SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.11 número31Múltiples identidades: Literatura judeo-latinoamericana de los siglos XX y XXISentido de pertenencia de sociedades fragmentadas. América Latina desde una perspectiva global índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Polis (Santiago)

versión On-line ISSN 0718-6568

Polis vol.11 no.31 Santiago abr. 2012

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-65682012000100030 

Polis, Revista Latinoamericana, Volumen 11, Nº 31, 2012, p. 543-545

COMENTARISO Y RESEÑAN DE LIBROS

 

La Revolución Capitalista de Chile (1973-2003)

Manuel Gárate Chateau

Ediciones Universidad Alberto Hurtado, Santiago, 2012,589 págs.

 

Antonio Elizalde Hevia*

*Universidad Bolivariana, Santiago, Chile. Email: aelizalde@ubolivariana.cl


El autor de este libro plantea varias interrogantes de enorme importancia para entender la historia reciente de nuestro país. ¿Cómo explicar lamodernización económica de Chile durante la dictadura militar? ¿Cómo elliberalismo económico se instaló en nuestro país antes de la caída del murode Berlín y de las experiencias conservadoras de Ronald Reagan y MargaretThatcher? ¿Cuáles son los fenómenos que permitieron la aceptación deeste modelo neoliberal? ¿De qué manera se gestaron las elites económicasdurante el último tercio del siglo XX en Chile?

El estudio sobre el modelo económico chileno, especialmente conposterioridad al golpe militar de 1973 no constituye una novedad en símismo, debido a que existen numerosos trabajos tanto economistas, sociólogos y cientistas políticos que han tratado el tema. Sin embargo, los historiadores se han mantenido relativamente ausentes del debate por cuestiones metodológicas, pero incluso ideológicas en el sentido epistemológicodel término. La llamada Historia del Tiempo Presente (HTP), o incluso susvertientes más recientes como la Historia Inmediata, concepto surgido entorno los debates respecto a las violaciones de los derechos humanos en elcontinente latinoamericano, aún no ha logrado romper la barrera que separa a muchos de los investigadores en historia respecto del tiempo cercano.La supuesta búsqueda de una objetividad que entregaría la perspectiva temporal, o bien la anhelada neutralidad de quien escribe fuera de los eventosque le tocó vivir, sigue limitando los análisis históricos en torno al pasadoreciente. A lo anterior se agrega la ficticia y exagerada separación de lasdisciplinas al interior del mundo de las ciencias sociales, las cuales másque crear puntos de encuentro, tienden hacia la híper-especialización y elcelo profesional.

Es por esta y otras razones, que nos resulta enriquecedor y desafiante la aparición de un libro que justamente intenta ir más allá de las barrerasdisciplinarias para intentar construir una interpretación coherente de la transformación económica de Chile durante los últimos 40 años. Para ello, incluso el autor se remonta a los inicios de la República en una suerte degenealogía respecto de los orígenes del pensamiento liberal económico en el país. Esto lo lleva a dedicar no pocas páginas a la cuestión de los precursores del liberalismo económico. Pero este salto temporal, quizás algo exagerado en un principio, se justifica plenamente en el conjunto de la obra,pues de lo que se trata es de comparar si efectivamente el régimen liberaleconómico de la segunda mitad del siglo XIX chileno se entronca con latransformación neoliberal efectuada en Chile por los tecnócratas de la dictadura militar a partir de la segunda mitad de la década de los setentas. Latarea no es menor, pues implica una ampliación del campo interpretativoque cubre un período cercano a los 200 años. No obstante el grueso de lainvestigación está dedicada a comprender e interpretar los cambios quevivió el país especialmente a partir de la década de los años 50 del sigloXX, y con especial énfasis tras el golpe militar de 1973.

Siendo un trabajo que corresponde a la adaptación de la tesis dedoctorado del autor, contiene evidentemente una hipótesis central: entendiendo como revolución una transformación radical de la sociedad en términos materiales y culturales producto de una intervención política originaria en un período relativamente corto de tiempo y comandaba por unaélite ideologizada, entonces la única verdadera revolución vivida por elpaís sería aquella que se originó con la violencia original del Golpe Estadode 1973, y operada -en la práctica- por la tecnocracia de los economistaschilenos formados principalmente en la Universidad de Chicago. Si bienotros autores han esbozado anteriormente esta idea, ya desde los primerostrabajos de Pilar Vergara, Mario Góngora, Juan Gabriel Valdés, VerónicaValdivia y Julio Pinto, el trabajo de Manuel Gárate se aboca precisamentea justificarla en un marco temporal extendido, utilizando para ello todas lasherramientas disponibles en las diferentes disciplinas de las ciencias sociales. Sin embargo, resulta aún más interesante la interpretación sobre el rolde la Concertación y de sus elites tecnocráticas en la continuación y consolidación del modelo económico implantado durante la dictadura. Dicho deotro modo, sería la continuación del mismo proceso pero mediante otrosmedios. Es más, el autor identifica a un grupo de economistas surgidos deCIEPLAN, como los forjadores de la solución de continuidad entre lasreformas económicas llevadas a cabo en la dictadura, y la consolidación delos pilares fundamentales del modelo económico de libre mercado, rompiendo algunas de las promesas claves con las cuales se logró el retorno a lademocracia, como por ejemplo: la revisión del proceso de privatizacionesde las grandes empresas del Estado, o bien la reforma estructural de lossistemas de salud educación y pensiones heredados del régimen militar.Lógicamente la presencia del ex-dictador como comandante en Jefe delEjército hasta 1998 justifica parcialmente esta actitud, no explica el actuary el giro ideológico que vivieron las elites tecnocráticas concertacionistasdesde la segunda mitad de la década de los ochentas.

A modo de resumen, podemos decir que este estudio, deudor delrelato de los viejos historiadores conectados con su tiempo y con el cuidado en la prosa (Jules Michelet, Ernest Lavisse), trata dos cuestiones fundamentales sobre el pasado reciente de Chile. La primera es la profunda transformación económica y social vivida entre 1970 y 2003, es decir el período que incluye el régimen militar y los tres primeros gobiernos de la transicióndemocrática. La segunda se refiere a la evolución del pensamiento liberaleconómico en Chile y el surgimiento de una nueva elite patronal formada laimagen del discurso de los economistas neoclásicos. Para situar la profundidad de los cambios en el país desde 1973, la investigación se remonta alos comienzos del siglo XIX cuando llegan las primeras ideas sobre liberalismo económico, pasando por la década de 1930 cuando se crea el modelodel «Estado de Compromiso». Sin embargo, el análisis está centrado en elorigen y desarrollo de los «Chicago Boys» como gestores de la transformación económica del país, entendida como un tipo especial de violencia, yde los importantes cambios producidos al interior de la élite dirigente. Finalmente, el libro aborda los usos del pasado reciente en las estrategias delpoder y las representaciones naturalizantes de la nueva elite respecto de losimaginarios de una sociedad articulada en torno al modelo de libre mercado y tensionada por el conservadurismo moral.

En definitiva, la propuesta del autor es que el período 1973-2003(incluso pudiendo extenderse hasta el gobierno de Michelle Bachelet) constituye un solo gran proceso histórico de transformación radical de la sociedad chilena, probablemente el más profundo e irreversible de toda su historia. Estamos frente a una revolución no sólo política o institucional, sinoque gestora de un cambio profundo en la cultura en el sentido común de loschilenos, que sobrepasa el giro estructural en la economía, y que se instalaal nivel de las representaciones y de las ideas. El Chile de la sociedad demercado, del consumo, de la iniciativa privada y del emprendimiento comofetiche, es el resultado de este proceso. Y si bien se observan a nivel globaltendencias similares, el autor nos demuestra hasta qué punto Chile constituyó un laboratorio y sino la primera, al menos una de las primeras experiencias de procesos que se han mundializado a partir de la caída del Murode Berlín.

Vale la pena leer este libro, pues se analizan los 17 años de implantación del modelo económico vigente hasta hoy en Chile, como asimismosu posterior consolidación durante los gobiernos de la Concertación. Peroademás se revisan los antecedentes históricos del liberalismo económico en Chile y la forma en que, a partir de 1975, se transformó radicalmente laestructura del Estado y la economía, en una ruptura no sólo con el modelode desarrollo que el país había llevado adelante durante varias décadas sinoque también en un quiebre con la tradición liberal decimonónica.


Recibido: 05.03.2012 Aceptado: 23.03.2012

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons