SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.54 número2El Quijote, con la arbitraria corrección de al momento por al jumento índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Boletín de filología

versión On-line ISSN 0718-9303

Boletín de Filología vol.54 no.2 Santiago dic. 2019

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-93032019000200389 

Reseñas

Political discourse as dialogue. A Latin American perspective

MarÍa José Gallucci1 

1Universidad de Navarra. España

Bolívar, Adriana. 2018. Political discourse as dialogue. A Latin American perspective. New York / London: Routledge, 209p. ISBN: 978-1-138-67878-1.

Political discourse as dialogue. A Latin American perspective forma parte de la colección “Cultural Discourse Studies” de la prestigiosa editorial Routledge especializada en Humanidades y Ciencias Sociales. Esta serie, dirigida por el profesor Shi-xu, tiene como finalidad deconstruir el etnocentrismo característico de los estudios del discurso, a través del desarrollo de enfoques alternativos conscientes y críticos que promuevan el debate intelectual y el diálogo entre distintas culturas. La colección ya cuenta con tres volúmenes publicados (incluida la obra aquí reseñada). En este caso, la autora del volumen que nos ocupa es la lingüista Adriana Bolívar, pionera en el desarrollo y en la consolidación de los estudios del discurso en Venezuela y en Latinoamérica.

La obra se centra en el análisis del discurso político como diálogo con el objetivo de mostrar su rol determinante en el cambio político y en la transformación de la democracia. Para tal fin, la autora toma como punto de partida la realidad política venezolana desde 1958 hasta 2016. Como es de esperar, Hugo Chávez, quien ejerció la presidencia de Venezuela desde 1999 hasta 2013, es una figura central en la obra en virtud de su participación en el cambio de la democracia representativa a la revolución bolivariana o, en otras palabras, en la desinstitucionalización de la democracia en el país, proceso que empezó a finales de 1998 cuando fue elegido como Presidente de la República.

El enfoque planteado en el texto es lingüístico-interactivo y centrado en el diálogo e incluye fundamentos provenientes de la lingüística –sobre todo británica–, el análisis del discurso, el análisis conversacional, la sociopragmática y la ciencia política, perspectivas que en la obra de Bolívar se integran como un todo desde un punto de vista crítico.

En esta oportunidad, el centro de atención de la autora se desplaza del (con)texto y sus representaciones, como ocurre tradicionalmente en el análisis crítico del discurso, hacia el papel que juegan los sujetos en los eventos discursivos. Este hecho supone la consideración de la función interpersonal del lenguaje (Halliday 1975, 1978) y una descripción dinámica del diálogo tanto a nivel micro como macro, en una dimensión sincrónica y diacrónica, y ya no como entidad estática –o teórica– del discurso, sino como espacio de interacción entre participantes que cumplen roles políticos específicos aunados a responsabilidades sociales también particulares.

La obra consta de seis capítulos, además de la introducción y las conclusiones.

En la introducción, titulada “Discurso, diálogo y cambio político”, la autora presenta y relaciona los tres conceptos clave que le dan nombre a esta parte del libro y que serán fundamentales a lo largo de todo el trabajo. Asimismo, Bolívar da cuenta de las teorías que subyacen a su análisis y destaca el papel de la afectividad, la evaluación y la (des)cortesía. En esta parte del texto, la autora define el diálogo populista e insiste en la necesidad de reconstruir el diálogo político para preservar la democracia.

En el primer capítulo del libro, “Perspectivas sobre el análisis del diálogo: comunicación, utopía y amor por la gente”, Bolívar define el diálogo haciendo énfasis en el rol de los participantes en la interacción, los textos que construyen a través de relaciones dinámicas en constante evolución, y la responsabilidad que tienen los primeros como actores sociales. Seguidamente, la autora profundiza en la conceptualización del diálogo –que ya había adelantado en el título del capítulo– entendiéndolo como: i) comunicación, es decir, como interacciones en contextos en un continuum entre las dimensiones micro (intercambio comunicativo limitado en el tiempo y en el espacio) y macro (intercambio sin limitaciones temporales o espaciales); ii) condición para la democracia, esto es, como requisito fundamental para la comunicación política y asunto moral que requiere respeto entre los actores políticos; y iii) como “amor por la gente”, que es una macro estrategia retórica-política legitimadora, arraigada culturalmente en el populismo, que consiste en apelar a las emociones y, en consecuencia, utilizar la afectividad como mecanismo de control. En el caso de Venezuela, a través de su discurso y de sus acciones el líder populista se re-presenta como salvador y benefactor; el pueblo, como beneficiario de dádivas; y los adversarios políticos o “los otros” son tratados como enemigos.

En el segundo capítulo, “Un enfoque lingüístico-interaccional centrado en el diálogo”, Bolívar detalla los supuestos teóricos y metodológicos en los que se fundamenta su modelo de análisis que es esencialmente multidisciplinar (lingüístico, interdisciplinario, interaccional, crítico) y enfocado en el diálogo conflictivo. En esta sección, la autora explica la metodología, las categorías de análisis (participantes, tipos de poder, interacción, etc.) y sus posibilidades en los niveles sociopolítico, interactivo y lingüístico. Asimismo, ofrece ejemplos de análisis del diálogo que puede tener lugar entre individuos o individuos y colectivos (con o sin respuesta) o en el caso de los llamados diálogos reconstruidos (Tannen 1986, 1989), es decir, aquellos intercambios citados o recreados bien sea por otros actores sociales o a través de los medios de comunicación, que Bolívar denomina reportados, citados, imaginados, ocupados.

En el tercer capítulo, “Estabilidad y cambio en el diálogo institucional”, el énfasis está puesto en la interconexión entre micro diálogo y macro diálogo en las ceremonias de juramentación presidencial. El análisis de los juramentos de toma de posesión permite comparar aquellos altamente ritualizados (como los de Carlos Andrés Pérez) frente a aquellos híbridos (como los de Hugo Chávez y Nicolás Maduro) construidos como manifiestos políticos informales en los que se establecen relaciones de afiliación política y familiaridad entre los participantes y su auditorio. La transformación de este tipo de discurso revela el poder de la palabra en el cambio político y, por ende, en las relaciones institucionales y sociales.

En el cuarto capítulo, “Diálogo y confrontación”, Bolívar aborda el tema de la descortesía en el discurso político y su relación con la agresión verbal y los insultos. La autora toma como punto de partida la definición de cortesíapropuesta por Bravo (2003 ) y modifica la noción de anticortesía de Zimmermann (2003 ). Esta última surge como consecuencia de la violación intencional de las normas para ganarse el respeto –o el favor– de los miembros de un grupo, aunque en la lucha política se usa para dividir y profundizar las diferencias. Bolívar emplea como muestras de análisis sobre todo diálogos referidos en los medios de comunicación. Los materiales objeto de estudio en esta parte del libro son variados e incluyen periódicos nacionales e internacionales, discursos presidenciales, el programa “Aló Presidente” de Chávez, entre otros. En este capítulo queda de manifiesto que los insultos dañan y obstaculizan el diálogo democrático y que se traducen, también, en más violencia verbal y física.

En el quinto capítulo, “Interrupciones y disculpas en conflictos diplomáticos”, a diferencia de los anteriores, el estudio del diálogo trasciende las fronteras y se enfoca en el papel que cumplen las interrupciones y las disculpas –cuando las hay– en los conflictos entre diferentes naciones. En esta parte del texto destaca de forma especial el análisis del conflicto entre Venezuela y España que tuvo lugar en el año 2007 cuando el rey Juan Carlos de Borbón mandó a callar a Hugo Chávez en la XVII Cumbre de las Américas, lo que supuso la ruptura de relaciones diplomáticas entre los dos países. Asimismo, en este capítulo son objeto de análisis conflictos internacionales entre otras naciones (México y Venezuela, Colombia y Ecuador, Perú y Venezuela, etc.) que también trajeron como consecuencia interrupciones diplomáticas. Los datos analizados provienen esencialmente de las informaciones recogidas por la prensa internacional en este sentido. Entre otras cuestiones, Bolívar llega a la conclusión de que en la cultura política latinoamericana la denominada condición de sinceridad (Austin 1962) se articula con otras dos, la de credibilidady la de cinismo (Bolívar 2012), para determinar si una disculpa es reconocida como válida o no. La condición de sinceridad es poco frecuente en el contexto de las reconciliaciones y negociaciones que parecen estar dominadas discursivamente, más bien, por el cinismo.

En el sexto capítulo, “La dinámica de los pronombres personales en el cambio político”, Bolívar analiza diacrónicamente el uso de los pronombres personales en el populismo venezolano y se enfoca en los discursos de investidura de tres presidentes (Rafael Caldera, Carlos Andrés Pérez y Hugo Chávez). Asimismo, la autora describe el funcionamiento de dichos pronombres en las campañas electorales de dos líderes de la oposición venezolana (Henrique Capriles y Leopoldo López) como muestra del surgimiento de nuevos yo. En el caso de los presidentes de Venezuela, el análisis muestra la evolución discursiva en el posicionamiento del líder (yo/nosotros inclusivo o exclusivo), el pueblo (nosotros/ustedes) y la oposición (ellos). El uso de estos pronombres a lo largo del tiempo y en función del emisor muestra la transición del populismo tradicional al populismo radical y, también, son signo evidente de la polarización cada vez más marcada entre el propio grupo y los otros que, más que adversarios políticos, se construyen discursivamente como enemigos. Sin duda, esto último tiene una doble finalidad. Por un lado, la construcción de la identidad del propio grupo (nosotros) y la consolidación del liderazgo, asociado generalmente a la función estratégica de la legitimación (Chilton y Schäffner 1999). Por otro, la representación de los otros como enemigos a través de la deslegitimación (ibidem) y la consecuente división de la sociedad.

En la última parte del libro, “Conclusiones”, la autora recapitula los aspectos más importantes desarrollados en la investigación. Asimismo, Bolívar señala qué aspectos deben seguir discutiéndose en el futuro (cultura política, concepto de diálogo, personalismo en las democracias, cambio social). De esta manera, deja abierta la posibilidad de seguir explorando conceptos vinculados con el análisis crítico del discurso, pero siempre desde un punto de vista interaccional.

Sin duda, Political discourse as dialogue. A Latin American perspectiveconstituye una contribución original a los estudios críticos del discurso y ofrece un modelo de análisis novedoso y riguroso aplicable a otras realidades políticas de Latinoamérica. De la misma manera, se trata de una obra que recoge las principaleslíneas de investigación y los temas de interés desarrollados por Adriana Bolívar a lo largo de su fructífera carrera académica en la Universidad Central de Venezuela, pero esta vez desde una perspectiva del diálogo como entidad dinámica y transformadora que puede mejorar o deteriorar la calidad de la democracia en nuestros países.

María José Gallucci

Universidad de Navarra

Referencias bibliográficas

Austin, J., (1962). How to do things with words . Oxford: Clarendon Press [ Links ]

Bolívar, A. (2012). Political apologies by heads of state in diplomatic conflicts. Between sincerity and political cynicism . En Cantarini , S (autor.);Dialogue: state of the art. Studies in memory of Sorin Stati. (89-104). München: Lincom Academic Publihers [ Links ]

Bravo , D. (2003). Actividades de cortesía, imagen social y contextos socio-culturales: una introducción . En Bravo , D (autor.);La perspectiva no etnocentrista de la cortesía: identidad socio-cultural de las comunidades hispanohablantes. Proceedings of the First Colloquium of EDICE Program. (98-108). Stockholm: University of Stockholm [ Links ]

Chilton, P., Schäffner, C. (1999). Discurso y política . En Vvan Dijk, T (autor.);El discurso como interacción social. Estudios sobre el discurso II. Una introducción multidisciplinaria. (297-329). Madrid: Gedisa [ Links ]

Halliday, M., (1975). Learning how to mean: Explorations in the development of language . London: Edward Arnold [ Links ]

Halliday, M., (1978). Language as social semiotic: the social interpretation of language and meaning . London: Edward Arnold [ Links ]

Tannen, D. (1986). Introducing constructed dialogue in Greek and American conversational and literary narrative . En Coulmas, F (autor.);Direct and indirect speech. (311-332). Berlín: Mouton de Gruyter [ Links ]

Tannen, D., (1989). Talking voices: Repetition, dialogue and imagery in conversational discourse . Cambridge: Cambridge University Press [ Links ]

Zimmermann, K. (2003). Constitución de la identidad y anticortesía verbal entre jóvenes masculinos hablantes de español . En Bravo, D (eds.);La perspectiva no etnocentrista de la cortesía: identidad socio-cultural de las comunidades hispanohablantes. Proceedings of the First Colloquium of EDICE Program. (47-59).: University of Stockholm [ Links ]

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons