SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.26 número2Revisión del sistema de gestión de pavimentos de la red ciclorrutas de BogotáLos métodos gravitacionales como herramienta para el cálculo de las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del tráfico rodado en la planificación urbana índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista ingeniería de construcción

versión On-line ISSN 0718-5073

Rev. ing. constr. vol.26 no.2 Santiago ago. 2011

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-50732011000200003 

Revista Ingeniería de Construcción Vol. 26 N°2, Agosto de 2011 www.ing.puc.cl/ric PAG. 171 - 186

 

Aplicación del modelo "Antecedente-Comportamiento-Consecuencia" en la construcción de lumbreras y túneles

Application of an "Antecedent-Behavior-Consequence" model on shafts and tunnel construction

 

Victor Jiménez Arguelles*1, Jesús A. Flores Bustamante*, Luis A. Rocha Chiu*

* Universidad Autónoma Metropolitana, MÉXICO.

Dirección para Correspondencia


RESUMEN

En la presente investigación y como primera etapa, se pretende mostrar como en una obra de construcción y de forma particular en la construcción de lumbreras y túneles, los incidentes y accidentes laborales se deben en su mayoría a factores que involucran de forma directa los comportamientos de los trabajadores, aún cuando las condiciones físicas de la obra se hayan previsto totalmente. La investigación se basa en la información recopilada durante dos años en las actividades de construcción de la obra del sistema de drenaje profundo en México, que llevan a cabo cuatro de las principales empresas constructoras mexicanas. Esta investigación se llevó a cabo desde el punto de vista de la supervisión externa del proyecto, lo que permite contar con información representativa, sin la manipulación de datos que puedan afectar o beneficiar a las empresas participantes. Posteriormente, como segunda etapa de la investigación, considerando que la ejecución del proyecto requerirá de al menos otros tres años, se pretende desarrollar e implantar un plan de Prevención de Riesgos Laborales (PRL) Basado en la intervención conductual de los trabajadores, con la finalidad de reducir al mínimo la presencia de accidentes laborales.

Palabras Clave: Prevención, riesgos, accidentes, comportamientos, consecuencias.


 

1. Introducción 

La seguridad laboral de los trabajadores, es un tema que poco a poco ha ido ganando terreno dentro de los esquemas de trabajo en los centros laborales. En algunas empresas, como las dedicadas al ramo de la farmacéutica, a la manufactura del vestido o a la petroquímica, por ejemplo; poseen sistemas de gestión en PRL tales que permiten reducir sus accidentes al mínimo, a tal grado que, se proponen metas de "cero accidentes" en ciertos periodos de tiempo.

El sector de la construcción, por poseer características muy propias, es el que más accidentes presenta a nivel mundial. Y, aunque muchos empresarios, conscientes del problema que representa la "inseguridad" de los trabajadores en las obras de construcción tratan de solucionar el problema, proporcionando equipo de protección individual, dotando a los trabajadores con herramientas en buen estado (parte técnica), colocando carteles informativos, etc.; los accidentes se siguen presentando.

Por otro lado, en las obras de construcción se tiene un gran número de incidentes que no conllevan directamente a lesiones físicas sobre los trabajadores. Esta situación origina que:

- Los trabajadores piensen que los accidentes son cuestión de suerte.
- Los empresarios minimicen este tipo de eventos y sigan considerando innecesario invertir en la PRL.

Por tal motivo, en la presente investigación se pretende analizar y probar que la actuación de los trabajadores es la principal fuente generadora de los accidentes laborales en el sector de la construcción. También se pretende mostrar como es que un Plan de PRL basado en el modelo Antecedente-Comportamiento-Consecuencia (donde se involucre la parte conductual de los trabajadores), puede ser adecuado a los sistemas de gestión en las empresas constructoras con la finalidad de minimizar los riesgos en los centros laborales y por consecuencia disminuir el número de accidentes.

2. Metodología

En la primera fase de esta investigación, se hace uso de la investigación cualitativa para el análisis de la situación actual en que se encuentra la prevención de riesgos laborales en el sector de la construcción y de manera particular en el proyecto de construcción de un túnel para el sistema del drenaje profundo en la Ciudad de México.

Posteriormente y como segunda parte, se aplicó la investigación cuantitativa para realizar un análisis estadístico que permitiera determinar el estatus relativo a la presencia de accidentes en el proyecto. De manera particular se analizaron los reportes de los accidentes para determinar las posibles causas.

En la tercera parte se aplicó nuevamente la investigación cualitativa para analizar la posibilidad de aplicar las teorías basadas en el comportamiento, sin que ello implicara modificaciones sustanciales en los Sistemas de PRL de las empresas. Para tal efecto, se considera que por las condiciones de operación en las empresas constructoras, la capacitación y el refuerzo positivo son dos herramientas poderosas que pueden ser integradas a los Sistemas de Gestión y de esta manera disminuir la presencia de actos inseguros por parte de los trabajadores.

3. Situación actual de la seguridad en las obras de construcción

En la actualidad y en cualquier centro de trabajo, la seguridad de las personas debería estar por encima de todo, pero desafortunadamente, parece ser que este tema tan delicado es minimizado y está a la sombra de la reducción de los presupuestos, como considera Almodóvar (2001).

Otra situación que afecta a la seguridad en la construcción es el hecho de que la mayoría de las investigaciones que se realizan en pro de la prevención de riesgos, se llevan a cabo en la industria tradicional, es decir, donde las características son totalmente diferentes a las que se tienen en la industria de la construcción.

Este antecedente, origina que cuando se pretenden implementar los planes PRL en el sector de la construcción, debido a las condiciones adversas que éste guarda, dichos planes fracasan o simplemente arrojan pobres resultados. Esto por consecuencia, como considera Rappaport et al. (1999), origina una desmotivación en quienes realizan esfuerzos encaminados a proveer condiciones seguras a los trabajadores y es aquí donde se inicia el círculo vicioso de negatividades que lo único que originan es incrementar la inseguridad en los centros de trabajo.

Por ello, el problema de la investigación se puede plantear de la siguiente manera:

"¿Cómo modificar los comportamientos inseguros e imprudentes de los trabajadores para que estos adopten conductas seguras en las actividades que realizan y, que además los cambios positivos que se obtengan sean de manera permanente?".

De manera breve, a continuación se listan los principales puntos por los cuales el sector de la construcción es considerado como uno de los más complicados en cuestiones de seguridad e higiene:

- Ausencia de planes de PRL en las obras de construcción,
- Falta de compromiso a nivel gerencial,
- Desarrollo de las actividades a la intemperie,
- Alta rotación de trabajadores,
- Falta de capacitación a los trabajadores,
- Falta de compromiso en el personal de seguridad,
- Cambio constante de los lugares de las obras,
- Asignación frecuente de diferentes actividades para los trabajadores,
- Equipos de protección personal anti-ergonómicos,
- Salarios bajos,
- Falta de prestaciones y estímulos.

4. Desarrollo

El proyecto se desarrolla en México, ubicándose geográficamente entre la Ciudad de México y el Estado de Hidalgo, técnicamente consiste en la construcción de un túnel de 7 m de diámetro final y de longitud aproximada de 65 km, para ello se requerirán de 24 lumbreras (algunas de ellas a más de 150 m de profundidad) y un portal de salida, como obras auxiliares (ver Figura 1).

Figura 1. Aspecto de una lumbrera, de 12 m de diámetro y 40 m de profundidad (fuente propia)

El proyecto por su propia y gran envergadura, está considerado actualmente como uno de los 5 proyectos de mayor inversión a nivel mundial.

Respecto a las cuestiones de Seguridad e Higiene laboral, el proyecto representa grandes y muy difíciles retos. En primera instancia, se tiene como antecedente la construcción de otro túnel en 1968 con características técnicas y localizaciones geográficas muy similares y con el mismo propósito, conducir aguas negras.

Pero con la diferencia de que en aquellos años la seguridad de los trabajadores no era precisamente un tema relevante y como consecuencia de esta falta de compromiso, los accidentes que se suscitaron fueron demasiados.

Durante el desarrollo del proyecto se han presentado una gran variedad de accidentes, siendo la mayoría de ellos de tipo leve como lo muestran las figuras 2 y 3, es decir que solo se requirió de atención por parte de los paramédicos de obra. Una situación que ha llamado mucho la atención es el hecho de que de manera repetitiva, después de ocurridos los accidentes y al momento de realizar las declaraciones los afectados y testigos, han manifestado abiertamente: "fue mi culpa", "me descuide", "no me fije", lo que pone de manifiesto que: "no son las condiciones físicas del ambiente de trabajo las principales causas de los accidentes" y al mismo tiempo se justifica todavía más la intervención del análisis conductual.

Figura 2. Porcentajes de accidentes por su tipo, de un total de 50 (fuente propia)

Figura 3. Porcentajes de accidentes por su tipo, de un total de 88 (fuente propia)

Como se puede observar en las dos graficas anteriores, de los accidentes de tipo mortal, solamente se ha tenido uno que lamentar. Por otro lado y contrario a lo que muchos esperaban, el número de accidentes que se han presentado durante la ejecución del proyecto ha sido mínimo (ver Figuras 4 y 5). Teniendo asi de esta manera que de un promedio de 2271 trabajadores laborando por mes, se presentó un promedio de accidentes de 6.9 por mes, lo que equivale al 0.30 % de accidentalidad en 2 años de trabajo. Cabe mencionar que aunque el porcentaje es bajo, lo ideal en el aspecto humanitario, sería tener cero accidentes.

Figura 4. Número de accidentes por mes durante el año 2009 (fuente propia)

Figura 5. Número de accidentes por mes durante el año 2010 (fuente propia)

Dadas las condiciones adversas que se presentan en el sector de la construcción, la tarea no es fácil, pero si posible. Por lo que, partiendo de la premisa de que "todos los accidentes tienen causas físicas y reales", y considerando que dichas causas pueden ser detectadas y posteriormente eliminadas; entonces, los accidentes se podrán evitar, si se eliminan o minimizan los riesgos que les dan origen. De manera similar Megías et al. (2011) y Williamson et al. (2001), consideran que esta problemática se presenta también en los accidentes automovilísticos donde la causa principal es la presencia de actos imprudentes, de manera particular, conductores que ingirieron alcohol. Cabe mencionar que en el sector de la construcción, uno de los tantos factores que agravan la situación es el la presencia de alcoholismo en muchos de los trabajadores.

5. Teoría de la seguridad basada en los comportamientos (SBC)

Diversas investigaciones han presentado evidencia convincente acerca del papel protagónico que juegan los actos de las personas como causas directas de los accidentes en el trabajo. A partir de los estudios realizados por Heinrich hace ya medio siglo, diversas fuentes han ampliado sus hallazgos y confirmado sus apreciaciones. Los estudios más relevantes fueron las investigaciones sobre los accidentes en la empresa química Dupont, en cuyas conclusiones se atribuyeron cerca del 80% de la causalidad de los accidentes a los actos inseguros de las personas.

Durante la ejecución del proyecto en estudio (construcción de un túnel en México), se suscito un accidente en donde un trabajador perdió la vida y se puso de manifiesto de forma clara y directa la intervención de los comportamientos inseguros de los trabajadores de la construcción ante la seguridad laboral:

Descripción de los hechos:

Información del accidente que pone de manifiesto la presencia de los factores conductuales:

- La persona encargada de dirigir las maniobras de la canastilla, fue la directamente afectada, cuando su función es estar al pendiente en todo momento de los movimientos de dicha canastilla y poner en alerta a los demás.

- Que el trabajador fallecido estaba consciente del descenso de la canastilla y que él haya estado parado directamente en la zona donde él sabia bajaría la canastilla.

- Que después del accidente mortal, se conociera que un día antes había fallecido la madre del trabajador, situación que posiblemente originó la distracción del mismo.

Al mismo tiempo y derivado del accidente, se puso de manifiesto la necesidad de que los encargados de seguridad deben estar al pendiente inclusive del estado de ánimo y físico de los trabajadores y como consideran Ferguson et al. (2010), se debe detectar a tiempo evidencias de cansancio o sueño y evitar exponer a peligros a los trabajadores.

Este tipo de situaciones que de manera repetitiva se presentan en el ámbito de la construcción, y de manera particular en el proyecto de construcción en estudio; como se muestra en la Figura 6, de los accidentes ocurridos, más del 85% son por causas directamente imputables a los trabajadores, aun cuando ellos mismos hayan resultado afectados física y psicológicamente.

Por otra parte, los factores mecánicos, naturales y condiciones físicas de los lugares de trabajo, han demostrado tener poca presencia como causas de accidentes, y además, en el fondo de cada una de ellas están presentes también las actuaciones humanas, lo cual indica que el porcentaje correspondiente a los factores humanos podría incrementarse aun mas.

Figura 6. Principales factores que dan origen a los accidentes (fuente propia)

Dados los antecedentes antes mencionados, se justifica aun más la incorporación de la SBC en los planes de PRL, ya que en ella se considera:

- La retroalimentación y el reforzamiento positivos, para aumentar las conductas apropiadas y seguras por parte de los trabajadores. Esta parte es muy efectiva y de aplicación realmente sencilla, ya que únicamente requiere que se les reconozca de manera inmediata los esfuerzos que los trabajadores llevan a cabo cuando realizan sus actividades cumpliendo con las medidas de prevención de riesgos y de actuaciones seguras.

- La retroalimentación correctiva, para disminuir las conductas no deseadas. Esta parte es la no deseable en cualquier empresa, pero es necesaria, ya que implica aplicar llamadas de atención y sanciones a los trabajadores cuando estos no atienden a las recomendaciones de los responsables del área de seguridad. El caso más común es cuando no "quieren" hacer uso del equipo de protección personal, pretextando que les es incómodo o que entorpece el desarrollo de sus actividades. Esta situación igualmente debe analizarse a detalle, pues en algunos casos por ahorrar dinero, se les proporciona equipo a los trabajadores sin tomar en cuenta la parte de la ergonomía.

Con estos dos tipos de acciones, también se logra la difusión de los compromisos que la empresa tiene internamente en cuestiones de seguridad e higiene, de tal manera que los trabajadores en poco tiempo lo asimilaran y trataran de adoptar comportamientos seguros en el que se manifiesten en todo momento las medidas preventivas correspondientes.

La seguridad conductual también implica tener presente que:

- Es un proceso de mejoramiento continuo,
- Es un proceso dirigido por los propios trabajadores y hacia los trabajadores,
- Se requiere de un compromiso y estrategias similares en todo el sector de la construcción, ya que en este sector se presenta el inconveniente de una alta rotación de trabajadores.

De igual manera, consideramos que por las características muy particulares que presenta el sector de la construcción y dado que la SBC se centra específicamente en los comportamientos de los trabajadores, esta herramienta puede ser integrada a los Sistemas de Gestión interna de cada empresa constructora, sin que ello impliquen la sustitución de los planes ya implantados o la eliminación de objetivos ya establecidos.

En el transcurso del desarrollo del proyecto en estudio, hemos podido constatar con mucha frecuencia como los trabajadores llevan a cabo sus tareas de forma insegura, e inclusive se ha observado en gran cantidad, la presencia de actos imprudentes que ponen en peligro sus vidas y las de sus compañeros. Pero, como afortunadamente para ellos no sufren accidentes, estas malas actuaciones traen como consecuencia un efecto negativo hacia la seguridad ya que se refuerza la idea errónea de los trabajadores al pensar que nunca van a sufrir un accidente y agudiza más la presencia de malos hábitos y costumbres (ver Figura 7).

En otras palabras: "el trabajador no ve una relación directa entre sus actos inseguros y los riesgos a los que se expone".

Figura 7. Esquema del ciclo de actuaciones inseguras por parte de los trabajadores (fuente propia)

Pedroso et al. (2008), considera que dos conceptos básicos que intervienen de forma definitiva durante el proceso de un sistema de SBC son:

a) Las actitudes. Que son creencias internas de la persona respecto de cómo evalúa un determinado tema o situación. Por ello, es muy común escuchar: para cambiar el desempeño de las personas en seguridad, primero debemos cambiar sus "actitudes".

b) La cultura. Considerada como el conjunto de normas de comportamiento apoyadas por el grupo, estas normas reflejan creencias acerca de lo que es deseable en la organización y orientan el comportamiento de sus miembros.

En la aplicación de estas teorías se ha notado un problema que no solamente radica en que a las personas les disgusta que les digan en que creer, ya que además, algunas de las normas de comportamiento que afectan negativamente la seguridad obedecen a contingencias del ambiente de trabajo, como son los incentivos que estimulan el logro de metas de producción a expensas de la seguridad.

Por otro lado, Montero (2003) considera que, la teoría del aprendizaje de conductas seguras recomienda cambiar primero el comportamiento por que éste se puede medir y una vez que se cambian los comportamientos relacionados con las tareas, los resultados crearán actitudes positivas que luego, seguramente llevarán a una fuerte cultura de seguridad, y no al revés como se ha estado haciendo.

De esta manera, se considera que los nuevos comportamientos que se adquieran nos podrán llevar a mejores actitudes acerca de la seguridad y, con el tiempo, contribuirán a cambiar la cultura (ver Figura 8).

Figura 8. Proceso de cambio de los comportamientos (fuente propia)

6. Modelo antecedente-comportamiento-consecuencia (ACC)

Una vez analizado y descrito como es que los comportamientos de los trabajadores influyen de manera directa durante el desarrollo de los accidentes, y de manera particular en el sector de la construcción. A continuación se describirá como es que la SBC puede ser incorporada en los planes de PRL mediante el modelo ACC.

Antecedente (A)

Se define como antecedente a aquel que existe antes del comportamiento y que hace que la persona realice un determinado tipo de acto.

Robbins (2003), considera que los futuros comportamientos de una persona dependen en gran medida de su conducta en el pasado y que además, los antecedentes tienen éxito solamente cuando predicen de manera eficiente las consecuencias, es decir, cuando las señales, reuniones, consignas y capacitación predicen algo real.

Los antecedentes para los trabajadores, por lo tanto, pueden ser:

• Los conocimientos en seguridad
• La capacitación en las tareas que realizará el trabajador
• La problemática social y familiar que vive el trabajador
• La disposición de los grupos de trabajo.
• Las normas de cultura en la empresa.
• Presión por el tiempo destinado a cada una de las tareas.
• Condiciones de los equipos y herramientas.
• Condición de las advertencias (señalización, instrucciones, etc.)

Comportamiento (C)

Los comportamientos se definen como aquellos actos observables que las personas realizan y que no son otra cosa que acciones observables que presentan la ventaja de poder ser medidos con cierta precisión, y que además, se dispone de técnicas efectivas y comprobadas para lograr su cambio.

Los términos: Antecedente, Comportamiento y Consecuencia, siempre están presentes cuando "alguien" hace "algo", por ello, es de importante que para nuestro objetivo que es cambiar los comportamientos inseguros de los trabajadores, se consideren estos en conjunto.

El comportamiento de una persona puede observarse, por tanto puede registrarse y pueden acumularse registros de estas observaciones. Con estos datos es posible emplear a la estadística y con ella pueden hacerse inferencias de tendencias.

Por otra parte, como menciona Koukoulaki (2010), la seguridad laboral debe ser considerada y tratada como un sistema y no simplemente no como parte aislada, de otra manera, los esfuerzos que se realicen para este fin, no rendirán frutos.

Consecuencia (C)

Según Montero (2002), los comportamientos de las personas pueden ser influenciados por las propias consecuencias que generan.

En realidad, el principio de la seguridad basada en los comportamientos, desde hace años se ha estado utilizando en la gestión de la seguridad: las medidas disciplinarias (consecuencias negativas a evitar), los entrenamientos en seguridad (antecedentes), la propaganda y publicidad (antecedentes), los incentivos por buena seguridad (consecuencias positivas), los premios (consecuencias positivas), todos ellos son ejemplos del uso, mayoritariamente empírico, consciente o no de éste modelo y de la regla.

7. Incorporación del modelo ACC en los planes de PRL en el sector de la construcción

Retomando la teoría de que, una consecuencia inmediata, probable y positiva para la persona es la mejor combinación para influenciar que se refuerce el comportamiento buscado y considerando además que, por lo general el temor a los accidentes en sí mismos es una consecuencia con poco poder para influenciar consistentemente a los comportamientos, a continuación se mencionan los puntos necesarios para incorporar la SBC dentro de los planes de PRL:

Primer punto, es necesario que exista un convencimiento y disposición a la colaboración en todos los niveles de la empresa, empezando por el nivel gerencial.

Segundo punto, se requiere de capacitar al personal a cargo del área de seguridad e higiene, tanto en los procedimientos constructivos específicos del proyecto como en lo referente a la SBC.

Tercer punto, se debe llevar a cabo capacitación a los trabajadores, siendo esta específica y orientada a las actividades que desarrollarán. Debido a las condiciones adversas que se presentan en el sector de la construcción, la capacitación deberá ser debidamente planeada considerando al menos: que los trabajadores presentan bajo nivel educativo, que existe alta rotación en los trabajadores, que el tiempo siempre es limitado, que los espacios no son adecuados.

Cuarto punto, proporcionar platicas de seguridad de 5 a 15 minutos, diariamente y al inicio de la jornada de trabajo.

Quinto punto, los responsables del área de seguridad y jefes de obra deben realizar inspecciones para corroborar las formas de actuación segura o insegura por parte de los trabajadores, y en el momento que detecten actuaciones inseguras o incorrectas, deberán indicar la corrección en el momento. Un aspecto importante es que se debe reconocer lo bien hecho, esto da mayor motivación a los trabajadores y se predica con el ejemplo.

Sexto punto, cuando se presenta un accidente, se debe hacer intervenir la herramienta de la retroalimentación, siendo ésta, al momento inmediato después de sucedido el incidente o accidente.

Séptimo punto, los empresarios deben proponerse mantener las plantillas de trabajadores base, para no partir de cero en el arranque de las obras.

Octavo punto, Las actividades de los encargados de seguridad y jefes de obra no debe ser de simples policías en busca de culpables, la función de ellos debe ser de expertos en busca de oportunidades para poder colaborar de forma preventiva. Para ello, se requiere de detectar los actos imprudentes o procedimientos inadecuados de trabajo y mostrar las maneras correctas de hacer las cosas. Al mismo tiempo, se debe hacer conciencia de las consecuencias negativas que dichos actos pueden ocasionar. Es asi como las consecuencias se van convirtiendo poco a poco en antecedentes.

Noveno punto, Se requiere de llevar a cabo la etapa del análisis de reporte de los accidentes, ya que de ello se deben derivar las medidas preventivas para evitar se vuelva incurrir en ello, como también lo considera Pinto et al. (2011).

Decimo punto, la empresa deberá mantener el proceso de implantación y mejora en todos sus niveles, con la finalidad de que a largo plazo se pueda establecer una cultura general de PRL. De esta manera, la rotación continua en los trabajadores ya no impactara tanto de forma negativa, pues se espera que los trabajadores que se vayan integrando a l empresa, encuentren reglas y procedimientos bien establecidos que les permitan adaptarse de manera mas pronta.

8. Conclusiones

Durante el desarrollo del proyecto de construcción en estudio, se observó que las actuaciones por parte de los constructores se llevan acabo de manera reactiva y no de manera "preactiva", es decir que la "Prevención de Riesgos Laborales" simplemente no es preventiva.

Por otra parte, las empresas que si han mostrado interés por "contar" con medidas de seguridad en sus obras, solo se han limitado a cumplir con proporcionar los equipos de protección personal, sin capacitar y convencer al trabajador en el uso del mismo.

Respecto a la parte medular de esta investigación es de vital importancia resaltar que, de la gran cantidad de incidentes y accidentes leves que se han presentado durante los dos primeros años de la construcción del túnel, más del 85% de los trabajadores han manifestado que las causas de sus accidentes han sido por propios descuidos y exceso de confianza.

Por tal razón, consideramos que está justificada la intervención de la SBC en los planes de PRL ya que es una herramienta poderosa que nos ofrece la posibilidad de actuar en un área que hasta el momento ha sido descuidada. Además de que una de las virtudes de esta herramienta es que no requiere de inversiones económicas, solo implica el compromiso y voluntad de todos los trabajadores y a todos los niveles jerárquicos dentro de la empresa.

A fin de cuentas, lo que se pretende es que las actuaciones sobre la PRL sean centradas en los trabajadores, de tal forma que se analicen y puedan modificar sus antecedentes para poder lograr actuaciones seguras.

Para ello, se deberán analizar las causas o antecedentes y los múltiples factores a los que son debidos y tratar de atacar y modificar a estos.

Para lograr el cambio de comportamientos de riesgo se recomienda que se haga uso del análisis ACC y las líneas base de refuerzo. Si este proceso puede ser mantenido y se logra ir cada vez más involucrando a los miembros de la organización, se podrán modificar también las actitudes y finalmente lograr el cambio macro dentro de la empresa, el establecimiento de una cultura de seguridad laboral.

Es importante mencionar que la aplicación del modelo ACC en los planes de PRL y de manera específica en el sector de la construcción, no requiere de un estricto orden a seguir como etapas, ni tampoco limita o impide la ejecución de cada una de las tareas o herramientas del modelo.

Finalmente, es necesaria una mayor intervención por parte de las autoridades gubernamentales para hacer cumplir la normatividad aplicable en el sector de la construcción y de esta manera sumar esfuerzos encaminados a evitar cada vez más la presencia de accidentes laborales en las obras de construcción.

9. Referencias

Almodóvar M., Zimmermann M., De la Orden V., Maqueda J. (2001), "Evolución de los accidentes en el sector de la construcción", XII Congreso Nacional de Seguridad y Salud en el trabajo, Valencia, España. Subdirección Técnica-INSHT.        [ Links ]

Association Internationale des Tunnels et de l'espace Souterrain (2008), "Guidelines for good occupational health and safety practice in tunnel construction". Report no. 001 Avignon, Francia. November        [ Links ]

Bernal J. (1996), "Formación general de seguridad e higiene del trabajo", Ed. Tecnos, España.        [ Links ]

De La Orden V., Zimmermann M., Maqueda J. (2001), "Influencia de la formación en la percepción de las causas de los riesgos de accidentes de trabajo", XII Congreso Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, Valencia 20-23 de Noviembre, Subdirección Técnica del INST.        [ Links ]

Ferguson S., Peach G., Dorrian J., Roach G., Jay S. (2010), "Performance on a simple response time task: is sleep or work more important for miners?", Applied Ergonomics, Elsevier, volume 42, Issue 2, 210-223         [ Links ]

Guglielmetti V. (2008), "Mechanized Tunnelling in Urban Areas", Ed. Taylor and Francis, London, U.K.        [ Links ]

Jiménez V. (2005), "Modificación de comportamientos de riesgo en los trabajos del sector de la construcción", Tesis doctoral UPC, Barcelona, España.        [ Links ]

Megías A., Maldonado A., Candido A. (2010), "Emotional modulation of urgent and evaluative behaviors in risk driving scenarios", Accident Analysis and Prevention, Elsevier, 43, 813-817.         [ Links ]

Melia J. (1995), "Un proceso de intervención para reducir los accidentes laborales", Revista de Psicología del Trabajo y de las Organizaciones, 11 (32), 51-165        [ Links ]

Montero R. (2003), "Siete Principios de la Seguridad Basada en los Comportamientos", Revista del INSH, España.        [ Links ]

Mutua U. (2001), "Manual técnico de la construcción, gestión de la prevención de riesgos laborales y de la protección del medio ambiente", Ed. Ciedossat, España.        [ Links ]

Pedroso S., Agostinho S., Lima M., Meliá J. (2008), "The impact of work accidents experience on causal attributions and worker behavior", Safety Science, 46, 1992-2001.        [ Links ]

Pinto A., Nunes I., Ribeiro R. (2011), "Occupational Risk Assesment in Construction Industry - Overview and Reflection", Safety Science, 49, 616-624        [ Links ]

Rappaport S., Weaver M., Taylor D., Kupper L., Susi P. (1999), "Aplication of mixed models to assess exposures monitored by construction workers during hot processes", The Annals of Occupational Hygiene, British Ocupational Hygiene Society, 43, 435-499        [ Links ]

Robbins S. (2003), "La verdad sobre la dirección de personas y nada más que la verdad", Ed. Gestión 2000, España.         [ Links ]

Robbins S. (1988), "Testing Response Generation Rules", Journal of Experimental Psychology, Elsevier, volume 14, issue 4, October, 430-436        [ Links ]

Williamson M., Feyer M., Mattick R. (2001), "Developing measures of fatigue using an alcohol comparison to validate the effects of fatigue on performance", Accident Analysis and Prevention, 33, 313-326.         [ Links ]

Wood-black F. (2005), "oh, the risk we take!", Chemical Health and Safety, Elsevier, volume 1, 24-38        [ Links ]

Fecha de recepción: 15/ 10/ 2010, Fecha de aceptación:01/ 04/ 2011.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons