SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.37 número1ESTRUCTURA COMUNITARIA DEL TAXA FORAMINIFERIDA (PROTOZOA), SEGÚN PROFUNDIDAD, EN EL FIORDO COMAU, CHILOÉ, CHILEESTUDIOS LIMNOLÓGICOS EN LAGOS Y LAGUNAS DEL PARQUE NACIONAL TORRES DEL PAINE (51° S, CHILE) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Anales del Instituto de la Patagonia

versión On-line ISSN 0718-686X

Anales Instituto Patagonia (Chile) v.37 n.1 Punta Arenas  2009

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-686X2009000100005 

Anales Instituto Patagonia (Chile), 2009. 37(1):53-62

Artículos

 

ESTUDIO DE LA FLORA LIQUÉNICA DE LAS TURBERAS DE LA COMUNA DE TORTEL (REGIÓN DE AISÉN), PATAGONIA CHILENA.

A STUDY OF THE LICHEN FLORA OF BOGS IN THE COMMUNE OF TORTEL (AISEN REGIÓN), CHILEAN PATAGONIA.

 

Johana Villagra1, Drina Montenegro2, Cristina San Martín1, Carlos Ramírez1 Iván Álvarez

1Instituto de Botánica, Universidad Austral de Chile, Casilla 567, Valdivia. Jovyvillagra@gmail.com
2Ilustre Municipalidad de Tortel, Caleta Tortel. Proyecto FIA-PI-2004.


RESUMEN

Se estudió la flora liquénica de 4 turberas (esfagnosa, pulvinada, pulvinada con Donatia fascicuíaris y pulvinada con Asteíia pumüa) en la comuna de Tortel, Patagonia chilena. Se encontraron 40 especies de liqúenes, 30 corticícolas y 10 terrícolas, los primeros crecen sobre forófitos leñosos que abundan en la turbera esfagnosa. El espectro de origen es muy amplio sin dominancia de ninguna procedencia. De las 40 especies, 35 crecen en la turbera esfagnosa, 23 en la pulvinada, 6 en la de Donatia fascicuíaris y 4 en la de Asteíia pumüa. La similitud florística liquénica ordena las turberas de acuerdo con su origen y con la afinidad florística entre plantas vasculares.

Palabras clave: líquenes, biodiversidad, turberas, Patagonia.


ABSTRACT

The lichen flora of 4 bogs (a Sphagnum moss bog; a cushion-forming bog; a cushion bog with Donatia fascicuíaris; a cushion bog with Asteíia pumüa) in the Tortel Commune, Chilean Patagonia were studied. Forty species of lichens were found - 30 epiphytic corticolous and 10 terrestrial. The epiphytic ones were growing on trunks of woody phorophytes common on the Sphagnum bog. The origin spec-trum is very wide with no clear dominants. Of the 40 species, 35 were found in the Sphagnum bog, 23 in the cushion bog, 6 in the cushion bog plus Donatia fascicuíaris and 4 in the cushion bog with Asteíia pumüa. The floristic similarity between lichens on these peatlands can be classified according to their origin and floristic affinities with the associated mosses and vascular plants.

Key words: Lichens, biodiversity, bogs, Chilean Patagonia.


 

INTRODUCCIÓN

Las turberas son formaciones vegetales que corresponden a pantanos de climas fríos, con una napa freática muy alta y dificultades en el drenaje (Willmanns 1989). La cubierta vegetal de las turberas es continua y presentan una cantidad variables de especies leñosas que sobresalen aisladamente de la cubierta herbácea. Ellas carecen de suelo mineral y el sustrato muy ácido, está formado por materia orgánica (turba) resultante de la lenta e incompleta degradación de la necromasa de las hierbas que la componen, esto es causado por el anegamiento (Ramírez et al. 2002) y también por las temperaturas bajas (Frey Lósch 1998, Teneb Dollenz 2004, Valenzuela Schlatter 2004). Se distinguen turberas topogénicas (turberas bajas) y turberas ombrogénicas (turberas altas), las primeras reciben aporte de agua edáfica con nutrientes y las segundas, dependen exclusivamente del agua de lluvia y por ello, presentan deficiencia de nutrientes minerales, especialmente nitrógeno (Kuntze et al. 1994), esta características se reflejan en la presencia de plantas insectívoras, tales como: Pinguicula antárctica Va-hl. (Violeta del pantano) y Drosera uniflora Willd. (Rocío de sol).

En la comuna de Tortel existen turberas topogénicas y también ombrogénicas, las primeras se denominan localmente "mallines colorados" y están dominadas por el musgo Sphagnum magellanicum Brid. (Pon-Pon), las segundas, se llaman "campañas" y están dominadas por plantas vasculares: coniferas leñosas, monocotiledóneas en champa y dicotiledóneas pulvinadas (San Martín et al. 2004). Las primeras se forman en valles de ríos de tierras bajas, mientras que las segundas se desarrollan en altura, por sobre los 400 m, normalmente en lugares rocosos con pendiente. Las turberas esfagnosas (mallines colorados) generalmente tienen un origen secundario, i.e. colonizan lugares donde el primitivo bosques de Nothofagus antárctica (G. Forst.) Oerst. o de Pilgerodendron uvifera (D. Don) Florín ha sido destruido. Las turberas pulvinadas (campañas) son comunidades primarias, i.e. se originaron allí y sobre la roca desnuda. Por lo anterior, presentan una rica flora de plantas vasculares tales como: Le-pidothamnus fonckü Phil. (Ciprés enano), Schoenus andinus (Phil.) Pfeiff. (Quilmén) y Embothrium coccineum J.R. Forst et G. Forst.) (Notro). En ella se pueden distinguir variantes con dominancia de plantas herbáceas pulvinadas como Donatia fasci-cularis J.R. Forst. Et G. Forst. o Astelia pumila (G. Forst.) Gaudich. (Ramírez 1968, San Martín et al. 1999). Sin embargo, la flora liquénica de ellas aún se desconoce en Chile.

El presente estudio trata de averiguar la similitud de las floras liquénicas presentes en los diferentes tipos de turberas mencionadas. Se supone que ellas deberían presentar alta afinidad, ya que presentan características similares tales como frío, cubierta vegetal continua y alta exposición a la luz.

MATERIAL Y MÉTODOS

Área de estudio

La comuna de Tortel corresponde a un territorio montañoso muy accidentado, surcado por grandes sistemas fluviales, que desembocan en fiordos y canales. La densidad poblacional es muy baja y su principal característica es el aislamiento. Centros urbanos importantes son Caleta Tortel y Villa O'Higgins.

El clima es marítimo del tipo templado húmedo según Kóppen (Scherhag 1969), Amigo Ramírez (1998) lo definen como bioclima supratemperado y ultraperhúmedo. Las estaciones meteorológicas más cercanas corresponden a San Pedro (47° 43' S; 74° 55' W) en la confluencia de los canales Baker y Messier, en el golfo de Penas y la estación de Puerto Edén (49° 08' S; 74° 25' W), ubicada más al sur en el canal Messier. Los diagramas climáticos de ambas estaciones señalan un exceso de precipitación, con todos los meses del año húmedos (Hajek Di Castri 1975). Las diferencias térmicas entre ambas estaciones son pequeñas (8,8°C promedio en San Pedro y 7,1°C en Puerto Edén). Sin embargo, las diferencias en la precipitación son mayores, sobre 1000 mm a favor de San Pedro, lo que indica presencia de una gran influencia oceánica (Di Castri Hajek 1976), que seguramente llega también a Tortel, ya que Novoa Villaseca (1989) lo caracterizan como "agroclima húmedo del río Baker".

La vegetación original está conformada por bosques de coihue de Chibé (Luzuriago-Nothofa-getum nitidae Amigo et al. 2004) en tierras bajas y turberas esfagnosas en los valles fluviales (Pisano 1981, 1983). En altura dominan bosques de coihue de Magallanes (Nothofagetum betuloidis Oberdorfer 1960) en quebradas abrigadas y turberas pulvina-das, en lugares expuestos. Bosques de ciprés de las Guaitecas (Pilgerodendronetum uviferae Oberdorfer 1960) colonizan zonas ecotonales en todo el mosaico vegetacional de la comuna.

Métodos

(Sáiz 1980) y se confeccionó una constelación de las comunidades de acuerdo con Ramírez Finot (2006), la disimilitud sirvió para establecer la posición de las comunidades turbosas y la similitud para unirlas. Además se determinó el habitat (sustrato) y el hábito (forma de crecimiento de cada especie).

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Entre los años 2004 y 2007 se realizaron prospecciones a los distintos tipos de turbera presentes en la comuna de Tortel, en el marco del Proyecto FIA-PI-C-2004 que realizó una "Evaluación cuantitativa y cualitativa del musgo Sphagnum sp. como forma de conocer su uso, manejo y protección en la comuna de Tortel, región de Aisén". En ellas se colectaron liqúenes que fueron preservados siguiendo el modelo propuesto por Lamb (1958). La flora liquénica fue estudiada sistemáticamente en el Instituto de Botánica de la Universidad Austral de Chile y la determinación de especies se hizo en base a literatura específica de Lamb (1958), Galloway (1985, 1992a, 1994), Stenross (1995), Wedin (1995), McCune Geiser (1997), Bjerke et al. (2003), Bjerke (2005). Además se recurrió a los reactivos KOH y en algunos casos NaCl. Posteriormente, se compararon con ejemplares que forman parte de colecciones del Herbario del Museo Nacional de Historia Natural (SGO). El origen fitogeográfico fue obtenido en base a Galloway (1992a, 1994, 1996) y Wedin (1995).

Para comparar las flora liquénica de las turberas, se calculó el índice de similitud de Jaccard La flora liquénica de las turberas estudiadas está formada por 40 especies (Tabla 1), de ellas un 30% es endémico de Sudamérica, otro 30% cosmopolita, el 10% de los taxa son de origen austral, el 10% de origen bipolar, 2,5% de origen neotropical y finalmente, el 2,5% de taxa con origen en Sudamérica y África. Las especies sin información disponible acerca de su distribución alcanzaron a 15% (Fig. 1). De acuerdo a estos resultados, el origen de la flora liquénica de turberas, no difiere mayormente del que presenta la flora de liqúenes de otras formaciones vegetales. Esta flora liquénica está condicionada por la escasez de un dosel sombreador y por la presencia aislada de pequeños forófitos leñosos, lo que permite la colonización aun cuando no haya espacio desnudo disponible.



De las 40 especies recolectadas, 7 (17,5%) sólo pudieron ser determinadas a nivel genérico. Las familias con mayor número de especies fueron Parmeliaceae con 14, Lobariaceae con 9 y Cladonia-ceae con 5. Además, hay 3 familias con 2 especies cada una y 6 con sólo una especie. La frecuencia de especies por familias se presenta en la tabla 2. Las familias importantes corresponden a liqúenes foliosos y fruticulosos que colonizan principalmente forófitos leñosos. Hay que destacar la presencia de Erioderma glauscens y Pseudocyphellaria obvoluta, especies citadas por primera vez para la región de Aisén, pero citadas para Chile previamente por Pereira (2007) en el Parque Katalapi (Región de Los Lagos) la primera, y por Galloway (1986) para las regiones de la Araucanía y de Magallanes, la segunda.


Sólo se encontraron liqúenes de habitat terrícola y principalmente corticícolas registrándose 10 y 30 especies, respectivamente (Tabla 3). El hábito o forma de crecimiento más abundante fue el de liqúenes foliosos con 22 especies, le siguen en importancia los liqúenes fruticulosos con 11 especies, los liqúenes crustáceos sólo presentaron 2 especies (Tabla 4 y Fig. 2). Además, hay 5 especies con forma de crecimiento compuesto, es decir, con base escuamulosa y ramificación fruticulosa. La forma de crecimiento foliosa, más abundante, tiene hábito corticícola y crece sobre las plantas leñosas que colonizan las turberas, esto guarda estrecha relación con el clima de la región que presenta un exceso de precipitación y alta humedad ambiental que favorece el desarrollo de epífitos. La ausencia o escasez del hábito crustáceo se debe seguramente a la falta de un sustrato rocoso, por la alta cobertura vegetal de las turberas, que siempre supera el 100%, debido a la estratificación que originan las plantas leñosas arbóreas y arbustivas.



La mayor cantidad de liqúenes se encontró en la turbera esfagnosa con 35 especies, mientras que la turbera pulvinada, alcanzó a 23 especies (Tabla 5). Las turberas pulvinada con Donatia y con Asteíia, consideradas aquí como variantes de la turbera pulvinada, presentaron 6 y 4 especies liquénicas, respectivamente. Esta distribución de la riqueza florística liquénica en las distintas turberas estudiadas está directamente relacionada con la cantidad de forófitos disponibles en cada una de ellas. A mayor cantidad de forófitos mayor cantidad de liqúenes. Las variantes de Donatia y Asteíia prácticamente carecen de forófitos, lo cual está de acuerdo con su escasa flora liquénica y con el crecimiento pulviniforme de las especies dominantes Donatia fascicularis y Asteíia pumila, que cubre completamente el sustrato turboso.


En la turbera pulvinada faltaron los elementos neotropicales y de Sudamérica y África, mientras que la turbera esfagnosa presentó todo el amplio espectro de origen fitogeográfico liquénico, lo que se corresponde con la mayor abundancia de hábitats en la turbera esfagnosa. En ambas turberas los elementos dominantes fueron el endémico del sur de América y el cosmopolita, aunque el primero domina en la esfagnosa y el segundo, en la pulvinada.

Cladina pycnoclada (Pers.) Leight., Cladonia rangiferina (L.) F.H. Wigg. yMenegazzia sanguinas-cens (Resanen) R. Sant. son las únicas especies que se presentaron en las cuatro turberas con un 100% de frecuencia (Tabla 5). Las dos cladoniáceas tienen forma de crecimiento compuesto y habitat terrícola, mientas que Menegazzia sanguinascens, es un liquen folioso que coloniza la base de los forófitos. De acuerdo a la anterior, podría considerarse a estas especies como características de las formaciones turbosas abiertas. Las especies, Cladonia graciíis (L.) Willd. subsp. elongata, Cetraria aculeata (Schreb.) Fr. y Usnea spl se presentaron en 3 tipos de turberas con un 75% de frecuencia. De ellas las dos primeras son terrícolas y la última, corticícola. Cíadonia gracüis presenta una forma de crecimiento compuesta y las otras dos especies, una forma fruticulosa, que se adhiere a los cojines de las especies pulvinadas que conforman las turberas. Además hay 13 especies compartidas por dos turberas, la esfagnosa y la pulvinada y 21 especies que sólo están presentes en una sola turbera, 17 de ellas crecen en la turbera esfagnosa y 4 en la pulvinada.

Al someter las 4 turberas a un análisis de similitud florística considerando sólo la presencia/ausencia de las especies liquénicas, la mayor similitud (66,7%) se encuentra entre las dos variantes de la turbera pulvinada que, además, presentan menor cantidad de especies (Tabla 6). Una afinidad florística menor al 50% se presenta entre la turbera esfagnosa y la pulvinada. Los menores valores se encuentran entre estas dos turberas y las variantes con Donatia y con Astelia, que a su vez presentan una mayor similitud florística liquénica con la turbera pulvinada, lo que está de acuerdo con el carácter de variantes propuesto para ambas. También hay que considerar que en estas dos variantes con cojines monoespecíficos, son muy escasos los forófitos leñosos.


La constelación de comunidades turbosas de acuerdo a su similitud florística liquénica concuerda con lo expresado anteriormente, demostrando que hay mayor similitud florística entre las turberas pulvinadas con Donatia y Asteíia, que entre aquellas turbosas y pulvinadas (Fig. 3). Además, estas últimas comunidades turbosas están alejadas de aquellas variantes con Donatia y Astelia, aunque la mayor distancia se presenta con la turbera esfagnosa. Nuevamente se confirma la mayor afinidad de las variantes con la turbera pulvinada, a la cual pertenecerían. De acuerdo a lo anterior, la afinidad florística liquénica entre turberas, corresponde a la relación de origen y a la afinidad florística de musgos y plantas vasculares entre ellas.


En las turberas esfagnosas y pulvinadas abundan los liqúenes de habitat corticícola (30 y 13 especies, respectivamente), mientras que formas de habitat terrícola se reducen a 5 en la primera y a 10 en la segunda. Al expresar las diferencias descritas en porcentaje, se observa que la forma corticícola disminuye su participación en la turbera pulvinada, mientras que la terrícola casi la cuadruplica. La forma de crecimiento folioso domina en la turbera esfagnosa con un 60% y en la turbera pulvinada sólo presenta un 25%.

Los liqúenes se consideran organismos pioneros que colonizan roca desnuda y conforman las primeras etapas en la descomposición de ésta, para formar el suelo y permitir así el desarrollo de las primeras etapas de la sucesión vegetal en terrenos desnudos. Por esta razón necesitan espacio que colonizar, los cuales son escasos en la turbera dada la alta cobertura vegetal, pero los forófitos ofrecen dicho espacio en sus troncos, los que cambian sus condiciones como habitat a medida que aumenta la altura del tronco (Pharo Beattie 2002), cuando tienen o carecen de hojas en el caso de los árboles caducifolios y cuando crecen aislados o en comunidades boscosas. Lo anterior explica la mayor cantidad de especies liquénicas en la turbera esfagnosa, que presenta una mayor cantidad de forófitos leñosos, como por ejemplo: Nothofagus antárctica (Ñire), Nothofagus betuíoides (Mirb.) Oerst. (Coihue de Magallanes) y Piígerodendron uvifera (Ciprés de las Guaitecas). Nuestros resultados coinciden con los de Galloway (1992b) para el Parque Nacional "Laguna San Rafael" porque existe dominancia de epífitos liquénicos foliosos (por ejemplo Pseudocyphelaria sp. y Sticta sp.) sólo en presencia de forófitos, mientras que en lugares más expuestos (dunas, marismas) abundan las especies de Cíadonia y Stereocauíon. La presencia de forófitos favorece la retención de la humedad atmosférica, lo que permite la proliferación de los liqúenes foliosos (Redón et al. 1979, Pereira San Martín 1998, Pereira et al. 1999).

Como organismos mixtos de ficobionte y mi-cobionte (Grube Hawksworth 2007), los liqúenes soportan condiciones desfavorables y extremas en la naturaleza como sequía, temperatura y luminosidad, pero no son resistentes a la contaminación atmosférica de origen antrópico (Galloway 1992b, Brunialti Giordani 2003, Cálvelo Liberatore 2004). Además, por su carácter de organismos poiquilohídricos han conseguido alcanzar óptimos fotosintéticos en bajas condiciones de hidratación (Larcher 1994). Por lo anterior, su presencia con alto número de especies en las comunidades turbosas, indica condiciones atmosféricas de pristinidad, como sucede en la comuna de Tortel. La riqueza de especies liquénicas en estepas de altura y en bosques de Nothofagus de la Patagonia chilena no ha sido estudiada y se mantiene como un campo inexplorado.

AGRADECIMIENTOS

Los autores agradecen el financiamiento del Fondo de Investigación Agraria a través del Proyecto FIA-PI-2004 y el cofinanciamiento de la Ilustre Municipalidad de Tortel y a un revisor anónimo que nos aportó valiosas sugerencias.

LITERATURA CITADA

Amigo, J. C. Ramírez 1998. A bioclimatic classification of Chile: woodland communities in the températe zone. Plant Ecology 136: 9-26.         [ Links ]

Amigo, J., C. Ramírez L. Quintanilla 2004. The Nothofagus nítida (Phil.) Krasser woodlands of southern Chile in the northern half of their range: phytosociological position. Acta Botánica Gallica 151: 3-31.         [ Links ]

Bjerke, J 2005. Synopsis of the lichen genus Mene-gazzia (Parmeliaceae, Ascomycota) in South América. Mycotaxon 91: 423-454.         [ Links ]

Bjerke, J., A. Elvebakk W. Quilhot 2003. Distribución y ecología de las especies sorediosas de Menegazzia (Parmeliaceae, Ascomycota liquenizado) en Chile. Revista Chilena de Historia Natural 76: 79-98.         [ Links ]

Brunialti, G. R Giordani 2003. Variability of lichen diversity in a climatically heterogenuos área (Liguria, NW Italy). Lichenologist 35: 55-69.         [ Links ]

Cálvelo, S. S. Liberatore 2004. Aplicability in situ of transplanted lichens for assessment of atmospheric pollution in Patagonia, Argentina. Journal of Atmospheric Chemistry 49: 199-210.         [ Links ]

Di Castri, F. E. Hajek 1975. Bioclimatología de Chile. Ediciones Universidad Católica de Chile, Santiago. 128 pp.         [ Links ]

Frey, W. R. Losch 1998. Lehrbuch der Geobotanik - Pflanze und Vegetation in raum und Zeit. Gustav Fischer, Stuttgart. 436 pp.         [ Links ]

Galloway, D. J. 1985. Flora of New Zealand Lichens. New Zealand Government Printer, Wellington. 662 pp.         [ Links ]

Galloway, D. J. 1986. Non-glabrous species of Pseu-docyphellaria from southern South América. Lichenoíogist, 18: 105-168.         [ Links ]

Galloway, D. J. 1992a. Studies in Pseudocyphellaria (lichens) III. The South American Species. Biblioteca Lichenologica, 275 pp.         [ Links ]

Galloway, D. J. 1992b. Lichens of Laguna San Rafael, Parque Nacional "Laguna San Rafael", southern Chile: indicators of environmental change. Global Ecology and Biogeography Letters 2: 37-45.         [ Links ]

Galloway, D. J. 1994. Studies on the lichen genus Sticta (Schreber) Ach: I. Southern south american species. Lichenologist 26: 223-282.         [ Links ]

Galloway, D. J. 1996. Lichen biogeography. En: Ed: Nash III, Th. Lichen Biology. Arizona State University. Cambridge University Press. 315-335.         [ Links ]

Grube, M. D. L. Hawksworth 2007. Troublewith lichen: the re-evaluation and re-interpretation of thallus form and fruit body types in the molecular era. Mycological Research 111: 1116-1132.         [ Links ]

Hajek, E. F. Di Castri 1975. Bioclimatografía de Chile. Ediciones Universidad Católica de Chile, Santiago. 114 pp.         [ Links ]

Kuntze, H., G. Roeschmann G. Schwerdtfeger 1994. Bodenkunde. Eugen Ulmer, Stuttgart. 424 pp.         [ Links ]

Lamb, M. 1958. Vegetación Liquénica de los Parques Nacionales Patagónicos. En: Anales de los Parques Nacionales, Buenos Aires. 188 pp.         [ Links ]

Larcher, W. 1994. Ókophysiologie der Pflanzen. UTM für Wissenschaft Eugen Ulmer, Stuttgart. 394 pp.         [ Links ]

McCune. B. L. Geiser 1997. Macrolichens of the Pacific Northwest. Corvallis, OR: Oregon State University Press. 386 pp.         [ Links ]

Novoa, R. S. Villaseca 1989. Mapa agroclimático de Chile. Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) Santiago. 221 pp.         [ Links ]

Oberdorfer, E. 1960. Planzensoziologische Studien in Chile - Ein Vergleich mit Europa. Flora et vegetatio Mundi 2: 1-208.         [ Links ]

Pereira, I. 2007. Micobiota liquenizada del Parque Katalapi, X Región, Chile. Gayana Botánica 64: 192-200.         [ Links ]

Pereira, I. J. San Martín 1998. Flora liquénica cortícola en un bosque caducifolio de Nothofa-gus alessandri, de Chile central. Cryptogamie Bryologie Lichenologie 19: 59-72.         [ Links ]

Pereira, I., J. San Martín C. Roux 1999. Patrón florístico de liqúenes epífitos de Nothofagus glauca en un bosque costero de Chile central. Gayana Botánica 56:69-76.         [ Links ]

Pisano, E. 1981. Bosquejo fitogeográfico de Fuego-Patagonia. Anales Instituto Patagonia (Chile) 12:159-171.         [ Links ]

Pisano, E. 1983. The magellanic tundra complex. En: AJR Gore (ed.) Mires, swamp, bog, fen and moor. Elsevier Scientific Pub. Company. Amsterdam. 295-329.         [ Links ]

Pharo, E. A. Beattie 2002. The association bet-ween substrate variability and bryophyte and lichen diversity in Eastern Australian forest. The Bryologist 105:11-26.         [ Links ]

Ramírez, C. 1968. Die Vegetation der Moore der Cordillera Pelada, Chile. Bericht der Oberhessisch. Ges. für Natur- und Hei-Ikunde zu Giessen NF. Naturwiss. Abt. 36: 95-101.         [ Links ]

Ramírez, C. V. Finot 2006. Ruderal flora from the city of Valdivia (Chile) and their ecological indicator-value spectra. Revista Geográfica de Valparaíso 38: 69-80.         [ Links ]

Ramírez, C, C. San Martín H. Rubilar 2002. Una propuesta para la clasificación de los humedales chilenos. Revista Geográfica de Valparaíso 33: 265-273.         [ Links ]

Redon, J., L. Arellano M. Riveros 1979. Los liqúenes de la Cordillera Pelada I. Estudio preliminar. Medio Ambiente 4: 71-79.         [ Links ]

Sáiz, F. 1980. Experiencias en el uso de criterios de similitud en el estudio de comunidades. Archivos de biología y medicina experimental 13: 387-402.         [ Links ]

San Martín, C, C. Ramírez M. Álvarez 2004. Estudio de la vegetación de "Mallines" y "Campañas" en la Cordillera Pelada (Valdivia, Chile). Revista Geográfica de Valparaíso 35: 261-273.         [ Links ]

San Martín, C, C. Ramírez H. Figueroa 1999. Análisis multivariable de la vegetación de un complejo de turberas en Cordillera Pelada (Valdivia, Chile). Lazaroa 20: 95-106.         [ Links ]

Scherhag, R. 1969. Klimatologie. Georg Westermann Verlag. Braunschweig. 165 pp.         [ Links ]

Stenross, S. 1995. Cladoniaceae (Lecanorales, Ascomycotina Liquenizada), en la flora de Chile. Gayana Botánica 52: 89-131.         [ Links ]

Teneb, E. O. Dollenz 2004. Distribución espacial de la flora vascular, la humedad y el pH en un turbal de esfagno (Sphagnum magellanicum Brid), Magallanes, Chile. Anales Instituto Patagonia (Chile) 32:5-12.         [ Links ]

Valenzuela, J. R. Schlatter 2004. Las turberas de Cordillera Pelada provincia de Valdivia (X- Región, Chile). En: D. Blanco V. de la Balze (eds.) Los turbales de la Patagonia: Bases para su inventario y conservación de su biodiversidad. Publicación N° 19: 87-92. Wetlands Internacional-América del Sur, Buenos Aires, Argentina.         [ Links ]

Wedin, M. 1995. The lichen family Sphaerophora-ceae (Caudales, Ascomycotina) in températe áreas of the Southern hemisphere. Acta Universitattis Upsaliensis, Symbolae Botanicae Upsalienses 31:1.         [ Links ]

Wilmanns, O. 1989. Ókologische Pflanzensoziologie. Quelle Meyer, Heidelberg. 378 pp.         [ Links ]


Recibido: Abr., 30, 2009. Aceptado: Jun., 30, 2009.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons