SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número21Crítica desde América Latina: filosofía, política y modernidad índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Pléyade (Santiago)

versión impresa ISSN 0718-655Xversión On-line ISSN 0719-3696

Pléyade (Santiago)  no.21 Santiago jun. 2018

http://dx.doi.org/10.4067/S0719-36962018000100183 

Reseña

Antología del pensamiento crítico caribeño contemporáneo. West Indies, Antillas Francesas y Antillas Holandesas.

Roberto Almanza Hernández* 

*Doctorando en Estudios Latinoamericanos en la Universidad Nacional Autónoma de México (Ciudad de México, México). Correo electrónico: almanzarob@gmail.com.

Valdés García, Felix. Antología del pensamiento crítico caribeño contemporáneo. West Indies, Antillas Francesas y Antillas Holandesas. Buenos Aires: Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, 2017. 605p. ISBN: 9789877222531.

El libro coordinado por el filósofo cubano Felix Valdés García es un compendio de textos imprescindibles para cualquiera que desee adentrarse al exuberante corpus del pensamiento crítico del Caribe anglófono, neerlandés y francófono -con excepción de Haití-, de los últimos cincuenta años. Cabe preguntarse: ¿qué eventos han tenido lugar en los últimos cincuenta años en esta parte del Caribe, que le dan un acento particular al volumen? Sin duda muchas cosas, desde disturbios y revueltas laborales, crisis políticas, hasta la Revolución de Granada, pasando por la efímera Federación de las Indias Occidentales, la transición hacia las independencias en el caso de las islas anglófonas y el cambio de estatus administrativo de las islas neerlandesas y francófonas. Son los primeros años de la departamentalización de las islas francófonas, la promulgación de los territorios autónomos del Reino de los Países Bajos y las independencias de las islas anglófonas y de Surinam. Estos eventos marcan la historia reciente de las islas, junto a la Revolución de Granada (aniquilada con la invasión militar estadounidense) y las huellas del gran acontecimiento que marcó el destino de los pueblos del Caribe: 1492, fecha simbólica para señalar el arribo de la modernidad capitalista con sus dispositivos coloniales, de los cuales se derivan tanto el complejo económico y social de la plantación como la racialización de las poblaciones nativas y los negros esclavizados y el patriarcado judeocristiano como paquete civilizatorio. Esta complejidad de temas, son precisamente los que serán objeto de reflexión, desde una amplia diversidad de horizontes críticos, en el volumen.

Los autores que hacen parte de este imponente volumen de 605 páginas y 21 capítulos son Cyril Lionel Robert James, Elsa Goveia, Eric Williams, Sir William Arthur Lewis, Kari Polanyi Levitt, Lloyd A. Best, Aimé Césaire, Frantz Fanon, Walter Rodney, George Beckford, Maurice Bishop, George Lamming, Edward Kamau Brathwaite, Édouard Glissant, Jean Bernabé, Patrick Chamoiseau, Raphaël Confiant, Terry Agerkop, Sylvia Wynter, Rupert Lewis, Norman Girvan, Brian Meeks y Alissa Trotz. Es una nómina fascinante compuesta tanto por pensadores de reconocimiento mundial como Fanon, Césaire o C.L.R. James, como por otros escasamente conocidos en castellano debido a la escasez de traducciones de sus obras, como Sylvia Wynter, Terry Agerkop, Brian Meeks, Alissa Trotz, entre otros. Esta lista diversa de nombres pone en evidencia la multiplicidad de registros disciplinares que se conjugan, haciendo de este libro una pieza heterogénea y exuberante como el Caribe mismo.

Dicho esto, es importante preguntarse: ¿qué tiene en común este colectivo tan variopinto de autores, quienes difícilmente se ajustan a las camisas de fuerza disciplinarias? Sin lugar a duda, podemos sostener que es una actitud de resistencia ante el mundo impuesto por los dispositivos coloniales. Es una actitud crítica en el sentido que cuestiona la manera como el poder ha configurado el mundo caribeño, pero que no se conforma con asumir una postura de negatividad frente a este mundo impuesto. Por el contrario, los autores asumen el desafío de la positividad con teorías que intentan servir de instrumentos para la transformación de la realidad caribeña. Una tradición que se inaugura, compartiendo la tesis de Eduardo Grüner, con la constitución de Haití de 1805 al que califica como el primer ensayo crítico contra-moderno de la historia de la Modernidad

2.

En su célebre libro Caliban´s Reason. Introducing Afro-Caribbean Philosophy3, Henry Paget sostiene que desde 1860 hasta el siglo xx la filosofía afrocaribeña se divide en dos grandes vertientes: historicista y poeticista. La primera parte de la revisión historiográfica para contribuir en las transformaciones materiales de las sociedades caribeñas. Mientras que la segunda explora el horizonte semiótico e intenta responder a la pregunta por la identidad. En palabras de Lewis Gordon: “Los [historicistas] están principalmente preocupados por los problemas del cambio social y la economía política. Mientras los [poeticistas] celebran la imaginación con un enfoque en las concepciones del ‘yo’ a través de la literatura y la poesía”4. Cabe señalar que en algunos casos estas vertientes se permean y se nutren entre sí Traigo a Paget a esta presentación, siendo consciente de que el campo al que hace referencia el pensador de Antigua es a la filosofía afrocaribeña. No obstante, realizar distinciones y matices en los enfoques resulta útil para organizar una mínima descripción del contenido de la presente antología, dado que la presentación del volumen ostenta un completo ensayo de Felix Valdés que introduce al lector tanto a los autores como los contextos de producción de las obras seleccionadas.

En este punto, es importante resaltar la importancia de la historia y la memoria para los intelectuales críticos del Caribe en el siglo xx, puesto que han sido un campo de disputa y de intensa reflexión. En primer lugar, con el objeto de descolonizar y rehacer la historia del Caribe, poniendo en evidencia el sesgo colonial con el cual se edificó. Muestra de ello son las obras críticas de autores historicistas como C.L.R. James, Eric Williams, Juan Bosh o Michel-Rolph Trouillot. En segundo lugar, por la necesidad de reconstruir la memoria colectiva del Caribe -la cual fue bloqueada por el trauma colonial- y de responder a la pregunta por la identidad desde el origen de los pueblos caribeños que, en palabras de Edouard Glissant, surgen a partir del barco negrero y del antro de la plantación5. En este registro se encuentran los trabajos de los poeticistas como Brathwaite, Glissant, Walcott y Césaire, entre otros.

Planteada la distinción entre estas perspectivas, los historicistas que componen este volumen son C.L.R. James, Elsa Goveia, Eric Williams, Sir William Arthur Lewis, Kari Polanyi Levitt, Lloyd A. Best, George Beckford, Rupert Lewis, Norman Girvan, Terry Agerkop, Alissa Trotz, Frantz Fanon, Walter Rodney, Maurice Bishop y Brian Meeks. Por otro lado, dentro de los poeticistas se encuentran Aimé Césaire, George Lamming, Edward Kamau Brathwaite, Édouard Glissant, Jean Bernabé, Patrick Chamoiseau, Raphaël Confiant y Sylvia Wynter.

El bloque temático de los historicistas comienza con la contribución de C.L.R. James, quien traza la historia de la toma de conciencia caribeña a partir de dos acontecimientos gestados en el Caribe: la Revolución Haitiana y la Revolución Cubana, resaltando el papel de sus dos líderes Toussaint L’Ouverture y Fidel Castro. Elsa Goveia presenta un balance de la historiografía anglófona caribeña, donde concluye que los cambios en la interpretación de las Antillas anglófonas son definidos por cambios sociales antes que por aspectos cronológicos. De allí que la autora resalte el trabajo de historiadores antillanos que buscaron, “más allá de la narración de los sucesos, una comprensión más profunda de las ideas, las costumbres y las instituciones de toda una sociedad” (p. 68). Eric Williams examina el papel de la esclavitud en el esplendor del capitalismo industrial inglés. Arthur Lewis analiza el fracaso de la Federación de las Islas Occidentales. Polanyi y Best proponen el modelo económico de la plantación para analizar la economía caribeña partiendo de la base de las particularidades de las instituciones y de la sociedad caribeña. Para Polanyi y Best: “La verdadera fuente de la capacidad creativa de un pueblo y de su capacidad para la actividad económica auto sustentada no puede encontrarse en la esfera económica, sino en lo social, la cultural y la política” (p. 126).

Por su parte, Frantz Fanon reflexiona sobre el papel de la violencia en la liberación del sujeto colonizado y el hombre nuevo. Walter Rodney define lo que significa el Black Power en el contexto caribeño. Partiendo de la premisa de que Cuba antes de la Revolución no difería sustancialmente de las otras islas del Caribe, George Beckford estudia las transformaciones sociales y económicas de la isla revolucionaria en aras de identificar los aspectos positivos encaminados a una ruptura con los imperios coloniales. El discurso de Maurice Bishop reclama el derecho a la autodeterminación de los pueblos y el respeto al pluralismo ideológico, proponiendo declarar al mar Caribe como territorio de paz, libre de instalaciones militares. Terry Agerkop analiza la configuración étnica de Surinam y reflexiona sobre su compleja identidad cultural. Lloyd A. Best critica la mentalidad de plantación de las clases intelectuales del Caribe y aboga por un pensamiento independiente indispensable para el cambio social y la liberación. Norman Girvan analiza el surgimiento y desarrollo del pensamiento de la dependencia en el Caribe anglófono en el periodo poscolonial. Rupert Lewis describe y examina algunas facetas del pensamiento anticolonial del Marcus Garvey y su organización. Y cierra la contribución de los historicistas Brian Meeks con una revisión crítica sobre los planteamientos de C.Y. Thomas en El ascenso del estado autoritario en sociedades periféricas6.

Por el lado del grupo de poeticistas, abre Aimé Césaire con una bella y esclarecedora reflexión sobre la negritud, concepto del cual es reconocido como su demiurgo. Desde una hermenéutica caribeña, George Lamming se apropia del personaje Calibán de La Tempestad de Shakespeare para pensar la experiencia del sujeto afrocaribeño. Kamau Brathwaite describe y analiza el proceso de criollización de la lengua inglesa en las islas caribeñas. Edouard Glissant, desde una exploración poética de la historia de las Antillas, reflexiona sobre el retorno, el desvío y la desposesión, lo diverso, la relación y lo real. Jean Bernabé, Patrick Chamoiseau y Raphaël Confiant se proclaman Creoles y declaran la Creolidad como “el cimiento de nuestra cultura y que debe regir los fundamentos de nuestra antillanidad.” (p. 333). Sylvia Wynter analiza la fecha de 1492 como hito histórico y punto de partida para una crítica al humanismo occidental, en el camino hacia una verdadera búsqueda de lo humano. Por último, cierra Alissa Trotz con una reflexión sobre la emigración, la xenofobia y las políticas que promueven el odio entre pueblos en el Caribe.

Toda antología implica un nada sencillo ejercicio de selección y exclusión, que pasa tanto por criterios teóricos como afectivos. La selección de Felix Valdés no está exenta de esta ineludible condición y, aunque deja muestra de la inmensa cantera de pensadores críticos de este Caribe, a mi juicio brillan por su ausencia figuras como Amy Ashwood Garvey, Suzanne Césaire, René Ménil, Léon-Gontran Damas o Stokely Carmichael.

Finalmente, cabe mencionar que si bien muchos de estos trabajos han sido traducidos y publicados por la extraordinaria labor de Casa de las Américas, lamentablemente el reducido tiraje de las publicaciones -y las limitaciones en materia de difusión- hacen de este volumen una pieza invaluable para el lector hispanoparlante que navega en las inquietas aguas del pensamiento crítico. Esta antología es una gran contribución que llena, aunque sea gradualmente, el vacío producido por el desconocimiento de ese Caribe tan cercano geográficamente y tan lejano artificialmente por las fronteras trazadas por los imperios.

Referencias bibliográficas

Glissant, Édouard. Introducción a una poética de lo diverso. Barcelona: Ediciones del Bronce, 2002. [ Links ]

Gordon, Lewis. Decadencia disciplinaria. Pensamiento vivo en tiempos difíciles. Quito: Editorial Abya-Yala, 2013 [ Links ]

Grüner, Eduardo. “Teoría crítica y contra-modernidad. El color negro de cómo una singularidad histórica deviene en dialéctica crítica para ‘Nuestra América’, y algunas modestas proposiciones finales”. En La crítica al margen. Hacia una cartografía conceptual para rediscutir la modernidad, coordinado por José G. Gandarilla, 19-60. Ciudad de México: Editorial Akal/Inter Pares, 2016. [ Links ]

Paget, Henry. Caliban’s Reason. Introducing Afro-Caribbean Philosophy. Nueva York: Routledge, 2002. [ Links ]

Thomas, Clive Y. The Rise of the Authoritarian State in Peripheral Societies. Nueva York: Monthly Review Press, 1984. [ Links ]

2 Eduardo Grüner, “Teoría crítica y contra-modernidad. El color negro de cómo una singularidad histórica deviene en dialéctica crítica para ‘Nuestra América’, y algunas modestas proposiciones finales”, en La crítica al margen. Hacia una cartografía conceptual para rediscutir la modernidad, coord. José Gandarilla, 19-60. Ciudad de México: Editorial Akal/Inter Pares, 2016.

3Paget Henry, Caliban’s Reason. Introducing Afro-Caribbean Philosophy (Nueva York: Routledge, 2002), 54.

4Lewis Gordon, Decadencia disciplinaria. Pensamiento vivo en tiempos difíciles (Quito: Editorial Abya-Yala, 2013), 173.

5Édouard Glissant, Introducción a una poética de lo diverso (Barcelona: Ediciones del Bronce, 2002).

6Clive Y. Thomas, The Rise of the Authoritarian State in Peripheral Societies (Nueva York: Monthly Review Press, 1984).

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons