito imperfecto, el pretérito indefinido y el pretérito perfecto compuesto son más frecuentes que la perífrasis, en el modo subjuntivo solo el presente lo es. De acuerdo con estos datos, la perífrasis es más frecuente que el pluscuamperfecto del indicativo, el futuro del indicativo y aun el condicional del mismo modo, aunque en este caso lo sea mínimamente3. No obstante su rendimiento funcional y su relativamente alto grado de gramaticalización (Quesada, 1995; Bertinetto, 2000), el tratamiento específico de estar + gerundio en las gramáticas ha sido, hasta donde sabemos, menor al de otras opciones verbales, especialmente en lo que dice relación con su comportamiento aspectual, materia en que persisten posturas disímiles4.

Se ha propuesto, con alcance general, que el aspecto progresivo, codificado en español por la perífrasis estar + gerundio, constituye una especificación del imperfecto (Comrie, 1976; Smith, 1997)5. Al respecto, Bertinetto (2006) señala: "(p)rogressivity may be regarded as the quintessence of imperfectivity" (268), dando a entender que la progresividad puede tomarse como el prototipo o el mejor ejemplar de la categoría. Con frecuencia, el argumento se ilustra con ejemplos en inglés6, donde la construcción en progresivo se emplea en contextos en que en español puede utilizarse pretérito imperfecto, como se observa en (1)7:

(1) a. Cuando vivía en Holanda, mis amigos se iban de discotecas cada fin de semana.

b. When I was living in the Netherlands, my friends went clubbing every weekend.

También en el ámbito hispánico se ha vinculado estar + gerundio con la imperfectividad. Así, Roca Pons (1958) ha planteado que esta perífrasis representa el estado más puro del imperfectivo. En síntesis, como han expresado Bertinetto, Ebert y De Groot (2000), "(t)he progressive aspect is often identified with the imperfective aspect, rather than being treated as an aspect in its own right" (517).

No obstante, en español la perífrasis estar + gerundio admite construcciones en pretérito indefinido, forma canónica del perfectivo en esta lengua (cfr. Bertinetto, 1998, 2000):

(2) Paula estuvo leyendo la novela toda la tarde.

Obsérvese que, en este contexto, no parece admisible el pretérito imperfecto:

(3) *Paula estaba leyendo la novela toda la tarde. Consecuentemente, la perífrasis en estudio admite la explicitación de los puntos

de inicio y término del estado de cosas comunicado, que es precisamente lo que visibiliza el perfectivo, en oposición a la mirada interna del imperfecto (Smith, 1997)8:

(4) Paula estuvo leyendo desde las 12 hasta las 3 de la mañana.

Sin una indicación temporal extraverbal que explicite la duración de la situación comunicada, progresivo e imperfecto son, por supuesto, compatibles:

(5) Paula estaba leyendo la novela.

Por otro lado, no toda construcción en pretérito imperfecto es compatible con el progresivo, como se advierte en el contraste entre (6) y (7):

(6) Paula era doctora.

(7) *Paula estaba siendo doctora.

De los ejemplos puede deducirse que el progresivo no corresponde al prototipo del imperfecto, al menos en español9. Como ha sintetizado Dahl (1985), al menos cuatro características diferencian ambos aspectos: mientras el imperfecto tiende a asociarse al pasado, el progresivo es independiente de este factor10; si el imperfecto comunica con frecuencia habitualidad, el progresivo difícilmente lo hace11; mientras el imperfecto opera sobre todo tipo de estado de cosas o situación, el progresivo se restringe -como veremos más adelante- a eventos dinámicos; y, finalmente, si la expresión típica del imperfecto es morfológica, la del progresivo es perifrástica.

En el presente trabajo, intentaremos identificar los rasgos semánticos y pragmáticos caracterizadores de la perífrasis estar + gerundio; específicamente, sus propiedades aspectuales y la interpretación por defecto asociada a ella. En concreto, propondremos que esta construcción comunica un aspecto de fase progresiva de un estado de cosas dinámico -esto es, un evento-, que genera lecturas de caso (token) y no de tipo (type)12.

El trabajo se enmarca en la Gramática Funcional de Dik (1997)13, de acuerdo con la cual la estructura gramatical responde a restricciones de significado convencionales en un marco comunicativo de corte pragmático. El modelo de Dik busca asociar sistemáticamente diferencias convencionales de significado con diferencias de estructura gramatical, lo que se expresa en caracterizaciones de las unidades gramaticales que consideran sus propiedades tanto formales como de significado. Para el análisis de los rasgos aspectuales de los predicados, el modelo de Dik se ha complementado con otras propuestas, en especial la de Smith (1997). Esto permite una caracterización fina de los tipos de aspecto incidentes en la gramática de una lengua, con especial atención a su articulación en una estructura clausular de capas. El estudio emplea procedimientos de análisis usuales en gramática funcional; específicamente, alcance de los operadores gramaticales, restricciones combinatorias de los predicados y papel del contexto en la interpretación de la cláusula. Los datos del análisis se contrastan con diversos aportes de la tradición gramatical hispánica.

2. EL SIGNIFICADO ASPECTUAL DE ESTAR + GERUNDIO

2.1. Aspecto de fase

La confusión entre progresivo e imperfecto proviene, a nuestro juicio, de no distinguir distintos tipos de aspecto en la gramática y tratar a todos ellos como ma

nifestaciones de un mismo dominio semántico gramatical. En las últimas décadas, diversos autores han reconocido varios tipos de aspecto que afectan distintos componentes del significado clausular. De especial pertinencia es la distinción entre el aspecto de punto de vista, que codifica la distinción perfectivo/imperfectivo, y el aspecto de fase, que recoge las etapas internas de los estados de cosas designados por la cláusula (Coseriu, 1996; Dik, 1997).

Mientras a través del aspecto de fase el hablante designa una etapa de un estado de cosas potencial (p. ej., su inicio, su desarrollo o su término), el aspecto de punto de vista presenta el estado de cosas designado imponiendo una mirada ya totalizante o externa (perfectivo), ya parcial o interna (imperfecto).

La construcción progresiva no codifica un aspecto de punto de vista imperfecto sino un aspecto de fase progresivo; de ahí su compatibilidad tanto con formas verbales con aspecto perfectivo, como (2), como con formas verbales con aspecto imperfecto, como (4). Esto ya ha sido expuesto, en cierto sentido, por Quesada (1995), como se indicó en la nota 9, y por Olbertz (1998): "estar + gerund is not an expression of imperfectivity in a general sense but functions more specifically as the expression of Progressive Aspect" (329).

La inadmisibilidad del imperfecto en (3) deriva de la incompatibilidad entre la indicación temporal extraverbal, que especifica, como se ha dicho, los límites de inicio y término del estado de cosas comunicado, y el punto de vista imperfecto. Toda vez que el imperfecto impone una mirada interna sobre el estado de cosas, no puede emplearse con una indicación extraverbal que exige mirada externa. Como el progresivo no presenta esta propiedad, es compatible con la visualización de límites; aunque, como se verá más adelante, esta aseveración requiere de cierta precisión.

Por otro lado, la inadmisibilidad del progresivo en (7) se debe al rasgo no dinámico del estado de cosas Paula ser doctora14. En tanto estar + gerundio codifica una fase de un estado de cosas, exige que este tenga progresión interna, condición que no satisfacen los estados de cosas no dinámicos como ‘ser doctora que, por definición, son internamente estables (Olbertz, 1998) y, por tanto, no poseen fases internas.

Como se verá en la tercera sección de este trabajo, la idea de que estar + gerundio codifica aspecto de fase permite explicar ciertas restricciones en su comportamiento respecto de otros operadores gramaticales.

2.2. Dinamicidad

La dinamicidad parece, en efecto, ser condición inherente de la perífrasis, como,

de modo más o menos explícito, vienen reconociendo distintos autores. Así, Olbertz (1998) destaca que "there is a strong preference of the Spanish Progressive to combine with dynamic SoAs (State of Affaires)" (330), planteamiento compartido, entre otros, por Westfall (2003), Comrie (1976) y Bybee, Perkins y Pagliuca (1994). Como indican estos últimos, se trata de una propiedad general de los progresivos: "the progressive is typically used for actions that require a constant input of energy to be sustained" (126).

Una consecuencia de lo anterior es que estados de cosas no durativos admiten estar + gerundio, en tanto sean dinámicos. Típicamente, en estos casos no se comunica una fase del estado de cosas mismo sino una fase preparatoria de este (cfr. Smith, 1997), generándose una lectura prospectiva o de inminencia (Bertinetto, 1998, 2000)15:

(8) Está ganando la carrera.

Ciertamente, es posible conceptualizar como dinámicos algunos estados de cosas prototípicamente estativos (Olbertz, 1998; Bertinetto, 2000; Westfall, 2003). En estos usos, el progresivo es admisible:

(9) El vendedor está siendo amable con el cliente.

Como puede advertirse, en el ejemplo, el predicado ‘ser amable' se interpreta como contingente (cfr. Comrie, 1976).

Esto sugiere, como ha afirmado Croft (1998), que las propiedades de la aktionsart, esto es, del tipo de estado de cosas o eventualidad, aunque convencionales, no son fijas y pueden ser modificadas por conceptualizaciones alternativas de los hablantes. Así, la propiedad de ser amable, aunque prototípicamente estativa, puede ser recategorizada, en un contexto dado, como dinámica. Este proceso parece depender de la perspectiva que asume el hablante en la conceptualización y la comunicación de la situación particular.

El fenómeno es semejante a los casos de progresivo habitual expuestos en la nota 11. En estos casos, el progresivo desencadena una lectura dinámica y contingente. Obsérvese, en este sentido, el contraste entre los siguientes dos ejemplos, el primero de ellos tomado de Bertinetto (2000):

(10) Estoy yendo al centro cada tres días.

(11) Voy al centro cada tres días.

Solo la primera oración favorece la interpretación de que la situación es excepcional de acuerdo con cierto estándar implícito.

Con todo, el progresivo no exige de modo absoluto que el estado de cosas esté restringido temporalmente, como en (10) o en (11). El ejemplo de Bertinetto (2000), que adaptamos al español, es claro en este sentido:

(12) Mientras hablamos de nuestros temas, la tierra está girando alrededor del sol.

Por supuesto, se trata de un estado de cosas dinámico.

De modo notable, el ejemplo (9) favorece, por otro lado, una interpretación pragmática de dinámica de fuerzas (Talmy, 2000) en que la situación contingente de ‘ser amable' contrasta con cierta norma pragmáticamente esperable de no amabilidad que, en este caso, es transgredida. Una paráfrasis con concesiva ilustra este significado de dinámica de fuerzas que, si bien cancelable, se asocia a la construcción:

(9') Aunque {normalmente no lo sería/ no es esperable}, en este momento el vendedor es amable con el cliente.

El fenómeno es análogo al observado por Maldonado (1999) en ciertas construcciones con se medio que comunican un estado de cosas contrario a las expectativas de los interlocutores: se cayó el vaso. También se asemeja a construcciones admirativas de pluscuamperfecto, como ¡Habías sido tú!, ya reconocidas por Kany (1951). En estos casos, el dinamismo opera en el nivel pragmático de las expectativas del hablante más que en el semántico de la situación denotada, lo que sugiere cierto proceso de subjetivización (Langacker, 2000) que, en todo caso, no será explorado en el presente trabajo.

La correlación entre perífrasis progresiva y dinamicidad pragmática explica en parte, a nuestro juicio, la intuición de Fernández Ramírez (1986), quien destaca que estar + gerundio se emplea para comunicaciones enfáticas o expresivas, como se advierte en (13):

(13) ¡No ves que estoy saliendo!

En este caso la interpretación del progresivo está focalizada, en el sentido que Bertinetto et al (2000) dan al término.

Comentario especial requieren ciertos eventuales contraejemplos a la restricción dinámica de la construcción. En primer término, Bertinetto (2000) afirma que, en el contraste entre las dos siguientes cláusulas, la primera -en progresivo con estar- da cuenta de un escenario estático y la segunda, de uno dinámico.

(14) Juan estuvo colocando libros de 3 a 5.

(15) Juan fue colocando libros de 3 a 5.

Para Bertinetto, la primera cláusula sería un caso de mera duratividad mientras que la segunda correspondería a lo que denomina ‘plurifocalización': "every instant of the given interval is conceived of as a possible vantage point for the evaluation of the event" (578). Ciertamente, la cláusula con ir evoca una situación en que Juan va poniendo sucesivamente los libros, mientras que la primera la situación no se mira destacando sus pasos internos. Ello no cuenta, sin embargo, como prueba contra nuestro planteamiento toda vez que Juan colocar libros es un estado de cosas dinámico.

Un segundo aparente contraejemplo, aportado por Bertinetto et al. (2000), es el de construcciones como la siguiente, que adaptamos al español a partir de un ejemplo original en inglés:

(16) Marcela está comiendo.

Como precisan los autores citados, la cláusula es ambigua entre una lectura dinámica focalizada: está comiendo en este momento, y una lectura de capacidad, en el sentido de que, tras algún impedimento debido, por ejemplo, a una enfermedad, Marcela ha vuelto a tener la capacidad de comer. Obsérvese, en primer término, que la construcción no requiere que se haya vuelto a tener cierta capacidad. El esquema puede darse también en cláusulas que comunican la adquisición o el inicio de una capacidad:

(17) Mi hijo ya está caminando.

En una interpretación de esta cláusula, un niño pequeño ha empezado a tener la capacidad de caminar. Ejemplos como estos dos últimos comunican el ingreso (o reingreso) a cierto estado derivado, lo que queda de manifiesto en la segunda cláusula por el empleo del adverbio aspectual ya. Nótese que la construcción no permite estados básicos:

(18) *Mi hijo está siendo doctor. (En el sentido de que ha vuelto a serlo o ha empezado a serlo)

De manera análoga a lo que ocurría en casos como Estoy yendo al centro cada tres días, las cláusulas presentan un contraste con las expectativas del interlocutor. De hecho, en el contexto ilocutivo adecuado, (16) y (17) admiten interpretaciones admirativas en que el hablante comunica su sorpresa ante una información inesperada. Es posible que sea precisamente este contraste, que impone un dinamismo

pragmático en la construcción, el que permite el empleo de estar + gerundio en las cláusulas citadas.

2.3. Duración

De acuerdo con una caracterización tradicional de estar + gerundio, que puede retrotraerse al menos a Bello (cfr. Quesada, 1995), la construcción perifrástica no solo comunica lo que, desde nuestra perspectiva, denominaríamos un estado de cosas durativo, sino que da a entender que la situación designada dura más que si esta se codificara con otras opciones gramaticales. Los siguientes ejemplos, tomados del Esbozo (RAE, 1973) pretenden ilustrar el punto.

(19) La gente miraba el desfile.

(20) La gente estaba mirando el desfile.

(21) María canta muy bien.

(22) María está cantando muy bien.

Con arreglo a la caracterización sintetizada, en (19) el estado de cosas sobre el que opera el imperfecto duraría menos que en (20), en progresivo. Del mismo modo, la oración (21), en presente, comunicaría un estado de cosas menos extenso en el tiempo que (22)16. La duración más extensa estaría ligada a la forma no personal que se utiliza en la perífrasis y sería sensible al tipo de verbo auxiliado que se emplea en la construcción.

La misma idea es expuesta por Gili Gaya (1964), quien plantea que "(e)ntre escribo y estoy escribiendo no hay más diferencia que la impresión general de acción más duradera que produce la segunda" (113); ello, a juicio del gramático, porque ya el verbo escribir sería imperfectivo, lo que anularía todo contraste entre imperfectividad y no imperfectividad entre las oraciones17

Sin embargo, en cada uno de los casos presentados la duración de los estados de cosas puede ser explicitada a través de dispositivos adverbiales compatibles tanto con las construcciones sintéticas como con las perifrásticas:

(23) La gente miró el desfile toda la tarde.

(24) La gente estuvo mirando el desfile toda la tarde.

En este caso, (23) y (24) comunican la misma duración.

Por otra parte, como han precisado Bertinetto et al. (2000), en uno de sus valores la perífrasis permite ver cierto estado de cosas como sucediendo en un único punto en el tiempo, tal y como se advierte en el siguiente ejemplo:

(25) A las 5, Eduardo estaba lavando los platos.

Este valor, que los autores denominan focalizado, requiere de un punto de focalización, que puede ser expreso, como en la oración recién presentada, o implícito18. Aunque en este ejemplo el estado de cosas que sirve de base a la cláusula es de carácter durativo, tal que el oyente entiende que el evento de lavar los platos antecede y sigue al punto de focalización, parece posible que estas construcciones se den con logros, esto es, estados de cosas télicos y puntuales:

(26) A las 5, el sacerdote estaba muriendo.

En una interpretación de la cláusula, podemos entender que la muerte del sacerdote ocurre precisamente a las 5. En esta lectura, claramente marcada, el progresivo puede emplearse con estados de cosas no durativos, sin generar valor preparatorio ni de inminencia, como ocurría en (8), que es otro tipo de construcción de progresivo con estado de cosas no durativo19.

Los ejemplos expuestos confirman, a nuestro juicio, la aseveración de Fernández Ramírez (1986) en el sentido de que, contra Gili Gaya (1964) y otros (cfr. Westfall, 2003), el parámetro de duración no es el fundamental para la caracterización de la perífrasis.

Lo hasta aquí planteado no significa, por supuesto, que la duración sea irrelevante en la perífrasis. Como muestra Westfall (2003), y como ya hemos expresado anteriormente en este trabajo, las construcciones progresivas típicamente requieren cierta duración del evento, lo que se advierte en el ejemplo del autor:

(27) *Estuve tocando el piano por un instante.

Por otro lado, como demuestra en un extenso análisis Bertinetto (1998), las construcciones progresivas en perfectivo exigen estados de cosas durativos. Aunque pueden combinarse con logros, informan, en este caso, las fases preparatorias de estos, de suyo durativas:

(28) Estuvo ganando la carrera hasta la séptima vuelta.

Tampoco afirmamos que, pragmáticamente, la perífrasis no pueda comunicar mayor duración que su contraparte sintética en diversos o aun la mayoría de los contextos. Nuestro argumento es, más bien, que la duración del progresivo depende de su condición de aspecto de fase, propiedad, esta última, que implica cierta duración del evento. Este planteamiento es también distinto, aunque no incompatible, del de Quesada (1995), quien deriva la duratividad de la propiedad de actualidad que atribuye a la perífrasis, rasgo, este último, que tratamos en el siguiente apartado.

2.4. Caso vs. tipo

Diversos autores han destacado, entre las propiedades típicamente asociadas a estar + gerundio, la actualidad o singularidad del evento que codifica. Así, el ya citado Fernández Ramírez expresa que "la perífrasis con estar pone de relieve en determinadas condiciones el acto singular, en contraste con las formas simples del verbo en los tiempos imperfectivos, adscritos a significar la habitualidad y lo permanente" (534). Opiniones semejantes figuran en Gómez Torrego (1988), Quesada (1995) y Hernández Alonso (1996), entre otros. Esta diferencia puede observarse en el contraste entre las siguientes cláusulas, donde solo la primera favorece una lectura de habitualidad o aun de habilidad:

(29) Paula lee.

(30) Paula está leyendo.

A nuestro juicio, estas descripciones pueden interpretarse proponiendo que estar + gerundio impone ciertas restricciones en la categorización del estado de cosas designado. Como se sabe, los estados de cosas se conceptualizan de suyo como entidades de nivel superior respecto de las entidades referidas por los términos de primer orden (Lyons, 1977; Dik, 1997). Independientemente de esta ordenación, es posible establecer otra distinción, en el nivel de las eventualidades, entre, de un lado, los casos específicos u ocurrencias de estados de cosas y, del otro, las clases y tipos de estados de cosas, distinción asimilable a la dicotomía entre tipo (type) y caso (token) a que ya se ha hecho referencia.

Incorporando este parámetro a la caracterización de estar + gerundio, proponemos que la perífrasis se restringe a lecturas de caso. En otras palabras, mientras (29) favorece una lectura de tipo de estado de cosas (Paula tiene la habilidad de hacer un tipo de estado de cosas: leer), (30) comunica una "instancia" o caso de dicho tipo.

Nótese que esta propiedad no impide el empleo de estar + progresivo con eventualidades iteradas, en tanto se trate de casos que se repiten:

(31) Paula está disparando en el patio.

Por otro lado, como puede desprenderse de lo ya expuesto en este trabajo, cláusulas como (16) o (17) son, a primera vista, contraejemplos que exigen algún análisis. Ambas cláusulas, en la lectura de capacidad, comunican un estado: el primer argumento (Marcela o mi hijo) tiene cierta propiedad, la de comer o la de estar caminando. La propiedad no dice relación con casos de los eventos de comer o caminar sino con los tipos de evento comer o caminar. En este sentido, parecen vulnerar la restricción de caso.

No obstante, como se ha señalado, la lectura de capacidad parece suponer un contraste pragmático entre la situación comunicada por el hablante y las expectativas del oyente, lo que asemeja estas construcciones, hasta cierto punto, a los casos de interpretación contingente comentados en 2.2. Como planteamos en su oportunidad, la lectura de capacidad que se puede asignar a (16) y a (17) comunica no tanto que el primer argumento posee una capacidad o habilidad sino, o bien que ha empezado o vuelto a poseerla; es decir, que acaba de ingresar o reingresar a un estado derivado, o bien, en la lectura admirativa, que el hablante se entera de una situación sorpresiva para él. Al parecer, sin esta condición de admiratividad o de ingreso reciente (un estado de cosas por lo demás dinámico y puntual) la construcción no es aceptable. Como se indicó más arriba, estos casos sugieren un alto grado de subjetivización de la construcción progresiva en español, en el sentido que Langacker (2000) da a este proceso: junto con emplearse en situaciones en sí mismas dinámicas, el progresivo puede utilizarse en situaciones en que el dinamismo es impuesto por la perspectiva que asume el conceptualizador/hablante respecto de la situación.

2.5. Síntesis: propiedades semánticas de estar + gerundio en español

En estas páginas hemos propuesto una caracterización semántica de la perífrasis estar + gerundio, según la cual esta ni es un caso prototípico de imperfectividad ni comunica fundamentalmente duración más extensa, como han planteado otros autores. De acuerdo con nuestro análisis, la perífrasis comunica casos de eventos -esto es, de estados de cosas dinámicos-, en su fase progresiva. Como habrá venido quedando claro desde el inicio de nuestra exposición, el análisis propuesto se nutre de la caracterización que, de modo informal pero muy lúcido, hiciera hace ya varias décadas Salvador Fernández Ramírez (1986)20.

La concepción del progresivo como quintaesencia del imperfecto descansa en la semejanza conceptual entre ambas nociones. En efecto, si el progresivo representa una fase interna de un evento, específicamente su desarrollo, esto implica

que deja fuera los puntos de inicio y término de dicho evento. Por otra parte, si el imperfecto codifica un punto de vista interno sobre el estado de cosas, esto significa, también, que los puntos de inicio y término del mismo no son visualizados (Smith, 1997). En otras palabras, propuestas como las de Roca Pons (1958) o Bertinetto (2006) tienen el atractivo de unificar ambos fenómenos, a partir de sus propiedades conceptuales.

No obstante, como pretendemos haber mostrado en este trabajo, el comportamiento gramatical del progresivo y del imperfecto muestra que ambas categorías gramaticales son distintas; lo que no significa, por cierto, negar la relación conceptual antes indicada ni la conexión diacrónica que ambas puedan tener en diversas lenguas21.

3. UN ANÁLISIS FUNCIONAL DE ESTAR + GERUNDIO

La distinción hasta aquí expuesta entre los dos tipos de aspecto, progresivo e imperfecto, puede formalizarse simplemente desde una perspectiva funcional: el imperfecto, un tipo de aspecto de punto de vista, y el progresivo, un tipo de aspecto de fase, tienen distinto alcance (scope) en la cláusula22. Más precisamente, el aspecto de punto de vista actúa sobre un estado de cosas en el que ya ha operado el aspecto de fase, tal que, en los casos pertinentes, lo que se categoriza como perfectivo o imperfecto es la fase progresiva de un estado de cosas determinado y no el estado de cosas considerado de modo completo23.

En el aparato descriptivo de Dik (1997), esta caracterización puede expresarse planteando que el progresivo y el imperfecto operan en distintas capas de la cláusula. Un problema para ello, sin embargo, es que en el modelo estándar del lingüista holandés ambos se consideran operadores predicativos que actúan en la capa del predicado nuclear especificando su dinámica interna.

Esta diferencia permite explicar el contraste entre (32) y (33).

(32) Isabel construyó la casa el mes pasado.

(33) Isabel estuvo construyendo la casa el mes pasado.

Mientras en (32) se entiende que Isabel terminó la casa -esto es, hay una lectura perfectiva sobre el estado de cosas télico Isabel construir la casa-, en (33) se entiende solo que la estuvo construyendo y no que la terminó24. Esta interpretación, que se desprende naturalmente de (33), parece, a primera vista, paradójica, toda vez que la oración está en perfectivo y que el perfectivo permite ver los límites del estado de cosas designado. El análisis funcional, sin embargo, sostiene, como acabamos de decir, que en (33) la lectura perfectiva afecta solo la fase progresiva del estado de cosas en cuestión y no el estado télico antes referido. En otras palabras, el operador perfectivo, en (33), funciona sobre el estado de cosas atélico derivado Isabel estar construyendo la casa y no sobre el estado de cosas télico básico, como en (32). Esto explica que el límite final de construir la casa no sea visualizado por el perfectivo en (33): dicho límite final no está en el estado de cosas derivado sobre el que opera el perfectivo. Una prueba de ello es el contraste entre (34) y (35):

(34) #Isabel construyó la casa el mes pasado y no la terminó25.

(35) Isabel estuvo construyendo la casa el mes pasado y no la terminó.

Como se advierte, (34) es semánticamente anómala mientras que (35) resulta completamente normal. Nótese que, al imponer una mirada perfectiva, en (35) la fase progresiva es mirada globalmente, lo que explica la diferencia con (36), que impone mirada interna:

(36) Isabel estaba construyendo la casa el mes pasado.

La mirada interna impuesta por (36), esto es, su aspecto imperfecto, explica el uso co-pretérito de la cláusula de estar + gerundio en (37), que resulta impropio en (38):

(37) Isabel estaba construyendo la casa cuando vino el terremoto.

(38) #Isabel estuvo construyendo la casa cuando vino el terremoto.

Por otra parte, la lectura de caso que genera el progresivo parece bloquear, o a lo menos dificultar, la lectura de tipo que suele darse con el imperfecto26:

(39) En esos años, Isabel leía mucho.

(40) En esos años, Isabel estaba leyendo mucho.

La interpretación más evidente de (39), de carácter habitual, es de tipo y no de caso: en el período considerado, Isabel realizaba repetidamente el tipo o clase de actividad LEER. En contraste, (40) exige un contexto más especificado; típicamente, uno que permita evocar algún contraste. Como ya se ha dicho, Dahl (1985) plantea que una de las diferencias entre imperfecto y progresivo radica en su relación con las lecturas de habitualidad. El contraste entre (39) y (40) sugiere que la diferencia radica en que, mientras el imperfecto favorece lecturas de tipo, el progresivo favorece lecturas de caso. Notablemente, la dificultad que observamos en (40) no aparece si especificamos lo que el sujeto efectivamente leía durante cierto período de tiempo. El siguiente ejemplo, tomado de Internet, ilustra el fenómeno:

(41) Una vez intenté escribir un thriller oscuro, pensé que tenía que escribir uno ya que estaba leyendo mucho de Patricia Cornwall27.

Por su parte, la mirada externa impuesta por el perfectivo debería permitir que cláusulas en progresivo, en tanto codificadas en pretérito indefinido, establecieran secuencias narrativas28. Bertinetto (1998, 2000) entrega un ejemplo de este fenómeno, que considera dudosamente aceptable:

(42) Ayer Pilar llegó a su casa, estuvo leyendo la carta, estuvo preparando su ponencia, estuvo comiendo y se fue a la cama.

Aunque algo extraño, el ejemplo no es del todo anómalo, aunque en su interpretación más aceptable no se establece una secuencia de eventos sino que estos se presentan no ordenados temporalmente.

Como ha indicado el lingüista italiano, hay cierta restricción a la aparición de secuencias de progresivo o progresivo coordinados, lo que podría explicar el carácter dudoso de la secuencia. Obsérvese que, en otro contexto, estar + gerundio puede formar parte de una secuencia narrativa sin objeción alguna:

(43) Estuvo leyendo la novela toda la tarde y se fue a acostar a las 9.

El funcionamiento como aspecto de fase de estar + gerundio permite, finalmente, dar cuenta de ciertas propiedades de su empleo con respecto a otros operadores gramaticales. En primer lugar, es incompatible con las perífrasis de fase con verbo de movimiento auxiliarizado, ir + gerundio y seguir + gerundio, como se advierte en los siguientes ejemplos:

(44) *Sigue estando corriendo.

(45) *Está siguiendo corriendo.

(46) *Va estando corriendo.

(47) *Está yendo a correr. (Con ir como auxiliarizado)

En segundo lugar, el funcionamiento de estar + gerundio con el operador de aspecto externo perfecto haber + participio es muy distinto al que se observa en la perífrasis prospectiva ir a + infinitivo y en perífrasis como acabar de + infinitivo. Mientras estas últimas pueden dominar al operador de perfecto, estar + gerundio no puede hacerlo:

(48) Voy a haber cantado.

(49) Acabo de haber leído.

(50) *Estoy habiendo cantado/leído.

Estas restricciones sugieren que la perífrasis en estudio es más interna que las otras, lo que es consistente con su estatus de operador de aspecto de fase.

4. ¿POR QUÉ ESTAR?

Un último aspecto, que solo tocaremos mínimamente, dice relación con el empleo del auxiliar estar en la perífrasis. No parece trivial que, existiendo en español dos verbos que cubren el campo de be, en inglés, o être, en francés, haya sido estar y no ser el seleccionado como auxiliar de la progresiva. Aunque la distinción entre ambos verbos presenta de suyo dificultades que no pueden ser esclarecidas en este trabajo, parece claro que estar se emplea para comunicar, en contraste con ser, estados de cosas menos permanentes, más actuales o aun más intensivos, como puede observarse en los siguientes ejemplos:

(51) Paula es linda.

(52) Paula está linda.

Pareciera que las propiedades de la perífrasis progresiva están asociadas a los rasgos de estar que se evidencian en ejemplos como (52). Nuevamente, Fernández Ramírez había ya advertido esto:

la especie de idea de velocidad en que parece, por lo que vemos, envolverse el concepto de estar contribuye óptimamente a poner de relieve los valores fenoménicos y aparenciales que se manifiestan de una manera especial en su predicación. Parece que el verbo estar español se ha abierto camino hacia las zonas mentales de la intuición, de la experiencia, como instrumento irreemplazable para expresar lo sensible, lo inmediato, lo que puede dejar de ser precisamente porque está siendo ahora y aquí (Fernández Ramírez, 1986: 534).

No parece en principio descaminado retrotraer estas diferencias entre estar y ser a su origen locativo en latín. Según los datos del estudio translingüístico de Bybee et al. (1994), la mayoría de las formas progresivas surgen de locativos, y aunque los mismos autores reconozcan que "by the time the Spanish Progressive developed, probably very little of the specific postural meaning of estar remained" (130), acto seguido precisan que los usos de estar (y no los de ser) "retain some locative and postural nuances, as it is estar that is always used for location and temporary states". Para los autores anglosajones citados, probablemente el sentido original del progresivo era ubicar al agente de un evento en medio de este (133 y ss.), lo que explicaría su fuerte correlación con predicados con localización expresa y con sujetos implicados en el evento designado. De modo semejante, Quesada (1995) plantea que la perífrasis en estudio "tenía originalmente el significado ‘hallarse (transitoriamente) en un lugar' más la adición de una determinación circunstancial expresada por el gerundio" (11). El tránsito de una categoría de base espacial a otra temporal no es inédito y no supone tanto un proceso analógico entre dos dominios, sino que es favorecido, como precisan Bybee et al. (1994), por la coexistencia de espacialidad y temporalidad en la construcción locativa transitoria. Una investigación detenida de este fenómeno, sin embargo, excede con creces los objetivos del presente trabajo.

5. CONCLUSIÓN

En el presente trabajo hemos propuesto que la perífrasis estar + gerundio codifica el aspecto de fase progresiva de un estado de cosas dinámico -esto es, un evento-, que genera lecturas de caso (token) y no de tipo (type). Nuestra propuesta se diferencia de otras presentes en la literatura. En primer lugar, aunque la perífrasis comparte propiedades conceptuales con el pretérito imperfecto, tiene una distribución gramatical distinta a la de este. La diferencia sugiere que ambas estructuras codifican distintos tipos de aspecto: mientras la perífrasis verbal comunica un aspecto de fase interna, el tiempo verbal codifica un aspecto de punto de vista. Desde el punto de vista funcional, esto implica que el operador de perfectivo tiene bajo su alcance al de progresivo. En segundo término, la perífrasis exige estados de cosas dinámicos y durativos. Cuando estas restricciones no se cumplen, puede producirse un proceso pragmático de acomodación o coerción en virtud del cual el estado de cosas se reinterpreta para adecuarse a los requisitos de la construcción. En el caso de los predicados estativos, estos pueden interpretarse como pragmáticamente dinámicos, lo que sugiere un proceso de subjetivización por el cual el hablante incorpora sus expectativas en la conceptualización de la situación denotada. Finalmente, proponemos que la perífrasis desencadena interpretaciones de caso y no de tipo, en el sentido de que en vez de favorecer lecturas de tipo de estado de cosas, como el presente, comunica "instancias" o casos de dicho tipo. El trabajo concluye sugiriendo que el significado del verbo estar pudo favorecer su selección como auxiliar de la perífrasis.

NOTAS

1 La preparación de este trabajo ha sido posible gracias al apoyo de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica del Gobierno de Chile (proyecto Fondecyt 1070935) y de la Universidad de Chile (proyecto SOC 08/26-1). Agradecemos los comentarios y sugerencias de Carlos Zenteno, Omar Sabaj y Felipe Hasler.

2 Los cálculos se hicieron a partir de transcripciones de grabaciones de informantes de la norma culta de Buenos Aires, Caracas, La Paz, Lima y Santiago de Chile (n = 14 en cada caso), presentadas en Samper Padilla, Hernández y Troya (1998). Para una caracterización del corpus, referimos a esta obra.

3 Troya (2007) entrega sus cifras en porcentajes, no en número de ocurrencias. Por ello, hemos realizado una estimación a partir de los totales de casos de verbos que entrega la autora por ciudad. Según estos cálculos, el total de ocurrencias de verbos en la muestra considerada es el siguiente. Modo indicativo: presente, 19.472; pretérito imperfecto, 5.472; pretérito indefinido, 4.687; pretérito perfecto compuesto, 1.978; condicional, 653; futuro, 308; pluscuamperfecto, 307; futuro perfecto, 16; condicional perfecto, 4. Modo subjuntivo: presente, 1.465; pretérito imperfecto, 430; pretérito pluscuamperfecto, 74; pretérito perfecto compuesto, 36; futuro, 2; futuro perfecto, 0. Aunque es posible que estas cifras sean ligeramente diferentes de las recurrencias efectivamente constatadas por Troya, las diferencias son, con toda seguridad, marginales y no afectan nuestra exposición.

4 Entre los trabajos dedicados a este tema pueden mencionarse Fernández Ramírez (1986), Quesada (1995), Bertinetto (1998), Bertinetto (2000) y Westfall (2003).

5 El presente análisis se restringe al progresivo canónico del español actual, del tipo estar + gerundio. No se consideran las perífrasis con auxiliarizados de verbos de movimiento, ir/andar/venir + gerundio (cfr. Bertinetto, 2000).

6 Precisamente por el alto grado de gramaticalización alcanzado por la perífrasis en dicha lengua, según Bertinetto, Ebert y de Groot (2000).

7 El ejemplo fue extraído de http://laguiri.blogia.com/2005/04l503-nacho-duato-on-talent-and-expression.php (consulta 10 de diciembre de 2008).

8 El estatus específico de ambos límites, inicial y final, es cuestión discutible. Hay argumentos para pensar que el punto de límite efectivamente pertinente en la discusión es el final. Nuestra argumentación es válida tanto si se consideran como pertinentes los dos o solo uno de los puntos de límite del estado de cosas.

9 Desde otra perspectiva de análisis, también Quesada (1995) ha llegado a la misma conclusión. Criticando el planteamiento de Comrie (1976), según el cual el progresivo es una ramificación del imperfecto, señala que "el aspecto progresivo no constituye ninguna ramificación de la imperfectividad, sino una oposición con el presente, ciertamente secundaria" (24). La posición de Comrie lo lleva a hablar de situaciones de combinación de imperfecto y perfectivo en cláusulas como Juan estuvo jugando toda la tarde. El análisis que proponemos en este trabajo evita hacer esto.

10 Aunque no es muy común en futuro y parece requerir la satisfacción de restricciones adicionales para su empleo (cfr. Bertinetto, 2000).

11 Con frecuencia puede, sin embargo, expresar iteratividad y frecuencia en español, como precisa Quesada (1995). El siguiente ejemplo, del autor, es claro en este sentido: aquí, ey, aquí caaa caa tres meses aquí está llegando el … el recibo ‘e la basura, aquí llega el agua, todo todo aquí hay que pagalo (14). Por su parte, Bertinetto (2000), junto con indicar que en sus primeras etapas el progresivo permitía construcciones habituales, precisa que actualmente, aunque de manera algo esporádica, el progresivo en español aún puede expresar habitualidad, como se observa en estos dos ejemplos aportados por el autor: No me digas que la echas de menos, porque la estás viendo todos los días;Estoy yendo al centro cada tres días. Se trata, en todo caso, de construcciones más bien marcadas a las que volveremos más adelante al tratar del problema del dinamismo en las progresivas. Las otras dos construcciones eventualmente habituales que menciona Bertinetto (2000) no son realmente casos de habitualidad, como reconoce el propio autor: Cada vez que yo controlé, él estaba trabajando; Pedro está siempre fumando un cigarro (cfr. Bertinetto et al., 2000).

12 La dicotomía type (tipo) y token (caso) distingue entre clases de cosas (types) e "instancias" o casos (tokens) de estas clases (Tanesini, 2007:164).Como se desprende de lo expuesto, no se discutirá el estatus perifrástico de la construcción. En este punto se asumen los criterios y las conclusiones de Olbertz (1998).

13 Recientemente, Hengeveld y Mackenzie (2008) han propuesto una Gramática Funcional del Discurso que altera varios aspectos de la propuesta de Dik (1997), como su arquitectura incremental y su relación con el dominio conceptual y con el contexto. Los niveles pertinentes para el presente trabajo no son afectados mayormente por esta nueva versión de gramática funcional.

14 Empleamos las versalitas para designar un estado de cosas y no una cláusula gramatical; uso común en la literatura especializada.

15 Pero aun sin esta lectura preparatoria o de inminencia podría ser el caso que hubiese situacio-no durativas en progresivo, véase infra 2.3.

16 No es pertinente para el contraste la lectura estativa de cantar en (13) (i.e., María tiene la propiedad de cantar muy bien).

17 Obsérvese que, en esta argumentación, Gili Gaya asume que imperfectividad, en español, puede ser una propiedad del nivel léxico.

18 Cfr. Quesada (1995) para una breve mención del reconocimiento de este valor puntual en la lingüística hispánica.

19 Nótese los casos en el discurso de reporte deportivo en radio o televisión: Estátomandola pelota.

20 La publicación original del trabajo del gramático español se remonta a 1960.

21 Sobre este punto, cfr. Bertinetto (2000), quien propone una suerte de deriva del progresivo en romance. De acuerdo con el estudio del lingüista italiano, de un valor locativo puro inicial en latín, que comunicaba estados de cosas estativos y durativos, se pasó a distintos grados de progresivi-dad que, partiendo de construcciones con valor locativo residual y durativo, comenzaron a admitir cláusulas en perfectivo, para luego comenzar a comunicar imperfectividad hasta llegar a perder su estatus progresivo y funcionar con valores de pura imperfectividad. El progresivo español estaría en un estado relativamente avanzado en esta pendiente al imperfectivo, aunque no habría alcanzado el último grado.

22 En un sentido semejante, Bertinetto (1998).

23 Bertinetto (2000) da un ejemplo que parece ir en contra de este análisis: Estuvimosinvestigando todos los locales de Valladolid. La cláusula desencadena lectura télica. El problema, sin embargo, parece asociarse al empleo de todosy al estatus aspectual intrínseco de investigar.

24 Westfall (2003) presenta un análisis algo distinto de la oposición entre cláusulas del tipo de (20) y cláusulas del tipo de (21) que el que se expone aquí. Mientras este autor hace descansar en la idea de que el pretérito progresivo es un aspecto de punto de vista; nuestra propuesta, siguiendo a Dik (1997), distingue, como hemos dicho, entre el aspecto de punto de vista perfectivo y el aspecto de fase, proponiendo que ambos se sujetan a una jerarquía funcional.

25 Con # queremos decir que la oración es semánticamente incongruente.

26 Hedin (2000) sostiene que es precisamente esta función de referencia a un tipo y no a un caso la que define el valor básico del imperfecto. Aunque concordamos con la autora en la relevancia que la lectura de tipo tiene en el imperfecto, nuestro análisis, centrado en el español, se aleja en varios puntos de su propuesta, centrada en el análisis de las lenguas eslavas y el griego.

27 Tomado de http://www.illac.com.mx/xn/detail/2062895:BlogPost:3729 (Consulta: 11/05/2009).

28 Una secuencia narrativa es una secuencia constituida, a lo menos, por dos cláusulas temporalmente ordenadas cuyo orden formal replica el orden en que se suceden los eventos en el mundo narrado (Reinhart 1984). Existe una fuerte asociación entre el perfectivo y la marcación de eventos en una secuencia narrativa, el así llamado primer plano narrativo' (Hopper y Thompson, 1980; Reinhart, 1984).

 

REFERENCIAS

Bertinetto, Pier Marco. 1998. Verbal periphrases in Romance. Berlín y Nueva York: Mouton de Gruyter.         [ Links ]

Bertinetto, Pier Marco. 2000. "The Progressive in Romance, as compared with English". En Osten Dahl (ed.) Tense and aspect in the languages of Europe . Berlín: Mouton de Gruyter.         [ Links ]

Bertinetto, Pier Marco. 2006. "Perfectivity, imperfectivity and progressives". En K . Brown (ed.) Encyclopedia of Language and Linguistics , 2ª ed., vol. 5, Oxford : Elsevier.         [ Links ]

Bertinetto, Pier Marco; Ebert, Karen y De Groot, Casper. 2000. "The progressive in Europe". En Osten Dahl (ed.) Tense and aspect in the languages of Europe . Berlín: Mouton de Gruyter.         [ Links ]

Bybee, Joan; Perkins, Revere y Pagliuca, William. 1994. The evolution of grammar. Tense, aspect, and modality in the languages of the World . Chicago: Chicago University Press.         [ Links ]

Coseriu , Eugenio . 1996. El sistema verbal románico . México: Siglo XXI Editores.         [ Links ]

Comrie, Bernard. 1976. Aspect . Cambridge: CUP.         [ Links ]

Croft, William. 1998. "The structure of events and the structure of language". En Michael Tomasello (ed.) The new psychology of language. Cognitive and functional approaches to language structure. Mahwah, New Jersey y Londres: Lawrence Erlbaum Associates.         [ Links ]

Dahl, Osten. 1985. Tense and aspect systems . Nueva York: Basil Blackwell.         [ Links ]

Dik, Simon. 1997. The structure of functional grammar. 2 vols. Berlín y Nueva York: Mouton de Gruyter.         [ Links ]

Fernández Ramírez, Salvador. 1986. "Algo sobre la fórmula 'estar + gerundio'". En Gramática española. 4. El verbo y la oración. Madrid: Arco Libros.         [ Links ]

Gili Gaya, Samuel. 1964. Curso superior de sintaxis española. 9ª ed. Barcelona: Bibliograf.         [ Links ]

Gómez Torrego, Leonardo. 1988. Perífrasis verbales: sintaxis, semántica y estilística. Madrid: Arco Libros.         [ Links ]

Hedin, Eva. 2000. "The type-referring function of the Imperfective". En Osten Dahl (ed.) Tense and aspect in the languages of Europe. Berlín: Mouton de Gruyter.         [ Links ]

Hengeveld, Kees y J. Lachlan Mackenzie. 2008. Functional discourse grammar. A typologically-based theory of language structure. Oxford: Oxford University Press.         [ Links ]

Hernández Alonso, César. 1996. Gramática funcional de español. 3ª ed. Madrid: Gredos.         [ Links ]

Hopper, Paul y Sandra Thompson. 1980. "Transitivity in grammar and discourse", en Language 56, 2, pp. 251-299.         [ Links ]

Kany, Charles. 1951. American-Spanish syntax. Chicago: The University of Chicago Press.         [ Links ]

Langacker, R. W. 2000. Grammar and conceptualization. Berlin: Mouton de Gruyter.         [ Links ]

Lyons, John. 1977. Semantics. 2 vols. Cambridge: Cambridge University Press.         [ Links ]

Maldonado, Ricardo. 1999. A media voz: problemas conceptual es del clítico se. México: Universidad Nacional Autónoma de México.         [ Links ]

Olbertz, Hella. 1998. Verbal periphrases in a functional grammar of Spanish. Berlín y Nueva Cork: Mouton de Gruyter.         [ Links ]

Quesada, J. Diego. 1995. " Estar + - ndo y el aspecto progresivo en español", en Iberoromania 42, pp. 8-29.         [ Links ]

RAE. 1973. Esbozo de una nueva gramática de la lengua española. Madrid: Espasa-Calpe.         [ Links ]

Reinhart, Tanya. 1984. "Principles of gestalt perception in the temporal organization of narrative text", en Linguistics 22, pp. 779-809.         [ Links ]

Roca Pons, José. 1958. Estudios sobre perífrasis verbales del español. Madrid: RFE Anexo XVII.         [ Links ]

Samper Padilla, José Antonio, Hernández, Clara Eugenia y Troya, Magnolia. 1998. Macrocorpus de la norma lingüística culta de las principales ciudades del mundo hispánico (MC-NLCH). Las Palmas de Gran Canaria: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (edición en CD-Rom).         [ Links ]

Smith, Carlota. 1997. The parameter of aspect. 2ª ed. Dordrecht: Kluwer.         [ Links ]

Talmy, Leonard. 2000. Toward a cognitive semantics. 2 vols. Cambridge: MIT.         [ Links ]

Tanesini, Alessandra. 2007. Philosophy of language A-Z. Edimburgo: Edinburgh University Press.         [ Links ]

Troya, Magnolia. 2007. "Frecuencia de los tiempos verbales de indicativo y subjuntivo en la norma culta de España y América", en Revista de Filología 25, pp. 589-602.         [ Links ]

Westfall, Ruth. 2003. "Simple and progressive forms of the perfective viewpoint in Spanish: The preterit and the preterit progressive", en Hispania 86, 4, pp. 874-888.         [ Links ]


Aceptado: 05/07/2010. Recibido: 10/10/2010

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons