SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número65EL CONDICIONAMIENTO DE LA CONSONANTE PRECEDENTE EN LOS PROCESOS DE REDUCCION DE LA SECUENCIA /we/ EN ESPAÑOLMATRIZ INTELECTUAL Y ESPIRITUAL CONTESTATARIA: EL CONTEXTO DEL MODERNISMO RUBENDARIANO índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Nueva revista del Pacífico

versión impresa ISSN 0716-6346versión On-line ISSN 0719-5176

Nueva rev. Pac.  no.65 Valparaíso  2016

http://dx.doi.org/10.4067/S0719-51762016000200008 

REANALISIS DE ASPECTOS CONTROVERSIALES DE LA FONOLOGÍA SEGMENTAL DEL CHEDUNGUN HABLADO EN ALTO BIOBlO: EL ESTATUS FONEMICO DEL FONO 1

REANALYSIS OF SEGMENTAL PHONOLOGY CONTROVERSIAL ASPECTS OF THE CHEDUNGUN SPOKEN IN ALTO BIOBIO: PHONEMIC STATUS OF THE PHONE



Carolina Salinas Marchant*
Gastón Salamanca Gutiérrez

*Universidad de Concepción, gastón.salamanca@gmail.com


Resumen:
En este artículo se determina el estatus fonemico del fono , a partir de las distribuciones en las que este ocurre. Los colaboradores son hablantes nativos de mapudungun, seleccionados de acuerdo con su competencia en el vernaculo, pertenecientes a diez localidades de Alto Bío-Bío. La toma de datos se realizo mediante la elicitación de palabras de una lista lexica. El marco de referencia para el analisis de datos considera la tradición de estudios del mapuche en Chile, desde Lenz, hasta los estudios de los últimos tres años, asi como tambien el analisis distribucional de Pike (1947) y Burquest (2009), con aportes de Salas y Poblete (1997) y Salamanca et al (2011). Después de realizado el analisis, se concluye que el fono posee estatus de fonema (/y/), que sus realizaciones alofónicas son los segmentos , y que no existen mayores diferencias en el comportamiento de este segmento en los subsectores de Queuco y Biobío; ni en los géneros masculino y femenino.

Palabras clave:
Mapudungun, chedungun, estatus fonemico del fono, Alto del Bio-Bío.


Abstract:
This article determines the phonemic status of the phone , based on its distribution. The language informants are Mapudungun native speakers, selected according to their competence in the vernacular. They belong to 10 different areas of Alto Bío-Bío. The data collection was done by eliciting words from a lexical list. The framework for data analysis considers the tradition of studies on Mapuche in Chile, from Lenz to the last three years studies. Also, the distribution al analysis by Pike (1947) and Burquest (2009), with the contributions of Salas and Poblete (1997) and Salamanca et al (2011). After the analysis was done, it was concluded that the phone has the status of phoneme (/y/), and its allophonic realizations are the segments . It is also concluded that there is no major difference in this segment behavior in the areas of Queuco and Biobio, or in masculine and feminine genders.

Keywords:
Mapudungun, chedungun, status of the phone, Alto del Bío-Bío.


 

Introducción

El estatus fonemico del fono ha sido motivo de controversia en los estudios fonético-fonológicos del mapudungun, en general, y del chedungun hablado en Alto Bío-Bío, en particular. En este contexto, un objetivo central de este artículo es, precisamente, determinar el estatus de dicho fono en el chedungun hablado en Alto Bío-Bío. Para ello, se determina la frecuencia con que ocurre y su distribución con respecto a los fonos articulariamente similares .

La metodologia considera una revisión de la base de datos del proyecto FONDECYT 1131095. Especificamente, se analiza el corpus fonético-fonológico de muestras de habla del chedungun hablado en Alto Bío-Bío, desarrollando dos macro etapas: (1) determinación de la frecuencia y contextos en que ocurre el fono y (2) análisis distribucional con respecto a otros segmentos articulatoriamente similares.

Uno de los aportes relevantes de esta propuesta es que se re-analiza un foco controversial prominente del mapudungun en general y del chedungun hablado en Alto Biobio en particular, a partir de registros de amplia cobertura -incluyendo, por ejemplo información inedita sobre las localidades pertenecientes al valle del Biobio, y no solo del valle del Queuco- y realizados con equipamiento tecnico de alto estandar.


1. Marco de Referencia

1.1. Estudios fonético-fonológicos prominentes del mapuche hablado en Chile2
Los primeros estudios fonético-fonológicos del mapuche hablado en Chile corresponden a Rodolfo Lenz (1895-1897, Estudio V); sin embargo, no fue hasta 1959, ano en que aparece el trabajo de Jorge Suárez, que los estudios del mapuche adoptaron carácter y rigor académico.


Suárez realiza una descripción fonético-articulatoria estandarizada del pehuenche chileno (basada en los datos de Lenz) y realiza un analisis distribución al de los fonos de la lengua. El resultado de este trabajo consiste en un inventario de 27 fonemas: seis vocalicos y veintiun consonanticos. Entrega, ademas, realización es alofonicas y distribución silabica de las mismas. Otro aspecto importante de este analisis es que señala algunas particularidades de la fonología del vernaculo, las que años mas tarde serian corroboradas, como: (1) "que en la serie nasal presenta cinco posiciones fonémicamente diferentes" (1959:178) y (2) que exhibe una alta fluctuación de fonemas, relación ada con la expresión de matices afectivos. Cuatro años más tarde, se publica una edición , aunque restringida, de la primera descripción fonológica del mapuche hablado en Chile, con datos distintos a los aportados por Lenz, recogidos por Max Echeverría (1963). Al ano siguiente, publica la versión definitiva y, en 1965, en colaboración con Heles Contreras, es publicada una versión en ingles, versión acotada a la fonología de la lengua.

De acuerdo con la revisión bibliográfica de la lingüística mapuche realizada por Adalberto Salas (1992), la versión de 1964 es la que ha tenido mayor impacto en los estudios posteriores, sean fonético-fonológicos o morfosintacticos, debido a la metodologia empleada y a los numerosos ejemplos proporción ados. En terminos de contenido, Echeverría (1964) presenta: (1) una lista de fonos mapuches descritos articulatoriamente, (2) un analisis fonemico, (3) una lista de fonemas segmentales: seis vocales y veinte consonantes, con sus alófonos, (4) organización de fonemas de acuerdo con rasgos distintivos, (5) fonotaxis de la lengua y (6) un breve comentario de sus rasgos suprasegmentales. Ademas, proporción a la transcripción fonológica del corpus de investigación.

En 1964, Suárez ofrece una reseña del trabajo de Echeverría (1963), documento en el cual despliega puntos de discrepancia y puntos comunes entre sus trabajos y el de Echeverría.

Entre los puntos de divergencia, Suárez considera que los fonos fricativo velar sonoro [y] y fricativo palatal afono [J] constituyen fonemas independientes, es decir, no serian variantes de /u/ y /If/, respectivamente, por lo que su inventario fonológico exhibe veintitres consonantes.

En 1976 y 1978, Salas entrega una descripción de la fonología del mapuche. En ella, señala sus diferencias con Echeverría (1964) y Suárez (1964).

A diferencia de Echeverría, Salas sostiene que [y] tiene valor de fonema, y que [s] y [J] son alófonos de un mismo fonema, aspecto que no consideran sus antecesores. En consecuencia, el inventario fonológico de Salas considera seis vocales y veintiun consonantes.

En 1978, Mary R. Key retoma los estudios de Suárez y desarrolla la noción de fluctuación de fonemas, relación andola con la evolución diacronica de la lengua. La autora señala que "la cantidad de fluctuación es esta en relación inversa a la cantidad de pares minimos: en mapuche hay mucha fluctuación y pocos pares mínimos".

En 1981, Daniel Lagos presenta una descripción fonológica del mapudungu(n) hablado en determinadas zonas de la IX región. Su inventario de fonemas considera seis vocales y veinte consonantes, descritas en terminos de contraste. Lagos, al igual que Echeverría, considera que [y] no es un fonema. Coincidiendo con Salas, sostiene que [s] y [J] corresponden a un solo fonema. En relación con las vocales, los estudios espectrograficos de Lagos revelan que la sexta vocal es una central de altura media [a]. Tres años más tarde, el mismo Lagos describe el mapuche hablado en otra zona de la región Araucania: la comuna de Victoria. De este trabajo, se puede extraer la idea de que, geograficamente, las realización es sonoras predominan en el norte y las realización es sordas, en el sur. Otro aspecto relevante en este estudio es la idea de que [y] no es fonema, sino un desarrollo de la sexta vocal.

En 1986, aparece una descripción fonológica del huilliche hablado en San Juan de la Costa, X región , realizada por Pilar Álvarez-Santullano. Luego, ese mismo ano, publica una segunda versión de su estudio, en la que contrasta el huilliche con el castellano. Ambos trabajos dan cuenta del desmantelamiento del sistema fonológico de este dialecto mapuche.

Cabe destacar que Álvarez-Santullano, al igual que investigadores precedentes, considera una alta fluctuación de fonemas en el vernaculo.

En 1989, Gilberto Sánchez publica "Relatos orales en pewence chileno". En este artículo, encontramos una descripción del sistema fonológico del chedungun hablado en Alto Bío-Bío. Un aspecto relevante y controversial de esta descripción es que en la variante pehuenche no ocurririan los fonemas interdentales . Otro aspecto problematico es el estatus que el investigador asigna al fono fricativo velar sonoro [y], al cual considera un apoyo consonantico de la sexta vocal.

En 1990, Emilio Rivano publica la primera descripción del vocalismo mapuche desde una perspectiva generativa. El autor propone un conjunto de reglas de transformación de rasgos que daria cuenta de los contrastes vocalicos frecuentes en esta lengua.

En 1997, Gastón Salamanca publica "fonología del pehuenche hablado en el Alto Bío-Bío", identificando veintisiete fonemas: seis vocales, dieciocho consonantes y tres semiconsonantes. Es preciso consignar que Salamanca considera /j, y, w/ como semiconsonantes correspondientes a las vocales /i, ü, u/. El trabajo refiere, ademas, aspectos fonotacticos, fluctuación de fonemas y distribución acentual.

En 2009, Salamanca y Quintrileo publican "El mapuche hablado en Tirua: Fonemas segmentales, fonotaxis y comparación con otras variedades". Destacan la ocurrencia de veinticuatro fonemas: seis vocales, quince consonantes y tres semiconsonantes. Este artículo, al igual que el de Salamanca (1997), contempla elementos fonotacticos, fluctuación de fonemas y distribución acentual, a la vez que asigna estatus fonemico al fono [y], pero no asi a las consonantes interdentales de estatus controversial.

Tres años más tarde, Henríquez y Salamanca (2012) divulgan "Rasgos prominentes de la fonología segmental del chedungun hablado en Alto Bío-Bío". La relevancia de este trabajo radica en que la muestra fue proporción ada por una población escolar, lo que permitio evaluar la vitalidad de la lengua en el nivel fonológico. Entre sus hallazgos destacan la ocurrencia de fonos interdentales 3 con estatus de fonema en Butalelbun, la aparición de [∫] como alófono de /t∫/, y el estatus fonemico del fono [y].

En 2013, fue publicado en el Journal of The Phonetic Associatión , "Mapudungu", trabajo desarrollado por Sadowsky, Painequeo, Salamanca y Avelino. Este trabajo incorpora metodos acusticos en el estudio del mapuche, ademas de seis palatografias para demostrar los fonemas interdentales controversiales. Otro aspecto destacable es que adopta solo la nomenclatura del AFI.

En el año 2013, aparece tambien la tesis de pregrado de Daniela Mena, denominada "Frecuencia y distribución de vocales ensordecidas en el chedungun hablado por escolares de Alto Bío-Bío". El trabajo apunta a evidenciar el ensordecimiento de vocales en posición de sílaba final, el que ocurriria en variación libre con sus correspondientes vocales sonoras.

En 2014, Héctor Painequeo presenta un estudio sobre la oposición dental alveolar, el cual arroja que los pares de fonos oclusivo interdental y oclusivo alveolar [t], nasal interdental y nasal alveolar [n], y lateral interdental y lateral alveolar [l], se realizan en contextos análogos, marcando cambios de significado, de modo que se consideran fonemas diferentes.

Este mismo ano aparecen dos nuevas tesis de pregrado relación adas con la temática que nos ocupa, desarrolladas por Toro y Jiménez, las cuales describen la fonología del chedungun de Alto Bío-Bío en las localidades de Chenqueco y Chevquelavquen, y Trapa-Trapa y Butalelbun, respectivamente. Estas investigación es dan cuenta de las realización es sonoras de los fonemas /v/ y /ð/, y del estatus fonológico de las consonantes interdentales y del fono [y].

En 2014, tambien se presentan dos tesis de magister: Makarena Sánchez describe la fonología del mapuche hablado en Lonquimay; y Chery Pérez, el mapuche hablado en Curarrehue. Sánchez releva las realización es sonoras de /v/ y /ð/; el estatus fonemico de las consonantes interdentales y del fono [y]; y el estatus de alófono de /t∫/ del fono [∫]. Pérez, por su parte, señala las realización es afonas de /f/ y /9/, y el estatus fonemico de las interdentales controversiales, del fono [y] y del fono [∫].

Fuentes (2015) estudia los alófonos de los fonemas y sus realización es aproximantes en un subsector que sigue el curso del rio Bío-Bío, con un enfoque acústico-articulatorio. En relación con el segmento [y], Fuentes concluye en su tesis de magister que es un fonema aproximante dentro del sistema fonológico del chedungun hablado en Alto Bío-Bío, pues los datos que midio de forma estadistica dan cuenta de realización es marcadamente debilitadas: 83,50% aproximantes; 13,59%, fricativas; y 2,91%, otras. En consonancia con sus hallazgos, sugiere el cambio del simbolo [y] por

Como es posible observar, el estatus del fono [y] es un punto controversial en los estudios de la lengua mapuche, en general, y del chedungun en particular, de modo que considerarlo en este artículo constituye un aporte a la disciplina lingüística.

1.2. Análisis distribucional
Para conocer la fonología de una lengua, es necesario realizar una serie de observación es, que van desde la transcripción fonetica de los datos recogidos, luego realizar un analisis distribución al y culminar con un acercamiento al sistema fonematico. En terminos de Burquest (2009:33), el objetivo de un analisis fonológico es "determinar si esos segmentos foneticamente similares, en realidad, son la misma unidad fonológica o no".

De acuerdo con el analisis distribución al, podemos consignar tres formas de relación entre los segmentos foneticamente similares: (1) contraste, (2) distribución complementaria y (3) variación libre.

En la distribución de contraste, los segmentos seran fonemas diferentes, mientras que en la distribución complementaria, los segmentos seran variantes de una misma unidad, es decir, alófonos del mismo fonema. Finalmente, en la variación libre, los segmentos podran estar en contraste (en cuyo caso se trata de una neutralización /fluctuación de fonemas) o en alternancia (en cuyo caso tambien son alófonos).

En relación con los procedimientos necesarios para el analisis de segmentos fonicos, Burquest sostiene que es preciso comenzar con el estudio de palabras cortas, las que presentaran una transcripción detallada. Luego, el analista debe seguir los siguientes pasos: (1) realizar un cuadro de fonos, (2) determinar los segmentos foneticamente similares, (3) buscar contrastes en pares minimos o pares minimos aproximados, (4) determinar distribución es complementarias, (5) determinar variación es libres, (6) hacer un cuadro de fonemas y su representación fonemica, y (7) determinar si todos los fonemas de la lengua presentan una distribución completa.

En relación con estos pasos, y siguiendo al mismo Burquest (2009), es importante realizar las siguientes precisiones:
1. Cuadro de fonos: debe realizarse un cuadro articulatorio de cada uno de los fonos, el que debe incluir vocales y consonantes. Es preciso recordar que las semivocales, las nasales y las liquidas pueden realizarse como vocales o consonantes de acuerdo con el contexto.

2. Segmentos foneticamente similares: los sonidos se comparan de acuerdo con la similitud que puedan presentar. En este punto, es relevante conocer el tipo de procesos que puedan darse en la lengua para interpretar los sonidos. Luego de determinar segmentos foneticamente similares, es necesario determinar si corresponden a distribución es de contraste o complementaria.

3. Contraste: se buscaran pares minimos o pares minimos aproximados, lo que permitira establecer que dos segmentos contrastan en contextos identicos o análogos, es decir, seran fonemas diferentes.

4. Distribución complementaria: si no es posible establecer distribución de contraste entre segmentos que ocurren en contextos similares, es factible escribir una regla alofonica y demostrarla con ejemplos pertinentes.

5. Determinar variación es libres: si ya se ha probado el contraste y los segmentos varian libremente, se trata de dos fonemas que se neutralizan. Si, en cambio, estos fonos nunca contrastan (no hay cambio de significado), se trata de dos alófonos.

6. Fonemas y representación fonémica: es necesario construir un cuadro de fonemas, sin sus alófonos. Este cuadro debe corresponderse con las instuiciones de un hablante nativo de la lengua en estudio, pues sobre esta base se podria elaborar una ortografia. Tambien es adecuado considerar aspectos morfofonológicos para determinar la representación de los fonemas.

7. Distribución de fonemas: en primer lugar, se debe comprobar que todos los fonemas del cuadro presentan una distribución completa. Formas para comprobar:

a) Determinar que fonemas no aparecen en todos los ambientes posibles.
b) Ver si todas las vocales pueden seguir o no a todas las consonantes del cuadro definido.
c) Establecer la posición del fonema respecto de la sílaba.

Es necesario recordar que el investigador debera reevaluar las decisión es tomadas durante su analisis, pues cada decisión debe ser verificada y corroborada antes de establecerse como una realidad lingüística.

También es preciso considerar que ni el juicio del observador, ni la intuición del hablante, ni la frecuencia de aparición son, por si solos, criterios suficientes para tomar decisión es en relación con el analisis de fonemas.

Estas nociones, que tienen su fundamento en las propuestas clasicas de Pike (1947) y Trubetzkoy (1987[1939]) son enriquecidas, entre muchos otros, por las aportación es de Salas y Poblete (1997) y Salamanca et al. (2011). En el caso de Salas y Poblete (1997), se plantean discusión es interesantes respecto del contraste en ambiente análogo como criterio para asignar estatus fonemico y sobre el fenomeno de la fluctuación de fonemas; mientras que en Salamanca et al. (2011), se elabora un algoritmo para describir los elementos fonicos de una lengua, el que considera la importancia de la distribución de los fonos/fonemas en la sílaba.

Un algoritmo es un conjunto de criterios que empleados de forma ordenada y sucesiva entregaran un producto. El algoritmo propuesto por Salamanca et al. (2011) especifica criterios que permiten definir "desde el estatus fonético de un sonido, hasta el fonológico (unidades función ales, formas basicas y procesos fonológicos).

Según los autores, para determinar la forma básica de un fonema, se deben considerar los siguientes criterios:

1) Plausibilidad de la dirección alidad del cambio: la forma basica del fonema sera aquel fono que permita formular una regla de cambio alofónico con mayor sencillez y claridad.

2) Simetria del sistema: los fonos que presenten características y contextos opuestos a otros sonidos, incidirán en la selección del representante del fonema, esto para mantener el sistema en equilibrio.

3) Fonotaxis de los fonos en cuestión : la selección del representante del fonema se realizara considerando el fono que presente mayor distribución , es decir, que ocurra en mayor numero de contextos.

4) Frecuencia de la realización : la selección por frecuencia solo se utilizara en los casos en que no fuese posible ocupar los otros criterios o persistan las dudas.


2. Preguntas y Objetivos de Investigación

La pregunta de investigación que orienta este estudio es: ¿Cual es el estatus fonemico del fono [y] en el chedungun hablado en Alto Bío-Bío? De ella, se siguen los siguientes objetivos generales y especificos:

2.1 Objetivo General
Determinar el estatus del fono [y] en el chedungun hablado en Alto Bío-Bío.

2.2. Objetivos Específicos
2.2.1. Determinar la distribucidn en la cual se presenta el fono [y].
2.2.2. Determinar casos de fluctuación de fonemas donde se presenta el fono [y].

3. Metodologia

La metodología contempla un examen de la base de datos del proyecto FONDECYT 1131095.

Se realizará un análisis fonético-fonológico de muestras de habla del chedungun hablado por sujetos adultos de Alto Bío-Bío; especificamente, se realiza un analisis distribución al del fono [y], con respecto a los fonos articulatoriamente similares

3.1. Zona:
la recolección de datos se llevo a cabo en diez localidades de Alto Bío-Bío, ocho de las cuales no habian sido incluidas en estudios previos4. Estas son: Butalelbun, Caunicu, El Avellano, El Barco-Huallali, Malla Malla, Pitril, Ralco Lepoy (subdividido en Chenqueco, Quinelon, Chevquelavquen) y Trapa Trapa. Es importante destacar la cobertura de la base de datos, pues permite estudiar en propiedad la fonología del chedungun de Alto Bío-Bío, y no solo de algunas comunidades específicas.

3.2. Sujetos: los colaboradores son 30 hablantes nativos de mapudungun, de entre 20 y 70 años, quienes fueron seleccionados de acuerdo con su competencia en el vernaculo y no presentaban impedimentos fisicos ni mentales.

Es preciso destacar que en la selección de los colaboradores participaron el Dr. Héctor Painequeo, co-investigador del proyecto FONDECYT, miembro de la etnia mapuche y hablante nativo de la lengua, y el peni Horacio Manquepi, quienes aportaron las claves culturales para acercarse a los informantes sin que estos percibieran la investigación como una intromisión más en su cultura, sino, mas bien, como un interes genuino por conocer las particularidades de su lengua/variante.

3.3. Instrumentos: se empleo una lista lexica, que tuvo como antecedente la utilizada por Croese (1980). Dicha lista incluyo, ademas, estimulos que contienen los segmentos problematicos en las descripciones fonético-fonológicas del area geografica; entre ellos, pares minimos aportados por el Dr. Painequeo.

3.4. Sistema de transcripción: la transcripción de las respuestas elicitadas se realizo con los simbolos del AFI, versión 2005, para lo cual se realizaron audiciones pasivas y deliberadas de los datos registrados. Para el analisis auditivo, se empleo la grabadora TASCAM DR-100; y para el apoyo visual, se utilizo una camara HANDYCAM SONY DCR-DVD108/DVD308/DVD608/DVD708.

3.5. Análisis: básicamente: (1) se cuantifican, en una planilla excel ad hoc, las ocurrencias del fono que nos ocupa y aquellos articulatoriamente similares. La planilla en cuestión informa, ademas, sobre cada uno de los colaboradores, cada una de las localidades, los dos subsectores (Queuco y Bío-Bío) y el género. En esta presentación, daremos cuenta del comportamiento de este segmento de acuerdo con estas dos ultimas variables. (2) se determina si el fono [y] ocurre en distribución contrastante, alternante o complementaria, con respecto a los fonos articulatoriamente similar

4. Resultados

4.1. El rasgo velar en chedungun y los segmentos articulatoriamente similares a [y].

En el corpus investigado, se presentan los siguientes fonos que se articulan, total o parcialmente, en el punto de articulación velar: aproximante, retroflejo velarizado, sonoro, oral como en 'piedra'; aproximante, labiovelar, sonoro, oral [w], como en [waη.'len] 'estrella'; oclusivo, velar, afono, oral [k], como en 'mentira'; fricativo, postpalatal, sonoro, oral [yj], como en 'siete'; nasal, velar, sonoro [η], como en [ηa.'pin] 'mujer casada'; y vocoide alta, posterior centralizada, no labializada, asilábica En este contexto, estos fonos se constituyen en fonos articulatoriamente similares a [y]. Son los llamados "segmentos sospechosos" en el Análisis Distribucional.

4.2. Análisis Distribucional


Como hemos señalado en el Marco de Referencia, los fonos articulatoriamente similares pueden estar en una relación de contraste, alternancia o complementariedad. Cuando los fonos estan en distribución contrastante, las evidencias provienen, en nuestro analisis, de pares subminimos. Sobre esta evidencia, Salas y Poblete (1997:127) señalan:
el par minimo (contextos identicos) es una especialización del par subminimo (contextos análogos), de manera que probada la ocurrencia de los sonidos A y B en situación de analogía de contexto, la posibilidad de ocurrencia de A y B en identidad de contexto (par minimo) queda garantizadamente incluida. Refutada la ocurrencia de A y B en contextos análogos, la posibilidad misma de existencia de un par minimo entre A y B queda automaticamente excluida.

Por otra parte, con respecto a las fluctuaciones de fonemas, Salas (2006:78) señala:
En mapuche es muy frecuente la llamada fluctuación de fonemas. Simplificadamente, esta puede ser descrita asi: en una palabra dada, por ejemplo, poni "papa", uno de los sonidos constituyentes, sea i, puede ser sustituido por otro sonido, foneticamente parecido, sea u: ponu. La sustitución es completamente aleatoria, en el sentido de que 1) ocurre solo en algunas palabras, no en todas, y 2) la sustitución no esta asociada a los parametros normales de variación lingüística, sean geograficos o socioculturales, contextuales o situacionales.

En este artículo se adscribe esta perspectiva.
A continuación, se presenta el estatus que el fono que nos ocupa tiene con respecto a aquellos articulatoriamente similares.

4.2.1.

Estos fonos ocurren en distribución contrastante, tal como lo prueban los siguientes pares subminimos:

*5


En efecto, los fonos en cuestión ocurren en los contextos análogos presentados y se producen cambios de significado. En consecuencia, se presentan en distribución contrastante y pertenecen, por tanto, a fonemas diferentes.

En el caso de pertenece al fonema aproximante, retroflejo, sonoro, oral tal como muestran las siguientes alternancias libres y el hecho de que sea el fono aproximante no velarizado el que ocurre mayoritariamente:




Ahora bien, en el corpus se detectan alternancias como las siguientes: 'ocho' (mayoritariamente, Dado que hemos asignado el fono al fonema casos como estos se interpretan como fluctuaciones de (alófonos de) distintos fonemas, donde la forma lexica basica y direccionalidad de la alternancia va en el siguiente sentido:

4.2.2.

Estos fonos tambien se encuentran en distribución contrastante, como lo muestran los siguientes enunciados:





En efecto, los fonos [y] y [w] ocurren en estos contextos análogos y los significados son diferentes. En consecuencia, estos fonos pertenecen a distintos fonemas.

En el caso de [w], pertenece al fonema /w/, el cual, por distribución complementaria, tiene tambien a como una de sus realizaciones alofónicas.

4.2.3. [y] y [η]

Al igual que los dos casos anteriores, [y] y [η] presentan una distribución contrastante, tal como lo comprueban los siguientes contrastes por par submínimo:




Como se ve, los fonos [y] y [η] pertenecen a los fonemas /y/ y /η/, respectivamente. Este último también tiene una realización alofónica palatalizada [ηj].

4.2.4. [y] y [k]

La distribución de estos fonos tambien es contrastiva. Asi lo muestran los siguientes pares submínimos:




Como se observa, estos fonos ocurren en contextos análogos y hay cambios de significado. De este modo, los fonos en cuestión pertenecen a distintos fonemas.

El fono [k] pertenece al fonema /k/, el cual también tiene como alófono en distribución complementaria al fono oclusivo, postpalatal, áfono [kj].

Considérese ahora el siguiente par de enunciados:

[pa. 'ta.ka] 'cien'

[pa. 'ta. ya] 'cien'

Dado que hemos probado que el fono [k] tiene estatus fonemico, estamos ante un caso de fluctuación de (alófonos de) distintos fonemas, donde la forma lexica y la direccionalidad del proceso de sonorización va en el siguiente sentido:

/pa.ta.ka/ → [pa.'ta.ka] ~ [pa.'ta. ya]


4.2.5. 


A diferencia de los casos precedentes, manifiestan una distribución complementaria y, en consecuencia, pertenecen al mismo fonema. Observense los siguientes enunciados:





Se observa que el fono palatalizado [yj] ocurre ante las vocales anteriores [e] e [i]; mientras que el fono velar, ocurre ante vocales no anteriores. De este modo, los fonos se complementan y, en consecuencia, pertenecen al mismo fonema (/y/).

4.2.6.


En el caso de los fonos , manifiestan una variación libre restringida. Considérense los siguientes casos:






Como se observa, el fono sólo ocurre en el postmargen, y en este contexto alterna con el fono [y]. En consecuencia, estos fonos se adscriben al mismo fonema. Asi, entonces, en virtud de la función demarcativa y opositiva que desempena el fono [y] respecto de los fonos articulatoriamente similares de la lengua, se puede determinar que constituye un fonema en el chedungun hablado en Alto Bío-Bío. Este fonema posee dos realizaciones alofónicas: el fono [yj], que, a diferencia del fono de referencia, ocurre ante vocales anteriores; y el fono , con el que esta en variación libre restringida, en el postmargen silábico.

Dado que el fono fricativo velar [y] ocurre con una mayor distribución y frecuencia que se releva como la forma básica del fonema /y/.

4.3. Realizaciones del fonema /y/ y su frecuencia

Como se aprecia, hemos asignado estatus fonemico al fono [y]. Ahora, luego de analizar las palabras respecto de las cuales se tenia la expectativa de que se realizarían con el segmento que nos ocupa, se obtienen las siguientes realizaciones y sus respectivos porcentajes.


Figura 1.
Realizaciones totales del fonema /y/.




De estas realizaciones, como hemos señalado, constituyen alófonos del fonema constituyen realizaciones de otros fonemas, con los cuales el fonema que nos ocupa entra en fluctuación. Por su parte, el fono [g] se interpreta, claramente, como una transferencia del español.

4.4. Comportamiento del fonema /y/ de acuerdo con las variables género y subsector

4.4.1. Comportamiento del fonema /y/ de acuerdo con la variable género

Del total de producciones del fonema /y/ realizadas por informantes de género masculino, los porcentajes mayoritarios corresponden a los alófonos [y], con un 66%; [yj], con un 15%; y , con un 6%.

Figura 2. Realizaciones del fonema /y/ en hombres.




Tabla 1: Frecuencias absolutas de los alófonos [y], [yj] y y otras realizaciones, en hombres.




El porcentaje de las realizaciones alofónicas [y], [yj] y , en hombres, es, entonces, de 83%.


Figura 3. Porcentaje de los alófonos [y], [yj] y y otras realizaciones, en hombres.



Del total de producciones de /y/, realizadas por informantes de género femenino, por su parte, los porcentajes mayoritarios corresponden a [y], con un 75%; [yj], con un 12%; y [Ø], con un 5%.


Figura 4. Realizaciones del fonema /y/ en mujeres.




La cantidad de realización es alofónicas absolutas se presenta en la siguiente tabla.


Tabla 2: Frecuencias absolutas de los alófonos [y], [yj] y y otras realizaciones, en mujeres.




Así, el porcentaje de las realizaciones alofónicas [y], [yj] y , en mujeres, es de 88%.


Figura 5. Porcentaje de los alófonos [y], [yj] y y otras realizaciones, en mujeres.




Como se observa, el comportamiento del fonema /y/, de acuerdo con la variable género, tiende a la homogeneidad, aunque con un leve predominio en los sujetos de género femenino.


4.4.2. Comportamiento del fonema /y/ de acuerdo con la variable subsector

Del total de producciones del fonema /y/ realizadas por informantes del valle del Queuco, los porcentajes mayoritarios corresponden a [y], con un 75%; [yj], con un 10%; y [Ø], con un 5%.


Figura 6. Realizaciones del fonema /y/ en Queuco.




La cantidad de realizaciones absolutas de los alófonos de este fonema en Queuco se presenta en la siguiente tabla.


Tabla 3: Frecuencias absolutas de los alófonos [y], [yj] y y otras realizaciones, en Queuco.



Así, el porcentaje de las realizaciones alofónicas [y], [yj] y , en Queuco, es de 86%.


Figura 7.
Porcentaje de los alófonos [y], [yj] y , y otras realizaciones, en Queuco.




Del total de producciones del fonema /y/ realizadas por informantes del valle del Bío-Bío, en tanto, los porcentajes mayoritarios corresponden a [y], con un 64%; [yj], con un 18%; y las realizaciones [k] y [Ø], con un 5% cada una.


Figura 8. Realizaciones del fonema /y/ en Bío-Bío




Por su parte, la cantidad de realizaciones absolutas de los alófonos de este fonema en Bío-Bío se presenta en la siguiente tabla.


Tabla 4: Frecuencias absolutas de los alófonos [y], [yi] y [[y], [yj] y y otros segmentos, en Bío-Bío.




El porcentaje de las realizaciones alofónicas [y], [yi] y [[y], [yj] y , en Bío-Bío, es, entonces, de 83%.


Figura 9.
Porcentaje de los alófonos [y], [yi] y [[y], [yj] y y otras realizaciones, en Bío-Bío.




Como se observa, en el comportamiento de este fonema de acuerdo con la variable subsector, tambien se presenta una alta tendencia a la homogeneidad.


Conclusión

Hemos podido determinar que el fono [y] presenta distribución de contraste por contexto análogo con [w], [η] y [k], distribución complementaria con [yj], y variación libre restringida con

En relación con la variable género, es posible afirmar que el comportamiento del género femenino es levemente superior al masculino, superandolo por 5 puntos porcentuales, con un total de 88% de realizaciones alofónicas.

El comportamiento respecto de la variable subsector tambien es con tendencia a la homogeneidad, aunque se presenta ligeramente superior en el subsector del valle del Queuco, el cual, con un 86% de realizacioes alofonicas, supera por 3 puntos porcentuales al sector Bío-Bío.

Así, finalmente, y en relación con la pregunta de investigación planteada: "¿Cual es el estatus fonemico del fono [y] en el chedungun hablado en Alto Bio.-Bio", podemos afirmar que es un fonema: /y/. Dicho fonema tiene como realización es alofónicas los fonos [yj] y , con los cuales ocurre en distribución complementaria y alternancia libre restringida, respectivamente. Por ultimo, debemos señalar que el comportamiento de este segmento tiende a la homogeneidad cuando se consideran las variables género y subsector.

Notas
1 Este artículo corresponde a la investigación del proyecto FONDECYT 1131095 (2013-2015). Investigador principal Gastón Salamanca. Co-investigadores Dr. Jaime Soto y Dr. Héctor Painequeo.
2 Este apartado se vertebra a partir de las consideraciones contenidas en "Mapuche: Guia bibliográfica", de Salas (1992).
3 Para que no haya confusión con los segmentos postdentales del español preferimos utilizar aqui el diacrÍtico de adelantamiento "." para indicar la interdentalización.
4 Los inventarios fonético-fonológicos del chedungun hablado por adultos que existian hasta el momento, se habian realizado a partir de los datos recogidos por Sánchez (1989) y Salamanca (1997), en las comunidades de Caunicu y Mallla Malla, respectivamente. Henríquez (2013) incluye datos de Caunicu y Butalelbun, pero del chedungun hablado por escolares.
5 Es importante señalar que si bien el item 'hongo (del Roble)' se realizo tambien como [ka.'lal], dos argumentos contribuyen a postular como forma lexica basica /yal.yal/ y no /ka.lal/: a) la forma [yal. 'yal] fue mayoritaria en la macrozona y b) en el caso de Alto Bío-Bío, es evidente que las formas sonoras constituyen las formas básicas "por defecto", de modo que partir desde una forma sonora, para derivar una ensordecida, tiene mayor plausibilidad que el caso contrario.


Bibliografía

Álvarez-Santullano, P. Descripción fonológica del Huilliche, un dialecto del mapuche o araucano del centro-sur de Chile. Tesis de maestria no publicada. Universidad de Concepción, Concepción, Chile, (1986a). Impreso.

----------. "Descripción fonemática del huilliche; estudio comparativo". Alpha 2 (1986b): 25-50. Impreso.         [ Links ]

Burquest, D. Analisis fonológico: Un enfoque funcional. Dallas: Summer Institute of Linguistics, 2009. Impreso.

Contreras, H. y Echeverría, M. "Araucanian Phonemics". IJAL 31. 2 (1965): 132-135.         [ Links ]

Croese, R. "Estudio dialectologico del mapuche". Estudios Filologicos 15 (1980): 7-38. Echeverría, M. Descripción fonológica del mapuche. Tesis de pregrado. Universidad de Concepción, 1963. Impreso.         [ Links ]

-----------. "Descripción fonológica del mapuche actual". Boletin del Instituto de Filologia de la Universidad de Chile 16 (1964):13-19. Impreso.

Fuentes, D. Caracterización articulatoria y acústica, en el contexto de un proceso de debilitamiento, de las realizaciones alofónicas de /j, w, y, z, v, d/ en el chedungun hablado en Alto Bío-Bío. Tesis de maestría no publicada. Universidad de Concepción, Concepción, Chile, 2015. Impreso.         [ Links ]

Henríquez, M. Vitalidad fonológica del mapudungun en escolares mapuches pewenches y lafkenches de la VIII Región de Bío-Bío. Tesis para optar al grado de Doctor en Lingüística. Universidad de Concepción, 2013. Impreso.         [ Links ]

Henríquez, M. y Salamanca, G. "Rasgos prominentes de la fonología segmental del chedungun hablado por escolares de Alto Bío-Bío". Alpha, 34 (2012):153­171.         [ Links ]

Jiménez, M. Fonemas segmentales y realizaciones alofónicas del chedungun hablado en las comunidades de Trapa Trapa y Butalelbun, Alto Bío-Bío. Tesis para optar al grado de Licenciado en Educación con Mención en Español. Tesis no publicada. Universidad de Concepción, Concepción, Chile, 2014. Impreso.         [ Links ]

Key, M. "Lingüística comparativa araucana". VICUS Cuadernos-Lingüística 2 (1978): 45-56. Impreso.         [ Links ]

Lagos, D. "El estrato fonico del mapudungu(n)". Nueva Revista del Pacifico 19-20 (1981): 42-66. Impreso.

-----------. "Fonología del mapuche hablado en Victoria". Actas. Jornadas de Lengua y Literatura mapuche, (1984): 41-50. Impreso.         [ Links ]

Lenz, R. "Estudios Araucanos". Anales de la Universidad de Chile 90-98 (1895-1897). Impreso.         [ Links ]

Mena, D. Frecuencia y distribución de vocales ensordecidas en el chedungun hablado por escolares del Alto Bío-Bío. Tesis para optar al grado de Licenciado en Educación con Mención en Español. Tesis no publicada. Universidad de Concepción, Concepción, Chile, (2013). Impreso.         [ Links ]

Painequeo, H. El estatus fonológico de los segmentos (inter)dentales [t], [n] y [l], y el fono alveopalatal fricativo [f] en el sistema fonológico de la lengua mapuche del sector Budi, de la Región de la Araucania, Chile. Tesis no publicada. Universidad de Concepción, Concepción, Chile, (2014). Impreso.

Pérez, Ch. Fonemas segmentales y alófonos del mapuzungun hablado en Curarrehue y determinación de los grafemas más idóneos para su representación. Tesis de maestría no publicada. Universidad de Concepción, Concepción, Chile, 2014. Impreso.         [ Links ]

Pike, K. Phonemics: A Technique for Reducing Languages to Writing. Ann Arbor: The University of Michigan Press, 1947. Impreso.         [ Links ]

Rivano, E. "Notes on the feature matrix for mapudungu vowels and related issues". RLA 28 (1990): 135-147. Impreso.         [ Links ]

Sadowsky, S., Painequeo, H., Salamanca, G., Avelino, H. "Mapudungun". Journal of the International Phonetic Association 43. 1(2013): 87-96. Impreso.         [ Links ]

Salamanca, G. "Fonología del pehuenche hablado en Alto Bío-Bío". R.L.A., Revista de Lingüística Teoricay Aplicada 35 (1997): 113-124. Impreso.

Salamanca, G. y Quintrileo, E. "El mapuche hablado en Tirua: Fonemas segmentales, fonotaxis y comparación con otras variedades". RLA 47.1 (2009):13-35. Impreso.

Salamanca, G., Cifuentes, E. y Figueroa, M. (2011). "Sistematización de criterios para la determinación de fonos, alófonos y formas basicas de los fonemas del español de Chile: una herramienta para la investigación y la docencia". Boletin de Filologia, 46.2 (2011): 107-133. Impreso.

Salas, A. "Esbozo fonológico del mapudungu, lengua de los mapuches o araucanos de Chile central". Estudios Filológicos 11(1976): 143-153. Impreso.         [ Links ]

-----------. "Mapuche-Español. Análisis fonológico contrastivo". Vicus Cuadernos Lingüística 2 (1978): 57-85. Impreso.         [ Links ]

-----------. "Lingüística mapuche. Guia bibliográfica". Revista Andina, 10.2 (1992): 473­537. Impreso.

----------- . El mapuche o araucano. Madrid: Mapfre, 2006. Impreso.         [ Links ]

Salas, A. y Poblete, M. T. "Pares minimos y estatus fonemico. ¿Causa o consecuencia?". RLA 35 (1997): 143-153. Impreso.

Sánchez, G. "Relatos orales en pewenche chileno". Estudios en honor de Yolando Pino Saavedra. Anales de la Universidad de Chile. 17 (1989): 289-360. Impreso.         [ Links ]

Sánchez, M. Analisis fonético-fonológico segmental del mapudungun hablado en Lonquimay y determinación del inventario de grafemas mas idoneos para su representación. Tesis de Magister en Lingüística. Tesis no publicada. Universidad de Concepción, Concepción, Chile, 2014. Impreso.

Suárez, J. "The phonemes of an Araucanian dialect". IJAL 25(1959): 177-181. Impreso.         [ Links ]

----------- . "Reseña a Descripción fonológica del mapuche. IJAL 31(1964): 284-286. Impreso.         [ Links ]

Toro, S. Descripción fonológica del chedungun hablado en los sectores de Chenqueco y Chevquelavquen, Alto Bío-Bío. Tesis de Licenciado en Educación con Mención en Español. Tesis no publicada. Universidad de Concepción, Concepción, Chile, 2014. Impreso.         [ Links ]

Trubetzkoy, N. Principios de fonología. Madrid: Cincel, [1939], 1987. Impreso.         [ Links ]


Recibido: 1/3/ 2016 
Aceptado: 4/12/2016

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons