SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.38 número1Textura, materia orgánica y composición química elemental (C y N) de sedimentos marinos superficiales de la zona Puerto Montt a Boca del Guafo (Norpatagonia chilena)Reproducción de la raya eléctrica Narcine bancroftii (Torpediniformes: Narcinidae) en Santa Marta, Caribe colombiano índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Latin american journal of aquatic research

versión On-line ISSN 0718-560X

Lat. Am. J. Aquat. Res. v.38 n.1 Valparaíso  2010

 

Lat. Am. J. Aquat. Res., 38(1): 15-26, 2010.

Research Article

 

Medición de los impactos socio-económicos de las Áreas de Manejo en las comunidades de pescadores del norte de Chile

Socio-economic impacts measurements of the of Benthic Resources Management Areas on small-scale fishing communities of northern Chile

 

Sergio Zúñiga1, Pamela Ramírez2 & Marcelo Valdebenito3

1Escuela de Ingeniería Comercial, Universidad Católica del Norte, P.O. Box 117, Coquimbo.
2Unidad de Proyectos y Transferencia Tecnológica, Universidad Católica del Norte, P.O. Box 117, Coquimbo.
3Centro de Estudios Avanzados en Ambientes Marinos, Los Carrera 521-C, La Serena.

Dirección para correspondencia


RESUMEN. Este estudio responde la pregunta acerca de si la implantación del régimen de Áreas de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos (AMERB) en el norte de Chile, ha generado o no diferencias en la situación socio-económica de las comunidades de pescadores que explotan dichas áreas. Para esto se estudian dos grupos de pescadores, uno con AMERB (grupo de tratamiento) y otro similar pero sin AMERB (grupo de control). Para ambos grupos se estimó en base a información primaria un grupo de 12 indicadores, de acuerdo a un trabajo previo de Zúñiga et al. (2008). Los resultados del análisis estadístico, basado en un ANOVA de dos vías, evidencian que efectivamente ha existido una mejora significativa en la dimensión institucional, aunque no es clara una mejora en otras dimensiones socio-económicas. Los resultados son consistentes con observaciones hechas por otros autores, en el sentido que los efectos económicos referidos a mayores ingresos y patrimonio para los pescadores solo se apreciarán en el largo plazo.

Palabras clave: áreas de manejo, indicadores socio-económicos, borde costero, sustentabilidad, pescadores artesanales, Chile.


ABSTRACT. This study seeks to answer the question of whether the introduction of the Benthic Resources Management Areas (AMERB, in Spanish) in northern Chile had difference in the socio-economic situation of the communities of fishermen who operate these areas. For this purpose two groups of small-scale fishermen were studied, namely, one with an assigned AMERB (treatment group) and another one without AMERB (control group). For both groups a set of 12 indicators was estimated on the basis of primary information, based on a previous work by Zúñiga et al. (2008). The results of the statistical analysis, based on a two-way ANOVA, show evidence of a significant improvement in the institutional dimension, whereas an improvement in other socio-economic dimensions is not sufficiently clear. The results are consistent with those of other authors, in the sense that, by and large, the economic effects such as greater income and wealth from the AMERB will be experienced by the fishermen only in the long run.

Keywords: management areas, socio-economic index, coastal border, sustainability, small-scale benthic shellfisheries, Chile.


 

INTRODUCCIÓN

Las Áreas de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos (AMERB) aparecieron formalmente en Chile en 1997, a pesar que en la década de los 80's pescadores artesanales de la región de Coquimbo (entre 29º02' y 32º16'S), realizaron acciones de traslado y protección de estos recursos. La modificación a la Ley General de Pesca y Acuicultura y la promulgación del Reglamento correspondiente (DS Nº355/95) en junio del año 1995, motivó que en 1997 se elevara la primera solicitud para seis AMERB, y que desde ese momento hasta la fecha, su número se ha incrementado de un modo sustancial para llegar a 693 a abril de 2007, con más de 105.000 há involucradas.

La implementación de las AMERB junto con promover una ordenación pesquera, tiene como uno de sus principales objetivos la conservación de las especies, lo que se espera se traduzca en el manejo sustentable de los recursos. Si bien el efecto sobre los recursos bentónicos es evaluado a través de los programas de seguimiento (básicamente a través de la evaluación del comportamiento de capturas y de abundancia de las especies principales), el efecto que esta medida ha tenido sobre las comunidades de pescadores ha sido menos considerado.

En efecto, en Chile existen varios estudios que han definido grupos de indicadores socioeconómicos consistentes, para luego medir dicha situación mediante de la recopilación de información primaria (por ejemplo Sobenes & Chávez, 2007; Zúñiga et al., 2008 y las citas que allí se mencionan), coincidiendo en reportar una alta dispersión en el desempeño de las diferentes AMERB. Sin embargo, a la fecha no existen trabajos que propongan y apliquen un marco de análisis tendiente a evaluar estadísticamente, si la implementación del régimen de AMERB ha generado o no diferencias socio-económicas globales medibles en las comunidades de pescadores, ya sea a nivel global o en algunas de las dimensiones socioeconómicas.

Actualmente existe consenso respecto a que la construcción de indicadores generalmente proporciona un marco de análisis apropiado para medir el impacto de diferentes políticas aplicadas sobre una comunidad o sobre un ecosistema (Aedo, 2005). Existe bastante documentación en las áreas de la salud (Victora et al., 1998) y en el área de los recursos forestales (Nam-koong et al., 1996). A pesar de esto, ocasionalmente se llega a una conclusión clara en dichos estudios, debido a la falta de un diseño experimental estadístico.

En este sentido, la construcción de indicadores ad hoc es un acercamiento a lo que se entiende por "experimento controlado", donde las variaciones observadas en la variable dependiente pueden atribuirse a una serie de variables independientes, mientras que el resto de los factores se encuentran controlados.

Siguiendo los lineamientos de las Naciones Unidas (2001) y de UNESCO (2002), la formulación específica y la justificación de los indicadores usados en este estudio se basan en el trabajo previo de Zúñiga et al. (2008), quienes definen tres ámbitos o dimensiones (económica, institucional y social), y deducen y

estiman varios grupos de indicadores para medir el estado de cada una de dichas dimensiones. El presente estudio puede considerarse entonces una continuación del mismo, en el sentido que se usa como punto de partida el esquema de indicadores propuesto por los autores, se adaptan dichos indicadores, se recoge la información primaria en base a encuestas, se estiman los indicadores tanto para el grupo de tratamiento como para el grupo de control, y se concluye acerca de las diferencias finales.

MATERIALES Y MÉTODOS

Para evaluar el impacto sobre las comunidades de pescadores artesanales ex-ante y ex-post implemen-tación de las AMERB en el norte de Chile, una de las premisas principales es que un conjunto de indicadores apropiadamente construido es capaz de medir el efecto de una medida de política. Es decir, dichos indicadores son capaces de eliminar en cuanto sea posible otros elementos que estén afectando las variables de interés, y aislar los efectos de la política por sobre el bienestar socio-económico de la comunidad bajo estudio. Dicho de otro modo, en un escenario de limitado acceso a información histórica, un conjunto de indicadores construido apropiadamente es un camino metodológico apropiado para evaluar el efecto de las políticas aplicadas.

Puesto que un requisito es evitar, en cuanto sea posible, la confusión del origen de los resultados por la presencia de factores influyentes no esperados, se utiliza un diseño experimental basado en un grupo de tratamiento y grupo de control. El grupo de tratamiento, en este caso, son las organizaciones de pescadores que han implementado el régimen de AMERB. El grupo de control son organizaciones de pescadores que no han sido sometidas a la influencia del posible factor causal del impacto socio-económico, es decir organizaciones que actualmente no han implementado AMERB (Fig. 1).


La segunda premisa es que ambas asociaciones de pescadores, tanto las de tratamiento como las de control, si bien no son iguales, son suficientemente similares para los fines perseguidos en este estudio. Esto implica reconocer que no se puede afirmar que se reúnen todas las condiciones ideales para el experimento, especialmente al involucrar un componente social. Sin embargo se postula que dichas diferencias pueden ser razonablemente controladas construyendo indicadores apropiados, a través de una adecuada selección de la muestra.

Es conveniente señalar otros enfoques de análisis posibles, explicando el por qué no han sido aquí utilizados. En efecto, un posible esquema ideal se basaría en comparar el mismo grupo de pescadores en una situación ex-ante, versus la situación ex-post. Esto implicaría centrarse solamente en el grupo de comunidades de pescadores que actualmente poseen AMERB, reconstruir su información varios años antes de la implantación de dicha medida, y proceder a comparar los resultados de ambos periodos. Sin embargo, debido a la inexistencia de registros históricos de mucha de la información requerida, esto no es posible. En particular, la información de las dimensiones social e institucional en la forma de indicadores, es especialmente difícil de reconstruir. Otros posibles enfoques de medición de impactos son discutidos por Aedo (2005), los que requieren disponer extensas series de tiempo, las que lamentablemente no existen para el caso de esta investigación.

Metodológicamente, el primer paso consiste en definir los indicadores específicos a usar, basados en los 12 indicadores utilizados por Zúñiga et al. (2008). Sin embargo, puesto que la mayoría de dichos indicadores de desempeño estaban construidos sobre la base de la existencia de AMERB, y lo que se requiere ahora es un grupo de indicadores que sean pertinentes tanto para organizaciones de pescadores que tengan y que no tengan AMERB, es que se requiere reformular dichos indicadores. Esto es necesario en las dimensiones económicas e institucional, puesto que los indicadores de la dimensión social se refieren solamente a aspectos de la organización y no de la AMERB específica. Para esto se busca una expresión equivalente de cada indicador para las organizaciones del grupo de control, es decir las organizaciones en que no existen AMERB. Este ajuste se muestra en el apartado de resultados.

El paso siguiente, consiste en definir los criterios de selección de la muestra de organizaciones de pescadores sobre las cuales se realizará la comparación.

- El grupo de trabajo o de tratamiento consiste en una muestra de AMERB de la región de Coquimbo, seleccionada en base a los criterios establecidos en Zúñiga et al. (2008), en base a variada información (económica, geográfica, antigüedad y tamaño).

- Respecto del grupo de control, para establecer un grupo conformado por organizaciones de carácte-rísticas similares a las de la región de Coquimbo, se analizaron las organizaciones existentes en las regiones de Antofagasta (20º56'-20º05'S), Atacama (25º17'-29º30'S) y Valparaíso (32º02'-33º57'S), que por su cercanía geográfica deberían presentar características menos disímiles en comparación con regiones más alejadas. Para esto, del listado total de caletas de dichas regiones se descartaron aquellas en las cuales no existían organizaciones constituidas legalmente y se descartaron las caletas donde no se registraban desembarques de recursos bentónicos en el periodo de estudio.

Una vez seleccionados los indicadores a usar, y definido el grupo de tratamiento y el grupo de control, se procedió aplicar la encuesta, tabular los resultados y calcular cada uno de los indicadores requeridos. Con esta información se procedió a una estandarización de los indicadores en la escala 0 a 1, aplicando un procedimiento de comparación estadística de los indicadores de ambos grupos.

En el modelo experimental, los indicadores socioeconómicos estandarizados constituyen la variable dependiente o de respuesta (X). Estos indicadores dependen de dos componentes: (i) las situaciones en las dimensiones económica, institucional y social, y (ii) los grupos de pescadores de la región de Coquimbo (grupo de tratamiento) y de pescadores de otras regiones sin AMERB (grupo de control). Asumiendo que las poblaciones de donde se obtuvieron las muestras son aproximadamente normalmente distribuidas, que las muestras son independientes y que las varianzas de las poblaciones son similares, entonces se utiliza un esquema de tipo ANOVA de dos factores en bloque del tipo aleatorizado (two-way analysis of variance), con varias muestras por grupo, con replicación (Snedecor & Cochran, 1967; Jobson, 1991; y ANOVA no paramétrico de Friedman, 1937).

Este diseño se caracteriza por tener solo una variable-resultado, y dos variables explicativas, con una disposición de datos que puede visualizarse a través de una matriz de "a" filas y "b" columnas, como se explica a continuación.

- Existen Ai (i = 1,… a) filas o factores de la matriz, las que contienen las distintas dimensiones socioeconómicas, que en nuestro caso corresponden en principio a 3, que son los indicadores promedio de las dimensiones económica, social e institucional.

- Existen Bj (j = 1,…b) columnas o tratamientos en la matriz, que en nuestro caso corresponden a ambos grupos de pescadores, el grupo tratamiento (las organizaciones de pescadores de las AMERB seleccionadas de la región de Coquimbo) y el grupo de control (las organizaciones de pescadores del resto de las regiones), respectivamente.

- Finalmente, los elementos en el cuerpo de la matriz contienen las observaciones muestrales de los indicadores socio-económicos.

Nótese que este esquema también permite expandir las filas para realizar comparaciones a nivel de criterio, y también a nivel de indicador, en la medida que la información muestral sea suficiente para el análisis estadístico.


La interpretación de los resultados en el caso de rechazarse sólo la primera hipótesis será que existe diferencia significativa entre las dimensiones socioeconómicas, es decir que se observa un desempeño diferente para las dimensiones económica, institucional y social en ambos grupos de pescadores. En caso de rechazarse sólo la segunda hipótesis se tendrá evidencia de que el desempeño socio-económico en ambos grupos de pescadores es distinto, de modo que habría un impacto socio-económico atribuible a la implantación del régimen de AMERB, la que constituye la principal pregunta que se intenta responder en esta investigación. Finalmente, en caso de rechazarse sólo la tercera hipótesis se podrá concluir que hay interacción entre ambas, las dimensiones socio-económicas y los grupos de tratamiento y de control.

Los resultados de la implementación de la metodología descrita se muestran en el siguiente apartado.

RESULTADOS

El primer paso consistió en redefinir los indicadores a usar. Puesto que las organizaciones del grupo de control no poseen AMERB, algunos indicadores deben ser modificados para no hacer referencia específica de las AMERB sino más bien permitir obtener por otra vía la información que sería equivalente, y se hace referencia en estos casos simplemente a la caleta.

La Tabla 1, en la columna "Grupo de Tratamiento" presenta los 12 indicadores en las tres dimensiones socio-económicas usados por Zúñiga et al. (2008) en base a la aplicación de una metodología basada en el llamado Esquema Jerárquico (Lammerts & Blom, 1996). En la columna "Grupo de Control" se muestran los indicadores reformulados. En breve, el Esquema Jerárquico implica la definición de un objetivo general, un número de dimensiones que logran explicar en lo fundamental dicho objetivo; luego un número de criterios para cada objetivo y finalmente indicadores que permiten medir adecuadamente la información de cada criterio.


Muestra seleccionada

El grupo de tratamiento lo constituye una muestra representativa de las Asociaciones de Pescadores con AMERB en la región de Coquimbo (Tabla 2). El criterio de selección de esta muestra consistía en seleccionar un grupo de AMERB que tuvieran características diferentes, y muestrear un 20% de sus pescadores (véase Zúñiga et al., 2008, para una descripción detallada del procedimiento usado). Se trata de 16 organizaciones de pescadores, las que en total poseen 21 AMERB (1 organización posee tres AMERB, 3 organizaciones poseen dos AMERB cada una, mientras que 12 organizaciones poseen sólo una AMERB cada una).


Respecto al grupo de control, se buscó organizaciones de características similares o comparables en cuanto sea posible con las de la región de Coquimbo, para lo cual se analizaron inicialmente las organizaciones de pescadores de las regiones de mayor cercanía geográfica. La selección de la muestra consideró descartar las caletas de estas regiones en las cuales no existan organizaciones constituidas legal-mente y las caletas en las cuales no se hayan registrado desembarques de recursos bentónicos en el año en estudio. De acuerdo a esto, la región de Antofagasta es la que posee una mayor cantidad de organizaciones en las cuales aún no existen AMERB operativas, y de allí se escogieron las dos organizaciones existentes en Tocopilla y las organizaciones establecidas en las caletas de Caleta Buena y Cobija. En cuanto a la región de Atacama se observaron cuatro organizaciones con las características deseadas y de éstas se escogió la organización perteneciente a la caleta de Huasco. En la región de Valparaíso se observaron seis organizaciones disponibles, de las cuales tres se descartaron ya que sólo desembarcaban jaiba, caracol y jaiba limón (S.T.I. de Sudamericana, S.T.I. de Concón y S.T.I. del Membrillo, respectivamente), y las tres organizaciones restantes se descartaron por su bajo desembarque de especies bentónicas. Un criterio importante en la selección anterior fue también la disposición de las comunidades de pescadores a entregar información, el acceso geográfico y el conocimiento por parte del equipo de consultores. En la Tabla 3 se presentan las caletas a encuestar de este grupo: tres caletas de la Región de Antofagasta (Región II) y una caleta de la región de Atacama (Región III). Al igual que en el grupo anterior, la estrategia de muestreo consistió en encuestar al 20% de los pescadores socios de las organizaciones seleccionadas, así como también a su directiva.


Para reunir la información necesaria para calcular los indicadores fue necesario aplicar una encuesta a ambos grupos, incorporando leves modificaciones al instrumento de recopilación de información según lo indicado anteriormente. Para algunos indicadores económicos se requirió información de tipo secundaria adicional, como desembarques, número de pescadores por organización, y mapas digitales, además de algunos supuestos que permitieran determinar los costos asociados a la explotación de los recursos, y obtener el ingreso neto. Por ejemplo, el número de viajes fue estimado según al número de embarcaciones existentes en cada caleta, de acuerdo a registros del Servicio Nacional de Pesca de Chile (SERNA-PESCA).

La Tabla 4 muestra los resultados del trabajo anterior, en cuanto a los indicadores originales y los indicadores estandarizados a una escala 0-1. Un rápido análisis de los niveles de estos indicadores indica que en 7 de los 12 indicadores, el grupo de tratamiento presentó mejores resultados que el grupo de control, lo que indica que las AMERB están asociadas generalmente a un mejor desempeño socioeconómico. En este caso, persiste la posibilidad que parte de esta diferencia esté explicada solo parcialmente por la implementación del régimen de las AMERB, y que otro componente explicativo se encuentre en que los sectores más productivos se transformaron antes en AMERB.


Además, se observó que la mayor diferencia a favor del grupo de tratamiento se presentó en el ámbito institucional (Tabla 4). Esto se puede atribuir a que el establecimiento de una AMERB obliga a los pescadores a organizarse de mejor forma (solo pueden solicitar una AMERB las organizaciones de pescadores).

En lo que respecta al ámbito económico, esta diferencia a favor del grupo de tratamiento se debe probablemente a la mejor explotación de los recursos, lo que deriva en la optimización de los intercambios comerciales entre vendedores y demandantes del producto.

Finalmente, los resultados en el ámbito social muestran ser los menos claros. Esto se esperaba, por cuanto en este caso, son muchos los factores adicionales a la implementación de las AMERB que están presentes, y que son más difíciles de depurar. Por ejemplo, el grupo control contiene en su mayoría caletas urbanas, por lo que tienen mejor acceso a servicios básicos, mejores viviendas, y acceso al crédito, entre otros. A pesar de esto, en promedio se obtuvo que el grupo control mostró una mejor situación que el grupo de tratamiento.

Análisis estadístico global

Lo anterior no es suficiente para aventurar una respuesta conclusiva, por cuanto se requiere saber por una parte si las diferencias observadas son significativas estadísticamente, y además, de existir una diferencia, si ésta es atribuible al régimen de AMERB. La respuesta a la pregunta anterior la entrega en gran medida la medición estadística del cambio, usando, como se señaló la parte metodológica, un ANOVA de dos factores. Nótese que puesto que el número de indicadores de cada dimensión no es el mismo (3, 4 y 5 respectivamente), al igual que el número de observaciones para cada grupo de pescadores, entonces el diseño experimental es del tipo no balanceado (unbalanced), lo que puede generar ciertas dificultades operativas. Sin embargo existen varios programas estadísticos que aproximan soluciones usando el llamado "Method of Unweighted Means", como por ejemplo Winstat, que es el que ha sido utilizado en este estudio.

Cada elemento de la matriz original de datos contiene en promedio 16 observaciones por cada grupo de trabajo, y cuatro observaciones por cada grupo de control. Puesto que el primer factor agrupa la variable dependiente en 12 grupos (es decir el número de indicadores), y el segundo factor agrupa la variable dependiente en dos grupos, entonces se crea una tabla resumen de 12 x 2. El primer factor consiste en las columnas de la matriz, es decir el grupo de tratamiento y el grupo de control. El segundo factor consiste en las filas de la matriz, es decir las diferencias entre las dimensiones económica, social e institucional.

Los resultados de la estimación global (con todos los datos) del ANOVA de dos factores se indican en la Tabla 5a, observándose que a la luz del estadístico F y su significancia claramente existen diferencias entre los diferentes indicadores (2º factor), es decir los valores de los indicadores para cada criterio son diferentes con gran seguridad (P cercano a cero), luego existe una situación dispar en cuanto a lo económico, institucional y social. Sin embargo, respecto a las causas, no se tiene resultados concluyentes. Para el primer factor P = 0,1876, lo que significa que a los niveles de confianza estándares no se encuentra evidencia para rechazar la hipótesis de igualdad entre los indicadores del grupo de control versus el grupo de tratamiento a nivel global. Sin embargo este resultado no lleva a concluir que los indicadores de ambos grupos son iguales, sino que a la luz de los resultados del experimento factorial, no se encontró evidencia suficiente para rechazar la hipótesis nula. Como se verá a continuación, la dificultad para llegar a un resultado conclusivo a nivel global se debe en gran parte a que los resultados de algunas dimensiones son menos claros, tal como se señaló anteriormente, lo que en definitiva se transmite a los resultados de todo el experimento cuando se analiza globalmente, impidiendo obtener resultados concluyentes.

Análisis estadístico a nivel de cada dimensión

Una pregunta que se desea responder a continuación es si a nivel de cada dimensión es posible inferir diferencias atribuibles a las AMERB. Para esto se reformula un nuevo análisis ANOVA para las observaciones de cada dimensión.

Con esto, a nivel institucional (Tabla 5b) claramente los resultados indican a que existe una diferencia significativa entre ambos grupos (P = 0,0103). Para el caso institucional, las diferencias detectadas son a favor del grupo de tratamiento, lo que significa que los pescadores que poseen AMERB muestran un mejor resultado relativo a su participación y capacidad de trabajo en equipo. Es importante señalar al respecto que no es clara cuál es la causa y cuál es el efecto de este resultado, en el sentido de si efectivamente fueron las organizaciones de pescadores con mejor situación institucional las que lograron obtener AMERB para su explotación (una forma de selección positiva), o si por el contrario, la necesidad de obtener AMERB los obliga a organizarse de mejor forma, algo que no hubiesen hecho si no fuese un requisito para acceder a dichas áreas. En cualquiera de los dos casos, y sin importar las causas subyacentes, este estudio reconoce que existe una diferencia significativa en el desempeño de esta dimensión entre ambos grupos.


Para el caso de la dimensión social (Tabla 5c) los resultados reflejan que grupo de control posee un mejor desempeño que el grupo de tratamiento (p = 0,0059). Sin embargo, del total de indicadores socioeconómicos calculados en este se estudio, debe considerar que los que tienen un comportamiento menos directamente relacionado, al menos en el corto plazo, con las AMERB son los indicadores sociales, de modo que este último resultado se debe tomar con precaución.

Finalmente, para el caso de la situación económica, los resultados de la Tabla 5d muestran que la información recogida no logra evidenciar una diferencia suficientemente clara, como para afirmar que los resultados de ambas organizaciones son diferentes (p = 0,4095), es decir se tiene un resultado similar al caso global.

DISCUSIÓN

El desarrollo de esta investigación comprendió tres etapas prácticamente secuenciales. En primer lugar la definición de un grupo de indicadores que permitan medir apropiadamente la situación socio-económica de las comunidades de pescadores que poseen Áreas de Manejo en la región de Coquimbo. Luego, la recopilación de información primaria a través de encuestas en terreno, y de información secundaria para calcular dichos indicadores. Finalmente, la comparación de los datos de organizaciones de la región de Coquimbo (grupo de tratamiento), con datos obtenidos en organizaciones de otras regiones del país que no tienen AMERB operativas a la fecha (grupo de control), y que a pesar de esto, tengan características similares a las organizaciones de la región de Coquimbo en cuanto a recursos y número de socios, entre otros criterios. Esto implicó la aplicación de la encuesta en varias regiones del país.

Puesto que el objetivo final fue determinar si las diferencias o efectos significativos entre los indicadores de ambos grupos son sustentadas desde el punto de vista estadístico, se desarrolló un experimento basado en un ANOVA de dos factores. Esto, para comparar el valor de los indicadores socioeconómicos estandarizados (variable dependiente), de los dos diferentes tipos de organización de pescadores (factor 1), después de haber controlado por los aspectos socio-económicos (factor 2).

El diseño experimental fue aplicado a 16 organizaciones de pescadores de la región de Coquimbo y a cuatro organizaciones de pescadores de la zona norte (Antofagasta y Atacama), que actuaron como grupo de control. La información de las encuestas en terreno fue tabulada y se calcularon los indicadores socio-económicos previamente definidos.

Los resultados del análisis entregan evidencia en el sentido de que no existe una diferencia global significativa en la situación socioeconómica de los pescadores de las organizaciones que han imple-mentado el Régimen de AMERB y las que no lo han hecho. Dicho de otro modo, las diferencias globales de desempeño son poco precisas como para poder atribuirlas de un modo confiable a la implantación del régimen de AMERB. Sin embargo, el estudio sí detectó diferencias significativas en las dimensiones institucional y social. El impacto institucional es el que con mayor claridad puede atribuirse al nuevo régimen, ya sea por obligar a la mejor organización y participación de los pescadores, por una selección positiva en cuanto a que se otorguen AMERB sólo a grupos bien organizados, o por una combinación de ambas. Nótese que posiblemente otros factores no controlados en este estudio pudieran también causar diferencias entre ambos grupos, o alternativamente podrían estar ocultando diferencias. En este sentido, este estudio se puede considerar como un primer esfuerzo en indagar los impactos del régimen de AMERB en Chile.

De acuerdo a estos resultados, es importante señalar que si bien las AMERB buscan contribuir a la conservación de los recursos bentónicos y a la sustentabilidad de la actividad económica, su imple-mentación no se ha traducido claramente, hasta el momento, en un impacto desde el punto de vista económico ni social. Sin embargo, parecen haber mejorado sustantivamente las capacidades organizativas de los pescadores. El resultado de este estudio es consistente con otros estudios, en el sentido que el mayor beneficio ha sido crear las condiciones para una mejor administración por parte de los pescadores, especialmente en lo referido al ajuste del esfuerzo pesquero, y a la variabilidad espacial y temporal de la productividad de las especies (Stotz, 1997). La autoridad también, ha señalado que efectivamente los resultados económicos no han sido en general positivos, y que existen áreas de manejo con proyecciones desfavorables o en riesgo (SERNA-PESCA, 2005).

Dados los resultados del presente estudio y la visión excesivamente optimista que tenían algunos agentes alrededor de dicha medida, es claro que en los primeros años de operación de las AMERB existió cierta disonancia, especialmente en lo relativo a los plazos involucrados en el logro de los objetivos de las mismas. Sin embargo, también es claro que por la vía de mejores capacidades institucionales puede avanzarse en la optimización de los procesos de cosecha y comercialización a través de la formación de conglomerados que permitan aprovechar economías de escala y mejorar la capacidad de negociación ante los compradores de los productos provenientes de las AMERB (Soto & Chávez, 2001). Tales efectos probablemente tomen varios años más en hacerse visibles para los pescadores.

AGRADECIMIENTOS

Esta investigación fue financiada por proyecto del Banco Integrado de Proyectos de Chile, BIP-2003, Núm. 20189492-0, a través de la Subsecretaría de Pesca de Chile (SUBPESCA). Los autores agradecen a los pescadores y dirigentes por acceder a entregar la información que fue fundamental para el desarrollo del estudio. Karla Soria y Wolfgang Stotz, de la Universidad Católica del Norte, contribuyeron decisivamente en el desarrollo del estudio. Mauro Urbina y M. Alejandra Pinto de SUBPESCA efectuaron un efectivo apoyo a la investigación. Se agradece el apoyo financiero del Núcleo de la Iniciativa Científica Milenio "Ciencia Regional y Políticas Públicas" (MIDEPLAN, Chile).

REFERENCIAS

Aedo, C. 2005. Evaluación del impacto. Serie Manuales. Proyecto CEPAL/GTZ, Policy strategies for sustainable development in Latin America and the Caribbean: promotion of a socially sustainable economic policy (Equity II) (GER/01/031), 75 pp.        [ Links ]

Food and Agriculture Organization (FAO). 2000. Indicadores para el desarrollo sostenible de la pesca de captura marina. Dirección de Recursos Pesqueros. Orientaciones Técnicas para la Pesca Responsable N°8, Roma, 68 pp.        [ Links ]

Friedman, M. 1937. The use of ranks to avoid the assumption of normality implicit in the analysis of variance. J. Am. Stat. Ass., 32(200): 675-701.        [ Links ]

Jobson, J.D. 1991. Applied multivariate data analysis, Volume I, Springer-Verlag, New York, 671 pp.        [ Links ]

Lammerts, E. & E. Blom. 1996. Hierarchical framework for the formulation of sustainable forest management standards. The Tropenbos Foundation, The Netherlands, 95 pp.        [ Links ]

Naciones Unidas. 2001. Indicators of sustainable development: guidelines and methodologies. United Nations, 315 pp.        [ Links ]

Namkoong, G., T. Boyle, H. Gregorius, H. Joly, O. Savolainen, W. Ratnam & A. Young. 1996. Testing criteria and indicators for assessing the sustainability of forest management: genetic criteria and indicators. Center for International Forestry Research, Working Paper N°10, Jakarta, 15 pp.        [ Links ]

Snedecor, G. & W. Cochran. 1967. Statistical methods. Iowa State University Press, Iowa, 593 pp.        [ Links ]

Servicio Nacional de Pesca (SERNAPESCA). 2005. Evaluación técnica y económica del impacto de las Áreas de Manejo y Explotación de Recursos Bentó-nicos. Departamento de Pesca Artesanal, Valparaíso, 24 pp.        [ Links ]

Sobenes, C. & C. Chávez. 2007. Economic performance of benthic resource management areas in the Bío-Bío region. Invest. Mar., Valparaíso, 35(2): 83-97.        [ Links ]

Soto, M. & J. Chávez. 2001. Rentabilidad de las áreas de manejo y explotación de recursos bentónicos de la IV Región. Servicio Nacional de Pesca, Valparaíso, 34 pp.        [ Links ]

Stotz, W. 1997. Las áreas de manejo en la Ley de Pesca y Acuicultura. Primeras experiencias y evaluación de la utilidad de esta herramienta para el recurso loco. Estud. Oceanol., 16: 67-86.        [ Links ]

Subsecretaría de Pesca (SUBPESCA). 2000. Áreas de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos (actualización febrero 2001). Documento de Difusión Nº1, Valparaíso, 12 pp.        [ Links ]

United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization (UNESCO) 2002. The role of indicators in integrated coastal management. International Workshop, Workshop Report, Ottawa, 136 pp.        [ Links ]

Victora, C.G., J. Bryce, J. Martines, J.-P. Habicht & M. Phillips. 1998. Evaluation of the impact of integrated management of Childhood Illness. Paper commissioned by the Division of Child Health and Development World Health Organization, IMCI Evaluation-Design Issues, 31 pp.        [ Links ]

Zúñiga, S., P. Ramírez & M. Valdebenito. 2008. Situación socio-económica de las áreas de manejo en la región de Coquimbo, Chile. Lat. Am. J. Aquat. Res., 36(1): 63-81.        [ Links ]

Received: 24 Jun 2008; Accepted: 12 August 2009.

Corresponding author: Sergio Zúñiga (sz@ucn.cl)