SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 issue1ICONOGRAPHIC HORIZONS IN VENEZUELA: REGIONAL AND HISTORIC DIFFERENCES author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Boletín del Museo Chileno de Arte Precolombino

On-line version ISSN 0718-6894

Bol. Mus. Chil. Arte Precolomb. vol.23 no.1 Santiago June 2018

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-68942018005000301 

PRESENTACION

Presentación

María Carolina Odone C.A 

A Instituto de Historia, Pontificia Universidad Católica de Chile, Chile.

Este número del boletín me evoca el video que el artista visual chileno Juan Downey realizó en 1983 con el título Información retenida. Presenta lugares geográficos diversos, algunos de ellos reconocibles para mí, como el Alto Loa; otros más ajenos a mis experiencias vitales como calles de Nueva York o el noreste de África. El artista se pregunta, en sociedades actuales y pasadas, por los signos visuales como formas de comunicar, en algunos casos, mensajes inmediatos y, en otros, informaciones complejas, de significado multidimensional...

La proposición editorial del número 23 (1) tiene vínculos con Información retenida. La amplitud de espacios geográficos y culturales de los artículos dibuja un mapa que se inicia en territorios de Venezuela, se extiende al norte de Chile, a territorios del noa, al centro de Argentina, a Chile central, para concluir en la ciudad de Santiago de Chile. En él se reúnen miradas y pers pectivas disciplinarias, y se proponen lecturas complejas y multidimensionales, que traspasan, justamente, los mensajes inmediatos.

Alessandra Caputo, a partir de materiales arqueológicos, históricos y etnográficos, propone dos horizontes iconográficos en las regiones norte y sur del Orinoco. Recorre, en el norte, la visualidad de figuraciones zoomorfas y antropoformas; y, en el sur, las representaciones geomé tricas y abstractas, entendiéndolas como modos de presentar símbolos visuales que refieren a conocimientos míticos y valores sagrados. La autora problematiza la noción de horizonte Iconográfico, da cuenta de sus expansiones más allá de estilos cerámicos, pertenencias étnicas y familias lingüísticas, y explora las posibilidades o no de su permanencia en contextos de dominación y evangelizaciones coloniales.

Muriel Paulinyi recorre la discusión de poblaciones altiplánicas trasladadas por el Estado Inka a valles occidentales. Sitúa el estado del arte sobre enclaves mitimaes de origen caranga en Azapa 15. Desde la espacialidad de las franjas verticales, rasgos técnicos y estilísiticos, colores y motivos tejidos, analiza 39 bolsas chuspas. Da cuenta de dos tipos, Pampa Contrastada y Pampa Monocroma, reconoce diferencias y semejanzas, profundizando en la definición del estilo textil altiplánico del Periodo Tardío y en la presencia de mitimaes altiplánicos y sus modos de coexistencia cultural en un espacio incanizado, analizando además contextos funerarios y materiales etnohistóricos.

Catalina Soto, Ximena Power y Benjamín Ballester se refieren a objetos pulidos y horadados que integraban collares y colgantes u otro tipo de materialidades. Su atención está puesta en su importante presencia y circulación en la costa y puna de Atacama, entre los 6000-3500 ap. Desde el análisis tecnomorfológico y tipológico, se reconocen dos tipos de objetos perforados, observando, en la costa y en el interior, la preeminencia del discoidal mediano elaborado de concha. Son las poblaciones costeras agentes de su circulación, desplazándose conocimientos técnicos y estéticos, lo que seria un fenómeno fundacional en la historia de circulaciones y relaciones de poblaciones de la costa y el desierto de Atacama.

El artículo de Axel Nielsen presenta una colección vinculada a equipos alucinógenos, proce dente de la Provincia de Jujuy, y depositada en el National Museum of the American Indian (nmai). Se siguen las huellas de catalogaciones equivocadas, en su mayoría de Calilegua, a partir del análisis del trabajo arqueológico que Karl Schuel efectuó, entre 1920 y 1923, en la Quebrada de Humahuaca. Los indicios permiten dilucidar que los objetos proceden de sitios de la quebrada, adscribiéndose su temporalidad, en el segundo milenio dc, utilizándose cro nologías regionales actuales y análisis de equipos alucinógenos, a la luz de las historicidades y complejidades sociales de las sociedades circumpuneñas.

Sebastián Pastor y Lara Moschettoni presentan "espátulas con forma de topo con aditamien tos zoomorfos laterales", asociadas a parafernalias inhalatorias. Procedentes del centro de Argentina y registradas en publicaciones y colecciones arqueológicas de museos cordobeses, se analizan desde variables tipológicas y estilísticas, adscribiéndose al Período Prehispánico Tardío. Las semejanzas y diferencias con objetos registrados en el noa y el norte de Chile son discutidas desde tres hipótesis, reconociendo que las similitudes entre piezas cordobesas y del norte chico plantean redes de interacción entre ambas regiones, junto con compartir prácticas rituales y culturales de una macrorregión.

Daniel Pascual, Andrea Martínez, Daniel Pavlovic, Cristián Dávila, Constanza Cortés, María Albán y Nicole Fuenzalida analizan tres vasijas queros, objetos de larga vida social en los Andes del Sur, presentando sus tipologías y decoraciones. Uno procede del valle de Aconca gua, del sitio El Tártaro, y es asociado a eventos rituales de impronta política, comensalismo, dirigidos a grupos reducidos de personas de prestigio. Los otros dos, a pares, proceden del sitio Quilicura 1, en la cuenca del río Mapocho y son asociados a contextos de ofrenda fu neraria. Los autores discuten estas evidencias desde interacciones diferenciales del dominio inka hacia grupos locales en el sur del Kollasuyu.

Finalmente, el artículo de Luis Cornejo y Miguel Saavedra indaga en mecanismos políticos y simbólicos del dominio inka. Son analizados restos cerámicos pintados procedentes de exca vaciones realizadas, entre los años 2010 y 2012, en patios del Palacio de la Real Aduana, actual emplazamiento del Museo Chileno de Arte Precolombino. La densidad de su presencia refiere a usos de beber y comer, con la participación de un número importante de personas.

Los banquetes son inscritos en políticas de reciprocidad de autoridades estatales hacia pobla ciones locales. El asentamiento es considerado un centro político, y la iconografía diaguita da cuenta de su papel en la expansión inka en el sur del Kollasuyu.

Diversas temáticas van vertebrando los artículos, siendo posible reconocer diálogos e interconexio nes entre ellos: lenguajes y códigos visuales, y sus historicidades iconográficas; materialidades que circulan en y por prácticas culturales de larga duración; museos, colecciones y sus asocia ciones con las construcciones de saberes; formas y aceptaciones del dominio; permanencias, transformaciones, y encubrimientos; y contradicciones en centros y periferias en tiempos de colonizaciones, por nombrar algunas posibilidades de cruces. Luego, la proposición editorial del número 23 (1) es un trabajo de lecturas complejas y significados multidimensionales…

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons