SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número42¿Por qué los adolescentes juegan videojuegos? Propuesta de una escala de motivos para jugar videojuegos a partir de la teoría de usos y gratificacionesLa prensa brasileña y las elecciones presidenciales: la polarización del contenido periodístico de las revistas en la web índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Cuadernos.info

versión impresa ISSN 0719-3661versión On-line ISSN 0719-367X

Cuad.inf.  no.42 Santiago jun. 2018

http://dx.doi.org/10.7764/cdi.42.1234 

TEMAS GENERALES

Encuadre de la memoria mediática chilena: Las noticias sobre la muerte de Fidel Castro

Framing of the Chilean media memory: The news about the death of Fidel Castro

Enquadramento da memória da mídia chilena: As notícias sobre a morte de Fidel Castro

Francisco Javier TagleA 

Nubia SolàB 

A Universidad de los Andes, Santiago, Chile (fjtagle@uandes.cl).

B Universidad de los Andes, Santiago, Chile (nfsola@miuandes.cl).

Resumen

Fidel Castro fue uno de los persona jes extranjeros más controversiales de las últimas décadas en Chile. A partir de las noticias que generó su muerte en noviembre de 2016, se estudió la memoria construida en torno a su figura por los medios de comunicación de ese país. Considerando que la rela ción entre memoria y medios no es ino cua, se propone que la prensa escrita y los noticiarios de televisión, con sus propias agendas ideológicas y las carac terísticas de sus soportes, recordaron al líder de la revolución cubana a partir de determinados encuadres mediatizados: rito fúnebre, contextualización y memo ria en debate.

Palabras clave: Fidel Castro; memoria; prensa escrita; noticiarios de televisión

Abstract

Fidel Castro was one of the most influential and controversial foreign characters of the last decade in Chile. From the news generated by his death in November 2016, we studied the memory built around his figure in the mass media of that country. Bearing in mind that the relationship between memory and the media is not innocuous, this paper argues that the press and television newscasts, with their own ideological agendas and their inherent characteristics, remembered the leader of the Cuban revolution based on carefully selected frames: funeral rite, contextualizing and debate memory.

Keywords: Fidel Castro; memory; written press; television news

Resumo

Fidel Castro foi um dos personagens estrangeiros mais controversos das últimas décadas no Chile. Das notícias que geraram sua morte em novembro de 2016, estudou-se a memória que cons truída em torno de sua figura pela mídia deste país. Tendo em mente que a relação entre memória e mídia não é inócua, pro pôs-se que os programas de notícias de imprensa e televisão, com suas próprias agendas ideológicas e características de seus meios de comunicação, lembras sem o líder da revolução cubana a par tir de certos ângulos midiáticos: ritual funerário, contextualização e memória em debate.

Palavras-chave: Fidel Castro; memória; imprensa escrita; notícias televisivas

Introducción

Si bien no se trataba de un personaje político chi leno, la muerte del líder de la revolución cubana, Fidel Castro, el 25 de noviembre de 2016, fue un momento para la revisión y construcción de la memo ria colectiva en torno a su figura, considerando que no solo era un actor controversial del pasado reciente de Chile, sino que también tenía importancia para el clivaje político actual. Una demostración de ello fue que, en el minuto de silencio realizado en la Cámara de Diputados en su honor, se retiraron de la sala la mayoría de los parlamentarios de derecha y democratacristianos (El Mostrador, 28 de noviem bre de 2016).

A partir de las noticias generadas por su muerte, se estudió la memoria que construyeron en torno a su figura la prensa escrita y los noticiarios de televi sión chilenos. En personajes como Castro, que aún permanecen más en el ámbito de la memoria colec tiva que en el de la historia, los medios juegan un rol importante creando encuadres para el debate ciuda dano. De esta manera, se propone que los medios, con sus propias agendas ideológicas y las caracterís ticas propias de sus soportes, recordaron al líder de la revolución cubana a partir de marcos que media tizaron su muerte y rito fúnebre, contextualizaron su figura y construyeron una memoria que todavía se encuentra en debate.

Esta investigación se inserta en los estudios de los últimos años realizados en Chile en torno a la memo ria mediática y al pasado político reciente. Desde 2013, año en el que se conmemoraron cuatro décadas del quiebre de la democracia, numerosas investigaciones han abordado esta temática. Por ejemplo, se han inves tigado las producciones de televisión que recogieron la situación de la sociedad en la década de los setenta y ochenta (Antezana, 2015; Schlotterbeck, 2015); la memoria mediática acerca de las violaciones a los Dere chos Humanos ocurridas en aquellos años (Sorensen, 2015); el sensacionalismo mediático de la memoria al abordar el golpe de Estado (Piper, 2013); las imágenes del día del bombardeo a La Moneda, el 11 de septiem bre de 1973, y su utilización por los medios (Campos, 2015), entre otros.

La mediatización de la memoria colectiva, con sus nuevas lógicas, simbolismos e interpretaciones, hace de suma importancia su investigación. Es por esta razón que los estudios de caso, como el propuesto, permiten comprender de mejor manera este fenómeno tan tras cendental para las sociedades y sus recuerdos.

La colectividad, dinamismo y fragilidad de la memoria

La memoria humana es un acto social. Halbwachs (1950) fue uno de los primeros en plantear y desarrollar la conceptualización de una memoria colec tiva para dar cuenta que los recuerdos que, si bien son elaboraciones individuales, existen en la medida de su relación con el entorno y con los otros. Como señala Garde-Hansen (2011), la memoria se construye mediante una serie de pasados tanto personales como grupales que interactúan constantemente. Desde esta perspectiva, la memoria no sería algo inmóvil; al con trario, una de sus características principales es su dina mismo, provocado por su interacción constante con el ambiente, lo que también implica que nunca acabe de construirse completamente. Así, mientras las creencias presentes guían la comprensión del pasado, los marcos y esquemas aprendidos en tiempos remotos también ayudan a configurar el entendimiento de la actualidad (Schudson, 1997).

Estas particularidades de la memoria son las que la diferencian de la Historia, ya que disciplina académica recopila e interpreta el pasado. “La memoria es la vida, siempre encarnada por grupos vivientes (...) La histo ria es la construcción siempre problemática de lo que ya no es” (Nora, 1984 p. 20).

¿Por qué las sociedades necesitan de la memoria? Si utilizamos el concepto de Anderson (1993) respecto de que las sociedades son comunidades imaginarias, com puestas por numerosos miembros que no se conocen, pero que se encuentran unidos con el todo por lazos simbólicos, la memoria colectiva vendría a ser uno de estos elementos de unión. Como señalan Eyerman, Madigan, y Ring (2017), las colectividades necesitan “hacer uso y significación de su pasado” (p. 14). Sturken (1997) explica que los grupos sociales conmemoran sus tiempos pretéritos con diferentes propósitos, pero, principalmente, para definir y trazar sus propios lími tes, lo que son y lo que no son. Es así como los grupos sociales pueden recordar y cofaunmemorar su pasado con el fin de dar un ejemplo moral, justificar los fra casos, entre otros.

Sin embargo, la memoria colectiva nunca es una sola. Dentro del grupo social conviven diferentes memo rias que interactúan. Por ejemplo, las distintas gene raciones tendrán diferentes evaluaciones del pasado según si vivieron lo que se recuerda o si solo acceden a ello mediante el relato de terceros, monumentos u otros (Muller & Bermejo, 2016; Stone, van der Haegen, Luminet, & Hirst, 2014).

Si la memoria colectiva es móvil, nunca está aca bada completamente y tiene diferentes versiones den tro de un mismo grupo, es propio no solo considerarla como frágil y permeable al cambio, sino que también manipulable. Desde una interpretaciónfoucaultiana, es posible establecer a la memoria colectiva como parte de esos mecanismos secretos por lo cuales se transmi ten los saberes que perpetúan las relaciones de poder (Foucault, 1979, 1992). Como explica Ricoeur (2008), en aquellas sociedades en donde existe un abuso de memoria, esta puede ser presa de su pasado y de sus traumas, mientras que en otras donde no existe sufi ciente memoria, aparecen los abusos del olvido, se perdonan fácilmente los crímenes o los hechos que no deberían volver a repetirse. Piñuel, Gaitán y Lozano (2013) señalan que ningún recuerdo está plenamente construido ni acabado, y toda verdad sobre el pasado es históricamente provisional, presa de ser retocada, aumentada y limpiada de lo no conveniente.

Memoria y encuadre mediático

La memoria colectiva fue revolucionada como nunca antes en su historia con los nuevos recursos que ofrecen los medios de comunicación (Olick y Robbins, 1998). Esto no solo en lo relativo a la posibilidad de masificar el recuerdo común, sino que también a que la memo ria se mediatiza siguiendo nuevos códigos y formas de expresión (Zelizer, 2011; Sumiala, 2012).

Sin embargo, esta relación entre memoria y medios no resulta obvia, sobre todo si lo llevamos al trabajo de los periodistas, en el que el pasado ha aparecido siempre como algo ajeno a su labor. Lo propio de esta profesión es lo nuevo, la actualidad, el informar primero, por lo que todo lo que haga referencia a la memoria parece no pertenecerle. Así, autores como Halbwachs (1950) y Nora (1984), en sus clásicos sobre la memoria colectiva, prácticamente no incluyeron la labor de los medios de comunicación como constructores del pasado.

Sin embargo, en la actualidad, “indudablemente, los medios de comunicación de masas son una de las insti tuciones más poderosas e importantes en el proceso de formación de la memoria” (Ángel, 2016, p. 302). Como señala Cruz (2002), los medios se han transformado en verdaderos órganos de historización de la sociedad. En la cultura de masas, como explican Eyerman, Madigan y Ring (2017), los medios dan un marco común res pecto de la memoria que vincula a los individuos y, a la vez -como señala Yeste (2009)- sirven para que las nuevas generaciones tengan la posibilidad de compren der el pasado de su propia comunidad.

Desde esta perspectiva, los medios de comunicación no solo deben ser comprendidos como un soporte para la memoria de las actuales sociedades, sino que tam bién como una transformación de las mismas cons trucciones del pasado, ahora influidas por lo mediático. Thompson (1998) señala que la memoria no solo está en la tradición oral, en los museos o en los monumen tos, sino que ahora trabaja en conjunto con los conte nidos simbólicos del pasado que le ofrecen los medios. Estos dan un nuevo “montaje para la materialidad de los recuerdos y la reconstrucción del pasado” (Hajek, Lohmeier, & Pentzold, 2016, p. 5).

Entre las razones de porqué los periodistas recu rren a la memoria, está no solo la necesidad de utilizar remembranzas del pasado para contextualizar sus relatos presentes (Zelizer, 2008), sino que tam bién el interés que generan las controversias sobre tiempos anteriores, sobre los que la sociedad no tiene una mirada común, pero de cuya importancia no se duda (Edy, 1999).

Sin embargo, esta relación entre los medios y la memoria no es inocua. Como señalan Erll y Rigney (2009), los medios son más que meros trasportadores pasivos y transparentes de un pasado. De acuerdo a Kitch (2002), los medios moldean la memoria influ yendo en la forma en la que sus audiencias recordarán el pasado. En este sentido, dado que la sociedad no espera que los medios sean los encargados de realizar la histo ria oficial, existe una suerte de licencia cultural, como lo denominan Neiger, Meyers y Zandberg (2011), que les permite seleccionar libremente los acontecimien tos pasados para la comprensión del presente. De esta manera, esta selección que realizan los medios lleva a plantear que la memoria mediática está determinada por aspectos tales como el rol social, la propiedad, la tecnología del soporte o las propias limitaciones de la profesión periodística (Tweel, 2016).

Establecer que los medios, desde sus propios discur sos mediatizados, construyen recuerdos para la memo ria colectiva, implica reconocer que estos seleccionan y omiten determinados aspectos del pasado. Así, se hace evidente la vinculación entre la memoria mediática y la teoría del encuadre o framing (Humanes, 2003).

A modo general, el encuadre trata acerca de que los medios de comunicación no solo ponen temas en la agenda de la opinión pública, sino que también brindan un contexto a partir de la selección de algunos aspectos de la realidad, de manera tal que se promueva tanto una definición del problema determinado como una interpretación y solución (Entman, 1993).

Si bien existe un debate acerca si el framing corres ponde solo a un segundo nivel de la agenda setting con atributos específicos (McCombs, 2006; McCombs & Shaw, 1972) o si se trata de un nuevo paradigma que no se centra en qué temas presentan los medios en su cobertura, sino en cómo los presentan (Iyengar & Simon, 1991; Scheuefele & Tewksbury, 2007), ambas posiciones “son importantes plataformas para encon trar respuestas acerca del rol de los medios en la socie dad” (Maher, 2001, p. 93).

El sistema de medios chilenos en prensa escrita y televisión

Como se ha señalado, la reconstrucción de la memo ria que pueden hacer los medios de comunicación no está libre de propósitos, sino que responde a las agendas y características propias de cada medio y también del sistema en el que se encuentran inmersos (Tweel, 2016).

De acuerdo a Godoy (2016), la prensa escrita chilena se caracteriza por una alta concentración de la propie dad. El Mercurio de Santiago y La Tercera -ambos con siderados de posiciones conservadoras (Navia, Osorio, & Valenzuela, 2013) y pertenecientes a la familia Edwards y a Copesa, respectivamente- son los dos dia rios políticos más importantes del país y los que más influyen en el debate de la opinión pública. Asimismo, los Edwards y Copesa son dueños de Las Últimas Noti cias y La Cuarta, respectivamente, dos periódicos de circulación nacional y de carácter sensacionalista y popular que tienen las mayores circulaciones del país (Valida, 2016).

En lo que refiere a la televisión abierta, desde los años noventa comenzó en el país un proceso de pri vatización en el que las universidades -supuestamente encomendadas para velar por la calidad informativa- se han ido retirando poco a poco de la propiedad (Fuenzalida, 2013; Santa Cruz, 2017). De esta manera, Chilevisión pasó a ser contralado por el grupo Turner, Canal 13 quedó en propiedad mayoritaria del Grupo Luksic, y el Grupo Bethia se transformó en dueño con el porcentaje mayor de Mega. Por su parte, TVNes un canal público atípico, ya que no recibe dinero estatal y se financia exclusivamente por publicidad, compi tiendo por el rating con las otras tres estaciones priva das (Godoy, 2016).

Respecto de cómo informan los medios en Chile, por ejemplo, una reciente investigación empírica realizada por Gronemeyer y Porath (2017) señaló que existe una tendencia entre El Mercurio de Santiago y La Tercera a encuadrar sus noticias en frames similares, lo que se encuentra en línea con las críticas a la falta de pluralismo informativo en la prensa escrita (Monckeberg, 2011). Por otra parte, en la televisión, investigaciones han esta blecido que se estereotipan la pobreza (Etchegaray & Matus, 2015) y los rasgos étnicos (Amigo, Bravo, Sécail, Lefébure, & Borrell, 2016). Si bien estas evidencias no están relacionadas con la memoria, sí dan cuenta de que la prensa escrita y los noticiarios de televisión en Chile no son inocuos al momento de informar.

Metodología

Esta investigación tiene por objetivo el estudio de los medios de comunicación chilenos como agentes de la memoria respecto de la figura de Fidel Castro, a partir de la cobertura producida por su fallecimiento a fines de noviembre de 2016.

La hipótesis es que los cuatro principales periódi cos de circulación nacional -El Mercurio de Santiago, La Tercera, Las Últimas Noticias y La Cuarta, (Valida, 2016)- y los cuatro noticiarios de televisión abierta con más rating -Teletrece, 24 Horas Central, Ahora Noticias y Chilevisión Noticias (IBOPE-Media, 2016)- no solo infor maron sobre la muerte y funerales del revolucionario cubano, sino que a partir de determinados encuadres fueron agentes, desde sus propias posiciones ideológi cas y las características de sus soportes, para la cons trucción de la memoria en torno a su figura.

Se trata de una investigación deductiva, puesto que tras el análisis de las noticias de la prensa escrita y de los noticieros de la televisión abierta se estudiaron los más importantes encuadres que emergieron (rito fúne bre, contextualización y memoria en debate). De acuerdo a las clasificaciones de Carrasco-Campos y Saperas (2015) para las investigaciones de framing, este estu dio se clasifica como empírico con técnicas cuantita tivas y de análisis de discurso (Van Dick, 1997, 2014).

El tiempo seleccionado fue desde el día siguiente que Raúl Castro dio a conocer la noticia de la muerte de su hermano, el 26 de noviembre de 2016, hasta una semana después. Este periodo se consideró como opor tuno para medir y establecer comparaciones entre las distintas coberturas de los medios, además de abarcar todo el periodo en que el cortejo fúnebre recorrió la isla de Cuba con los restos de Castro.

En el caso de la prensa escrita, se sumaron los cen tímetros cuadrados dedicados a cada marco, mientras que en los noticiarios, se contabilizaron los minu tos. Las sumatorias de los espacios dedicados a la muerte de Castro tuvieron por propósito establecer comparaciones respecto de los frames que primaron en cada medio. Entre las temáticas de investigacio nes de encuadre de los últimos años con este tipo de método, de medir centímetros cuadrados o minutos en los medios de comunicación, están las de campañas electorales (Martínez Garza, 2013), cambio climático (Águila Coghlan, 2013), terrorismo (Yusof, Hassan, Hassan, & Osman 2013) y los movimientos sociales (Elena, 2016), entre otras.

Central para la sistematización del concepto framing fue la consideración de Tankard (2001) con respecto a que, tras la observación de todos los elementos que componen la noticia, tales como los titulares, las imá genes, el lead, las fuentes, las citas, las estadísticas, las tablas y los gráficos, el frame es la idea central u orga nizadora de toda la información expuesta. Se puso especial énfasis en la categorización no solamente del texto y del audio, según el caso del soporte, sino tam bién de las imágenes que los acompañaban.

Respecto de la fiabilidad de los resultados, las noti cias tanto de la prensa escrita como de los noticiarios de televisión fueron codificadas por dos jueces inde pendientes, bajo el diseño de reproducibilidad de datos (Krippendorff, 1990), obteniéndose un coeficiente de confiabilidad de 0.8.

Resultados y discusión

Tras la revisión de las noticias en la prensa escrita y los noticiarios de televisión emergieron tres frames de memoria -que se discutirán en los apartados siguien tes- que se consideraron como comunes a todos los medios. De acuerdo a sus características fueron deno minados como rito fúnebre, contextualización y memo ria en debate.

Rito fúnebre

Una de las principales significancias que le otorgó Durkheim (1976) a los ritos es que estos explican cuá les son los valores que ordenan a la sociedad. Así, por ejemplo, las ceremonias fúnebres, como explica Rothenbuhler (1998), no solo permiten comprender cuál es la importancia del fallecido, sino que son una forma de comunicación social llena de simbolismos. Cuando este tipo de rito es mediatizado entran nue vas dimensiones que complejizan su comprensión, dado que “los medios tienen el poder de atribuir sig nificación a los ritos, a dramatizarlos, a sacarlos de lo ordinario, y enfocarse en actos y actores específicos” (Sumiala, 2012, p. 45).

Este cuadro se dio de manera diferente en la prensa escrita y en los noticiarios de televisión. En los perió dicos, La Tercera dedicó 21% del total a la muerte de Fidel Castro; Las Últimas Noticias, 18%; El Mercurio de Santiago, 16%, y La Cuarta, 7%. En los noticiarios de televisión, los porcentajes fueron mayores, alcanzado en 24 Horas Central 43% de los minutos, en Ahora Noticias, 41%, en Teletrece, 24% y en Chilevisión Noticias, 17%. El mayor predominio de este marco en los noticieros se puede explicar por las ventajas del soporte televi sivo, que permiten dar cuenta de manera más fácil del dramatismo de los funerales y de las sensaciones de lo que estaba sucediendo.

Una imagen que se repitió constantemente en este frame, tanto en la prensa escrita como en los noticiarios de televisión, fue la de Raúl Castro dando a conocer la muerte de su hermano por televisión, sentado en una oficina y con un traje militar verde olivo. Periódicos como Las Últimas Noticias recogieron de esta manera ese suceso:

Anoche, a las 00.29 horas de Chile, el líder de la revolu ción cubana murió. Hacía ocho años que había cedido el poder a su hermano Raúl, pero su figura seguía omnipresente en la mente de todos quienes asociaban el socialismo en Occidente a su figura. No se informaron las causas de su muerte, y el comunicado, leído por el propio presidente en ejercicio, Raúl Castro, daba cuenta de lo siguiente: “Con profundo dolor comparezco para informarles al pueblo cubano, a los amigos de nuestra América y al mundo que hoy a las diez y veintinueve horas de la noche (00.29 en Chile) falleció el coman dante en jefe de la revolución cubana, Fidel Castro Ruz. En el cumplimiento a la voluntad expresa de Fidel sus restos serán cremados. En las primeras horas de este sábado 26, la comisión organizadora de los funerales brindará a nuestro pueblo una información detallada de los homenajes que se brindarán al fundador de la Revolución Cubana. Hasta la victoria, siempre”, finalizó (Villa, 26 de noviembre de 2016, p. 20).

Las casi cinco décadas que gobernó y sus más de noventa años transformaron a Fidel Castro en una figura con carácter permanente en la opinión pública. Si bien había renunciado al poder en Cuba en 2008, aún mantenía reuniones con distintos mandatarios latinoa mericanos. Asimismo, desde hacía casi una década se arrastraban noticias falsas sobre su fallecimiento; por ejemplo, en 1997 circuló un rumor en forma de virus computacional que anunciaba su deceso. Estas cir cunstancias explican por qué, en la mediatización de su muerte, se utilizó una y otra vez esta imagen de su hermano, puesto que era la prueba indesmentible de su deceso, dado que quien lo anunciaba era un fami liar, pero también el actual líder del país. Como señala Sumiala (2012) respecto de la memoria y la muerte, la repetición que hacen los medios de determinadas imágenes tiene un carácter no solo de reducir el acon tecimiento a un determinado marco, sino también de aceptación del suceso. Por ejemplo, similar fue lo que sucedió con el asesinato del Presidente John F. Kennedy: la imagen probatoria fue la del disparo que lo hirió de muerte mientras circulaba en un descapotable junto a su mujer por Dallas, Estados Unidos.

Imagen 1 Raúl Castro anuncia por televisión la muerte de su hermano Fidel. 25 de noviembre de 2016. Fuente: Teletrece. 

Tras una serie de ceremonias en la Plaza de la Revo lución de La Habana, el cortejo fúnebre recorrió casi mil kilómetros para depositar los restos de Fidel Castro en Santiago de Cuba el 4 de diciembre. Junto con ilus trar la mayoría de las noticias con el remolque militar verde olivo que llevaba las cenizas, los medios chilenos también aprovecharon el rito fúnebre para dar cuenta de quién era el fallecido y qué significaba para su socie dad, “masiva despedida a Fidel (...) miles de personas llegaron para dar el último adiós al líder cubano” (24 Horas Central, 29 de noviembre de 2016). Asimismo, se dio cuenta del tipo de orden social que imperaba en ese lugar, “los jóvenes están cansados porque dicen que una cosa es respetar el luto y lo otro es apagar la música y paralizar el país” (Teletrece, 28 de noviembre de 2016). Los medios con sus lógicas mediales utilizaron el rito fúnebre como una manera de mostrar e informar sobre la sociedad cubana, y por ende, sobre quién fue Castro.

También en lo que respecta a este cuadro, y siguiendo lo planteado por Moeller (2002), se observó que una forma de encuadrar que utilizan los medios respecto de la muerte de los líderes políticos es estableciendo simi litudes entre las virtudes de los fallecidos y su manera de morir. Así, por ejemplo, en el caso de Estados Uni dos, mediáticamente Abraham Lincoln, Kennedy y Martin Luther King comparten no solo determinados valores positivos para su sociedad, sino que los une simbólicamente la forma en que murieron. En el caso de Castro, y no desprovisto de intencionalidad (Van Dijk, 2014), El Mercurio de Santiago publicó “La parada final de otros líderes comunistas y la de un bolivariano” (Lüther Gamboa, 27 de noviembre de 2016, p. 4), noti cia en la que comparaba los funerales del cubano con los de Lenin, Mao, Ho Chi Minh, King Jong Il y Hugo Chávez, quienes -desde la perspectiva de este medio- compartían determinados valores y, tras sus muertes, también los ritos fúnebres.

Contextualización

Todos los medios coincidieron en evaluar la figura del líder revolucionario como relevante para la com prensión de las últimas décadas de la historia del mundo y para el periodo especifico de la Guerra Fría: “Si hay algo que no se puede negar es que Fidel Castro es parte de la historia del mundo” (Ahora Noticias, 27 de noviembre de 2016); “El revolucionario que trajo la Guerra Fría a América Latina” (Lüther Gamboa, 27 de noviembre de 2016, p. 4); “Con la muerte de Castro muere una figura política que marcó la Guerra Fría y la política cubana y latinoamericana en casi seis décadas” (Parraguez, 27 de noviembre de 2016, p. 4); “El último protagonista de la Guerra Fría” (Tapia & Schwarze, 27 de noviembre de 2016, p. 12). Se debe tener presente, como explica Van Dijk (2014), que los discursos deben ser analizados a partir del contexto en el que son formulados, a pesar de que hagan alusión al pasado. Es por esta razón, y por obvio que parezca, que la importancia unánime dada por los medios a Castro es desde su situación social actual y con cono cimientos e impresiones distintas del momento en el que, por ejemplo, sucedía la Guerra Fría.

Sin embargo, al contextualizar la memoria respecto de la sociedad chilena, más que la explicación de pro cesos políticos e históricos que relacionan a Castro con ella, los medios mediatizaron este vínculo a partir de acontecimientos determinados. La prensa escrita y los noticiarios de televisión abordaron los lazos del líder cubano con Chile, principalmente, mediante imáge nes en blanco y negro junto al Presidente Salvador Allende en lo que fue su visita al país en 1971: “La de Fidel Castro sigue siendo la visita más larga que un mandatario extranjero haya realizado alguna vez a Chile” (Espinosa, 27 de noviembre de 2011, p. 11); “Castro estaba en la plenitud de su vida con 40 años (...) jugó basquetbol, tomó pisco, chicha, comió chiri moyas, usó poncho y fue declarado hijo ilustre de dos comunas” (Foncea, 27 de noviembre de 2016, p. 3). En esta memoria mediatizada, es la visita, un hecho específico, la que explica el contexto y no al revés. En términos de Zelizer (2011), los medios canibalizan la memoria a determinados contenidos más simples en pos del entendimiento global. Por otra parte, como una memoria que aún no termina de construirse (Schudson, 1997), Teletrece tuvo una nota sobre episodios desco nocidos de la visita de Castro a Chile (27 de noviembre de 2016), mientras que Chilevisión Noticias entrevistó a jóvenes de ese entonces sobre cómo recordaban este suceso (26 de noviembre de 2016).

Otras temáticas del pasado que abordaron los medios fueron el papel de Castro entre los años 1973 a 1990, sobre todo en El Mercurio de Santiago y La Tercera: “El rol que tuvo Castro en el apoyo de la internación de armas en Chile” (Peña, 27 de noviembre de 2016, p. 11); “El día en que el FPMR realizó el atentado a Pinochet, Fidel estaba de gira en Yugoslavia. Su ministro José Abrantes fue quien le dio la noticia: ‘Comandante, falló la emboscada’” (Schwarze, 27 de noviembre de 2016, p. 24), etc. Que los diarios, en su contextualización del pasado, priorizaran algunos acontecimientos en desme dro de otros, explica que la memoria mediática se cons truye a partir de una selección del pasado que reafirma la propia agenda del medio (Erll & Rigney, 2009; Kitch, 2002; Neiger, Meyers, & Zandberg, 2011; Tweel, 2016).

Si bien los periodistas trabajan con acontecimien tos de actualidad para la elaboración de las noticias, constantemente hacen uso del pasado para explicar los hechos del presente (Humanes, 2003). En este sentido, la muerte de Castro sirvió a los medios para plantear temáticas internacionales actuales. “Chávez se convirtió en el más fiel aliado de Castro en América Latina” (Tapia & Schwarze, 27 de noviembre de 2016, pp. 12-19); “Con la llegada de Trump existe mucha preocupación en el gobierno cubano” (Chilevisión Noticias, 26 de noviembre de 2016), etc.

Este marco se dio de manera dispar entre los dis tintos medios. Así, mientras Teletrece dedicó un 49%, Ahora Noticias un 27%, El Mercurio de Santiago un 23%, La Tercera un 30%, y Chilevisión Noticias un 32% y La Cuarta un 31%, hubo medios como Las Ultimas Noticias y 24 Horas Central que marcaron un 6% y un 10% respectivamente.

Memoria en debate

Gugushvili, Kabachnik, & Kirvalidze (2017, p. 1) señalan que los medios tienen un rol importante en la memoria sobre los personajes públicos en cómo “son evaluados y recordados, ya que pueden ser rehabili tados o vilipendiados, o ambos, como procesos que están en disputa”. Este marco tuvo una alta presencia en todos los medios. Así, en la prensa escrita, Las Últi mas Noticias dedicó un 76%, El Mercurio de Santiago un 61%, La Cuarta un 62% y La Tercera un 49%, mientras que en los noticiarios de televisión Chilevisión Noticias marcó un 51%, 24 Horas Central un 47%, Ahora Noticias un 32% y Teletrece un 27%.

En este ámbito, los distintos medios llamaron de manera diferente a Fidel Castro, lo que dista de ser algo desprovisto de sentido o al azar y debe comprenderse como una forma de establecer su editorial dentro de la microestructura del discurso (Van Dijk, 2014). Se deja de manifiesto que no hay acuerdo en la memoria respecto de cómo debe ser recordado el líder cubano. Mientras El Mercurio de Santiago y La Tercera se refirie ron a él como un dictador (aunque el diario de Copesa también lo llamó en una ocasión presidente), el resto de los medios utilizó términos que evitaron esta con frontación, como líder, gobernante, etc.

Por otra parte, demostrando que se trataba de una figura aún en debate, los noticiarios de televisión, apro vechando las características de su soporte, transmitie ron en vivo las impresiones por la muerte de Castro desde lugares antagónicos. En Miami, mostraban la algarabía de los exiliados cubanos:

Veamos cómo se vivió el anuncio de su muerte en Miami, donde varios disidentes cubanos se reunieron en el lugar llamado la Pequeña Habana para celebrar esta noticia. Varios gritaron consignas libertad para Cuba, Viva Cuba libre. Varias calles en Miami están cerradas por la cantidad de gente que ha llegado a cele brar (24 Horas Central, 26 de noviembre de 2016).

A la vez que desde La Habana informaron sobre el recogimiento de la población:

La Plaza Martí se llenó de adherentes para decirle el último adiós al líder de la Revolución Cubana. “Glorifi cado sea Fidel que estás en el cielo de los revoluciona rios, recibe hoy el cariño de tu gente, Amén”. Liturgia de cientos de miles que llegaron hoy a la Plaza José Martí para recibir a Fidel Castro en su gran panteón. Hoy se despedía a su comandante (Chilevisión Noticias, 28 de noviembre de 2016).

Otro aspecto importante a destacar es que se puede establecer que los medios optaron por construir la memoria a través de la opinión de terceros. En la teo ría de la Espiral del Silencio, Noelle-Neumann (1995) señala que los medios ofrecen mayor visibilidad a las opiniones que están ganando crédito. Tanto los perió dicos como los noticiarios valoraron, mediante la opi nión de sus fuentes, la figura de Castro, dejando en evidencia sus propias agendas ideológicas. Esto ya que la cobertura de opiniones a favor y en contra no fue equilibrada (tabla 2). En las opiniones a favor estuvo la de la Presidenta Michelle Bachelet en Twitter, que fue recogida por todos los medios: “Mis condolencias al Presidente Raúl Castro por la muerte de Fidel, un líder por la dignidad y la justicia social en Cuba y América Latina” (Arévalo, 27 de noviembre de 2016, p. 4), la del expresidente Ricardo Lagos, “Los progresos sociales del pueblo cubano bajo Fidel son indesmentibles” (Ahora Noticias, 26 de noviembre de 2016), y la del futbolista Diego Maradona, “me agarró un llanto terrible, porque Fidel fue como mi segundo padre” (La Cuarta, 27 de noviembre de 2016, p. 6).

Tabla 1 Apelativos que utilizaron los medios chilenos para referirse a la figura de Fidel Castro durante la semana del 26 de noviembre al 3 de diciembre de 2016. 

Fuente: Elaboración propia.

Tabla 2 Porcentajes de centímetros cuadrados y minutos de las opiniones a favor, en contra y neutrales a la figura de Fidel Castro recogidas por la prensa escrita y los noticiarios de televisión, respectivamente, durante la semana del 26 de noviembre al 3 de diciembre de 2016. 

Fuente: Elaboración propia.

Mientras que entre las opiniones contrarias al legado de Castro estuvo la del expresidente Sebastián Piñera:

Una cosa es enviar las condolencias a la familia de Cas tro porque toda muerte es una pérdida, y una cosa muy distinta es olvidar o validar un régimen político que durante casi sesenta años violó los derechos humanos y la democracia (Teletrece, 26 de noviembre de 2016).

También en las posturas adversas estuvo la opinión del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump: “El mundo es testigo del deceso de un dictador brutal que oprimió a su propio pueblo por casi seis décadas”, (24 Horas Central, 27 de noviembre de 2016).

En menor medida, también se cubrieron opiniones que fueron calificadas como neutrales, como la del expresidente de Estados Unidos Barack Obama: “La historia juzgará el enorme impacto de esta singular figura en las personas y en el mundo a su alrededor” (Desormeaux & Eppelin, 27 de noviembre de 2016, p. 2) y la del Papa Francisco: “Expreso mis sentimientos de pesar a nuestra excelencia y al pueblo de esa amada nación” (24 Horas Central, 26 de noviembre de 2016).

Como se señaló, los discursos sobre la memoria que realizan los medios están delimitados por relaciones de poder (Foucault, 1979, 1992) y la libertad con la que seleccionan los acontecimientos del pasado para las representaciones presentes, dependiendo en cada caso de las características propias del medio en particu lar (Neiger, Meyers, & Zandberg, 2011; Erll & Rigney, 2009; Kitch, 2002; Tweel, 2016). Así, como se muestra en la tabla 2, El Mercurio de Santiago recogió en mayor medida opiniones contrarias a la figura de Castro, mien tras que los noticiarios de televisión, especialmente en Chilevisión Noticias, la tendencia fue a la inversa.

Conclusiones

Se establece que los medios chilenos fueron agentes para la memoria colectiva respecto del fallecido líder de la Revolución Cubana. De esta manera, tras el aná lisis de los marcos se concluye que:

En primer lugar, a partir del deceso y de los ritos fúnebres de Fidel Castro, los medios -con sus lógicas y las características de sus soportes- encuadraron y mediatizaron la información, aportando elementos para la valoración ciudadana de la memoria, dando cuenta de quién se trataba y de las particularidades de su sociedad. En este sentido, las características del soporte televisivo fueron más idóneas para dar cuenta del dramatismo de los funerales y de las sensaciones sobre lo que estaba sucediendo.

Por otra parte, los medios chilenos contextualizaron la figura de Castro de manera mediatizada. Así, la memo ria que se construyó se redujo a determinados acon tecimientos en contraposición con explicaciones más globales acerca de su importancia para la sociedad chi lena. Los medios limitaron los recuerdos de Fidel Castro principalmente a su visita al país en 1971, casi desde una perspectiva anecdótica, dejando de lado o dando menor cobertura a su papel en la vía chilena al socialismo o su rol durante los años del régimen del general Pinochet.

Finalmente, como una memoria aún en debate y que no ha terminado de construirse, los medios valorizaron de manera importante la figura de Castro a partir de la opinión de terceros. Junto con esto, seleccionaron y priorizaron ciertos recuerdos en desmedro de otros, eviden ciándose coincidencias con sus propias agendas y visiones ideológicas. Por ejemplo, los periódicos construyeron una figura de Castro mucho más crítica que la televisión.

Discusión

Como alcances de esta investigación, resulta intere sante la realización de nuevos estudios de caso sobre la mediatización de la memoria desde la perspectiva de la tendencia de los medios a la superficialidad de los recuer dos, más que a una reflexión profunda del pasado. Si la memoria es parte de los lazos imaginarios que unen a la sociedad (Anderson, 1993), y considerando el rol de los medios en esta, su simplificación afecta desde la identidad hasta los valores en los que se sustenta.

Otro aspecto a considerar es la propuesta de utili zar el framing como sustento teórico y el encuadrado de noticias como herramienta metodológica. Si con sideramos que los medios moldean el pasado en sus informaciones presentes (Erll & Rigney, 2009; Kitch, 2002; Neiger, Meyers, & Zandberg, 2011; Tweel, 2016), parece oportuna la utilización del encuadre para desve lar los contextos y perspectivas con los que los medios recuerdan el pasado (Humanes, 2003).

Esta investigación, que utilizó como fenómeno de estudio la muerte y los funerales de un personaje polí tico tan relevante en la historia reciente de Latinoamé rica como Fidel Castro, presenta el desafío metodológico de encontrar tanto nuevos marcos de memoria en otros eventos similares como el de poder extrapolar los que emergieron a nuevos casos.

Comprender cómo los medios, mediante sus noti cias, encuadran la memoria colectiva, permite dar pis tas acerca de la manera cómo las sociedades recuerdan el pasado y cómo construyen su futuro.

Referencias:

Amigo, B., Bravo, M. C., Sécail, C., Lefébure, P., & Borrell, A. (2016). Televisión, diversidad y hegemonía cultural: un estudio comparado de los estereotipos étnicos dominantes en los sistemas televisivos de Chile y Francia [Television, diversity and cultural hegemony: A comparative study of the dominant ethnic stereotypes in the television systems of Chile and France]. Cuadernos.Info, (39), 151-164. https://doi.org/10.7764/cdi.39.754. [ Links ]

Anderson, B. (1993). Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo [Imagined Communities: Reflections on the Origin and Spread of Nationalism]. Mexico City: Fondo de Cultura Económica. [ Links ]

Ángel, A. (2016). Media and the construction of memory: The case of the Arboleda massacre in Colombia. Catalan Journal of Communication y Cultural Studies, 8(2), 301-308. https://doi.org/10.1386/cjcs.8.2.301_1. [ Links ]

Aguila Coghlan, J. (2013). El framing en las noticias sobre las cumbres del cambio climático en la televisión española [Framing the news on the summits of climate change on Spanish television]. Anuario electrónico de estudios en Comunicación Social “Disertaciones", 6(1), 141-171. Retrieved from http://revistas.urosario.edu.co/index.php/disertaciones/article/view/3865. [ Links ]

Antezana, L. (2015). Televisión y memoria: a 40 años del golpe de estado en Chile [Television and memory: a 40 years of the coup d’etat in Chile]. Revista Comhumanitas, 6(1), 189-204. Retrieved from http://www.comhumanitas.org/index.php/comhumanitas/article/view/201514/pdf. [ Links ]

Arévalo, M. (November 27, 2016). La Jefa destacó el legado del fallecido líder y causó polémica [The boss highlighted the legacy of the deceased leader and caused controversy]. Las Últimas Noticias, 4. [ Links ]

El mostrador. Cámara de Diputados realiza minuto de silencio por Fidel Castro [Chamber of Deputies performs minute of silence for Fidel Castro] (November 28, 2016). El Mostrador, Retrieved from http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/11/28/camara-de-diputados-realiza-minuto-de-silencio-por-fidel-castro/. [ Links ]

Campos, M. (2015). Construcciones visuales y memorias de la dictadura de Pinochet a través de películas y reportajes extranjeros (1973-2013) [Visual constructions and memories of the Pinochet dictatorship through foreign films and reports (1973-2013)]. Amnis, Revue de civilisation contemporaine Europes/ Amériques, (14). https://doi.org/10.4000/amnis.2645. [ Links ]

Carrasco-Campos, Á. & Saperas, E. (2015). La operacionalización de la noción de framing en Journal of Communication (2009-2013): objeto de estudios, técnicas de investigación y construcción teórica [The operationalization of the notion of framing in the Journal of Communication (2009-2013): objects of study, research techniques and theoretical construction]. Communication & Society, 28(4), 49-66. Retrieved from https://www.unav.es/fcom/communication-society/en/articulo.php?art_id=547. [ Links ]

Chilevisión. Sin Rodeos: El legado de Fidel Castro según los chilenos [Straightforward: The legacy of Fidel Castro according to Chileans] [Video file] (2016, November 26). Retrieved from http://www.chvnoticias.cl/sin-rodeos/sin-rodeos-el-legado-de-fidel-castro-segun-los- chilenos/2016-11-26/215918.html. [ Links ]

Chilevisión. Líderes del mundo reaccionaron a muerte de Fidel Castro [World leaders reacted to Fidel Castro’s death] [Video file] (2016, November 26). Retrieved from http://www.chvnoticias.cl/mundo/lideres- del-mundo-reaccionaron-a-muerte-de-fidel-castro/2016-11-26/102428.html. [ Links ]

Chilevisión. Partidarios rinden homenajes a Fidel Castro en La Habana [Supporters pay homage to Fidel Castro in Havana] [Video file] (2016, November 28).Retrieved from http://www.chvnoticias.cl/mundo/partidarios-rinden-homenajes-a-fidel-castro-en-la-habana/2016-11-28/230843.html. [ Links ]

Cruz, M. (2002). Hacia dónde va el pasado: El porvenir de la memoria en el mundo contemporáneo [Where is the past going? The future of memory in the contemporary world]. Barcelona: Paidós. [ Links ]

Desormeaux, P. & Eppelin, P. (November 27, 2016). El impacto en Cuba del primer día sin Fidel Castro [The impact in Cuba of the first day without Fidel Castro]. La Tercera, pp. 2-3. [ Links ]

Durkheim, E. (1976). The elementary forms of the religious life. London: Routledge. [ Links ]

Edy, J. (1999). Journalistic uses of collective memory. Journal of Communication, 49(2), 71-85. https://doi.org/10.1111/j.1460-2466.1999.tb02794.x. [ Links ]

Elena, M. (2016). El posicionamiento de medios internacionales ante los movimientos sociales: CNN y AlJazeera English en la caída de Morsi [The positioning of international media facing social movements: CNN and AlJazeera English in the fall of Morsi]. Communication and Society, 29(3), 119-131. Retrieved from https://www.unav.es/fcom/communication-society/es/resumen.php?art_id=584. [ Links ]

Entman, R. (1993). Framing: Toward Clarification of a Fractured Paradigm. Journal of Communication, 43(4), 51-58. https://doi.org/10.1111/j.1460-2466.1993.tb01304.x. [ Links ]

Erll, A. & Rigney, A. (2009). Introduction: Cultural Memory and its Dynamics. In A. Erll & A. Nünning (Eds.), Media and Cultural Memory/ Medien und kulturelle Erinnerung (pp. 1-14). Berlin: Walter de Gruyter. [ Links ]

Etchegaray, N. & Matus, A. (2015). Evolución de la cobertura de la pobreza entre 2005 y 2014: Qué ha cambiado y qué no en los noticiarios de televisión abierta en Chile [Evolution of poverty coverage between 2005 and 2014: What has changed and what hasn’t in primetime television newscasts in Chile]. Cuadernos.Info, (36), 53-69. https://doi.org/10.7764/cdi.36.727. [ Links ]

Eyerman, R., Madigan, T., & Ring, M. (2017). Cultural Trauma, Collective Memory and the Vietnam War. Politicka Misao: Croatian Political Science Review, 54(1/2), 11-31. Retrieved from https://hrcak.srce.hr/183298. [ Links ]

Espinosa, S. (November 27, 2016). La bitácora de una extensa visita a Chile que nunca tuvo una fecha concreta de término [The blog of an extensive visit to Chile that never had a specific end date]. El Mercurio de Santiago, p. 11. [ Links ]

Foncea, S. (November 27, 2016). La visita que usó poncho y tomó chicha [The visit that used a poncho and drank ‘chicha’]. La Cuarta, p. 3. [ Links ]

Foucault, M. (1979). Microfísica del poder [Microphysics of Power]. Madrid: La Piqueta. [ Links ]

Foucault, M. (1992). El orden del discurso [The order of discourse]. Buenos Aires: Tusquets. [ Links ]

Fuenzalida, V. (2013). TV pública en el escenario digital [Public TV in the digital scenario]. In Instituto de Estudios sobre Comunicación (Eds.), Pensar la television pública. Modelos en América Latina [Reflecting on public TV. Models in Latin America]. Buenos Aires: La Crujía. [ Links ]

Garde-Hansen, J. (2011). Media and Memory. Edinburgh: Edinburgh University Press. [ Links ]

Godoy, S. (2016). Media ownership and concentration in Chile. In E. Noam (Ed.), Who Owns the World’s Media?: Media Concentration and Ownership Around the World (pp. 641-673). Oxford University Press. [ Links ]

Gronemeyer, M. E. & Porath, W. (2017). Framing Political News in the Chilean Press: The Persistence of the Conflict Frame. International Journal of Communication, 11(24), 2940-2963. Retrieved from http://ijoc.org/index.php/ijoc/article/view/6882/2093. [ Links ]

Gugushvili, A., Kabachnik, P., & Kirvalidze, A. (2017). Collective memory and reputational politics of national heroes and villains. Nationalities Papers, 45(3), 464-484. https://doi.org/10.1080/00905992. 2016.1261821. [ Links ]

Hajek, A., Lohmeier, C., & Pentzold, C. (2016). Introducction: Remenbering and revivingin state of flux. In A. Hajek, C. Lohmeier, & C. Pentzold (Eds.), Memory in a Mediated World: Remembrance and Reconstruction (pp. 1-12). London: Springer. [ Links ]

Halbwachs, M. (1950). La mémoire collective [The collective memory]. Paris: Albin Michel. [ Links ]

Humanes, M. (2003). La reconstrucción del pasado en las noticias: la representación mediática del 25 aniversario de la muerte de Franco y la coronación de Juan Carlos I [The representation of the past in the news. The newsworthy treatment of the 25th anniversary of the Franco’s death and the Juan Carlos I’s crowning]. Anàlisi: Quaderns de comunicació i cultura, (30), 39-57. Retrieved from http://www.raco.cat/index.php/Analisi/article/view/15137/14978. [ Links ]

Iyengar, S. & Simon, A. (1991). News coverage of the Gulf Crisis and public opinion: A study of agenda setting, priming and framing. Communication Research, 20(3), 365-383. https://doi.org/10.1177/009365093020003002. [ Links ]

IBOPE-Media. (2016). Rating de canales chilenos. 2016 [Rating of Chilean channels. 2016]. Santiago, Chile: IBOPE-Media. Retrieved from www.kantaribopemedia.cl. [ Links ]

Kitch, C. (2002). Anniversary Journalism, Collective Memory, and the Cultural Authority to Tell the Story of the American Past. Journal of Popular Culture, 36(1), 44-67. https://doi.org/10.1111/1540- 5931.00030. [ Links ]

Krippendorff, K. (1990). Metodología y Análisis de contenido [Methodology and Content Analysis]. Barcelona: Paidós. [ Links ]

Lüters Gamboa, E. (November 27, 2016). De guerrillero a dictador: Fidel Castro, el revolucionario que trajo la Guerra Fría a América Latina [From guerrilla to dictator: Fidel Castro, the revolutionary who brought the Cold War to Latin America]. El Mercurio, 4. [ Links ]

Maher, T. M. (2001). Framing: “An Emergencing Paradigm or a Phase of Agenda Setting”. In S. Reese, O. Gandy, & A. Grant (Eds.), Framing Public Life: Perspectives on Media and Our Understanding of the Social World (pp. 83-94). NJ: Lawrence Erlbaum. [ Links ]

La Cuarta. Maradona lo trató de padre [Maradona called him a father]. (November 27, 2016). La Cuarta, p. 6. [ Links ]

Martínez Garza, F. (2013). La contienda electoral federal 2012 en la prensa mexicana [The 2012 Federal Electoral Campaign in the Mexican Press]. Revista mexicana de opinión pública, (15), 60-79. https://doi.org/10.1016/S1870-7300(13)72322-6. [ Links ]

McCombs, M. (2006). Estableciendo la agenda: el impacto de los medios en la opinión pública y en el conocimiento [Setting Agenda: the impact of the media on public opinion and on the knowledge]. Barcelona: Paidós. [ Links ]

McCombs, M. & Shaw, D. (1972). The agenda setting function of mass media. Public Opinión Quarterly, 36(2), 176-187. https://doi.org/10.1086/267990. [ Links ]

Mega. Impacto mundial por la muerte de Fidel Castro a los 90 años de edad [Global impact for the death of Fidel Castro at the age of 90] [Video file] (2016, November 26). Retrieved from http://www.ahoranoticias.cl/programas/noticieros/184750-ahora-noticias-sabado-26-de-noviembre.html. [ Links ]

Mega. Las huellas que dejó Fidel en Chile [The mark left by Fidel in Chile] [Video file] (2016, November 27). Retrieved from http://www.ahoranoticias.cl/programas/noticieros/184817-ahora-noticias-edicion- central-27-de-noviembre.html. [ Links ]

Monckeberg, M. O. (2011). Los magnates de la prensa: concentración de los medios de comunicación en Chile [The magnates of the press: concentration of the media in Chile]. Santiago, Chile: Debate. [ Links ]

Moeller, S. (2002). Compassion Fatigue: How the Media Sell Disease, Famine, War and Death. United States: Routledge. [ Links ]

Muller, F. & Bermejo, F. (2016). Los temas de la memoria colectiva del golpe de estado de 1976 en Argentina en función de la ideología y las generaciones [Themes of the collective memory of the coup d>etat of 1976 in Argentina as a function of ideology and generations]. Interdisciplinaria, 33(1), 41-63. Retrieved from http://www.ciipmeconicet.gov.ar/ojs/index.php/interdisciplinaria/article/view/225. [ Links ]

Navia, P., Osorio, R., & Valenzuela, F. (2013). El sesgo político en las lunas de miel presidenciales: El Mercurio y La Tercera, 1994-2010 [The political bias in presidential honeymoons: El Mercurio and La Tercera, 1994-2010]. In P. Navia & A. Arriagada (Eds.), Intermedios. Los medios de comunicación y la democracia en Chile [Intermedia. Media and democracy in Chile] (pp. 35-58). Santiago, Chile: UDP Ediciones. [ Links ]

Neiger, M., Meyers, O., & Zandberg, E. (2011). On Media Memory: Editors’ Introduction. In M. Neiger, O. Meyers, & E. Zandberg (Eds.), On Media Memory: Collective Memory in a New Media Age (pp. 1-26). London: Palgrave Macmillan. [ Links ]

Noelle-Neumann, N. (1995). Espiral del silencio. Opinión Pública: Nuestra piel social [Spiral of silence. Public Opinion: Our social skin]. Barcelona: Paidós. [ Links ]

Nora, P. (1984). Les lieux de mémoire [The places of memory]. Paris: Gallimard. [ Links ]

Olick, J. K. & Robbins, J. (1998). Social Memory Studies: From “Collective Memory” to the Historical Sociology of Mnemonic Practices. Annual Review of Sociology, 24(1), 105-140. https://doi.org/10.1146/annurev.soc.24.1.105. [ Links ]

Parraguez, M. (November 27, 2016). Bloguera cubana desmenuza el día después de la muerte de Castro. [Cuban blogger crumbles the day after Castro>s death]. Las Últimas Noticias, p. 4. [ Links ]

Peña, C. (November 27, 2016). El rol que tuvo Castro en el apoyo a la internación de armas en Chile [Castro>s role in supporting the supply of arms in Chile]. El Mercurio de Santiago, p. 11. [ Links ]

Piñuel, J. L., Gaitán, J. A., & Lozano, C. (2013). Confiar en la prensa o no. Un método para el estudio de la construcción mediática de la realidad [To trust or not to trust the press. A method for the study of the media construction of reality]. Salamanca: Comunicación Social. Ediciones y Publicaciones Salamanca. [ Links ]

Piper, I. (2013). La memoria como moda y la conmemoración como farándula: reflexiones críticas en torno a los 40 años del golpe de Estado en Chile [Memory as fashion and commemoration as entertainment: critical reflections on the 40 years of the coup d>état in Chile]. Anuario Del Conflicto Social, (3), 1007-1028. Retrieved from http://revistes.ub.edu/index.php/ACS/article/viewFile/10367/13158. [ Links ]

Ricoeur, P. (2008). La memoria, la historia, el olvido [Memory, History, oblivion]. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. [ Links ]

Rothenbuhler, E. W. (1998). Ritual Communication: From Everyday Conversation to Mediated Ceremony. London: Sage Publications. [ Links ]

Santa Cruz, E. (2017). Derrotero histórico, tendencias y perspectivas de la televisión chilena [Historical background, trends and perspectives of Chilean televisión]. Revista Comunicación y Medios, (35), 8-21. Retrieved from https://comunicacionymedios.uchile.cl/index.php/RCM/article/view/45906. [ Links ]

Scheuefele, D. & Tewksbury, D. (2007). Framing, agenda setting and priming: The evolution of three media effects models. Journal of Communication, 57(1), 9-20. https://doi.org/10.1111/j.0021-9916.2007.00326.x. [ Links ]

Schwarze, P. (November 27, 2016). Las armas de Carrizal Bajo y el atentado a Pinochet [The weapons of Carrizal Bajo and the attack on Pinochet]. La Tercera, p. 24. [ Links ]

Schlotterbeck, M. (2015). Actos televisados: el Chile de la dictadura visto por el Chile del bicentenario [Televised acts: the Chile of the dictatorship seen by the Chile of the bicentennial]. A Contracorriente, 12(1), 136-157. Retrieved from https://acontracorriente.chass.ncsu.edu/index.php/acontracorriente/article/view/1308. [ Links ]

Schudson, M. (1997). Lives, laws, and Language: Commemorative versus non commemorative forms of effective public memory. The Communication Review, 2(1), 3-17. https://doi.org/10.1080/10714429709368547. [ Links ]

Sorensen, K. (2015). Medios, la memoria y los Derechos Humanos en Chile [Media, memory and Human Rights in Chile]. Santiago, Chile: Ril Editores. [ Links ]

Stone, C. B., van der Haegen, A., Luminet, O., & Hirst, W. (2014). Personally relevant vs. nationally relevant memories: An intergenerational examination of World War II memories across and within Belgian French-speaking families. Journal of Applied Research in Memory and Cognition, 3(4), 280-286. https://doi.org/10.1016/jjarmac.2014.08.002. [ Links ]

Sturken, M. (1997). Tangled Memories: The Vietnam War, the AIDS Epidemic, and the Politics of Remembering. Berkeley: University of California Press. [ Links ]

Sumiala, J. (2012). Media and ritual: Death, community and everyday life. New York: Routledge. [ Links ]

Tankard, J. W. (2001). The empirical approach to the study of media framing. In R. Stephen, O. Gandy, & A. Grant (eds.). Framing Public Life: Perspectives on Media and Our Understanding of the Social World (pp. 95-106 ). London: Lawrence Erlbaum Associates. [ Links ]

Tapia, A. & Schwarze, P. (November 27, 2016). El último protagonista de la Guerra Fría. [The last protagonist of the Cold War]. La Tercera, pp. 12-19. [ Links ]

Teletrece. T13 [Video file] (2016, November 26). Retrieved from http://www.t13.cl/videos/programas/t13- central/revisa-edicion-t13-este-26-noviembre. [ Links ]

Teletrece. T13 [Video file] (2016, November 27). Retrieved from http://www.t13.cl/videos/programas/t13- central/revisa-edicion-t13-este-27-noviembre. [ Links ]

Teletrece. T13 [Video file] (2016, November 28). Retrieved from http://www.t13.cl/videos/programas/t13- noche/revisa-edicion-t13-noche-este-28-noviembre1. [ Links ]

Thompson, J. (1998). Los media y la modernidad. Una teoría de los medios de comunicación [The media and modernity. A theory of the media]. Barcelona: Paidós. [ Links ]

TVN. 24 Horas Central [Video file] (2016, November 26). Retrieved from http://www.24horas.cl/noticiarios/24horascentral/24-horas-central---sabado-26-de-noviembre-2204090. [ Links ]

TVN. 24 Horas Central [Video file] (2016, November 27). Retrieved from http://www.24horas.cl/noticiarios/24horascentral/24-horas-central---domingo-27-de-noviembre-2204494. [ Links ]

TVN. 24 Horas Central [Video file] (2016, November 29). Retrieved from http://www.24horas.cl/noticiarios/24horascentral/24-horas-central---sabado-29-de-noviembre-1512361. [ Links ]

Tweel, E. (2016). Media manipulation and the battleground of memory. Media Development, 63(4), 10-14. Retrieved from http://cdn.agilitycms.com/wacc-global/Images/Galleries/RESOURCES/MD/2016-4/4- 2016.MediaDevelopment.fin2.pdf. [ Links ]

Valida. (2016). Boletín de Circulación y Lectura Revistas [Circulation and Reading Magazine Bulletin]. Santiago, Chile: Valida. [ Links ]

Van Dick, T. (1997). El estudio del discurso [The study of discourse]. In T. Van Dick (Ed.), El discurso como estructura y proceso. Estudios sobre el discurso. Una introducción multidiciplinaria [The discourse as structure and process. Studies on discourse. A multidisciplinary introduction] (pp. 21-66). Barcelona: Gedisa. [ Links ]

Van Dijk, T. (2014). Discurso y contexto [Discourse and context]. Barcelona: Gedisa. [ Links ]

Villa, R. (November 26, 2016). A los 90 años murió Fidel Castro, el líder de la revolución cubana [At the age of 90, Fidel Castro, the leader of the Cuban revolution, died]. Las Últimas Noticias, p. 20. [ Links ]

Yeste, E. (2009). Los medios revisitando el pasado: los límites de la memoria [Media revisiting the past: the limits of memory]. Anàlisi: Quaderns de Comunicació I Cultura, (38), 71-80. Retrieved from http://www.raco.cat/index.php/analisi/article/view/142473. [ Links ]

Yusof, S. H., Hassan, F., Hassan, M. S., & Osman, M. N. (2013). The framing of international media on Islam and terrorism. European Scientific Journal, ESJ, 9(8). Retrieved from http://eujournal.org/index. php/esj/article/view/881. [ Links ]

Zelizer, B. (2008). Why memory’s work on journalism does not reflect journalism’s work on memory. Memory Studies, 1(1), 79-87. https://doi.org/10.1177/1750698007083891. [ Links ]

Zelizer, B. (2011). Cannibalizing Memory in the Global Flow of News. In M. Neiger, O. Meyers, & E. Zandberg (Eds.), On Media Memory: Collective Memory in a New Media Age (pp. 27-36). London: Palgrave Macmillan. [ Links ]

Recibido: 15 de Septiembre de 2017; Aprobado: 20 de Marzo de 2018

Francisco Javier Tagle: profesor investigador de la Facultad de Comunicación de la Universidad de los Andes, Chile, Doctor en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Salamanca, España, y licenciado en Comunicación Social de la Universidad de los Andes, Chile. Sus líneas de investigación son: la memoria mediática y el rol de los medios como vigilantes del poder

Nubia Solà: licenciada en Comunicación Social de la Universidad de los Andes, Chile. Actualmente cursa el programa de Doctorado en Comunicación de la Facultad de Comunicación de la Universidad de los Andes, Chile

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons